Archivo de la etiqueta: Trastorno Obsesivo-Compulsivo

Trastorno Obsesivo-Compulsivo (T.O.C.)

Trastorno obsesivo-compulsivo (T.O.C.)

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos no deseados incontrolables y comportamientos rituales repetitivos que se sienten obligados a realizar, incapaz de resistirse a ellos y liberarse.
Como una aguja se queda pegada en un disco viejo, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) hace que el cerebro se queda bloqueado en un pensamiento o deseo particular. Por ejemplo, es posible comprobar la estufa veinte veces para asegurarse de que está realmente apagada, lavarse las manos hasta hacerse daño.
Las obsesiones son pensamientos recurrentes no deseados, impulsos o imágenes que causan una ansiedad significativa. Al principio, la obsesión puede ser experimentada como relativamente benigna. Con el tiempo, la persona lo asocia con el miedo y la ansiedad que incapacita.
Estas obsesiones se dividen en categorías temáticas comunes, tales como:
• Miedo a la contaminación con la suciedad, los gérmenes o sustancias venenosas.
• Miedo de tener una enfermedad grave
• Temor de que las acciones de uno hieren a otras personas o causar que ocurran cosas malas.
• Incapacidad de deshacerse de objetos inútiles (acaparamiento)
• Pensamientos e imágenes sexuales y agresivos inapropiados
• Necesidad de simetría, orden o exactitud
Las personas que temen la contaminación pueden obsesionarse con dar la mano o tocar picaportes públicos.
Los que se obsesionan con las implicaciones de sus acciones a menudo temen a poner en peligro a los demás.
Las obsesiones con la simetría y el orden pueden causar ansiedad significativa sobre disposición de los muebles, los hábitos alimenticios o la ropa.
Impulsos sexuales inapropiados e imágenes pornográficas, a menudo de una naturaleza agresiva, pueden dominar la mente de una persona.
Las obsesiones de agresión también se centran en las emociones violentas, gritar en público o dañar a otros.
Acumular objetos inútiles, es común en el TOC y pueden coincidir con una obsesión por el orden.
Las personas que sufren de TOC se dan cuenta de que ellos crean sus obsesiones. Ellos sienten que el contenido de sus obsesiones está fuera de su control, inadecuado, no es indicativo de su carácter. Por lo tanto, su ansiedad se intensifica no sólo por obsesiones recurrentes, sino también por la extrañeza de las obsesiones.

Causas

La causa del trastorno obsesivo-compulsivo no se entiende completamente, pero dentro de las teorías principales incluyen:
  • Biología: Puede ser el resultado de cambios en las funciones propias de la química del cerebro o naturales de su cuerpo. También puede tener un componente genético, pero los genes específicos aún no han sido identificados.
  • Medio Ambiente: Algunos factores ambientales como las infecciones se sugieren como un disparador para el TOC, pero se necesita más investigación para estar seguro.
Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar el trastorno obsesivo-compulsivo son:
  • La historia familiar. Tener padres u otros miembros de la familia con la enfermedad puede aumentar su riesgo de desarrollar TOC.
  • Eventos estresantes de la vida. Si usted ha experimentado eventos traumáticos o estresantes o que tienden a reaccionar fuertemente a la tensión, el riesgo puede aumentar. Esta reacción puede, por alguna razón, desencadenar pensamientos intrusivos, los rituales y la angustia emocional característica de TOC.
Los individuos con trastorno obsesivo-compulsivo pueden tener problemas adicionales. Algunos de los problemas pueden estar asociadas con el TOC – otros pueden existir además de TOC pero no ser la causa de ello, entre éstos están:
  • La incapacidad para asistir al trabajo, la escuela o las actividades sociales.
  • Relaciones turbulentas.
  • La mala calidad de vida en general.
  • Los trastornos de ansiedad.
  • Depresión.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Pensamientos y conductas suicidas.
  • El alcohol o abuso de otras sustancias.
  • La dermatitis por contacto de lavado de manos frecuente.

Síntomas

Los primeros indicios del TOC se pueden ver en niños y adolescentes. La enfermedad generalmente comienza de manera gradual y empeora con la edad. Los síntomas pueden ser leves o graves. Algunas personas sólo tienen pensamientos obsesivos sin comportamiento compulsivo.
La mayoría de las personas, especialmente los niños, no perciben las obsesiones y comportamientos compulsivos como irracionales o ridículos. Por ejemplo, los niños no les importa evitar grietas en la acera. Y aunque los adultos pueden cavilar sobre sus problemas, por lo general lo hacen porque sus problemas y sus soluciones tienen sentido a la vida adulta. Pero todas las personas con TOC se dan cuenta que estas reacciones suelen ser excesivas y perjudiciales. Esta toma de conciencia es una característica de la enfermedad.
Las personas con TOC suelen sentirse avergonzados de su enfermedad y rara vez revelan sus síntomas, si pueden evitarlo. Muchas personas ocultan sus síntomas a familiares y amigos durante años. Estas personas reconocen lo absurdo de su conducta, pero a menudo aprenden a vivir con ellos.
  1. Los síntomas pueden presentarse días, semanas y a veces hasta años después de ocurrido el hecho.
  2.  Se presentan pesadillas o flashbacks constantes sobre la situación traumática.
  3. El afectado mantiene “la guardia” y cree que el peligro volverá en cualquier momento.
  4. Físicamente puede haber diarrea, dolores musculares, dolor de cabeza, depresión y abuso de drogas, incluyendo analgésicos.

Diagnóstico

Para ayudar a diagnosticar el TOC, un especialista en la materia puede indicar exámenes, tales como:
  • Examen físico. Esto se puede hacer para ayudar a descartar otros problemas que podrían estar causando sus síntomas y para revisar si hay complicaciones relacionadas.
  • Las pruebas de laboratorio. Estos pueden incluir, por ejemplo, un recuento sanguíneo completo, la detección de alcohol y drogas y un chequeo de su función tiroidea.
  • Evaluación psicológica. El especialista de salud mental le preguntará acerca de sus pensamientos, sentimientos, síntomas y pautas de comportamiento; además, podría tener la opción de hablar con familiares y amigos sobre el caso, bajo el consentimiento del paciente.
Los criterios de diagnóstico: Para ser diagnosticado con TOC, debe cumplir con los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Este manual es utilizado por los profesionales de salud mental para diagnosticar las enfermedades mentales y las empresas de seguros de reembolso para el tratamiento, lo cuales son:
• Debe tener obsesiones o compulsiones, o ambas cosas.
• Puede o no darse cuenta de que sus obsesiones y compulsiones son excesivas e irracionales.
• Las obsesiones y compulsiones son significativamente por periodos largos e interfieren con su rutina diaria y el funcionamiento social o laboral.
Sus obsesiones deben cumplir con los siguientes criterios:
• Recurrente, pensamientos, impulsos o imágenes persistentes y no deseadas son intrusivos y provocan malestar.
• Intenta ignorar estos pensamientos, imágenes o impulsos o suprimirlos con conductas compulsivas.
Las compulsiones deben cumplir con los siguientes criterios:
• Comportamiento repetitivo que se siente impulsado a realizar, tales como lavarse las manos o actos mentales repetitivos, como contar en silencio.
• Intenta neutralizar las obsesiones con otro pensamiento o acción.
• Estos comportamientos o actos mentales tienen el propósito de prevenir o reducir la angustia, pero son excesivos o no realistas en relación con el problema que están destinadas a solucionar.
A veces es difícil diagnosticar porque los síntomas del TOC pueden ser similares a los de un trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, trastornos de ansiedad, depresión, esquizofrenia u otras enfermedades mentales. Alguien con verdaderas obsesiones y compulsiones tiene TOC, aunque es posible tener ambos TOC y trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva. Asegúrese de seguir con el proceso de diagnóstico para que pueda obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo no puede resultar en una cura, pero puede ayudarle a traer síntomas bajo control por lo que no descartan su vida diaria. Algunas personas necesitan tratamiento para el resto de sus vidas.
Los dos tratamientos principales para TOC son la psicoterapia y medicamentos. A menudo, el tratamiento es más eficaz con una combinación de éstos.
Psicoterapia
Es un tipo de terapia llamada exposición y prevención de respuesta (EPR) es el tratamiento más eficaz. Esta terapia consiste en exponer que poco a poco a un objeto o la obsesión temidos, tales como suciedad, el cual tiene que aprender maneras saludables de lidiar con la ansiedad. La terapia de exposición requiere esfuerzo y práctica, pero puede disfrutar de una mejor calidad de vida una vez que aprenda a manejar sus obsesiones y compulsiones.
La terapia puede llevarse a cabo en sesiones individuales, familiares o de grupo.
Medicamentos
Ciertos medicamentos psiquiátricos pueden ayudar a controlar las obsesiones y compulsiones del TOC. Por lo general, los antidepresivos son juzgados primero.
Los antidepresivos que han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar el TOC son:
• Clomipramine (Anafranil)
• La fluvoxamina (Luvox CR)
• La fluoxetina (Prozac)
• La paroxetina (Paxil, Pexeva)
• Sertralina (Zoloft)
Sin embargo, otros antidepresivos y medicamentos psiquiátricos utilizados para otras afecciones se pueden prescribir fuera de la etiqueta para tratar el TOC.
La elección de un medicamento. No es raro tener que probar varios medicamentos antes de encontrar uno que funcione bien para controlar sus síntomas. Puede tomar semanas o meses después de comenzar un medicamento a notar una mejoría en sus síntomas. Su médico también puede recomendar medicamentos de combinación, como los antidepresivos y los medicamentos antipsicóticos, para que sean más eficaces en el control de sus síntomas.
No deje de tomar su medicamento sin consultar a su médico, incluso si se siente mejor (puede tener una recaída de los síntomas del TOC). Los antidepresivos no se consideran adictivos, pero la dependencia física a veces, que es diferente de la adicción, pueden ocurrir. Así que interrumpir el tratamiento bruscamente o desaparecidos varias dosis puede causar síntomas de dependencia, a veces llamado síndrome de la discontinuación. Trabaje con su médico para disminuir gradualmente y con seguridad su dosis.
Efectos secundarios de los medicamentos y los riesgos.
En general, el objetivo del tratamiento con medicamentos es para controlar eficazmente los signos y síntomas en la dosis más baja posible. Se debe tomar en cuenta lo siguiente:
  • Efectos secundarios. Todos los medicamentos psiquiátricos tienen efectos secundarios potenciales que pueden incluir malestar estomacal, trastornos del sueño, sudoración y reducido interés en la actividad sexual. 
  • El riesgo de suicidio. La mayoría de los antidepresivos son generalmente seguros, pero la FDA exige que todos llevan las advertencias más severas para las recetas. En algunos casos, los niños, adolescentes y adultos jóvenes menores de 25 años pueden tener un aumento de pensamientos o conductas suicidas cuando toman antidepresivos, especialmente en las primeras semanas después de iniciar o cuando se cambia la dosis. Si se producen pensamientos suicidas al tomar un antidepresivo, el paciente debe comunicarse inmediatamente con su médico o buscar ayuda de emergencia. Se debe tomar en cuenta que los antidepresivos son más propensos a reducir el riesgo de suicidio en el largo plazo mediante la mejora del estado de ánimo.
  • Interacciones con otras sustancias. Algunos medicamentos pueden tener interacciones peligrosas con otros medicamentos, o alimentos, alcohol u otras sustancias. Por lo que el paciente debe tener la obligación de indicarle al médico que sustancias o medicamentos toma, incluyendo vitaminas, minerales y suplementos de hierbas.

Prevención

No hay manera segura de prevenir el trastorno obsesivo-compulsivo. Sin embargo, obtener el tratamiento tan pronto como sea posible puede ayudar a prevenir el TOC empeore.
El trastorno obsesivo compulsivo es una enfermedad crónica, lo que significa que siempre será parte de su vida. Aunque no se puede tratar el TOC por cuenta propia, puede hacer algunas cosas por si mismo que se basará en el plan de tratamiento:
  • Tome sus medicamentos según las indicaciones. Incluso si usted se siente bien, no se resista a la tentación de saltarse sus medicamentos. Si se detiene, los síntomas del TOC probablemente volverán.
  • Preste atención a las señales de advertencia. Usted y su médico puede haber identificado los problemas que pueden desencadenar los síntomas del TOC. Haga un plan para que sepa qué hacer si los síntomas reaparecen. Comuníquese con su médico o terapeuta si nota cualquier cambio en los síntomas o cómo se siente.
  • Compruebe primero antes de tomar otros medicamentos. Póngase en contacto con el médico que le está tratando antes de tomar los medicamentos prescritos por otro médico o antes de tomar cualquier exceso de medicamentos de venta libre, vitaminas, minerales o suplementos a base de hierbas. Estos pueden interactuar con sus medicamentos con TOC.
Lidiar con el trastorno obsesivo compulsivo puede ser todo un reto. Los medicamentos pueden tener efectos secundarios no deseados y es posible que se sienta avergonzado o enojado por tener una condición que requiere tratamiento a largo plazo. Aquí hay algunas maneras de ayudar a hacer frente al TOC:
  • Aprenda sobre el TOC, edúquese sobre su condición puede empoderarlo, lo que lo motivará a cumplir con su plan de tratamiento.
  •  Unirse a un grupo de apoyo puede ayudar a llegar a otros que enfrentan retos similares.
  • Manténgase enfocado en sus metas. La recuperación es un proceso continuo. Debe manener sus metas de recuperación en mente.
  • Encontrar salidas saludables. Explore maneras saludables para canalizar su energía, como los pasatiempos y actividades recreativas. El ejercicio regular, una dieta saludable y dormir lo suficiente puede tener un efecto positivo en su tratamiento.
  • Aprenda relajación y manejo del estrés. Pruebe las técnicas de manejo del estrés, como la meditación, la relajación muscular, la respiración profunda o el yoga.
  • Seguir con sus actividades regulares. Vaya a trabajar o a la escuela como lo haría normalmente. Pasar tiempo con la familia y amigos. No deje que el TOC se interponga en el camino de su vida.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)