Archivo de la etiqueta: lesiones

Shock Hipovolémico

Shock hipovolémico

El Shock hipovolémico un síndrome complejo que se desarrolla cuando el volumen sanguíneo circulante baja a tal punto que el corazón se vuelve incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo. Es un estado clínico en el cual la cantidad de sangre que llega a las células es insuficiente para que estas puedan realizar sus funciones. Este tipo de shock puede hacer que muchos órganos dejen de funcionar, por lo tanto, el choque hipovolémico es una urgencia médica.

Causas

La pérdida de aproximadamente una quinta parte o más del volumen normal de sangre en el cuerpo causa un shock hipovolémico.
La pérdida de sangre puede deberse a:
  • Sangrado de las heridas
  • Sangrado de otras lesiones
  • Sangrado interno, como en el caso de una hemorragia del tracto gastrointestinal. La cantidad de sangre circulante en el cuerpo puede disminuir cuando se pierde demasiada cantidad de otros líquidos corporales, lo cual puede suceder con:
  • Quemaduras
  • Diarrea
  • Transpiración excesiva
  • Vómitos

Diagnóstico

El choque circulatorio profundo se evidencia por el colapso hemodinámico con una inadecuada perfusión a la piel, riñones y al sistema nervioso centraly éste es fácil de reconocer. Sin embargo, después de asegurar la vía aérea y una adecuada ventilación, se debe de evaluar el estado circulatorio de los pacientes y es muy importante tratar de identificar las manifestaciones más tempranas del choque, y dentro de las que se encuentran la taquicardia y la vasoconstricción cutánea.
El solo basarnos en la presión sistólica como un indicador de choque, nos da como resultado un retardo en el diagnostico de un estado de choque. Los mecanismos compensatorios pueden compensar hasta en un 30% de pérdida sanguínea sin que exista una caída considerable en la presión sistólica. Se deberá tener especial atención en la frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, circulación de la piel y en la presión del pulso (la diferencia entre la presión sistólica y diastólica). La taquicardia y la vasoconstricción cutánea son la respuesta primera entre los mecanismos de compensación fisiológica a la pérdida sanguínea en los adultos. Ocasionalmente, una frecuencia cardiaca normal o aún bradicardia pueden estar asociadas con una reducción aguda del volumen circulante.
La frecuencia cardiaca varía con la edad. Taquicardia se presenta cuando la frecuencia cardiaca es mayor de 160 en un recién nacido, 140 en preescolares, 120 en escolares hasta la pubertad y 100 en adultos. El paciente anciano frecuentemente no presenta taquicardia, esto debido a una limitada respuesta cardiaca a la estimulación de catecolaminas, o en su defecto al uso de medicamentos, como serían los beta bloqueantes, al uso de marcapasos. Una presión del pulso muy corta sugiere pérdida sanguínea y que los mecanismos compensatorios están presentes

Síntomas

El shock hipovolémico siempre es una emergencia médica; sin embargo, los síntomas y los pronósticos pueden variar dependiendo de:
• La cantidad de volumen sanguíneo perdido
• La tasa de pérdida de sangre
• La enfermedad o lesión causante de la pérdida
• Afecciones crónicas y subyacentes por medicación, como diabetes,                    cardiopatía, neumopatía y nefropatía.
En general, los pacientes con grados de shock más leves tienden a tener un mejor pronóstico que aquellos con uno más grave. En los casos de shock hipovolémico grave, se puede producir la muerte aun con atención médica inmediata. Las personas de edad avanzada corren un riesgo mayor de tener pronósticos desalentadores a causa del shock.

Tratamiento

Por ser el shock un proceso crítico que amenaza la vida del paciente, la actuación terapéutica debe ser inmediata, lo que supone en la mayoría de las ocasiones iniciar un tratamiento empírico tras formular una hipótesis etiológica inicial y mientras se continúa el proceso diagnóstico. La resucitación precoz de los pacientes en shock es fundamental dado que el retraso en su corrección disminuye las posibilidades de recuperación y favorece la aparición de fallo multiorgánico.
Existen determinadas situaciones que requieren un tratamiento específico urgente, sin el que es imposible revertir la situación de shock, como ocurre en caso de un taponamiento cardiaco, un neumotórax a tensión o un TEP masivo, entre otros.
Recomendamos siga estos pasos:
  • Mantenga a la persona caliente y cómoda para evitar la hipotermia.
  • Procure que la persona se acueste horizontalmente y que levante los pies unos 30 cm (12 pulgadas) para incrementar la circulación. Sin embargo, si ésta presenta alguna lesión en la cabeza, el cuello, la espalda o la pierna, no la cambie de posición, a menos que esté en peligro inmediato.
  • No le administre líquidos por vía oral.
  • Si la persona sufre alguna reacción alérgica, trate dicha reacción si se sabe cómo hacerlo.
  • Si hay que trasladar a la persona, trate de mantenerla acostada, la cabeza hacia abajo y los pies elevados. Estabilice la cabeza y el cuello antes de mover a una persona con sospecha de lesión en la columna.

Prevención

Prevenir el shock es más fácil que intentar tratarlo una vez que éste sucede. El tratamiento oportuno de la causa reducirá el riesgo de desarrollo de la forma severa de shock y la administración de los primeros auxilios en forma oportuna puede ayudar a controlarlo.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

Bursitis

Bursitis

La bursitis es la inflamación de la Bursa, estructura en forma de bolsa, que se sitúa entre huesos, tendones y músculos, con una función facilitadora del movimiento de dichas estructuras entre sí.

Causas

Las bolsas son cavidades llenas de líquido ubicadas cerca de las articulaciones en donde los tendones o los músculos pasan por encima de las protuberancias óseas. Ellas ayudan con el movimiento y reducen la fricción entre las partes móviles.
La causa de la bursitis puede ser sobrecarga crónica, traumatismo, artritis reumatoidea, gota o infección. Algunas veces, la causa no se puede determinar. La bursitis comúnmente se presenta en el hombro, la rodilla, el codo y la cadera. También puede afectar otras áreas como el tendón de Aquiles y el pie.
Se puede presentar inflamación crónica con los ataques o lesiones repetitivas de bursitis.

Diagnóstico

La realización de un diagnóstico de la bursitis es bastante sencilla. El médico examinará el área afectada y hacerle algunas preguntas al paciente sobre sus actividades recientes. Si el paciente tiene una temperatura alta el médico puede tomar una pequeña muestra de líquido de una bolsa cerca de la parte del cuerpo afectada. Si el paciente no mejora después del tratamiento el médico puede llevar a cabo más pruebas para que él / ella puede eliminar la posibilidad de que los síntomas no puede ser debido a otra cosa. Estos pueden incluir:
* Una radiografía, para asegurarse de que no haya huesos rotos o fracturados
* Exámenes de sangre, para comprobar si la artritis reumatoide
* Una tomografía computarizada o una resonancia magnética para ver si hay un tendón desgarrado

Síntomas

La bursitis se caracteriza por dolor e incapacidad para llevar a cabo ciertos ejercicios o movimientos usuales en la vida diaria. Pero los síntomas dependen de la zona del cuerpo afectada. En todo caso hay una limitación del movimiento y un dolor que difiere si afecta a un hombro o a los dedos de los pies, por ejemplo. Puede aparecer de manera repentina o con un proceso de menos a más dolor, que el paciente lo nota por el movimiento y el tacto, pues la piel que rodea a la Bursa está más sensible. Otro síntoma puede ser la fiebre.

Tratamiento

Una vez identificada la causa, el tratamiento de la bursitis irá encaminado a la reducción del dolor y de la inflamación. Básicamente la bursitis suele remitir con reposo, el uso de antiinflamatorios, la rehabilitación (cambios de frío calor y realizar fisioterapia para mejorar los movimientos de la zona y evitar la atrofia de músculos y tendones), cuando el reposo y la rehabilitación no consiguen sus objetivos el médico puede recomendar la inyección de cortico-esteroides y en los casos crónicos y rara vez se suele necesitar la cirugía para aliviar de líquido la Bursa.
Existen una serie de consejos para reducir la probabilidad de sufrir una bursitis y son:
•    Mantenerse en forma. Así tendremos unos músculos, tendones y articulaciones fuertes.
•    Ser comedido con los esfuerzos y no pasarnos de la raya llevando al límite a las articulaciones.
•    Evita las posturas que recaigan sobre articulaciones durante mucho tiempo seguido, hay que moverse de vez en cuando.
•    El calentamiento y los estiramientos prepararán las articulaciones para el ejercicio, no te olvides nunca.
•    En caso de realizar trabajos repetitivos o de impacto en rodillas usar almohadillas.
•    Mantener una dieta sana y rica en verduras y frutas sin olvidarnos de las proteínas.
Eso es todo. Si padece bursitis de rodilla, bursitis de cadera, bursitis trocanterea, bursitis de hombro, bursitis en el codo, bursitis acromial, bursitis olecraniana, bursitis plantar, o bursitis trocanterica, esperamos que este artículo resulte útil para aliviar su dolencia.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Enfermedad de Balo

Enfermedad de Balo

La enfermedad de Baló es una enfermedad rara que se caracteriza por una rápida progresión de esclerosis múltiple (proceso de pérdida de la capa protectora de los axones-mielina- como consecuencia de trastornos inflamatorios severos en el Sistema nervioso Central, dejando lesiones redondeadas características de la enfermedad) en el cerebro.
El tipo, severidad y taza de progresión de la enfermedad va a depender del área del cerebro afectada. Las lesiones desmielinizantes pueden estar en cualquier parte del encéfalo y se caracterizan por placas irregulares desmielinizadas que se extienden en una serie de círculos concéntricos, de donde deriva su nombre la enfermedad.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Balo varían según las áreas del cerebro que se afecten. Las lesiones desmielinizantes cerebrales se pueden localizar en cualquier parte del cerebro (es decir, cerebro, cerebelo, o tronco cerebral). Las lesiones consisten en placas irregulares de desmielinización que se extienden en una serie de círculos concéntricos, se describió por primera vez en adultos, sin embargo es mas prevalente en niños, y los síntomas son ampliamente variados: Cefalea persistente, parálisis progresiva, espasmos musculares involuntarios, convulsiones, y pérdida cognitiva.
Los síntomas de la enfermedad de Balo, pueden amenazar gravemente la vida, al progresar en unas semanas, o evolucionar más lentamente en 2 a 3 años.

Tratamiento

No se ha establecido tratamiento.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Quemaduras

Las quemaduras son lesiones de tejido que puede ser causado por el fuego, el sol, productos químicos, objetos calientes o líquidos, electricidad, u otros medios. Las quemaduras pueden ser leves problemas médicos o emergencias que amenazan la vida.

tratamiento de quemadura depende de la severidad y el tamaño de la quemadura. Usted puede tratar la mayoría de las quemaduras de menor importancia en el país a través de medidas de primeros auxilios, tales como el enfriamiento de la piel y aplicar una crema anestésica o gel de aloe a la quemadura. Quemaduras profundas o generalizada requieren atención médica inmediata.

Usted puede reducir el riesgo de quemaduras comunes de la casa por la preparación y adopción de medidas cautelares, como la conservación de los encendedores y fósforos fuera del alcance de los niños y comprobar sus detectores de humo al año.
Los signos y síntomas de las quemaduras incluyen:

* Rojo, hinchazón en la piel
* El dolor, que puede ser grave
* Mojado o húmedo en busca de piel
* Ampollas
* Blanca cerosa, de cuero o piel canela
* La piel negra o carbonizada, en casos graves

Burns no afectan a la piel de manera uniforme, por lo que una sola lesión puede llegar a distintas profundidades. Distinguir una quemadura menor de una quemadura más grave consiste en determinar el grado de daño a los tejidos del cuerpo. Los siguientes son cuatro clasificaciones de las quemaduras:

* Quemadura de primer grado. Esta pequeña quemadura sólo afecta a la capa externa de la piel (epidermis). Provoca enrojecimiento y dolor, y generalmente se resuelve con las medidas de primeros auxilios después de varios días a la semana.
* Segundo grado quemadura. Estas quemaduras afectan tanto a la epidermis y la segunda capa de la piel (dermis), causando enrojecimiento, dolor e hinchazón. Una quemadura de segundo grado a menudo se ve mojado o húmedo. Las ampollas se pueden desarrollar y dolor puede ser intenso. Profundo quemaduras de segundo grado pueden provocar cicatrices.
* Quemadura de tercer grado. Quemaduras que afectan la epidermis y la dermis y alcanzar el tejido por debajo de ellos (tejido subcutáneo) se llaman quemaduras de tercer grado. La piel puede aparecer rígida, blanca cerosa, de cuero o de bronceado. Las quemaduras de tercer grado puede destruir los nervios, causando entumecimiento.
* Cuarto grado quemadura. La forma más grave de la quemadura va más allá del tejido subcutáneo y en los nervios, los músculos y los huesos que yacen bajo. La piel puede aparecer negra o carbonizada. Si el daño nervioso es sustancial, es posible que no siente ningún dolor en absoluto.

Cuándo consultar a un médico
Llame al 911 o pida asistencia médica de emergencia:

* Las quemaduras que cubren grandes porciones de las manos, pies, cara, ingle, glúteos o una articulación importante
* Quemaduras de segundo grado que son más grandes de 3 pulgadas (7,6 centímetros) de diámetro o más grande que el tamaño de la quemadura de palma víctima
* En tercer lugar-o quemaduras de cuarto grado
* Tiene dificultad para respirar o quemaduras en las vías respiratorias
* Inhalación de humo
* Las quemaduras que se acompañan de debilidad, enfermedad o el dolor no controlado

Haga una cita con su proveedor de atención de salud para:

* Aumento del dolor, hinchazón, enrojecimiento o secreción en el área quemada
* Fiebre (más de 100.4 F o C 38)
* Una quemadura que no sana en varias semanas
* síntomas nuevos e inexplicables

Burns se produce cuando la piel está expuesta a altas temperaturas – por encima de 140 F (60 C). Muchas sustancias pueden causar quemaduras, entre ellas:

* Fuego
* Líquido caliente o vapor
* El metal caliente, vidrio u otros objetos
* Las corrientes eléctricas
* La radiación, por ejemplo, de rayos X o la radioterapia para tratar el cáncer
* La luz solar o ultravioleta (UV) de una lámpara de sol o cama bronceadora
* Los químicos, como ácidos fuertes, álcalis (como la lejía o el cemento), diluyente de pintura o gasolina
* Fricción
Para reducir el riesgo de quemaduras comunes de la casa:

* Nunca deje objetos de cocinar en la estufa sin vigilancia.
* Voltee las agarraderas de la parte trasera de la estufa.
* Use guantes de cocina resistente que cubren las manos y las muñecas.
* Mantenga los líquidos calientes fuera del alcance de los niños y las mascotas.
* Nunca cocine mientras esté usando la ropa loosefitting que pueda incendiarse sobre la estufa.
* Mantenga los calentadores portátiles lejos de materiales combustibles.
* Si tiene que fumar, evitar fumar en la casa y sobre todo nunca fume en la cama.
* Revise sus detectores de humo y reemplace las baterías cada año.
* Mantenga los productos químicos, encendedores y fósforos fuera del alcance de los niños.
* Ajuste su calentador de agua del termostato entre 120 y 130 F (49 a 54 C) para evitar quemaduras.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)