Tag Archives: prostatitis

Prostatitis

ProstatitisProstatitis

La prostatitis es la inflamación de la próstata, una glándula del tamaño de una nuez ubicada directamente debajo de la vejiga de los hombres. La glándula prostática produce un fluido (semen) que nutre y transporta los espermatozoides. La prostatitis afecta a los hombres de todas las edades, pero tiende a ser más común en los hombres de 50 años de edad o menos. Dependiendo de la causa, la prostatitis puede aparecer gradual o repentinamente. Puede mejorar rápidamente, ya sea por sí sola o con tratamiento. Algunos tipos de prostatitis duran meses o se vuelven recurrentes (prostatitis crónica).

Causas

La prostatitis puede ser causada por diferentes motivos. Si es causada por una infección bacteriana, por lo general se puede tratar con antibióticos. Sin embargo, a veces la prostatitis no es causada por una infección bacteriana ni por una causa exacta.
La prostatitis bacteriana aguda es a menudo causada por cepas comunes de bacterias. La infección puede comenzar cuando las bacterias transportadas en la orina se conducen a la próstata. Si las bacterias no se eliminan con antibióticos, la infección puede recurrir. Esto se le llama prostatitis bacteriana crónica.

La infección bacteriana no es la única causa de la prostatitis. Otras causas pueden ser:
• Trastornos del sistema inmunológico
• Trastornos del sistema nervioso
• Lesión en el área de la próstata, en muchos casos de prostatitis, sin embargo, la causa nunca se identifica.

Síntomas

Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa. Pueden incluir:
• Dolor o sensación de ardor al orinar (disuria)
• Dificultad para orinar, como goteo o micción vacilante
• Micción frecuente, especialmente por la noche (nicturia)
• Necesidad urgente de orinar
• Dolor en el abdomen, ingle o espalda baja
• Dolor en área entre el escroto y el recto (perineo)
• Dolor o malestar del pene o los testículos
• Orgasmos dolorosos (eyaculaciones)
• Síntomas gripales (con prostatitis bacteriana)

Si experimenta dolor pélvico, micción difícil o dolorosa, u orgasmos dolorosos (eyaculaciones), se debe consultar al médico. Si no se tratan, algunos tipos de prostatitis pueden causar infección u otros problemas de salud.

Diagnóstico

El diagnóstico de la prostatitis implica descartar otras afecciones que pueden ser la causa de los síntomas y determinar qué tipo de prostatitis tiene. El médico determinará su diagnóstico en base a su historia clínica y sus síntomas. También realizará un examen físico, que probablemente incluirá un examen rectal digital (DRE).

Las pruebas iniciales pueden incluir los siguientes:

  • Cultivo de sangre. Se puede ordenar este examen si hay signos de infección en la sangre.
  • Los análisis de orina. Se puede realizar muestras de orina para detectar signos de infección. En algunos casos, el médico puede tomar una serie de muestras antes, durante y después del masaje en la próstata con un dedo enguantado y lubricado.
  • Pruebas de la vejiga (pruebas urodinámicas.) El médico puede ordenar una o más de estas pruebas, que se utilizan para comprobar qué tan bien puede vaciar su vejiga, para detectar qué está afectando su capacidad para orinar.

Con base en los síntomas y resultados de las pruebas, el médico puede concluir su diagnóstico y confirmar qué tipo de prostatitis tiene, siendo:

  • Prostatitis bacteriana aguda. Este tipo de prostatitis es a menudo causada por cepas comunes de bacterias. Por lo general, comienza repentinamente y causa síntomas parecidos a la gripe, como fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos.
  • Prostatitis bacteriana crónica. Se produce cuando las bacterias no son eliminadas por los antibióticos y da lugar a infecciones recurrentes o difíciles de tratar. Entre los combates de la prostatitis bacteriana crónica, puede que no tenga síntomas o puede tener sólo síntomas leves.
  • Prostatitis crónica bacteria. También llamado síndrome de dolor pélvico crónico, esto no es causada por bacterias. A menudo la causa exacta no se puede identificar. La mayoría de los casos de prostatitis entran en esta categoría. Para algunos hombres, los síntomas permanecen casi iguales en el tiempo. Para otros, los síntomas pasan por ciclos de ser más y menos graves.
  • Prostatitis inflamatoria asintomática. Este tipo de prostatitis no causa síntomas y por lo general sólo se encuentra por casualidad cuando se está en fase de pruebas para otras condiciones. No requiere tratamiento.

Tratamiento

Los tratamientos para la prostatitis varían dependiendo de la causa subyacente. Estos pueden incluir:

  • Antibióticos. Este es el tratamiento más prescrito para la prostatitis. El médico basará la elección de la medicación en el tipo de bacteria que puede estar causando la infección. Si tiene síntomas graves, puede ser necesario antibióticos por vía intravenosa (IV). Es probable que necesite tomar antibióticos por vía oral durante cuatro a seis semanas, pero puede necesitar un tratamiento más prolongado para la prostatitis crónica o recurrente.
  • Los bloqueadores alfa. Estos medicamentos ayudan a relajar el cuello de la vejiga y las fibras musculares de la próstata donde se une la vejiga. Este tratamiento puede disminuir los síntomas, tales como dolor al orinar.
  • Los agentes anti-inflamatorios. Antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden hacer que se sienta más cómodo y relajado.
  • Masaje prostático Tiene que ser efectuado, usando un dedo enguantado y lubricado; un procedimiento similar al de un examen rectal digital. Se puede proporcionar algún alivio de los síntomas, pero los médicos no están de acuerdo acerca de lo efectivo que podría ser.
  • Otros tratamientos. Se está estudiando otros tratamientos posibles para la prostatitis. Estos tratamientos incluyen la terapia de calor con un dispositivo de microondas y las drogas sobre la base de ciertos extractos de plantas.

Prevención

A los primeros síntomas se debe visitar al médico o especialista, hacerse los exámenes de rigor y someterse sin titubear a las recetas e indicaciones médicas, si tiene dudas, puede visitar dos o más médicos, pero jamás debe auto recetarse y tomar antibióticos sin prescripción o porque “simplemente a un amigo le dio lo mismo y te tomas lo que el médico le recetó para su mal.”

Quizás no exista una cura eficaz para la prostatitis, pero sí hay un modo de evitar el contraer prostatitis. Existe una operación, llamada Prostatectomía, pero se hace en caso extremo, pero si se quiere reducir los riesgos sin deshacerse de la glándula productora de espermas, puede probar con las siguientes estrategias:

  1. Tome jugo de arándanos y consuma pipas o semillas de calabaza. Según el médico y científico Franklin Lowe, el jugo de esta fruta previene que las bacterias se peguen a los tejidos del tracto urinario, debido a los fitoquímicos encontrados en su pulpa o carne. A su vez evita también que se adhieran en la próstata. Igualmente las semillas de la calabaza o auyama son recomendadas para evitar posibles enfermedades prostáticas.
  2. Orine cada vez que pueda y no se limite. Cuando vaya al baño a expeler orina, relájese, eso hará que los músculos del esfínter se relajen igualmente y podrán hacer su trabajo correctamente. la falta de relajación en la hora orinar puede impedir que drene por completo la orina que hay en la uretra y en consecuencia, causar que se filtre hacia la próstata, donde podría dejar bacterias y otros desperdicios.
  3. Use Condón. Cuando tenga relaciones sexuales utilice condones o preservativos, acuérdese que por mucho que su pareja se haga lavados anales y luzca limpio, siempre corre el riesgo de infecciones.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Enfermedades de transmisión sexual o venéreas

Enfermedades de transmisión sexual o venéreas

Enfermedades de transmisión sexual

El Chancroide

El chancroide es una infección bacteriana causada por un organismo llamado Haemophilus ducreyi. Los hombres no circuncidados tienen un riesgo 3 veces mayor de contraer el chancroide de una pareja infectada. Por otra parte, el chancroide es un factor de riesgo para contraer el virus del VIH.

Síntomas:

En un período de 1 día a 2 semanas después de contraer el chancroide, una persona desarrollará una protuberancia pequeña en los genitales, la cual se convierte en una úlcera al día siguiente de su aparición.
Aproximadamente la mitad de los hombres afectados presenta una sola úlcera, mientras que las mujeres afectadas presentan con frecuencia cuatro o más úlceras, las cuales aparecen en partes específicas.

Tratamiento:

La infección se trata con antibióticos entre los que se cuentan: azitromocina, ceftriaxona, ciprofloxacina y eritromicina. Las inflamaciones grandes de los ganglios linfáticos requieren drenaje, ya sea con aguja o con cirugía local.

Gonorrea

La gonorrea es una de las enfermedades infecciosas bacterianas más comunes y es más frecuentemente transmitida durante las relaciones sexuales, incluidos tanto el sexo oral como el anal.
El agente causal puede infectar: la garganta y producir dolor de garganta severo (faringitis gonocócica); la vagina y desencadenar irritación con secreción (vaginitis); el ano y el recto en donde se origina una proctitis. Además, los organismos pueden diseminarse por el tracto reproductor femenino, a través del cuello uterino y el útero, hacia las trompas de Falopio, que son los conductos que transportan el óvulo desde los ovarios hasta el útero.
La gonorrea se transmite casi siempre a través de las relaciones sexuales, ya sea por vía oral, anal o vaginal. La mujer es mucho más susceptible de contraer gonorrea del hombre, que el hombre de la mujer. La gonorrea también puede ser pasada a un ojo con la mano o con otra parte del cuerpo humedecida con líquidos infectados. Si una mujer embarazada tiene gonorrea, puede pasar el germen a los ojos de su bebé durante el parto, lo cual puede causar una infección de ojos seria.

Síntomas

Los síntomas aparecen entre los 2 y 21 días después de haber adquirido la enfermedad. El síntoma más frecuente es una secreción uretral mucosa blanquecina o clara o purulenta (gruesa, amarillenta), ubicada en la punta del pene. Otros síntomas son dolor al orinar, sensación de quemazón en la uretra, dolor o inflamación de los testículos.
En el varón este germen provoca uretritis y prostatitis.
En las mujeres, la infección suele cursar de forma asintomática. Sin embargo, pueden presentarse signos y síntomas tales como una secreción vaginal, aumento de ganas de orinar y molestias urinarias (disuria). La expansión del germen hacia las trompas de Falopio puede producir dolor en la zona baja del abdomen, encogimiento, fiebre, náusea y los síntomas generalizados de cuando se tiene una infección bacteriana.
También produce enfermedades como vaginitis y cervicitis, pero también endometritis, salpingitis y enfermedad inflamatoria pélvica aguda. Caracterizada por enrojecimientos en el área genital

Tratamiento

Hay dos objetivos en el tratamiento de una enfermedad de transmisión sexual, especialmente una tan fácilmente diseminada como la gonorrea. El primero es curar la infección en el paciente y el segundo localizar y examinar a todas las otras personas con las cuales el paciente tuvo contacto sexual y tratarlas para prevenir la diseminación mayor de la enfermedad.
La penicilina solía administrárseles  a pacientes con gonorrea, pero ya no se usa con tanta frecuencia, dado que algunos tipos de las bacterias de la gonorrea ya no responden a este fármaco, lo que se denomina resistencia al antibiótico. La resistencia al antibiótico es una gran amenaza a la salud pública, en la cual no se pueden destruir las bacterias con los medicamentos antibióticos corrientes.
Los antibióticos llamados cefalosporinas, incluyendo Ceftriaxona (Rocephin), se recomiendan para personas con gonorrea. Igualmente, un medicamento llamado Azitromicina (Zithromax) se puede administrar a personas con infecciones no complicadas.
Es importante realizar una visita de seguimiento a los 7 días después del tratamiento, especialmente para las mujeres que pueden no tener síntomas asociados con la infección.

Granuloma inguinal

Síntomas:

Los síntomas pueden ocurrir entre 1 a 12 semanas después de estar en contacto con la bacteria que causa la enfermedad.
•    Aproximadamente la mitad de los hombres y mujeres infectados tienen lesiones en el área anal.
•    Aparecen protuberancias carnosas, rojas y pequeñas en los genitales o en el área perianal.
•    La piel gradualmente se desgasta y las protuberancias se convierten en nódulos levantados, aterciopelados, carnosos y rojos, llamados tejido de granulación. Generalmente son indoloros, pero que sangran con facilidad si se lesionan.
•    La enfermedad se disemina lentamente y destruye el tejido genital.
•    El daño tisular se puede extender al área donde las piernas se unen al tronco.
•    Los genitales y la piel circundante presentan una decoloración.
En sus etapas iniciales, puede ser difícil diferenciar el granuloma inguinal del chancroide.

Tratamiento:

Los antibióticos se utilizan para tratar el granuloma inguinal y la curación completa requiere de un tratamiento bastante largo. La mayoría de los esquemas de tratamiento duran tres semanas o hasta que las lesiones hayan sanado por completo.
Es esencial una evaluación de seguimiento debido a que la enfermedad puede reaparecer después de una curación aparentemente exitosa.

Linfogranuloma venéreo

LGV es una enfermedad transmitida sexualmente, causada por un tipo específico de las bacterias llamadas Chlamydia. Afecta generalmente las glándulas de la linfa en el área genital.

Síntomas

El primer síntoma puede ser una espinilla o una lesión pequeña, sin dolor que ocurre en el pene o la vagina. Es a menudo inadvertido. La infección entonces se esparce a los nodos de linfa en el área de la ingle y de allí al tejido fino circundante. Las complicaciones pueden incluir las glándulas inflamadas e hinchadas de la linfa que pueden drenar y sangrar.
El tratamiento de elección para eliminar a la Chlamydia trachomatis es con antibióticos, particularmente las tetraciclinas, macrólidos, las nuevas quinolonas y la Azitromicina.

Tratamiento

En esta enfermedad el tratamiento debe ser prolongado, recomendándose a las tetraciclinas por vía oral durante tres semanas.
En las mujeres embarazadas se recomienda la utilización de eritromicina, ya que los otros antibióticos pueden ocasionar algunos trastornos al bebé.

Sífilis

Es una enfermedad infecciosa causada por la espiroqueta Treponema pallidum, la cual penetra en la piel lesionada o las membranas mucosas. Su transmisión se presenta con más frecuencia por contacto sexual y se puede también transmitir al feto durante cualquier etapa del embarazo. Esta enfermedad se ha propagado en los Estados Unidos y afecta principalmente a adultos sexualmente activos entre 20 y 29 años de edad.

Síntomas:

Los síntomas de sífilis dependen de la etapa de la enfermedad, pero muchas personas no presentan síntomas.
En general, las úlceras indoloras y la inflamación de los ganglios linfáticos son posibles síntomas de la sífilis primaria. Las personas con sífilis secundaria también pueden presentar fiebre, fatiga, erupciones cutáneas, dolores y achaques, al igual que inapetencia, entre otros síntomas. La sífilis terciaria causa problemas cardíacos, cerebrales y neurológicos.

Tratamiento:

Los antibióticos son un tratamiento efectivo para la sífilis y la penicilina es el preferido. La dosis y la forma de aplicarla (intramuscular o intravenosa) dependen de la etapa en que esté la sífilis. La doxiciclina se puede utilizar como un tratamiento alternativo en personas alérgicas a la penicilina.

Varias horas después del tratamiento de las etapas iniciales de la sífilis, usted puede presentar una reacción llamada reacción de Jarish-Herxheimer, cuyos síntomas abarcan:
Escalofríos
Fiebre
Sensación general de malestar
Dolores articulares generalizados
Dolores musculares generalizados
Dolor de cabeza
Náuseas
Erupción cutánea

Estos síntomas generalmente desaparecen al cabo de 24 horas.

Se deben hacer exámenes de sangre de control a los 3, 6, 12 y 24 meses para asegurarse de que la infección haya desaparecido. Igualmente, se deben evitar las relaciones sexuales hasta que dos exámenes de control muestren que la infección ha sido curada. La sífilis es extremadamente contagiosa a través del contacto sexual en las etapas primaria y secundaria.

La sífilis es una infección de notificación obligatoria, lo cual quiere decir que los médicos deben informar de cualquier caso de esta enfermedad a las autoridades de salud pública, de tal manera que se pueda identificar y tratar a los compañeros sexuales potencialmente infectados.

VIH/SIDA

VIH (virus de inmunodeficiencia humana) es el virus que produce la enfermedad del SIDA. Este virus pasa de una persona a otra a través del contacto de sangre con sangre (transfusiones sanguíneas, agujas infectadas con VIH y contacto sexual). Además, una mujer embarazada infectada puede contagiar a su bebé con el virus VIH durante el embarazo, el parto, o en el amamantamiento.
El SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) se adquiere cuando la infección VIH debilita el sistema inmune del individuo de tal manera que le resulta difícil luchar contra ciertas enfermedades e infecciones.
Los síntomas del SIDA son principalmente el resultado de infecciones que normalmente no se desarrollan en personas con un sistema inmunológico sano. Estas se llaman “infecciones oportunistas”.
El VIH destruye el sistema inmunológico de los pacientes con SIDA y son muy susceptibles a dichas infecciones oportunistas. Los síntomas comunes son fiebre, sudoración (particularmente en la noche), glándulas inflamadas, escalofríos, debilidad y pérdida de peso.
Los problemas dentales como encías sangrantes, lesiones por herpes bucales, e infecciones micóticas se encuentran entre los primeros signos del SIDA. No obstante, usted no debe suponer que padece la infección por tener cualquiera de esos síntomas porque éstas también se presentan en personas que no padecen la enfermedad. El único modo de determinar si usted está infectado es someterse a un análisis de detección de VIH. Consulte a su médico o a otro profesional de la salud.
Un resultado positivo del VIH no significa que usted tenga SIDA. El SIDA es un diagnóstico médico realizado por un doctor que se basa en criterios específicos. Tampoco se puede confiar en los síntomas para saber si uno está infectado con VIH. Un gran número de personas infectadas con VIH no presentan síntomas durante varios años.
Los siguientes pueden ser signos de alarma de infección con VIH:
•    Pérdida rápida de peso
•    Tos seca
•    Fiebre recurrente o sudoraciones nocturnas intensas
•    Fatiga pronunciada
•    Inflamación de ganglios linfáticos en axilas, ingle o cuello
•    Diarreas persistentes por más de una semana
•    Lunares blancos o manchas inusuales en lengua, boca o garganta
•    Neumonía
•    Manchas rojas, marrones, rosadas o moradas sobre o debajo de la piel, dentro de la boca, nariz o párpados
•    Pérdida de memoria, depresión u otros trastornos neurológicos

FORMAS DE TRANSMISIÓN DEL VIRUS DEL SIDA

El virus del Sida se encuentra en todos los fluidos y secreciones, sin embargo la epidemiología señala para que exista el contagio, éstos tienen que contener altas concentraciones del mismo. Por lo tanto, las evidencias científicas establecieron que sus formas de transmisión son las siguientes:
•    por contacto sexual a través del fluido genital masculino (semen)  y por las secreciones cervicovaginales de la mujer (flujo vaginal).
•    por vía parenteral a través de la transfusión de sangre o hemoderivados (plasma, plaquetas), órganos transplantados, inseminación artificial, intervenciones quirúrgicas, tratamiento odontológico con uso de material punzante, maniobras con instrumentos punzocortantes no profesionales (compartir agujas y jeringas entre los drogadictos endovenosos, practicarse tatuajes)
•    la intrauterina o perinatal (conocida como transmisión vertical). La transmisión del virus del Sida de una mujer embarazada a su hijo, durante la gestación, en el parto o por medio de la lactancia
•    Debe destacarse que no hay evidencia que sustente la transmisión del virus por otras vías de contagio (lágrimas, saliva, sudor, etc.)

Tratamiento

Desde la XI Conferencia Internacional del SIDA, celebrada hace un año en Vancouver, se han abierto nuevas perspectivas sobre la infección VIH y el SIDA fundamentadas en dos pilares: el empleo de la medición de carga viral del VIH y las nuevas pautas de tratamiento con antirretrovirales. Estas perspectivas permiten ser optimistas y vislumbrar una luz en el fondo del túnel. Sin embargo se empiezan a oír comentarios que pueden reflejar la confusión de la creencia de que existen tratamientos que curan el SIDA y que puede inducir a error.
A la luz de los conocimientos actuales no existe un tratamiento antirretroviral que cure el SIDA; las potentes combinaciones de 3 o más antirretrovirales sólo han demostrado que retrasan la progresión del seropositivo a SIDA y mejoran su calidad de vida, lo que ya supone un gran logro y quizás en el futuro se pueda decir que curan o cronifican la infección VIH; pero aún no. A pesar del descenso de la carga viral a niveles que no son posibles de detectar con las actuales técnicas, no quiere decir que el virus ha desaparecido o que no exista ADN viral dentro del material genético de algunas células. Por lo tanto no se debe confundir ‘indetectable’ con ‘inexistente’. También se tiene que tener presente que los descensos detectados en sangre no tienen porque corresponderse con descensos en, por ejemplo, secreciones sexuales.
En el momento actual es posible detectar al virus por carga viral o PCR a los pocos días del contagio (4-7 días) y se están ensayando regímenes de tratamiento temprano para ver si es posible erradicar el virus en los primeros momentos de la infección (unos pocos, 2-3, días tras ser expuesto a una potencial fuente de contagio). Sin embargo harán falta años para sacar conclusiones definitivas. Es cierto que la infección VIH puede ser una carrera ‘contrarreloj’, pero las precipitaciones iniciales y las estimaciones que se han hecho han sido con frecuencia erróneas; por lo tanto lo mejor es ser prudente y actuar a la luz de los conocimientos actuales, que además evolucionan con mucha rapidez.
Por ello el sexo seguro sigue siendo la mejor practica para evitar un posible contagio de las enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el SIDA. No se puede decir: ‘da igual, mañana me tomo los antirretrovirales y solucionado…’. Además en la actualidad los tratamientos no se venden en las farmacias, tienen muchos efectos secundarios o indeseables de gravedad variable y no siempre será fácil acceder a ellos.
Los seropositivos, mientras no se demuestre lo contrario, siguen siendo portadores del VIH aunque su carga viral sea indetectable. Por lo tanto deben evitar la transmisión del virus a otros adoptando o reafirmando practicas seguras; a su vez, podrán evitar reinfecciones.

Cervicitis

Causas

Muy frecuentemente una infección es la causante de la cervicitis. Sin embargo, en unos pocos casos se puede atribuir a una exposición química o a un cuerpo extraño, como un pesario (un aparato que se inserta en la vagina para soportar el útero), un capuchón cervical (un aparato para el control natal) o un diafragma. La causa también puede ser una alergia a espermicidas anticonceptivos o condones de látex.
La cervicitis es muy común y afecta a más de la mitad de las mujeres en algún momento de su vida adulta. Un mayor riesgo está asociado con el coito a temprana edad, con un comportamiento sexual de alto riesgo, con múltiples parejas sexuales y antecedentes de enfermedades de transmisión sexual.

Síntomas

Secreción vaginal inusual, persistente
• Puede ser profusa y con olor, de color gris, blanco o amarillo
Sangrado vaginal anormal después de las relaciones sexuales, entre menstruaciones, después de la menopausia
• Sensación de presión o pesadez pélvica
Relaciones sexuales dolorosas
Dolor vaginal
Tratamiento
Las causas infecciosas se tratan con medicamentos prescriptos (antibióticos o antimicóticos). Pueden tomarse oralmente (por la boca) o ser aplicados en la vagina (crema o loción).

Se puede iniciar las terapias hormonales especialmente en mujeres pos menopáusicas. La criocirugía, la electrocauterización y la terapia con láser son otras opciones de tratamiento que se pueden tomar en cuenta si las medidas menos invasivas no tienen éxito.

Piojos púbicos, o “Ladilla”

Causas

Los piojos púbicos son insectos diminutos, de cuerpo plano y sin alas, que viven en la piel. Los piojos púbicos se alimentan de la sangre del organismo huésped, pero pueden vivir hasta 24 horas fuera del mismo. Los piojos púbicos infectan las partes peludas o velludas del cuerpo, sobre todo alrededor del pelo púbico. Parecen costras pequeñas a simple vista. Sus huevos pueden verse en el pelo cerca de la piel, en la forma de pequeños puntos blancos pegados al pelo. El período de incubación de los huevos es de seis a ocho días.
Cualquiera puede contraer piojos púbicos. Se estima que hay  más de 1 millón de casos cada año. Sin embargo, las personas que tienen más compañeros en relaciones sexuales corren un riesgo más alto de contraer piojos púbicos.

Tratamiento

El mejor tratamiento para los piojos del pubis es la prescripción de un lavado con un champú como Elimite o Kwell:
•    Se debe aplicar completamente en el vello púbico y en la piel por 5 minutos como mínimo.
•    Se enjuaga la zona muy bien
•    Se cepilla el vello púbico con un peine de dientes finos para retirar los huevos (liendres). Las liendres se pueden aflojar un poco aplicando vinagre previamente, pero el vello debe estar seco en el momento de aplicar el champú.
Usualmente basta con una aplicación y si se recomienda otro tratamiento, se debe hacer de 4 días a 1 semana después.
Algunos de los medicamentos de venta libre para el tratamiento de los piojos son Rid y Nix.
Al momento de aplicar el tratamiento, se debe lavar toda la ropa y la lencería en agua caliente. Los objetos que no se puedan lavar se puede rociar con un aerosol medicado o pueden sellarse (sofocarlos) en bolsas plásticas y no utilizarlos por un espacio de 10 a 14 días. De igual manera, es necesario que todas las parejas sexuales se traten simultáneamente.

Candidiasis genital

Causas

La candidiasis, conocida también como “infección por levaduras” o CVV, es una infección micótica común que ocurre cuando hay sobrecrecimiento del hongo llamado Cándida. La Cándida siempre está presente en el organismo en pequeñas cantidades. No obstante, cuando ocurre un desequilibrio, por ejemplo, cambios en la acidez normal de la vagina o cambios en el equilibrio hormonal, la Cándida puede multiplicarse. Cuando esto ocurre, aparecen los síntomas
La mayoría de los casos de infección por Cándida son causados por la Cándida del propio organismo de la persona. Las levaduras de la especie de la Cándida generalmente viven en la boca, en el tracto gastrointestinal y en la vagina sin causar síntomas

Tratamiento

Los medicamentos preferidos para tratar las infecciones vaginales por levaduras son los antimicóticos, los cuales pueden ser administrados por vía oral, a través de la vagina o aplicados directamente sobre el área afectada. Aunque estos medicamentos generalmente logran curar la infección (80-90% de éxito), las infecciones que no responden a tratamiento se están haciendo cada vez más comunes, especialmente en las mujeres infectadas por el VIH y que reciben terapia antifúngica a largo plazo. El uso prolongado y frecuente de estos tratamientos puede disminuir su eficacia.

Herpes (Oral y genital)

Causa

El herpes es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes en los EE.UU. Es una infección causada por dos virus diferentes pero estrechamente relacionados. Ambos son muy fáciles de contraer, tienen síntomas similares y pueden ocurrir en diferentes partes del cuerpo. Cuando la infección está en la boca, se la llama herpes oral. Cuando está en o cerca de los órganos sexuales, se la llama herpes genital.
El contacto directo de piel con piel puede transmitir el herpes. Esto incluye tocar, besar y el contacto sexual (vaginal, anal y oral). Las partes húmedas de la boca, la garganta, el ano, la vulva, la vagina y los ojos se infectan muy fácilmente. La piel puede infectarse si está cortada, irritada, quemada, con salpullido o con otras lastimaduras. El herpes puede pasarse de una persona a otra, o de una parte del cuerpo propio a otra. Si una persona tiene llagas bucales de un resfriado, puede transmitir el virus durante el sexo oral y causar herpes genital. El herpes se propaga más fácilmente cuando hay llagas abiertas. También puede transmitirse antes de que se lleguen a formar las ampollas.

Tratamiento

Aunque no hay curación para el herpes genital, su doctor le puede recetar una de estas tres medicinas para el tratamiento:
•    Aciclovir (Zovirax®) trata los brotes iniciales y/o posteriores de herpes genital.
•    Famciclovir (Famvir®) trata los episodios tardíos de herpes genital y ayuda a prevenir futuros brotes.
•    Valaciclovir (Valtrex®) trata los episodios tardíos de herpes genital.
Durante un episodio activo de herpes, sea el primero o uno recurrente usted debe seguir estos sencillos pasos para apresurar la curación y evitar la diseminación a otros lugares del cuerpo o a otras personas:
•    Mantenga el área infectada limpia y seca para prevenir que se desarrollen otras infecciones.
•    Evite tocar las lesiones.
•    Lávese las manos después de tocar las lesiones.
•    Evite el contacto sexual desde el primer momento que siente los síntomas hasta que las lesiones se hayan sanado completamente, esto es, cuando se ha caído la costra y se ha formado piel nueva en el lugar donde estaba la lesión.

Verrugas genitales

Causas

El virus responsable de las verrugas genitales se llama virus del papiloma humano (VPH), el cual puede producirlas en el pene, la vulva, la uretra, la vagina, el cuello uterino y alrededor del ano.
La infección con el VPH alrededor de los genitales es común, aunque la mayoría de las personas son asintomáticas. No obstante, incluso si la persona NO tiene síntomas, debe recibir tratamiento para evitar complicaciones y la diseminación de la afección a otros.
Existen más de setenta tipos diferentes de VPH. Varios tipos están asociados con verrugas genitales, mientras que otros están asociados con verrugas comunes o verrugas planas en otros lugares de la piel.
El VPH se desarrolla bien en las áreas genitales húmedas. Las verrugas en las partes genitales externas se reconocen fácilmente, ya que son lesiones levantadas, de coloración carnosa que se pueden presentar solas o en racimos. Si no reciben tratamiento, las verrugas se pueden agrandar rápidamente, tomando una apariencia “similar a una coliflor.”

En las mujeres, el VPH puede invadir la vagina y el cuello uterino. Estas verrugas son planas y no son fácilmente visibles sin el uso de procedimientos especiales. Dado que el VPH puede conducir a cambios cancerígenos y cambios premalignos en el cuello uterino, es importante que esta condición se diagnostique y se trate. El examen de Papanicolaou realizado en forma periódica es necesario para detectar el VPH u otros cambios anormales relacionados con este virus. El hecho de tener el virus del herpes y el VPH aumentan el riesgo de desarrollo del cáncer cervical.
El virus que causa las verrugas genitales se llama virus del papiloma humano (VPH), del cual existen más de 70 tipos diferentes.
Algunos tipos del VPH causan verrugas genitales, las cuales se pueden encontrar en el pene, la vulva, la uretra, la vagina, el cuello uterino, la laringe, al igual que en el ano y a su alrededor.
Otros tipos del VPH causan verrugas comunes o planas en otras partes de la piel, como las manos. Sin embargo, las verrugas en las manos u otras partes del cuerpo no causan verrugas genitales.
La infección con el virus del papiloma humano alrededor de los genitales es común, aunque la mayoría de las personas son asintomáticas. No obstante, incluso si usted no tiene síntomas, debe recibir tratamiento para evitar complicaciones y la diseminación de la afección a otros.
En las mujeres, el virus del papiloma humano puede invadir las paredes de la vagina y el cuello uterino. Estas verrugas son planas y no son fácilmente visibles sin el uso de procedimientos especiales.
Ciertos tipos del VPH pueden conducir a cambios precancerosos en el cuello uterino, cáncer cervical o cáncer anal. Se denominan tipos de VPH de alto riesgo.
Los siguientes son hechos importantes acerca de cómo se puede propagar el VPH y las verrugas genitales:
•    La infección por el VPH se transmite de una persona a otra a través del contacto sexual que compromete la membrana mucosa o la piel anal, oral o vaginal. Es posible que las verrugas genitales y el VPH se propaguen, incluso cuando no se pueda observar ninguna verruga.
•    Es posible que usted no vea las verrugas durante al menos 6 semanas a 6 meses después de resultar infectado con el VPH. Igualmente puede tomar mucho más tiempo, incluso años, así que apenas usted note las verrugas genitales, no significa que usted o su compañero hayan tenido contacto sexual con alguien por fuera de su relación.
No todas las personas que han estado expuestas al VPH y las verrugas genitales van a desarrollarlas.
Los siguientes factores lo ponen a uno en alto riesgo de contraer verrugas genitales, de que se le diseminen más rápidamente, de que reaparezcan o de tener otras complicaciones del virus del papiloma humano:
•    Tener múltiples compañeros sexuales
•    Desconocer si alguien con quien se ha tenido una relación sexual tenía una infección de transmisión sexual (ITS)
•    Volverse sexualmente activo a temprana edad
•    Consumir alcohol y tabaco
•    Tener estrés y otras infecciones virales (como VIH o herpes) al mismo tiempo
•    Estar en embarazo
•    Tener un sistema inmunitario que no funciona bien, como durante el tratamiento para el cáncer o el SIDA
Si un niño presenta verrugas genitales, se debe sospechar abuso sexual como la posible causa.

Síntomas

•    Lesiones elevadas de coloración carnosa en los genitales, ano o piel circundante
•    Crecimientos con apariencia de coliflor alrededor del ano o genitales
•    Aumento de la humedad en el área de los crecimientos
•    Prurito del pene, escroto, área anal o prurito vulvar
•    Aumento del flujo vaginal
•    Sangrado vaginal anormal (no asociado con un período menstrual) después de tener relaciones sexuales

Tratamiento

Las verrugas genitales deben ser tratadas por un médico. NO use remedios de venta libre propuestos para otros tipos de verrugas.
El médico puede tratar las verrugas genitales aplicando un tratamiento cutáneo en el consultorio o le puede prescribir un medicamento que usted se aplica en casa varias veces a la semana.
Estos tratamientos abarcan:
•    Imiquimod (Aldara)
•    Podofilina y podofilox (Condylox)
•    Ácido tricloroacético (ATC)
Los tratamientos quirúrgicos comprenden:
•    Criocirugía
•    Electrocauterización
•    Terapia láser
•    Escisión quirúrgica (extirparlas)
Si usted presenta verrugas genitales, todos sus compañeros sexuales deben ser examinados por un médico y recibir tratamiento en caso de encontrárseles dichas verrugas.
Después del tratamiento inicial, el médico programará citas de control para ver si se presenta reaparición de las verrugas.
Las mujeres que hayan tenido verrugas genitales y las mujeres cuyos compañeros sexuales alguna vez tuvieron este tipo de verrugas deben practicarse citologías vaginales (prueba de Papanicolaou) al menos una vez al año. Las mujeres afectadas con verrugas en el cuello uterino pueden necesitar citologías vaginales cada 3 a 6 meses después del primer tratamiento.
Las mujeres con cambios precancerosos causados por infección con el VPH pueden necesitar tratamiento adicional.
Las mujeres jóvenes y las niñas en edades de 9 a 26 años deben hacerse aplicar la vacuna contra el VPH.
Vaginitis
Causas
Algunas formas de vaginitis pueden propagarse por:
•    Relaciones sexuales por la vagina
•    Relaciones sexuales por la boca
•    Relaciones sexuales por el ano
•    Hombres portadores de los gérmenes que causan la vaginitis
Síntomas
El síntoma más evidente es la anormalidad de la secreción vaginal (en grandes cantidades y de intenso olor) y la presencia de dolor o molestia vaginal, picazón y una sensación de quemadura. Las características particulares de la secreción varían de acuerdo al origen de la inflamación: infección por Cándida, por Trichomonas vaginalis, bacteriana, herpética, pólipos cervicales, cáncer o sífilis.
Tratamiento
El tratamiento también suele ser sencillo. En muchos casos podrá realizarse con óvulos o comprimidos de uso tópico (se insertan directamente en la vagina). En algunos casos es necesario el tratamiento con fármacos vía oral. Únicamente en el caso de la vaginitis por Trichomonas está indicado el tratamiento también a la pareja sexual de la paciente, acción que no se realiza en otros casos de vaginitis infecciosa.
Si una reacción alérgica está involucrada, un antihistamínico también podría ser prescrito. Para las mujeres que tienen irritación e inflamación causadas por niveles bajos de estrógenos (postmenopausia), una crema tópica con estrógenos de aplicación nocturna podría ser prescrita.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)