Archivo de la etiqueta: hinchazón.

La Erisipela

Erisipela

La erisipela es una infección bacteriana de la piel que implica la dermis superior, que característicamente se extiende a los vasos linfáticos cutáneos superficiales.

Causas

Los factores de riesgo incluyen:
• Corte en la piel
• Problemas con el drenaje de las venas o el sistema linfático
• Llagas en la piel o úlceras
Cualquier persona puede desarrollar la erisipela, aunque se desarrolla principalmente entre los ancianos. Hay muchos factores para el desarrollo de esta enfermedad. A menudo, esta bacteria se introduce alrededor de una herida, normalmente en la mayoría de casos de algún tipo de celulitis. Las espinillas, picaduras de insectos, así como todos los cortes, pueden poner a una persona en situación de riesgo subyacentes a las bacterias. Las bacterias se encuentran normalmente en la zona nasal y son responsables de la mayoría de los casos de erisipela establecidos en el área de la cara.
Varios grupos son mucho más propensos a desarrollar erisipela. Una persona con una enfermedad que es autoinmune, como el VIH o el lupus es más propensa. Las personas con malas venas del flujo sanguíneo thru que están bloqueados, la función del corazón, que se reduce o defecto en el corazón también son más propensas a contraer esta infección. Las personas en condiciones de insalubridad constante, por ejemplo las personas sin hogar parecen ser más propensas al desarrollo de la erisipela. Además, el alcoholismo es otra cuestión de riesgo a desarrollar erisipela así como una multitud de infecciones adicionales.

Síntomas

Esta enfermedad se caracteriza por áreas muy bien demarcadas de calor, enrojecimiento, dolor e hinchazón y puede también estar asociada con síntomas que incluyen:
• Ampollas llenas de pus
• Erupción en la cara, brazos o piernas

• Erupción de color rojo brillante
• Doloroso, muy roja, piel caliente y se hincha con la lesión o llaga
• Lesiones en la piel han aumentado el tamaño de la lesión
• Fiebre, escalofríos y temblores
• Nodos locales linfáticos inflamados y sensibles
• Dolores de cabeza
• Vómitos
• Fatiga
Actualmente, la erisipela es siempre reconocible. La erupción en la cara sigue un esquema en forma de mariposa, que se extiende sobre las mejillas, así como la nariz. Los síntomas comienzan de forma rápida y desarrolla una erupción sobreelevada. Esta erupción es de color púrpura o naranja debido a la hemorragia de los vasos sanguíneos más pequeños en la piel. La marcada inflamación, así como el color de esta erupción es muy difícil de confundir esta enfermedad con varios tipos de celulitis.
Esta erupción es muy dolorosa y vendrá con una fiebre y escalofríos. Si hay erupción, el individuo debe ser visto por un médico tan pronto como sea posible a fin de iniciar el tratamiento.

Diagnóstico

La mayoría de los casos la erisipela se localiza en las piernas. Otros sitios involucrados son los brazos, la cara y los muslos (pacientes con cirugía de cadera). La entidad se caracteriza por la presentación súbita, con fiebre unas horas antes de la aparición de los signos cutáneos, que generalmente es más alta en pacientes con celulitis y fascitis. Puede estar sin embargo ausente en 15% de los pacientes. El eritema se extiende gradualmente por la pierna, y se acompaña de edema y dolor. La placa es bien delimitada y se extiende unos 5 a 25 cm por día, sin involución central. La puerta de entrada es generalmente a través del pie de atleta. Este se encuentra con más frecuencia en pacientes con erisipela que en la población general. Otras puertas de entrada incluyen úlceras, dermatitis por éstasis venosa y úlceras superficiales.

Tratamiento

En el tratamiento de las primeras etapas consisten en un par de semanas dos de las dosis de penicilina por vía oral o de un antibiótico de penicilina derivada. Si la persona es alérgica a la penicilina, algunos de los nuevos antibióticos se pueden utilizar en su lugar. En los casos de erisipela que son graves, los antibióticos pueden necesitar ser determinado a través de una línea intravenosa o IV.
La erisipela se propaga rápidamente. Cuando la erupción en las piernas o la cara se deja sin tratar, las personas con esta infección tendrán que ser tratadas con permanente dosis diaria de antibióticos para mantener esta infección en las articulaciones a un mínimo. Pero la mayoría de las veces los síntomas y signos de esta infección son tan marcadas, así como dolorosa, la gente va a buscar tratamiento rápidamente.
En algunos individuos, las bacterias pueden migrar a la sangre. Esto causa una condición conocida como bacteremia . La infección puede diseminarse a las válvulas del corazón, así como las articulaciones y los huesos.

Prevención

Las personas con el sistema inmunológico debilitado como ancianos, diabéticos o pacientes con trastornos pueden prevenir la erisipela prestando un especial cuidado a la piel (por ejemplo, aplicar cremas hidratantes con pH neutro con regularidad) para protegerse de pequeñas heridas y arañazos. También es recomendable, para estas personas, proteger el cuerpo de posibles golpes. Si aparece una herida, deben mantenerla muy limpia. No se conocen indicaciones directas de prevención.

 

 

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Juanetes

Juanetes

Los JuanetesLos juanetes son agrandamientos anormales de la articulación de la base del dedo gordo del pie. Este agrandamiento se produce al desplazarse el hueso o el tejido de la articulación del dedo, haciendo que éste apunte hacia los demás, creando un bulto en el hueso. Este abultamiento se vuelve muy doloroso, ya que es el dedo gordo el que soporta la mayor parte del peso del cuerpo al caminar o estar de pie.

CAUSAS

Los juanetes, así como los callos,  se forman para proteger una determinada zona dérmica del daño producido por la irritación repetida (roce o estrujamiento).
La presión hace que las células de la zona irritada crezcan más deprisa llegando al supercrecimiento.
En el caso de los juanetes, existe una deformación de la articulación del dedo gordo, que hace que el hueso se deforme  hacia el exterior, al doblarse el dedo sobre los otros, lo que provoca la aparición del callo sobre el mismo, que en este caso denominamos juanete.

SÍNTOMAS

Los más característicos son:
•    Juanete: Pequeño abultamiento, blando y doloroso que nace al lado o sobre la articulación del dedo gordo del pie. Los juanetes miden normalmente de 4 a 10mm de diámetro y tienen un núcleo duro.
•    Callo: Zona áspera y endurecida de la piel que aparece tras la presión repetida o la irritación.
Las zonas más comúnmente afectadas son los pies, las manos y las rodillas.
Los callos en las plantas de los pies son los más problemáticos.
No hay que confundirlos con las verrugas plantares, induraciones dolorosas en la planta del pie con un “ojo” central más obscuro, debidas a un virus.

Cómo descubrirlos

Puede notarse algo de enrojecimiento e hinchazón que viene y se va en la zona de los dedos, además de callosidades y/o ampollas que aparecen al rozar un dedo con otro por la presión.

Quiénes sufren lo sufren

Los juanetes como tal no se heredan, lo que sí se hereda es un tipo específico de pie que es más propenso a sufrir de juanetes. Además, las personas que tienen “pie plano”, enfermedades artríticas o inflamatorias, también pueden sufrir de juanetes con mayor facilidad.

Por otro lado están las personas que practican ciertos deportes o disciplinas como los bailarines de ballet o quienes deban usar zapatos demasiado puntudos o apretados.

Cómo evitarlos

•    En el mercado se consiguen protectores de juanetes, que son simplemente aros delgados que se sitúan alrededor del juanete, acolchándolo y evitando que se roce con el zapato.
•    Si el juanete se presenta muy doloroso, se debe  aplicar hielo tantas veces al día como sea necesario para desinflamar.
•    Terapia de ultrasonido: Es muy efectiva cuando se trata de juanetes con mucho tejido blando asociado.
•    Utiliza zapatos amplios o sandalias cómodas que no aprieten el pie pero que tengan poca altura, pues el exceso de presión en la planta tiende a empeorar el problema.
•    Utilización de medicamentos: Los remedios antiinflamatorios o inyecciones de cortisona pueden aliviar los dolores agudos y la inflamación.
•    Los tratamientos varían dependiendo del tipo de juanete, su localización y la causa específica. Sin embargo, entre más rápido acudas al podólogo, médico especialista en pies, para un pronto diagnóstico, mayores serán las posibilidades de cura, ya que entre más grandes sean los juanetes más complicada será la cirugía, en caso de ser requerida.
•    La cirugía consiste en que se elimina el agrandamiento del hueso y lo retorna a su alineación normal.

Medidas generales

Elimine la causa de la presión si es posible.
•    Deseche el calzado que no le sirva.
•    Utilice plantillas para juanetes o callos para reducir la presión sobre las zonas irritadas.
•    Pele o frote la zona endurecida con piedra pómez para quitar el callo. No lo corte con una cuchilla, deje que sea su médico o su podólogo quien lo haga.
•    Empape la zona en agua templada para ablandarla antes de pelarla.
•    Pídale a su zapatero que le cosa una barra metatarsal sobre el zapato mientras se le cura el juanete.
•    La cirugía mayor del Hallux Valgus se reserva para los casos en que el dedo gordo llega a montarse sobre los demás dedos del pié, o cuando es especialmente doloroso. Es una intervención dolorosa y poco funcional, por lo que debe recurrirse a ella en última instancia.
•    En el caso de las verrugas plantares, para su eliminación puede ser necesaria la inyección de medicamentos en su base.

CURACIÓN

•    Como solución para este problema la ciencia brinda varias alternativas: Sufrir por un juanete no vale la pena, los métodos están al alcance de todos y únicamente si se siguen los pasos reglamentados y supervisados profesionalmente de cerca, se tendrá la oportunidad de caminar sobre pies sanos.
•    Primero se recurre al clásico y antiguo pedicura, que con habilidad y pericia manuales va librando al paciente de esta molesta afección.
•    La fisioterapia hace lo suyo, esta es una terapéutica que va dirigida a disminuir el dolor pero no a corregir la deformidad, para tal fin se utiliza el rayo láser, pero solo son efectivos los de alta potencia. De nada vale hacer 10 sesiones de un equipo ineficaz con el que solo perderá su valioso tiempo; por otra parte son de gran ayuda las manipulaciones articulares, maniobras que tienden a mantener móvil la articulación, evitando la anquilosis.
•     Para el dolor y si es que no le importa la estética, se logra mejorar con antiinflamatorios locales, esto se realiza con parches conteniendo medicación tópica o con infiltraciones aplicadas con agujas mosquito, pequeñas, que son prácticamente indoloras.
•    En etapas tardías, con deformidades importantes del pie, es necesario modificar las estructuras y formas de pisar, para tal fin la ortopedia cuenta con una batería de elementos entre los que se cuentan: plantillas de siliconas, separadores diurnos y nocturnos, zapatos correctivos, olivas, barras, cuñas y un sinfín de correcciones que ilustra perfectamente la forma de modificar los apoyos y roces sobre zonas sensibles.
•    Cuando todo esto no da resultado, se impone la cirugía, que tiende a eliminar el hueso con su saliente y la selección de los casos se hace teniendo en cuenta la significación dolorosa y estética, hay que aceptar que un juanete no es una gran enfermedad, pero si una gran molestia y que en ocasiones convivir con él se torna bastante dificultosa, a su vez, muchas son las consecuencias que se pueden producir de caminar mal por dolor, o sea que solucionarlo, es imprescindible. Las cirugías de hoy ya no son las de antes en la que el paciente sufría cruelmente, se trata de evitar usar clavos o yesos para que la rehabilitación sea rápida e indolora, hoy se opera con anestesias regionales, o sea un pinchazo cercano al tobillo que logra dormir todo el pie, el tiempo de cirugía también varió, hoy es mucho más corto que las intervenciones de antaño y las recuperaciones son más ágiles, el paciente está de nuevo “en carrera” antes del mes, pero se puede trasladar por sus propios medios desde el primer día.
En definitiva, un diagnóstico correcto y un tratamiento adecuado harán la felicidad de los adultos con los horrendos dolores de pie. Un juanete no es una afección grave pero sí molesta y dolorosa y cuando se cura, lo hace bien y sin secuelas, garantizando la participación plena en la vida cotidiana, ya que una articulación sana cumple el rol más importante: caminar!!

POSIBLES COMPLICACIONES

Dolor de espalda, caderas, rodillas o tobillos causado por un cambio en la forma de andar debido a la grave incomodidad.

PRONÓSTICO

Normalmente curable si la causa subyacente puede ser eliminada.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)