Archivo de la etiqueta: pastizales.

Enfermedad de Lyme

Enfermedad de Lyme

Es una enfermedad inflamatoria que se disemina a través de una picadura de garrapata.
Se suele asociar con áreas arboladas y los prados donde viven los ciervos. La enfermedad de Lyme es más frecuente en el noreste de EE.UU. y la parte noroccidental de EE.UU. bañada por el Pacífico, así como en los estados más septentrionales de la región central superior de EE.UU.
La enfermedad de Lyme es una infección provocada por la bacteria Borrelia burgdorferi. Esta bacteria se suele encontrar en animales como los ratones y los ciervos. Puede infectar a los seres humanos a través de las picaduras de las garrapatas del género Ixodes (conocidas como garrapatas de pata negra o del ciervo). Estas garrapatas se infectan con la bacteria Borrelia burgdorferi al picar a animales infectados, transmitiendo la infección a los seres humanos al picarles e introducirles la bacteria en el torrente sanguíneo.
Puesto que las garrapatas no son fáciles de ver, ayuda bastante saber cuáles son los síntomas de la enfermedad de Lyme. Es fácil que una picadura de garrapata pase desapercibida. Muchas personas que contraen la enfermedad de Lyme no recuerdan que le haya picado ninguna garrapata. No obstante, la buena noticia es que no todas las picaduras de garrapata provocan la enfermedad de Lyme.
La enfermedad de Lyme se reportó por primera vez en los Estados Unidos en 1975, en un pueblo llamado Old Lyme, en Connecticut. Actualmente se ha informado de casos en la mayor parte de los Estados Unidos. La enfermedad de Lyme generalmente se observa a finales de la primavera, en el verano y a comienzos del otoño.
Existen tres etapas de la enfermedad de Lyme:
•    Etapa 1, llamada enfermedad de Lyme primaria.
•    Etapa 2, llamada enfermedad de Lyme secundaria y enfermedad de Lyme de diseminación temprana.
•    Etapa 3, llamada enfermedad de Lyme terciaria y enfermedad de Lyme crónica y persistente.
Entre los factores de riesgo para la enfermedad de Lyme están:
•    Realizar actividades que incrementen la exposición a las garrapatas (por ejemplo, jardinería, cacería o excursionismo).
•    Tener una mascota que pueda llevar garrapatas a la casa.
•    Caminar en pastizales altos.

Síntomas

La enfermedad de Lyme puede afectar a distintos sistemas, como el sistema nervioso, las articulaciones, la piel y el corazón. Los síntomas de esta enfermedad se suelen describir en tres fases, aunque no todas las personas tienen los mismos síntomas. Pueden ser:
1.    Por lo general, el primer signo de infección es una erupción o sarpullido de forma circular. Esta erupción aparece durante la primera o segunda semana inmediatamente posterior a la infección pero se puede desarrollar hasta 30 días después de la picadura. La erupción suele tener un aspecto característico de “ojo de buey”, con un punto circular de color rojo en el centro rodeado de un sarpullido rojo en forma de anillo que se va extendiendo. También puede tener el aspecto de un anillo de un rojo intenso que se va expandiendo. Suele estar caliente al tacto y no suele doler ni picar. La erupción en forma de “ojo de buey” puede ser más difícil de ver en personas de piel oscura o morena, donde puede parecer un simple moretón.

La erupción suele desaparecer aproximadamente al cabo de un mes. Aunque se considera típica de la enfermedad de Lyme, muchos pacientes no llegan a desarrollarla nunca.
2.    Junto con la erupción, los afectados pueden presentar síntomas de tipo gripal, como ganglios linfáticos inflamados, fatiga, dolor de cabeza y molestias musculares. Si no se tratan, los síntomas de la enfermedad inicial pueden remitir solos. Pero en algunas personas la infección se extiende a otras partes del cuerpo. Los síntomas de esta fase de la enfermedad de Lyme suelen aparecer durante las semanas posteriores a la picadura de garrapata, incluso aunque previamente no se haya presentado la erupción inicial. Los afectados pueden sentirse muy cansados e indispuestos, o presentar erupciones en otras áreas alejadas del lugar de la picadura.

La enfermedad de Lyme puede afectar al corazón, provocando un latido cardíaco irregular o dolor torácico. Se puede extender al sistema nervioso, provocando parálisis facial (parálisis de Bell), así como hormigueo o pérdida de sensibilidad en brazos y piernas. Pude provocar dolor de cabeza y rigidez de nuca, lo que pueden ser signos de una meningitis. También puede provocar inflamación y dolor en las grandes articulaciones.
3.    Si las dos primeras fases de la enfermedad de Lyme no se detectan y/o no se tratan de forma apropiada, puede sobrevenir la tercera. Los síntomas de la última fase de la enfermedad de Lyme pueden aparecer en cualquier momento desde varias semanas hasta varios años después de la picadura infectante. Pueden incluir artritis (inflamación de las articulaciones), sobre todo en las rodillas, y lapsus de memoria (este último síntoma ocurre sobre todo en los adultos, siendo muy poco frecuente en niños y jóvenes).
Al tener un abanico tan amplio de síntomas, la enfermedad de Lyme resulta difícil de diagnosticar. Afortunadamente, hay un análisis de sangre que permite detectar anticuerpos contra la enfermedad.
En la mayoría de los casos, una garrapata tiene que estar en el cuerpo durante 48 horas para propagar la bacteria hacia la sangre.
Los síntomas de la enfermedad de Lyme primaria son similares a los de la gripe y abarcan:
•    Picazón generalizada
•    Escalofríos
•    Fiebre
•    Indisposición general
•    Dolor de cabeza
•    Mareo o desmayo
•    Dolores musculares
•    Rigidez en el cuello
Los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Sin tratamiento, la enfermedad de Lyme puede diseminarse al cerebro, el corazón o las articulaciones. Los síntomas de la enfermedad de Lyme en etapas avanzadas pueden abarcar:
•    Movimiento muscular anormal
•    Inflamación articular en la rodilla u otras áreas
•    Debilidad muscular
•    Entumecimiento y hormigueo
•    Latidos cardíacos (palpitaciones) irregulares
•    Problemas del habla
•    Comportamiento inusual o extraño.
Se puede presentar una erupción en “forma de escarapela”, una mancha roja y plana o ligeramente elevada en el sitio de la picadura, a menudo con un área clara en el centro. Esta lesión puede tener más de 1 a 3 pulgadas (2 a 7 cm) de ancho.

Pruebas

Se puede hacer un examen de sangre para verificar la presencia de anticuerpos frente a la bacteria que causa la enfermedad de Lyme. El que se utiliza con mayor frecuencia es el ELISA para la enfermedad de Lyme, cuyos resultados se confirman mediante una inmunotransferencia (Western blot).
Un examen físico puede mostrar problemas articulares, cardíacos o cerebrales en personas con enfermedad de Lyme avanzada.
Otros exámenes que se pueden hacer son:
•    Electrocardiografía.
•    Ecocardiografía para examinar el corazón.
•    Punción raquídea (punción lumbar para examinar el líquido cefalorraquídeo).
•    Resonancia magnética del cerebro.

Tratamiento

La enfermedad de Lyme se suele tratar con un ciclo de antibióticos de 2 a 3 semanas de duración. Los casos de enfermedad de Lyme que se diagnostican con prontitud y se tratan con antibióticos casi siempre se curan sin problemas. Los afectados suelen volver a encontrarse bien al cabo de varias semanas de tratamiento.
Cualquier persona que haya sido picada por una garrapata debe ser vigilada cuidadosamente durante al menos 30 días.
La mayoría de las personas que resultan picadas por una garrapata NO contraen la enfermedad de Lyme.
Se puede administrar una dosis única de antibióticos a alguien poco después de haber sido picado por una garrapata, si se cumple todo lo que se menciona a continuación:
•    La persona tiene una garrapata adherida al cuerpo que puede portar la enfermedad de Lyme. Esto generalmente quiere decir que una enfermera o un médico han examinado e identificado a la garrapata.
•    Se estima que la garrapata ha estado adherida a la persona durante por lo menos 36 horas.
•    La persona puede empezar a tomar antibióticos dentro de las 72 horas después de haber eliminado la garrapata
•    La persona tiene más de 8 años y no está en embarazo ni amamantando.
Se utiliza un ciclo completo de antibióticos para tratar a personas que tengan enfermedad de Lyme comprobada. El antibiótico específico que se utilice dependerá de la etapa de la enfermedad y de sus síntomas.
Los medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, se recetan algunas veces para aliviar la rigidez articular.

Pronóstico

Si se diagnostica en sus primeras etapas, la enfermedad de Lyme se puede curar con antibióticos. Sin tratamiento, pueden presentarse complicaciones que comprometan las articulaciones, el corazón y el sistema nervioso.
En raras ocasiones, una persona continuará teniendo síntomas que pueden interferir con la vida diaria. Algunas personas llaman a esto síndrome posterior a la enfermedad de Lyme.

Contagio

La enfermedad de Lyme no se contagia de una persona a otra persona. Pero se puede contraer más de una vez si le pican sucesivas garrapatas de ciervo. Estas garrapatas abundan en zonas arboladas o en el pelo de los animales domésticos. Siga siendo cauto aunque ya haya sufrido la enfermedad de Lyme.

Complicaciones

Las etapas avanzadas de la enfermedad de Lyme pueden causar inflamación articular prolongada (artritis de Lyme) y problemas del ritmo cardíaco. Los problemas del sistema nervioso y del cerebro también son posibles y pueden abarcar:
•    Disminución de la concentración
•    Trastornos de memoria
•    Daño a nervios
•    Entumecimiento
•    Dolor
•    Parálisis de los músculos faciales
•    Trastornos del sueño
•    Problemas de visión
Consulte con el médico si:
•    Presenta una erupción que luce similar a una diana.
•    Ha tenido una picadura de garrapata y presenta debilidad, entumecimiento, hormigueo u otros problemas.
•    Tiene síntomas de la enfermedad de Lyme, en especial si usted posiblemente ha estado expuesto a las garrapatas.

Prevención

No hay ninguna forma infalible de evitar contraer la enfermedad de Lyme. Pero hay muchas formas de minimizar el riesgo de contraerla. Tener cuidado con las garrapatas cuando se encuentres en un área donde abundan. Si hace ejercicio al aire libre o le gusta la jardinería, pescar, cazar o acampar, tome precauciones:
•    Use botas o zapatos cerrados, camisas de manga larga y pantalones largos. Lleve el extremo inferior de las perneras de los pantalones dentro de los zapatos, botas o calcetines para que las garrapatas no puedan subir por las piernas.
•    Utilice un repelente contra insectos que contenga entre el 10% y el 30% de DEET (N, N-dietil-meta-toluamida).
•    Póngase  ropa de color claro para que le resulte más fácil detectar las garrapatas.
•    Si lleva el pelo largo, recójalo o use un gorro para protegerse.
•    Cuando esté al aire libre, no se siente en el suelo.
•    Inspeccione su cuerpo y sus ropas regularmente. Eche la ropa a lavar después de pasar un tiempo en un área donde abundan las garrapatas.
•    Asperje toda la piel expuesta y las ropas con repelente de insectos (asperjar las áreas exteriores únicamente, no lo use sobre la cara, utilice sólo lo suficiente para cubrir todo el resto de piel expuesta, no rocíe bajo las ropas, ni aplique sobre heridas o piel irritada, lave la piel al ingresar a espacios interiores)
•    Use prendas de vestir de colores claros para avistar las garrapatas
•    Use camisas de manga larga y pantalones largos con el doblez metido dentro de los zapatos o los calcetines
•    Use botas altas, preferiblemente de caucho
•    Revísese y revise a sus mascotas con frecuencia durante y después de un paseo o caminata.
•    Las garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme son tan pequeñas que son muy difíciles de ver. Después de regresar a casa, quítese las ropas e inspeccione completamente todas las áreas de la piel, incluyendo el cuero cabelludo.
•    Si utiliza un repelente contra insectos que contenga DEET, sigue siempre las indicaciones del prospecto y no se ponga más de la cuenta. Aplique el repelente en los cuellos y mangas de las camisas, así como en las vueltas o dobladillos de los pantalones, y aplíquelo directamente en la piel solamente en las áreas expuestas. Asegúrese de quitárselo lavándose cuando entre al interior.
En la actualidad no existe ninguna vacuna comercializada contra la enfermedad de Lyme.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)