Archivo de la etiqueta: impotencia

Disfunción eréctil (DE)

Disfunción eréctil (DE)

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es cuando un hombre no puede lograr una erección para tener relaciones sexuales o no puede mantener una erección el tiempo suficiente para terminar de tener relaciones sexuales. (Lo que solía ser llamada impotencia). La disfunción eréctil puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en hombres mayores de 75 años de edad.

La disfunción eréctil no tiene que ser una parte del envejecimiento. Es cierto que a medida que envejece, usted puede necesitar más estímulo (como acariciar y tocar) para obtener una erección. También podría ser necesario más tiempo entre erecciones. Pero los hombres de edad aún debe ser capaz de conseguir una erección y disfrutar del sexo.

Causa de la disfunción

La disfunción eréctil puede ser causada por:

  • Diabetes (azúcar en la sangre)
  • La hipertensión (presión arterial alta)
  • La aterosclerosis (endurecimiento de las arterias)
  • El estrés, la ansiedad o la depresión
  • Consumo de alcohol y tabaco
  • Algunos medicamentos recetados, como los antidepresivos, analgésicos y medicamentos para la presión arterial alta
  • Fatiga
  • Cerebro o la médula espinal, lesiones
  • Hipogonadismo (que conduce a niveles bajos de testosterona)
  • La esclerosis múltiple
  • Enfermedad de Parkinson
  • Terapia de radiación a los testículos
  • Algunos tipos de cirugía de la próstata o la vejiga

Si no puede mantener el azúcar en la sangre o la presión arterial bajo control, puede desarrollar disfunción eréctil. Es importante que tome sus medicamentos para estos problemas exactamente de la manera en que su médico se lo indique. A veces, sus hormonas se desequilibran y esto causa la disfunción eréctil. Su médico decidirá si usted necesita pruebas de sangre para chequear sus hormonas. Algunos medicamentos pueden causar disfunción eréctil. Si esto es cierto para usted, su médico puede quitarle este medicamento o darle otro diferente. Beber demasiado alcohol, fumar en exceso y abusar de las drogas también pueden causar disfunción eréctil. Los problemas en su relación con su pareja sexual también pueden causar la disfunción eréctil. Si usted decide buscar un terapeuta probablemente será más efectiva si su pareja sexual también participa. Las parejas pueden aprender nuevas formas de complacer a otros y de demostrar afecto. Esto puede disminuir la ansiedad relacionada con lograr una erección.

Sentimientos que pueden conducir a la disfunción eréctil

  • Sentirse nervioso acerca del sexo, tal vez debido a una mala experiencia o por un episodio previo de impotencia
  • Sentirse estresado, inclusive estresado por el trabajo o por situaciones familiares
  • Estar preocupado por problemas en su relación con su pareja sexual
  • Sentirse deprimido
  • Sentirse tan cohibido que no puede disfrutar del sexo
  • Pensar que su pareja está reaccionando negativamente a usted

Diagnóstico de la disfunción eréctil

Su médico probablemente comenzará por hacerle algunas preguntas y un examen físico. Las muestras de sangre y orina pueden analizarse para determinar las enfermedades y trastornos. Otras pruebas también pueden ser necesarias. Su médico determinará qué tipo de pruebas son apropiadas para usted.

Cómo  tratar la disfunción eréctil

El tratamiento para la disfunción eréctil depende de qué lo está causando. Después de que su médico lo examine para determinar problemas médicos y medicamentos que puedan causar disfunción eréctil, su médico le indicará algún un medicamento para ayudar con la disfunción eréctil y que podrían ser: Sildenafilo, vardenafilo y tadalfil son medicamentos que se toman por vía oral. No todo el mundo puede utilizar estos medicamentos. Su médico podría hablar con usted acerca de alprostadil si los medicamentos orales no son una opción para usted. Alprostadil es una versión sintética de la prostaglandina E. Puede ser inyectado en el pene o se inserta como un supositorio pequeño en la uretra. Su médico le ayudará a decidir cuál tratamiento es mejor para usted.

Otras opciones

Si los medicamentos no son apropiados para usted, también podría probar  un implante de pene a través de cirugía. Su médico le puede enviar a un urólogo para hablar acerca de estas opciones.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 1.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

VIAGRA!

viagraVIAGRA es un medicamento que se usa para tratar el problema físico real de la disfunción eréctil (DE). VIAGRA actúa aumentando el torrente sanguíneo donde y cuando usted lo necesita. No es un afrodisíaco ni una hormona. VIAGRA sirve para la mayoría de los hombres que tengan una disfunción eréctil leve o severa. Además, ha ayudado a cerca de 16 millones de hombres con DE en todo el mundo a redescubrir sus vidas amorosas. ¿Por qué no le pregunta a su médico si es recomendable para usted? En este sitio usted puede aprender cómo VIAGRA le puede ayudar a tratar su DE, ya sea si es ocasional o más frecuente.
La Disfunción Eréctil no es lo mismo que la eyaculación precoz, es decir, el problema de tener un orgasmo demasiado pronto. No tiene nada que ver con la infertilidad o la incapacidad para tener hijos. No implica que el hombre haya perdido su apetito sexual — aunque empiece a eludir el sexo para evitar la vergüenza de la Disfunción Eréctil. Y de seguro no significa que haya perdido su virilidad.

Para que a un hombre se le diagnostique Disfunción Eréctil, no es necesario que tenga dificultades para lograr una erección cada vez que tiene sexo. Algunos hombres tienen disfunción eréctil todo el tiempo. Pero la mayoría de los hombres sólo tienen disfunción eréctil de vez en cuando.

Se pensaba que la Disfunción Eréctil era mayormente un problema psicológico. Pero ahora sabemos más acerca de esta condición. Ahora sabemos que la mayoría de los casos cuentan con una base física. La Disfunción Eréctil es un problema médico, que tiene un tratamiento médico.
viagra_14Cuándo tomarla
Un examen médico completo y la revisión de la historia clínica del paciente deben ser realizados para determinar un diagnóstico de disfunción eréctil, y así detectar las causas probables e identificar el tratamiento apropiado.

Para la mayoría de los pacientes, se recomienda tomar una dosis de 50 mg, la cual debe ser ingerida aproximadamente una hora antes de la actividad sexual. Sin embargo, Viagra puede ser tomado en cualquier momento dentro de un rango de cuatro horas a media hora antes de la relación sexual. La dosis máxima puede llegar a 100 mg o disminuida hasta 25 mg, pero la dosis máxima recomendada es de una vez diaria, no más.

Beneficios del Viagra
Principalmente, el Viagra ayuda a recobrar la sexualidad y la confianza en las relaciones sexuales a los hombres que sufren de disfunción eréctil. Le permite tener y mantener una erección, alcanzar el orgasmo y restablecer el placer durante el encuentro sexual. Estos beneficios mejoran la calidad de vida y las relaciones interpersonales.
Ayuda a la mayoría de los hombres con disfunción eréctil a lograr erecciones más rígidas y a mantenerlas durante la actividad sexual. Funciona para hombres con disfunción eréctil que también tienen otros problemas de salud. Por último, tiene un historial de seguridad comprobado.

Contraindicaciones en su uso
Este producto no es un afrodisíaco, no actúa en el cerebro ni en el corazón, sino en los cuerpos cavernosos del pene, siempre en presencia del deseo y del estímulo sexual. Como todos los otros medicamentos éste posee contraindicaciones y precauciones. Es importante tener en cuenta que si no hay una estimulación sexual Viagra no causará una erección, como tampoco aumentará el interés sexual (libido), ni mejorará la excitación sexual. Viagra no protege contra enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el VIH.

Se sabe que no todos los medicamentos son para todo el mundo. Si, por ejemplo, un hombre usa medicamentos con nitratos, utilizados a menudo para dolores de pecho (conocidos como angina) no debería tomar Viagra, ya que tomar estos medicamentos al mismo tiempo podría causar que su presión arterial baje hasta niveles peligrosos.

Los efectos secundarios más comunes de Viagra son: dolor de cabeza, enrojecimiento de la cara y malestar estomacal. Los menos comunes son visión azulada o borrosa, o sensibilidad a la luz. Estos pueden durar poco tiempo.

Muy rara vez ocurren erecciones de más de cuatro horas con algún tratamiento de disfunción eréctil, pero en este tipo de medicamentos es importante buscar atención médica inmediata. Las erecciones que duran más de seis horas pueden causar períodos largos de disminución de la potencia.

La dosis mínima de Viagra es de 25 mg. El médico puede comenzar prescribiendo esta dosis si el hombre: tiene 65 años o más, padece problemas hepáticos o renales severos. Toma inhibidores de proteasas, como medicamentos para el VIH.

PELIGROS DE EL USO INDEBIDO ENTRE LOS JOVENES
Con el alcohol no hay una verdadera contraindicación sino una prevención: las bebidas alcohólicas tienden a bajar la presión arterial y eso puede verse potenciado por el uso conjunto con este medicamento. O sea que tomar sildenafil estando alcoholizado, parecerá muy divertido, fashion, o a la mode, pero puede presentar complicaciones.

El “poper”, que se inhala, es básicamente nitrito de amilo (el famoso “lanzaperfume” de antaño) que por sí mismo puede marear y producir hipotensión con desmayos. El Viagra está contraindicado con los nitritos y nitratos (medicamentos que se usan como vasodilatadores coronarios), por lo tanto, les cuento, queridos jóvenes, que con el uso conjunto con el “poper”, CORREN SERIOS RIESGOS para su salud, y no es sólo una declaración “careta”, no es sólo una prevención ética, sino con criterio de evitar desmayos, lipotimias y estados de shocks.

El Viagra habría que usarlo con precaución con el cisapride, la cimetidina, la eritromicina y antibióticos macrólidos (eritromicina, claritromicina), con astemizol y algunos antimicóticos (ketoconazol, itraconazol), inhibidores de la proteasa (usados contra el HIV), algunos antidepresivos (fluvoxamina y nefazodone) por lo que en pacientes polimedicados siempre hay que tener precauciones, pero esto no es privativo del sildenafil sino de todos los fármacos: hoy en Medicina se da mucha importancia a las interacciones medicamentosas, incluso con hierbas como el antidepresivo hipérico o la yohimbina y hasta con el jugo de pomelo que inhibe un citocromo del hígado, por lo que toda prescripción tiene que estar en mano de los médicos.
Con el uso conjunto de cocaína, éxtasis o anfetaminas –ya aisladamente se corren riesgos puesto que esas drogas son neurotóxicas o cardiotóxicas- y el Viagra, me parece un verdadero uso descabellado de un fármaco, efectivo y seguro cuando es de venta bajo receta por indicación médica.

Jóvenes dispararon el consumo de viagra

Los jóvenes dispararon el consumo de viagra en Colombia y en varios países del mundo. Al año se venden ocho millones de pastillas, según las farmacéuticas, eso representa un crecimiento en su uso del 500% en los últimos cinco años, y un aumento en las ventas de más del 200%.

Tal cantidad de pastillas desborda las necesidades de la población de hombres afectados por el problema, pero la realidad muestra que sí se consumen.

Ese mercado, que representa unos 32.000 millones de pesos anuales, se ha visto impulsado por los jóvenes, que convirtieron esos productos en drogas recreativas.

Y la razón es que, para ellos, en un mundo en el que la propaganda y el mercado transformaron la potencia sexual en un valor, es imposible quedar mal.

El perfil de consumidores jóvenes nada tiene que ver con la imagen de posibles usuarios que la publicidad difundió cuando el primer medicamento contra la impotencia apareció en 1998: eran hombres mayores de 50 años, que daban la impresión de disfrutar un retiro tranquilo, solo opacado por la impotencia para la cual se ofrecía un remedio que se recetaba en consulta médica.

Con el remedio se oficializaron las cifras: en 1993, uno de cada diez hombres mayores de 40 años tenía impotencia. Hoy se dice que uno de cada dos, en el mismo rango de edad, la sufre en algún grado.

Su llegada revolucionó la vida sexual de los adultos que sufrían de disfunción eréctil y soñaban con una solución. Pero los beneficios del Viagra pronto se expandieron a un segmento inesperado que, lejos de tener una necesidad concreta, lo utiliza cada vez más para aplacar sus inseguridades frente al sexo opuesto.

Un estudio de la Escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides, realizado el año pasado, reflejó un aumento significativo de este hábito que se afianza con fuerza entre los adolescentes para aumentar el hedonismo y erotismo en sus relaciones amorosas.

Según se desprende del informe, 3 de cada 10 consumidores de la droga tienen menos de 21 años, mientras que un estudio previo, liderado por la misma institución, había arrojado que el 20% incurría en esta práctica.

Las razones del uso adolescente. Especialistas consultados por lanacion.com, explicaron que el miedo a no rendir lo suficiente durante un encuentro sexual, la inhibición que despierta la primera vez, el frecuente cambio de compañera (que impide conocerse mejor) o simplemente el deseo de mostrar una performance “notable”, forman parte de los motivos del consumo exagerado por parte de los adolescentes.

“Frente a la inseguridad de tener un mal rendimiento sexual y por estar mal informados, los jóvenes acuden al Viagra como si se tratara de un salvador que elimina todos sus miedos. Pero, lejos de ayudar, deberían saber que están tomando un medicamento que debe ser recetado y que, combinado con otras sustancias, como la cocaína y el éxtasis, puede implicar serios riesgos para la salud”, sentenció la licenciada en psicología y sexóloga clínica Diana Resnicoff.

Por lo general, el consejo de probar los efectos de la droga en sus encuentros proviene de sus mismos pares. Son los amigos los que sugieren tomarla y luego intercambian experiencias.

“Cuando lo quieren tomar no vienen al consultorio. Vienen recién cuando quieren dejarlo. Un amigo les pasa el dato. Sucede que, a veces, hay chicos que tuvieron un mal episodio y aparece alguien que les dice que con eso va a andar bien y lo terminan tomando, porque son inseguros, no porque tengan una dificultad con la erección”, explicó León Gindin, sexólogo y profesor titular de sexualidad y salud de la Universidad Abierta Interamericana.

Según Gindin, muchos de ellos abusan de la dosis por creer que tienen que ser “superman sexuales” con la chica de turno.

Los riesgos del consumo exagerado. El problema se plantea, coinciden los expertos, cuando la inseguridad se apropia de ellos provocando una dependencia de tipo psicológica.

“El Viagra fue estudiado y aprobado en adultos con problemas de erección. Pero el marketing llevó a que lo usen todos los hombres. A este medicamento se le ha faltado el respeto y se ha transformado al consumo en algo muy liviano. Es un excelente medicamento para mayores de 55 años, que resulta altamente riesgoso para los jóvenes”, cuestionó Marcelo Peretta, doctor en farmacia y bioquímica y director de la escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides.
la hipotensión, el dolor de cabeza, el dolor muscular, la visión anormal, la urticaria, la anemia y la sordera, figuran entre los inconvenientes que puede generar su ingesta. También podría producir infartos, por la falta de irrigación cardíaca, priapismo (erección continúa por más de cuatro horas) o esterilidad, si su consumo se realiza durante mucho tiempo, ya que afectaría la calidad de los espermatozoides.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)