Archivo de la etiqueta: tejido

Amiloidosis

Amiloidosis

La amiloidosis es un grupo de enfermedades que resultan de la deposición anormal en diversos tejidos del cuerpo de una proteína particular llamada amiloide. Dependiendo de la estructura particular de la amiloide, la proteína se puede acumular en un tejido aislado o ser generalizada, afectando a numerosos órganos y tejidos. La proteína amiloide puede ser depositada en un área localizada y puede no ser perjudicial o solo afectar la función de un tejido del cuerpo. Esta forma de amiloidosis se llama amiloidosis localizada. La amiloidosis que afecta a muchos tejidos en todo el cuerpo se conoce como la amiloidosis sistémica. Amiloidosis sistémica puede causar cambios importantes en prácticamente cualquier órgano del cuerpo.

La amiloidosis puede ocurrir como una entidad propia (amiloidosis primaria) o “secundaria” como consecuencia de otra enfermedad, incluyendo infecciones crónicas (como la tuberculosis o la osteomielitis ) o enfermedades inflamatorias crónicas (como reumatoide artritis y espondilitis anquilosante ).

Causas

La amiloidosis es causada por cambios en las proteínas que los hacen insoluble, lo que resulta en la deposición de órganos y tejidos. Estas proteínas amiloides se acumulan principalmente en el espacio de tejido entre las células.

Síntomas

Los síntomas en los pacientes con amiloidosis consecuencia del funcionamiento anormal de los órganos particulares involucrados. El corazón, los riñones, el hígado, los intestinos, la piel, los nervios, las articulaciones y los pulmones pueden ser afectados. Como resultado, los síntomas son vagos y pueden incluir:

Fatiga
Dificultad para respirar
Pérdida de peso
Falta de apetito
Entumecimiento
Hormigueo
Debilidad
Agrandamiento de la lengua

La amiloidosis en estos órganos conduce a cardiomiopatía y la insuficiencia cardíaca , la neuropatía periférica , artritis, malabsorción, diarrea y daño hepático. Amiloidosis afecta el riñón y conduce al “síndrome nefrótico”, que se caracteriza por la pérdida severa de proteína en la orina e hinchazón de las extremidades.

Diagnóstico

El diagnóstico de amiloidosis se realiza mediante la detección de la proteína amiloide característicos en una muestra de biopsia de tejido involucrado (tales como la boca, el recto, grasa, riñón, corazón o hígado). Una biopsia por aspiración con aguja de grasa debajo de la piel de la barriga (aspiración almohadilla de grasa), originalmente desarrollado en la Universidad de Boston, ofrece un método simple y menos invasiva para el diagnóstico de la amiloidosis sistémica. Los patólogos pueden ver la proteína en la muestra de biopsia cuando está recubierta con un tinte especial.

Tratamiento

El tratamiento inicial de la amiloidosis consiste en corregir la insuficiencia de órganos y el tratamiento de cualquier enfermedad subyacente (por ejemplo, mieloma, infección o inflamación). La enfermedad es con frecuencia descubierto después de un daño significativo ya ocurrido a los órganos. Por lo tanto, la estabilización de la función del órgano es un objetivo inicial del tratamiento. La causa más frecuente de muerte en la amiloidosis sistémica es la insuficiencia renal.

El tratamiento incluye agentes de quimioterapia se utilizan normalmente para ciertos tipos de cáncer y la dexametasona por sus acciones anti-inflamatorias.
Judios sefardí y turcos heredan una enfermedad genética llamada fiebre familial Mediterráneo, que está asociada con amiloidosis y se caracteriza por episodios de “ataques” de fiebre, articulares y dolores abdominales. Estos ataques se pueden prevenir con el tratamiento con colchicina. Armenios y los Judios Ashkenazi también tienen una mayor incidencia de ataques de fiebre mediterránea familiar, pero no sufren la enfermedad amiloide deposición. Otros informes de amiloidosis en las familias son extremadamente raros.

Los investigadores están actualmente reclutando a pacientes con amiloidosis primaria en los ensayos clínicos con un medicamento de quimioterapia contra el cáncer ( melfalán [Alkeran]), en relación con trasplante de células madre de la médula. Los resultados han sido prometedores y este tratamiento de combinación se ofrece para erradicar la amiloidosis en pacientes seleccionados, siempre que la condición médica subyacente del paciente sea adecuada. Estas opciones de tratamiento agresivo con trasplante de células madre y altas dosis de quimioterapia son un verdadero avance en el tratamiento de pacientes con amiloidosis.

Prevención

Ya que no se sabe qué causa la amiloidosis, no hay manera de prevenir la amiloidosis primaria.
La amiloidosis secundaria sólo se puede prevenir mediante la prevención o demora del tratamiento de la enfermedad inflamatoria que puede desencadenar la amiloidosis. Por ejemplo, si la artritis reumatoide se mantiene bajo control con medicamentos, la probabilidad de desarrollar amiloidosis es pequeña.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Enfermedad de Dupuytren o Contractura de Dupuytren

Enfermedad de Dupuytren

Es una deformidad de la mano que generalmente se desarrolla lentamente durante décadas. La contractura de Dupuytren afecta el tejido conectivo debajo de la piel de la palma de la mano. Se forman nudos de tejido debajo de la piel – eventualmente formando un grueso cordón que puede tirar de uno o más de los dedos en una posición doblada.
Una vez que esto ocurre, los dedos afectados por la contractura de Dupuytren no pueden enderezarse por completo, lo que puede complicar las actividades diarias tales como la colocación de las manos en los bolsillos, ponerse guantes o manos temblorosas.
La contractura de Dupuytren afecta más comúnmente el dedo anular y el meñique y ocurre con mayor frecuencia en hombres mayores de ascendencia del norte de Europa.

Causas

Los médicos no saben qué causa la contractura de Dupuytren. Algunos investigadores han especulado que puede estar asociada con una reacción autoinmune, donde el sistema inmune de una persona ataca a sus propios tejidos corporales. Dupuytren ocurre a menudo se relaciona con las condiciones que causan contracturas en otras partes del cuerpo, tales como los pies (enfermedad Ledderhose) o pene (enfermedad de Peyronie).

Diagnóstico
Una sencilla prueba, llamada prueba de mesa, puede determinar si usted tiene una contractura en la mano. Si puede poner su mano con la palma hacia abajo, sobre una mesa plana, no tiene una contractura.
En la mayoría de casos, sin embargo, los médicos pueden diagnosticar la enfermedad de Dupuytren simplemente por mirar y palpar sus manos. Otros exámenes de diagnóstico rara vez son necesarios.

Síntomas

La contractura de Dupuytren típicamente progresa lentamente durante varios años. En ocasiones se puede desarrollar durante semanas o meses. En algunas personas avanza constantemente y en otras, puede iniciar y detener.
Primeros síntomas
Comienza generalmente como un engrosamiento de la piel de la palma de su mano. A medida que progresa la enfermedad de Dupuytren, la piel de la palma de la mano puede aparecer arrugada o con hoyuelos. Un bulto firme de tejido puede formarse en su palma. Esta protuberancia puede ser sensible al tacto, pero por lo general no es dolorosa.
Síntomas tardíos
En etapas posteriores de la contractura de Dupuytren (cordones de forma de tejido bajo la piel de la palma de la mano) se puede extender hasta los dedos. A medida que estas cuerdas se tensan, sus dedos se pueden tirar hacia la palma, a veces severamente.
El dedo anular y meñique son los más afectados, aunque el dedo medio también puede verse involucrados. Sólo en raras ocasiones son el pulgar y el dedo índice los afectados. La contractura de Dupuytren puede ocurrir en ambas manos, aunque una parte se ven afectadas más severamente que el otro.

Tratamiento

Si la enfermedad progresa lentamente, no causa dolor y tiene poco impacto en su capacidad para utilizar las manos para las tareas diarias, puede que no necesite tratamiento. En su lugar, usted puede optar por esperar a ver si la contractura de Dupuytren progresa.
El tratamiento consiste en la eliminación o rompiendo las cuerdas que están tirando de los dedos hacia la palma. Esto se puede hacer de varias maneras diferentes. La elección del procedimiento depende de la severidad de sus síntomas y cualquier problema de salud que usted pueda tener.

Punción
Esta técnica utiliza una aguja insertada a través de la piel, la perfora y “rompe” el cordón de tejido que está contratando un dedo. Las contracturas suelen volver a aparecer, pero el procedimiento puede repetirlo. Algunos médicos ahora utilizan el ultrasonido para guiar la aguja. Esto podría reducir la probabilidad de lesiones accidentales a los nervios o tendones.
Las principales ventajas de la técnica de punción son que no hay una incisión, se puede hacer en varios dedos al mismo tiempo y por lo general se necesita después poca terapia física.

Inyecciones de enzimas
La Administración de Alimentos y Medicamentos (AAM) ha aprobado recientemente la inyección de una enzima, llamada colagenasa clostridium histolyticum (XIAFLEX) para el tratamiento de la contractura de Dupuytren. La enzima de esta droga ablanda y debilita la cuerda tensa en su palma. Un día después de la inyección, el médico manipulará la mano removiendo el cordón y enderezar los dedos.
En muchos aspectos, esto es similar a la técnica de punción, excepto que la manipulación ocurre al día siguiente, en vez de durante el procedimiento de inyección. Las ventajas y desventajas de la inyección de enzima son similares a agujas, excepto que la inyección de enzima puede ser más dolorosa inicialmente. Actualmente, las inyecciones de enzimas pueden ser utilizada solamente en una articulación a la vez y los tratamientos deben ser separadas al menos un mes después.

Cirugía
Otra opción consiste en eliminar quirúrgicamente el tejido de la palma afectada por la enfermedad. Esto puede ser un reto porque es difícil identificar el tejido en etapas muy tempranas de la enfermedad. El tejido enfermo también puede adherirse a la piel, por lo que es difícil de eliminar y aumentar las posibilidades de recurrencia.
La principal ventaja de la cirugía es que resulta en una liberación conjunta más completa que la proporcionada por los métodos de aguja o enzima. Las principales desventajas son que la terapia física es generalmente necesaria después de la cirugía, y el tiempo de recuperación puede ser más largo.
En algunos casos graves, los cirujanos extirpan todo el tejido que pueda verse afectado por la contractura de Dupuytren, incluyendo la piel adjunta. En estos casos, un injerto de piel se necesita para cubrir la herida abierta. Esta cirugía es la opción más invasiva y tiene un mayor tiempo de recuperación. La gente suele requerir meses de terapia física intensiva después.

Prevención

No se puede prevenir. Puede ser una enfermedad genética , transmitida de padres a hijos.
Si tiene contractura de Dupuytren leve, es posible que esto le ayude:

  •  Estire los dedos. Doble suavemente los dedos hacia atrás desde la palma. Una forma de hacer esto es colocar los dedos en el borde de una mesa, con la palma hacia abajo y luego levante la palma hacia arriba poco a poco y mantenga los dedos sobre la mesa.
  • Utilice masaje y calor. Antes de estirar, calentar sus manos con una compresa caliente para microondas y luego un masaje en las palmas con crema de lanolina.
  • Proteja sus manos. Evite un estricto control sobre las herramientas de construcción de los mangos con aislamiento de tuberías o cinta cojín. Use guantes con relleno pesado durante las tareas pesadas de agarre.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Colesteatoma

Colesteatoma

Es un crecimiento destructivo, el tejido anormal que se produce comúnmente en el oído medio. Si no se trata, puede afectar los huesos cercanos, lo que resulta deterioro del nervio, sordera, desequilibrio y vértigo. Debido a su potencial para causar complicaciones centrales del sistema nervioso al dañar el cerebro y/o la médula espinal, es una enfermedad potencialmente fatal.

Causas

Hay dos tipos: congénitas y adquiridas.

Colesteatoma adquirido. Son más comunes, puede ser causado por un desgarro o retiro de la membrana del tímpano.

Congénita. Con menor frecuencia la enfermedad puede y se determina cuando crece desde el nacimiento detrás del tímpano. Esta se encuentra más a menudo en la cara anterior de la membrana del tímpano, en contraste con colesteatomas adquirido que suele surgir de la región de la parte fláccida del tímpano en el aspecto posterior-superior de la membrana del tímpano.

Diagnóstico

El Colesteatoma es difícil de diagnosticar sin un examen médico completo y la atención especializada de un otólogo, que es un otorrinolaringólogo (ENT), que ha sido objeto de dos años adicionales de formación y se especializa en la audición solamente.
Colesteatomas generalmente se diagnostica mediante un examen directo de la oreja utilizando un microscopio de alta potencia. Cirujanos del oído (otólogos) puede examinar el oído con un microscopio y ver el borde del Colesteatoma del oído. Estudios especializados, entre ellos la TC y la RM, se puede utilizar para examinar colesteatomas más extensos para determinar un plan de tratamiento, pero no son necesarios para diagnosticar el problema en la mayoría de los casos.

Síntomas

Colesteatomas pueden crecer durante largos periodos de tiempo sin ningún tipo de síntomas externos visibles. Cuando los síntomas se presentan, comúnmente incluyen pérdida de la audición, intermitente o continuo drenaje del oído, la acumulación de costras secas en el oído, infecciones agudas y crónicas, y el dolor. En casos extremos, los síntomas tales como debilidad facial / parálisis, mareos, sordera completa y síntomas neurológicos.

Tratamiento

Tratamiento Colesteatoma, como mínimo requiere cirugía para extirpar el crecimiento. Los antibióticos pueden disminuir las infecciones asociadas, pero no existe ningún medicamento que cure colesteatomas. Resultados de la cirugía en un oído seguro y saludable, libre de enfermedades, y también puede dar un beneficio secundario de la restauración de la pérdida de audición debido a la Colesteatoma. El procedimiento más comúnmente utilizado para eliminar un crecimiento del Colesteatoma se llama tympanomastoidectomy. Esta cirugía ambulatoria se completa en 1.5 a 2 horas con el paciente va a casa el mismo día. Para los pacientes con moderada a colesteatomas grandes, una serie de dos etapas de cirugías se recomienda. El primer procedimiento se completa para eliminar el crecimiento del Colesteatoma y limpiar las infecciones crónicas asociadas. La segunda cirugía, completó 6-12 meses después de la primera, es un nuevo examen para asegurarse de que no hay células de la piel han vuelto a crecer. Durante la segunda cirugía, dañados huesos del oído medio (huesecillos) se puede reparar, o si está demasiado dañado para reparar, se puede reemplazar con prótesis de titanio conocidos como torpedos.
La cirugía se realiza para extirpar el saco de escombros escamosos y una mastoidectomía realiza. Colesteatomas del oído medio puede ser congénita y en algunos casos puede ser removido a través del canal auditivo. La mayoría de los colesteatomas requieren que se haga una incisión detrás de la oreja para exponer el área afectada adecuadamente.

Prevención

El Colesteatomas causado por defectos congénitos no se puede prevenir. Sin embargo, las tareas de prevención del Colesteatoma adquirido pueden ser:
• Consulta temprana al especialista en oído
• Colocación de diábolos (tubos de ventilación) cuando son necesarios
• Tratamiento de la respiración bucal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

La pleuresía

La pleuresía

La pleuresía es una inflamación de las capas delgadas de tejido (pleura) que cubren los pulmones y la pared torácica.
La capa exterior de las pleuras reviste el interior de la pared del pecho y la capa interior cubre los pulmones. El pequeño espacio entre las dos capas se llama cavidad pleural; esta cavidad contiene normalmente una pequeña cantidad de fluido lubricante que permite que las dos capas se deslicen unos sobre otros al respirar.
Cuando la pleura se inflama, las capas se rozan, causando dolor en el pecho. Esto se conoce como dolor pleurítico.
La pleuresía es a veces llamada pleuritis.

Causas

En las personas jóvenes y saludables, una infección del sistema respiratorio inferior por un virus o una bacteria puede causar pleuresía. La pleuresía usualmente dura unos pocos días a 2 semanas. En casos muy raros, el virus o las bacterias pueden diseminarse y causar la pleuresía en otros.
Otras causas de pleuresía son las fugas de aire en la cavidad pleural de un agujero de un pulmón (neumotórax), lesión en el pecho (como una fractura de costilla), la tuberculosis u otras infecciones o un tumor en la pleura.
Otras condiciones también pueden causar pleuresía. Estos incluyen la artritis reumatoide, el lupus, la crisis de células falciformes, embolia pulmonar o pancreatitis. La pleuresía puede desarrollarse como una complicación de corazón.

Síntomas

Los síntomas de pleuresía son: dolor en el pecho y dificultad para respirar. El dolor en el pecho por lo general comienza de repente. Las personas a menudo lo describen como un dolor punzante y por lo general empeora con la respiración.
El dolor:

  • Siempre está presente, pero por lo general empeora cuando respira profundamente. Usted puede evitar respirar profundamente para prevenir el dolor.
  • Generalmente está solo en sólo un lado del pecho.
  •  Se puede extender a un hombro o el vientre.
  • Por lo general empeora al toser, estornudar o cuando se mueve de repente.
  • Puede aliviar cuando se contenga la respiración o pulse sobre la zona dolorida. Pero este tipo de dolor en el pecho puede ser causado por condiciones que no afectan a la pleura, como la tensión del músculo del pecho y la costocondritis.

Si una infección viral es la causa de su pleuresía, usted puede o no tener síntomas comunes virales, tales como fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares.
La inflamación de la pleura a veces hace que se acumule líquido en la cavidad pleural (derrame pleural). Usted puede tener menos dolor después dque esto sucede, porque el líquido evita que las dos capas de la pleura se rocen. Si hay una gran cantidad de líquido, puede evitar que el pulmón se expanda al inspirar Esto puede hacer que sea difícil respirar. Otros síntomas de derrame pleural incluyen fiebre, dolor en el pecho y tos seca.

Diagnóstico

Muchos problemas de salud diferentes pueden conducir a la pleuresía, por lo que su médico tiene que investigar lo que está causando su inflamación. Para ello , se realizará examen físico y una radiografía de tórax para detectar signos de trastornos que puedan causar dolor torácico pleurítico, tales como:
• Infecciones virales.
• Tensión muscular en el pecho.
• Fractura de Costilla.
• Coágulos de sangre en los vasos sanguíneos de los pulmones (embolia pulmonar).
• Inflamación alrededor del corazón (pericarditis).
• Neumonía.
• Tuberculosis.
• Líquido en la pleura (derrame pleural).
Si su médico piensa que su pleuresía puede ser causada por una enfermedad autoinmune como el lupus o la artritis reumatoide, puede hacerle análisis de sangre. Si tiene un derrame pleural, el médico puede utilizar una aguja para extraer parte del líquido de la pleura. Este procedimiento se llama toracentesis. El líquido es analizado para determinar la causa del derrame.

Tratamiento

El tratamiento de la pleuresía depende de la causa. Por ejemplo, si una infección bacteriana es la causa, es probable que necesite un antibiótico. Si una embolia pulmonar está presente, usted podría recibir medicamento para disolver el coágulo o para prevenir los coágulos de sangre en el futuro (anticoagulantes).
Para la mayoría de los casos de dolor causado por la pleuresía, su médico puede sugerirle que use aspirina , ibuprofeno u otro antiinflamatorio no esteroideo (AINE) .No le dé aspirina a nadie menor de 20 años debido al riesgo de síndrome de Reye . También puede ser ayudar a aliviar el dolor al acostarse sobre el lado doloroso o poniendo una almohada en su contra.
Si tiene un derrame pleural, es posible que deba drenar el líquido a través de un tubo que el médico inserta en el pecho.
En algunos casos de derrame pleural, es posible que tenga la pleurodesis. Durante este procedimiento, un medicamento se coloca en la cavidad torácica, lo que desencadena una reacción inflamatoria sobre la superficie de los pulmones y el interior de la cavidad torácica; esto a su vez hace que la superficie del pulmón se pegue a la superficie de la cavidad torácica, lo que impide o reduce un acumulamiento de líquido.

Prevención

La mayoría de la pleuresía es causada por infección y es inevitable. Usted puede evitar el dolor torácico pleurítico a principios del diagnóstico y el tratamiento con fármacos anti-inflamatorios.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 1.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Embolia pulmonar (EP)

Embolia pulmonar (EP)

La embolia pulmonar  es un bloqueo de la principal arteria del pulmón o una de sus ramas por una sustancia que ha viajado desde otras partes del cuerpo por el torrente sanguíneo.

Causas

La embolia pulmonar se produce cuando un grupo de materiales, con mayor frecuencia un coágulo de sangre, queda atrapado entre en una arteria en los pulmones. Estos coágulos de sangre con mayor frecuencia se originan en las venas profundas de las piernas, pero también puede venir de otras partes del cuerpo. Esta condición se conoce como trombosis venosa profunda (TVP). No todos los coágulos de sangre de la TVP son resultados de la embolia pulmonar.
En ocasiones, otras sustancias pueden formar obstrucciones en los vasos sanguíneos en sus pulmones. Éstos incluyen:
• La grasa  dentro de la médula de un hueso roto
• Parte de un tumor
• Las burbujas de aire
Es raro experimentar una embolia pulmonar solitaria. En la mayoría de los casos, están implicados varios coágulos. El tejido pulmonar atendido por cada arteria bloqueada es despojado de combustible y puede morir. Esto hace que sea más difícil para los pulmones  suministrar oxígeno al resto de su cuerpo.
Debido a que la embolia pulmonar se produce casi siempre en relación con la trombosis venosa profunda, la mayoría de los médicos se refieren a las dos condiciones juntas como tromboembolismo venoso (TEV).

Diagnóstico

La embolia pulmonar puede ser difícil de diagnosticar, especialmente en personas que padecen  del corazón o enfermedad pulmonar. Por esa razón, el médico probablemente ordenará una serie de pruebas para ayudar a encontrar la causa de sus síntomas, como:
  • La radiografía de tórax. Esta prueba no invasiva muestra imágenes del corazón y los pulmones en la película. Aunque con los rayos X no se puede diagnosticar una embolia pulmonar e incluso puede parecer normal, cuando existe una embolia pulmonar, que puede descartar condiciones que imitan la enfermedad.
  • Gammagrafía pulmonar. Esta prueba, denominada gammagrafía de ventilación-perfusión (V / Q de exploración), utiliza cantidades muy pequeñas de material radiactivo para estudiar el flujo de aire (ventilación) y el flujo sanguíneo en los pulmones. En primer lugar, usted inhala una pequeña cantidad de material radiactivo, mientras que una cámara especial diseñada para detectar sustancias radiactivas registros de movimiento de aire en sus pulmones. A continuación, una pequeña cantidad de material radioactivo que se inyecta en una vena en su brazo. Las imágenes tomadas después de la inyección mostrar si usted tiene un flujo normal o disminuida de la sangre a los pulmones. Esta prueba es menos confiable si usted es un fumador.
  • Espiral (helicoidal) tomografía computarizada (TC).  TC regulares toma rayos X desde diferentes ángulos y luego combina para formar imágenes que muestran en 2-D “rebanadas” de sus estructuras internas. En una espiral o un TAC helicoidal, el escáner gira alrededor de su cuerpo en forma de espiral  (como la banda en un bastón de caramelo) para crear imágenes en 3-D. Este tipo de tomografía computarizada puede detectar anomalías con mucha mayor precisión, y también es mucho más rápido que los escáneres CT convencionales. Para una posible embolia pulmonar, a menudo una inyección intravenosa de material de contraste se da y la tomografía computarizada espiral se hace inmediatamente.
  • Angiografía pulmonar Durante esta prueba, un tubo flexible (catéter) se inserta en una vena grande (por lo general en la ingle) y pasa a través de la aurícula derecha del corazón y el ventrículo y luego en las arterias pulmonares. Un tinte especial se inyecta en el catéter, y los rayos X se toman cuando  el tinte se desplaza a lo largo de las arterias de sus pulmones. La Angiogiografía pulmonar también puede medir la presión en el lado derecho de su corazón. Sería raro tener lecturas normales en presencia de una embolia pulmonar. Esta prueba requiere un alto grado de habilidad para administrar y conlleva riesgos potencialmente graves, por lo que,  por lo general,  se realiza cuando otros exámenes no logran proporcionar un diagnóstico definitivo.
  • D-dímero análisis de sangre. Tener niveles altos de la sustancia que disuelve coágulos dímero D en la sangre puede sugerir una mayor probabilidad de coágulos de sangre a pesar de los niveles de dímero D pueden ser elevados por otros factores, incluyendo una cirugía reciente.
  • Ultrasonido. Una prueba no invasiva conocido como dúplex de la ecografía venosa (a veces llamado dúplex computarizado o ecografía de compresión) de alta frecuencia utiliza ondas sonoras para detectar coágulos de sangre en las venas de sus muslos. En esta prueba, el médico utiliza un dispositivo en forma de tubo llamado transductor para dirigir las ondas sonoras en las venas que se están probando. Estas ondas son luego reflejadas de vuelta al transductor y se tradujo en una imagen en movimiento por un ordenador. Un ecocardiograma del corazón puede estimar la presión sanguínea en el lado derecho del corazón.
  • La resonancia magnética (IRM). Utiliza ondas de radio y un campo magnético poderoso para producir imágenes detalladas de las estructuras internas. Dado que la RM es cara, se suele reservar para las mujeres embarazadas, para reducir al mínimo la exposición de radiación al bebé en desarrollo, y las personas cuyos riñones pueden ser dañados por los medios de contraste usados en la TC y la angiografía pulmonar.

Síntomas

Los síntomas pueden variar mucho, dependiendo de la cantidad de su pulmón que está involucrado, el tamaño del coágulo y su salud en general, sobre todo la presencia o ausencia de enfermedad pulmonar o enfermedad subyacente del corazón.
Signos y síntomas comunes incluyen:
  • Dificultad para respirar. Este síntoma suele aparecer de repente, y se produce tanto si está activo o en reposo.
  • Dolor en el pecho. Usted puede sentir que usted está teniendo un ataque al corazón. El dolor puede empeorar al respirar profundamente, toser, comer, doblarse o encorvarse. El dolor empeora con el esfuerzo, pero no va a desaparecer cuando reposa.
  • Tos. La tos puede producir esputo con sangre o con sangre.
Otros síntomas de alerta:
• Respirar con dificultad
• Inflamación de las piernas, por lo general en sólo una pierna
• Piel fría y húmeda o de color azulado
• La sudoración excesiva
• Latidos cardíacos rápidos o irregulares
• Pulso débil
• Mareo o desmayo
La embolia pulmonar puede ser mortal. Busque atención médica inmediata si experimenta falta de aliento inexplicable, dolor de pecho o una tos que produce esputo con sangre.

Tratamiento

El tratamiento oportuno de la embolia pulmonar es esencial para prevenir complicaciones graves o la muerte.
Los medicamentos para tratar la embolia pulmonar incluyen:
Anticoagulantes. Las drogas heparina y la warfarina (Coumadin) previenen formación de nuevos coágulos. La heparina actúa rápidamente y normalmente se suministra con una aguja. La warfarina (Coumadin) se presenta en forma de píldora y no empieza a surtir efectos hasta pocos días después de la primera dosis. Los riesgos incluyen sangrado y moretones con facilidad.
Lixiviación de coágulos (trombolíticos). Aunque por lo general se disuelven los coágulos  con estos medicamentos, algunos pueden disolver los coágulos rápidamente. Debido a que estos medicamentos que disuelven los coágulos pueden causar sangrado repentino y severo, por lo general se reservan para situaciones que amenazan la vida.
Los procedimientos quirúrgicos y de otra índole
En algunos casos, su médico puede recomendar un procedimiento para el tratamiento de la embolia pulmonar, tales como:
La eliminación de coágulos. Si usted tiene un coágulo muy grande en el pulmón y que está en estado de shock, el médico puede enroscar un tubo delgado y flexible (catéter) a través de los vasos sanguíneos y succionar el coágulo. Puede ser difícil de retirar un coágulo de esta manera, y este procedimiento no siempre tiene éxito.
Filtro de la vena. Un catéter también se puede utilizar para colocar un filtro en la vena principal, llamada vena cava inferior, que va desde las piernas hacia el lado derecho de su corazón. Este filtro atrapa y deja de coágulos de sangre que se desplazan por el torrente sanguíneo hacia los pulmones. La inserción del filtro es típicamente reservado para las personas que no pueden tomar medicamentos anticoagulantes o cuando los fármacos anticoagulantes no funcionan lo suficientemente bien.
Cirugía. Si usted está en estado de shock y los medicamentos trombolíticos no están funcionando lo suficientemente rápido, su médico podría realizar una cirugía de emergencia. Esto ocurre con poca frecuencia, y el objetivo es eliminar la mayor formación de coágulos sanguíneos como sea posible, especialmente si hay un coágulo grande en su pulmonar.

Prevención

La atención hospitalaria implica a menudo la prevención de la TVP. Hay también las precauciones que usted puede tomar.
Medidas preventivas en el hospital
las estrategias de prevención de coágulos en el hospital pueden incluir:
  • La terapia anticoagulante Un anticoagulante, como una inyección de heparina, se le da a cualquier persona en riesgo de coágulos antes y después de una operación, así como a las personas admitidas en el hospital con un ataque al corazón, derrame cerebral, las complicaciones del cáncer o quemaduras. Usted puede tomar warfarina por vía oral durante algunos días antes de la cirugía mayor electiva para reducir su riesgo de coágulos.
  • Medias de compresión graduada. Las medias de compresión cada vez aprieta las piernas, ayudando a las venas y los músculos de las piernas a que la sangre circule de manera  eficiente. Ofrecen una manera segura, sencilla y  evita que la sangre se estanque después de la cirugía general.
  • El uso de compresión neumática. Este tratamiento utiliza los puños hasta el muslo o la pantorrilla alta que automáticamente se inflan con aire cada pocos minutos para masajear y apretar las venas en las piernas y mejorar el flujo sanguíneo.
  • La actividad física. Moverse tan pronto como sea posible después de la cirugía puede ayudar a prevenir la embolia pulmonar y acelerar su recuperación total.
Las medidas preventivas en casa:
Sentado durante mucho tiempo aumentan su riesgo de desarrollar coágulos de sangre en las venas de las piernas. Para ayudar a prevenir un coágulo de sangre que se formen, tome estas precauciones:
Tome un paseo. Camine un poco entre horas del día para evitar la formación de coágulos.
Haga ejercicio mientras está sentado. Flexionar, estirar y rotar los tobillos o presionar sus pies contra el asiento que está delante suyo, practique mover hacia arriba y abajo los dedos de los pies. Y no se siente con las piernas cruzadas durante largos periodos de tiempo.
Use medias de soporte. La presión firme y uniforme de las medias ejercen ayuda a mantener y evitar quela sangre se estanque en las venas profundas.
Administrar una dosis de heparina, si se lo recomienda su médico. Si usted tiene una historia de trombosis venosa profunda o tromboembolismo venoso, hable con su médico antes de un viaje largo. Su médico le puede decir que se inyecte una dosis de acción prolongada de heparina poco antes de viajar. Su médico también le dirá si es necesario repetir la dosis para su viaje de regreso.
Beba líquidos en abundancia. El agua es el mejor líquido para prevenir la deshidratación, que puede contribuir al desarrollo de coágulos de sangre. Evite el alcohol y la cafeína, que contribuyen a la pérdida de líquidos.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Amigdalitis

Amigdalitis

Es la  inflamación de las amígdalas palatinas.
Las amígdalas palatinas son acúmulos de tejido linfoideo que junto con otras estructuras de idéntico tejido conforman el denominado anillo de Wal
Las amígdalas palatinas se localizan en la orofaringe, que es la porción de la faringe que se sitúa inmediatamente detrás de la boca.
Aún cuando no se sabe bien cuál es su función, se cree que junto con el resto de estructuras linfoides, las amígdalas constituyen la primera línea de defensa y de respuesta inmunológica (al contactar y reconocer a una gran cantidad de microorganismos y antígenos) ante los patógenos por vía aérea.

Causas

Muchas infecciones agudas comienzan por una amigdalitis. Entre los virus que pueden producir una faringoamigdalitis están los adenovirus,  rinovirus, coronavirus, enterovirus, virus parainfluenza, los virus de la gripe, virus Herpes simple 1 y 2, citomegalovirus, virus Epstein- Barr (estos dos últimos implicados en la mononucleosis infecciosa), el virus del sarampión, de la rubéola, de la parotiditis, etc. De las producidas por bacterias destaca de forma característica la faringoamigdalitis por Streptococcus pyogenes que afecta a los niños en edad escolar y adolescentes, disminuyendo su frecuencia a partir de los 18- 20 años.  Las faringoamigdalitis producidas por esta bacteria además de ser importantes por su frecuencia lo son por las complicaciones que pueden producir como la fiebre reumática y cuadros de glomerulonefritis. Otras bacterias que pueden producir este cuadro son los estreptococos de los grupos C y G, bacterias anaerobias de la cavidad bucal, Arcanobacterium haemolyticum, Corynebacterium diphtheriae (responsable de la difteria), Neisseria gonorrhoeae.
En la boca y en la faringe siempre hay microorganismos. Así se describen formando parte de la  flora normal de la cavidad bucal bacterias como estreptococos, neiserias, estafilococos, levaduras, etc. Por alteraciones del medio estas bacterias pueden convertirse en patógenos (productores de enfermedad) para el mismo huésped. Una infección vírica puede determinar alteraciones que favorezcan la infección bacteriana secundaria de la amígdala.

Diagnóstico

Como en todas las enfermedades, el diagnóstico debe ser dado por un especialista, para que descarte otros posibles problemas y establezca el tratamiento adecuado para cada persona, tomando en cuenta sus antecedentes de salud y su edad.
El diagnóstico de la amigdalitis es fácil de dar, porque al abrir la boca y explorarla se nota que las amígdalas han crecido y están enrojecidas y en ocasiones se pueden observar también secreción amarillenta o que están cubiertas por una película blancuzca.
Se logran ver bien, cuando el médico presiona la lengua hacia abajo con un palito desechable, llamado “abatelenguas” y con ayuda de una lamparita puede observar el estado de las anginas y determinar el grado de complicación existente.
Si la amigdalitis se presenta con mucha frecuencia o afecta a los demás miembros de la familia, es necesario realizar un examen de laboratorio que consiste en tomar una muestra de la secreción de las anginas, utilizando un palito con algodón en la punta. Este estudio se llama exudado faríngeo y permite detectar el tipo de bacteria o virus que está provocando la enfermedad.
Este procedimiento en ocasiones produce una sensación momentánea de vómito, que se pasa inmediatamente. Con el resultado el médico podrá administrar de forma más efectiva el medicamento y tratamiento a seguir.
Recuerde que nunca debe automedicarse, el riesgo es muy grande porque además de que quizá no esté utilizando el correcto, muchas personas son alérgicas a ciertas sustancias y pueden ocasionarles hasta la muerte.

Síntomas

Los síntomas de la amigdalitis incluyen dolor de garganta (que puede ser experimentado como un dolor a los oídos), dolor / dificultad para tragar, tos, dolor de cabeza, mialgia (dolor muscular), fiebre y escalofríos. La amigdalitis se caracteriza por signos de amígdalas rojas, hinchadas, que pueden tener una capa purulenta exudativa de manchas blancas (es decir, pus). Hinchazón de los ojos, la cara y el cuello pueden ocurrir.
En algunos casos, los síntomas de la amigdalitis pueden confundirse con los síntomas de la mononucleosis infecciosa por VEB, conocido coloquialmente como el mono (EE.UU.) o fiebre glandular (otra parte). Los síntomas comunes de la mononucleosis incluyen fatiga, pérdida del apetito, agrandamiento del bazo, inflamación de los ganglios linfáticos, y un severo dolor de garganta, a veces acompañado de parches exudado de pus.
También es importante entender que los síntomas se experimentan de forma diferente para cada persona. Los casos que son causadas por bacterias son a menudo seguidas de erupciones en la piel y enrojecimiento de la cara. La amigdalitis es causada por un virus desarrollan síntomas que son similares a la gripe, tales como secreción nasal o dolores por todo el cuerpo. A pesar de que la infección no se cura inmediatamente, los síntomas de la amigdalitis tienden a mejorar 2 ó 3 días después de iniciado el tratamiento.
Amigdalitis aguda es causada por bacterias y virus, y se acompaña de síntomas de dolor de oído al tragar, mal aliento, salivación y, junto con dolor de garganta y fiebre. En este caso, la superficie de la amígdala puede ser de color rojo brillante o tener una capa de color blanco grisáceo, mientras que los ganglios linfáticos en el cuello pueden estar inflamados.
La forma más común de la amigdalitis aguda es la faringitis por estreptococo, que puede ser seguido por los síntomas de la erupción de la piel, neumonía y otitis. Esta rama particular de la amigdalitis puede causar daños en las válvulas del corazón y los riñones si no se tratan. Cansancio extremo y malestar general también tienen experiencia con esta condición con la ampliación de los ganglios linfáticos y las adenoides.
Amigdalitis crónica es una infección persistente en las amígdalas. Dado que esta infección es repetitiva, criptas o bolsas se pueden formar en las amígdalas, donde las bacterias pueden almacenar. Con frecuencia, las piedras pequeñas, con mal olor se encuentran dentro de estas criptas que se hacen de grandes cantidades de sulfa. Estas piedras causan un síntoma de una garganta llena o una garganta que tiene algo atrapado en la parte posterior. Un mal aliento que se caracteriza por el olor a huevos podridos (debido a la sulfa) es también un síntoma de esta afección.
Otros síntomas que pueden ser causados por la amigdalitis que normalmente no están asociados a ella son los ronquidos y trastornos del sueño. Estas condiciones se desarrollan como las amígdalas se agrandan y comienzan a obstruir otras áreas de la garganta. La voz de una persona es generalmente afectada por este tipo de enfermedad y cambios en el tono de voz de una persona normalmente tiene. Mientras que una persona sólo puede llegar a ser ronca, es posible que la laringitis a desarrollar si la garganta se usa demasiado, mientras que las amígdalas se hincha o inflaman. Otros síntomas comunes que se pueden experimentar con amigdalitis incluyen vómitos, estreñimiento, una lengua que se siente con pelo o borrosa, dificultad para abrir la boca, dolores de cabeza y una sensación de sequedad en la boca o el algodón.

Tratamiento

Si la causa de la amigdalitis es una bacteria como el estreptococo, se administran antibióticos para curar la infección, los cuales se pueden aplicar una vez como inyección o tomarse por vía oral durante 10 días.
Si se utilizan pastillas antibióticas, se deben tomar durante todo el tiempo prescrito por el médico. NO deje de tomarlas sólo porque la molestia cesó, ya que así es posible que la infección no se cure.
Otros tratamientos abarcan:
• Tome líquidos fríos o chupe paletas de helados
• Tome líquidos, sobre todo suaves y tibios (no calientes)
• Hágase gárgaras con agua tibia con sal
• Chupe pastillas (que contengan benzocaína o ingredientes similares) para          reducir el dolor (éstas no deben usarse con niños pequeños debido al riesgo    de ahogamiento)
• Tome medicamentos que no necesiten receta médica, como paracetamol          (Tylenol) o ibuprofeno para reducir el dolor y la fiebre. NO le administre            ácido acetilsalicílico (aspirina) a un niño, dado que este medicamento ha          sido asociado con el síndrome de Reye.
Algunas personas que presentan infecciones repetitivas pueden necesitar cirugía para extirparles las amígdalas (amigdalectomía).

Prevención

La prevención de las amigdalitis, es similar a la de todas las enfermedades respiratorias y entre las medidas a considerar están:
  • Alimentarse bien consumiendo frutas y verduras sobre todo las que contienen vitamina C, como los cítricos.Abrigarse bien en época de frío, protegiendo la boca y nariz y evitar permanecer con ropa mojada durante largo rato.
  • Alejarse lo más que se pueda de personas que están enfermas o al hacerlo cubrir la boca y nariz con un pañuelo o cubrebocas.
  • Descansar al menos 8 horas diarias para mantener saludable el sistema inmunológico.
  • No fumar o permanecer en lugares en donde otras personas lo hacen.
  • Tomar al menos dos litros de agua potable y limpia diariamente.
  • Mantener limpios los espacios en donde realizamos las actividades diarias, la casa, escuela, oficina y calle.
  • Ante cualquier síntoma acudir al médico y seguir el tratamiento asignado, no suspenderlo, aunque se sienta mejoría, el tratamiento completo garantiza la erradicación total del microorganismo que causa de la enfermedad.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 3.5/5 (4 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: -1 (from 1 vote)

Juanetes

Juanetes

Los JuanetesLos juanetes son agrandamientos anormales de la articulación de la base del dedo gordo del pie. Este agrandamiento se produce al desplazarse el hueso o el tejido de la articulación del dedo, haciendo que éste apunte hacia los demás, creando un bulto en el hueso. Este abultamiento se vuelve muy doloroso, ya que es el dedo gordo el que soporta la mayor parte del peso del cuerpo al caminar o estar de pie.

CAUSAS

Los juanetes, así como los callos,  se forman para proteger una determinada zona dérmica del daño producido por la irritación repetida (roce o estrujamiento).
La presión hace que las células de la zona irritada crezcan más deprisa llegando al supercrecimiento.
En el caso de los juanetes, existe una deformación de la articulación del dedo gordo, que hace que el hueso se deforme  hacia el exterior, al doblarse el dedo sobre los otros, lo que provoca la aparición del callo sobre el mismo, que en este caso denominamos juanete.

SÍNTOMAS

Los más característicos son:
•    Juanete: Pequeño abultamiento, blando y doloroso que nace al lado o sobre la articulación del dedo gordo del pie. Los juanetes miden normalmente de 4 a 10mm de diámetro y tienen un núcleo duro.
•    Callo: Zona áspera y endurecida de la piel que aparece tras la presión repetida o la irritación.
Las zonas más comúnmente afectadas son los pies, las manos y las rodillas.
Los callos en las plantas de los pies son los más problemáticos.
No hay que confundirlos con las verrugas plantares, induraciones dolorosas en la planta del pie con un “ojo” central más obscuro, debidas a un virus.

Cómo descubrirlos

Puede notarse algo de enrojecimiento e hinchazón que viene y se va en la zona de los dedos, además de callosidades y/o ampollas que aparecen al rozar un dedo con otro por la presión.

Quiénes sufren lo sufren

Los juanetes como tal no se heredan, lo que sí se hereda es un tipo específico de pie que es más propenso a sufrir de juanetes. Además, las personas que tienen “pie plano”, enfermedades artríticas o inflamatorias, también pueden sufrir de juanetes con mayor facilidad.

Por otro lado están las personas que practican ciertos deportes o disciplinas como los bailarines de ballet o quienes deban usar zapatos demasiado puntudos o apretados.

Cómo evitarlos

•    En el mercado se consiguen protectores de juanetes, que son simplemente aros delgados que se sitúan alrededor del juanete, acolchándolo y evitando que se roce con el zapato.
•    Si el juanete se presenta muy doloroso, se debe  aplicar hielo tantas veces al día como sea necesario para desinflamar.
•    Terapia de ultrasonido: Es muy efectiva cuando se trata de juanetes con mucho tejido blando asociado.
•    Utiliza zapatos amplios o sandalias cómodas que no aprieten el pie pero que tengan poca altura, pues el exceso de presión en la planta tiende a empeorar el problema.
•    Utilización de medicamentos: Los remedios antiinflamatorios o inyecciones de cortisona pueden aliviar los dolores agudos y la inflamación.
•    Los tratamientos varían dependiendo del tipo de juanete, su localización y la causa específica. Sin embargo, entre más rápido acudas al podólogo, médico especialista en pies, para un pronto diagnóstico, mayores serán las posibilidades de cura, ya que entre más grandes sean los juanetes más complicada será la cirugía, en caso de ser requerida.
•    La cirugía consiste en que se elimina el agrandamiento del hueso y lo retorna a su alineación normal.

Medidas generales

Elimine la causa de la presión si es posible.
•    Deseche el calzado que no le sirva.
•    Utilice plantillas para juanetes o callos para reducir la presión sobre las zonas irritadas.
•    Pele o frote la zona endurecida con piedra pómez para quitar el callo. No lo corte con una cuchilla, deje que sea su médico o su podólogo quien lo haga.
•    Empape la zona en agua templada para ablandarla antes de pelarla.
•    Pídale a su zapatero que le cosa una barra metatarsal sobre el zapato mientras se le cura el juanete.
•    La cirugía mayor del Hallux Valgus se reserva para los casos en que el dedo gordo llega a montarse sobre los demás dedos del pié, o cuando es especialmente doloroso. Es una intervención dolorosa y poco funcional, por lo que debe recurrirse a ella en última instancia.
•    En el caso de las verrugas plantares, para su eliminación puede ser necesaria la inyección de medicamentos en su base.

CURACIÓN

•    Como solución para este problema la ciencia brinda varias alternativas: Sufrir por un juanete no vale la pena, los métodos están al alcance de todos y únicamente si se siguen los pasos reglamentados y supervisados profesionalmente de cerca, se tendrá la oportunidad de caminar sobre pies sanos.
•    Primero se recurre al clásico y antiguo pedicura, que con habilidad y pericia manuales va librando al paciente de esta molesta afección.
•    La fisioterapia hace lo suyo, esta es una terapéutica que va dirigida a disminuir el dolor pero no a corregir la deformidad, para tal fin se utiliza el rayo láser, pero solo son efectivos los de alta potencia. De nada vale hacer 10 sesiones de un equipo ineficaz con el que solo perderá su valioso tiempo; por otra parte son de gran ayuda las manipulaciones articulares, maniobras que tienden a mantener móvil la articulación, evitando la anquilosis.
•     Para el dolor y si es que no le importa la estética, se logra mejorar con antiinflamatorios locales, esto se realiza con parches conteniendo medicación tópica o con infiltraciones aplicadas con agujas mosquito, pequeñas, que son prácticamente indoloras.
•    En etapas tardías, con deformidades importantes del pie, es necesario modificar las estructuras y formas de pisar, para tal fin la ortopedia cuenta con una batería de elementos entre los que se cuentan: plantillas de siliconas, separadores diurnos y nocturnos, zapatos correctivos, olivas, barras, cuñas y un sinfín de correcciones que ilustra perfectamente la forma de modificar los apoyos y roces sobre zonas sensibles.
•    Cuando todo esto no da resultado, se impone la cirugía, que tiende a eliminar el hueso con su saliente y la selección de los casos se hace teniendo en cuenta la significación dolorosa y estética, hay que aceptar que un juanete no es una gran enfermedad, pero si una gran molestia y que en ocasiones convivir con él se torna bastante dificultosa, a su vez, muchas son las consecuencias que se pueden producir de caminar mal por dolor, o sea que solucionarlo, es imprescindible. Las cirugías de hoy ya no son las de antes en la que el paciente sufría cruelmente, se trata de evitar usar clavos o yesos para que la rehabilitación sea rápida e indolora, hoy se opera con anestesias regionales, o sea un pinchazo cercano al tobillo que logra dormir todo el pie, el tiempo de cirugía también varió, hoy es mucho más corto que las intervenciones de antaño y las recuperaciones son más ágiles, el paciente está de nuevo “en carrera” antes del mes, pero se puede trasladar por sus propios medios desde el primer día.
En definitiva, un diagnóstico correcto y un tratamiento adecuado harán la felicidad de los adultos con los horrendos dolores de pie. Un juanete no es una afección grave pero sí molesta y dolorosa y cuando se cura, lo hace bien y sin secuelas, garantizando la participación plena en la vida cotidiana, ya que una articulación sana cumple el rol más importante: caminar!!

POSIBLES COMPLICACIONES

Dolor de espalda, caderas, rodillas o tobillos causado por un cambio en la forma de andar debido a la grave incomodidad.

PRONÓSTICO

Normalmente curable si la causa subyacente puede ser eliminada.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)