Archivo de la etiqueta: ingle

Prostatitis

ProstatitisProstatitis

La prostatitis es la inflamación de la próstata, una glándula del tamaño de una nuez ubicada directamente debajo de la vejiga de los hombres. La glándula prostática produce un fluido (semen) que nutre y transporta los espermatozoides. La prostatitis afecta a los hombres de todas las edades, pero tiende a ser más común en los hombres de 50 años de edad o menos. Dependiendo de la causa, la prostatitis puede aparecer gradual o repentinamente. Puede mejorar rápidamente, ya sea por sí sola o con tratamiento. Algunos tipos de prostatitis duran meses o se vuelven recurrentes (prostatitis crónica).

Causas

La prostatitis puede ser causada por diferentes motivos. Si es causada por una infección bacteriana, por lo general se puede tratar con antibióticos. Sin embargo, a veces la prostatitis no es causada por una infección bacteriana ni por una causa exacta.
La prostatitis bacteriana aguda es a menudo causada por cepas comunes de bacterias. La infección puede comenzar cuando las bacterias transportadas en la orina se conducen a la próstata. Si las bacterias no se eliminan con antibióticos, la infección puede recurrir. Esto se le llama prostatitis bacteriana crónica.

La infección bacteriana no es la única causa de la prostatitis. Otras causas pueden ser:
• Trastornos del sistema inmunológico
• Trastornos del sistema nervioso
• Lesión en el área de la próstata, en muchos casos de prostatitis, sin embargo, la causa nunca se identifica.

Síntomas

Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa. Pueden incluir:
• Dolor o sensación de ardor al orinar (disuria)
• Dificultad para orinar, como goteo o micción vacilante
• Micción frecuente, especialmente por la noche (nicturia)
• Necesidad urgente de orinar
• Dolor en el abdomen, ingle o espalda baja
• Dolor en área entre el escroto y el recto (perineo)
• Dolor o malestar del pene o los testículos
• Orgasmos dolorosos (eyaculaciones)
• Síntomas gripales (con prostatitis bacteriana)

Si experimenta dolor pélvico, micción difícil o dolorosa, u orgasmos dolorosos (eyaculaciones), se debe consultar al médico. Si no se tratan, algunos tipos de prostatitis pueden causar infección u otros problemas de salud.

Diagnóstico

El diagnóstico de la prostatitis implica descartar otras afecciones que pueden ser la causa de los síntomas y determinar qué tipo de prostatitis tiene. El médico determinará su diagnóstico en base a su historia clínica y sus síntomas. También realizará un examen físico, que probablemente incluirá un examen rectal digital (DRE).

Las pruebas iniciales pueden incluir los siguientes:

  • Cultivo de sangre. Se puede ordenar este examen si hay signos de infección en la sangre.
  • Los análisis de orina. Se puede realizar muestras de orina para detectar signos de infección. En algunos casos, el médico puede tomar una serie de muestras antes, durante y después del masaje en la próstata con un dedo enguantado y lubricado.
  • Pruebas de la vejiga (pruebas urodinámicas.) El médico puede ordenar una o más de estas pruebas, que se utilizan para comprobar qué tan bien puede vaciar su vejiga, para detectar qué está afectando su capacidad para orinar.

Con base en los síntomas y resultados de las pruebas, el médico puede concluir su diagnóstico y confirmar qué tipo de prostatitis tiene, siendo:

  • Prostatitis bacteriana aguda. Este tipo de prostatitis es a menudo causada por cepas comunes de bacterias. Por lo general, comienza repentinamente y causa síntomas parecidos a la gripe, como fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos.
  • Prostatitis bacteriana crónica. Se produce cuando las bacterias no son eliminadas por los antibióticos y da lugar a infecciones recurrentes o difíciles de tratar. Entre los combates de la prostatitis bacteriana crónica, puede que no tenga síntomas o puede tener sólo síntomas leves.
  • Prostatitis crónica bacteria. También llamado síndrome de dolor pélvico crónico, esto no es causada por bacterias. A menudo la causa exacta no se puede identificar. La mayoría de los casos de prostatitis entran en esta categoría. Para algunos hombres, los síntomas permanecen casi iguales en el tiempo. Para otros, los síntomas pasan por ciclos de ser más y menos graves.
  • Prostatitis inflamatoria asintomática. Este tipo de prostatitis no causa síntomas y por lo general sólo se encuentra por casualidad cuando se está en fase de pruebas para otras condiciones. No requiere tratamiento.

Tratamiento

Los tratamientos para la prostatitis varían dependiendo de la causa subyacente. Estos pueden incluir:

  • Antibióticos. Este es el tratamiento más prescrito para la prostatitis. El médico basará la elección de la medicación en el tipo de bacteria que puede estar causando la infección. Si tiene síntomas graves, puede ser necesario antibióticos por vía intravenosa (IV). Es probable que necesite tomar antibióticos por vía oral durante cuatro a seis semanas, pero puede necesitar un tratamiento más prolongado para la prostatitis crónica o recurrente.
  • Los bloqueadores alfa. Estos medicamentos ayudan a relajar el cuello de la vejiga y las fibras musculares de la próstata donde se une la vejiga. Este tratamiento puede disminuir los síntomas, tales como dolor al orinar.
  • Los agentes anti-inflamatorios. Antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden hacer que se sienta más cómodo y relajado.
  • Masaje prostático Tiene que ser efectuado, usando un dedo enguantado y lubricado; un procedimiento similar al de un examen rectal digital. Se puede proporcionar algún alivio de los síntomas, pero los médicos no están de acuerdo acerca de lo efectivo que podría ser.
  • Otros tratamientos. Se está estudiando otros tratamientos posibles para la prostatitis. Estos tratamientos incluyen la terapia de calor con un dispositivo de microondas y las drogas sobre la base de ciertos extractos de plantas.

Prevención

A los primeros síntomas se debe visitar al médico o especialista, hacerse los exámenes de rigor y someterse sin titubear a las recetas e indicaciones médicas, si tiene dudas, puede visitar dos o más médicos, pero jamás debe auto recetarse y tomar antibióticos sin prescripción o porque “simplemente a un amigo le dio lo mismo y te tomas lo que el médico le recetó para su mal.”

Quizás no exista una cura eficaz para la prostatitis, pero sí hay un modo de evitar el contraer prostatitis. Existe una operación, llamada Prostatectomía, pero se hace en caso extremo, pero si se quiere reducir los riesgos sin deshacerse de la glándula productora de espermas, puede probar con las siguientes estrategias:

  1. Tome jugo de arándanos y consuma pipas o semillas de calabaza. Según el médico y científico Franklin Lowe, el jugo de esta fruta previene que las bacterias se peguen a los tejidos del tracto urinario, debido a los fitoquímicos encontrados en su pulpa o carne. A su vez evita también que se adhieran en la próstata. Igualmente las semillas de la calabaza o auyama son recomendadas para evitar posibles enfermedades prostáticas.
  2. Orine cada vez que pueda y no se limite. Cuando vaya al baño a expeler orina, relájese, eso hará que los músculos del esfínter se relajen igualmente y podrán hacer su trabajo correctamente. la falta de relajación en la hora orinar puede impedir que drene por completo la orina que hay en la uretra y en consecuencia, causar que se filtre hacia la próstata, donde podría dejar bacterias y otros desperdicios.
  3. Use Condón. Cuando tenga relaciones sexuales utilice condones o preservativos, acuérdese que por mucho que su pareja se haga lavados anales y luzca limpio, siempre corre el riesgo de infecciones.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Pie de Atleta

Pie de atleta

El pie de atleta (también conocida como la tiña del pie y la tinea pedis) es una infección fúngica de la piel que produce comezón, descamación y picor de las zonas afectadas. Aunque la condición normalmente afecta a los pies, se puede extender a otras áreas del cuerpo, incluyendo la ingle.

Causas

Los hongos son organismos que son similares a las plantas. Sobreviven alimentándose de tejido descompuesto, incluyendo el tejido humano. A diferencia de las plantas, no pueden producir alimentos utilizando la energía de la luz solar (fotosíntesis).
El pie de atleta es causado por un grupo de hongos llamados dermatofitos. Estos hongos son parásitos, lo que significa que se alimentan de otros organismos para sobrevivir. Tus pies mantienen un ambiente cálido, oscuro y húmedo, que es la condición ideal para que los dermatofitos crezcan.
Los dermatofitos pueden causar infecciones por hongos en áreas tales como las capas externas de la piel, uñas, cuero cabelludo y el cabello. Muchos otros tipos de hongos causan diversas infecciones. Sin embargo, los principales grupos de hongos que causan infecciones por hongos como el pie de atleta son:
• dermatofitos (tiña)
• levaduras (Cándida)

Diagnóstico

El pie de atleta por lo general se puede diagnosticar mediante una inspección visual de la piel, pero cuando el diagnóstico está en duda se manda un examen directo de microscopía (conocido como examen KOH) lo que puede ayudar a descartar otras causas posibles, tales como el eczema o la psoriasis. Un examen de KOH se lleva a cabo en muestras de piel de la zona afectada. El KOH tiene un excelente valor predictivo positivo, pero en ocasiones pueden dar resultados negativos, especialmente si el tratamiento con un medicamento antifúngico ya ha comenzado.
Si los diagnósticos mencionados no son concluyentes o si un régimen de tratamiento ya se ha iniciado, una biopsia de la piel puede determinar el diagnóstico.

Síntomas

El pie de atleta produce comezón, descamación y picazón de la piel afectada. Las ampollas y la piel agrietada también pueden ocurrir, lo que expone el tejido crudo, dolor, hinchazón e inflamación. La infección bacteriana secundaria puede acompañar a la infección por hongos.
La infección se puede diseminar a otras áreas del cuerpo, como la ingle, y por lo general se le llama por un nombre diferente una vez que se propaga, como tinea corporis, en el cuerpo o las extremidades y la tiña crural (tiña inguinal o picazón dhobi) para un infección de la ingle. La tinea pedis con más frecuencia se manifiesta entre los dedos de los pies.
Algunas personas pueden experimentar una reacción alérgica a un hongo llamado “reacción de Identificación” en el que las ampollas o vesículas pueden aparecer en zonas como las manos, el pecho y los brazos

Tratamiento

El pie de atleta se cura con el tratamiento y la medicación antifúngica tópica en la mayoría de los casos.
Medicamentos
El tratamiento convencional por lo general implica la aplicación diaria o dos veces al día de un medicamento tópico y con las medidas de higiene. Mantener los pies secos y practicar una buena higiene es crucial para prevenir la reinfección.
Las infecciones fúngicas graves o prolongadas de la piel pueden requerir tratamiento con medicamentos antimicóticos por vía oral. Óxido de zinc basada en pomada dermatitis del pañal se pueden utilizar; polvos de talco puede ser utilizado para absorber la humedad y para matar la infección.
Tópico
La infección por hongos se puede tratar con tópicos antifúngicos, que pueden ser en presentación en forma de aerosol, en polvo, crema o gel. Existe un gran número de fármacos antifúngicos, incluyendo: nitrato de miconazol, clotrimazol , y nistatina.
Una solución de 1% de permanganato de potasio disuelto en agua caliente puede ser una excelente alternativa a los fármacos antifúngicos.
El tiempo de curación puede ser largo, a menudo 45 días o más. El tratamiento recomendado es el de “seguir utilizando el tratamiento tópico durante cuatro semanas después que los síntomas hayan desaparecido” para asegurar que el hongo ha sido completamente eliminado. Sin embargo, debido a la comezón asociada con la infección desaparece rápidamente, los pacientes no completan el tratamiento prescrito.
Las cremas anti comezón no son recomendables, ya que alivian los síntomas, pero va a exacerbar el hongo.
Si el hongo invasor no es un dermatofito, pero es una levadura, otros medicamentos, tales como fluconazol puede ser utilizado. Típicamente, fluconazol se utiliza para las infecciones vaginales por Cándida (moniliasis), pero ha demostrado ser beneficiosa para las personas con infecciones por hongos cutáneos, también. El más común de estas infecciones se producen los espacios de los dedos de los pies y en la base de la uña (intertriginosas). El sello distintivo de estas infecciones es de un color rojo cereza que rodea la lesión y un pus espeso de color amarillo.
oral
Para los casos severos, el medicamento por vía oral más usado en el Reino Unido es la terbinafina y la más eficaz . Otros antimicóticos orales recetados incluyen itraconazol y el fluconazol.

Prevención

Los hongos que causan el pie de atleta pueden vivir en pisos de las duchas, toallas mojadas y el calzado, puede propagarse de persona a persona por contacto compartido con duchas, toallas, etc.
La higiene desempeña un papel importante en el manejo de la infección del pie de un atleta, puesto que los hongos se desarrollan en ambientes húmedos, manteniendo los pies y el calzado lo más seco posible, y evitar compartir toallas, etc.
El pie de atleta es contagioso, pero usted puede tomar medidas para prevenir la propagación de la infección El pie de atleta se puede propagar a través del contacto directo e indirecto.
• El contacto directo implica el contacto de piel a piel. Por ejemplo, se puede desarrollar la infección si tocan la piel afectada y no se lavan las manos después de hacerlo.
• El contacto indirecto. Por ejemplo, los hongos pueden ser transmitidos a través de toallas, sábanas contaminadas y ropa.
• Duchas, piscinas y vestuarios son lugares comunes donde la infección puede transmitirse. Esto lugares son por lo general cálidos y húmedos, lo que alienta a las bacterias y los hongos a multiplicarse.

 

 

 

 

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)