Archivo de la etiqueta: niño

Disuria

Disuria

DisuriaLa disuria es el término médico para el dolor o molestia al orinar. Es una sensación de ardor, es comúnmente causada por infecciones bacterianas e el tracto urinario.
El dolor al orinar es el síntoma más común de una infección del tracto urinario, especialmente en las mujeres. En los hombres, las infecciones del tracto urinario son menos comunes, por lo que al orinar es más comúnmente causada por uretritis y ciertas condiciones de la próstata
La infección suele comenzar cuando la bacteria entra por la uretra durante las relaciones sexuales. Las bacterias también pueden entrar en la uretra en mujeres y niñas que limpian con papel higiénico de atrás hacia adelante. En los hombres mayores de 50 años, la infección de la vejiga por lo general se asocia con un agrandamiento o infección de la próstata.

Causas

El dolor al orinar puede ser causado por una serie de condiciones y ciertas sustancias, incluyendo:
• Cálculos en la vejiga
• Clamidia
• Cistitis (infección de la vejiga)
• Fármacos, tales como los utilizados en el tratamiento del cáncer, que causan irritación en la vejiga como un efecto secundario
• El herpes genital
• Gonorrea
• Los ingredientes de los productos de cuidado personal, como jabones o perfumes
• Infección del riñón
• Cálculos renales
• La prostatitis (inflamación de la próstata)
• Enfermedades de transmisión sexual
• Vaginitis (infección vaginal)
• Uretritis (infección de la uretra)
• Infección del tracto urinario
• Infección por levaduras (vaginal)

Síntomas

Dependiendo de la causa de la disuria, puede haber otros síntomas además de dolor al orinar. Los síntomas pueden incluir:

  • Infección del tracto urinario inferior (cistitis): Micción frecuente, una urgencia de orinar, pérdida del control de la vejiga, dolor en la parte frontal inferior del abdomen (cerca de la vejiga), orina turbia que puede tener un olor fuerte, sangre en la orina.
  • Infección del tracto urinario superior (pielonefritis): Dolor en la espalda superior, fiebre alta con escalofríos, náuseas y vómitos, orina turbia, micción frecuente, una urgencia de orinar.
  • Uretritis: Secreción de la uretra, enrojecimiento alrededor de la abertura de la uretra, necesidad frecuente de orinar, flujo vaginal. Las personas con uretritis que proviene de una enfermedad de transmisión sexual a menudo no tienen ningún síntoma.
  • Vaginitis: Dolor o picazón en la vagina, flujo vaginal anormal o con mal olor, dolor o molestias durante las relaciones sexuales

Diagnóstico

Muchas personas tienen episodios ocasionales de malestar breve cuando comienzan a orinar. Por lo general, esto es causado por la irritación y no necesita ser tratado. Sin embargo, se debe consultar con un profesional de la salud si el dolor al orinar dura más tiempo, es grave o si sigue ocurriendo.
El médico investigará acerca de los síntomas y hábitos personales y sexuales. Realizará un examen físico, para cerciorarse si tiene sensibilidad en los riñones y para examinar sus genitales. En las mujeres, esto puede incluir un examen pélvico. En los hombres con problemas de próstata sospechoso, puede realizarse un examen rectal digital.
El médico procederá a cerciorarse si tiene una infección vesical simple, que habitualmente puede confirmar esto con un análisis de orina.
Si el médico sospecha una infección renal, se tomará una muestra de orina para identificar las especies de bacterias. Si se tiene fiebre, una muestra de sangre puede ser probada en un laboratorio para detectar bacterias en la sangre.

Tratamiento

El tratamiento de la disuria depende de su causa:
Cistitis y pielonefritis:  Estas infecciones, generalmente causadas por bacterias, se pueden curar con antibióticos por vía oral. Los antibióticos pueden administrarse vía intravenosa para pielonefritis grave con fiebre alta, escalofríos y vómitos.

Uretritis : La uretritis es tratada con antibióticos. El tipo de antibiótico utilizado depende de la infección.
Vaginitis: Tricomoniasis y vaginosis bacteriana se trata con antibióticos. Las infecciones por hongos se tratan con medicamentos antimicóticos, ya sea en forma de pastilla por vía oral o en forma de supositorio o crema vaginal.
Si es sexualmente activa y está recibiendo tratamiento para la disuria causada por una enfermedad de transmisión sexual, sus parejas sexuales deben también ser tratadas.

Prevención

Para ayudar a prevenir la disuria causada por cistitis o pielonefritis, deberá tomar varios vasos de agua cada día para limpiar el tracto urinario. Las mujeres deben tomar las debidas medidas de higiene y utilizar el papel de adelante hacia atrás después de defecar. Además, deben orinar inmediatamente después del coito para eliminar las bacterias lejos de la uretra. Esto ayuda a evitar que las bacterias se muevan dentro de la vejiga.
Para evitar disuria causada por la irritación, las mujeres deben mantener el área genital limpia y seca, cambiar los tampones y toallas sanitarias con frecuencia y evitar el uso de jabones irritantes, aerosoles vaginales y duchas. Para evitar la irritación en niñas, limite los baños de burbujas, lávese las partes genitales de las niñas bien pero con suavidad después de jugar en la arena y tener cuidado de no jugar por más tiempo con el traje de baño, todo lo cual puede conducir a irritación y enrojecimiento de la vulva (vulvitis).
Para ayudar a prevenir la disuria causada por enfermedades de transmisión sexual, la práctica de sexo seguro. Esto incluye utilización de preservativos siempre a menos que tenga una sola pareja sexual estable.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Osteomielitis

Osteomielitis

OsteomielitisLa osteomielitis es una infección en el hueso. Las infecciones se propagan a través del torrente sanguíneo o de los tejidos circundantes. La osteomielitis también puede comenzar en el propio hueso si una lesión está expuesta a los gérmenes.
En los niños, la osteomielitis afecta más comúnmente a los huesos largos de las piernas y la parte superior del brazo, mientras que en los adultos son más propensos a desarrollar osteomielitis en los huesos que forman la columna vertebral (vértebras). Las personas que tienen diabetes pueden desarrollar osteomielitis en los pies si tienen úlceras.
Aunque antes se consideraba una enfermedad incurable, la osteomielitis puede ser tratada con éxito en la actualidad. La mayoría de las personas requieren cirugía para extirpar parte del hueso que ha muerto.

Causas

La mayoría de los casos de osteomielitis son causados por la bacteria estafilococo, un tipo de germen encontrado comúnmente en la piel o en la nariz de, incluso, individuos sanos.
Los gérmenes pueden entrar en el hueso de muchas maneras, incluyendo:

  • A través de la corriente sanguínea. Los gérmenes en otras partes del cuerpo, ya sea debido a una neumonía o una infección del tracto urinario, pueden trasladarse a través del torrente sanguíneo a una zona debilitada en un hueso. En los niños, la osteomielitis ocurre con mayor frecuencia en las áreas más suaves, llamadas placas de crecimiento, en los extremos de los huesos largos de los brazos y las piernas.
  • A partir de una infección cercana. Las heridas punzantes graves pueden transportar gérmenes profundos dentro del cuerpo. Si este tipo de lesiones se infecta, los gérmenes pueden propagarse a un hueso cercano.
  • Contaminación directa. Esto puede ocurrir si se ha roto severamente un hueso y sobresale parte del hueso por la piel, produciéndose una contaminación directa. También puede ocurrir durante las cirugías para reemplazar articulaciones o fracturas de reparación.

Síntomas

Los síntomas de la osteomielitis incluyen:
• Fiebre o escalofríos
• Irritabilidad o letargo en los niños pequeños
• Dolor en el área de la infección
• Hinchazón, calor y enrojecimiento en el área de la infección
A veces la osteomielitis no causa signos y síntomas o son difíciles de distinguir de otros problemas.
Se debe consultar al médico si nota empeoramiento de dolor en los huesos, junto con fiebre. Si se está en riesgo de infección a causa de una condición médica, cirugía o lesión reciente, consulte al médico de inmediato si nota infección.

Diagnóstico

El médico puede ordenar una combinación de exámenes y procedimientos para diagnosticar la osteomielitis y para determinar qué gérmenes están causando la infección.
Los análisis de sangre
Los análisis de sangre pueden revelar niveles elevados de células blancas y otros factores que pueden indicar que el cuerpo está luchando contra una infección. Si la osteomielitis fue causada por una infección en la sangre, las pruebas pueden revelar que es producido gérmenes. No existe ninguna prueba de sangre que indique exactamente si tiene o no osteomielitis. Sin embargo, los análisis de sangre dan pistas de que el médico decida qué nuevas pruebas y procedimientos que pueda necesitar.

Las pruebas de imagen
Radiografías. Los rayos X pueden revelar daños en el hueso. Sin embargo, el daño puede no ser visible hasta que la osteomielitis desde hace varias semanas. Pruebas de imágenes más detalladas pueden ser necesarias si la osteomielitis se ha desarrollado recientemente.

La tomografía computarizada (TC). Una TC combina imágenes de rayos X tomadas desde diferentes ángulos, la creación de vistas transversales detalladas de las estructuras internas de una persona.

La resonancia magnética (IRM). Usando ondas de radio y un potente campo magnético. La resonancia magnética puede producir imágenes excepcionalmente detalladas de los huesos y los tejidos blandos que los rodean.

Biopsia de hueso
Una biopsia de médula es el más idóneo para diagnosticar la osteomielitis, ya que también puede revelar el tipo de germen que ha infectado el hueso. Conocer el tipo de germen permite al médico elegir un antibiótico que funcione particularmente bien para este tipo de infección. Una biopsia abierta requiere anestesia y cirugía para acceder al hueso. En algunas situaciones, el cirujano inserta una aguja larga a través de la piel y en el hueso para tomar una biopsia. Este procedimiento requiere anestesia local para adormecer el área donde se inserta la aguja. Los rayos X u otros estudios por imágenes se pueden usar como guía.

Tratamiento

Los tratamientos más comunes para la osteomielitis son antibióticos y cirugía para eliminar las porciones de hueso que están infectados o muertos. La hospitalización suele ser necesaria.

Medicamentos
Una biopsia ósea revela qué tipo de germen está causando la infección, por lo que el médico puede elegir un antibiótico que funcione directamente para este tipo de infección. Los antibióticos se administran por lo general a través de una vena en el brazo durante un mínimo de cuatro a seis semanas. Los efectos secundarios pueden incluir náusea, vómito y diarrea. También puede ser necesario un curso adicional de antibióticos orales para las infecciones más graves.

Cirugía
Dependiendo de la gravedad de la infección, la cirugía se puede incluir uno o más de los siguientes procedimientos:
Drenar el área infectada. Abrir el área alrededor del hueso infectado le permite al cirujano drenar el pus o líquido que se ha acumulado producto de la infección.
Retiro del hueso enfermo y el tejido. En un procedimiento llamado desbridamiento, el cirujano extirpa la mayor cantidad de hueso enfermo como sea posible, tomando un pequeño margen de hueso sano para asegurarse de que se han eliminado todas las áreas infectadas. El tejido circundante que muestra signos de infección también se puede quitar.
Restaurar el flujo sanguíneo hacia el hueso. El cirujano puede llenar cualquier espacio vacío dejado por el procedimiento de desbridamiento con un trozo de hueso u otros tejidos, como la piel o los músculos de otra parte del cuerpo.
Retire cualquier objeto extraño. En algunos casos, los objetos extraños, tales como placas o tornillos colocados durante una cirugía previa, deben ser eliminados.
Amputar la extremidad. Como último recurso, los cirujanos pueden amputar la extremidad afectada para detener la infección se propague aún más.

La oxigenoterapia hiperbárica
En las personas con osteomielitis muy difícil de tratar, la terapia de oxígeno hiperbárico puede ayudar a obtener más oxígeno en los huesos y promover la cicatrización. Esto se hace usando una cámara de presión que se asemeja a un tubo grande.

Prevención

Si sufre un mayor riesgo de infección, consulte al médico acerca de las maneras de prevenir infecciones. Reducir el riesgo de infección también se reducirá el riesgo de desarrollar osteomielitis. En general, tomar precauciones para evitar cortes y rasguños que dan a los gérmenes fácil acceso al cuerpo. Si se produce cortes y rasguños, limpie el área inmediatamente y aplique un vendaje limpio. Revise las heridas con frecuencia para detectar cualquier signos de infección.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Criptorquidia

Criptorquidia

La Criptoquirdia o Testículo no descendido, es un testículo que no ha entrado en su posición correcta en la bolsa de piel que cuelga detrás del pene (escroto) antes del nacimiento de un niño. Por lo general, sólo un testículo se ve afectado, pero en algunos casos pueden ser los dos testículos.

Un testículo no descendido es más común entre los bebés nacidos prematuramente o antes de las 37 semanas.

Para la mayoría de los niños que nacen con uno o dos testículos no descendidos, el problema se corrige en los primeros meses de vida. Si el bebé tiene un testículo no descendido que no se corrige, por lo general se puede recurrir a la cirugía por lo general para a ubicarlo en el escroto.

En casos únicos, la criptorquidia se puede desarrollar posteriormente en la vida, a menudo tan tarde como adultos jóvenes. Alrededor del 3% al término y 30% de los bebés varones prematuros nacen con por lo menos un testículo no descendido. criptorquidia es distinta de monorquismo la condición de tener un solo testículo.

Causas

La causa exacta de un testículo no descendido es desconocida. Una combinación de la genética, la salud materna y otros factores ambientales pueden alterar las hormonas, los cambios físicos y la actividad nerviosa que influyen en el desarrollo de los testículos.

Síntomas

La enfermedad de criptorquidia es un testículo que no ha entrado en su posición correcta en la bolsa de piel que cuelga detrás del pene (escroto) antes del nacimiento de un niño. Por lo general, sólo un testículo se ve afectado, pero en algunos casos pueden ser los dos testículos no descendidos pueden ser.

Un testículo no descendido es más común entre los bebés nacidos prematuramente o antes de las 37 semanas.

Para la mayoría de los niños que nacen con uno o dos testículos no descendidos, el problema se corrige en los primeros meses de vida. Si su bebé tiene un testículo no descendido que no se corrige, la cirugía por lo general se puede utilizar para volver a ubicarla en el escroto.

Los testículos se forman en el abdomen durante el desarrollo fetal. Durante el último par de meses de desarrollo fetal normal, los testículos gradualmente dejan el abdomen, pasan a través de un conducto en forma de tubo en la ingle (canal inguinal) y descienden en el escroto.

Si el niño tiene un testículo no descendido, ese proceso se detiene o se retrasa en alguna etapa de su desarrollo. Por lo tanto, no podrá ver o sentir un testículo en la que se espera que sea en el escroto.
Cuándo consultar a un médico

Si el niño tiene un testículo no descendido, pregúntele al médico con qué frecuencia tendrá que ser examinado. Si el testículo no se ha movido en el escroto por el tiempo en que el bebé tenga 4 meses de edad, el problema probablemente no se corregirá.

El tratamiento de testículo no descendido cuando es todavía un bebé puede reducir el riesgo de complicaciones más tarde en la vida, tales como infertilidad y cáncer testicular.

Cuando los niños mayores (desde bebés hasta preadolescentes varones) que tienen testículos descendidos normalmente en el nacimiento y que pareciera que está “perdido” un testículo más tarde, esta condición puede deberse a:

  • Un testículo retráctil, que se mueve hacia atrás y adelante entre el escroto y la ingle y puede ser fácilmente guiado por la mano en el escroto durante un examen físico.
  • Un testículo ascendente o adquirido que no ha descendido, lo que ha “devuelto” a la ingle y no puede ser fácilmente guiado por la mano en el escroto

Si nota cualquier cambio en los genitales del bebé o está preocupado por su desarrollo, hable con su médico.

Diagnóstico

El dilema de diagnóstico más común en los niños por lo demás normales es distinguir un testículo retráctil de un testículo que no puede descender de manera espontánea en el escroto. Testículos retráctiles son más comunes que los testículos no descendidos y realmente no necesita ser operado. En los varones normales, como el músculo cremáster se relaja o se contrae, el testículo se mueve bajo o más alto (“retrae”) en el escroto. Aunque hay diversas maniobras utilizadas para ello, tales como el uso de una posición de piernas cruzadas, enjabonando dedos del examinador o el examen en un baño caliente, el beneficio de la cirugía en estos casos puede ser una cuestión de juicio clínico.

Un cariotipo puede confirmar o excluir formas de hipogonadismo primario disgenético, tales como el síndrome de Klinefelter o disgenesia gonadal mixta . Los niveles hormonales (especialmente gonadotropinas y AMH) pueden ayudar a confirmar que hay testículos funcionales hormonalmente por valor de intentar rescatar, al igual que la estimulación con unas cuantas inyecciones de gonadotropina coriónica humana para provocar un aumento del nivel de testosterona. En ocasiones, estas pruebas revelan una insospechada y más complicada condición intersex.

En la minoría aún más pequeña de los niños con criptorquidia que tienen otros defectos congénitos obvios de los genitales, la prueba adicional es crucial y tiene una alta probabilidad de detectar un condición intersex u otras anomalías anatómicas. La ambigüedad puede indicar ya sea alterada la síntesis de andrógenos o sensibilidad reducida. La presencia de un útero pélvico por ultrasonido sugiere ya sea síndrome persistente del conducto de Müller (deficiencia AMH o falta de sensibilidad) o una mujer severamente virilizada con hiperplasia adrenal congénita. Un inequívoco micropene , especialmente acompañado de hipoglucemia o ictericia, sugiere hipopituitarismo congénita.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es mover el testículo que no ha descendido a su lugar correcto en el escroto. El tratamiento temprano puede disminuir el riesgo de complicaciones de un testículo no descendido, como el riesgo de infertilidad y cáncer testicular.

Cirugía
Un testículo no descendido suele corregirse con cirugía. El cirujano manipula cuidadosamente el testículo en el escroto y sutura en su lugar. Este procedimiento generalmente requiere incisiones relativamente pequeñas y se puede realizar con dispositivos laparoscópicos.
En algunos casos, el testículo puede estar poco desarrollada o tejido anormal o muerto; en estos casos el cirujano extirpará este tejido testicular.
Si su hijo también tiene una hernia inguinal asociada con el testículo no descendido, la hernia se repara durante la cirugía.
Después de la cirugía, el cirujano hará un seguimiento del testículo para monitorear su funcionamiento correctamente y que permanezca en su lugar. El seguimiento puede incluir:
• Examen físico
• Ecografía del escroto
• Pruebas de los niveles de hormonas

Tratamiento hormonal
El tratamiento hormonal consiste en la inyección de gonadotropina coriónica humana (HCG). Esta hormona puede causar que el testículo pase al escroto, pero el tratamiento hormonal suele ser menos efectiva que la cirugía. Hay algunas pruebas de que el tratamiento hormonal puede contribuir a la aparición temprana de la pubertad (pubertad precoz).

Otros tratamientos
Si el niño no tiene uno o ambos testículos (debido a que no sobrevivieron después de la cirugía) usted puede considerar implantes salinos testiculares en el escroto, que puede ser implantado en la infancia tardía o adolescencia. Estos implantes, en forma de testículo (nódulos llenos de líquido) resulta la “apariencia” de dos testículos en el escroto.
Si su hijo no tiene por lo menos un testículo sano, el médico lo remitirá a un especialista en hormonas (endocrinólogo) para discutir futuros tratamientos hormonales que serían necesarios para lograr la madurez física y la pubertad.

Prevención

No hay manera de evitar esta condición porque la causa exacta no se conoce.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Déficit atencional e hiperactividad o TDAH

Déficit atencional e hiperactividad o TDAH

Es un trastorno neuroconductual caracterizado, ya sea por dificultades importantes de falta de atención o hiperactividad e impulsividad o una combinación de los dos.
El TDAH es un trastorno del comportamiento bastante frecuente, ya que se estima que afecta entre el 8 y el 10% de los niños en edad escolar. Los niños son tres veces más propensos que las niñas a padecerlo.
Los niños con TDAH actúan sin pensar, son hiperactivos y tienen problemas de concentración. Pueden entender lo que se espera de ellos pero tienen dificultades para completar las tareas, ya que les cuesta estar quietos, prestar atención y atender los detalles.

Causas

Las causas específicas de TDAH no se conocen. Hay, sin embargo, un número de factores que pueden contribuir a, o exacerbar TDAH. Ellos incluyen la genética, la dieta y los entornos sociales y físicos.
El TDAH no es el resultado de una educación inadecuada por parte de los padres, de consumir demasiado azúcar ni de las vacunas. El TDAH tiene una base biológica que todavía no se acaba de entender por completo. Aunque no se ha podido identificar una causa aislada exclusiva, los investigadores están explorando sobre una serie de factores de carácter genético y ambiental. Los estudios han constatado que muchos niños con TDAH tienen un familiar cercano que padece el mismo trastorno.
Las investigaciones también establecen una asociación entre el hecho de que la madre haya fumado durante el embarazo y el posterior desarrollo de un TDAH en el hijo. Entre otros factores de riesgo, se incluyen el parto prematuro, el hecho de que el bebé nazca con un peso muy bajo y lesiones cerebrales durante el parto.
Algunos estudios han sugerido incluso la existencia de una relación entre la televisión excesiva durante la primera etapa de la infancia y los futuros problemas de atención. Los padres deben seguir las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP), que indican que los niños menores de dos años no deben exponerse en absoluto a pantallas (sea de TV, de video, de ordenador o de videojuegos) y que los niños a partir de los dos años deberían ver un máximo de una a dos horas al día, o menos, de programación televisiva de calidad.
Los investigadores encontraron que el 60 por ciento de los niños diagnosticados con TDAH continúan teniendo síntomas en la edad adulta. Muchos adultos, sin embargo, no reciben tratamiento. Los adultos con TDAH no tratados suelen tener estilos de vida caóticos, pueden parecer que están desorganizados.

Diagnóstico

El TDAH se diagnostica a través de una evaluación psiquiátrica, para descartar otras posibles causas o comorbilidades, la exploración física, las imágenes radiológicas y las pruebas de laboratorio pueden ser utilizados.
Puesto que no existe ninguna prueba que permita determinar la presencia del TDAH, su diagnóstico implica una evaluación completa del niño. Muchos niños y adolescentes diagnosticados de TDAH son evaluados y tratados por médicos de atención primaria, es decir, por pediatras o por médicos de familia. Estos últimos remiten a algunos niños a distintos especialistas (psiquiatras, psicólogos o neurólogos), sobre todo en los casos donde el diagnóstico no está del todo claro o cuando sus síntomas se combinan con los de otras afecciones, como el síndrome de Tourette, trastorno del aprendizaje, ansiedad o depresión.
Para que un niño pueda ser diagnosticado de TDAH necesita:

  • Presentar comportamientos de alguno de los subtipos mencionados antes de cumplir los siete años
  • Estos comportamientos deben ser más intensos que en otros niños de la misma edad
  • Los comportamientos deben durar un mínimo de seis meses
  • Los comportamientos deben ocurrir y afectar negativamente a un mínimo de dos áreas de la vida del niño (el mundo escolar o la guardería, el entorno doméstico y las relaciones sociales).

Los comportamientos del niño tampoco deben estar relacionados con el estrés que se vive en su familia. Los niños que han experimentado un divorcio, una mudanza, una enfermedad, un cambio de escuela u otro cambio importante en su vida pueden empezar súbitamente a portarse mal y/o a mostrarse olvidadizos. Para evitar hacer diagnósticos erróneos, es importante analizar si los factores anteriores pueden haber ejercido algún papel en la aparición de los síntomas.
En primer lugar, el médico llevará a cabo un examen físico de su hijo y tomar sus antecedentes médicos. A tal efecto, les formulará preguntas sobre sus síntomas, su salud en el pasado y en el momento actual, la salud de los demás miembros de la familia, los medicamentos que toma, así como las alergias que padece y otras cuestiones importantes.
Es posible que el médico también le avalúe la vista y la audición a fin de descartar otras posibles afecciones. Debido a que algunas afecciones emocionales, como el estrés extremo, la depresión y la ansiedad, pueden parecerse al TDAH, lo más probable es que el médico le pida que complete cuestionarios sobre su hijo a fin de descartar estas últimas afecciones.
Es posible que el médico le pida información sobre el desarrollo y el comportamiento de su hijo en casa, en el colegio y en sus relaciones sociales. Es probable que también consulte a los adultos que ven a su hijo con regularidad (como los profesores, que suelen ser los primeros en detectar los síntomas del TDAH). También es posible que el médico solicite una evaluación del niño en temas educacionales al psicólogo u orientador escolar del centro de estudios del niño.

Síntomas

Los síntomas del TDAH son especialmente difíciles de definir debido a que se dificulta trazar la línea de los niveles normales de falta de atención, hiperactividad, impulsividad y los niveles clínicamente significativos que requieren la intervención de empezar. Para ser diagnosticado con TDAH, los síntomas deben ser observados en dos escenarios diferentes durante seis meses o más y en un grado mayor que otros niños de la misma edad.
El TDAH antes se conocía como trastorno por déficit de atención(o TDA). En 1994, se le adjudicó un nuevo nombre y se dividió en tres categorías o subtipos, cada una asociada a un patrón de comportamiento característico:

1. De tipo inatento, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:

  • Incapacidad para prestar atención a los detalles o tendencia a cometer errores en los trabajos escolares u otras actividades por simple descuido
  • Dificultad para mantener la atención de forma continua en las tareas o en los juegos lúdicas
  • Parentes problemas de audición
  • Dificultad para seguir instrucciones
  • Problemas de organización
  • Desagrado y/o tendencia a evitar las actividades que requieren esfuerzo mental
  • Tendencia a perder objetos, como juguetes, cuadernos o deberes escolares
  • Dispersión y facilidad para distraerse
  • Tendencia a los olvidos en las actividades cotidianas

2. De tipo hiperactivo-impulsivo, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:

  • Gestos o movimientos repetitivos que denotan nerviosismo o intranquilidad
  • Dificultad para permanecer sentado
  • Tendencia a correr o trepar de forma excesiva
  • Dificultad para jugar tranquilamente
  • Sensación de estar siempre “en marcha”
  • Habla excesiva o descontrolada
  • Lanzarse a responder preguntas de forma impulsiva sin haber escuchado completamente la pregunta
  • Dificultad para esperar el turno o guardar fila
  • Tendencia a interrumpir o a inmiscuirse

3. De tipo combinado, que incluye una combinación de los dos tipos anteriores y es el más frecuente.

Aunque puede ser un verdadero desafío educar a un niño con TDAH, es importante recordar que los niños que padecen este trastorno no son “malos”, no “intentan hacerse ver” ni se portan mal a propósito. Los niños diagnosticados con TDAH tienen dificultades para controlar su comportamiento, a no ser que reciban medicación y/o tratamiento conductual.

Tratamiento

El TDAH no se puede curar, pero se puede manejar; es decir, se pueden controlar sus síntomas eficazmente. El médico del niño trabajará con usted para desarrollar un programa de tratamiento individualizado y a largo plazo. Su meta consistirá en ayudar al niño para que aprenda a controlar su comportamiento y ayudar a la familia a crear una atmósfera que facilite conseguir esa meta.
En la mayoría de los casos, la mejor forma de tratar un TDAH es mediante una combinación de medicación y tratamiento conductual. Cualquier buen programa de tratamiento requerirá un atento seguimiento y supervisión por parte del médico, que podrá ir haciendo adaptaciones o ajustes a largo del tiempo. Puesto que es importante que los padres participen de forma activa en el programa de su hijo, la formación de los padres también se considera parte fundamental del manejo del TDAH.

Medicamentos
Se pueden utilizar varios tipos de medicamentos para tratar un TDAH:

  • Fármacos estimulantes. son el tratamiento más conocido, ya que se han estado utilizando durante más de 50 años para tratar el TDAH. Algunos requieren varias tomas día, de 4 horas de afecto, pero hay otros que duran hasta 12 horas. Entre sus posibles efectos secundarios, se incluyen la pérdida del apetito, el dolor de estómago, la irritabilidad y el insomnio. Por ahora, no existe evidencia pruebas de efectos secundarios largo plazo.
  • Fármacos no estimulantes. Representan una buena alternativa a los estimulantes y a veces se utilizan junto con estos últimos para tratar el TDAH. Es posible que presenten menos efectos secundarios que los estimulantes y sus efectos terapéuticos pueden durar hasta 24 horas.
  • Fármacos antidepresivos. son una opción para tratar el TDAH. Estos fármacos pueden conllevar un ligero incremento del riesgo de suicidio en niños y adolescentes. Si el médico recomienda un antidepresivo a su hijo, asegúrese de hablar con él sobre este riesgo.

Los medicamentos afectan a distintos niños de formas diferentes, de modo que un niño puede reaccionar positivamente a un medicamento y el otro de manera adversa.

Tratamiento conductual
La investigaciones han demostrado que los medicamentos para tratar el comportamiento impulsivo y las dificultades de atención son más eficaces cuando se combinan con tratamiento conductual.

Este tipo de tratamiento intenta modificar los patrones de conducta:
• Reorganizando ambiente escolar y el doméstico del niño
• Dándole instrucciones y directrices claras sobre la forma de actuar
• Estableciendo un sistema consistente de recompensas para las conductas apropiadas y de consecuencias negativas para las inapropiadas

Estrategias conductuales que pueden ayudar a su hijo en el caso de que padezca un TDAH:

  • Créale una rutina. Intente seguir un horario de actividades día tras día, desde la hora de despertase hasta la de acostarse. Cuelgue el horario en un lugar claramente visible para que su hijo pueda ver qué es lo que se espera de él a lo largo del día, cuándo es el momento de hacer los deberes, de jugar y de realizar otras tareas.
  • Organícese. Coloque la mochila del colegio, la ropa, los libros y los juguetes de su hijo en el mismo lugar todos los días para que su hijo sea menos propenso a perderlos.
  • Evite las distracciones. Apague el televisor, la radio y los juegos de ordenador, sobre todo mientras su hijo haga los deberes.
  • Limítele las opciones. Ofrezca a su hijo la posibilidad de escoger entre dos objetos (piezas de ropa, comidas, juguetes) para que no se sienta agobiado o saturado ante tantas posibilidades.
  • Modifique la forma de relacionarse con su hijo. En vez de utilizar largas explicaciones e indirectas, utilice instrucciones claras y concisas para recordarle sus responsabilidades.
  • Utilice metas y recompensas. Utilice una planilla o tabla de registro para enumerar las metas de su hijo y registrar sus conductas positivas, y luego recompense a su hijo por sus esfuerzos. Asegúrese de que las metas sean realistas (es mejor pensar en pasitos pequeños que en grandes éxitos del día a la mañana).
  • Ejerza disciplina de una forma eficaz. En lugar de gritar o pegarle a su hijo, utilice la estrategia de la “pausa obligada” o de la retirada de privilegios ante comportamientos inapropiados. Es posible que, con los niños pequeños, baste con distraerlos o ignorarlos durante un rato hasta que se porten mejor.
  • Ayude a su hijo a descubrir sus puntos fuertes. Todos los niños necesitan experimentar el éxito para sentirse bien consigo mismos. Si se fija qué cosas se le dan bien a su hijo, se trate del deporte, alguna habilidad artística o la música y permitelas practicar, podrá favorecer sus habilidades sociales y elevar su autoestima.

Tratamientos alternativos
En la actualidad, los únicos tratamientos del TDAH que los estudios científicos han demostrado eficaces son la medicación y el tratamiento conductual. Es posible que el médico recomiende tratamientos e intervenciones adicionales en función de sus síntomas y necesidades concretas. Algunos niños con TDAH, por ejemplo, pueden necesitar intervenciones educativas especiales, como uso de tutores, terapia ocupacional, etc. Cada niño tiene sus propias necesidades.
Existe una serie de tratamientos alternativos que han sido publicitados y probados por algunos niños con TDAH: dosis elevadas de vitaminas, tratamientos corporales, manipulación dietética, tratamiento de las alergias, tratamiento quiropráctico, entrenamiento de la atención, entrenamiento de la vista y psicoterapia individual tradicional. Los padres deben ser muy cautelosos con cualquier tratamiento o terapia que prometa “curar” el TDAH. Si está interesado en probar algo nuevo, coménteselo antes al médico de su hijo.

Prevención

No es posible prevenir el TDAH pero sí se puede hacer las siguientes recomendaciones:

En el aula
En calidad del principal defensor de su hijo, usted se debería familiarizar con los derechos médicos, legales y educacionales del niño. Manténgase en contacto con los profesores de su hijo y con la dirección de su centro de estudios para poder ir supervisando sus avances.
Usted será el mejor defensor de su hijo si cultiva buenas relaciones con todas las personas involucradas en su tratamiento, incluyendo sus profesores, médicos, terapeutas y otros miembros de la familia. Si aprovecha todo el apoyo y recursos educativos disponibles, ayudará a su hijo a orientarse hacia el éxito.

Aparte de utilizar rutinas y de seguir un sistema claro de recompensas, he aquí algunas tácticas que usted puede compartir con los profesores de su hijo para favorecer el éxito en el aula:

Reducir las distracciones mientras el niño está en clase. Puede ser tan sencillo como sentar al niño cerca del profesor, en vez de cerca de la ventana.

Utilizar una carpeta donde figuren los deberes del niño para favorecer la comunicación entre padres y profesores. El profesor puede incluir los deberes, así como comentarios sobre los avances del niño y usted puede revisar la carpeta para asegurarse de que su hijo completa las tareas a tiempo.

Dividir las tareas en porciones más reducidas. Es adecuado dar instrucciones claras y breves; dividir las tareas largas en fragmentos reducidos y manejables.

Dar refuerzo positivo. Esté siempre pendiente de los comportamientos adecuados de su hijo y refuércelos de forma inmediata

Enseñar buenos hábitos de estudio. Subrayar textos, tomar apuntes y leer en voz alta son tareas que pueden ayudar a su hijo a mantener la concentración y a retener la información.

Supervisar al niño. Asegúrese de que su hijo va y vuelve de la escuela con los libros y materiales necesarios para estudiar y/o hacer los deberes. A veces se pide a los niños con TDAH que formen pareja con un compañero aplicado que les ayudará a orientarse en las tareas académicas.

Ser sensible a los aspectos relacionados con la autoestima del niño. Pida a los profesores de su hijo que le proporcionen retroalimentación en privado y que eviten pedirle que haga ejercicios o tareas en público que le podrían resultar demasiado difíciles.

Involucrar al orientador o psicólogo escolar. Este podría diseñar programas de comportamiento para abordar problemas específicos en el aula.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Asma y su niño

Asma y su niño

Asma en los niños
Asma en los niños

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene asma?

Su hijo puede tener asma si él o ella a menudo se les oye silbar, tiene tos y dificultad para respirar. Estos síntomas pueden empeorar cuando su niño hace ejercicios, o se expone a ciertos desencadenantes e irritantes. El médico de su niño buscará otras razones para estos síntomas antes de diagnosticar el asma.

¿Qué es un ataque de asma?

Un ataque de asma ocurre cuando el exceso de moco hace que las área de las  vías respiratorias de su niño  se obstruyen. Los ataques de asma pueden ser leves, moderados o graves. Si su hijo tiene un ataque de asma, él o ella pueden experimentar los síntomas siguientes:

  • Opresión en el pecho
  • Tos con moco
  • Sibilancias o sonido silbante al respirar
  • Dificultad para respirar y hablar
  • Dificultad para dormir

Qué  hacer para ayudar al niño con  ataques de asma?

Usted puede ayudar a su hijo a evitar los ataques de asma manteniéndolo alejado de los desencadenantes (también llamados alérgenos) e irritantes que pueden comenzar un ataque de asma. Factores desencadenantes e irritantes varían  para cada individuo, pero los siguientes son algunos ejemplos de los desencadenantes más comunes e irritantes:

  • La contaminación del aire
  • Polvo
  • Polen
  • El humo del tabaco
  • La caspa de mascotas
  • Ejercicio
  • Los cambios de temperatura
  • Ciertos alimentos
  • Sulfitos (agentes conservantes en el vino tinto, cerveza, barras de ensaladas, sopas deshidratadas y otros alimentos)
  • Aspirina o ibuprofeno (nombres de marca: Advil, Motrin, Nuprin)
  • Acidez
  • Sinusitis
  • Las emociones fuertes (como el llanto o la risa)
  • Perfume
  • Desodorantes en aerosol
  • Virus

¿Cómo puedo ayudar a mi niño a evitar los factores desencadenantes del asma?

Si el polen y el moho son la causa de  los síntomas de su hijo, use el aire acondicionado y tratar de mantener las ventanas de su casa y automóvil cerrados. Cambiar el filtro de su sistema de calefacción y refrigeración con frecuencia. Para controlar el moho y el aire limpios los baños, la cocina y los sótanos, utilice un acondicionador de aire o un deshumidificador para mantener el nivel de humedad inferior al 50%. Las personas que son alérgicas al polvo en realidad son alérgicas a los excrementos de los ácaros del polvo. Para reducir los ácaros del polvo en su casa lave las sábanas de la cama semanalmente en agua caliente (por encima de 130 ° F). Cubra los colchones y almohadas en fundas herméticas, y elimine las alfombras y cortinas. Si necesita usar alfombra, puede tratarla con sustancias químicas para disminuir los ácaros del polvo. Trate de evitar los animales de peluche, flores secas y otras cosas que atrapan el polvo. Las mascotas pueden causar problemas si su hijo es alérgico a ellos. Si usted tiene una mascota  manténgala fuera del dormitorio de su hijo. No permita que fumen en su casa o en el coche, el humo del tabaco puede empeorar el asma.

¿Cómo puedo saber si el asma de mi niño es grave?

Haga que su niño use un medidor de flujo máximo cada día. Un medidor de flujo pico mide cuánto aire fluye fuera de los pulmones de su hijo. Las personas que tienen asma tienen un flujo de aire dentro y fuera de sus pulmones que los de otras personas. Medición de los niveles de flujo máximo pueden ayudar a ver problemas con el flujo de aire de su niño antes de que él o ella tengan cualquier síntoma de asma. Un medidor también le indica a usted y a su médico  la gravedad de los ataques de asma de su hijo. Las lecturas de flujo pico también le pueden ayudar a encontrar los factores desencadenantes que hacen que los síntomas de asma de su hijo empeore.

¿Cómo es un medidor de flujo pico?

Para usar un medidor de flujo pico, su niño debe seguir estos pasos:

  1. Mover el indicador hacia la parte inferior de la escala numerada.
  2. Ponerse de pie.
  3. Tome una respiración profunda.
  4. Cerrar sus labios alrededor de la boquilla del medidor de flujo. Su lengua no debe meterse dentro del tubo.
  5. Sople lo más fuerte y rápido como sea posible.

El indicador en el medidor se moverá hacia arriba. Anote el número donde se detiene. Haga que su niño repita los pasos 1 a 5 dos veces más. Escriba el más alto de los tres números en la tabla de registro de flujo pico. Su médico le indicará cuándo debe  su niño usar el medidor de flujo máximo y la forma de enterarse de que su hijo tenga “mejor valor personal”. El mejor valor personal es la más alta calificación que su hijo obtiene en dos semanas de grabación cuando su asma está bien controlada. Después de conocer a su hijo el mejor valor personal, compare la puntuación del flujo pico diario con su mejor valor personal.

¿Cuál es el sistema de zonas del flujo pico?

Una vez que sabe que su hijo tiene el puntaje de mejor valor personal  de flujo máximo, su médico puede indicarle cómo hacer el siguiente paso. Puntajes del flujo pico se colocan en “zonas” como los colores de las señales de tráfico.

Zona Verde: este es un puntaje que equivale al 80% al 100% del puntaje. Se señala que el asma de su hijo está bajo control. No hay síntomas presentes, pero su hijo debe tomar sus medicamentos para el asma de prevención como de costumbre.

Zona Amarilla: este es un puntaje que equivale al 50% a 80% del puntaje del mejor personal. Se señala que el asma de su niño está empeorando. Su hijo puede ser tos o sibilancias frecuentes. Él o ella pueden necesitar medicamento adicional. Siga las indicaciones de su médico o llame a su médico.

Zona roja: este es un puntaje que equivale al 50% del puntaje del mejor valor personal. Se señala una emergencia médica. Su niño puede tener tos intensa, sibilancias y dificultad para respirar, y sus labios y las uñas pueden estar poniendo de color morado. Haga que su niño use un inhalador u otro medicamento para abrir sus vías respiratorias de inmediato. Llame a su médico inmediatamente para solicitar consejo.

¿El asma de mi niño puede tratarse?

Sí, hay dos tipos diferentes de medicamentos que las personas con asma pueden tomar. Un tipo se utiliza para detener un ataque de asma. Este medicamento se llama un broncodilatador y ayuda cuando su hijo ya ha empezado a tener problemas para respirar que abre las vías aéreas estrechas y para la inflamación. El otro tipo de medicamento se utiliza para evitar que su hijo tenga un ataque de asma. Este medicamento se llama un anti-inflamatorio y mantiene las vías respiratorias por inflamación. Su hijo tendrá que tomar este medicamento todos los días. El médico de su hijo le ayudará a decidir cuál es el mejor medicamento para su hijo.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Acondroplasia

Acondroplasia

Acondroplasia
Acondroplasia Genética

La acondroplasia es un trastorno del crecimiento de los huesos que ocasiona el tipo más común de enanismo.
Causas
La acondroplasia es una de un grupo de trastornos llamados condrodistrofias o osteocondrodisplasias.
La acondroplasia se puede heredar como un rasgo autosómico dominante, lo que significa que si un niño recibe el gen defectuoso de uno de los padres, el niño tendrá la enfermedad. Si uno de los padres padece acondroplasia, el bebé tiene una probabilidad del 50% de heredar el trastorno. Si ambos padres tienen la enfermedad, las probabilidades del bebé de ser afectado aumentan al 75%.
Sin embargo, la mayoría de los casos aparecen como mutaciones espontáneas. Esto significa que dos padres que no tengan acondroplasia pueden engendrar un bebé con la enfermedad.
Los síntomas
La apariencia típica del enanismo acondroplásico se puede observar al nacer. Los síntomas pueden incluir:
•    Apariencia anormal de la mano con un espacio persistente entre los dedos y el anular
•    Piernas arqueadas
•    Disminución del tono muscular
•    Desproporcionadamente grande de cabeza a diferencia de tamaño del cuerpo
•    frente prominente ( prominencia frontal )
•    Brazos y piernas cortos (especialmente la parte superior del brazo y muslo)
•    Estatura baja (significativamente por debajo de la estatura promedio para una persona de la misma edad y sexo)
•    La estenosis espinal
•    Curvaturas de la columna denominada cifosis y lordosis
Signos y exámenes
Durante el embarazo, una ecografía prenatal puede mostrar el exceso de líquido amniótico que rodea al bebé por nacer.
El examen del bebé después del parto muestra un aumento de tamaño de la cabeza de adelante hacia atrás. Puede haber signos de hidrocefalia (“agua en el cerebro”).
Las radiografías de los huesos largos pueden revelar la acondroplasia en el recién nacido.
Tratamiento
No hay tratamiento específico para la acondroplasia. anormalidades relacionadas, incluyendo la estenosis espinal y compresión de la médula espinal, se debe tratar de que le causan problemas.
Expectativas (pronóstico)
Las personas con acondroplasia rara vez alcanzan los 5 metros de altura. La inteligencia es en el rango normal. Los bebés que reciben el gen anormal de ambos padres no suelen vivir más allá de unos pocos meses.
Las posibles complicaciones
•    pies en palillo de tambor
•    Acumulación de líquido en el cerebro (hidrocefalia)
Situaciones que requieren asistencia médica
Si hay una historia familiar de acondroplasia y que planeen tener hijos, puede que le resulte útil hablar con su proveedor de atención médica.
Prevención
La asesoría genética puede ser útil para los futuros padres cuando uno o ambos son acondroplásicos. Sin embargo, como la acondroplasia más a menudo se desarrolla de forma espontánea, la prevención no siempre es posible.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)