Archivo de la etiqueta: resfriados

SINUSITIS

SINUSITIS

La sinusitis es una enfermedad frecuente que se debe a la infección de uno o más de los senos paranasales (cavidades en los huesos del cráneo). Es común en los meses de invierno, puede durar meses o años si no se trata en forma correcta. La sinusitis puede afectar la nariz, los ojos o el oído medio

Causa

Hay dos tipos de sinusitis:
Sinusitis aguda: causada por infección bacteriana en la mayoría de los casos, y usualmente ocurre como una complicación tardía de una infección viral respiratoria como el resfriado común.
Sinusitis crónica: que puede deberse a una infección bacteriana, pero más frecuente es una enfermedad inflamatoria crónica similar al asma bronquial.
Aunque los resfriados son la causa más común de la sinusitis aguda, las personas con alergias pueden también estar predispuestas al desarrollo de sinusitis. Los problemas inmunológicos o los problemas estructurales también pueden causar infecciones crónicas de los senos paranasales.
La alergia puede causar inflamación crónica del revestimiento de los senos y la nariz. Esta inflamación impide la eliminación frecuente de bacterias de la cavidad de los senos, aumentando las probabilidades de desarrollar sinusitis bacteriana secundaria.
Los problemas inmunológicos son otra causa probable de sinusitis crónica. Los investigadores han encontrado que la capacidad de los niños con sinusitis crónica para responder a las inmunizaciones se correlaciona con su capacidad para combatir las bacterias que causan sinusitis. Más de la mitad de los niños con sinusitis crónica en el estudio tenían anormalidades en su sistema inmunológico.
Sin embargo, los resultados de este estudio pueden no ser concluyentes. Se necesita más investigación antes de que podamos entender la relación entre la sinusitis crónica y las anormalidades en el sistema inmunológico.
Los problemas estructurales en la cavidad nasal pueden ser otra causa de sinusitis recurrente. El estrechamiento de los conductos de drenaje dentro de la nariz o la obstrucción nasal por tumores, pólipos o desviación del septum nasal (pared entre el lado izquierdo y derecho de la nariz) son ejemplos de problemas estructurales. Aunque los medicamentos pueden prevenir frecuentemente la recurrencia de sinusitis, se requiere de cirugía en algunas ocasiones para quitar la obstrucción nasal. Varios pacientes con sinusitis recurrente o crónica tienen más de uno de estos factores que los predisponen a la infección, por lo que el tratar un solo factor no será suficiente.

Síntomas

Los síntomas clásicos de la sinusitis aguda en adultos usualmente se presentan después de un resfriado que no mejora o uno que empeora después de 5 a 7 días de tener los síntomas. Los síntomas abarcan:
•    Mal aliento o pérdida del sentido del olfato
•    Tos que generalmente empeora por la noche
•    Fatiga y sensación de malestar general
•    Fiebre
•    Dolor de cabeza: dolor similar a presión, dolor detrás de los ojos, dolor de muela o sensibilidad facial
•    Congestión y secreción nasal
•    Dolor de garganta y goteo retronasal
Los síntomas de la sinusitis crónica son los mismos de la sinusitis aguda, pero tienden a ser más leves y a durar más de 12 semanas.
Los síntomas de la sinusitis en niños abarcan:
•    Resfriado o enfermedad respiratoria que ha estado mejorando y luego comienza a empeorar
•    Fiebre alta, junto con una secreción nasal oscura, durante al menos 3 días
•    Secreción nasal, con o sin una tos que ha estado presente por más de 10 días y no está mejorando

Diagnóstico

El médico preguntará acerca de los síntomas. Una examinación física podría revelar sensibilidad cuando el  médico dé palmaditas o presione sobre el área de los senos nasales o sobre los dientes en la mandíbula superior. En muchos casos de sinusitis aguda, el médico puede diagnosticar sinusitis con base a los síntomas y el examen físico. Sin embargo, en la sinusitis recurrente y crónica, se podrían realizar otros exámenes.
Estos exámenes podrían incluir:
Transiluminación: Este sencillo procedimiento involucra dirigir una luz brillante (como la de una linterna) sobre la mejilla en una sala oscura. Si la luz no ilumina ciertas áreas del rostro, entonces es probable que se tenga una infección sinusal.
Cultivo Nasal: El médico podría enviar una muestra de  secreción nasal a un laboratorio, donde se puede examinar para detectar la presencia de bacterias. La evaluación precisa de un cultivo nasal por lo general requiere que el cultivo se obtenga durante una endoscopía nasal. Algunos pacientes con sinusitis crónica se podrían beneficiar por un cultivo nasal. Sin embargo, en personas saludables con sinusitis aguda, por lo general no se realiza un cultivo nasal.
Citología Nasal: El  médico podría enviar una muestra de  secreción nasal a un laboratorio para ayudar a determinar otras causas de  sinusitis.
Rayos X de los senos nasales: Los rayos X de los senos nasales son de uso limitado para diagnosticar la presencia de sinusitis dentro de ciertos senos nasales. La infección en otros pares de senos (como los senos etmoides) podría requerir otros tipos de pruebas de imagen.
Tomografía Computarizada: este tipo de estudio de imagen puede ser muy útil para diagnosticar sinusitis, incluyendo en aquellas áreas que no se ven bien mediante rayos X de los senos nasales. Las tomografías computarizadas son particularmente efectivas para diagnosticar sinusitis crónica.
Imagen de Resonancia Magnética (MRI): el  médico ordena comúnmente este procedimiento si se sospecha de un tumor o infección micótica.
Examen de Cloruro en Sudor: es un examen para detectar fibrosis quística en niños que también tienen pólipos y/o infección causada por organismos Pseudomonas.
Exámenes Sanguíneos para Revisar la Función Inmune: el  médico podría solicitarlos si se tiene sinusitis recurrente o crónica.
Función Ciliar: examen especializado que se lleva a cabo si todos los otros exámenes no logran identificar la causa de la sinusitis recurrente, y crónica.
Punción Sinusal: el médico podría elegir enviarlo con un especialista si existe confusión sobre el diagnóstico para que le realice una punción sinusal. Esto involucra el uso de una aguja para retirar un poco de líquido del interior de los senos nasales, para ser analizado e  identificar las bacterias que están infectando y para determinar el tipo más efectivo de antibiótico para el tratamiento. En la mayoría de los casos, la endoscopía nasal con cultivo proporciona la misma cantidad de información con menos incomodidad.
Endoscopía Nasal: este procedimiento usa un tubo delgado y flexible con una luz de fibra óptica en el extremo (endoscopio), éste se inserta dentro de la nariz. El  médico puede inspeccionar la mucosa de la nariz y las aberturas de los senos; también puede tomar muestras o biopsias a través del endoscopio para una examinación en el laboratorio para detectar hongos, tumor, u otra causa poco común de la sinusitis.

Tratamiento

Los antibióticos de elección en la sinusitis, tanto aguda como crónica, son la ampicilina y la amoxicilina; sin embargo, las bacterias productoras de B-lactamasa son un problema constante.
Son alternativas válidas la amoxicilina-clavulámico, el cefaclor, el trimetoprim-sulfametoxazol, la cefuroxima, la eritromicina-sulfizoxazol y clindamicina.
La duración del tratamiento de la sinusitis aguda debe ser de al menos diez-catorce días y la de la sinusitis crónica de tres-cuatro semanas.
Los tratamientos de apoyo para reducir el edema tisular y aliviar la obstrucción de los orificios sinusales comprenden la administración de descongestivos orales y corticosteroides tópicos.
En los pacientes con rinitis alérgica, la combinación de descongestivos y antihistamínicos puede contribuir a reducir las secreciones. En algunos casos, se usan descongestivos nasales tópicos durante dos-tres días, seguidos de esteroides nasales tópicos, ya que los descongestivos tópicos a largo plazo pueden originar rinitis medicamentosa. En algunos pacientes con obstrucción nasal significativa y pólipos nasales, se requiere un breve ciclo de prednisona de siete-diez días.
Se necesita consulta quirúrgica en los casos de sinusitis aguda complicada, sinusitis insensible a la terapéutica médica enérgica y sinusitis crónica recidivante (más de cuatro episodios al año). Las intervenciones quirúrgicas deben ir seguidas de tratamiento médico, que comprende el uso de corticosteroides tópicos para minimizar la reaparición de pólipos nasales. Las intervenciones quirúrgicas comprenden el lavado sinusal, la creación de un orificio ensanchado para proporcionar drenaje efectivo y aireación, y la resección del tejido enfermo.

Prevención

La mejor manera de prevenir la sinusitis es evitando o tratando rápidamente la gripe y los resfriados:
•    Comer mucha fruta y verduras, que son ricas en antioxidantes y otros químicos que pueden reforzar el sistema inmunitario y ayudar al cuerpo a resistir infecciones
•    Vacunarse anualmente contra la influenza
•    Reducir el estrés
•    Lavarse las manos con frecuencia, particularmente después de darle la mano a otros
Algunos consejos adicionales para prevenir la sinusitis:
•    Evitar el humo y los contaminantes
•    Beber bastante líquido para incrementar la humedad en el cuerpo
•    Tomar descongestionantes durante una infección de las vías respiratorias altas
•    Tratar las alergias de manera apropiada y rápida

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 1.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Resfriados

El resfriado común se puede propagar a través de cientos de virus diferentes. El rinovirus puede ser el virus más frecuente que causa el resfriado común. Este virus y otros pueden entrar al cuerpo por la nariz o la boca y puede ser muy contagiosa.

Simplemente tocando, estornudar o toser sobre la de otra persona puede propagar el virus. Permanente empapado en pleno invierno no puede ser la causa del resfriado común, pero como el cuerpo trata de un mayor esfuerzo para mantener el calor, deja el sistema inmunológico debilitado y, por tanto, más susceptibles a los virus.

A menos que el organismo ha detectado la cepa exacta del virus que invade el cuerpo, puede que no haya anticuerpos presentes. El cuerpo puede utilizar gran parte de su energía luchando contra el virus del resfriado, lo que puede dejar a la persona sentirse cansado y débil.

El resfriado común puede ser una de las enfermedades más comunes en el mundo, causando innumerables días de enfermedad y de días escolares perdidos. Los síntomas del virus pueden incluir picazón en la garganta o dolor, estornudos, congestión nasal, ojos llorosos y la nariz que moquea. Otros síntomas, como dolores musculares y fiebre puede indicar que el virus no es un resfriado, pero gripe.

Los niños pueden ser más susceptibles a los virus del resfriado porque los niños pasan mucho tiempo interactuando con otros niños en la escuela. Además, el sistema inmunológico de un niño no está tan desarrollado como el de un adulto, lo que significa que sus sistemas inmunológicos no son tan experimentado y familiarizado con los virus.

Adoptar medidas para prevenir el contagio del virus del resfriado puede ser la mejor forma de evitar los resfriados en conjunto. Lavarse las manos con agua caliente puede ser el acto más importante en la prevención del resfrío. También, mantener mostradores, manijas de puertas y otras superficies de contacto común limpia cuando alrededor de una persona con un resfriado puede ayudar a evitar que los virus se propague.

No hay cura para el resfriado común, pero varios medicamentos de venta libre, tés y remedios de hierbas pueden estar disponibles para ayudar a aliviar algunos de los síntomas. Puede ser útil consultar a un médico para obtener más información en los tratamientos de frío y para prevenir resfriados.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)