Archivo de la etiqueta: trauma

Vaginismo

Vaginismo

VaginismoEl vaginismo es un padecimiento en el que existe una constricción involuntaria de la vagina al intentar el coito o cualquier otra actividad como la inserción de tampones o pruebas de Papanicolaou. De hecho, la constricción es causada por contracciones involuntarias de los músculos pélvicos que rodean la vagina. La mujer no controla directamente la constricción, sino que es una respuesta pélvica involuntaria.
En algunos casos, la constricción del vaginismo puede empezar a causar ardor, dolor o punzadas durante el coito. En otros casos, puede que la penetración sea difícil o completamente imposible. El vaginismo es la principal causa de relaciones no consumadas. La constricción puede ser tan limitante que la abertura de la vagina se ‘cierra’ completamente y el hombre no puede insertar su pene. El dolor del vaginismo termina cuando cesa el intento de actividad sexual y usualmente el coito debe ser interrumpido a causa del dolor o la molestia.
El vaginismo es poco frecuente, menos del 2% de las mujeres en los Estados Unidos están afectadas. Puede causar dolor físico y psicológico grave. Parece probable que las expectativas de la sociedad sobre la sexualidad de las mujeres pueden tener un impacto sobre todo en estos enfermos.

Hay dos formas de vaginismo: primaria y secundaria.

El vaginismo primario:

Se diagnostica en mujeres que nunca han tenido una relación sexual satisfactoria debido al dolor o a la anticipación. El vaginismo primario ocurre cuando una mujer nunca ha sido capaz de tener relaciones sexuales con penetración o experimenta algún tipo de penetración vaginal sin dolor. Comúnmente se descubrió en los adolescentes y las mujeres en sus veinte años, ya que es cuando muchas mujeres jóvenes en el mundo occidental intentarán inicialmente usar tampones, tener algún tipo de relación sexual con penetración o someterse a una prueba de Papanicolaou. Las mujeres que tienen vaginismo pueden no ser conscientes de su condición hasta su intento de penetración vaginal. Puede ser confuso para una mujer descubrir que tiene vaginismo.

El vaginismo secundario:

Se produce cuando una mujer que previamente ha sido capaz de lograr la penetración desarrolla vaginismo. Esto puede ser debido a causas físicas, tales como una infección por hongos o trauma durante el parto, o puede ser debido a causas psicológicas.

Causas

El vaginismo se considera un trastorno de disfunción sexual. Tiene varias causas posibles, como un trauma o un pasado de abuso sexual u otros factores psicológicos o antecedentes de incomodidad con las relaciones sexuales. A veces no se encuentra una causa definida.

Las mujeres con grados variables de vaginismo a menudo desarrollan ansiedad con respecto a las relaciones sexuales. Esta afección hace que la penetración sea difícil y dolorosa, o incluso imposible. Sin embargo, esto no significa que la mujer no pueda lograr estimulación sexual. Muchas mujeres pueden tener orgasmos con la estimulación del clítoris.

Síntomas

Los síntomas del vaginismo pueden variar en severidad. Las mujeres con este desorden no son capaces de tener una relación sexual sin dolor. La penetración vaginal durante las relaciones sexuales es difícil o imposible.

Algunas mujeres también experimentan dolor durante los exámenes pélvicos o mientras se colocan un tampón.

Las mujeres con vaginismo pueden participar en una variedad de actividades sexuales, siempre y cuando se evite la penetración. Actualmente no existe ninguna indicación de que el vaginismo reduce el deseo sexual o la excitación en las mujeres afectadas.

Es probable que muchas mujeres con vaginismo deseen tener relaciones sexuales con penetración a la misma medida que las mujeres no afectadas, pero son impedidas por el dolor y la angustia que viene con cada intento.

Diagnóstico

El médico tomará en cuenta sus síntomas e historial médico, así como también le realizará un examen físico. El médico puede observar espasmos vaginales durante el examen pélvico y confirmar el diagnóstico de vaginismo.

La inserción de un espéculo puede ser imposible y la secreción vaginal puede ser mínima. En los casos graves, la anestesia local o general puede ser utilizada para realizar un examen.

Tratamiento

Generalmente, el tratamiento combina asesoría, educación y ejercicios musculares.

Los ejercicios pueden ayudar a mejorar el control sobre los músculos vaginales.
Ejercicios de dilatación vaginal utilizan los dedos del paciente o instrumentos de plásticos llamados dilatadores. Los dilatadores gradualmente aumentan en tamaño y se colocan en la vagina con el tiempo. Las mujeres se les puede pedir a practicar los ejercicios de Kegel mientras los dilatadores están en la vagina.

Una vez que el paciente ha alcanzado una cierta tolerancia, se intenta la relación sexual. Se les puede pedir a los pacientes colocar ellos mismos los dilatadores, pero el programa es supervisado por un profesional de la salud.

El miedo al sexo es una gran parte de este desorden, así educar a las mujeres es una parte importante del tratamiento. Las mujeres se les enseña acerca de los órganos sexuales y de cómo funcionan. También se discuten los ciclos de la respuesta sexual y los mitos comunes respecto al sexo.

Dependiendo de la causa, con frecuencia la asesoría psicológica es esencial para el tratamiento del vaginismo, particularmente en el vaginismo primario debido al abuso sexual o algún trauma. Cuando es tratada por un especialista en terapia sexual, las tasas de éxito generalmente son muy elevadas.

Prevención

Si una mujer tiene relaciones sexuales dolorosas, debe buscar evaluación médica de inmediato. Cuando el dolor continúa siendo soportado en el marco de las relaciones sexuales, aumenta el riesgo de condicionar una respuesta de vaginismo.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Parálisis de Bell

Parálisis de Bell

La parálisis de Bell es una forma de parálisis facial temporaria que se produce por el daño o trauma a uno de los dos nervios faciales. El nervio facial, también llamado séptimo par craneano, es una estructura en pares que viaja a través de un canal óseo estrecho (llamado canal de Falopio) en el cráneo, debajo del oído, a los músculos a cada lado de la cara. Durante la mayor parte de su viaje, el nervio está encajonado en esta vaina ósea.
Cada nervio facial dirige los músculos de un lado de la cara, incluso aquellos que controlan parpadear y cerrar el ojo, y las expresiones faciales como sonreír y fruncir el ceño. Además, el nervio facial transporta impulsos nerviosos a las glándulas lacrimales, las glándulas salivares, y los músculos de un pequeño hueso en el medio del oído llamado estribo. El nervio facial también transmite sensaciones del gusto provenientes de la lengua.
Cuando se produce la parálisis de Bell, se interrumpe la función del nervio facial, causando la interrupción de los mensajes que el cerebro le envía a los músculos faciales. Esta interrupción produce debilidad o parálisis facial.
La parálisis de Bell recibió su nombre de Sir Charles Bell, un cirujano escocés del siglo 19 quien fue el primero en describir la afección. El trastorno, que no está relacionado con un accidente cerebrovascular, es la causa más común de parálisis facial. Generalmente, la parálisis de Bell afecta a un solo nervio del par facial y un lado de la cara, sin embargo, en casos infrecuentes, puede afectar ambos lados.

Causas

Cuando los nervios faciales funcionan correctamente, llevan multitud de mensajes del cerebro a la cara. Esos mensajes pueden decirle a un párpado que se cierre, a un lado de la boca que sonría o haga una mueca de desagrado, o a las glándulas salivares que produzcan saliva. Los nervios faciales también ayudan al cuerpo a fabricar lágrimas y a degustar alimentos. Pero, si un nervio facial se inflama y sufre un proceso de compresión, como ocurre en la parálisis de Bell, esos mensajes no se pueden enviar correctamente. El resultado es la debilidad o parálisis temporal de los músculos de un lado de la cara.
La parálisis de Bell puede estar causada por una infección vírica, como la del virus del herpes (que provoca las pupas labiales o calenturas), el virus Epstein-Barr (que provoca la mononucleosis), o el virus de la gripe (también conocida como “influenza”). También se ha relacionado con un agente infeccioso que provoca la enfermedad de Lyme. Por descontado, esto no significa que todo el mundo que contrae una infección vírica o la enfermedad de Lyme desarrollará a la fuerza una parálisis de Bell —la mayoría de la gente no lo hace. Pero en una cantidad reducida de personas, la respuesta del sistema inmunitario a las infecciones víricas provoca una inflamación del nervio facial. El nervio inflamado sufre una compresión al pasar a través de un agujerito ubicado en la base del cráneo, que es lo que provoca la parálisis de Bell.
La parálisis de Bell puede afectar a personas de cualquier edad, pero es más frecuente en adultos. Las personas diabéticas y las mujeres embarazadas son más proclives a desarrollar este tipo de parálisis.

Diagnóstico

El diagnóstico de parálisis facial está dado por la sintomatología ya que un paciente que no puede cerrar el párpado de forma completa y tiene la boca torcida, y no hay otros síntomas en el resto de la cabeza y miembros, esto nos hace pensar que se trata de una parálisis en el trayecto periférico del nervio facial. Estas parálisis casi siempre son esenciales (de origen desconocido).

Síntomas

Algunas veces, usted puede presentar un resfriado poco antes del comienzo de los síntomas de la parálisis de Bell.
Los síntomas con mayor frecuencia empiezan de manera repentina, pero pueden tomar de 2 a 3 días para aparecer y no se vuelven más graves después de ese tiempo.
Los síntomas casi siempre están sólo en un lado y pueden ir de leves a graves.
La cara se sentirá templada o estirada hacia un lado y puede lucir diferente. Otros síntomas pueden abarcar:

  • Dificultad para comer y beber; el alimento se sale por un lado de la boca
  • Babeo debido a la falta de control sobre los músculos de la cara
  • Descolgamiento de la cara, como el párpado o la comisura de la boca
  • Dificultad para cerrar un ojo
  • Problemas para sonreír, hacer muecas o hacer expresiones faciales
  • Fasciculaciones o debilidad de los músculos en la cara

Otros síntomas que pueden ocurrir:
•    Resequedad en los ojos o en la boca
•    Dolor de cabeza
•    Pérdida del sentido del gusto
•    Sonido que es más fuerte en un oído (hiperacusia)
•    Fasciculaciones en la cara

Tratamiento

Con frecuencia, no se necesita ningún tratamiento. Los síntomas a menudo empiezan a mejorar inmediatamente. Sin embargo, pueden pasar semanas o incluso meses para que los músculos se fortalezcan y esto puede ser frustrante.
El médico puede darle gotas para lubricar los ojos o ungüentos oculares para mantener la superficie del ojo húmeda en caso de que no pueda cerrarlo completamente. Tal vez necesite usar un parche para el ojo mientras duerme.
Algunas veces, se pueden usar medicamentos, pero no está claro cuánto ayudan. Si se emplean medicamentos, se deben empezar de inmediato.

  • Los corticoesteroides pueden reducir la hinchazón alrededor del nervio facial.
  • Los medicamentos pueden combatir el virus que puede estar causando la parálisis de Bell.

La cirugía para aliviar la presión en el nervio (cirugía de descompresión) genera controversia y no se ha comprobado que beneficie rutinariamente a las personas con parálisis de Bell.

Prevención

No se puede prevenir

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Genes Atado a trastorno de la pérdida del pelo

Los genes ya se han asociado con otras enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide y diabetes tipo 1, lo que significa que las drogas pueden estar ya en tramitación que podrían beneficiar a las personas con pérdida de cabello, dijeron los investigadores.

“Esto aceleró enormemente nuestra capacidad para pensar en nuevos medicamentos para los pacientes con alopecia areata, porque tanto trabajo ya se ha hecho en esas otras enfermedades”, dijo el autor principal del estudio Angela Christiano, profesor de dermatología y de la genética y el desarrollo en la Columbia University Medical Center en Ciudad de Nueva York. “Es una gran ventaja.”

La alopecia areata afecta a más de 5 millones de personas en los Estados Unidos, según la National Alopecia Areata Foundation, por lo que es una de las enfermedades autoinmunes más comunes. La caída del cabello puede limitarse a los parches de calvicie en el cuero cabelludo, pero en algunos casos se extiende a todo el cuero cabelludo o el cuerpo entero, incluyendo cejas y pestañas.

Hombres y mujeres son igualmente afectados, pero las mujeres se diagnostican con más frecuencia porque son más propensos a buscar tratamiento. Es una idea falsa de que los hombres sufren menos de él, dijo Vicki Kalabokes, presidente y CEO de la fundación de la alopecia, que ayudó a financiar la investigación.

“Es muy traumático para los hombres, y es más difícil para ellos para encubrirlo”, dijo Kalabokes. “La pérdida de cabello es que altera la vida. Usted ha perdido su identidad hacia el exterior. No ha cambiado por dentro, pero eso no es lo que se ve por el mundo. ”

La progresión de la enfermedad es impredecible, algunas personas pueden perder solamente un pedazo de cabello, mientras que otras pueden perder todo el pelo en su cuero cabelludo durante unos días, Kalabokes dijo. La caída del cabello puede ser especialmente difícil para los niños, agregó.

Los investigadores descubrieron que el número de genes asociados a la alopecia, una persona tenía correlación con la gravedad de la afección. Los que llevaron a 16 o más genes (los genes se encuentran en pares) tenían más probabilidades de progresar a alopecia universal, o la pérdida total del cabello.

Los investigadores esperaban que los genes alopecia sería la misma que los asociados a otras enfermedades autoinmunes de la piel, como psoriasis (en la cual el sistema inmunitario las señales de la sobreproducción de células de la piel, dando lugar a lesiones secas y escamosas) o vitiligo (pérdida de pigmento a la piel cuando las células llamadas melanocitos dejan de funcionar).

Sin embargo, la alopecia y la psoriasis sólo tenía uno de los ocho genes en común, Christiano, dijo.

“Llevamos a cabo este estudio de asociación del genoma completo para pedir de manera imparcial, y dejar que los genes nos dicen, ¿cuáles son las asociaciones probable con alopecia areata”, dijo Cristiano. “Nos quedamos muy sorprendidos al encontrar los genes que se acercó con un mecanismo compartido por la diabetes de tipo I y la artritis reumatoide”.

En las personas con alopecia, las células T del sistema inmune están presentes en gran número en el folículo piloso. Bajo el microscopio, “parece que el folículo piloso se pululaban o atacados por las abejas, que son las células T”, explicó.

Entre los ocho genes, uno en particular – ULBP3 – Se ha demostrado que atraen a las células tóxicas que pueden invadir y destruir un órgano. En una persona sin alopecia, ULBP3 está apagado. Pero en personas con alopecia, proteínas ULBP3 son abundantes en el folículo.

“En las personas con alopecia areata, vemos una gran expresión del gen ULBP3 en la capa más externa del folículo”, dijo Cristiano. “ULBP3 es una señal de peligro que las señales a las células T para entrar y atacar el folículo. Es como poner néctar en el folículo del pelo, después de las abejas “venir y hacer su daño.”

Cuando el folículo es atacado, el pelo se cae. Si las células T permanecen, lo que hacen en la alopecia areata, el folículo se mantiene latente.

No hay tratamientos actualmente aprobados por la Food and Drug Administration de EE.UU. para la alopecia areata, Kalabokes dijo, aunque a veces las personas depositan sus esperanzas en las inyecciones de esteroides en el cuero cabelludo y otros remedios no aprobados.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)