Archivo de la etiqueta: miedo

Trastorno Obsesivo-Compulsivo (T.O.C.)

Trastorno obsesivo-compulsivo (T.O.C.)

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos no deseados incontrolables y comportamientos rituales repetitivos que se sienten obligados a realizar, incapaz de resistirse a ellos y liberarse.
Como una aguja se queda pegada en un disco viejo, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) hace que el cerebro se queda bloqueado en un pensamiento o deseo particular. Por ejemplo, es posible comprobar la estufa veinte veces para asegurarse de que está realmente apagada, lavarse las manos hasta hacerse daño.
Las obsesiones son pensamientos recurrentes no deseados, impulsos o imágenes que causan una ansiedad significativa. Al principio, la obsesión puede ser experimentada como relativamente benigna. Con el tiempo, la persona lo asocia con el miedo y la ansiedad que incapacita.
Estas obsesiones se dividen en categorías temáticas comunes, tales como:
• Miedo a la contaminación con la suciedad, los gérmenes o sustancias venenosas.
• Miedo de tener una enfermedad grave
• Temor de que las acciones de uno hieren a otras personas o causar que ocurran cosas malas.
• Incapacidad de deshacerse de objetos inútiles (acaparamiento)
• Pensamientos e imágenes sexuales y agresivos inapropiados
• Necesidad de simetría, orden o exactitud
Las personas que temen la contaminación pueden obsesionarse con dar la mano o tocar picaportes públicos.
Los que se obsesionan con las implicaciones de sus acciones a menudo temen a poner en peligro a los demás.
Las obsesiones con la simetría y el orden pueden causar ansiedad significativa sobre disposición de los muebles, los hábitos alimenticios o la ropa.
Impulsos sexuales inapropiados e imágenes pornográficas, a menudo de una naturaleza agresiva, pueden dominar la mente de una persona.
Las obsesiones de agresión también se centran en las emociones violentas, gritar en público o dañar a otros.
Acumular objetos inútiles, es común en el TOC y pueden coincidir con una obsesión por el orden.
Las personas que sufren de TOC se dan cuenta de que ellos crean sus obsesiones. Ellos sienten que el contenido de sus obsesiones está fuera de su control, inadecuado, no es indicativo de su carácter. Por lo tanto, su ansiedad se intensifica no sólo por obsesiones recurrentes, sino también por la extrañeza de las obsesiones.

Causas

La causa del trastorno obsesivo-compulsivo no se entiende completamente, pero dentro de las teorías principales incluyen:
  • Biología: Puede ser el resultado de cambios en las funciones propias de la química del cerebro o naturales de su cuerpo. También puede tener un componente genético, pero los genes específicos aún no han sido identificados.
  • Medio Ambiente: Algunos factores ambientales como las infecciones se sugieren como un disparador para el TOC, pero se necesita más investigación para estar seguro.
Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar el trastorno obsesivo-compulsivo son:
  • La historia familiar. Tener padres u otros miembros de la familia con la enfermedad puede aumentar su riesgo de desarrollar TOC.
  • Eventos estresantes de la vida. Si usted ha experimentado eventos traumáticos o estresantes o que tienden a reaccionar fuertemente a la tensión, el riesgo puede aumentar. Esta reacción puede, por alguna razón, desencadenar pensamientos intrusivos, los rituales y la angustia emocional característica de TOC.
Los individuos con trastorno obsesivo-compulsivo pueden tener problemas adicionales. Algunos de los problemas pueden estar asociadas con el TOC – otros pueden existir además de TOC pero no ser la causa de ello, entre éstos están:
  • La incapacidad para asistir al trabajo, la escuela o las actividades sociales.
  • Relaciones turbulentas.
  • La mala calidad de vida en general.
  • Los trastornos de ansiedad.
  • Depresión.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Pensamientos y conductas suicidas.
  • El alcohol o abuso de otras sustancias.
  • La dermatitis por contacto de lavado de manos frecuente.

Síntomas

Los primeros indicios del TOC se pueden ver en niños y adolescentes. La enfermedad generalmente comienza de manera gradual y empeora con la edad. Los síntomas pueden ser leves o graves. Algunas personas sólo tienen pensamientos obsesivos sin comportamiento compulsivo.
La mayoría de las personas, especialmente los niños, no perciben las obsesiones y comportamientos compulsivos como irracionales o ridículos. Por ejemplo, los niños no les importa evitar grietas en la acera. Y aunque los adultos pueden cavilar sobre sus problemas, por lo general lo hacen porque sus problemas y sus soluciones tienen sentido a la vida adulta. Pero todas las personas con TOC se dan cuenta que estas reacciones suelen ser excesivas y perjudiciales. Esta toma de conciencia es una característica de la enfermedad.
Las personas con TOC suelen sentirse avergonzados de su enfermedad y rara vez revelan sus síntomas, si pueden evitarlo. Muchas personas ocultan sus síntomas a familiares y amigos durante años. Estas personas reconocen lo absurdo de su conducta, pero a menudo aprenden a vivir con ellos.
  1. Los síntomas pueden presentarse días, semanas y a veces hasta años después de ocurrido el hecho.
  2.  Se presentan pesadillas o flashbacks constantes sobre la situación traumática.
  3. El afectado mantiene “la guardia” y cree que el peligro volverá en cualquier momento.
  4. Físicamente puede haber diarrea, dolores musculares, dolor de cabeza, depresión y abuso de drogas, incluyendo analgésicos.

Diagnóstico

Para ayudar a diagnosticar el TOC, un especialista en la materia puede indicar exámenes, tales como:
  • Examen físico. Esto se puede hacer para ayudar a descartar otros problemas que podrían estar causando sus síntomas y para revisar si hay complicaciones relacionadas.
  • Las pruebas de laboratorio. Estos pueden incluir, por ejemplo, un recuento sanguíneo completo, la detección de alcohol y drogas y un chequeo de su función tiroidea.
  • Evaluación psicológica. El especialista de salud mental le preguntará acerca de sus pensamientos, sentimientos, síntomas y pautas de comportamiento; además, podría tener la opción de hablar con familiares y amigos sobre el caso, bajo el consentimiento del paciente.
Los criterios de diagnóstico: Para ser diagnosticado con TOC, debe cumplir con los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Este manual es utilizado por los profesionales de salud mental para diagnosticar las enfermedades mentales y las empresas de seguros de reembolso para el tratamiento, lo cuales son:
• Debe tener obsesiones o compulsiones, o ambas cosas.
• Puede o no darse cuenta de que sus obsesiones y compulsiones son excesivas e irracionales.
• Las obsesiones y compulsiones son significativamente por periodos largos e interfieren con su rutina diaria y el funcionamiento social o laboral.
Sus obsesiones deben cumplir con los siguientes criterios:
• Recurrente, pensamientos, impulsos o imágenes persistentes y no deseadas son intrusivos y provocan malestar.
• Intenta ignorar estos pensamientos, imágenes o impulsos o suprimirlos con conductas compulsivas.
Las compulsiones deben cumplir con los siguientes criterios:
• Comportamiento repetitivo que se siente impulsado a realizar, tales como lavarse las manos o actos mentales repetitivos, como contar en silencio.
• Intenta neutralizar las obsesiones con otro pensamiento o acción.
• Estos comportamientos o actos mentales tienen el propósito de prevenir o reducir la angustia, pero son excesivos o no realistas en relación con el problema que están destinadas a solucionar.
A veces es difícil diagnosticar porque los síntomas del TOC pueden ser similares a los de un trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, trastornos de ansiedad, depresión, esquizofrenia u otras enfermedades mentales. Alguien con verdaderas obsesiones y compulsiones tiene TOC, aunque es posible tener ambos TOC y trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva. Asegúrese de seguir con el proceso de diagnóstico para que pueda obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo no puede resultar en una cura, pero puede ayudarle a traer síntomas bajo control por lo que no descartan su vida diaria. Algunas personas necesitan tratamiento para el resto de sus vidas.
Los dos tratamientos principales para TOC son la psicoterapia y medicamentos. A menudo, el tratamiento es más eficaz con una combinación de éstos.
Psicoterapia
Es un tipo de terapia llamada exposición y prevención de respuesta (EPR) es el tratamiento más eficaz. Esta terapia consiste en exponer que poco a poco a un objeto o la obsesión temidos, tales como suciedad, el cual tiene que aprender maneras saludables de lidiar con la ansiedad. La terapia de exposición requiere esfuerzo y práctica, pero puede disfrutar de una mejor calidad de vida una vez que aprenda a manejar sus obsesiones y compulsiones.
La terapia puede llevarse a cabo en sesiones individuales, familiares o de grupo.
Medicamentos
Ciertos medicamentos psiquiátricos pueden ayudar a controlar las obsesiones y compulsiones del TOC. Por lo general, los antidepresivos son juzgados primero.
Los antidepresivos que han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar el TOC son:
• Clomipramine (Anafranil)
• La fluvoxamina (Luvox CR)
• La fluoxetina (Prozac)
• La paroxetina (Paxil, Pexeva)
• Sertralina (Zoloft)
Sin embargo, otros antidepresivos y medicamentos psiquiátricos utilizados para otras afecciones se pueden prescribir fuera de la etiqueta para tratar el TOC.
La elección de un medicamento. No es raro tener que probar varios medicamentos antes de encontrar uno que funcione bien para controlar sus síntomas. Puede tomar semanas o meses después de comenzar un medicamento a notar una mejoría en sus síntomas. Su médico también puede recomendar medicamentos de combinación, como los antidepresivos y los medicamentos antipsicóticos, para que sean más eficaces en el control de sus síntomas.
No deje de tomar su medicamento sin consultar a su médico, incluso si se siente mejor (puede tener una recaída de los síntomas del TOC). Los antidepresivos no se consideran adictivos, pero la dependencia física a veces, que es diferente de la adicción, pueden ocurrir. Así que interrumpir el tratamiento bruscamente o desaparecidos varias dosis puede causar síntomas de dependencia, a veces llamado síndrome de la discontinuación. Trabaje con su médico para disminuir gradualmente y con seguridad su dosis.
Efectos secundarios de los medicamentos y los riesgos.
En general, el objetivo del tratamiento con medicamentos es para controlar eficazmente los signos y síntomas en la dosis más baja posible. Se debe tomar en cuenta lo siguiente:
  • Efectos secundarios. Todos los medicamentos psiquiátricos tienen efectos secundarios potenciales que pueden incluir malestar estomacal, trastornos del sueño, sudoración y reducido interés en la actividad sexual. 
  • El riesgo de suicidio. La mayoría de los antidepresivos son generalmente seguros, pero la FDA exige que todos llevan las advertencias más severas para las recetas. En algunos casos, los niños, adolescentes y adultos jóvenes menores de 25 años pueden tener un aumento de pensamientos o conductas suicidas cuando toman antidepresivos, especialmente en las primeras semanas después de iniciar o cuando se cambia la dosis. Si se producen pensamientos suicidas al tomar un antidepresivo, el paciente debe comunicarse inmediatamente con su médico o buscar ayuda de emergencia. Se debe tomar en cuenta que los antidepresivos son más propensos a reducir el riesgo de suicidio en el largo plazo mediante la mejora del estado de ánimo.
  • Interacciones con otras sustancias. Algunos medicamentos pueden tener interacciones peligrosas con otros medicamentos, o alimentos, alcohol u otras sustancias. Por lo que el paciente debe tener la obligación de indicarle al médico que sustancias o medicamentos toma, incluyendo vitaminas, minerales y suplementos de hierbas.

Prevención

No hay manera segura de prevenir el trastorno obsesivo-compulsivo. Sin embargo, obtener el tratamiento tan pronto como sea posible puede ayudar a prevenir el TOC empeore.
El trastorno obsesivo compulsivo es una enfermedad crónica, lo que significa que siempre será parte de su vida. Aunque no se puede tratar el TOC por cuenta propia, puede hacer algunas cosas por si mismo que se basará en el plan de tratamiento:
  • Tome sus medicamentos según las indicaciones. Incluso si usted se siente bien, no se resista a la tentación de saltarse sus medicamentos. Si se detiene, los síntomas del TOC probablemente volverán.
  • Preste atención a las señales de advertencia. Usted y su médico puede haber identificado los problemas que pueden desencadenar los síntomas del TOC. Haga un plan para que sepa qué hacer si los síntomas reaparecen. Comuníquese con su médico o terapeuta si nota cualquier cambio en los síntomas o cómo se siente.
  • Compruebe primero antes de tomar otros medicamentos. Póngase en contacto con el médico que le está tratando antes de tomar los medicamentos prescritos por otro médico o antes de tomar cualquier exceso de medicamentos de venta libre, vitaminas, minerales o suplementos a base de hierbas. Estos pueden interactuar con sus medicamentos con TOC.
Lidiar con el trastorno obsesivo compulsivo puede ser todo un reto. Los medicamentos pueden tener efectos secundarios no deseados y es posible que se sienta avergonzado o enojado por tener una condición que requiere tratamiento a largo plazo. Aquí hay algunas maneras de ayudar a hacer frente al TOC:
  • Aprenda sobre el TOC, edúquese sobre su condición puede empoderarlo, lo que lo motivará a cumplir con su plan de tratamiento.
  •  Unirse a un grupo de apoyo puede ayudar a llegar a otros que enfrentan retos similares.
  • Manténgase enfocado en sus metas. La recuperación es un proceso continuo. Debe manener sus metas de recuperación en mente.
  • Encontrar salidas saludables. Explore maneras saludables para canalizar su energía, como los pasatiempos y actividades recreativas. El ejercicio regular, una dieta saludable y dormir lo suficiente puede tener un efecto positivo en su tratamiento.
  • Aprenda relajación y manejo del estrés. Pruebe las técnicas de manejo del estrés, como la meditación, la relajación muscular, la respiración profunda o el yoga.
  • Seguir con sus actividades regulares. Vaya a trabajar o a la escuela como lo haría normalmente. Pasar tiempo con la familia y amigos. No deje que el TOC se interponga en el camino de su vida.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

La Esquizofrenia

ESQUIZOFRENIA

EsquizofreniaLa esquizofrenia es una enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo. Se calcula que de cada 100 personas, una padece esquizofrenia. Generalmente aparece en adultos jóvenes.
No es una enfermedad de un determinado perfil de persona, sino que se presenta con una frecuencia similar en los diferentes niveles socioeconómicos,  culturas mundiales y en ambos sexos (generalmente con un inicio más precoz en los varones).
la persona que padece  esquizofrenia no puede explicar lo que le está sucediendo, tiene miedo de hacerlo o de creer que está enfermo y por lo tanto no pedirá ayuda ni se quejará en la mayoría de los casos de lo que le sucede. Por todo esto la mayor parte de ellos y sobre todo al comienzo de la enfermedad no aceptan  medicarse ni acudir al especialista.

Indicios y Síntomas

Los primeros indicios de esquizofrenia probablemente pasan desapercibidos por la familia y los amigos. Las personas que sufren de esquizofrenia muchas veces exhiben uno o más de los siguientes síntomas, durante las primeras etapas de la enfermedad:

  • Prolongada sensación de tensión
  • Falta de sueño
  • Mala concentración
  • Aislamiento social
  • Cambio en la personalidad

A medida que la enfermedad avanza, los síntomas pasan a ser más intensos y extraños.
La persona se comporta en forma peculiar, habla de cosas sin sentido y tiene percepciones inusuales. Estos síntomas más graves son motivos para solicitar tratamiento.

  • Los delirios son creencias inusuales no basadas en la realidad. Por ejemplo, las personas que sufren de esquizofrenia pueden creer que alguien puede escuchar sus pensamientos o controlar sus sentimientos, acciones o impulsos.
  • Las alucinaciones son distorsiones de los sentidos. Las alucinaciones auditivas hacen que las personas escuchen sonidos inexistentes. Las alucinaciones visuales hacen que las personas vean cosas que no están allí. Las alucinaciones táctiles son sensaciones sin causa, como sentir comezón o que le quema la piel. También existen las alucinaciones olfatorias, que son oler olores inexistentes.
  • Las preocupaciones son pensamientos que, en la mente de la persona enferma, son más importantes de lo normal. El mismo pensamiento se repite a menudo y puede convertirse en irreal. Esto puede incluir una preocupación de salud o de “hacer lo correcto”.
  • El pensar desordenadamente interfiere con la planificación, motivación y comunicación. Por ejemplo, una persona puede utilizar palabras sin sentido, o saltar de un pensamiento a otro no relacionado. El aislamiento social hace que la persona esquizofrénica se recluya. Esto puede darse debido a una intolerancia a estar entre multitudes, reuniones pequeñas e inclusive con sólo otra persona.
  • La falta de motivación y emoción, así como también la apatía, son síntomas muy difíciles de aceptar por los miembros de las familias de los enfermos. Muy pocas personas experimentan todos estos síntomas a la vez. Algunos pueden manifestarse durante la fase de remisión y pueden agravarse durante la etapa más activa de la enfermedad.

La mayoría de los síntomas de la esquizofrenia son subjetivos, dependen de lo que el paciente refiera. Hay dos tipos de síntomas en la esquizofrenia: Síntomas Positivos y Síntomas Negativos.

1. Síntomas positivos: son aquellas manifestaciones que el paciente hace o experimenta y que las personas sana no suelen presentar.

Síntomas positivos mentales: (psicóticos)
Alucinaciones: son engaños de los sentidos, percepciones interiores que se producen sin un estimulo externo. No está en condiciones de reconocer que lo percibido surge únicamente de sus vivencias interiores y no está presenta en el mundo externo. , Pueden ser de tipo auditivas, táctiles, visuales, gustativas y olfativas.
Delirio: se trata de una convicción errónea de origen patológico que se manifiesta a pesar de razones contrarias y sensatas. El alcance con la realidad está restringido. El paciente ve el delirio como la única realidad válida. Aunque los propios pensamientos son contrarios a las leyes de la lógica, el enfermo es inaccesible a esta objeción. Cuando se advierte de este estado, a veces no hay que pensar el inicio de un tratamiento o la hospitalización, ya que la desesperanza que puede llegar a producir en el paciente hace que haya intentos de suicidio. tipos: persecución, de culpa, de grandeza, religioso, somático, de referencia…
Trastornos del pensamiento: la manera de hablar suele darnos indicios significativos sobre el pensamiento trastornado. Relatan a menudo que han perdido control sobre sus pensamientos, que estos le han sido sustraídos, impuestos o que son dirigido por extraños poderes o fuerzas relacionados con el lenguaje tenemos: descarrilamiento, tangencialidad, ilogicalidad, presión del habla, distraibilidad.
En las crisis psicóticas, estos síntomas anteriores descritos pueden ir acompañados de:
Síntomas positivos en el ámbito de sentimientos: angustia, excitabilidad
Síntomas positivos vegetativos: insomnio, palpitaciones, sudores, mareos, trastornos gastrointestinales, trastornos respiratorios
Síntomas positivos de la motricidad: comportamiento, agresivo y/o agitado, inquietud corporal, movimientos extraños y absurdos, conducta repetitiva.

2. Síntomas negativos: son aquellas cosas que el paciente deja de hacer y que los individuos sanos pueden realizar cotidianamente, como pensar con fluidez y con lógica, experimentar sentimientos hacia otras personas, tener voluntad para levantarse cada día.

En la esquizofrenia también hay otra serie de síntomas, menos alarmantes pero que se suelen confundir como signos de pereza o de mal comportamiento, son los llamados síntomas negativos como por ejemplo, la apatía, la falta de energía, la falta de placer, insociabilidad, etc., los cuales deben ser tratados en la misma medida que los síntomas activos o positivos.
Todos estos síntomas afectan a todos los ámbitos: social, laboral, familiar. En algunos aspectos el enfermo esquizofrénico tiene menos capacidad de acción que una persona sana. Estas deficiencias las llamamos síntomas negativos.
Pobreza afectiva: Se manifiesta como un empobrecimiento de la expresión de emociones y sentimientos, disminuye la capacidad emocional; se manifiesta en aspectos del comportamiento como: Expresión facial inmutable: la cara parece helada, de madera, mecánica., Movimientos espontáneos disminuidos y escasez de ademanes expresivos: no usa las manos para expresarse, permanece inmóvil y sentado…, Escaso contacto visual: puede rehuir mirar a los demás, permanece con la mirada extraviada, Incongruencia afectiva: el afecto expresado es inapropiado. Sonríe cuando se habla de temas serios. Risa tonta, Ausencia de inflexiones vocales: el habla tiene una calidad monótona y las palabras importantes no están enfatizadas por medio de cambios de tono de voz o volumen.
Alogia: Se refiere al empobrecimiento del pensamiento y de la cognición. Se manifiesta a través de: Pobreza del lenguaje: restricción de la cantidad del lenguaje espontáneo, las respuestas son breves y raramente hay información adicional, Pobreza del contenido del lenguaje: aunque las respuestas son largas, el contenido es pobre. El lenguaje es vago repetitivo y estereotipado, bloqueo: interrupción del lenguaje antes de que un pensamiento o idea haya sido completado. Después de un periodo de silencio que puede durar unos segundos no puede recordar lo que estaba diciendo o lo que quería decir, Latencia de respuesta incrementada: el paciente tarda más tiempo de lo normal en responder a la pregunta.
Abulia –Apatía: La abulia se manifiesta como una falta de energía, de impulso. La apatía es la falta de interés. A diferencia de la falta de energía de la depresión, en la esquizofrenia es relativamente crónica y normalmente no está acompañado de una afectividad triste. Se manifiesta en: Problemas con el aseo y la higiene, Falta de persistencia en el trabajo, escuela o cualquier otra tarea, Sentimiento de cansancio, lentitud, Propensión al agotamiento físico y mental.
Anhedonia – insociabilidad: La Anhedonia es la dificultad para experimentar interés o placer por las cosas que antes le gustaba hacer o por las actividades normalmente consideradas placenteras: tiene pocos o ningún hobbies, tienden a mostrar un decremento de la actividad e interés sexual en función de lo que tendría ser normal según la edad y estado del mismo, puede mostrar incapacidad para crear relaciones próximas e intimas apropiadas para su edad, sexo y estado familiar, Relaciones con amigos y semejantes restringidas. Hacen poco o ningún esfuerzo para desarrollar dichas relaciones.
Problemas cognitivos de la atención: Problemas en la concentración y en la atención, Sólo es capaz de concentrarse esporádicamente, Se distrae en medio de una actividad o conversación: se manifiesta en situaciones sociales; se le va la mirada, no sigue el argumento de una conversación, le interesa poco el tema; Acaba bruscamente una discusión o tarea aparente.

Causas

No se ha descubierto aún la causa de la esquizofrenia. Sin embargo, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que una serie de factores combinados con un riesgo genético contribuyeron al desarrollo de la enfermedad.
Así como se piensa que el riesgo de contraer diabetes o problemas del corazón existe en determinadas familias, se cree que la propensión a la esquizofrenia también tiene una conexión genética. Por ejemplo, si un mellizo gemelo tiene esquizofrenia, el otro mellizo tiene entre un 50 a un 60 por ciento de posibilidades de contraer la enfermedad también.
Todavía no se sabe exactamente qué es lo que desencadena la enfermedad en aquellas personas que tienen una predisposición familiar. Algunas teorías sugieren que debido a que la esquizofrenia generalmente se manifiesta por primera vez durante los cambios hormonales de la pubertad, estos cambios son los que provocan la enfermedad en aquellos con predisposición a la misma. Además, se consideran otros factores externos como infecciones virales, factores de gran estrés como pobreza o violencia y otros factores externos similares como posibles causas del trastorno.

Tratamientos

En la actualidad la esquizofrenia se trata fundamentalmente con determinados medicamentos, denominados neurolépticos o antipsicóticos. Se diferencian dos tipos de antipsicóticos:
•    Los clásicos: la clorpromazina, el haloperidol o la tioridazina.
•    Los neurolépticos atípicos: clozapina, risperidona, olanzapina, ziprasidona o quetiapina
Ambos grupos tienen en común la capacidad de corregir desequilibrios de los neurotransmisores, sobre todo la dopamina, y aliviar los síntomas positivos. Sin embargo, los neurolépticos atípicos tienen especial capacidad de conseguir el desequilibrio del neurotransmisor serotonina. A ello se ha asociado la efectividad de este tipo de neurolépticos sobre los síntomas negativos. Los neurolépticos atípicos tienen además la ventaja de producir menos efectos secundarios.
En casos muy concretos como la escasa respuesta al tratamiento con medicamentos, con grave riesgo de suicidio o agresión hacia otros, en el subtipo de esquizofrenia catatónica puede estar indicado el tratamiento con electroshock. Pese a su mala prensa, las condiciones de aplicación actual del electroshock hacen que sea un procedimiento seguro, además de muy eficaz. Los tratamientos antipsicóticos han permitido que, en la mayor parte de los casos, el paciente con esquizofrenia pueda vivir en la comunidad. Es extraordinariamente importante aprovechar esta posibilidad y combinar el tratamiento farmacológico con una serie de medidas destinadas a que el paciente esté ocupado y activo.
Estas medidas constituyen lo que se denomina terapia psicosocial. Precisa de mecanismos asistenciales como por ejemplo, talleres ocupacionales, centros de día, centros de salud mental y grupos de autoayuda. El diálogo entre paciente con esquizofrenia y el médico puede ser un instrumento terapéutico importante, si tiene como fin que el enfermo conozca su patología, y se le enseñe a convivir con ella y a utilizar sus propios recursos psicológicos y ajenos -familia, amigos, apoyo-, para acercarse más a su entorno.
Por otra parte, es importante que el médico psiquiatra informe tanto al paciente como a los familiares con los que convive sobre las características sintomáticas de la enfermedad y les ayude a distinguir cómo se han manifestado en su caso particular, con vistas a la prevenir o intervenir con prontitud en caso de reagudización. También es importante que el psiquiatra informe sobre los tratamientos antipsicóticos, sus efectos y ventajas, y también los posibles efectos adversos. Además es necesario que el médico psiquiatra ayude al enfermo y allegados a que consigan una comunicación adecuada en el medio familiar. Otras técnicas de psicoterapia individual, por ejemplo las de tipo psicoanalítico, no parece ser eficaces en la esquizofrenia.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Fobias

Las fobias son miedos irracionales y extremas que interfieren con la vida diaria. Las personas con fobias tienen miedos que están fuera de proporción al peligro real. Y aunque estas personas son conscientes de que sus miedos no son racionales, no son capaces de controlarlos.

Las fobias son algunas veces se presenta con otras enfermedades, como trastornos de pánico y trastorno de Tourette.
Las fobias son comunes y están presentes algunas veces con otras condiciones, como el trastorno de pánico o trastorno de Tourette. La mayoría de las personas a lidiar con fobias al evitar la situación u objeto que les hace sentir pánico (conducta de evitación).

Un trastorno fóbico se produce cuando la conducta de evitación llega a ser tan extrema que interfiere con su capacidad de participar en sus actividades diarias. Hay tres tipos principales de trastornos fóbicos:

* Miedo a estar solo o en lugares públicos donde la ayuda no esté disponible o es imposible escapar (agorafobia)
* Miedo a las situaciones en las que podría ser la persona expuesta a la crítica de otras personas (fobia social)
* Miedo a las cosas específicas (fobia específica)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Ataques de pánico y trastorno de pánico

Síntomas, causas y tratamiento

ataquesUn ataque de pánico es una súbita oleada de ansiedad abrumadora y el miedo. Su corazón late y no se puede respirar. Se siente mareado y enfermo del estómago. Usted puede incluso sentir como si estuvieras muriendo o perdiendo la razón. Si no se trata, ataques de pánico puede llevar a trastorno de pánico y otros problemas. Incluso puede provocar que se retire de sus actividades normales. Pero el pánico es tratable – y cuanto antes de pedir ayuda, mejor. Con el tratamiento, puede reducir o eliminar los síntomas de pánico y recuperar el control de su vida.

En muchos casos, los ataques de pánico salen  de la nada, sin ninguna advertencia. A menudo, no hay ninguna razón clara para el ataque. Incluso se puede producir cuando está relajado o dormido.

Un ataque de pánico puede ser una ocurrencia de una sola vez, pero muchas personas experimentan episodios repetidos. Los ataques recurrentes de pánico son a menudo causadas por una situación específica, como cruzar un puente o hablar en público – sobre todo si esta situación ha provocado un ataque de pánico antes. Por lo general, la situación que inducen el pánico es una en la que se siente en peligro y sin poder escapar.

Puede experimentar uno o más ataques de pánico, sin embargo, ser de otra manera perfectamente feliz y saludable. O sus ataques de pánico puede ocurrir como parte de otro trastorno, como el trastorno de pánico, fobia social o depresión. Independientemente de la causa, ataques de pánico son tratables. Hay muchos tratamientos eficaces y estrategias de afrontamiento que puede utilizar para tratar los síntomas.

Los signos y síntomas de un ataque de pánico

Los ataques de pánico a menudo afectan a cuando estás lejos de casa, pero pueden ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento. Es posible que tenga una mientras está en un centro comercial de la tienda, caminando por la calle, conduciendo en su coche, o sentado en el sofá en casa.ataques de panicop

Los signos y síntomas de un ataque de pánico desarrollan abruptamente y por lo general alcanzan su pico en 10 minutos. La mayoría de los ataques de pánico extremo dentro de los 20 a 30 minutos, y rara vez duran más de una hora.

Un ataque de pánico incluye una combinación de los siguientes signos y síntomas:

* Falta de aliento o hiperventilación
* Palpitaciones o latidos acelerados del corazón
* Dolor en el pecho o malestar
* Temblor o estremecimiento
* Sensación de ahogo
* Sensación de irrealidad o separados de su entorno
* Sudoración
* Náuseas o malestar estomacal
* Sensación de mareo, desvanecimiento o desmayo
* Adormecimiento o sensación de hormigueo
* Caliente o frío parpadea
* Miedo de morir, perder el control o volverse loco

En la terapia de exposición para el trastorno de pánico, usted está expuesto a las sensaciones físicas de pánico en un ambiente seguro y controlado, que le da la oportunidad de aprender maneras más saludables de afrontamiento. Se le puede pedir a hiperventilar, agitar su cabeza de lado a lado, o contener la respiración. Estos ejercicios diferentes causar sensaciones similares a los síntomas de pánico. Con cada exposición, cada vez menos miedo a esas sensaciones corporales internas y se siente una mayor sensación de control sobre su pánico.

Si usted tiene agorafobia, la exposición a las situaciones que temen y evitan también se incluye en el tratamiento. Al igual que en la terapia de exposición para las fobias específicas, se enfrenta a la situación temida hasta que el pánico comienza a desaparecer. A través de esta experiencia, se aprende que la situación no es perjudicial y que usted tiene control sobre tus emociones.

En casos severos, la medicación se puede utilizar para controlar o reducir algunos de ellos síntomas de trastorno de pánico. Sin embargo, la medicación no debe ser el único tratamiento que se persigue. La medicación es más efectiva cuando se combina con otros tratamientos, como la terapia y los cambios de estilo de vida, que abordan las causas subyacentes del trastorno de pánico.

Los medicamentos utilizados para ataques de pánico y trastorno de pánico incluyen:

* Los antidepresivos se usan a veces en el tratamiento de ataques de pánico y trastorno de pánico. Sin embargo, se tarda varias semanas antes de que comiencen a trabajar, así que hay que tomarlos continuamente – no sólo durante un ataque de pánico.

Las benzodiazepinas son fármacos * anti-ansiedad que actuar muy rápidamente (generalmente dentro de 30 minutos a una hora). Teniendo en ellos durante un ataque de pánico proporciona un alivio rápido de los síntomas. Sin embargo, las benzodiacepinas son altamente adictivas y tiene síntomas de abstinencia, por lo que se debe utilizar con precaución.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)