Archivo de la etiqueta: Neisseria meningitidis

La meningococemia

La meningococemia

MeningococcemiaEs una enfermedad generada por varios tipos de meningococo (Neisseria meningitidis), habitante frecuente en la nariz y la garganta de personas sanas. Esta enfermedad ocurre cuando el meningococo invade el torrente sanguíneo. Por lo general hay sangrado dentro de la piel , y el tejido de esas áreas puede morir (tornarse necrótico o gangrenoso). Si el paciente sobrevive, las áreas sanan dejando cicatriz.

La incidencia de la meningococcemia se relaciona con la condición socio-económica de los países, como ocurre con tantas otras enfermedades infecciosas, siendo mayor el número de casos en las áreas de menores recursos. Se observan casos aislados durante todo el año, pero aumenta su frecuencia durante los meses más fríos (invierno y primavera). El meningococo se aloja en las vías respiratorias de los individuos sanos, algunos pueden convertirse en portadores asintomáticos, sin desarrollar la enfermedad. La incidencia aumenta en niños, en casos de individuos institucionalizados, (guarderías, asilos), y en condiciones de hacinamiento.
En personas con buenas defensas, no ocurre la diseminación de bacterias desde la garganta a la sangre. Pero en algunos individuos, en determinadas circunstancias, esta bacteria puede provocar una enfermedad grave.

Causas

Es causada por una bacteria llamada Neisseria meningitidis. La bacteria que vive con frecuencia en las vías respiratorias altas de una persona sin provocar signos visibles de enfermedad. Las bacterias pueden propagarse de persona a persona a través de gotitas respiratorias. Por ejemplo, uno puede resultar infectado si está cerca de alguien con la condición cuando estornudan o tosen. Por lo que los familiares cercanos están más expuestos al contagio.

Síntomas

Puede haber pocos síntomas al principio. Algunos pueden incluir:
• Fiebre
• Dolor de cabeza
• Irritabilidad
• Dolor muscular
• Náuseas
• Erupción con manchas rojas o moradas ( petequias )

Los síntomas posteriores pueden incluir:

• Nivel de conciencia cambiante
• Grandes áreas de sangrado bajo la piel ( púrpura )
• Choque

Diagnostico

Los análisis de sangre se hacen para descartar otras infecciones y ayudar a confirmar o no la enfermedad. Estas pruebas pueden incluir:
• Hemocultivo
• Recuento sanguíneo completo con diferencial
• Estudios de coagulación ( PT , PTT )

Otros exámenes que se pueden realizar son:

• Punción lumbar para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo para un cultivo de LCR
• La biopsia de piel y la tinción de Gram
• Análisis de orina

Tratamiento

La meningococcemia es una emergencia médica. Las personas con este tipo de infección a menudo son ingresadas en la unidad de cuidados intensivos del hospital, donde son monitoreados de cerca. La persona puede ser colocada en aislamiento respiratorio durante las primeras 24 horas para ayudar a prevenir la propagación de la infección a otras personas.

Los tratamientos pueden incluir:

• Los antibióticos por vía intravenosa (IV), dado inmediatamente
• Soporte respiratorio
• Los factores de coagulación o el reemplazo de las plaquetas – si los trastornos hemorrágicos desarrollan
• Líquidos por vía intravenosa (IV)
• Los medicamentos para tratar la presión arterial baja
• Cuidado de heridas para áreas de piel con coágulos sanguíneos

Prevención

A menudo se recomiendan antibióticos preventivos para los miembros de la familia y contactos.
Existen 3 tipos de vacunas:

  • Las vacunas a base de polisacáridos. Dichas vacunas pueden ser bivalentes (grupos A y C), trivalentes (grupos A, C y W) o tetravalentes (grupos A, C, Y y W135).
  • Las vacunas contra el meningococo del grupo B desarrolladas en Cuba, Noruega y los Países Bajos a base de proteínas de la membrana externa.
  • Desde 1999, vacunas conjugadas contra el meningococo del grupo C. Desde 2005 se ha autorizado en los Estados Unidos de América, Canadá y Europa una vacuna conjugada tetravalente (grupos A, C, Y y W135) para niños y adultos.

Existen grandes controversias con respecto a la utilidad de las vacunas. Si bien no ofrecen el 100% de cobertura, son, por el momento, la única protección con que se cuenta. Se recomienda en todos los casos, consultar con el pediatra o médico tratante, que seguramente tendrá una opinión atendible con respecto a cada paciente.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)