Archivo de la etiqueta: menopausia

Vaginitis

Vaginitis

La vaginitis es una inflamación de la vagina que puede resultar en la descarga, comezón y dolor. Los tipos más comunes de vaginitis son:

  • La vaginosis bacteriana, que resulta de sobrecrecimiento de varios organismos normalmente presentes en la vagina
  • Las infecciones por hongos, que suelen ser causadas por un hongo natural denominado Candida albicans.
  • La tricomoniasis, que es causada por un parásito y se transmite habitualmente por vía sexual.
  • La atrofia vaginal (vaginitis atrófica), que resulta de la reducción de los niveles de estrógeno después de la menopausia.

Causas

La causa depende del tipo de vaginitis que tiene.

  1. La vaginosis bacteriana.  Este tipo de vaginitis pueden propagarse durante las relaciones sexuales, pero también ocurre en personas que no son sexualmente activas. Las mujeres con compañeros sexuales nuevos o múltiples, así como las mujeres que utilizan un dispositivo intrauterino (DIU) para el control de la natalidad, tienen un mayor riesgo de vaginosis bacteriana.
  2. Las infecciones por hongos Las infecciones por hongos se producen cuando el ambiente normal de la vagina se somete a algún cambio que desencadena la proliferación de un hongo – por lo general C. albicans. Una infección por levaduras no se considera una infección de transmisión sexual. 

. Los factores que aumentan el riesgo de infecciones por hongos son:
• Los medicamentos, como antibióticos y esteroides
• La diabetes no controlada
• Los cambios hormonales, tales como los relacionados con el embarazo, las píldoras anticonceptivas o la menopausia
. Los baños de espuma, los anticonceptivos vaginales, ropa húmeda o apretadamente, y productos de higiene femenina, tales como aerosoles y desodorantes, no causan infecciones de la levadura. Sin embargo, estos factores pueden aumentar su susceptibilidad a la infección.

3. La tricomoniasis  La tricomoniasis es una infección común de transmisión sexual causada por un parásito unicelular llamado Trichomonas vaginalis. Este organismo se propaga durante la relación sexual con alguien que ya tiene la infección.

4. La vaginitis no infecciosa  Pulverizaciones o duchas vaginales, jabones perfumados, detergentes perfumados y productos espermicidas pueden causar una reacción alérgica o irritar los tejidos vulvares y vaginales.

Síntomas

Los síntomas de vaginitis pueden incluir:
• Cambio en el color, olor o cantidad de flujo vaginal
• Picazón o irritación vaginal
• Dolor durante el coito
• Dolor al orinar
• El sangrado ligero o manchado vaginal
Las características de la secreción vaginal se pueden indicar el tipo de vaginitis que tiene.

Diagnóstico
Para diagnosticar su condición, su médico puede revisar su historial de infecciones vaginales o infecciones de transmisión sexual y llevar a cabo un examen pélvico. Durante el examen, su médico puede tomar una muestra de secreción del cuello uterino o vaginal para análisis de laboratorio para confirmar qué tipo de vaginitis que tiene.

Tratamiento

Una gran variedad de organismos y condiciones pueden causar vaginitis, así que el tratamiento se dirige a la causa específica.

  • La vaginosis bacteriana. Para este tipo de vaginitis, el médico puede recetar tabletas de metronidazol (Flagyl) que se toman vía oral, gel de metronidazol (MetroGel) que se aplican a la vagina o crema de clindamicina (Cleocin) que se aplican a la vagina. Los medicamentos se utilizan generalmente una o dos veces al día durante cinco a siete días.
  • Las infecciones por levaduras. usualmente se tratan con una crema o supositorio antimicótico, como el miconazol (Monistat), clotrimazol (Gyne-Lotrimin) y tioconazol (Vagistat). Las infecciones por hongos también se pueden tratar con una receta de medicación oral antimicótico, tal como fluconazol (Diflucan). Las ventajas de este tratamiento para una infección por levaduras son la conveniencia, el costo y no tener que esperar para ver a su médico. El problema es que se puede tratar algo que no sea una infección por levaduras. Es posible confundir una infección por levaduras por otros tipos de condiciones de vaginitis o de otra índole que necesitan un tratamiento diferente. El uso de la medicina equivocada puede retrasar un diagnóstico correcto y un tratamiento más adecuado.
  • La tricomoniasis. El médico puede prescribir metronidazol (Flagyl) o las tabletas tinidazol (Tindamax).
  • El adelgazamiento de recubrimiento vaginal (atrofia vaginal). El estrógeno, en forma de cremas vaginales, tabletas o anillos, puede tratar con eficacia la vaginitis atrófica. Este tratamiento está disponible por la prescripción de su médico.
  • La vaginitis no infecciosa. Para tratar este tipo de vaginitis, es necesario identificar la fuente de la irritación y evitarla. Las fuentes posibles incluyen nuevo jabón, detergente para la ropa, toallas sanitarias o tampones.

Prevención

Una buena higiene puede prevenir que algunos tipos de vaginitis se repitan y puede aliviar algunos síntomas:

  • Evite los baños, bañeras de hidromasaje y bañeras de hidromasaje. Enjuague el jabón de su área genital externa después de una ducha, y seque bien la zona para evitar la irritación. No use jabones perfumados o fuertes, tales como aquellos con desodorante o acción antibacteriana.
  • Evite los irritantes. Estos incluyen tampones aromatizados y las almohadillas.
  • Limpiarse de adelante hacia atrás después de usar el inodoro. Si lo hace, evita la propagación de bacterias fecales a la vagina.

Otras cosas que pueden ayudar a prevenir la vaginitis incluyen:

  • No se duche. Su vagina no requiere limpieza que no sea el baño normal. Las duchas vaginales repetitivas interrumpe los organismos normales que residen en la vagina y puede en realidad aumentar el riesgo de infección vaginal
  • Utilice un condón masculino de látex. Esto ayuda a evitar infecciones que se contagian por contacto sexual.
  • Use ropa interior de algodón y pantimedias con entrepiernas de algodón. Si se siente cómodo sin él, vaya a la cama en ropa interior. La levadura prospera en ambientes húmedos.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 3.5/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 3 votes)

Cáncer de mama

Cáncer de mama

El cáncer de mama es el crecimiento desenfrenado de células malignas en el tejido mamario. Existen dos tipos principales de cáncer de mama, el carcinoma ductal—la más frecuente—que comienza en los conductos que llevan leche desde la mama hasta el pezón y el carcinoma lobulillar que comienza en partes de las mamas, llamadas lobulillos, que producen la leche materna.

Causas

No se conoce exactamente el origen del cáncer de mama. Los factores que pueden aumentar el riesgo de una mujer incluyen herencia, pubertad temprana, embarazo tardío, obesidad y factores relacionados con el estilo de vida como consumo excesivo de alcohol y tabaquismo. El factor de riesgo más grande del cáncer de mama es la edad, simplemente el envejecimiento. La mayoría de los cánceres de mama ocurren en mujeres de más de 50 años y las mujeres de más de 60 años son las que tienen el riesgo más alto.
El riesgo de que una mujer desarrolle cáncer de mama aumenta si su madre, hermana, hija o dos o más parientes cercanos, como primas, tienen antecedentes de cáncer de mama, especialmente en la juventud. Sin embargo, el 85% de las mujeres que desarrollan cáncer de mama NO tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

Diagnóstico

El diagnóstico de certeza del cáncer de mama requiere el examen microscópico de una muestra del tejido mamario sospechoso (biopsia). La biopsia, sin embargo, es tan sólo el último escalón en una cadena de procedimientos cuyo objetivo en separar los estudios mamarios en dos grupos principales: los que presentan algún grado de sospecha de cáncer y los que no.
La anamnesis (interrogatorio) seguida del examen físico o exploración física de la mama es el primer paso que se da para identificar si hay indicios de enfermedad.
Dentro del interrogatorio es de suma importancia investigar si la paciente tiene familiares directos que han tenido cáncer de mama (madre, hermana), si ha tenido tumores benignos en mama, si su menstruación fue de inicio temprano (12 años o menos) y su menopausia tardía (mayor de 50 años), si ha tomado anticonceptivos, si fuma; ya que todos estos se han identificado de cierta forma como factor de riesgo del cáncer de mama. Después de eso, se debe averiguar si la paciente ha tenido dolor mamario (mastalgia) o ha presentado alguna tumoración.
Posteriormente sigue la exploración física que la paciente la debe auto realizar cada mes. Un médico con experiencia también deberá explorarla al menos cada 6 meses. Se deben buscar tumoraciones, deformidades en piel, en pezones o bien tumoraciones por arriba o abajo de la clavícula o en axila.
Seguidamente,  si ha sido posible obtener algún dato que lo justifique, debe recurrirse a algunas de las siguientes técnicas de diagnóstico por la imagen:
  • Mamografía
  • Ecografía mamaria
  • Resonancia magnética o Imagen de Resonancia Magnética (I.R.M.) o resonancia.
  • Tomografía por emisión de positrones, (T.E.P. o P.E.T.)
De estos procedimientos el más importante, el más específico y el más usado es la mamografía, una radiografía obtenida en un aparato de rayos que ha sido diseñado especialmente para estudiar las mamas. Otras técnicas, como la galactografía, la neumoquistografía y la neumooncografía, representan variantes de la mamografía en las que se asocian técnicas invasivas para precisar el estudio de determinadas alteraciones.
La ecografía mamaria es un método auxiliar, muy útil en numerosas ocasiones, que en algunas circunstancias puede llegar a ser la principal técnica diagnóstica por la imagen. La principal utilidad consiste en la distinción de la naturaleza sólida o quística de lesiones nodulares identificadas en la mamografía. También es de utilidad en el estudio de mama con un componente glandular importante que condiciona una elevada densidad de la imagen mamogràfica, dificultando la discriminación de posibles lesiones. Permite una medición muy precisa del tamaño de los nódulos mamarios y es de gran utilidad para guiar punciones para obtener material celular o tisular para examen citológico o biópsico que permitan el estudio y diagnóstico histo-patológico.
La resonancia magnética y la T.E.P. (o P.E.T.) tienen importancia en casos concretos y su empleo, en la actualidad, no es rutinario. Sin embargo, las indicaciones de su empleo van ampliándose cada vez más. Las principales indicaciones de la resonancia son el seguimiento de cambios cicatrizales mamarios intensos post quirúrgicos, el estudio de multicecentricidad del cáncer mamario, la valoración de la extensión local para apoyar o contraindicar el tratamiento conservador y el estudio de complicaciones de prótesis mamarias.
Cuando se obtiene una mamografía, el radiólogo examina cuidadosamente las imágenes obtenidas buscando ciertos signos radiológicos que son conocidos como indicadores probables de patología. Las imágenes pueden visualizarse de manera analógica, utilizando como soporte una película radiográfica especial para mamografía; o bien de manera digital, utilizando sistemas informáticos.
Bandanas Solidarias Proyecto de Bandanas Solidarias: símbolo de la lucha contra el cáncer de mama

Síntomas

Diversas investigaciones han encontrado un grupo de factores de riesgo, o circunstancias, que hacen a una persona más propensa para desarrollar el tumor.
Edad: el riesgo aumenta con la edad. La mayoría de cánceres de mama se produce sobre los 50 años; a los 60 el riesgo es más elevado y resulta muy poco frecuente por debajo de los 35 años, aunque también es posible.
Sexo: las mujeres son las más propensas a desarrollar cáncer de mama. Los hombres también pueden sufrirlo, pero la probabilidad es de uno por cada cien mujeres.
Antecedentes familiares: las posibilidades aumentan si una hermana, madre o hija ha sufrido esta enfermedad. Además este riesgo se eleva si el familiar que ha padecido cáncer lo ha hecho antes de la menopausia, o si ha afectado a los dos senos.
Haber sufrido otro cáncer: el riesgo de cáncer de mama aumenta si se ha sufrido previamente otro cáncer, especialmente de ovario o de colon, o un carcinoma lobular o ductal in situ (dos tipos de tumor maligno que aparecen en los lóbulos o en los conductos galactóforos de los senos, o conductos mamarios). Otro posible factor de riesgo es una hiperplasia benigna, una especie de tumor no maligno, que altera el tejido del seno.
Menopausia tardía (posterior a los 55 años)
No haber tenido hijos, o el primer parto a partir de los 30 años.
Factores medioambientales: se está investigando la posible influencia de pesticidas, campos electromagnéticos o contaminantes en agua y comida.
Estilo de vida: algunas investigaciones han hallado un posible vínculo entre el consumo de alcohol y el desarrollo de cáncer de mama.
Obesidad : A pesar de no tener ninguna constatación científica definitiva, muchos investigadores indican que seguir una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras, así como practicar ejercicio físico de forma regular pueden ayudar a prevenir la aparición del cáncer de mama.
Estrés: Una vida activa hasta límites excesivos no es conveniente ni beneficiosa. Llevar una vida estresante es nocivo para la salud y, en consecuencia, puede favorecer la aparición de enfermedades
THS: Ciertos investigadores indican que a partir de los 10 años con terapia hormonal sustitutiva (THS) puede aumentar el riesgo de cáncer, mientras que otros destacan que no importa durante cuánto tiempo se ha tomado en el pasado, puesto que el riesgo de cáncer existe entre las que siguen la terapia hormonal, no entre las que la siguieron en un pasado.

Tratamiento

Hay diferentes tratamientos disponibles para los pacientes con cáncer de mama. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento actualmente usado) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de tratamientos consiste en un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre nuevos tratamientos para pacientes de cáncer. Cuando los ensayos clínicos muestran que un nuevo tratamiento es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar. Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo para pacientes que no han comenzado un tratamiento.
Se usan cuatro tipos de tratamiento estándar.
1. Cirugía
La mayoría de los pacientes con cáncer de mama se someten a cirugía a fin de extirpar el cáncer de la mama. Generalmente se extirpan algunos de los ganglios linfáticos de abajo del brazo y se observan bajo un microscopio para verificar si contienen células cancerosas.
Cirugía conservadora de la mama, una operación para extirpar el cáncer, pero no la mama misma. Incluye los siguientes procedimientos:
Lumpectomía: cirugía para extirpar el tumor (masa) y una pequeña cantidad de tejido normal alrededor del mismo.
Mastectomía parcial: cirugía para extirpar la parte de la mama que tiene cáncer y algo del tejido normal que la rodea. Este procedimiento también se llama mastectomía segmentaria.
A las pacientes tratados con cirugía conservadora de la mama, también se les puede extirpar algunos de ganglios linfáticos de abajo del brazo para someterlos a biopsia. Este procedimiento se llama disección de ganglio linfático. Se puede realizarse al mismo tiempo que la cirugía conservadora de la mama o después. La disección de ganglio linfático se realiza a través de una incisión separada.
Otros tipos de cirugía incluyen los siguientes procedimientos:
Mastectomía total: cirugía para extirpar toda la mama que contiene cáncer. También se pueden extraer algunos de los ganglios linfáticos de abajo del brazo para observarlos bajo un microscopio y verificar si hay signos de cáncer. Este procedimiento también se llama mastectomía simple. Esto se realiza a través de una incisión separada.
Mastectomía radical modificada: cirugía para extirpar toda la mama que tiene cáncer, la mayoría de los ganglios linfáticos de abajo del brazo, el revestimiento de los músculos pectorales y, a veces, parte de los músculos de la pared del pecho.
Mastectomía radical: cirugía para extirpar la mama que contiene cáncer, los músculos de la pared del pecho de abajo de la mama y todos los ganglios linfáticos de abajo del brazo. Este procedimiento a veces se llama mastectomía radical de Halsted.
Incluso si el médico extirpa todo el cáncer que se puede ver en el momento de la cirugía, algunos pacientes pueden recibir radioterapia, quimioterapia o terapia hormonal después de la cirugía para destruir todas las células cancerosas que queden. El tratamiento administrado después de la cirugía para aumentar las posibilidades de curación se llama terapia adyuvante.
Si la paciente va a tener una mastectomía, se puede considerar la reconstrucción de la mama (cirugía para reconstruir la forma de una mama después de la mastectomía). La reconstrucción de mama puede hacerse en el momento de la mastectomía o después. La reconstrucción puede realizarse con el propio tejido (no de la mama) de la paciente o mediante el uso de implantes rellenos con un gel salino o de silicona.
2. Radioterapia
La radioterapia es un tratamiento para el cáncer en el que se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa usa una máquina fuera del cuerpo que envía radiación al área donde se encuentra el cáncer. La radioterapia interna usa una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente dentro del cáncer o cerca del mismo. La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que está siendo tratado.
3. Quimioterapia
La quimioterapia es un tratamiento del cáncer en el que se usan medicamentos para interrumpir el crecimiento de las células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o impidiendo su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra por boca o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan a la corriente sanguínea y afectan a células cancerosas de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en la columna vertebral, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente las células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional). La forma en que se administre la quimioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se está tratando.
4. Terapia hormonal
La terapia hormonal es un tratamiento del cáncer por el que se extraen las hormonas o se bloquea su acción, y se impide el crecimiento de las células cancerosas. Las hormonas son sustancias elaboradas por las glándulas del cuerpo que circulan por la corriente sanguínea. Algunas hormonas pueden hacer crecer ciertos cánceres. Si las pruebas muestran que las células cancerosas ofrecen sitios donde pueden adherirse las hormonas (receptores) se utilizan medicamentos, cirugía o radioterapia para reducir la producción de hormonas o impedir que funcionen. La hormona estrógeno, que hace crecer algunos cánceres de mama, es elaborada en su mayor parte por los ovarios. El tratamiento para impedir que los ovarios elaboren estrógeno se llama ablación ovárica.
La terapia hormonal con tamoxifeno a menudo se suministra a pacientes con estadios tempranos de cáncer de mama y a pacientes con cáncer metastático de mama (cáncer que se ha diseminado hasta otras partes del cuerpo). La terapia hormonal con tamoxifeno o estrógenos puede actuar sobre las células de todo el cuerpo y puede aumentar la posibilidad de padecer cáncer del endometrio. Las mujeres que toman tamoxifeno deben someterse a un examen pélvico todos los años para verificar si hay signos de cáncer. Todo sangrado vaginal que no sea sangrado menstrual debe comunicarse a un médico tan pronto como sea posible.
La terapia hormonal con un inhibidor de la aromatasa se administra a algunas mujeres posmenopáusicas que padecen de cáncer de mama hormonodependiente. El cáncer de mama hormonodependiente necesita de la hormona estrógeno para crecer. Los inhibidores de la aromatasa disminuyen el estrógeno en el cuerpo porque impiden que una enzima llamada aromatasa convierta el andrógeno en estrógeno.
Ciertos inhibidores de la aromatasa pueden usarse para el tratamiento del cáncer de mama en un estadio temprano como terapia adyuvante o después de dos años o más de tamoxifeno. Los inhibidores de la aromatasa se están probando en ensayos clínicos para compararlos con la terapia hormonal con tamoxifeno en el tratamiento del cáncer de mama metastásico.
Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.
En la presente sección del sumario se hace referencia a tratamientos en evaluación en ensayos clínicos, pero tal vez no se mencionen todos los tratamientos nuevos que se están considerando. Para mayor información en inglés sobre ensayos clínicos, consultar el portal de Internet del NCI.
Biopsia del ganglio linfático centinela seguida de cirugía.
La biopsia del ganglio linfático centinela es un procedimiento para extraer el ganglio linfático centinela durante una cirugía. El ganglio linfático centinela es el primer ganglio que recibe el drenaje linfático de un tumor y es el primer ganglio linfático donde es posible que el cáncer se disemine desde el tumor. Se inyecta una sustancia radioactiva o un tinte azul cerca del tumor. La sustancia o el tinte fluye a través de los conductos linfáticos hasta los ganglios linfáticos. Se extrae el primer ganglio que recibe la sustancia o el tinte. Un patólogo observa el tejido bajo un microscopio para verificar si hay células cancerosas. Cuando no se detectan células cancerosas, puede no ser necesario extraer más ganglios linfáticos. Después de la biopsia del ganglio linfático centinela, el cirujano extirpa el tumor (cirugía conservadora de la mama o mastectomía).
Dosis alta de quimioterapia con trasplante de células madre.
La dosis alta dosis de quimioterapia con trasplante de células madre es una forma de administrar dosis de altas de quimioterapia y reemplazar las células generadoras de sangre destruidas por el tratamiento del cáncer. Las células madre (células sanguíneas inmaduras) se extraen de la sangre o la médula ósea del mismo paciente o un donante, y se congelan y almacenan. Después de finalizar la quimioterapia, las células madre guardadas se descongelan y se reinyectan al paciente mediante una infusión. Estas células madre reinyectadas crecen (y restauran) las células sanguíneas en el cuerpo.
Algunos estudios han mostrado que con las dosis altas de quimioterapia seguidas de un trasplante de células madre no se obtienen mejores resultados que con la quimioterapia estándar en el tratamiento del cáncer de mama. Los médicos han decidido que, por ahora, las dosis altas de quimioterapia solo deben probarse en los ensayos clínicos. Antes de participar en un estudio de este tipo, las mujeres deben consultar con sus médicos sobre los efectos secundarios graves, incluso la muerte, que pueden causar las dosis altas de quimioterapia.
Anticuerpos monoclonales como terapia adyuvante
La terapia con anticuerpos monoclonales es un tratamiento para el cáncer que usa anticuerpos producidos en el laboratorio a partir de un tipo único de células del sistema inmunitario. Estos anticuerpos pueden identificar sustancias en las células cancerosas o sustancias normales del cuerpo que pueden ayudar a crecer las células cancerosas. Los anticuerpos se adhieren a las sustancias y destruyen las células cancerosas, impiden su crecimiento o previenen que se diseminen. Los anticuerpos monoclonales se administran por infusión. Pueden usarse solos o para llevar medicamentos, toxinas o material radiactivo directamente hasta las células cancerosas. Los anticuerpos monoclonales también se pueden usar en combinación con la quimioterapia como terapia adyuvante.
El trastuzumab (Herceptina) es un anticuerpo monoclonal que bloquea los efectos del factor de crecimiento de la proteína HER2, la cual transmite señales de crecimiento a las células cancerosas de la mama. Cerca de un cuarto de los pacientes con cáncer de mama tienen tumores que pueden ser tratados con trastuzumab combinado con quimioterapia.
Inhibidores de la tirosina cinasa como terapia adyuvante
Los inhibidores de la tirosina cinasa son medicamentos de terapia dirigida que bloquean las señales que los tumores necesitan para crecer. Se pueden usar inhibidores de la tirosina cinasa combinados con otros medicamentos como terapia adyuvante.
El lapatinib es un inhibidor de la tirosina cinasa que bloquea los efectos de la proteína HER2 y otras proteínas del interior de las células tumorales. Se puede usar para tratar a las pacientes con cáncer de mama positivo al HER2 que ha empeorado después del tratamiento con trastuzumab.
Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico.
Para algunos pacientes, quizás la mejor elección de tratamiento sea participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.
Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.
Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.
Los pacientes pueden entrar a formar parte de los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.
Algunos ensayos clínicos sólo incluyen a pacientes que todavía no recibieron tratamiento. Otros ensayos prueban los tratamientos para los pacientes cuyo cáncer no ha mejorado. También hay ensayos clínicos que prueban nuevas maneras de impedir que el cáncer recurra (vuelva) o de reducir los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.
Los ensayos clínicos tienen lugar en muchas partes del país. Consultar la sección sobre Opciones de Tratamiento para encontrar enlaces en inglés a los ensayos clínicos que se realizan actualmente. Estos se han recuperado de la base de datos de ensayos clínicos del NCI.
Pueden necesitarse pruebas de seguimiento.
Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer pueden repetirse. Algunas pruebas se repiten para asegurarse de que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento pueden basarse en los resultados de estas pruebas. Esto a veces se llama reestadificicación.
Algunas de las pruebas seguirán repitiéndose esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si su afección ha cambiado o si el cáncer ha recurrido (volvió). Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos.
Opciones de tratamiento para cáncer de seno (mama) recidivante
El tratamiento del cáncer de mama recidivante (cáncer que volvió después de terminar el tratamiento) en la mama o la pared del pecho puede incluir los siguientes procedimientos:
• Cirugía (mastectomía radical o radical modificada), radioterapia o ambas.
• Quimioterapia sistémica o terapia hormonal.
• Participación en un ensayo clínico de trastuzumab (Herceptina) combinado con quimioterapia sistémica.
Opciones de tratamiento para el cáncer del seno (mama) inflamatorio
El tratamiento del cáncer de mama inflamatorio puede incluir los siguientes procedimientos:
• Quimioterapia sistémica.
• Quimioterapia sistémica seguida de cirugía (cirugía conservadora de la mama o mastectomía total), con disección de ganglio linfático seguida por radioterapia. Puede administrarse terapia sistémica adicional (quimioterapia, terapias hormonales o ambas).
• Participación en ensayos clínicos que evalúan medicamentos nuevos contra el cáncer, combinaciones nuevas de medicamentos y formas nuevas de administrar tratamientos.

Prevención

• Cuida tu salud. Es esencial.
Términos médicos explicados de forma sencilla:
Las células grasa producen una hormona denominada estrógenos. Antes de la menopausia, la mayor parte de los estrógenos son secretadas (eliminadas) por los ovarios. Pero después de la menopausia, los ovarios dejan de ejercer dicha función por lo que es más fácil llegar a tener un exceso de estrógeno después de la menopausia. Lógicamente a mayor nivel de grasas que tenemos en el cuerpo, mayor será la posibilidad de que tengamos exceso de estrógenos. El exceso de estrógeno (producido por el exceso de células grasa) aumenta considerablemente el riesgo de cáncer de mama.
El exceso de grasa del vientre representa un mayor riesgo de cáncer de mama en comparación con la de las caderas o extremidades.
Por lo tanto:
o Intentar estar delgada, pero sin pasarse, nunca con una delgadez por debajo de lo normal.
o Evitar la vida sedentaria. La vida sedentaria aumenta el riesgo de cáncer de mama. Para reducir el riesgo de cáncer son necesarios, diariamente, durante al menos 5 días a la semana, entre 35 minutos y una hora de actividad física.
o Que no falte la vitamina D. La deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de cáncer de mama. Para prevenir el cáncer de mama comer alimentos ricos en vitamina D y exponerse al sol unos minutos diarios, preferiblemente por la mañana. Cuidado, la sobreexposición al sol puede ser peor.
o Comer alimentos con menos grasas. Al hablar de grasas nos referimos a las grasas animal (carnes rojas, huevos, manteca, lechón, leche cremosa, embutidos, pescados grasos, etc.) Los alimentos grasos no deben exceder del 25 al 30% de calorías de nuestra dieta. Los alimentos ricos en fibras ayudan a protegernos. Las vitaminas A, C y E también ayudan.
• Evitar tomar más de una bebida alcohólica al día.
Si toma, que no sea más de una bebida (una copa). El riesgo aumenta cuando toma más.
• Cuidado con los anticonceptivos orales.
Estudios sugieren que los anticonceptivos orales podrían aumentar el riesgo de cáncer de mama. Igualmente, una vez cesa el uso de píldoras anticonceptivas el riesgo disminuye. Pueden considerarse otros métodos anticonceptivos, especialmente si está en mayor riesgo conocido.
• La lactancia materna ayuda.
Amamante a sus bebés durante por lo menos seis meses, y muy recomendablemente al menos un año. Los estudios parecen bastante convincentes en el hecho de que las madres que amamantan reducen su riesgo de cáncer de mama.
• Cuidado con los tratamientos de reemplazo hormonal (TRH), cada vez más comunes para evitar los síntomas de la menopausia, pueden aumentar su riesgo de cáncer de seno.
• Sométase periódicamente a exámenes médicos preventivos. Suele haber un largo período “silencioso” entre la etapa de iniciación del cáncer de mama y la aparición de síntomas, los exámenes preventivos intentan encontrar el cáncer en esta etapa, cuando es más fácil tratarla con éxito. Una vez al año haz una mamografía, y aprenda a hacerse un autoexamen mensual.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Menopausia

Menopausia

La menopausia (del griego mens, que significa “mensualmente”, y pausi, que significa “cese”) se define como el cese permanente de la menstruación y tiene correlaciones fisiológicas, con la declinación de la secreción de estrógenos por pérdida de la función folicular. Es un paso dentro de un proceso lento y largo de envejecimiento reproductivo.
Existe también la Menopausia temprana o precoz la  que se manifiesta en mujeres entre los 35 a 40 años de edad. Cuando se presenta la menopausia temprana o precoz,  en un estado inicial,  existen  tratamientos capaces de devolver la vitalidad en las mujeres y evitar sus complicaciones como: depresión, osteopenia, enfermedades cardiovasculares, cambios hormonales. Una de las causas para el deterioro o la insuficiencia ovárica precoz, es cuando el mismo sistema inmunológico de la mujer ataca los folículos ováricos, estos folículos son unas estructuras con las que la mujer cuenta desde el nacimiento en un número determinado de óvulos, y cada mes maduran al no ser fecundado por un espermatozoide.
Para la mayoría de las mujeres el proceso de la menopausia natural  comienza a desarrollar sus síntomas en mujeres de edad entre los 50 y 55 años y, al recibir el diagnostico,  muchas veces su auto-estima es baja, pues se mal ve a la menopausia como una etapa de vejez y limitación. La disminución en los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona causa cambios en su menstruación. Estas hormonas son importantes para mantener en buen estado de salud a la vagina y al útero, lo mismo que para los ciclos menstruales normales y para un embarazo exitoso. El estrógeno también ayuda a la buena salud de los huesos y a que las mujeres mantengan un buen nivel de colesterol en la sangre.

Causas

La menopausia se produce debido al cese de la función de los ovarios, cuando en ellos se agotan los óvulos. Este cese de la función ovárica va a conducir a una disminución marcada de los niveles de estrógenos (hormonas producidas por los ovarios).
Esta disminución de los niveles de estrógenos en sangre, va a ser la responsable de la aparición de los síntomas que acompañan al hecho de la menopausia.

Síntomas

Las mujeres pueden tener diferentes señales o síntomas durante la menopausia. Eso sucede porque el estrógeno es usado por muchas partes de nuestro cuerpo. De manera que, a medida que va teniendo menos estrógeno, usted podría tener varios síntomas. Éstos son los cambios más comunes que usted tal vez pueda notar durante la mediana edad. Algunos podrían ser parte del proceso del envejecimiento en lugar de ser parte de la menopausia.

1 – Síntomas vasomotores:-

Las consecuencias más sensibles de la gota en niveles del estrógeno son síntomas vasomotores bajo la forma de rubores calientes y la noche suda. Éstos son comunes y ocurren en por lo menos 70-80% de mujeres.
Su frecuencia varía extensamente de algunos a varios ataques docena por día y la duración puede ser a partir de algunas semanas a muchos años.

2 – Insomnio

El paciente puede experimentar despertar repetido de sueño con la pérdida consiguiente de dormir – cantidad y calidad de la hora.

3 – Síntomas psicológicos:

El incluir oscilaciones, ansiedad, carencia de la concentración, depresión y pérdida del humor,  de memoria a corto plazo.

4 – Sequedad vaginal:

Resultados de la deficiencia del estrógeno en atrophy del tejido fino epitelial y conectivo en la pared vaginal que causa sequedad vaginal y la dispareunia.

5 – Síntomas urinarios:

Resultados de la deficiencia del estrógeno en atrophy en la pared uretral que predispone tensionar incontinencia y atrophy en el área del trigón de la vejiga dando por resultado urgencia e impulsar incontinencia.

6 – Osteoporosis:

En los años menopausal del poste temprano la densidad del hueso en mujeres disminuye en una tarifa más rápida que en cualquier otra hora con la mayor resorción del hueso al cociente de la formación.
En muchas mujeres este proceso da lugar al osteopenia que predispone fuertemente a las fracturas.

Por la edad de 70, el 25% de mujeres tendrán fracturas vertebrales, el 15% desarrollará fracturas de la cadera y el 15% desarrollará las fracturas de la muñeca.
Problemas con su vagina y vejiga. Cambios en los niveles de estrógeno pueden causar que su área genital se reseque y adelgace. Esto podría hacer que las relaciones sexuales resulten incómodas. O, usted podría desarrollar más infecciones vaginales o urinarias. Algunas mujeres encuentran difícil aguantar la orina hasta poder llegar a un baño. Algunas veces hay goteo de orina durante el ejercicio, al estornudar, al toser, al reírse o al correr.
Sueño. Alrededor de la mediana edad algunas mujeres empiezan a tener problemas para lograr una buena noche de sueño tranquilo. Tal vez usted no pueda dormirse fácilmente, o se despierta muy temprano. Los sudores nocturnos la pueden despertar. Es posible que le cueste dormirse nuevamente si se despierta durante la noche.
Sexo. Es posible que usted note que sus sentimientos acerca del sexo están cambiando. Tal vez está menos interesada. O, tal vez se sienta liberada o más sexy después de la menopausia. Después de cerca de un año entero sin su período, usted ya no podrá quedar embarazada. Pero recuerde, podría estar en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS), como la gonorrea o incluso el VIH/SIDA. Usted incrementa el riesgo de una ETS si está teniendo relaciones sexuales con más de una persona o con alguien que está teniendo relaciones sexuales con otras personas. Si es así, asegúrese de que su pareja usa un condón cada vez que tenga relaciones sexuales.
Cambios de humor. Usted podría encontrarse más cambiante o irritable durante el tiempo de la menopausia. Los científicos no saben por qué esto pasa. Es posible que el estrés, cambios en la familia tales como hijos que están creciendo o padres que están envejeciendo, un historial de depresión o sentirse cansada puedan causarle estos cambios de humor.
Su cuerpo se siente diferente. Su cintura se puede ensanchar. Usted puede perder masa muscular y ganar grasa. Su piel se podría poner delgada. Tal vez tenga problemas de memoria, y sus articulaciones y músculos podrían sentirse entumecidos y adoloridos.
Cambio en su periodo. Esto puede ser lo que usted note primero. Sus periodos podrían no ser regulares. Éstos podrían ser más cortos o durar más. Tal vez sangre menos o más que lo usual. Éstos son todos cambios normales, pero para asegurarse que no haya ningún problema, consulte con su doctor si:
•    Sus periodos se hacen muy cercanos entre sí
•    Si usted tiene flujo abundante
•    Sangra un poco o mancha entre periodos
•    Los periodos le duran más de una semana
Calores súbitos. Muchas mujeres tienen calores súbitos durante la etapa de la menopausia. Éstos podrían estar relacionados a cambios en los niveles de estrógeno. Los calores súbitos podrían durar unos cuantos años después de la menopausia. Un calor súbito es una sensación repentina de calor en la parte superior de todo su cuerpo. Su cara y su cuello podrían enrojecerse. Áreas enrojecidas podrían aparecer en su pecho, en su espalda y sus brazos, seguidas por sudor fuerte y escalofríos. Los calores súbitos podrían ser muy leves o suficientemente fuertes como para despertarla (llamados sudores nocturnos). La mayoría de los calores súbitos duran de 30 segundos a 10 minutos.

Diagnóstico

El diagnóstico de la menopausia suele ser retrospectivo aunque debido a los síntomas requiera tratamiento previo. El dato más importante es la amenorrea o el cese de la menstruación desde al menos 6 meses (FIGO – Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia) ó 12 meses (OMS – organización mundial de la Salud). Esta amenorrea suele ir acompañada de los siguientes síntomas:
Sofocos
Sudoración nocturna
Insomnio
Sequedad vaginal
Pueden realizarse determinaciones plasmáticas de hormona FSH y Estradiol. La FSH es una hormona que estimula la producción de óvulos y el Estradiol es la hormona responsable del crecimiento del útero, las trompas de Falopio y de mantener un buen trofismo de la vagina. Niveles mayores de 40U/l de FSH y menores de 25pg/ml de Estradiol sugieren una situación de agotamiento folicular (óvulos agotados). Se pueden realizar exámenes complementarios como:
Citología vaginal
Citología de cérvix
Ecografía vaginal
Mamografía (como cribado para detectar cáncer de mama)

Tratamiento

El tratamiento en la menopausia debe ir dirigido principalmente a la prevención de las complicaciones a largo y medio plazo y al alivio de la sintomatología a corto plazo. Como prácticamente todos los trastornos asociados a la menopausia son debidos a la falta de producción de estrógenos por los ovarios, el tratamiento se basará fundamentalmente en suplir este déficit de hormonas mediante la administración de estrógenos que es el llamado “tratamiento hormonal sustitutivo” (THS); existen también nuevos preparados no hormonales pero con acción similar a los estrógenos y que intentan evitar los efectos indeseados de los mismos. Por otra parte, la terapia debe basarse asimismo en la correcta información sobre hábitos de vida, dieta, suplementos de calcio y tratamientos como ayuda en la prevención de la osteoporosis.

Terapia hormonal sustitutiva (THS)

La administración de estrógenos se emplea con eficacia desde hace tiempo para el tratamiento de los síntomas climatéricos como los calores y sofocaciones. Sin embargo, en los últimos años se ha comprobado la eficacia de este tratamiento para prevenir prácticamente todas las complicaciones asociadas a la menopausia: disminución de los problemas vaginales mejorando las relaciones sexuales, prevención de la pérdida de colágeno mejorando la textura de la piel, mejoría de los síntomas psíquicos y prevención a largo plazo de la pérdida de masa ósea
Actualmente se considera que el THS deberá mantenerse en cada caso de forma individualizada y revisarse cuando las circunstancias personales y los síntomas cambien.
Mucho se ha escrito en los últimos años a raíz de la publicación del estudio WHI (Women´s Health Initiative) desarrollado en 16.608 postmenopaúsicas. En dicho trabajo se llegó a la conclusión que la THS con estrógenos equinos y medroxiprogesterona (exclusivamente) incrementa el riesgo de cáncer de mama, ictus, enfermedad coronaria y tromboembolismo. Todo esto hay que colocarlo en su justo término ya que el ligero aumento de estos riesgos (aumenta sobre todo en pacientes mayores de 60 años y/o con alguna enfermedad asociada como hipertensión, diabetes etc.) puede asumirse dados los beneficios esperados. Según los últimos estudios publicados, la THS prácticamente no tiene inconvenientes si se usa en mujeres con menopausia reciente, en dosis bajas y durante un periodo de alrededor de unos 5 (máximo 10) años.
Existen diferentes vías de administración que podemos resumir de la siguiente manera:
Vía oral:

Los estrógenos son destruidos en parte al atravesar la mucosa intestinal, y por ello, hay que administrar dosis más elevadas. Además tienen el inconveniente de su paso por el hígado.
Vía transdérmica (Parches):

Es un sistema de administración continua de hormonas que evita el paso por el hígado con el consiguiente buen perfil de tolerancia. Existen parches de estrógenos solos y a diferentes dosis, y parches combinados de estrógenos y progesterona. Son cómodos de usar y poseen todas las ventajas sobre síntomas, aparato genitourinario, piel, hueso y sistema cardiovascular. Su principal inconveniente es la aparición de sangrados y que deben asociarse a un gestágeno (progesterona) si la mujer no está histerectomizada (si no se le extirpó el útero) o utilizar en estos casos parches combinados. Existen diferentes pautas terapeúticas para combinar la administración de estrógenos y progesterona siendo la pauta continua una de las más usadas debido a que en un alto porcentaje de casos evita el sangrado.
Vía percutánea:

Consiste en la aplicación sobre la piel de un gel de estrógenos. También evita el paso hepático pero su uso resulta ser algo engorroso.
Vía vaginal:
Geles y cremas de estrógeno cuyo efecto es exclusivamente local.
Preparados no esteroides
•    Tibolona. Es una molécula con acción débil estrogénica, androgénica y progestagénica que resulta eficaz en el tratamiento de la sintomatología climatérica, reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular al mejorar el perfil lipídico y tiene efecto beneficioso sobre el hueso. Una de sus principales ventajas son el no producir prácticamente sangrado uterino.
•    Raloxifeno. Es un modulador selectivo de los receptores de estrógenos con efecto estrogénico (beneficioso) sobre el metabolismo del hueso y los lípidos. Tiene un efecto antiestrogénico sobre el endometrio (ausencia de sangrado) y sobre el tejido mamario (protector sobre el cáncer de mama). No tiene efecto sobre los calores ni las sudoraciones.
•    Fitoestrógenos. Se comportan como estrógenos débiles, actuando beneficiosamente sobre el esqueleto, sistema cardiovascular y sistema nervioso central. También mejoran las sofocaciones y la sequedad vaginal. Son una opción a tener en cuenta para mujeres que no deben o no desean utilizar estrógenos. Los fitoestrógenos se encuentran en forma natural en la soja (alubias y brotes) y en general en todos los cereales, legumbres, verduras, frutas y semillas. Existen preparados comerciales que tienen la ventaja de aportar las dosis exactas recomendadas.
•    Bifosfonatos. Alendronato, Risedronato y Etidronato. Son sustancias que impiden la pérdida de hueso al inhibir la resorción ósea siendo muy eficaces exclusivamente en la prevención de fracturas.
•    Calcitonina. Es una de las hormonas que regulan el metabolismo del hueso reduciendo su pérdida y aumentando la densidad del mismo en osteoporosis establecida. Se utiliza la calcitonina sintética de salmón administrada generalmente vía intranasal.
Aquí también se pueden incluir diferentes preparados como son los ansiolíticos, antidepresivos, calcio y vitamina D.

Precauciones

Debe ser tu ginecólogo el que individualice tu caso en particular y te recomiende el tratamiento más adecuado en tu caso. También te aconsejará sobre la conveniencia de practicar algún estudio del riesgo de osteoporosis (densitometría ósea), mamografías, citología etc. No olvides que como mínimo debes hacerte una revisión ginecológica anual
Es importante que las mujeres, una vez observen irregularidad menstrual o sangrados irregulares, acudan a su médico para  que le ayude a determinar si son esos cambios normales producto de la menopausia  o si existe algo anormal en el revestimiento interno del útero.

Remedios populares

Para aliviar los bochornos, tomar infusión de hierbas que provean estrógeno natural o estimulen la producción natural de esta hormona como la alfalfa, angélica o apio.
Triturar semillas de soya o soja hasta tener una pasta suave que deberá ser hervida en una taza de agua durante 15 minutos.  Puede también tomar leche de soya.
Cocer una cucharada de flores de trébol morado o rojo, dos cucharaditas de anís y dos de semillas de hinojo machacadas, en una taza de agua hirviendo durante 15 minutos.  Luego se cuela y se toma hasta tres tazas por día.
Mezclar 5 g de artemisa, una pizca de flores de espino y una taza de agua.  Dejar hervir todo durante cinco minutos y fíltrelo.   Agregar un poco de miel.
El dong quai es una planta utilizada durante siglos en la medicina tradicional china para aliviar y combatir trastornos ginecológicos, como la menopausia, ya que contiene fitoestrógenos naturales que actúan como reguladores hormonales femeninos. (disponible en nuestra tienda).

Recomendaciones

Algunas recomendaciones para  aliviar y ayudar a las mujeres que se encuentran en esta fase de sus vidas son:
Cuidado con la tensión y el estrés :urante este período de cambios puede también ocurrir situaciones personales o familiares que contribuyen al aumento de tensión prolongando las molestias propias de la menopausia.  Debido a ello, se recomienda  practicar técnicas de relajación lo cual puede ayudar a reducir dichos malestares.
No a la comida copiosa: se debe evitar las comidas copiosas, ya que podrían provocar bochornos.  En su lugar, se debe  consumir, durante el día, de cuatro a seis pequeñas comidas lo cual ayuda a regularizar la temperatura del cuerpo.
Tenga una dieta balanceada: se debe limitar el consumo de los dulces y concentrarse en una dieta rica en frutas, vegetales y granos enteros los cuales estabilizan los niveles de azúcar en la sangre y así ayudan a controlar los altibajos emocionales de la menopausia.   Además,  las mujeres en menopausia no sólo pueden tener mayores riesgos de osteoporosis sino también de enfermedades cardiacas. De allí la necesidad de vigilar lo que se consumir aumentando el calcio (leche, brócoli, etc.) y evitando las grasas.
El agua elemento fundamental: el consumo de líquido (de ocho a diez vasos al día) ayudan a regular el termostato natural del cuerpo.  Sin embargo, se debe evitar las bebidas alcohólicas o con cafeína, ya que interfieren con la absorción de calcio y, en algunas mujeres, produce bochornos.
Vístase para los bochornos : debido a que los niveles hormonales fluctuantes dilatan los vasos sanguíneos, el termostato natural del cuerpo se afecta causando los repentinos calores o bochornos.
Se recomienda usar ropa holgada, de telas frescas, de punto o llevadas en diferentes capas que puedan ser retiradas y vueltas a reemplazar con rapidez en caso de enfriamiento
Formas para refrescarse : para los calores faciales, se recomienda chupar trozos de hielo.  En cuanto a enfriar el cuerpo, existen varios métodos como las duchas frías, remojar los pies en agua fría, ponerse delante de un refrigerador con la puerta abierta o caminar en la zona de alimentos congelados del supermercado.
El ejercicio es importante Los ejercicios como caminar, bailar y los aeróbicos de impacto suave tienen varios beneficios para la mujer en menopausia que incluye no sólo quemar calorías excedentes y alivia la tensión, sino aumentar la masa ósea y mejorar la absorción de calcio.
Busque apoyo: resulta beneficio hablar con otras mujeres que estén viviendo esta etapa de su vida para intercambiar ideas y sentimientos lo cual fuerza su autoestima y la hará sentirse mejor.
Comunique de inmediato al doctor cualquier sangrado vaginal tras 12 meses sin regla.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Osteoporosis

Osteoporosis

osteoporosis

La osteoporosis se produce cuando el interior de los huesos se vuelve poroso por pérdida de calcio. Esto se llama pérdida de masa ósea. Con el tiempo, esto debilita los huesos y los hace más propensos a quebrarse. Una vez que la masa ósea total ha alcanzado su pico – alrededor de 35 años de edad – todos los adultos comienzan a perderla. Sin embargo, las mujeres son más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres. Esto se debe a varios factores. Las mujeres tienen menos masa ósea que los hombres, tienden a vivir más tiempo y absorber menos calcio. En las mujeres, la tasa de pérdida ósea se acelera después de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen, puesto que los ovarios fabrican estrógeno. La pérdida ósea más rápida también puede ocurrir si ambos ovarios son extirpados mediante cirugía.

Factores de riesgo de osteoporosis

Hable con su médico de familia acerca de sus factores de riesgo. Los siguientes factores lo ponen en un mayor riesgo de osteoporosis. Mientras más factors tenga  usted, mayor será su riesgo.
•    Menopausia precoz (antes de los 45)
•    Antecedentes familiares de osteoporosis
•    La cirugía para extirpar los ovarios antes de la menopausia
•    Piel clara (raza caucásica o asiática)
•    Ingesta insuficiente de calcio
•    Sedentarismo (no hacer suficiente ejercicio)
•    Fumar o el uso del tabaco
•    El abuso de alcohol
•    Los trastornos alimenticios como la anorexia nerviosa
•    Cuerpo delgado y estructura ósea pequeña
•    Hipertiroidismo, ya sea de una hiperactividad de la tiroides o de tomar demasiado medicamento para tratar el hipotiroidismo.
•    El uso prolongado de corticoides, que son medicamentos prescritos para tratar la inflamación, el dolor y la crónica como el asma y la artritis reumatoide.

Síntomas de la osteoporosis

Es posible que no sepa que tiene osteoporosis hasta que no tenga señas graves. Los síntomas incluyen frecuentes fracturas de huesos, dolor de espalda o una espalda jorobada. Usted también puede irse encogiendo con el tiempo debido a la osteoporosis puede hacer que sus vértebras (los huesos de la columna) se colapsen. Estos problemas tienden a ocurrir después de que se ha perdido una gran cantidad de calcio en  los huesos.

Diagnóstico de la osteoporosis

Si su médico sospecha que tiene osteoporosis, puede sugerirle que se haga una gammagrafía ósea. Una prueba común que mide la densidad ósea se tratamiento.llama una doble energía absorciómetro de rayos X (DEXA). Esta prueba mide la densidad de los huesos de la cadera, columna vertebral y la muñeca, que son todos los lugares que podrían verse afectados por la osteoporosis. Su médico también podría ordenar un ultrasonido o una tomografía computarizada (TC) para ayudar a comprobar la densidad de sus huesos.
Cómo  tratar la osteoporosis
El tratamiento de la osteoporosis comienza con cambios en su dieta. Usted debe  tomar más calcio. Su médico le sugerirá maneras de obtener más calcio a través de alimentos, bebidas y posiblemente un suplemento de calcio. También puede sugerirle que tome un suplemento de vitamina D, que ayuda al proceso de calcio del cuerpo. Su médico le pedirá que aumente su actividad física, en especial de ejercicios con pesas. Esto ayuda a aumentar la densidad ósea. Algunos ejemplos de ejercicios con pesas son: caminar, correr y subir escalones. Hay medicamentos disponibles para tratar la osteoporosis. Estos incluyen los siguientes:
Los bifosfonatos. Estos medicamentos ayudan a reducir el riesgo de roturas y fracturas, así como aumentar la densidad ósea en las caderas y la columna vertebral. Se pueden tomar en forma oral (en pastillas) o intravenosa (con una inyección). Los efectos secundarios incluyen náuseas, dolor abdominal e irritación del esófago (el tubo que conecta la boca con el estómago). Las personas que no pueden tomar bifosfonatos incluyen a las personas que tienen enfermedad renal, niveles bajos de calcio en la sangre y las mujeres que están embarazadas o en lactancia.
Calcitrón. Esta es una hormona que ayuda a retardar el deterioro de los huesos. Está disponible como una inyección o aerosol nasal. Los efectos secundarios incluyen la irritación de la mucosa de la nariz y dolor de cabeza (con el uso del espray nasal) y la diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos (con el uso de la inyección).
Raloxifeno. Este medicamento se utiliza para prevenir y tratar la osteoporosis en mujeres aumentando la densidad ósea. No es una hormona pero asemeja algunos de los efectos del estrógeno. Los efectos secundarios pueden incluir las calenturas y el riesgo de coágulos sanguíneos.
Teriparatida. Este medicamento es una forma sintética de la hormona paratiroides y ayuda al hueso a crecer nuevo. Se presenta en una forma inyectable, y se inyecta una vez al día en el muslo o el abdomen. Puede ser utilizado tanto en mujeres y hombres para el tratamiento de la osteoporosis. Los efectos secundarios comunes pueden incluir náusea, dolor abdominal, dolor de cabeza, debilidad muscular, fatiga y pérdida de apetito.
Alendronato y el Risedronato. Estos medicamentos se utilizan para ayudar a prevenir y tratar la osteoporosis. Ayudan a reducir el riesgo de fracturas por la disminución de la tasa de pérdida ósea. Se toman por vía oral en forma de píldora. Su efecto secundario más común es el malestar estomacal.
Ibandronato. Este medicamento ayuda a reducir la pérdida ósea y aumenta la densidad ósea. Está disponible como una píldora o una inyección. Si usted toma la píldora, usted tiene dos opciones: una píldora diaria o mensual (la píldora que se toma cada mes tiene una mayor dosis de ibandronato que la píldora que se toma a diario). Si usted opta por la  inyección, su médico o enfermera le dará una inyección cada 3 meses. Algunos de los posibles efectos secundarios son dolor  de la espalda o dolor de costado, dificultad para respirar, opresión en el pecho y orina con sangre o turbia.

Cantidad de  calcio a necesitar

Antes de la menopausia, usted necesita aproximadamente 1.000 mg de calcio por día. Después de la menopausia, usted necesita 1.000 mg de calcio cada día si usted está tomando estrógeno y 1.500 mg de calcio cada día si usted no está tomando estrógeno. Usted también debe apuntar a 800 unidades internacionales (UI) de vitamina D al día para ayudar al cuerpo a absorber el calcio. Por lo general es mejor tratar de obtener el calcio de los alimentos. Productos lácteos descremados o bajos en grasa son buenas fuentes de calcio. Otras fuentes de calcio incluyen granos secos, salmón rosado, la espinaca y el brócoli. Alrededor de 300 mg de calcio se encuentran en cada uno de los siguientes: 1 taza de grasa o yogur bajo en grasa, 1 ½ tazas de frijoles blancos, 5 onzas de salmón, 1 / tasa de espinacas o 2 tazas de brócoli. Si no obtiene suficiente calcio de los alimentos que come, su médico puede sugerirle que tome un suplemento de calcio. Tómelo a la hora de la comida o con  leche.

Consejos para mantener los huesos fuertes

•    Ejercicio.
•    Coma una dieta bien balanceada con al menos 1.000 mg de calcio al día.
•    Dejar de fumar. Fumar hace que la osteoporosis empeore.
•    Hable con su médico sobre la terapia hormonal (TH) u otros medicamentos para prevenir o tratar la osteoporosis.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

El sangrado vaginal o sangrado uterino

El sangrado vaginal o  sangrado uterino

Sangrado Vaginal o sangrado uterino
Sangrado Vaginal o sangrado uterino

La menstruación o período es el sangrado menstrual de la mujer. Sangrado vaginal anormal es diferente de los períodos menstruales normales. Podría ser un sangrado que es entre  períodos, dura varias semanas, o sucede antes de la pubertad o después de la menopausia. Las causas pueden incluir Los fibromas uterinos o pólipos.
•    Problemas hormonales
•    Hormona de pastillas, como las píldoras anticonceptivas y terapia de reemplazo hormonal
•    El cáncer de cuello uterino , ovarios , útero o vagina
•    Problemas de la tiroides
El sangrado durante el embarazo puede tener varias causas diferentes, no siempre es un problema serio, pero para estar seguro  siempre debe consultar a su  médico.
Los exámenes pélvicos, exámenes de sangre y otros procedimientos pueden ayudar a su  médico a diagnosticar el problema. El tratamiento depende de la causa.
El sangrado uterino anormal es una de las razonas por las cuales las mujeres acuden comúnmente al médico. Este sangrado puede ocurrir a cualquier edad y debido a muchas causas. A veces es posible tratarlo fácilmente, mientras que en otras ocasiones, el sangrado es más grave. El primer paso del tratamiento consiste en determinar la causa.
•    las causas del sangrado anormal
•    cómo se diagnostica
•    cómo se trata.

El ciclo menstrual normal

Durante el ciclo menstrual, los ovarios producen dos hormonas, denominadas estrógeno y progesterona. Cada mes, estas hormonas estimulan el desarrollo del endometrio en preparación para un posible embarazo. Aproximadamente a los 12 ó 14 días antes del comienzo del periodo, uno de los ovarios libera un óvulo. Esto se llama ovulación. El óvulo posteriormente se traslada a una de las trompas de Falopio. Allí puede fertilizarlo un espermatozoide. Si no se fertiliza, no ocurre un embarazo. Entonces, se reducen los niveles hormonales. Esta reducción hormonal es una señal para que se desprenda el revestimiento del útero. Este desprendimiento es el periodo menstrual.
El ciclo comienza el primer día de sangrado de un periodo y termina el primer día del siguiente periodo. En la mayoría de las mujeres, el ciclo dura aproximadamente 28 días. Los ciclos que duran menos de 7 días o se prolongan un máximo de 7 días adicionales se consideran normales.

Sangrado anormal

El sangrado se considera anormal cuando éste ocurre en las siguientes situaciones:
•    Sangrado entre periodos
•    Sangrado después de tener relaciones sexuales
•    Manchas de sangre en cualquier momento del ciclo menstrual
•    Sangrado más intenso o durante más días de lo normal
•    Sangrado después la menopausia

Cuando los ciclos menstruales duran más de 35 días o menos de 21 días se consideran anormales. La ausencia de periodos durante 3 a 6 meses (amenorrea) también es anormal.
Es posible tener sangrado anormal a cualquier edad. En ciertas etapas de la vida de una mujer comúnmente los periodos son algo irregulares. Es posible que no ocurran regularmente en una niña durante unos años después de que comienza a tenerlos (entre los 9 y 16 años). El ciclo puede ser más corto cerca de los 35 años. También es más breve a medida que la mujer se aproxima a la menopausia (cerca de los 50 años). Es normal también en esa etapa no tener algunos periodos o sangrar con menos o más intensidad.

Causas

Hay varias causas que pueden producir sangrado anormal. La primera evaluación del médico puede consistir en la determinación de si existen problemas que surgen con más frecuencia en mujeres de su edad. Algunos de estos problemas no son graves y se tratan con facilidad. Otros pueden ser más graves. Sin embargo, todos se deben evaluar.
En algunas mujeres, niveles elevados o deficientes de ciertas hormonas pueden hacer que los sangrados sean anormales o aumenten de intensidad. Este desequilibrio puede producirse por muchos motivos, por ejemplo, debido a problemas con la tiroides o con ciertos medicamentos.

Diagnóstico

Para encontrar la causa, su médico le preguntará su historial personal y familiar. Es posible que le pregunten sobre lo siguiente:
•    Enfermedades en el pasado o presente
•    Uso de medicamentos
•    Uso de anticonceptivos
•    Peso, hábitos de alimentación y de ejercicios, y niveles de tensión
Su médico también le preguntará sobre su ciclo menstrual. Usted puede ayudar llevando un registro de sus periodos antes de la visita. Anote las fechas, la duración y el tipo de sangrado (leve, intermedio, intenso o manchas) en un calendario (consulte el “Diario de flujo menstrual”) El médico puede usar sus notas para ayudarle a determinar el problema.
Le harán un examen físico. También podría necesitar análisis de sangre. Estos análisis miden su recuento sanguíneo y niveles hormonales y descartan otras enfermedades de la sangre. Es posible que le hagan una prueba para determinar si está embarazada. Sus síntomas determinarán la necesidad de otros exámenes, por ejemplo:
•    Ecografía: examen que emplea ondas sonoras para crear una imagen de los órganos pélvicos.
•    Biopsia del endometrio: extracción de tejido del revestimiento del útero por medio de un pequeño y delgado catéter (sonda). Este tejido se examina bajo un microscopio.
•    Ecohisterografía: infusión de líquido en el útero por medio de una sonda delgada para crear imágenes ecográficas del útero.
•    Histeroscopia: introducción de un dispositivo delgado por la vagina y la abertura del cuello uterino que le permite al médico ver el interior del útero.
•    Histerosalpingografía: inyección de un medio de contraste en el útero y las trompas de Falopio para tomar una radiografía
•    Dilatación y raspado: dilatación de la abertura del cuello uterino para permitir raspar o succionar levemente el revestimiento del útero para su análisis posterior bajo un microscopio.
•    Laparoscopia: introducción de un dispositivo delgado semejante a un telescopio por una incisión pequeña justamente debajo del ombligo o a través de éste para permitirle al médico ver dentro del abdomen.

Algunos de estos exámenes pueden hacerse en el consultorio de su médico. Otros se hacen en un hospital o centro quirúrgico.

Tratamiento

El tratamiento depende de muchos factores, entre otros, la causa del sangrado. Su edad y si desea tener hijos también son consideraciones importantes. El tratamiento se clasifica en tres tipos. Puede recibir medicamentos, como hormonas. Puede necesitar someterse a una cirugía. O bien, puede tomar la decisión, junto con su médico, de “observar y esperar” antes de probar los otros dos tratamientos. Es posible tratar a la mayoría de las mujeres con medicamentos.
Para determinar la eficacia del tratamiento puede que sea necesario repetir los exámenes. Si cree que está embarazada, dígaselo a su médico antes de comenzar cualquier tipo de tratamiento.

Hormonas

Las hormonas pueden controlar ciertos tipos de sangrado anormal. Sus efectos se comienzan a observar en unos meses. Aunque la intensidad del sangrado es mayor al principio, se vuelven menos intensos gradualmente. Si esto no ocurre, infórmeselo a su médico. El tipo de hormonas que use dependerá de si desea quedar embarazada así como de su edad.
Las hormonas se administran de varias maneras. El médico puede recetar píldoras anticonceptivas para que los periodos sean más regulares. Las hormonas pueden también administrarse por inyección, mediante crema vaginal o por un dispositivo intrauterino (IUD por sus siglas en inglés) que libera hormonas. El IUD es un tipo de anticonceptivo que se introduce en el útero. Las hormonas en el IUD se liberan lentamente y pueden normalizar el sangrado.
Este sangrado puede producirse debido a una enfermedad denominada hiperplasia endometrial. Esta enfermedad ocurre cuando el revestimiento del útero se vuelve demasiado grueso. La progesterona puede ser útil para tratar y prevenir la hiperplasia endometrial.

Otros medicamentos

Los antinflamatorios sin esteriodes son medicamentos que pueden ayudar a controlar la intensidad del sangrado. Uno de ellos es el ibuprofeno. Estos medicamentos también se usan para aliviar los dolores menstruales. Si tiene una infección, le darán antibióticos.

Cirugía

Algunas mujeres necesitan un procedimiento quirúrgico para extraer los tumores (como pólipos o fibromas) que ocasionan el sangrado. A menudo esto se logra con una histeroscopia, aunque a veces se emplean otras técnicas.
La ablación endometrial es una técnica que se usa para controlar el sangrado. Este tratamiento usa electricidad, rayos láser, calor o congelamiento para destruir el revestimiento del útero. Su finalidad es detener o reducir el sangrado permanentemente. Las mujeres que se someten a este tratamiento pueden perder la capacidad de quedar embarazadas. Antes de considerar la técnica de ablación, es necesario realizar una biopsia del endometrio.
La histerectomía es un procedimiento que se realiza cuando han fracasado otros tratamientos o éstos no son buenas opciones. Este procedimiento se considera una cirugía mayor. Después del mismo, la mujer dejará de tener periodos menstruales y no podrá quedar embarazada. Hable sobre todas sus opciones con su médico antes de elegir un tratamiento.
Si padece sangrado anormal, acuda a su médico. Hay varias causas que producen sangrado anormal. No es posible determinar por qué el sangrado es anormal hasta que su médico la examine. Una vez que se determina la causa a menudo puede tratarse eficazmente. Si el problema persiste o vuelve a ocurrir, acuda a su médico otra vez.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

El aumento de peso contribuye a los riesgos de cáncer de mama

Si usted hiciera un viaje en el tiempo , de vuelta a  cuando tenía 18, ¿cómo su peso se diferencian de lo que es hoy? Según una investigación realizada por la Sociedad Americana del Cáncer, la cantidad de peso ganancias a una mujer después de la edad de 18 años es un fuerte indicador de si se va a contraer cáncer de mama posteriormente en la vida.

El aumento de peso y la masa corporal se identificaron hace tiempo como factores de riesgo para el cáncer de mama. La Sociedad del Cáncer estima que entre un tercio y la mitad de todas las muertes por cáncer de mama entre las mujeres mayores han contribuido con el peso.

El tejido graso hace que el estrógeno y el estrógeno puede ayudar a crecer el cáncer de mama. Un  jefe de epidemiología de la American Cancer Society, dijo: “El cáncer de mama depende en gran medida el peso corporal. Incluso pequeñas cantidades de plomo aumento de peso a un aumento significativo del riesgo de cáncer de mama. ”

Uno de los mayores estudios de cáncer de mama y el peso incluidos 1.934 casos de cáncer de mama entre 62.756 mujeres que participan en un estudio separado a largo plazo. mujeres de 50 a 74 años, que fueron posteriores a la menopausia, se les pidió su peso en 1992, cuando comenzó el estudio y su peso cuando tenían 18 años de edad. Ellos también fueron enviados cuestionarios a intervalos anuales.

Los investigadores dijeron que las mujeres mayores que ganaron 20 a 30 libras después de graduarse de la secundaria fue de 40 por ciento más de probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que mantuvieron el peso perdido. Si la ganancia de peso fue más de 70 libras, el riesgo se duplicó.  las mujeres posmenopáusicas que no toman terapia de reemplazo hormonal de estrógenos producen muy poco y tenía el menor riesgo de cáncer en el estudio.

Un Profesor asociado de cirugía en la Universidad de Columbia, el Dr. Paul Tartter dijo: “Cuanto más células de grasa que usted tiene en grasas son capaces de sintetizar estrógenos-el más pesado sea, mayor será su nivel de estrógeno. No hay duda de que el estrógeno es el denominador común de la mayoría de nuestros factores de riesgo para el cáncer de mama “.

Un estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine sugiere que el aumento de peso durante la edad adulta está vinculado a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama después de la menopausia para las mujeres que no sean objeto de tratamiento hormonal para la menopausia. Los científicos ya sabían que el sobrepeso u obesidad aumentaron los riesgos de cáncer de mama después de la menopausia, pero la correlación entre el calendario y el importe de la ganancia de peso en la edad adulta no se habían investigado antes.

El estudio demostró la importancia del momento en el que la ganancia de peso ocurrió. Las mujeres que sostuvo su peso  en más de 66 libras entre las edades de 18 y 35 años tenían un riesgo 65 por ciento, pero las que tienen mayor peso en la misma cantidad entre 35 y 50 tenían un riesgo 223 por ciento mayor de desarrollar cáncer de mama después de la menopausia.

Los resultados de estos estudios parecen confirmar que el estrógeno más la puesta en el organismo aumenta el riesgo de cáncer de mama para las mujeres mayores, ya sea el estrógeno viene de la terapia hormonal o de exceso de peso. Las mujeres posmenopáusicas con riesgo más bajo parece ser la que tienen los niveles más bajos de estrógeno, que no usan la terapia hormonal para la menopausia, y que mantenerse delgado.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

La menopausia y el sexo mitos y verdades

pareja mayorEs erróneo pensar que el sexo en las mujeres se termina cuando llega la menopausia. De hecho, en algunas de ellas, la plenitud sexual se alcanza en esta etapa de su vida.

Los mitos sexuales se extienden como los rumores, y tienen tanto fundamento como éstos. Una opinión no fundada sobre algo relacionada con el sexo, y expresada con la convicción que suele acompañar a la ignorancia, se convierte fácilmente en una creencia de toda una comunidad o generación.

Esta falsa creencia comienza a divulgarse como algo comprobado y real, y se convierte en un mito. Los mitos se desarrollan a veces precisamente porque parece que tienen sentido o porque deseamos que sean verdad. La libre información sobre la realidad, y los cambios socioculturales hacen que los mitos sexuales dejen de serlo. Los mitos sexuales muestran la escasa, y muchas veces falsa, información de nuestra sociedad sobre el sexo.

Entre los mitos estan, que si la menopausia hace que termine el apetito sexual de la mujer. esto es completamente erroneo de la errónea asociación menopausia-baja libido. La razón es que, en la edad de la menopausia, muchas mujeres suelen experimentar otros cambios que sí las afectan en su capacidad de goce sexual.

El estrés, la depresión, las dificultades para conseguir parejas, la sequedad vaginal, los efectos de los medicamentos recetados para combatir problemas típicos de la edad, como por ejemplo la hipertensión y la depresión, y/o los efectos psicológicos de la misma menopausia, son algunos de estas cuestiones.la menopausia

De lo que no quedan dudas, es de que la menopausia, en sí misma, no tiene ninguna incidencia sobre el goce sexual. Y si tenemos que en cuenta que para muchas de las otras afecciones relacionadas con la edad, hay un gran número de curas, solo quedaría conseguir al hombre que siempre soñamos, -que puede ser el mismo con el que hemos compartido la vida, u otro al que estaremos por conocer- para poder disfrutar del sexo como nunca.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: -1 (from 1 vote)

Sexo despues de la Menopausia

La menopausia genera que los ovarios no produzcab mas ovulos para que se pueda dar el proceso de fecundacion, y eto hace que la mujer pierda su estado de fertilidad.

Afortunadamente la creencia de que el amor y la sexualidad son patrimonio exclusivo de la juventud, ya está quedando atrás. Los estudios realizados en Sexología demuestran que no existe un cese de la sexualidad en el climaterio, especialmente en el caso de la mujer.

Muy por el contrario, es en esta etapa donde las ventajas son para ella, ya que el hombre puede ver declinar su potencia erectiva por el proceso de envejecimiento que no afecta la capacidad de goce de la mujer, sino todo lo contrario.

Se puede presentar alguna dificultad por la disminución del nivel estrogénico, lo que puede causar sequedad vaginal ( dificultando el coito ). En algunas mujeres se manifiesta una disminución del deseo sexual, por la misma causa. En ambos casos, el tratamiento de terapia hormonal de reemplazo soluciona estas dificultades, como lo demuestra un estudio realizado . En esta experiencia se informa que las mujeres que reciben este tratamiento presentan una mejor vivencia sexual, manifiestan sentir más placer y tener más libido que aquellas que no lo han recibido.

Algunas mujeres menopáusicas manifiestan sentir mayor placer o ver incrementada su líbido a niveles superiores que antes de la misma. En estos casos, suele ocurrir que habiendo desaparecido el miedo a un embarazo, las relaciones sexuales son vividas con mayor libertad. Otro factor que incide en este fenómeno es que a medida que transcurre el tiempo, muchas mujeres manifiestan sentirse más dueñas de su goce porque van perdiendo los prejuicios con los que han sido educadas.

La partida de los hijos en otros casos tiene un efecto afrodisíaco, ya que los lazos de la pareja se consolidan al sentirse más dueños de su tiempo y del espacio físico. En estas situaciones, es habitual que se incrementen los reecuentros en mayor cantidad de salidas o viajes de placer.

Es importante comunicar una experiencia constante observada en el tratamiento de mujeres en psicoterapia, refrendada por muchos colegas: todas las mujeres que han tenido conflictos con la sexualidad en etapas anteriores, o con sus vínculos psicoafectivos, serán las que presenten todos o algunos de los síntomas mencionados .

En estos casos, además de la Terapia Hormonal de Reemplazo, que restablece los niveles deficitarios de estrógenos, se aconseja apoyo psicológico.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Qué es la menopausia?

La menopausia se define como el momento en que no ha habido períodos menstruales por 12 meses consecutivos y ninguna causa biológica o fisiológica de otros pueden ser identificados. Es el final de la fertilidad, el final de la edad fértil. (Una mujer puede aún, sin embargo, ser capaz de quedar embarazada, a menos de 12 meses consecutivos sin haber pasado un período).

Una mujer generalmente puede decir si se está acercando a la menopausia porque sus períodos menstruales empieza a cambiar. Los términos médicos usados para describir este momento son “perimenopausia” y la “transición de la menopausia”.

La menopausia natural ocurre cuando los ovarios empiezan a disminuir en forma natural la producción de las hormonas sexuales estrógeno y progesterona

La  menopausia inducida  se produce cuando los ovarios se extraen quirúrgicamente (por ooforectomía bilateral) o dañado por la radiación o las drogas. Debido al corte brusco de las hormonas ováricas, la menopausia inducida se puede dar  por causas de la aparición repentina de los sofocos y otros síntomas relacionados  con la menopausia como la sequedad vaginal y una disminución en el deseo sexual.

La menopausia precoz (antes de los 40), ya sea natural o inducida, conlleva un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y la osteoporosis, ya que hay más años que pasó más allá de la cubierta protectora de los estrógenos.

Un “simple” histerectomía (cuando se quita el útero, pero no se extirpan los ovarios) antes de la menopausia natural no debe afectar a la producción de hormonas sexuales y por tanto no causa la menopausia (a menos que los nervios o el suministro de sangre a los ovarios sea dañada durante la histerectomía).

El momento de la menopausia natural es variable. En el mundo occidental la edad media es de 51. La menopausia natural puede, sin embargo, aparecer en 30 años de una mujer o 60 años.

Los Factores que influyen en el momento de la menopausia se encuentran la herencia (genética) y el tabaquismo. Fumadores ex-fumadores  llegan a la menopausia en  una media de 2 años antes de  las mujeres que nunca han fumado.

No hay relación entre el momento del primer período de una mujer y su edad en la menopausia. La edad de la menopausia no está influenciada por la raza de una mujer, la altura, número de hijos o el uso de anticonceptivos orales.

Los cambios de la transición de la menopausia (perimenopausia) comienzan alrededor de 6 años antes de la menopausia natural. Este es un momento en que los niveles de hormonas producidas por los ovarios de envejecimiento que conduce a fluctuaciones irregulares patrones menstruales (irregularidad en la duración del período, el tiempo entre los períodos, y el nivel de flujo) y sofocos (una sensación de calor repentino con rubor ).

Otros cambios asociados con la perimenopausia y la menopausia son sudores nocturnos, cambios de humor, sequedad vaginal, las fluctuaciones en el deseo sexual (libido), falta de memoria, dificultad para dormir y la fatiga (probablemente por la pérdida de sueño).

No hay ninguna fórmula matemática para calcular cuando los ovarios comenzarán a reducir su produccion de ovulos , pero una mujer puede tener una idea general sobre la base de sus antecedentes familiares, tipo de cuerpo y estilo de vida. Las mujeres que comenzaron a menstruar temprano no necesariamente dejará de tener períodos prematuramente . Es cierto que una mujer es probable que entra en la menopausia alrededor de la misma edad que su madre.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)