Archivo de la etiqueta: vasos sanguíneos

Desgarro Muscular

Desgarro Muscular

Es una distensión o ruptura parcial o total de las fibras de un músculo en el cuerpo cuando ha sido sobrecargado de trabajo, dando como resultado una lesión grave. No sólo las fibras musculares se ven afectadas sino todo lo que las rodea como el tejido conjuntivo que envuelve los vasos sanguíneos.

Causas

La causa más común de desgarros musculares se produce por la actividad extenuante, sobre todo cuando los ligamentos y los músculos están estirados o tensos. Esto puede incluir todo, desde caer mal sobre el tobillo o al caminar o hacer ejercicio en superficies irregulares. Este tipo de lesión suele causar esguinces en las rodillas o los tobillos. Las cepas o desgarros en los músculos o tendones, ocurren debido a lesiones traumáticas, como un resbalón o caída. La actividad vigorosa, como levantamiento de peso pesado sin una distribución uniforme en el cuerpo o cualquier tipo de actividad repetitiva, también puede provocar tensiones, sobre todo en la espalda, el cuello o los hombros.

Síntomas

• Cortes, hinchazón, moretones o enrojecimiento debido a la lesión
• El dolor en reposo
• Dolor en el músculo o articulación en relación con el músculo que se utiliza
• Debilidad de los músculos o tendones (Un esguince, por el contrario, es una lesión de la articulación y los ligamentos.)
• La imposibilidad absoluta de usar el músculo lesionado.

Diagnóstico

El médico tomará la historia clínica y realizará un examen físico. Durante el examen, es importante determinar si el músculo está parcialmente o completamente desgarrado (que puede implicar un proceso de curación mucho más tiempo, una posible cirugía y una recuperación más complicado).
Los rayos X o pruebas de laboratorio no suelen ser necesarios, a menos que hubiera una historia de trauma o evidencia de infección.

Tratamiento

El médico puede determinar el grado de lesión del músculo y tendón y si amerita muletas o soportes para la curación. También puede determinar si es necesario restringir las actividades del paciente, pedir la baja laboral o si los ejercicios de rehabilitación son necesarios para ayudar a recuperarse.

Auto-Cuidado
La cantidad de sangrado hinchazón en el músculo (a partir de vasos sanguíneos rotos) se pueden controlar mejor mediante la aplicación de bolsas de hielo y mantener el músculo distendido en una posición estirada. El calor puede ser aplicado cuando la inflamación ha disminuido. Sin embargo, la pronta aplicación de calor puede aumentar la inflamación y el dolor.
El hielo o calor no debe ser aplicado a la piel desnuda. Siempre se debe usar una cubierta protectora, como una toalla entre el hielo o el calor y la piel.

  • Tomar medicamentos anti-inflamatorios como la aspirina (Bufferin, Ecotrin) e ibuprofeno (Advil) para reducir el dolor y mejorar su capacidad de movilidad.
  • Colocar hielo en el área muscular (20 minutos cada hora mientras esté despierto). El hielo es un agente muy eficaz anti-inflamatorio y analgésico. Los embalajes pequeños de hielo, como los paquetes de vegetales congelados se aplican a la zona afectada; esto puede ayudar a disminuir la inflamación.
  • La compresión puede ser una aplicación suave con un As o vendaje elástico, que puede proporcionar tanto apoyo y disminuir la inflamación. No enrolle con fuerza.
  • Eleve el área lesionada para disminuir la hinchazón. Eleve la pierna tensa, por ejemplo, mientras esté sentado.
  • No se recomienda realizar ninguna actividad con el musculo afectado hasta que el dolor haya desaparecido significativamente.

Prevención

Para ayudar a prevenir las lesiones musculares, se recomienda:

  • Calentar antes de participar en deportes y actividades.
  • Siga un programa de ejercicios dirigido a estirar y fortalecer los músculos.
  • Aumente la intensidad de su programa de entrenamiento gradual. No le exija demasiado a su cuerpo.
  • Mantener un peso corporal saludable. La obesidad puede estresar los músculos, sobre todo en las piernas y espalda.
  • Practique una buena postura al sentarse y pararse.
  • Use la técnica correcta al levantar cargas pesadas.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Esclerodermia

Esclerodermia

La esclerodermia es una enfermedad autoinmune del tejido conectivo con engrosamiento de la piel, cicatrización espontánea, enfermedad de los vasos sanguíneos, diversos grados de inflamación, asociado con un sistema inmunitario hiperactivo. Las enfermedades autoinmunes son enfermedades que se producen cuando los tejidos del cuerpo son atacados por su propio sistema inmune. La esclerodermia se caracteriza por la formación de tejido cicatrizal (fibrosis) en la piel y órganos del cuerpo. Esto conduce a espesor y la firmeza de las áreas afectadas. Esclerodermia, cuando es difusa o generalizada en todo el cuerpo, es también conocida como esclerosis sistémica.

Causas

La causa de la esclerodermia no se conoce. Los investigadores han encontrado evidencia de que ciertos genes son importantes, los factores hereditarios, pero el entorno parece jugar también un papel. El resultado es la activación del sistema inmune en un individuo susceptible, causando daño a los tejidos que dan como resultado una lesión similar a la cicatriz enla formación de los tejidos. El hecho de que los genes que parecen causar una predisposición a desarrollar los medios en la herencia de la esclerodermia, al menos juega un papel parcial. No es raro encontrar otras enfermedades autoinmunes en familiares de pacientes con esclerodermia. La enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres.

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de esclerodermia se basa en el hallazgo de las características clínicas de las enfermedades. Además, casi todos los pacientes con esclerodermia tienen pruebas de sangre que sugieren la autoinmunidad, ya que los anticuerpos antinucleares (AAN) son generalmente detectables.
Otras pruebas se utilizan para evaluar la presencia o gravedad de enfermedad interna. Estas pueden incluir pruebas gastrointestinales superiores e inferiores para evaluar los intestinos, las radiografías de tórax y pruebas de función pulmonar y exploración TAC para examinar los pulmones, el y el ecocardiograma (ECG ) y en ocasiones de cateterismo cardíaco para evaluar la presión en las arterias del corazón y los pulmones.

Síntomas

Los síntomas de la esclerodermia dependerán del tipo de esclerodermia y el grado de implicación externa e interna en el individuo afectado. Debido a que la esclerodermia puede afectar la piel, esófago, vasos sanguíneos, los riñones, los pulmones, la presión arterial y los intestinos, los síntomas que provoca pueden involucrar a muchas áreas del cuerpo.
La esclerodermia afecta la piel a causa de signos locales o generalizados de la inflamación (enrojecimiento, hinchazón, sensibilidad, comezón y dolor) que pueden conducir a la tirantez de la piel o endurecimiento. Estos cambios en la piel pueden ser generalizada, pero es más común que afecte los dedos, pies, cara y cuello. Esto puede conducir a la disminución del rango de movimiento de los dedos de los pies y la mandíbula. Pequeñas áreas de calcificación (calcinosis), aunque no es común, a veces se puede notar en forma de nódulos duros en las puntas de los codos o en los dedos.

Tratamiento

El tratamiento de la esclerodermia se dirige hacia la característica individual (s) que afectan a las diferentes áreas del cuerpo.
Los tratamientos agresivos de elevaciones en la presión arterial han sido extremadamente importantes en la prevención de la insuficiencia renal. Medicamentos para la presión arterial, en particular la enzima convertidora de angiotensina (ACE) de la clase de fármacos inhibidores, tales como captopril (Capoten), se utilizan con frecuencia.
Algunas investigaciones indican que la colchicina puede ser útil en la disminución de la inflamación y el dolor que periódicamente acompaña a los nódulos de calcinosis en la piel. El picor de la piel puede aliviarse con cremas emolientes como Eucerin, Lubriderm, y bálsamo.
Bajas dosis de aspirina se añade con frecuencia para evitar pequeños coágulos de sangre en los dedos, especialmente en pacientes con antecedentes de úlceras
Evitar la cafeína y el consumo de tabaco también ayuda. Es de destacar que existe un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en personas con esclerodermia. Este riesgo es aún mayor en aquellos que fuman.
El estreñimiento , calambres y diarrea, a veces es causada por bacterias que pueden ser tratadas con tetraciclina o la eritromicina . Los estudios han demostrado que la eritromicina también podría ser utilizada.
La exposición al sol debe ser minimizado, ya que puede empeorar las telangiectasias.
La presión arterial anormalmente elevada de las arterias que irrigan los pulmones con frecuencia se trata con medicamentos antagonistas del calcio, como nifedipina (Procardia) y anticoagulantes (fármacos anticoagulantes).
El tratamiento óptimo de la enfermedad pulmonar esclerodermia es un área de investigación activa. Trasplante de células madre se está estudiando como una posible opción.
No hay ningún medicamento que ha demostrado ser universalmente eficaz para todos los pacientes con esclerodermia. En un paciente individual, la enfermedad puede ser leve y no requiere tratamiento. En algunos casos, la enfermedad es devastadora, implacable y puede conducir a la muerte.

Prevención

No hay ningún método de prevención o dieta para evitar o disminuir el riesgo de la esclerodermia.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Acrocianosis

Acrocianosis

Acrocianosis es una disminución en la cantidad de oxígeno suministrado a las extremidades. Se caracteriza por un azul moteado o decoloración de color rojo de la piel de los dedos, las muñecas y los dedos de los pies y los tobillos, asimismo la sudoración profusa y la frialdad de los dedos de manos y pies. La Acrocianosis es típicamente simétrica.

Causas

Es un trastorno doloroso causado por la constricción o estrechamiento de los vasos sanguíneos en la piel de los pacientes afectados. El espasmo en los vasos sanguíneos disminuye la cantidad de sangre que pasa a través de ellos, lo que resulta menos sangre que circula y que llega a las manos y los pies. Las manos pueden ser la principal zona afectada. Las zonas afectadas se vuelven azules y se convierten en frías y sudorosas. La emoción y el frío pueden empeorar los síntomas, mientras que el calor puede disminuirlos. La enfermedad se observa principalmente en mujeres y el efecto del trastorno es principalmente cosmético. Las personas con la enfermedad tienden a incomodarse, con el sudor, las manos y los pies fríos y azulados.

Síntomas

Los nervios simpáticos causan constricción o espasmos en los vasos sanguíneos periféricos que suministran sangre a las extremidades. Los espasmos son una contracción de los músculos en las paredes de los vasos sanguíneos. La contracción disminuye el diámetro interno de los vasos sanguíneos, disminuyendo así la cantidad de flujo sanguíneo a través de la zona afectada. Los espasmos se producen de forma persistente, lo que resulta en la reducción a largo plazo de suministro de sangre a las manos y los pies. Suficiente sangre todavía pasa a través de los vasos sanguíneos para que el tejido en las zonas afectadas no muera de hambre de oxígeno o de morir. Principalmente, los vasos sanguíneos cerca de la superficie de la piel se ven afectados.

Diagnóstico

Se diagnostica basado en una historia clínica y exploración física. Los estudios de laboratorio o estudios por imágenes no son necesarios. Los pulsos periféricos normales descartan la enfermedad arterial periférica oclusiva, donde el estrechamiento de las arterias limita el flujo sanguíneo a las extremidades. La oximetría de pulso mostrará una saturación de oxígeno normal. Generalmente no hay cambios tróficos de la piel asociadas, dolor localizado o ulceraciones. La capilaroscopia y otros métodos de laboratorio pueden ser útiles pero sólo complementan el diagnóstico clínico en los casos poco claros, sobre todo cuando los trastornos del tejido conectivo pueden estar presentes.

Tratamiento

Acrocianosis por lo general no se trata. Los fármacos que bloquean la absorción del calcio (antagonistas del calcio) y antagonistas de los alfa-uno a reducir los síntomas en la mayoría de los casos. Los medicamentos que dilatan los vasos sanguíneos sólo son eficaces parte del tiempo. Sudoración en las zonas afectadas puede ser profusa y requerir tratamiento. La cirugía para cortar los nervios simpáticos que se realiza en raras ocasiones.

La Acrocianosis es una enfermedad benigna y persistente. La principal preocupación de los pacientes es cosmética. Si no se trata, la enfermedad no empeora.
Aunque no hay cura para la acrocianosis, los pacientes tienen un pronóstico excelente (a menos que los resultados de acrocianosis tengan otra condición (por ejemplo, cáncer, síndrome antifosfolípido), no hay ningún riesgo asociado mayor de la enfermedad o la muerte, y no hay complicaciones conocidas. Aparte de la decoloración, no hay otros síntomas de dolor y sin ninguna pérdida de la función. Los pacientes pueden llevar vidas normales.

Prevención

No se puede prevenir.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Aneurisma Cerebral

Aneurisma Cerebral

Un aneurisma cerebral es una deformación en una zona de debilidad en una arteria cerebral. A menudo se lo describe como un “globo” que sobresale de la pared del vaso y que, por lo general, con el pasaje del tiempo aumenta de tamaño. Los aneurismas cerebrales tienen tamaños, formas y localizaciones diferentes. La forma más común es la sacular o con forma de cereza. El saco de un aneurisma puede medir apenas 1-2 mm, pero también puede crecer y llegar a medir más de 25 mm de diámetro. Los aneurismas se producen con mayor frecuencia en los puntos de ramificación de los vasos cerebrales.

Causas

La mayoría de los aneurismas cerebrales es congénita, debido a una anormalidad innata de una pared arterial.  Los aneurismas cerebrales son más comunes en las personas con ciertas enfermedades genéticas, como trastornos del tejido conjuntivo y enfermedad del riñón poliquístico, y ciertos trastornos circulatorios, como malformaciones arteriovenosas (Una malformación congénita donde una maraña de arterias y venas cerebrales interrumpe el flujo sanguíneo).
Otras causas pueden ser trauma o lesión craneana, alta presión arterial, infección, tumores, aterosclerosis (una enfermedad de los vasos sanguíneos donde las grasas se acumulan dentro de las paredes arteriales) y otras enfermedades del sistema vascular, fumar cigarrillos y el abuso de drogas.  Algunos investigadores han especulado que los anticonceptivos orales pueden aumentar el riesgo de desarrollar aneurismas.
Los aneurismas que son consecuencia de una infección en la pared arterial se llaman aneurismas micóticos.  Los aneurismas relacionados con el cáncer a menudo se asocian con tumores primarios o metastáticos de la cabeza y el cuello.  El abuso de drogas, particularmente el consumo habitual de cocaína, puede inflamar los vasos sanguíneos y llevar al desarrollo de aneurismas cerebrales.

Síntomas

Una persona puede tener un aneurisma sin presentar ningún síntoma. Este tipo de aneurisma se puede encontrar cuando se hace una resonancia magnética o una tomografía computarizada del cerebro por otra razón.
Un aneurisma cerebral puede empezar a “dejar escapar” una pequeña cantidad de sangre, lo cual puede causar un dolor de cabeza muy fuerte que un paciente puede describir como “el peor dolor de cabeza de su vida”. Otra frase usada para describir esto es cefalea centinela. Esto significa que el dolor de cabeza podría ser un signo de advertencia de una ruptura días o semanas después de que el dolor de cabeza sucede por primera vez.
Los síntomas también pueden ocurrir si el aneurisma ejerce presión sobre estructuras cercanas en el cerebro o se abre (se rompe) y causa sangrado intracerebral.
Los síntomas dependen de la localización del aneurisma, si se rompe o no y sobre qué parte del cerebro está ejerciendo presión, pero pueden abarcar:
  • Visión doble
  • Pérdida de la visión
  • Dolores de cabeza
  • Dolor en el ojo
  • Dolor en el cuello
  • Cuello rígido
Un dolor de cabeza intenso y repentino es un síntoma de que un aneurisma se ha roto. Otros síntomas de la ruptura de un aneurisma pueden abarcar:
• Confusión, letargo, somnolencia o estupor
• Párpado caído
• Dolores de cabeza con náuseas o vómitos
• Debilidad muscular o dificultad para mover cualquier parte del cuerpo
• Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en cualquier parte del              cuerpo
• Crisis epiléptica
• Problemas del habla
• Cuello rígido (ocasionalmente)
• Cambios en la visión (visión doble o pérdida de la misma)
Un aneurisma que presente ruptura es una emergencia médica. Busque ayuda médica de inmediato.

Diagnóstico

Un aneurisma cerebral a menudo se descubre después de su ruptura o por azar durante exámenes de diagnóstico como una tomografía computarizada (CT), imágenes por resonancia magnética (MRI) o una angiografía, que se realizan debido a otros trastornos.
Además del examen y la historia clínica completa, los procedimientos para diagnosticar un aneurisma cerebral pueden incluir:
  • Angiografía digital de substracción (DSA) – ofrece una imagen de los vasos sanguíneos del encéfalo para determinar si existe algún problema con el flujo de sangre. Durante el procedimiento se introduce un catéter (un tubo pequeño y delgado) en una arteria de la pierna y se lleva hasta los vasos sanguíneos del encéfalo. Se inyecta un contraste a través del catéter y se toman imágenes de rayos X de los vasos sanguíneos.
  • Tomografía computarizada (CT o CAT) – procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas “rebanadas”) del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Este procedimiento muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X estándar; y se utiliza para detectar anormalidades y para ayudar a identificar la ubicación y el tipo de derrame cerebral.
  • Imágenes por resonancia magnética (MRI) – procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de órganos y estructuras dentro del cuerpo. Una MRI utiliza campos magnéticos para detectar cambios pequeños en el tejido cerebral a fin de ayudar a localizar y diagnosticar un derrame cerebral.
  • Angiografía por resonancia magnética (MRA) –  procedimiento de diagnóstico no invasivo que utiliza la combinación de tecnología de resonancia magnética (MRI) y una solución de contraste intravenosa (IV) para visualizar los vasos sanguíneos. La solución de contraste hace que los vasos sanguíneos aparezcan opacos en la imagen de MRI , lo que permite que el médico visualice los vasos sanguíneos que se están evaluando.

Tratamiento

Antes de la rotura, el tratamiento se enfoca en disminuir el riesgo de rotura. Normalmente un aneurisma cerebral no genera síntomas sino hasta que ha empezado a sangrar (hemorragia), y en ese momento es una urgencia médica. El tratamiento se enfoca entonces en controlar los síntomas para prevenir más sangrado, o la aparición de complicaciones en potencia graves.
El tratamiento primario para aneurisma cerebral es un procedimiento quirúrgico conocido como colocación de clip. Se abre el cráneo, y el área que está entre el vaso sanguíneo normal y el aneurisma (cuello del aneurisma) se identifica. Una vez que se localiza esta área debilitada, el cirujano coloca un clip (o una pinza o un punto de sutura) a través de él para evitar el flujo de sangre por del aneurisma.
Si el individuo no es idóneo para intervención quirúrgica para colocación de clip, puede efectuarse intervención quirúrgica endovascular o de embolización. El cirujano insertará un catéter en la arteria cerebral a través de una arteria en la parte superior del muslo (arteria femoral). Mientras se ve en radiografías, el catéter se introduce hasta el aneurisma. Después se inyecta una sustancia parecida a silicona o endoprótesis pequeñas para llenar el aneurisma, y sellarlo. El revestimiento del vaso sanguíneo a la postre crecerá sobre el cuello del aneurisma. Si la intervención quirúrgica no es factible debido a la localización del aneurisma o el tamaño del mismo, o al padecimiento médico del individuo, el tratamiento consta de medidas conservadoras. Esto incluye reposo completo en cama en una habitación tranquila y oscurecida, con visitas limitadas. Quizá se prescriban un sedante para minimizar el estrés, un analgésico narcótico para alivio del dolor y, si es necesario, un medicamento para prevenir crisis convulsivas (antiepiléptico). Se recomienda al individuo que evite tomar aspirina, café y estimulantes.
En caso de hipertensión, el paciente recibirá un antihipertensivo para disminuir la presión arterial. El prestador de cuidado de la salud puede ordenar un bloqueador de los canales del calcio para controlar espasmos de vasos sanguíneos que podrían precipitar una rotura. Además, se administran corticosteroides, y la ingestión de líquido se restringe para disminuir la hinchazón (edema). Se colocará al individuo a un ángulo de 45 grados, y puede aplicarse una bolsa de hielo para aliviar dolores de cabeza. También pueden instituirse medidas de enfriamiento para disminuir el flujo sanguíneo hacia el cerebro y aminorar el riesgo de rotura del aneurisma.
Las controversias respecto al manejo neuroquirúrgico de aneurisma cerebral comprenden la disputa en lo que se refiere a tratamiento temprano en contraposición con tardío, y el uso del bloqueador de los canales del calcio nimodipina.

Prevención

No hay forma conocida de prevenir la formación de un aneurisma cerebral saculado. El tratamiento de la hipertensión arterial puede reducir la posibilidad de ruptura de un aneurisma existente. Igualmente, el control de factores de riesgo para la ateroesclerosis puede disminuir la probabilidad de algunos tipos de aneurismas.
Si se descubren a tiempo, los aneurismas que no han presentado ruptura se pueden tratar antes de que causen problemas.
La decisión de reparar un aneurisma cerebral que no ha presentado ruptura se basa en el tamaño, el lugar donde se localiza, la edad del paciente y en su estado general de salud. Se deben considerar cuidadosamente los riesgos inherentes tanto de la operación como de la espera atenta.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Apoplejía o Derrame cerebral

Apoplejía o Derrame cerebral

Apoplejía o derrame cerebralUna apoplejía (comúnmente conocida como “derrame cerebral” o “ataque cerebral”) ocurre cuando uno de los vasos sanguíneos que lleva el oxígeno al cerebro se tapa o revientan.
Cuando esto sucede, las células nerviosas de la parte afectada del cerebro no pueden funcionar. Es por ello que la apoplejía afecta a diferentes personas de diferentes maneras, algunas veces causando problemas en el habla, por ejemplo, algunas veces problemas en el movimiento, en la memoria o a veces  varios de estos problemas a la vez.

Tipos de apoplejía

Derrame isquémico: Ocasionado por una obstrucción arterial, es responsable de alrededor del 85% de los derrames cerebrales. Pese a la evaluación exhaustiva de cada caso, aún se desconoce la etiología de muchos derrames de este tipo. Por fortuna, los tratamientos preventivos son eficaces para todo tipo de derrame isquémico. Los subtipos más comunes son los siguientes:

  • Trombótico: Se forma un trombo  coágulo de sangre en una arteria del cuello o del cerebro, posiblemente debido a una acumulación en arterias de materias grasas llamadas placas.
  • Embólico: Se produce una obstrucción a causa de coágulos sanguíneos que se forman en otras partes del cuerpo (generalmente en el corazón) y se desplazan hacia el cerebro. El problema suele originarse cuando las dos cámaras superiores del corazón (aurículas) laten a un ritmo anormal (fibrilación auricular), lo cual puede ocasionar que se formen coágulos.

Derrame hemorrágico: Este tipo de derrame cerebral se produce por la ruptura de una arteria en el cerebro o en su superficie. Dichas rupturas pueden ser causadas por un aneurisma (presencia de una zona delgada o débil en una pared arterial) o por una malformación del sistema vascular del cerebro. Las hemorragias pueden ocurrir en el cerebro propiamente dicho, o bien en el espacio existente entre éste y su capa protectora externa. Alrededor del 15% de los derrames cerebrales son causados por hemorragias.
Accidente isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés): Los TIA, con frecuencia llamados “mini derrames”, son en realidad breves episodios (suelen durar unos pocos minutos) de síntomas similares a los de un derrame cerebral. Su causa es una disminución temporaria de la irrigación sanguínea en una parte del cerebro, y no dejan secuelas duraderas evidentes. No obstante, los TIA se consideran una advertencia de que existe un mayor riesgo de sufrir un derrame cerebral, de modo que deben ser evaluados de inmediato por un médico.

Causas

A como se dijo anteriormente, la mayoría de los casos de apoplejías se debe a una obstrucción arterial producida por una trombosis o embolismo. La trombosis implica la formación progresiva de sustancias grasas, o placa aterosclerótica, en el interior de una o más de las cuatro arterias principales que irrigan el cerebro. Según se produce el estrechamiento de estas arterias el paciente experimenta a menudo episodios recidivantes de parálisis transitoria, de un brazo o de una pierna, o de un lado de la cara, o presenta alteraciones en el lenguaje, visión, u otras funciones motoras. En esta fase, los depósitos endoteliales en las arterias cerebrales pueden tratarse mediante cirugía, incluyendo cirugía con láser y bypass de la obstrucción mediante microcirugía. También se utilizan fármacos anticoagulantes, cambios en la dieta, e incluso dosis diarias de aspirina. La trombosis se origina cuando una arteria se ha ocluido dando lugar a una lesión cerebral permanente.

Los embolismos se producen cuando una arteria se ve bloqueada de forma brusca por un material que procede de otra parte del torrente sanguíneo. Estas masas sólidas, o émbolos, tienen su origen en los coágulos formados en enfermedades o alteraciones del funcionamiento del corazón, aunque también pueden proceder de fragmentos de placas ateroscleróticas o incluso de burbujas de aire. El tratamiento es sobre todo preventivo, y consiste en el control de la dieta, y si es posible, el empleo de anticoagulantes.

La hemorragia de los vasos cerebrales es una causa menos frecuente de apoplejía, y suele asentar en zonas donde aparecen aneurismas (dilatación de la pared de un vaso) en los lugares de bifurcación de las grandes arterias de la superficie cerebral. La ruptura de los aneurismas produce lesión cerebral debida a la infiltración de los tejidos cerebrales por sangre o a la reducción del aporte sanguíneo a la zona del cerebro más allá del punto de ruptura del vaso.

Diagnóstico

Cuando la persona esté experimentando los síntomas de una apoplejía, se debe hacer un diagnóstico de emergencia lo más pronto posible. El tiempo es crucial para prevenir daño adicional a su cerebro y revertir el daño que ya está hecho. Por esta razón, se deberé acudir a una sala de emergencias lo más rápido posible.
Después de la revisión inicial de sus síntomas e historial médico, una exanimación física se enfocará en identificar el área de su cerebro que está siendo dañada. Su condición se estabilizará con respecto a su presión arterial y cualquier otro problema médico que pudiera tener. Se empezará una línea intravenosa (IV); se recolectarán exámenes de sangre y de orina; y es muy probable que  se someta a una exanimación de su cabeza mediante imagen computarizada; ya sea una  imagen de resonancia magnética (MRI) o una  tomografía computarizada (CT) .

Factores de riesgo

Factores de riesgo que pueden provocar apoplejía como son:
•    Hipertensión arterial.
•    Diabetes.
•    Sedentarismo.
•    Varices.
•    Colesterol.
•    Tabaquismo.
•    Algunas medicaciones (consultar al médico o farmacéutico)
Estos factores de riesgo son los que tienen que ver con que la densidad de la sangre sea más espesa (más posibilidades de trombo) o haya más fragilidad capilar (riesgo de hemorragia).

Prevención

Los expertos médicos están avanzando poco a poco  pero determinadamente en el campo de la prevención de la apoplejía Aunque el número total de muertes por apoplejía continúa elevándose, su índice de mortalidad (muertes por cada 100,000 personas) ha caído por aproximadamente 12.3%. Este éxito parcial se puede atribuir a estilos de vida más sanos y la asistencia médica mejorada. Aquí está un resumen de los progresos recientes que están ayudando a prevenir apoplejías en aquellos que están en mayor riesgo. Los expertos médicos están avanzando tranquila pero determinadamente en el campo de la prevención de la apoplejía Aunque el número total de muertes por apoplejía continúa elevándose, su índice de mortalidad (muertes por cada 100,000 personas) ha caído por aproximadamente 12.3%. Este éxito parcial se puede atribuir a estilos de vida más sanos y la asistencia médica mejorada. Aquí está un resumen de los progresos recientes que están ayudando a prevenir apoplejías en aquellos que están en mayor riesgo.

Tratamiento

Una de las razones por las que es imperioso evaluar cualquier señal de alerta de un derrame cerebral es que los investigadores han descubierto que el daño cerebral que ocasiona puede extenderse más allá de la región afectada y empeorar durante las primeras 24 horas. Si la situación así lo requiere, el personal médico hará lo posible por limitar o prevenir este daño secundario administrándole al paciente medicamentos específicos en las primeras horas posteriores al derrame.
Cuando una persona tiene un derrame cerebral, es preciso hospitalizarla para determinar la causa y el tipo de derrame sufrido, tratarlo y prevenir posibles complicaciones. Es posible que, además de administrarle medicamentos, haya que operar al paciente.
Una vez que el sobreviviente de un derrame cerebral se encuentra estable y el avance de las deficiencias neurológicas se detiene, comienza el proceso de rehabilitación.
La rehabilitación no es una cura, sino que apunta a minimizar el daño permanente y a mejorar la adaptación del paciente. Puede requerir que éste tenga que volver a capacitarse, de manera intensiva, en lo que respecta a la movilidad, el equilibrio, la percepción espacial y corporal, el control de esfínteres, el lenguaje y los nuevos métodos de adaptación psicológica y emocional. Los programas de rehabilitación para personas que sufrieron derrames cerebrales exigen los esfuerzos coordinados de muchos profesionales de la salud.
Alrededor del 80% de los sobrevivientes de derrames cerebrales padecen deficiencias físicas, perceptivas y de lenguaje que se pueden mejorar mediante rehabilitación. En ocasiones, la gente no recibe la atención necesaria porque no se la deriva a los servicios adecuados o porque los seguros de salud no cubren los costos. Es posible que usted deba hacer muchas preguntas y actuar en forma decidida para conseguir la ayuda necesaria. La persona que da de alta a los pacientes en el hospital debe ayudar a derivarlos a centros de rehabilitación. También puede ser necesaria la participación de asistentes sociales en la planificación especial para los cuidados a largo plazo y las derivaciones a centros comunitarios.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)