Tag Archives: leche

Intolerancia a la Lactosa

Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la LactosaTambién llamada deficiencia de lactasa, significa que no son capaces de digerir totalmente el azúcar de la leche (lactosa) en los productos lácteos. Por lo general, no es peligroso, pero los síntomas pueden ser incómodos.

Una enzima producida por el revestimiento del intestino delgado es generalmente responsable de la intolerancia a la lactosa. Muchas personas tienen bajos niveles de lactasa, pero sólo aquellos que también tienen asociados signos y síntomas tienen, por definición, intolerancia a la lactosa.
Se puede controlar los síntomas de la intolerancia a la lactosa eligiendo cuidadosamente una dieta que limita los productos lácteos.

Los factores que pueden hacer más propensos a la intolerancia a la lactosa incluyen:

  • El aumento de la edad: La intolerancia a la lactosa se vuelve más común con la edad. la condición es poco común en los bebés y niños pequeños.
  • Etnia: Es más común en personas indias, negras, asiáticas, hispanas y americanas.
  • El nacimiento prematuro: Los bebés nacidos prematuramente pueden haber reducido los niveles de lactasa, porque esta enzima aumenta en el feto al final del tercer trimestre.
  • Las enfermedades que afectan el intestino delgado: Los pequeños problemas intestinales que pueden causar intolerancia a la lactosa incluyen sobre crecimiento bacteriano, enfermedad   celíaca y la enfermedad de Crohn.
  • Ciertos tratamientos para el cáncer: Si se ha recibido radioterapia para el cáncer en el abdomen o tienen complicaciones intestinales de la quimioterapia, que tienen un mayor riesgo de  intolerancia a la lactosa.

Causas

La intolerancia a la lactosa es causada generalmente por los bajos niveles de enzima lactasa en el intestino delgado que llevan a los signos y síntomas.
Normalmente, las células que recubren el intestino delgado producen una enzima llamada lactasa. La enzima lactasa se une a las moléculas de lactosa en los alimentos que consume y los rompe en dos azúcares simples – glucosa y galactosa – que pueden ser absorbidos en el torrente sanguíneo.
Sin suficiente enzima lactasa, la mayor parte de la lactosa en sus alimentos se mueve sin procesar en el colon, donde las bacterias intestinales normales interactúan con él. Esto hace las características de la intolerancia a la lactosa – gases, hinchazón y diarrea.

Hay tres tipos de intolerancia a la lactosa.

  • Intolerancia a la lactosa primaria
    Normalmente, el cuerpo produce grandes cantidades de lactasa en el nacimiento y durante la primera infancia, cuando la leche es la principal fuente de nutrición. Por lo general, la producción de lactasa disminuye a medida que su dieta es más variada y menos dependiente de la leche. Esta disminución gradual puede conducir a síntomas de intolerancia a la lactosa.
  • Intolerancia a la lactosa secundaria
    Esta forma de intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado disminuye la producción de lactasa después de una enfermedad, cirugía o lesión al intestino delgado. Esto puede ocurrir como resultado de enfermedades intestinales, tales como la enfermedad celíaca, gastroenteritis y una enfermedad inflamatoria intestinal como la enfermedad de Crohn. El tratamiento del trastorno subyacente puede restaurar los niveles de lactasa y mejorar los signos y síntomas, aunque puede tomar tiempo.
  • Intolerancia a la lactosa congénita
    Es posible, pero raro, que los bebés nazcan con intolerancia a la lactosa causada por una ausencia completa de actividad de la lactasa. Este trastorno se transmite de generación en generación en un patrón de herencia llamado autosómico recesivo. Esto significa que tanto la madre como el padre tienen que pasar en la forma defectuosa del gen para que un niño se vea afectado. Los lactantes con intolerancia a la lactosa congénita son intolerantes de la lactosa en la leche materna de sus madres y tienen diarrea desde el nacimiento. Estos bebés necesitan fórmulas infantiles sin lactosa. Los bebés prematuros pueden tener intolerancia a la lactosa por ofrecer un nivel insuficiente de lactasa. En los bebés que son por lo demás sanos, esto no conduce a la desnutrición

Síntomas

Los signos y síntomas de la intolerancia a la lactosa por lo general comienzan de 30 minutos a dos horas después de comer o beber alimentos que contienen lactosa, por lo que debe consultar al médico si presentan los siguientes síntomas:
• Diarrea
• Náuseas y en ocasiones, vómitos
• Calambres abdominales
• Distensión
• Gases

Los síntomas son leves, pero a veces pueden ser graves.

Diagnóstico

El médico puede sospechar intolerancia a la lactosa basado en los síntomas y respuesta a la reducción de la cantidad de productos lácteos en su dieta. También el médico puede confirmar el diagnóstico mediante la realización de una o más de las siguientes pruebas:

  • Prueba de tolerancia a la lactosa. Mide la reacción del cuerpo a un líquido que contiene altos niveles de lactosa. Dos horas después de beber el líquido, se le someta a análisis de sangre para medir la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo. Si el nivel de glucosa no sube, significa que su cuerpo no está digiriendo correctamente y absorbe la lactosa completamente.
  • Prueba de hidrógeno. Esta prueba también requiere tomar un líquido que contiene altos niveles de lactosa. Luego, el médico mide la cantidad de hidrógeno en el aliento a intervalos regulares. Normalmente, muy poco hidrógeno es detectable. Sin embargo, si su cuerpo no digiere la lactosa, se fermentará en el colon, liberando hidrógeno y otros gases, que son absorbidos por el intestino y finalmente exhalado.
  • Prueba de acidez. Para los bebés y los niños que no pueden someterse a otras pruebas, se puede utilizar una prueba de la acidez. La fermentación de la lactosa no digerida crea ácido láctico y otros ácidos que pueden ser detectados en una muestra de heces.

Tratamiento

No hay tratamientos que pueden curar la intolerancia a la lactosa. No hay manera de impulsar de enzima lactasa en el cuerpo. Las personas con intolerancia a la lactosa por lo general encuentran alivio al reducir la cantidad de productos lácteos que consumen y el uso de productos especiales realizados para las personas con esta condición.
Los probióticos son organismos vivos presentes en los intestinos que ayudan a mantener un sistema digestivo saludable. Los probióticos también están disponibles como cultivos “vivos” en algunos yogures o como suplementos en forma de cápsulas. A veces se utilizan para condiciones gastrointestinales, como la diarrea y el síndrome del intestino irritable. También pueden ayudar al cuerpo a digerir la lactosa. Los probióticos son generalmente considerados seguros y puede valer la pena probar si otros métodos no ayudan.

Prevención

No hay pautas para prevenir la intolerancia a la lactosa.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Lactancia Materna

La leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su hijo recién nacido. No solo por su composición sino también por el vínculo afectivo que se establece entre la madre y su bebé durante el acto de amamantar. En razón de que contiene todo lo que el niño necesita durante sus primeros meses de vida, la leche materna protege el bebé frente a muchas enfermedades tales como catarro, neumonía, diarreas, otitis, infecciones de orina, e incluso otras futuras como asma, alergias, obesidad, etc. Favorece también a la madre. Las mujeres que amamantan pierden el peso ganado durante el embarazo más rápidamente, y difícilmente padecerán de anemia o de hipertensión y depresión posparto.

Añadiendo aún más ventajas, se puede decir que la leche materna es un alimento ecológico. No se fabrica, no se envasa ni se transporta, evitando así el gasto de energía y la contaminación del medio ambiente. Para la familia es un gran ahorro. La leche materna no constituye un gasto económico.

Por todas estas razones y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría (AAP), el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría recomienda la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de la vida del niño y continuar el amamantamiento junto con las comidas complementarias adecuadas hasta los 2 años de edad o más.”

Dar el pecho
Cuanto antes mejor. Es importante que al niño se le ofrezca el pecho en la primera media hora tras el parto. Después de la primer ahora, el recién nacido suele quedar adormecido unas horas. Durante este tiempo, es recomendable que el bebé se quede junto a su mamá para que se estimule el contacto piel con piel entre ambos. Así, puede ofrecerse el pecho tan pronto como se observe que el niño está dispuesto a mamar, y no solamente cuando llore. El llanto es un signo tardío de hambre.
No se debe olvidar de que el recién nacido sano no necesita más líquidos que los que obtiene de la leche de su madre, no es necesario ni recomendable ofrecer agua ni soluciones de suero glucosado. Antes de darle “suplementos” o cualquier alimento distinto de la leche materna es conveniente consultar con el pediatra.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Alimentar a tu bebe con leche materna durante los primeros 6 meses puede mejorar su salud

Los niños que obtienen todos sus nutrientes de la leche materna durante sus primeros seis meses de vida son menos propensos a una serie de infecciones comunes, la investigación griega reciente.

Y cuando ocurre la infección, la enfermedad resultante es por lo general menos graves entre los niños que son alimentados exclusivamente con leche materna (de haber ingerido ninguna fórmula sustituto) en su primer semestre, los autores del estudio.

La investigación, dirigida por Emmanouil Galanakis del departamento de pediatría de la Universidad de Creta en Heraklion, Grecia, se publica en la edición en línea del 28 de septiembre de Archives of Disease in Childhood.

En 2004, Galanakis y sus colegas examinaron los patrones de alimentación y las tasas de infección entre los cerca de 1.000 niños griegos desde el nacimiento hasta 1 año de edad. Todos los niños habían recibido sus vacunas de rutina y todos se considerará que el acceso a la atención sanitaria de alta calidad.

Los autores del estudio encontraron que en la marca de 1 mes, un poco más del 60 por ciento de las madres amamantaron a sus bebés hasta cierto punto, pero sólo el 25 por ciento lo hizo de forma exclusiva.

En la marca de seis meses, sólo el 17 por ciento siguió el pecho, y sólo el 10 por ciento lo hizo de forma exclusiva.

La incidencia de infección – incluyendo las infecciones respiratorias y urinarias, infecciones del oído (otitis media), trastornos del estómago (gastroenteritis), conjuntivitis y el tordo – fueron rastreados en el uno, tres, seis, nueve y las marcas de 12 meses.

Analizando las cifras, los investigadores observaron que cuanto más tiempo un niño fue alimentado con leche materna exclusivamente, el menor riesgo del niño de la infección. Ya la lactancia materna exclusiva también parece traducirse en menos visitas al médico y menos ingresos hospitalarios relacionados con las infecciones.

El hallazgo, que se ha visto en estudios anteriores, se mantuvo incluso tras considerar otros factores que pueden influir en la frecuencia de infecciones, incluyendo la exposición al humo del cigarrillo, la etnia, el número de hermanos en un hogar, y la edad de los padres y la educación.

Los 91 niños que fueron exclusivamente amamantados durante seis meses también experimentaron menos infecciones graves cuando los tienes, señalaron los autores. Parcial de la lactancia materna, sin embargo, no ofrecen el mismo tipo de protección.

¿Por qué la lactancia materna tan bueno para los niños? Galanakis y sus compañeros la teoría de que los beneficios nutricionales e inmunológicos tienen su origen en los anticuerpos que se encuentran en la leche materna.

“La lactancia materna exclusiva ayuda a proteger a los bebés contra las infecciones comunes y disminuye la frecuencia y gravedad de los episodios infecciosos no sólo en los países en desarrollo sino también en las comunidades con una cobertura de vacunación y de normas de atención de la salud”, concluyeron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la revista editor.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

leche materna el mejor alimento

La leche materna es el alimento natural producido por todos los mamiferos, cuyo propósito primordial es su uso para la alimentación o para amamantar al recién nacido. La leche materna se considera generalmente la mejor fuente de nutrición para los niños, ya que contiene nutrientes necesarios para su desarrollo, es limpia y genera el vínculo madre-hijo.

La leche humana es el alimento ideal para el niño en el primer año de vida, porque:

* Es un alimento completo y provee todos los nutrientes que el lactante necesita en los primeros meses de vida.
* Su contenido en nutrientes es el adecuado para la inmadurez de la función renal e intestinal, para el crecimiento y maduración de su cerebro y como materia prima para las transformaciones que su cuerpo va sufriendo a lo largo del primer año de vida.
* Sus componentes se encuentran en una proporción tal que ninguno de ellos interfiere con la absorción de otro.
* El aporte de sustancias anti-infecciosas llamadas inmunoglobulinas, es el complemento ideal para las deficiencias inmunológicas del bebé en los primeros meses.
* La forma química en que se encuentran el hierro y el zinc, es la forma óptima para su mejor aprovechamiento.
* La leche materna aporta un tipo especial de carbohidrato, que es necesario para la formación de una flora intestinal protectora que inhibe el desarrollo de gérmenes y parásitos dañinos.
* El contacto físico con la madre contribuye a fortalecer el vínculo psico-afectivo.
* Las madres que amamantan generalmente tienen períodos de infertilidad más largos después del nacimiento que las que no lactan.
* El amamantamiento inmediatamente después del parto estimula la contracción del útero para que vuelva a su tamaño original en forma más rápida.
* Representa la forma más natural de recuperar el peso luego del embarazo, ya que la grasa acumulada se consume para permitir la formación de leche.
* La leche de madre está disponible en todo momento y en todo lugar, a la temperatura justa y en perfecto estado de higiene.
* Los niños no amamantados presentan más riesgos de adquirir una gran diversidad de enfermedades como: diarrea, eczemas, cólicos, infección respiratoria aguda, otitis media aguda, bacteriemia y algunos tipos de meningitis entre otras.
* Diversos estudios han demostrado un efecto protector de la leche materna contra enfermedades que aparecen más tarde en la vida, como: asma, diabetes tipo I y enfermedades autoinmunes.
* A la madre le reporta los beneficios de: disminuir el riesgo de padecer cáncer de mama, aumentar su autoestima y fortalecer el vínculo madre-hijo al promover el contacto piel a piel.
* Presenta ventajas económicas, ya que amamantar es mucho más barato que alimentar al niño con sustitutos de la leche materna. El costo del alimento extra que necesita la madre para producir leche es insignificante en comparación con el costo de las fórmulas lácteas y la energía consumida para calentar agua, esterilizar biberones, etc.
* A la sociedad y el Estado le representa un importante ahorro en salud ya que previene la aparición de numerosas enfermedades que requieren hospitalización y representan un importante gasto para la comunidad.

Además, los lactantes que se alimentan con leche de vaca se encuentran más expuestos a:

* A las deshidrataciones, ya que necesitan utilizar más agua de su cuerpo para formar la orina que los que toman leche materna.
* A presentar bajos niveles de calcio ya que el exceso de fósforo de la leche de vaca dificulta la absorción de calcio.
* A las diarreas, ya que el tipo de flora intestinal que se forma cuando se alimentan con leche de vaca, no los protege tanto como la flora que se forma con la leche materna.
* A padecer anemia, ya que el hierro de la leche de vaca no se absorve tan eficientemente como el de la leche materna. Además la leche de vaca produce microhemorragias intestinales en los lactantes que también pueden favorecer la aparición de anemia.
* A la dermatitis amoniacal, ya que el exceso de proteínas de la leche de vaca que es eliminado por orina en forma de amoníaco puede producir dermatitis en la zona genital.

Lo cultural y social generan cambios permanentes en los seres humanos lo que hace que la lactancia materna no sea un comportamiento predominantemente instintivo en el hombre. Por eso es posible y muy importante, estimular, ayudar y enseñar a la madre a amamantar mejor, desde los primeros meses del embarazo para que tanto ella como el niño puedan gozar del beneficio del amamantamiento.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)