Archivo de la etiqueta: proteinas

Glomerulonefritis

Glomerulonefritis

La glomerulonefritis es un tipo de enfermedad renal en la que está dañada la parte de los riñones que ayuda a filtrar los desechos y líquidos de la sangre.

Causas

La glomerulonefritis puede ser causada por problemas en el sistema inmunológico del cuerpo, a menudo, la causa exacta de la glomerulonefritis es desconocida.
El daño a los glomérulos causa sangre y proteínas que se pierde en la orina.
La condición se puede desarrollar de forma rápida y la función renal se pierde en cuestión de semanas o meses (llamada glomerulonefritis rápidamente progresiva).
Una cuarta parte de las personas con glomerulonefritis crónica no tienen antecedentes de enfermedad renal.
Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de esta condición:
• De la sangre o del sistema linfático
• La exposición a disolventes hidrocarbonados
• Antecedentes de cáncer
• Las infecciones tales como infecciones por estreptococos , virus, infecciones del corazón o abscesos
Muchas condiciones causan o aumentan el riesgo de glomerulonefritis, incluyendo:
• Amiloidosis
• Anti-membrana basal glomerular Enfermedad por anticuerpos
• Enfermedades vasculares como vasculitis o poliarteritis
• Glomeruloesclerosis focal y segmentaria
• El síndrome de Goodpasture
• El uso excesivo de analgésicos, especialmente los AINE
• La púrpura de Henoch-Schonlein
• La nefropatía por IgA
• Nefritis lúpica
• La glomerulonefritis membranoproliferativa

Diagnóstico

Dado que los síntomas se pueden desarrollar lentamente, el trastorno se puede descubrir cuando se tiene un resultado anormal de orina durante un examen físico de rutina o para tratar otra enfermedad.
Los signos de la glomerulonefritis pueden incluir:
• Anemia
• Hipertensión
• Los signos de insuficiencia renal
Una biopsia del riñón confirma el diagnóstico.
Posteriormente, los signos de la enfermedad renal crónica pueden ser visto, entre ellos:
• Nervio inflamación (polineuropatía)
• Signos de sobrecarga de líquidos, incluyendo sonidos anormales del corazón l y los pulmonares
• Hinchazón ( edema )
Los exámenes imagenológicos que se pueden realizar son:
• Tomografía computarizada del abdomen
• Ecografía del riñón
• Radiografía de tórax
• Pielografía intravenosa ( PIV )
Un análisis de orina y otras pruebas de orina incluyen:
• Aclaramiento de creatinina
• Examen de la orina bajo un microscopio
• Orina de la proteína total
• Ácido úrico en la orina
• Examen de orina de concentración
• De creatinina en orina
• De proteína en orina
• Ode glóbulos rojos
• La gravedad específica de la orina
• Osmolalidad de la orina
Esta enfermedad también puede causar resultados anormales en los exámenes de sangre:
• Albúmina
• Anti-membrana basal glomerular prueba de anticuerpos
• Anti-anticuerpos frente al citoplasma de neutrófilos (ANCA)
• Anticuerpos anti-nucleares
• BUN y la creatinina
• Complementar los niveles

Síntomas

Los síntomas comunes de la glomerulonefritis son:
• Sangre en la orina (oscura, de color rojizo o marrón de la orina)
• Orina espumosa (debido a un exceso de proteína en la orina)
• La hinchazón (edema) de la cara, ojos, tobillos, pies, piernas o abdomen
Los síntomas también pueden incluir los siguientes:
• El dolor abdominal
• Sangre en el vómito o en las heces
• Tos y falta de aliento
• Diarrea
• Micción excesiva
• Fiebre
• Sensación de malestar general , fatiga y pérdida del apetito
• Dolores en las articulaciones o los músculos
• Hemorragia nasal
Los síntomas de la enfermedad renal crónica se puede desarrollar con el tiempo.
Con insuficiencia renal crónica los síntomas pueden desarrollar gradualmente.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de la enfermedad, el tipo y severidad de los síntomas. La hipertensión arterial puede ser difícil de controlar. Controlar la presión arterial alta es generalmente la parte más importante del tratamiento.
Los medicamentos que pueden recetarse incluyen:
• Medicamentos para la presión arterial para controlar la presión arterial alta, por lo general de conversión angiotensina y bloqueadores de los inhibidores de la enzima del receptor de angiotensina
• Los corticosteroides
• Los medicamentos que suprimen el sistema inmune
Un procedimiento llamado plasmaféresis a veces puede ser utilizado para la glomerulonefritis causada por problemas inmunológicos. La parte líquida de la sangre que contiene anticuerpos se retira y se reemplaza con líquidos intravenosos o plasma donado(que no contiene anticuerpos). La extracción de los anticuerpos puede reducir la inflamación en los tejidos del riñón.
Las personas con esta afección deben ser vigiladas de cerca para detectar signos de insuficiencia renal. La diálisis o un trasplante de riñón pueden llegar a ser necesaria.

Prevención

No hay ninguna manera a prevenir la mayoría de los casos de glomerulonefritis. Algunos casos se pueden prevenir evitando o limitando la exposición a disolventes orgánicos, mercurio y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).
Pero puede necesitar limitar la sal, líquidos, proteínas y otras sustancias.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Preeclampsia o toxemia

Preeclampsia o toxemia

La preeclampsia o toxemia, es una enfermedad propia del embarazo. Se manifiesta por la presencia de hipertensión arterial, retención de líquidos (edemas) y proteína en la orina.
La preeclampsia se presenta en un pequeño porcentaje de embarazos (5 % al 8%). Suele aparecer después de la semana 20 de gestación (aunque en casos menos frecuentes puede aparecer antes).
Su progresión puede ser lenta o bien aparecer bruscamente al final del embarazo.
Dependiendo de las cifras de presión arterial y la pérdida de proteínas en la orina, la preeclampsia puede ser leve, moderada o severa.
La preeclampsia produce disminución de la llegada de alimentos y oxígeno al bebé, impidiendo un crecimiento intrauterino adecuado. Además favorece una disminución en el volumen de líquido amniótico, y en casos extremos puede ser causa de un desprendimiento prematuro de placenta, asociado a numerosos riesgos en la salud del bebé.

Causas

La causa exacta de la preeclampsia no se conoce. Las posibles causan abarcan:

  • Trastornos autoinmunitarios
  • Problemas vasculares
  • Su dieta
  • Sus genes

Los factores de riesgo abarcan:

  • Primer embarazo
  • Embarazos múltiples (gemelos o más)
  • Obesidad
  • Edad mayor a 35 años
  • Antecedentes de diabetes, hipertensión arterial o enfermedad renal

Diagnóstico

Para el diagnóstico de preeclampsia, tanto la hipertensión como la proteinuria deben estar presentes.

  • Presión arterial: Sistólica de 140 mm Hg o más, o diastólica de 90 mm Hg o más después de la semana 20 de gestación en una mujer con presión arterial previamente normal. Incremento de la presión sistólica > 30 mm Hg o incremento de la presión diastólica > 15 mm Hg en una paciente con hipertensión arterial crónica preexistente.
  • Proteinuria: 0,3 g o más de proteínas en orina de 24 horas (normalmente se corresponde con 1+ o más en una prueba de orina con dipstick)

Preeclampsia severa:

  • Presión arterial: Sistólica de 160 mm Hg o más, o diastólica de 110 mm Hg o más en 2 ocasiones separadas como mínimo por 6 horas con la paciente en reposo
  • Proteinuria: 5 g o más de proteínas en orina de 24 horas o 3+ o más en una prueba de orina con dipstick de 2 muestras de orina separadas por al menos 4 horas
  • Otras características: oliguria (menos de 500 Ml de orina en 24 horas), trastornos cerebrales o visuales, edema pulmonar o cianosis, dolor epigástrico o en el cuadrante superior derecho, alteración de la función hepática, trombocitopenia, retardo del crecimiento intrauterino

Síntomas

La preeclampsia puede aparecer de repente, por lo que es muy importante saber reconocer los síntomas. Llame a su doctor inmediatamente si nota hinchazón en la cara o alrededor de los ojos, o si las manos, los pies o los tobillos se le hinchan excesivamente o se le hinchan de repente.

La hinchazón excesiva se produce debido a la retención de líquidos, que además puede provocar un aumento rápido de peso. Por eso comuníquele también al médico si aumenta más de 4 libras (alrededor de 2 kg) en una semana. Sin embargo, tenga presente que no todas las mujeres que presentan hinchazón o rápido aumento de peso tienen preeclampsia.

Si tiene preeclampsia severa puede presentar otros síntomas. Llame a su doctor inmediatamente si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor de cabeza fuerte o persistente
  • Alteraciones de la vista, como visión doble, borrosa, con puntos o destellos de luz; sensibilidad a la luz o pérdida temporal de la visión
  • Molestias fuertes o dolor al palpar la parte superior del abdomen
  • Náuseas o vómitos

Algunos síntomas de la preeclampsia, como hinchazón y aumento de peso, pueden parecer molestias normales del embarazo. Es por eso que podría no saber que tiene preeclampsia hasta que se la detecten en una visita prenatal de rutina. Ésta es una de las razones por las que es tan importante asistir a las visitas prenatales.

Tratamiento

Si el bebé está lo suficientemente desarrollado (por lo regular 37 semanas o después), es posible que el médico necesite sacarlo para que la preeclampsia no empeore. Usted puede recibir diferentes tratamientos para ayudar a inducir el parto o puede ser necesaria una cesárea.

Si el bebé no está totalmente desarrollado y usted tiene preeclampsia leve, la enfermedad con frecuencia puede manejarse en casa hasta que su bebé tenga una buena probabilidad de sobrevivir después del parto. El médico probablemente recomendará lo siguiente:

  • Descansar en cama en la casa, acostándose sobre el lado izquierdo la mayor parte o todo el tiempo
  • Tomar vasos de agua extra al día y consumir menos sal
  • Asistir a controles con el médico con más frecuencia para verificar que usted y su bebé estén evolucionando bien
  • Tomar medicamentos para bajar la presión arterial (en algunos casos)

Inmediatamente llame al médico si aumenta de peso o tiene nuevos síntomas.

En algunos casos, una mujer embarazada con preeclampsia es hospitalizada, de manera que el equipo médico pueda vigilar de cerca al bebé y a la madre.

El tratamiento puede involucrar:

  • Medicamentos administrados por vía intravenosa para controlar la presión arterial, al igual que prevenir convulsiones y otras complicaciones
  • Inyecciones de esteroides (después de 24 semanas) para ayudar a acelerar el desarrollo de los pulmones del bebé

Usted y su médico continuarán hablando sobre el momento más seguro para dar a luz al bebé, considerando:

  • Cuán cerca está usted de la fecha probable de parto. Cuanto más avanzada esté usted en el embarazo antes de dar a luz, mejor será para su bebé.
  • La gravedad. La preeclampsia tiene muchas complicaciones graves que pueden causarle daño a la madre.
  • Qué tan bien esté evolucionando el bebé en el útero.

Es necesario sacar al bebé si usted tiene signos de preeclampsia severa, lo cual incluye:

  • Exámenes (ecografía, perfil biofísico) que muestren que su bebé no está creciendo bien o no está recibiendo suficiente sangre y oxígeno
  • Se confirma que el número inferior de la presión arterial de la madre está por encima de 110 mmHg o es mayor a 100 mmHg de forma constante durante un período de más de 24 horas
  • Pruebas de la función hepática anormales
  • Dolores de cabeza intensos
  • Dolor en el área ventral (abdomen)
  • Eclampsia
  • Líquido en los pulmones de la madre (edema pulmonar)
  • Síndrome HELLP
  • Conteo plaquetario bajo (trombocitopenia)
  • Disminución en la función renal (cantidad baja de orina, gran cantidad de proteína en la orina, aumento en el nivel de creatinina en la sangre)

Prevención

Las principales recomendaciones para prevenir la preeclampsia es llevar una vida saludable donde se cuide especialmente la dieta:

  • Reduzca la sal en la comida
  • Evitar las frituras
  • Descansar lo suficiente
  • Realizar ejercicio moderado
  • Evitar el alcohol y la cafeína
  • Vigilar el peso
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

El ácido úrico “Gota”

El ácido úrico “Gota”

El ácido úrico son sustancias que se forman principalmente en el hígado a partir de los núcleos celulares animales como la carne o el pescado, y que se eliminan a través de la orina. Es una sustancia que circula por la sangre, de absolutamente todas las personas, que aparece como producto de la metabolización, de la degradación de las proteínas.  Por tanto es normal tener ácido úrico.  Las preocupaciones sobrevienen cuando este ácido úrico sobrepasa unos límites, cuando está más elevado de lo normal.

Causas

La gota se origina por un exceso de ácido úrico en el organismo. Este exceso puede deberse a un aumento en su producción, o a una eliminación insuficiente del ácido úrico por el riñón.
Exceso de ingesta de alimentos ricos en purinas que son metabolizadas por el organismo a ácido úrico.
El exceso de ácido úrico puede ocasionar la formación de cristales de ácido úrico en forma de aguja, que si se depositan en las articulaciones ocasionan los ataques de gota.
Alimentos que lo pueden aumentar
  • Vísceras animales, ternera, cordero, embutidos, pescado azul, mariscos, garbanzos, lentejas y leguminosas.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Otro factor importante es el sobrepeso.

Síntomas

Generalmente la parte más afectada es la del dedo gordo del pie, la articulación se hincha, está enrojecida, caliente y es sumamente dolorosa.
Con menos frecuencia afecta al tobillo, otros dedos de los pies o de las manos, la muñeca, la rodilla, el hombro, la cadera o el codo.
Factores de riesgo
  • Es más frecuente en hombres que en mujeres.
  • Obesidad
  • Hipertensión
  • Hiperlipemia (aumento de la grasa de la sangre)
  • Diabetes
Si tienes dolores articulares en especial en el dedo gordo del pie, es muy importante acudas con tu médico para una evaluación de tu estado de salud.
La gota es controlable con una dieta balanceada que debe darte tu médico y medicamentos que disminuirán el dolor.

Síntomas

Desde un punto de vista clínico se manifiesta en forma de artritis úrica aguda (gota aguda) cuya característica más o menos frecuente son los accesos gotosos agudos, consistentes en artritis dolorosas que afectan a una o más articulaciones; y artritis úrica crónica (gota crónica) cuya característica principal es el depósito de los llamados tofos (concreciones de ácido úrico precipitado en el torrente sanguíneo) en los tejidos articulares y periarticulares y deformación de las articulaciones afectadas más o menos.
Síntomas de ácido úrico:
artritis úrica aguda
La llamada gota aguda es típicamente accesional, ya que consiste en accesos gotosos agudos más o menos frecuentes con intervalos libres de bienestar general.
Síntomas premonitorios de un ataque de gota
• Cierto malestar
• Sensación de cansancio
• Molestias digestivas
• Ligera fiebre
• Cierta molestia en la articulación que sufrirá el ataque
Síntomas de ácido úrico: ataque de artritis úrica aguda (gota aguda)
• Aparición brusca
• Afectación de la articulación metatarso falángica del dedo gordo del pie
• Dolor lancinante (violento y agudo)
• Enrojecimiento y tumefacción del dedo
• Fiebre y escalofríos
• Cefalea
• Inapetencia
• La orina suele ser escasa y oscura al inicio y durante el ataque
• La orina se hace más abundante durante la fase de resolución del ataque
• Agitación neuropsíquica
• Duración de pocas horas
• Repetición del ataque a las siguientes noches con parecida sintomatología
Síntomas de ácido úrico: ataque de artritis úrica crónica (gota crónica)
• Los tofos son masas de ácido úrico precipitado de la sangre, que pueden llegar a tener el tamaño de hasta una nuez
• Se forman cerca de las articulaciones (sobre todo de la mano a lo largo de los ligamentos y tendones musculares)
• Al principio son blandos y dolorosos
• Posteriormente se transforman en indoloros y muy duros (llegan a calcificarse)
• Si el tofo es muy grande puede ulcerarse
• Los tofos abiertos al exterior pueden infectarse con facilidad y supurar
• Si la enfermedad avanza la articulación se deforma hasta adquirir grados muy avanzados (dedos retorcidos y encogidos)
• Se puede llegar a rigidez completa de la articulación

Diagnóstico

El diagnóstico, se establece con la historia clínica y la revisión médica, complementada con análisis de sangre en ayunas.
Para realizar adecuadamente este análisis, se sugiere al enfermo que tres días antes, haga una dieta a base de vegetales y con pocos alimentos animales, conservas y embutidos.
Para establecer el diagnóstico definitivo, el médico general, internista o urólogo, examina, bajo un microscopio con lentes polarizados, una muestra del líquido sinovial, que se extrae de la articulación, ya que durante un ataque agudo de gota, los cristales de ácido úrico pueden observarse en el líquido, rodeados de glóbulos blancos.
Las radiografías o rayos X de la articulación, pueden mostrar lostofos gotosos en una artritis cronificada.
Es muy importante establecer un buen diagnóstico, ya que otras enfermedades pueden ocasionar síntomas similares, entre ellas están: la seudogota, que presenta ataques menos intensos y los cristales están compuestos de pirofosfato de calcio dihidratado.

Tratamiento

Para el tratamiento, que tiene como finalidad disminuir el dolor, mejorar las lesiones y evitar nuevos eventos, generalmente se recomienda la colchicina para contrarrestar un ataque agudo de gota. Este medicamento, se inyecta en la vena o se toma oralmente cada tres o cuatro horas, durante uno o dos días. Sin embargo, tiene efectos secundarios como diarrea o molestias intestinales, por lo que su administración debe estar muy vigilada por el médico.
Otra alternativa, son ciertos fármacos antiinflamatorios no esteroides, pero también tienen efectos desfavorables como la insuficiencia de la médula ósea y los sangrados.
En la mayoría de los pacientes se pueden prevenir los ataques agudos mediante dosis diarias de un agente uricosúrico, como la sulfinpirazona, para estimular la capacidad de eliminación de ácido úrico del organismo. Si estos fármacos no sufren efecto, el médico puede recetar una dosis baja de colchicina tomada diariamente, bajo estricta supervisión por si surgieran efectos secundarios.
Durante las crisis debe guardarse reposo y calor local en la articulación afectada y para prevenirlos se pueden utilizar medicamentos que aumentan la eliminación del ácido úrico por la orina, como el probenecid o si el médico lo cree necesario puede administrar medicamentos que inhiben la producción de ácido úrico como el allopurinol.
Es muy importante mantener y cuidar el peso, ya que la obesidad aumenta las crisis y complica el procedimiento. Los ejercicios moderados son muy recomendados, ya que mejoran la circulación sanguínea, contribuyen para el control de la presión arterial y peso.
También hay que evitar la fatiga intelectual y física, descansando lo más que se pueda y evitando las desveladas.
En caso de fiebre o dolor de cabeza, se debe evitar los medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico, como la aspirina, prefiriendo el paracetamol.

Prevención

La prevención y el control de estos problemas se consigue siguiendo una dieta hipouricémica:
Alimentos que se deben limitar al máximo:
1. Vísceras animales, ternera, cordero, carne de caza, embutidos, pescado azul, marisco, garbanzos, lentejas y guisantes.
2.    Bebidas alcohólicas.
Alimentos recomendables o de consumo preferente:
1.Verduras y frutas en general, arroz, pastas, pan, patatas, lácteos y derivados, carnes blancas, pollo o pavo y pescado blanco.
Puntos Clave
  • Limitar la ingesta de alimentos ricos en proteínas (legumbres, carnes rojas, marisco, pescado azul, vísceras).
  • Aumentar el consumo de aguas bicarbonatadas para alcalinizar la orina.
  • Limitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Mantener el peso ideal.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Cirrosis hepática

Cirrosis hepática

cirrosis hepáticaLa cirrosis hepática es una condición ocasionada por ciertas enfermedades crónicas del hígado que provocan la formación de tejido cicatrizal y daño permanente al hígado. El tejido cicatrizal que se forma en la cirrosis hepática daña la estructura del hígado, bloqueando el flujo de sangre a través del órgano. La pérdida del tejido hepático normal disminuye la capacidad que tiene el hígado de procesar nutrientes, hormonas, fármacos y toxinas. También disminuye la capacidad del hígado para producir proteínas y otras sustancias.

Causas

Entre las principales están:
•    Virus de hepatitis B, hepatitis C, y hepatitis D.
•    Consumo excesivo de alcohol.
•    Hígado graso no alcohólico (también llamada esteatohepatitis no alcohólica): Condición frecuente en la población general, asociada a diabetes y obesidad.
•    Enfermedades autoinmunes: Hepatitis autoinmune y cirrosis biliar primaria.
•    Enfermedades hereditarias o congénitas como:

  1. Hemocromatosis, en la cual se acumula hierro dentro del hígado dañado el tejido.
  2. La enfermedad de Wilson, la cual es causada por una alteración en el transporte del cobre, acumulándose en el hígado y en otros tejidos.

•    Obstrucción prolongada del conducto biliar, como la colangitis esclerosante.
•    Ausencia de proteínas específicas o enzimas para metabolizar diferentes substancias en el hígado, como la deficiencia de alfa 1-antitripsina.
•    Ciertas enfermedades del corazón (insuficiencia cardiaca).
•    Reacción severa a drogas o medicamentos.
•    Exposición prolongada a agentes tóxicos en el medio ambiente.

Diagnóstico

Con frecuencia el médico puede diagnosticar cirrosis por los síntomas que presenta la persona y por pruebas de laboratorio.
Examen físico. Mediante un examen físico el médico puede notar un cambio en el tacto y tamaño del hígado. Su médico golpeará levemente su abdomen en el área que se encuentra sobre el hígado (percusión).  El sonido resultante puede indicar un cambio en el tamaño y posición del hígado. También revisará el estado de salud de su hígado ejerciendo presión en el área circundante. Un hígado normal no se encuentra encogido ni agrandado, y tampoco se encuentra sensible al tacto.
Encogimiento del hígado. La hepatitis crónica puede degenerar en cirrosis o, posiblemente, cáncer del hígado. En los pacientes con cirrosis el hígado comienza a encogerse y se endurece. También ocurre cicatrización del hígado. Este cambio en la estructura del hígado puede resultar en el deterioro permanente de las funciones del hígado.

Síntomas

Primeros síntomas. Las personas que tienen cirrosis con frecuencia tienen pocos síntomas al comienzo de la enfermedad. Los dos problemas principales que eventualmente ocasionan síntomas son pérdida del funcionamiento de las células hepáticas y distorsión del hígado causado por la cicatrización. La persona puede experimentar:
•    fatiga
•    debilidad y agotamiento
•    falta de apetito
•    náuseas
•    pérdida de peso
Síntomas avanzados.
•    Edema y ascites. Según disminuye la función hepática, menos proteína es producida por el órgano. Por ejemplo, se produce menos albúmina, lo que resulta en acumulación de agua en las piernas (edema) o en el abdomen (ascites).
•    Sangrado y/o formación de hematomas. Una disminución en las proteínas necesarias para la coagulación sanguínea ocasiona facilidad de sangrado y/o fácil formación de hematomas.
•    Ictericia. La ictericia se caracteriza por la coloración amarillenta de la piel debido a la acumulación del pigmento de la bilis que pasa del hígado a los intestinos.
•    Picor intenso. Algunas personas con cirrosis experimentan picor intenso debido a productos de la bilis que son depositados en la piel.
•    Piedras en la vesícula. Frecuentemente se forman piedras en la vesícula debido a que no llega suficiente bilis a la vesícula.
•    Encefalopatía. El hígado de las personas con cirrosis presenta dificultad para remover las toxinas, las cuales se acumulan en la sangre. Estas toxinas pueden ocasionar confusión mental, y degenerar en cambios de personalidad y hasta coma. Los primeros signos de acumulación de toxinas en el cerebro pueden incluir descuido en la apariencia personal, dificultad para concentrarse, cambios en los hábitos de sueño, pérdida de memoria e insensibilidad.
•    Lentitud para metabolizar medicamentos/fármacos. Usualmente los medicamentos/fármacos son metabolizados/filtrados por el hígado.  En la cirrosis este proceso se vuelve más lento. Los medicamentos/fármacos se acumulan en el cuerpo por causa de la inhabilidad del hígado de metabolizar los mismos con la debida rapidez. Con frecuencia, las personas con cirrosis son muy sensitivas a los medicamentos y sus efectos secundarios.
•    Hipertensión portal y/o várices. Uno de los problemas más serios que presentan las personas con cirrosis es presión en los vasos sanguíneos que fluyen a través del hígado. Normalmente, la sangre de los intestinos y el bazo es bombeada hacia el hígado a través de la vena portal.  Sin embargo, en la cirrosis el flujo normal de la sangre se disminuye, causando presión en la vena portal.  Esto produce un bloqueo en el flujo normal de la sangre, lo que ocasiona que el bazo se agrande. La sangre que sale de los intestinos trata de buscar salida a través de la formación de nuevos vasos sanguíneos. Algunos de estos vasos sanguíneos se agrandan (várices). Las várices pueden formarse en el estómago y en el esófago (tubo que conecta la boca con el estómago). Las várices tiene paredes muy frágiles y tienen una presión muy alta. Existe gran riesgo de que se rompan y que ocasionen un problema serio de sangrado en la parte superior del estómago o el esófago. Si esto ocurre, la vida de la persona corre peligro y hay que tomar acción rápida para detener el sangrado.

Tratamiento

El tratamiento para la cirrosis depende del tipo de cirrosis que padezca la persona, el tiempo que haya durado la enfermedad y el daño permanente que haya sufrido el hígado. Algunas veces el daño que sufren el hígado se puede corregir si se encuentra la causa específica de la cirrosis y se da el tratamiento adecuado.
•    En el caso de la cirrosis hepatológica, la abstención total y una dieta balanceada son partes importantes del tratamiento.
•    En el caso de la cirrosis secundaria a hepatitis viral, se usan medicamentos para aumentar la respuesta del sistema de inmunidad contra el virus, como el interferón.
•    En casos de cirrosis causada por hepatitis autoinmune, los corticosteroides solos o combinados con la azatioprina pueden ser un tratamiento efectivo.
•    En los pacientes cirróticos con ictericia, el tratamiento suplementario con vitaminas liposolubles pueden ayudarlos.
•    En el caso de la enfermedad de Wilson, se eliminan las cantidades excesivas de cobre en el organismo por medio de medicamentos.
•    En la hemocromatosis, se elimina el exceso de hierro por medio de flebotomías (extracción de sangre).
•    Muchos tipos de cirrosis requieren un trasplante de hígado cuando la insuficiencia hepática está avanzada.

Prevención

Las cosas más importantes que puede hacer una persona para prevenir la cirrosis son:
•    Evitar el consumo de alcohol.
•    Moderar el consumo de sal de mesa (cloruro de sodio)
•    Consultar a un médico por si existe una enfermedad hepática crónica silente que pueda llegar a producir cirrosis.
•    Si un paciente sabe que tiene alguna enfermedad hepática, debe consultar periódicamente con su médico por si es una enfermedad tratable, cuya progresión se pueda evitar (enfermedad alcohólica o hepatitis B o C, por ejemplo).
•    Evitar el consumo de medicamentos o sustancias toxicas para el hígado
•    No tener prácticas sexuales de riesgo
•    No compartir agujas o jeringas con otras personas
•    Vacunación en el caso de la hepatitis B, por ejemplo.

La mejor manera de prevenir la cirrosis es atenerse a los límites de alcohol recomendados:
•    Hombres: Hasta 21 unidades de alcohol por semana
•    Mujeres: Hasta 14 unidades de alcohol por semana
•    Mujeres embarazadas: No deben beber alcohol

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Informate de como manejar el colesterol!

El colesterol es una sustancia cerosa que se produce en el hígado, pero también se puede encontrar en muchos alimentos tales como huevos, productos lácteos y otros. El cuerpo necesita colesterol para digerir los alimentos grasos, pero sólo una cantidad muy pequeña es necesaria. Tener demasiado colesterol en el cuerpo puede resultar en daños al corazón y otros problemas de salud negativos.

Hay dos tipos de colesterol, lipoproteínas de baja densidad (LDL) y lipoproteínas de alta densidad (HDL). LDL se conoce como colesterol malo “, mientras que HDL puede ser denominado colesterol bueno ‘. HDL puede ayudar a reducir la cantidad de LDL en la sangre, que puede causar acumulaciones en las paredes arteriales. Cuanto más alto sea el nivel de HDL, mejor, como HDL puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiaca. Gestión de los niveles de colesterol puede convertirse en una parte importante de la vida para muchas personas con el colesterol alto.
Una dieta saludable puede ser un medio eficaz para la gestión de colesterol en el cuerpo. Los alimentos grasos como la mantequilla, la carne más comida chatarra y grasas puede aumentar el colesterol. Evitar estos alimentos como sea posible tanto como puede ser un paso en la lucha contra el colesterol alto.

Algunos alimentos, como la avena, las nueces, omega pescado rico como el salmón y el salvado de avena, puede ayudar a reducir el colesterol. La dieta puede ser un contribuidor importante al colesterol alto, así que hacer serios cambios en la dieta puede ayudar a reducir los riesgos asociados con el colesterol alto. Sin embargo, una dieta sana puede no ser la única cura para las personas en situación de riesgo de enfermedad cardiaca. Algunas personas todavía pueden requerir el uso de medicamentos para bajar su colesterol.

El ejercicio y mantenerse activo puede ser una parte importante de reducir el colesterol malo. Salir a caminar, nadar o permanecer activo por otros medios puede ayudar a arrojar algo de libras y disminuir el riesgo de enfermedad cardiaca. También, tomar un multi-vitamínico para compensar cualquier carencia nutricional en la dieta puede ayudar a disminuir el riesgo de ciertos problemas de salud.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)