Archivo de la etiqueta: VIH

El Sida Infantil

El sida infantil

Los niños infectados de VIH tienen más dificultades que los adultos para mantenerse bien, pues el virus tiende a ser más agresivo en los pequeños, llevando con más rapidez a la disfunción inmunitaria que es el sida y a la muerte.

Causas

Vía horizontal: que se produce a través de la sangre o productos relacionados a la sangre. Por ejemplo: casos de niños con hemofilia y transfusiones de sangre contaminadas con VIH.
Vía vertical: Es la transmisión madre – hijo responsable de un 80-90 % de los casos de SIDA en niños y puede producirse a 3 niveles.
  • Transmisión prenatal: el VIH es capaz de atravesar la placenta e infectar al feto. Esto puede suceder a partir de la 8va semana de gestación.
  • Transmisión perinatal: el recién nacido es capaz de infectarse al final de la gestación y en el parto. El mecanismo de infección parece ser a través de las secreciones vaginales o sangre de la madre infectada. Por lo cual está indicado en la actualidad, la cesárea electiva en caso de madre infectada.
  • Transmisión Postnatal: el VIH es capaz de excretarse a través de la leche materna e infectar al niño. Por lo que está contraindicada la lactancia materna en mujeres infectadas.

Diagnóstico

Actualmente, el diagnóstico del VIH en los niños más pequeños necesita un complicado test basado en técnicas moleculares que detectan el ADN viral que requiere transportar las muestras de sangre a laboratorios de referencia, lo cual se traduce en que la inmensa mayoría de los niños seropositivos en los países pobres no tiene acceso al diagnóstico. Esta situación es especialmente preocupante en niños que han nacido con el virus, ya que la mitad de ellos morirá antes de cumplir los dos años si no recibe tratamiento.

Síntomas

Los bebes que han sido infectados con el virus del VIH durante el periodo de gestación parecen normales al momento de nacer, sin embargo el 15% de los bebes que no son tratados a tiempo desarrollan síntomas graves  y mueren antes del primer año de vida.
Los bebes de mujeres infectadas con el VIH deben someterse a las pruebas para detectar el virus dentro de las 48 horas de nacimiento. Muchos de los bebes infectados  con el VIH no experimentan síntomas graves la mayor parte del tiempo.
Según cifras estadísticas, antes de los tratamientos combinados con fármacos, aproximadamente la mitad de los niños infectados con VIH morían ante de los 9 años, sin embargo hoy en día, más del 95% de los niños tratados logran vivir hasta los 16 años como mínimo.
Los niños con el virus del VIH están más predispuestos a las bacterias comunes pero un diagnostico temprano del SIDA y un tratamiento adecuado ayuda a reducir las gravedad de algunas infecciones. Entre estas infecciones están la neumonía, que generalmente suele ser la principal causa de muerte en los bebes que tienen esta enfermedad.
Los bebes que están infectados con el VIH, deben recibir las mismas vacunas que cualquier niño e incluso algunas más. Sin embargo, a los niños que tienen síntomas graves del sida, se les debe evitar aplicar la vacuna contra la varicela.
La vacuna contra la gripe si deben recibirla cada año, y la vacuna neumocócica durante el primer año de vida.

Tratamiento

La infección por VIH/SIDA, en el caso de los niños, es una enfermedad tratable, si se tiene como objetivo primordial mejorar la calidad de vida de los enfermos. En estos pacientes se requieren los cuidados que se tienen con un niño normal, en lo que se refiere a las consultas para vigilar el crecimiento y desarrollo, así como el esquema de vacunación.
Los niños infectados, deben recibir un tratamiento desde el inicio de los síntomas, para que el promedio de vida se alargue de 7 a 8 años. El promedio de vida de un niño infectado con el VIH/SIDA depende de la respuesta de cada organismo.
El grado de progresión de la enfermedad está directamente relacionado con la gravedad de la enfermedad materna al momento del parto. El tratamiento de los pacientes con infección por VIH debe de ser multidisciplinario, con participación de diversos profesionales de la salud como médicos, enfermeras, trabajadoras sociales, psicólogos y nutriólogos entre otros.
Dado el síndrome de desgaste con el que cursan y las infecciones de repetición, incluyendo la diarrea persistente, es muy importante el apoyo nutricional.
Otro aspecto importante es el esquema de vacunación. Los niños con infección por VIH/SIDA deben de recibir todas las vacunas que tendría un niño no

Prevención

La prevención primaria del SIDA infantil se puede realizar en las siguientes etapas:
1. Etapa preconcepcional.
Pasa necesariamente por evitar la infección materna mediante medidas generales de protección y específicamente en las relaciones sexuales durante el embarazo, para lo cual el preservativo sigue siendo un método eficaz.
En el caso de la mujer infectada la prevención primaria en esta etapa consiste en la prevención del embarazo mediante los métodos anticonceptivos. Toda mujer infectada debe tener acceso a la información sobre los riesgos de transmisión a su hijo en caso de quedar embarazada, así como de las posibles complicaciones que pueden surgir durante el embarazo por el desarrollo de su enfermedad y debe ser asesorada sobre la posible interrupción voluntaria del embarazo.
2. Etapa de embarazo.
En esta etapa la prevención va encaminada a evitar la transmisión materno-fetal durante el embarazo. Las medidas de prevención durante esta etapa sería:
  • Detección sistemática de anticuerpos anti-VIH en todas las mujeres embarazadas, lo cual sigue siendo un tema polémico.
  • Aborto terapéutico antes de las 22 semanas de gestación.
  • Disminuir la carga viral de la embarazada con tratamiento con Zidovurina desde la semana 26 hasta el final del embarazo.
3. Etapa del parto.
• Evitar la aplicación de medios invasivos
• En cuanto a la realización de cesárea programada para disminuir las tasas de transmisión no existen todavía datos suficientes para recomendar su realización sistemática
• Administración de zidovurina intravenosa durante el parto.
4.  Etapa de puerperio y lactancia.
• La OMS recomienda que en los países desarrollados se evite la lactancia materna en mujeres VIH (+), en cambio en países en vías de desarrollo será imperativo asegurar la lactancia materna, aún en madres VIH (+) o afectadas de SIDA, puesto que el riesgo de suprimirla es superior para la supervivencia del niño que el riesgo de transmisión del VIH.
• Administración de zidovudina al recién nacido durante 6 semanas
La administración de zidovudina a la embarazada, durante el parto y al recién nacido consigue disminuir la tasa de transmisión vertical de forma significativa lo cual actualmente supone una gran esperanza.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Informate sobre el VIH

Virus de inmunodeficiencia humana, o VIH, es un deterioro progresivo del sistema inmunológico del cuerpo. El virus normalmente mata o desactiva las células CD4 + T, también conocidos como células T-helper, en el curso de la infección. Estas células son cruciales para el sistema inmunológico del cuerpo, ya que significan otras células del sistema inmune para realizar sus funciones específicas. Cuando el número de células T CD4 + caen por debajo de un cierto número, el cuerpo puede ser susceptible a ciertas infecciones y cánceres.

Esta última etapa de la infección por VIH puede ser referido al síndrome de inmunodeficiencia adquirida como, o el SIDA. Las personas que padecen SIDA pueden sufrir infecciones en muchas partes del cuerpo y pueden sufrir de pérdida extrema de peso, diarrea, afecciones neurológicas y las diferentes formas de cáncer.

Las personas infectadas con VIH pueden experimentar síntomas de tipo gripal 2-4 semanas después de la infección. Esto se denomina infección aguda por VIH, ya que los síntomas pueden incluir fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de garganta, erupciones cutáneas, malestar general y dolor muscular. Los pacientes que experimentan una infección aguda por el VIH también pueden experimentar vómitos, náuseas, dolor de cabeza, infección de la levadura, el hígado y bazo agrandados y síntomas neurológicos.

Los pacientes pueden ser muy infecciosos durante este período, por lo que el reconocimiento de síntomas de esta etapa de la infección puede ser importante. Los pacientes se quejan de estos síntomas pueden ser mal diagnosticados, ya que estos síntomas pueden ser el reflejo de otras enfermedades. El virus VIH se puede contagiar por contacto directo con sangre infectada u otros fluidos corporales.

Participar en una actividad sexual sin protección y compartir agujas pueden ser comunes formas de transmisión del virus. El virus también puede transmitirse de madre a hijo antes de nacer o, en casos raros, a través de transfusiones de sangre. Esto puede ser más común en los países menos desarrollados, como la sangre utilizada para transfusiones se revisa de manera rutinaria para la infección.

En la actualidad, no existe una cura o vacuna para el VIH o el SIDA. El tratamiento para el VIH puede ser una combinación de medicamentos denominados HAART. HAART no puede curar o eliminar los síntomas del VIH, pero las personas tratadas con HAART puede experimentar una mejora drástica en la calidad de vida y puede llevar una vida muy saludable. La eficacia de la terapia HAART puede variar mucho entre pacientes, ya que el tratamiento no puede beneficiar a algunos pacientes tanto como puede beneficiar a otros. Un profesional de la salud puede ser capaz de ofrecer nuevas recomendaciones para el tratamiento y que viven con el VIH y el SIDA.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)