Archivo de la etiqueta: sangrado

Hemorragia intracraneal

Hemorragia intracraneal

Una hemorragia cerebral es un tipo de accidente cerebrovascular. Es decir, la rotura de un vaso en el interior del cráneo. Se clasifican en:
• Hemorragias intraparenquimatosas o hematomas cerebrales: por rotura de los vasos que pasan por el interior del encéfalo
• Hemorragia subaracnoidea: sangrado en el espacio subaracnoideo donde normalmente circula líquido cefalorraquídeo (LCR).

Causas

Hay varios factores de riesgo y las causas de las hemorragias cerebrales. Los más comunes incluyen:

  • Trauma en la cabeza. Las lesiones son la causa más común de sangrado en el cerebro de los menores de 50 años.
  • La presión arterial alta. Esta condición crónica puede, durante un largo período de tiempo, debilitar las paredes de los vasos sanguíneos. La presión arterial alta no tratada es una de las principales causas prevenibles de las hemorragias cerebrales.
  • Aneurisma. Se trata de un debilitamiento en la pared de un vaso sanguíneo que se hincha. Se puede romper y sangrar dentro del cerebro, dando lugar a un accidente cerebrovascular.
  • Vasos sanguíneos anormales. Debilidades en los vasos sanguíneos en el cerebro y alrededor puede estar presente en el nacimiento y se diagnostica sólo si se desarrollan síntomas.
  • Angiopatía amiloide. Esta es una anormalidad de las paredes de los vasos sanguíneos que a veces se produce con el envejecimiento. Esto puede causar pequeños sangrados, desapercibidos antes de causar una gran hemorragia.
  • De sangre o trastornos hemorrágicos. La hemofilia y la anemia de células falciformes puede contribuir tanto a niveles bajos de plaquetas en la sangre.
  • La enfermedad hepática. Esta condición se asocia con aumento de la hemorragia en general.

Síntomas

Los síntomas de una hemorragia cerebral pueden variar. Dependen de la localización de la hemorragia, la gravedad de la hemorragia, y la cantidad de tejido afectado. Los síntomas pueden aparecer repentinamente o con el tiempo. Progresivamente, puede empeorar o aparecer de repente.
Si usted presenta alguno de los siguientes síntomas, es posible que tenga una hemorragia cerebral. Esta es una condición que amenaza la vida y usted debe llamar al médico o acudir a una sala de emergencias inmediatamente. Los síntomas incluyen:

  • Un dolor de cabeza intenso y repentino
  • convulsiones sin historia previa de convulsiones
  • debilidad en un brazo o una pierna
  • náuseas o vómitos
  • disminución de la alerta, letargo
  • cambios en la visión
  •  hormigueo o entumecimiento
  • dificultad para hablar o entender el lenguaje
  • dificultad para tragar
  • dificultad para escribir o leer
  •  pérdida de habilidades motoras finas, tales como temblores en las manos
  • pérdida de coordinación.
  • pérdida de equilibrio
  • un sentido anormal del gusto
  • pérdida de consciencia

Tenga en cuenta que muchos de estos síntomas suelen ser causados por otras condiciones distintas a las hemorragias cerebrales.

Diagnóstico

Una vez que vea a un médico, él puede determinar qué parte del cerebro está afectado en función de sus síntomas.
Los médicos pueden realizar una variedad de pruebas de imagen, tales como una tomografía computarizada, que puede revelar una hemorragia interna o la acumulación de sangre, o una resonancia magnética. Un examen neurológico o el examen de la vista, que puede mostrar inflamación del nervio óptico, también se puede realizar. Los análisis de sangre y una punción lumbar (punción raquídea) también pueden ser necesarios.

Tratamiento

El tratamiento de la hemorragia en el cerebro depende de la ubicación, la causa y la magnitud de la hemorragia. La cirugía puede ser necesaria para aliviar la hinchazón y prevenir el sangrado. Ciertos medicamentos también pueden ser prescritos. Estos incluyen analgésicos, corticoides o diuréticos para reducir la hinchazón y los anticonvulsivos para controlar las convulsiones. Productos de sangre o fluidos por vía intravenosa se puede administrar si es necesario.

Prevención

Debido a que la mayoría de las hemorragias cerebrales se asocian con factores de riesgo específicos, se puede minimizar el riesgo de las siguientes maneras:

  • Tratamiento de la presión arterial alta. Los estudios muestran que el 80% de los pacientes con hemorragia cerebral tienen un historial de presión arterial alta. Lo más importante que puede hacer es controlar supresión arterial con dieta, ejercicio y medicamentos.
  • No fume.
  • No use drogas. La cocaína, por ejemplo, puede aumentar el riesgo de sangrado en el cerebro. 
  • Conduzca con cuidado y use el cinturón de seguridad.
  • Si le gusta montar en moto, use siempre casco.
  • Investigar la cirugía correctiva. Si usted sufre de anomalías, tales como aneurismas, la cirugía puede ayudar a prevenir futuras hemorragias. 
  • Tenga cuidado con el medicamento Coumadin. Si usted toma este medicamento, también llamado warfarina, deberá tener un seguimiento regular con su médico para asegurarse de que sus niveles de sangre están en el rango correcto.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

Dengue Hemorrágico

DENGUE HEMORRÁGICO

El dengue hemorrágico es una complicación a veces mortal del dengue que se caracteriza por fiebre alta y tendencia a la hemorragia. Al cabo de unos días de fiebre, el estado del paciente puede deteriorarse súbitamente y llegar a la insuficiencia circulatoria. Puede producirse el fallecimiento entre 12 y 24 horas después, en ausencia de una atención hospitalaria  adecuada.

Causas

Se sabe que cuatro diferentes virus de dengue causan la fiebre del dengue hemorrágico. Esta afección ocurre cuando una persona contrae un tipo de virus de dengue diferente, después de haber sido infectado previamente por otro tipo en algún momento. La inmunidad previa a un tipo de virus del dengue diferente juega un papel importante en esta grave enfermedad.

Síntomas  (potencialmente mortal)

• Fiebre repentina alta, que puede durar de 2 a 7 días
• Sangrado en diferentes partes del cuerpo del cuerpo
• Dificultad en la respiración
• Vómito
• Alteraciones de la presión
• Falta de apetito
• Palidez, sudoración y sueño.
Algunos presentan:
• Salpullido en tronco, brazos y piernas
• Sangrado de encías
• Con frecuencia hay vómito y diarrea
Lamentablemente algunas personas presentan síntomas tan leves que no saben que ya sufrieron Dengue clásico, quedando expuestos al Dengue hemorrágico.

Señales de alarma

  • Dolor abdominal.
  • Vómito persistente.
  • Coma
  • Choque
  • Insuficiencia Ventilatoria
  • Hemorragia
  • Cianosis

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en criterios clínicos de duración de la fiebre, dolores musculares y la presencia de exantema. Para el diagnóstico de dengue hemorrágico se requiere la presencia de sangramiento asociado a trombocitopenia, aumento del hematocrito, presencia de derrame pleural, ascitis y/o shock
En el hemograma destaca leucopenia, linfocitosis y disminución del recuento de plaquetas.
La confirmación se hace mediante pruebas serológicas que detectan anticuerpos IgM e IgG los cuales son positivos luego de la primera semana de iniciados los síntomas. Una IgM positiva o el ascenso en al menos 4 veces de los títulos de IgG confirman el diagnóstico.
Es posible cultivar el virus o identificarlo en la sangre a partir de pruebas de amplificación génica como PCR. La positividad de estos exámenes confirma el diagnóstico de dengue.

Tratamiento

A pesar de que no existe un medicamento específico para tratar esta enfermedad, actualmente sí existe un tratamiento basado en las manifestaciones clínicas que ha demostrado reducir la mortalidad. Las nuevas guías de la OMS establecen tres grupos terapéuticos:
  • Grupo A: Pacientes que pueden ser enviados a su casa porque no tienen alteración hemodinámica, no pertenecen a un grupo de riesgo ni tienen signos de alarma. El manejo se basa en el aumento de la ingesta de líquidos orales se recomienda para prevenir la deshidratación. Para aliviar el dolor y la fiebre es muy importante evitar la aspirina y los fármacos antiinflamatorios no esteroides, ya que estos medicamentos pueden agravar la hemorragia asociada con algunas de estas infecciones, por sus efectos anticoagulantes, en su lugar los pacientes deben tomar paracetamol (acetaminofén) para el manejo de la fiebre y el dolor.
  • Grupo B: Pacientes con signos de alarma y/o que pertenecen a un grupo de riesgo. Dichos pacientes requieren hospitalización por al menos 72 horas para hacer reposición de líquidos endovenosos, monitoreo estricto de signos vitales, gasto urinario y medición de hematocrito.
  • Grupo C: Pacientes con diagnóstico de dengue grave, que requieren manejo en Unidades de Cuidado Intensivo.
La búsqueda de tratamientos específicos para la enfermedad ha llevado a académicos a realizar estudios para reducir la replicación del virus, que está relacionada con la gravedad de las manifestaciones clínicas. Existen varios ensayos clínicos en donde se tiene en cuenta la fisiopatología de la enfermedad, que sugiere que los cuadros clínicos graves tienen el antecedente de exposición al virus, que genera una memoria inmunológica. Esta memoria al tener contacto con el virus en una segunda exposición desencadena una respuesta exagerada del sistema inmunológico. Teniendo en cuenta esta explicación de la fisiopatología, se sugiere que medicamentos modularores de la respuesta inmunitaria como esteroides, cloroquina, ácido micofenólico y la ribavirina inhiben la replicación del virus. Sin embargo, estos estudios no son concluyentes y no se recomienda su uso actualmente.

Prevención

No existe vacuna disponible para prevenir la fiebre del dengue. Use protección personal, como ropa que cubra todo el cuerpo, repelente contra mosquitos que contenga DEET, y, de ser posible, viaje durante períodos de mínima actividad de los mosquitos. Los programas de control de mosquitos también pueden reducir el riesgo de infección.

CÓMO EVITARLO

Promoción de conductas preventivas por parte de la población. Educación sobre el dengue y su prevención.
 Eliminación de criaderos de larvas por el mismo sector público. Debido a la falta de éxito en la adopción de estas conductas, usualmente el sector público termina realizándolas.
 Comunicación de riesgos a través de medios masivos. Es imprescindible aumentar el riesgo percibido, la susceptibilidad percibida y el valor percibido de las medidas precautorias por parte de la población para que esta las adopte.
 Eliminar criaderos, tapa cualquier lugar o recipiente en donde se almacene agua.
 Tirar la basura y cacharros de tu casa y alrededores.
 Utilizar mosquiteros en puertas y ventanas, así como pabellones en camas y cunas.
 Usar insecticidas con asesoría del personal de salud.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Dismenorrea o Dolores menstruales

Dolor menstrual o Dismenorrea

Son aquellos en los cuales una mujer experimenta dolor en la parte baja del abdomen tipo cólico, dolor agudo e intermitente, dolor sordo y persistente o posiblemente dolor de espalda.
El dolor menstrual afecta a muchas mujeres y, para un pequeño número de ellas, la molestia dificulta el desempeño de actividades diarias académicas, hogareñas y laborales normales por algunos días durante cada ciclo menstrual. Este problema es la causa principal para que las mujeres entre sus años de adolescencia y los 30 años de edad pierdan tiempo en el colegio y el trabajo.
Este dolor se puede presentar unos días antes de la menstruación o justo al comienzo del período y, usualmente, desaparece a medida que el sangrado disminuye.
Es normal que durante el ciclo menstrual se presente un dolor moderado, mas no excesivo. El término médico para los períodos excesivamente dolorosos es dismenorrea y en general existen dos tipos:
•    La dismenorrea primaria es el dolor menstrual que se presenta en mujeres que, a excepción de esto, son sanas. Este tipo de dolor no está relacionado con ningún problema específico en el útero u otros órganos pélvicos.
•    La dismenorrea secundaria es el dolor menstrual atribuido a alguna enfermedad subyacente o a una anomalía estructural bien sea dentro o fuera del útero.
Se cree que la actividad de la hormona prostaglandina, producida en el útero, es uno de los factores causales del dolor en la dismenorrea primaria. Esta hormona causa la contracción del útero y los niveles tienden a ser mucho más altos en las mujeres con dolores menstruales intensos que en las mujeres que experimentan un dolor menstrual leve o no lo presentan.
Hable con su médico si usted tiene cualquiera de los siguientes síntomas:
•    Períodos dolorosos que no le comenzaron temprano en su vida
•    Dolor en otras oportunidades distintas a los primeros días de su período
•    Flujo o sangrado vaginal inusual
•    Dolor que no desaparece cuando usted toma medicamento para aliviarlo
SINTOMAS
Síndrome premenstrual (SPM). El SPM incluye síntomas tanto físicos como psicológicos que experimentan muchas chicas y mujeres justo antes de tener el período menstrual, como:
•    acné
•    hinchazón
•    fatiga
•    dolor de espalda
•    senos sensibles y/o doloridos
•    cefalea
•    estreñimiento
•    diarrea
•    antojos alimentarios
•    depresión o decaimiento
•    irritabilidad
•    problemas de concentración
•    dificultad para afrontar el estrés
Aunque se desconoce la causa exacta del SPM, parece obedecer a fluctuaciones en los niveles hormonales y a sus efectos sobre el cerebro. Durante la segunda mitad del ciclo menstrual, la cantidad de progesterona que hay en el cuerpo aumenta. Luego, aproximadamente siete días antes del inicio del período menstrual, los niveles de progesterona y estrógeno disminuyen drásticamente.
El organismo de algunas mujeres parece ser más sensible a estas fluctuaciones hormonales que el de otras.
Los días anteriores a la menstruación el vientre suele inflamarse y producir dolor y los pechos se tornan mucho más sensibles, esto es un proceso natural del cuerpo, pero no por eso menos molesto.
El dolor menstrual se puede presentar como una simple molestia o como dolores agudos, espasmódicos que se manifiestan en la parte baja de la espalda y del abdomen, calambres en las piernas y otros síntomas como mareos, dolores de cabeza, vómitos y pueden durar algunas horas o varios días.
Como aliviar el dolor menstrual
Las mujeres que sufren de este malestar general, del cual aun no se sabe a ciencia cierta cuál es su origen, no pueden eliminarlos por completo. Pero existen algunos métodos sencillos, caseros y totalmente naturales, que pueden aliviar notablemente los síntomas.
En lo que respecta a la alimentación, hay que evitar el consumo de cafeína y dulces y aumentar el consumo de proteínas.
El calor producido por un baño tibio, una bolsa de agua caliente colocada sobre la zona pélvica o una almohadilla o manta eléctrica ayudarán a aliviar el dolor.
Realizar actividad física moderada ayudará a la circulación sanguínea y por ende a  aliviar el malestar menstrual.
Evitar la ropa ajustada y beber infusiones calientes también nos ayudarán durante este proceso.
Tratamientos convencionales
El ginecólogo suele aconsejar tratamientos a base de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios con paracetamol o ibuprofeno. Suelen ser los más efectivos contra el dolor. Eso sí, suelen ser más eficaces cuando se toman con los primeros síntomas.
Pero si las molestias son muy fuertes, el ginecólogo te puede indicar un tratamiento hormonal que de alguna forma regule esa descarga de hormonas. Es decir, la píldora, inhibidora de la función de ovulación, también es muy efectiva en casos severos.
Muchas mujeres al tener un hijo igualmente notan una notable mejoría. Y con la edad de igual forma se van atenuando los dolores premenstruales y menstruales.
Pero en ningún caso es recomendable la automedicación, especialmente, si el dolor es fuerte e incapacitantes.
Remedios caseros
Infusiones de plantas medicinales son muy efectivas, aquí te enseñamos como prepararlas.

Manzanilla. Se utilizan para esta infusión las flores. Coloca 2 cucharaditas de manzanilla en una taza de agua caliente. Deja reposar 5 minutos, cuela y bébela.

Malva. En este caso se utilizan las hojas y se procede de la misma forma que en el caso anterior.

Salvia, caléndula y verbena: Se caracterizan por su reconocida acción reguladora menstrual y favorecen el equilibrio hormonal. Muy recomendables y aconsejadas en los casos de trastornos de la regla, menstruación irregular y problemas en la menopausia.
Artemisa: Además de ser un gran regulador de la menstruación, tiene un efecto depurativo y estimulante.
Aquilea (o milenrama): Reduce la ansiedad y la irritabilidad. También, como aceite esencial contrarresta los dolores convulsivos en el vientre y la hinchazón, así como los dolores lumbares.
Espliego (o lavanda): Tiene una probada acción sedante sobre el sistema nervioso central y estimulante de la menstruación.
Borraja y Primrose (Onagra): Muy rica en ácido gamma-linolénico, y precursor de las prostaglandinas E1 encargadas de la regulación hormonal y la relajación del útero.
Hinojo: Su aceite esencial activa la menstruación y atenúa las posibles flatulencias y dispepsias que aparecen durante el síndrome premenstrual o la menstruación.
Bolsa de pastor: Muy utilizado en ginecología por su poder hemostático (contra hemorragias) en los casos de menstruación abundante.
Si tienes dolor en los senos o los sientes muy sensibles, el aceite de prímula y los suplementos ricos en vitamina E, como el germen de trigo, alivian el dolor de pecho asociado al síndrome premenstrual.
Muchas mujeres han comprobado que la práctica regular de ejercicio físico no sólo hace que disminuyan sus dolores menstruales sino que, pasado un tiempo, en ocasiones llegan a desaparecer por completo.
Si no padeces dolores excesivamente fuertes, a veces basta una taza de leche caliente para aliviar el dolor.
Cuando estés en casa, aplica calor en el abdomen o riñones con una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente y descansa todo lo que puedas.
Algunos aromas pueden tener efectos analgésicos, es lo que se conoce como aroma terapia. Por ejemplo puedes probar a friccionar tu vientre con una mezcla de aceite de semillas de soja a la que añadirás 3 gotas de aceite esencial de basilisco. También viene muy bien darse un baño de unos 15 minutos con agua caliente, pero vierte antes seis gotas de esencia de comino en la bañera.

Consejos a tener en cuenta para combatir el dolor menstrual:

  1. No consumir cafeína.
  2. Una dieta vegetariana es lo más recomendable para suavizar los dolores
  3. Beber mucha agua y orinar con frecuencia.
  4. Evitar las comidas pesadas o muy abundantes.
  5. Tomar una ducha caliente.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Sangrado gastrointestinal

Hemorragia digestiva baja, Hemorragia digestiva alta

Gastrointestinal (GI) el sangrado se refiere a cualquier sangrado que se origina en el tracto gastrointestinal, que se extiende desde la boca hasta el ano.
La cantidad de sangrado puede ir de casi indetectable hasta agudo masivo, y que amenazan la vida.
El sangrado puede provenir de cualquier sitio a lo largo del tracto digestivo, pero a menudo se divide en:
•    Hemorragia digestiva alta: el tubo digestivo alto está localizado entre la boca y la parte superior del intestino delgado.
•   Hemorragia digestiva baja: el tubo digestivo bajo está localizado entre la parte superior del intestino delgado y el ano. El tracto gastrointestinal inferior, incluyendo el intestino delgado y grueso.

Puede variar desde una hemorragia microscópica (la cantidad de sangre es tan pequeña que sólo puede detectarse mediante pruebas de laboratorio) hasta hemorragias masivas (sale sangre pura).
Es importante estar  conscientes de una hemorragia digestiva porque puede ser un indicativo de muchas enfermedades y afecciones significativas. Hemorragias microscópicas prolongadas pueden llevar a la pérdida de hierro, causando anemia. Hemorragia masiva y aguda puede llevar a hipovolemia, choque e incluso la muerte.
La hemorragia digestiva puede ocurrir a cualquier edad desde el nacimiento. El grado y localización sospechosa del sangrado determina qué exámenes se deben llevar a cabo para encontrar la causa. Una vez que el sitio del sangrado se identifica, se tomará medidas médicas disponibles para detener el sangrado.

Las causas más comunes

•    Hemorroides
•    Ulcera duodenal
•    Ulcera gástrica (estomacal)
•    Divertículo sangrante
•    Colitis ulcerosa
•    Enfermedad de Crohn
•    Várices esofágicas
•    Malformaciones arteriovenosas
•    Sangrado o hemorragia nasal
•    Desgarro de Mallory-Weiss (desgarro en el esófago después de vomitar)
•    Esofagitis
•    Disentería (diarrea sanguinolenta e infecciosa)
•    Isquemia intestinal
•    Cáncer de colon
•    Pólipos intestinales
•    Esprúe celíaco
•    Lesión por radiación al intestino
•    Gastropatía hipertensiva portal
•    Cáncer del estómago
•    Vasculitis intestinal
•    Cáncer del intestino delgado
•    Lesión de Dieulafoy
•    Divertículo de Meckel
•    Fístula aorto-entérica
•    Alergia a la leche de vaca
•    Obstrucción intestinal (intestino retorcido)
•    Intususcepción (intestino que se introduce en sí mismo)
•    Fisura anal

Cuidados en el hogar

Existen exámenes de heces caseros para detectar sangre microscópica que se pueden recomendar para personas con anemia o para un examen de cáncer de colon.

Se debe llamar al médico si

La persona debe consultar con el médico si:

•    Presenta heces negras y pegajosas (esto puede ser un signo de sangrado gastrointestinal superior)
•    Presenta sangre en las heces
•    Vomita sangre o un material con aspecto de granos de café molido

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Amenorrea ó Ausencia de menstruación

La menstruación es proceso cíclico que se presenta aproximadamente cada 28 días, durante el cual se elimina moderada cantidad de sangre proveniente del útero o matriz, la cual es producto del desprendimiento de su cubierta (endometrio). Esto se debe a que dicha estructura experimenta cierta privación hormonal que disminuye la irrigación sanguínea y provoca su descamación.

En este contexto, cabe destacar que las estadísticas de las instituciones de salud en  estiman que hasta 52% de las mujeres sufre algún desorden menstrual, siendo uno de los más comunes la amenorrea o ausencia de menstruación.

Dicha alteración está asociada con desequilibrio en la producción de hormonas y suele tratarse mediante terapias hormonales, o bien, cirugía en caso de fibromas uterinos (tumores no cancerosos) o endometriosis (aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica).

Para este tipo de alteraciones la Homeopatía brinda tratamientos integrales, mediante los cuales es posible equilibrar el organismo femenino a nivel hormonal, emocional y mental, ya que los medicamentos trabajan con el sistema de defensas en forma suave y sin generar efectos secundarios.

La ausencia de periodos menstruales en más de tres ciclos puede deberse a anomalías en la ovulación, trastornos de la alimentación, exceso de ejercicio, afecciones en glándula tiroides y obesidad. Ante dicho problema, la Homeopatía ofrece excelente tratamiento.

Causas
El origen de la amenorrea puede ser variado, aunque en la experiencia médica se ha observado que los factores más comunes que se encuentran vinculados a ella incluyen estrés, mala alimentación y trastornos psicológicos. De acuerdo con el especialista, la afección que nos ocupa se clasifica en dos grupos:

* Primaria. Abarca los casos de mujeres que no han tenido su primer periodo menstrual al cumplir los 16 años.
* Secundaria. Es trastorno en el cual los períodos menstruales que en un momento fueron normales, se vuelven cada vez más molestos e irregulares hasta desaparecer.
Gestación. Las mujeres embarazadas no ovulan durante 40 semanas, lo que ocasiona que la menstruación se suspenda durante este periodo.

Alteraciones en la ovulación. En este caso, las estructuras que forman a los óvulos llegan a presentar problemas de maduración, lo que ocasiona que la ovulación no ocurra o sea muy esporádica.

Defectos congénitos. Cuando la menstruación no se presenta en las jóvenes de 16 años de edad, puede sospecharse de alguna anomalía anatómica presente desde el nacimiento.

Trastornos de la alimentación. Quienes presentan anorexia y/o bulimia experimentan ausencia de menstruación debido a que mantienen peso corporal muy bajo y escasa reserva de grasas, las cuales son fundamentales en la producción de hormonas.

Exceso de ejercicio. Afecta a mujeres atletas debido a que los arduos y prolongados entrenamientos reducen los niveles de grasas en su organismo.

Trastorno en la glándula tiroides. Dicha estructura puede tener funcionamiento lento (hipotiroidismo) o acelerado (hipertiroidismo), lo cual ocasiona que se produzcan cantidades insuficientes o elevadas, respectivamente, de hormonas tiroideas. Estas últimas contribuyen a mantener saludables los sistemas cardiovascular y musculoesquelético, así como en respuestas corporales adecuadas en cuanto a producción de calor, consumo de oxígeno y regulación de otros sistemas hormonales. La reducción e incremento en el trabajo de la glándula produce alteraciones menstruales, como amenorrea.

Problemas de salud mental. Incluye padecimientos como depresión, estrés y traumas, que pueden desequilibrar el proceso de ovulación.

Obesidad. Las mujeres con elevada cantidad de sobrepeso también experimentan amenorrea con frecuencia, pues el exceso de adipocitos (células que forman el tejido graso en el organismo) interfiere en la ovulación.

Tratamiento
En los casos de amenorrea, los médicos homeópatas valoran los síntomas, situación personal y problemas físicos y emocionales de las pacientes, “ya que son clave para determinar cómo reacciona el cuerpo femenino ante la alteración, y representan los mecanismos fisiológicos para defenderse y recuperar el estado de salud física y mental de su organismo”, explica el Dr. Morales Peña.

Asimismo, señala que dichos procesos dependen de complejo sistema formado por el cuerpo femenino, que reacciona de una u otra forma, generando síntomas diferentes de acuerdo a múltiples factores. Es precisamente ahí donde la Homeopatía constituye práctica solución, ya que es segura, efectiva y económica, y sus medicamentos estimulan directamente las defensas que el organismo ya ha puesto en marcha.

Considere que los desórdenes menstruales pueden ser síntoma de desequilibrio más generalizado del organismo; por ello, lo más recomendable es consultar a un médico homeópata que le trate a fondo, de modo que su salud se armonice y se fortalezca de forma general.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)