Archivo de la etiqueta: pie de atleta

Pie de Atleta

Pie de atleta

El pie de atleta (también conocida como la tiña del pie y la tinea pedis) es una infección fúngica de la piel que produce comezón, descamación y picor de las zonas afectadas. Aunque la condición normalmente afecta a los pies, se puede extender a otras áreas del cuerpo, incluyendo la ingle.

Causas

Los hongos son organismos que son similares a las plantas. Sobreviven alimentándose de tejido descompuesto, incluyendo el tejido humano. A diferencia de las plantas, no pueden producir alimentos utilizando la energía de la luz solar (fotosíntesis).
El pie de atleta es causado por un grupo de hongos llamados dermatofitos. Estos hongos son parásitos, lo que significa que se alimentan de otros organismos para sobrevivir. Tus pies mantienen un ambiente cálido, oscuro y húmedo, que es la condición ideal para que los dermatofitos crezcan.
Los dermatofitos pueden causar infecciones por hongos en áreas tales como las capas externas de la piel, uñas, cuero cabelludo y el cabello. Muchos otros tipos de hongos causan diversas infecciones. Sin embargo, los principales grupos de hongos que causan infecciones por hongos como el pie de atleta son:
• dermatofitos (tiña)
• levaduras (Cándida)

Diagnóstico

El pie de atleta por lo general se puede diagnosticar mediante una inspección visual de la piel, pero cuando el diagnóstico está en duda se manda un examen directo de microscopía (conocido como examen KOH) lo que puede ayudar a descartar otras causas posibles, tales como el eczema o la psoriasis. Un examen de KOH se lleva a cabo en muestras de piel de la zona afectada. El KOH tiene un excelente valor predictivo positivo, pero en ocasiones pueden dar resultados negativos, especialmente si el tratamiento con un medicamento antifúngico ya ha comenzado.
Si los diagnósticos mencionados no son concluyentes o si un régimen de tratamiento ya se ha iniciado, una biopsia de la piel puede determinar el diagnóstico.

Síntomas

El pie de atleta produce comezón, descamación y picazón de la piel afectada. Las ampollas y la piel agrietada también pueden ocurrir, lo que expone el tejido crudo, dolor, hinchazón e inflamación. La infección bacteriana secundaria puede acompañar a la infección por hongos.
La infección se puede diseminar a otras áreas del cuerpo, como la ingle, y por lo general se le llama por un nombre diferente una vez que se propaga, como tinea corporis, en el cuerpo o las extremidades y la tiña crural (tiña inguinal o picazón dhobi) para un infección de la ingle. La tinea pedis con más frecuencia se manifiesta entre los dedos de los pies.
Algunas personas pueden experimentar una reacción alérgica a un hongo llamado “reacción de Identificación” en el que las ampollas o vesículas pueden aparecer en zonas como las manos, el pecho y los brazos

Tratamiento

El pie de atleta se cura con el tratamiento y la medicación antifúngica tópica en la mayoría de los casos.
Medicamentos
El tratamiento convencional por lo general implica la aplicación diaria o dos veces al día de un medicamento tópico y con las medidas de higiene. Mantener los pies secos y practicar una buena higiene es crucial para prevenir la reinfección.
Las infecciones fúngicas graves o prolongadas de la piel pueden requerir tratamiento con medicamentos antimicóticos por vía oral. Óxido de zinc basada en pomada dermatitis del pañal se pueden utilizar; polvos de talco puede ser utilizado para absorber la humedad y para matar la infección.
Tópico
La infección por hongos se puede tratar con tópicos antifúngicos, que pueden ser en presentación en forma de aerosol, en polvo, crema o gel. Existe un gran número de fármacos antifúngicos, incluyendo: nitrato de miconazol, clotrimazol , y nistatina.
Una solución de 1% de permanganato de potasio disuelto en agua caliente puede ser una excelente alternativa a los fármacos antifúngicos.
El tiempo de curación puede ser largo, a menudo 45 días o más. El tratamiento recomendado es el de “seguir utilizando el tratamiento tópico durante cuatro semanas después que los síntomas hayan desaparecido” para asegurar que el hongo ha sido completamente eliminado. Sin embargo, debido a la comezón asociada con la infección desaparece rápidamente, los pacientes no completan el tratamiento prescrito.
Las cremas anti comezón no son recomendables, ya que alivian los síntomas, pero va a exacerbar el hongo.
Si el hongo invasor no es un dermatofito, pero es una levadura, otros medicamentos, tales como fluconazol puede ser utilizado. Típicamente, fluconazol se utiliza para las infecciones vaginales por Cándida (moniliasis), pero ha demostrado ser beneficiosa para las personas con infecciones por hongos cutáneos, también. El más común de estas infecciones se producen los espacios de los dedos de los pies y en la base de la uña (intertriginosas). El sello distintivo de estas infecciones es de un color rojo cereza que rodea la lesión y un pus espeso de color amarillo.
oral
Para los casos severos, el medicamento por vía oral más usado en el Reino Unido es la terbinafina y la más eficaz . Otros antimicóticos orales recetados incluyen itraconazol y el fluconazol.

Prevención

Los hongos que causan el pie de atleta pueden vivir en pisos de las duchas, toallas mojadas y el calzado, puede propagarse de persona a persona por contacto compartido con duchas, toallas, etc.
La higiene desempeña un papel importante en el manejo de la infección del pie de un atleta, puesto que los hongos se desarrollan en ambientes húmedos, manteniendo los pies y el calzado lo más seco posible, y evitar compartir toallas, etc.
El pie de atleta es contagioso, pero usted puede tomar medidas para prevenir la propagación de la infección El pie de atleta se puede propagar a través del contacto directo e indirecto.
• El contacto directo implica el contacto de piel a piel. Por ejemplo, se puede desarrollar la infección si tocan la piel afectada y no se lavan las manos después de hacerlo.
• El contacto indirecto. Por ejemplo, los hongos pueden ser transmitidos a través de toallas, sábanas contaminadas y ropa.
• Duchas, piscinas y vestuarios son lugares comunes donde la infección puede transmitirse. Esto lugares son por lo general cálidos y húmedos, lo que alienta a las bacterias y los hongos a multiplicarse.

 

 

 

 

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Pie de atleta

Pie de atleta

El pie de atleta o tinea pedis es una infección micótica producida por hongos dermatofitos (que se alimentan de queratina) o por levaduras (en casos muy raros con alteración del sistema inmune). Afecta los pliegues interdigitales, la planta y los bordes del pie. Esta infección en los pies provocada por hongos puede durar poco o mucho tiempo y puede reaparecer después del tratamiento.
No es una infección muy contagiosa, pero de no cuidarse puede trasladarse a otras partes del cuerpo por el contacto de las manos de la zona afectada a otras áreas o  a través de la toalla, como ingles y axilas.

Causas

El pie de atleta ocurre cuando un cierto hongo prolifera sobre la piel de sus pies. Además de los dedos del pie, también se puede presentar en los talones, las palmas de las manos y entre los dedos de las manos.
El pie de atleta es el tipo más común de infecciones micóticas por tiña. El hongo prospera en áreas cálidas y húmedas. El riesgo de contraer esta afección se incrementa si usted:
•    Usa calzado cerrado, especialmente si es recubierto con plástico.
•    Mantiene sus pies húmedos durante períodos prolongados.
•    Transpira mucho.
•    Desarrolla una lesión menor en las uñas o en la piel.
El pie de atleta es contagioso y se puede transmitir por contacto directo o por contacto con artículos tales como zapatos, calcetines y superficies de piscinas o duchas.

Diagnóstico

Parece fácil diagnosticar el pie de atleta o tinea pedis. La mayoría de los médicos de atención primaria tienen memorizado un patrón clínico de descamación, maceración y picor en los espacios interdigitales de los pies como el característico de esta infección. Sin embargo, el pie de atleta puede presentarse de forma distinta, en especial con descamación crónica en toda la planta del pie. Estas variantes no son tenidas siempre en cuenta a la hora de hacer el diagnóstico.
Si su pie de atleta tiene un aspecto inusual o si el tratamiento no le ayudó anteriormente, es posible que su médico le tome una muestra de piel o de uña para detectar la presencia de hongos.
No todos los problemas de la piel del pie son pie de atleta. Si piensa que tiene pie de atleta, pero nunca lo ha tenido anteriormente, es una buena idea que su médico lo examine.

Síntomas

El pie de atleta puede hacer que los pies y la piel entre los dedos de los pies ardan o piquen. Es posible que la piel se descascare y se agriete. Los síntomas pueden depender del tipo de pie de atleta que tenga.
•    La infección interdigital por lo general se presenta entre el cuarto y quinto dedo de los pies. La piel se descama, descascara y agrieta. Algunas personas podrían también tener una infección con bacterias. Esto puede hacer que la piel se quiebre aún más.
•    La infección tipo mocasín podría empezar con una zona sensible en el pie. Luego, la piel de la parte de abajo del pie o la piel del talón puede volverse gruesa y agrietarse. En los casos graves, las uñas de los pies se infectan y pueden volverse gruesas, romperse en pedacitos e incluso caerse. La infección micótica en las uñas de los pies requiere tratamiento por separado.
•    La infección tipo vesicular por lo general empieza con un brote repentino de ampollas llenas de líquido bajo la piel. Por lo general, las ampollas se encuentran en la parte de abajo del pie. Sin embargo, pueden aparecer en cualquier lugar del pie. También puede contraer una infección bacteriana con este tipo de pie de atleta.

Tratamiento

Existen muchos tratamientos para el pie de atleta, sin embargo uno de los problemas que se presentan es la falta de apego al tratamiento, que por lo general es muy largo. La falla en el tratamiento es algo común entre quienes padecen de manera regular este problema. La inconveniencia de su aplicación, la duración de los tratamientos, los polvos y en general la falta de entendimiento de la naturaleza del pie de atleta, lleva de manera frecuente a los afectados a abandonar el tratamiento o simplemente, a no tratarse.
No obstante, Novartis lanzó al mercado mexicano Lamisil1, el primero y único tratamiento de una sola dosis para el tratamiento del pie de atleta que ofrece un sistema de liberación único: con sólo una aplicación, se forma una película que libera  la sustancia terbinafina en lo profundo de la piel, un activo comprobado que mata al  hongo dermatofito, causante del pie de atleta.
Lo anterior se dio a conocer por la Dra. María del Carmen Padilla Desgarennes, presidente de la Sociedad Mexicana de Dermatología, y el Dr. Juan David Verdi, Gerente Médico de Grupo Novartis.
Este producto sin duda alguna revolucionará el tratamiento del pie de atleta. Las investigaciones realizadas demuestran que la necesidad de los consumidores es sencilla, requieren de un tratamiento rápido y efectivo para el pie de atleta. Una de sus ventajas es que comienza a trabajar de manera inmediata, disminuyendo síntomas en los siguientes 15 minutos a su aplicación, matando el hongo a los 30 minutos, y manteniéndose activo durante los siguientes 13 días, devolviéndole a los pacientes la libertad de movimiento.
Esta nueva formulación contiene una combinación de polímeros hidrofílicos e hidrofóbicos, los cuales al aplicarse sobre la piel dejan una película escasamente visible creando una reserva terapéutica que no logran otros medicamentos, lociones, cremas, o polvos que actualmente existen en el mercado.
La acción conveniente y efectiva de Lamisil 1 permite a los pacientes  recobrar la salud de sus pies y vivir con mayor libertad, mejorando no sólo su autoestima sino además, su calidad de vida.

Prevención

•    Séquese completamente los pies después de bañarse o nadar.
•    Use sandalias o chancletas en los baños y piscinas públicas.
•    Cámbiese los calcetines lo más frecuentemente posible para mantener los pies secos; esto debe hacerse al menos una vez al día.
•    Utilice talcos antimicóticos o de secado para prevenir el pie de atleta si es susceptible a contraerlo o si usted frecuenta áreas donde el hongo que lo causa es común (como los baños públicos).
•    No ducharse ni caminar descalzo por zonas públicas.
•    Use zapatos bien ventilados y preferiblemente hechos de un material natural como el cuero. Puede ayudar el hecho de alternar los zapatos cada día, de manera que se puedan secar por completo entre puestas. Evite los zapatos con revestimiento de plástico.
•    Usar diariamente un aerosol o polvos antifúngicos ya que evitan malos olores y evitan el conta

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

El pie de atleta

El pie de atleta

¿Qué es el pie de atleta?

Pie de atleta

El pie de atleta es una enfermedad de la piel causada por un hongo, por lo general ocurre entre los dedos.
El hongo más frecuentemente ataca a los pies porque los zapatos crean un ambiente cálido, oscuro y húmedo que favorece el crecimiento de hongos.
El calor y la humedad de las habitaciones y de las zonas alrededor de las piscinas, duchas y locales también son caldo de cultivo para los hongos. Debido a que la infección era común entre los atletas que utilizan estas instalaciones con frecuencia, el término “pie de atleta” se hizo popular.
No todos los hongos son las condiciones de pie de atleta. Otras condiciones, tales como trastornos del mecanismo del sudor, la reacción a los tintes o adhesivos en la piel, el eccema y la psoriasis, pueden confundirse con el pie de atleta.
Los síntomas
Los signos de pie de atleta, por separado o combinados, son la piel seca, picazón, descamación, inflamación y ampollas. Las ampollas a menudo conducen al agrietamiento de la piel. Cuando las ampollas se rompen, pequeñas áreas de tejido primas están expuestas, causando dolor e hinchazón. La comezón y el ardor pueden aumentar a medida que la infección se propaga.
El pie de atleta puede extenderse a las plantas de los pies y las uñas. Puede ser extendido a otras partes del cuerpo, especialmente la ingle y las axilas, por los que el principio de la infección y luego se tocan en otros lugares. Los organismos que causan el pie de atleta pueden persistir por largos períodos. En consecuencia, la infección puede propagarse a través de ropa de cama o ropa contaminada a otras partes del cuerpo.
Prevención
No es fácil prevenir el pie de atleta, ya que generalmente se contrae en vestuarios, duchas y sala de piscina local donde los pies descalzos entran en contacto con el hongo. Sin embargo, puede hacer mucho para prevenir la infección mediante la práctica de buena higiene del pie. El lavado diario de los pies con agua y jabón; secado con cuidado, especialmente entre los dedos, y cambiar los zapatos y la manguera de forma regular para disminuir la humedad, ayuda a prevenir el hongo infecte a los pies. También es útil el uso diario de un polvo de los pies de calidad.
Consejos
•    Evite caminar descalzo, usar zapatos de la ducha.
•    Reducir la transpiración mediante el uso de polvos de talco.
•    Use calzado amplio y luminoso.
•    Use medias que mantener los pies secos, y cambiar con frecuencia si usted transpira mucho.
Tratamiento
Fungicida y fungistático productos químicos, utilizados para el tratamiento del pie de atleta, con frecuencia no en contacto con el hongo en las capas córnea de la piel. Tópica u oral se prescriben medicamentos antimicóticos con creciente frecuencia.
En los casos leves de la infección, es importante mantener los pies secos por el polvo talco para los pies en los zapatos y la manguera. Los pies deben ser bañados con frecuencia y todas las áreas alrededor de los dedos secado completamente.
Consulte a su podólogo
Si una condición hongo aparente no responde a la higiene y el cuidado de los pies, y no hay mejoría dentro de dos semanas, consulte a su podólogo. El podólogo determinará si un hongo es la causa del problema. Si es así, un plan de tratamiento específico, incluida la prescripción de medicamentos antifúngicos, aplicada tópicamente o por vía oral, por lo general se sugiere. Este tratamiento parece proporcionar una mejor resolución del problema, cuando el paciente observa el curso del tratamiento prescrito por el podólogo, y si es reducido, el fracaso del tratamiento es común.
Si la infección es causada por bacterias, los antibióticos, como la penicilina, que son eficaces contra un amplio espectro de bacterias pueden ser prescritos.
Su médico podiatra / cirujano ha recibido una formación específica y extensamente en el diagnóstico y tratamiento de todo tipo de condiciones en los pies. Esta formación abarca todos los sistemas estrechamente relacionados y estructuras del pie y pierna incluyendo neurológico, circulatorio, la piel, y el sistema musculoesquelético, que incluye huesos, articulaciones, ligamentos, tendones, músculos y nervios.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)