Archivo de la etiqueta: frío

Hipotermia

La Hipotermia

La definición de hipotermia accidental viene dada por el descenso de la temperatura del cuerpo humano por debajo de 35ºC. Es un cuadro característico de pacientes atendidos en épocas invernales, aunque se pueden dar en cualquier época del año.

Causas

La hipotermia ocurre cuando el cuerpo pierde más calor del que puede generar y generalmente es causada por una prolongada exposición al frío.
Las causas más comunes son:
• Permanecer al aire libre durante el invierno sin protegerse con la suficiente      ropa adecuada.
• Caer de una embarcación en aguas frías.
• Usar ropas húmedas por mucho tiempo cuando hay viento o hace mucho          frío.
• Hacer esfuerzos agotadores o no ingerir alimentos o bebidas suficientes en        climas fríos.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hipotermia es clínico tras el sugerente antecedente de exposición al frío o de inmersión. En muchas ocasiones la información nos vendrá dada por los acompañantes o por los rescatadores debido a los niveles de conciencia disminuidos que con frecuencia acompañan a las víctimas.
Métodos de medición de la temperatura central:
– Temperatura rectal, requiere un termómetro que registra rangos entre los 0     y los 50 ºC. Tiene el inconveniente que es de incómodo uso debido a su             longitud y consecuente fragilidad, además de improbable existencia entre         el arsenal disponible fuera del hospital.
– Temperatura epitimpánica, de fácil uso, mejor transporte (pequeño paquete    que cabe en cualquier mochila) y muy fiable ya que sus modificaciones se          producen al mismo tiempo que en el núcleo central. Requiere la ausencia de    nieve o cuerpos extraños en el conducto auditivo externo (dudoso valor en    víctimas de alud) y la presencia de actividad circulatoria. La temperatura          epitimpánica registra valores inferiores a los centrales tras unas dos horas        aproximadamente en asistolia.
Temperatura esofágica, es la medición ideal, requiere un utillaje especializado que no está disponible en todos los hospitales y no existe, hasta el momento, un dispositivo para uso extra hospitalario.
Síntomas
los síntomas más comunes de la hipotermia. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:
  • Confusión.
  • Somnolencia.
  • Manos torpes.
  • Escalofríos y agotamiento.
  • Habla lenta y dificultosa o respiración superficial.
  • Pulso débil, presión de la sangre baja o ambos.
  • Mareos.
  • Cambio de conducta o de aspecto durante el clima frío.
  • Rigidez de los brazos y las piernas.
  • Mal control de los movimientos del cuerpo o reacciones lentas.
  • En los bebés, piel de color rojo brillante, falta de energía o ambos.
Para determinar si la persona sufre hipotermia tome su temperatura con un termómetro. Si la temperatura de la persona está por debajo de los 96° F (35,5 grados centígrados), pida ayuda de emergencia inmediatamente.
La hipotermia ocurre cuando el cuerpo pierde más calor del que puede generar y generalmente es causada por una prolongada exposición al frío.

Tratamiento

El tratamiento aplicable depende del grado de la hipotermia:
  • En los casos leves y moderados, basta la administración de bebidas calientes (no alcohólicas, ya que éstas producen dilatación de los vasos, lo que conlleva una pérdida de calor) y cobertura con mantas. Son medidas que procuran un calentamiento pasivo.
  • En casos más graves, el calentamiento ha de ser activo, mediante la inmersión del accidentado en agua a temperatura entre 38 ºC y 40 ºC, siempre que se haga con asistencia ventilatoria y monitorización de la función cardiaca. Ha de reponerse el líquido perdido con perfusión de soluciones salinas equilibradas y plasma. La mortalidad es muy elevada en individuos de edad avanzada (80%).
Primeros auxilios
Ante un posible caso de hipotermia lo primero que hay que hacer es tomar la temperatura al afectado. Si no sube por encima de 35º C se debe llamar a un servicio de urgencias.
Mientras llega la ayuda, es conveniente mantener a la persona afectada caliente y seca, envuelta en mantas.
El propio calor del cuerpo de quien presta la primera ayuda puede servir. No dé friegas en brazos y piernas si el afectado es una persona anciana, porque puede lesionar la piel al ser ésta más débil.

Prevención

Vista ropa abrigada, de capas múltiples con buena protección para las manos y los pies (evite el uso de muñequeras, calcetines y zapatos estrechos).
– Use protección de cabeza abrigada. Esto es particularmente importante ya que una cantidad de calor significante se pierde por la cabeza no protegida.
– Si es posible, cámbiese ropa seca cada vez que se moje su ropa.
– Busque resguardo apropiado para mantenerse caliente.
El cuerpo humano pierde calor 30 veces más rápidamente en el agua que en el aire. Conozca la temperatura de las aguas en las que navega y respete el potencial peligro de la hipotermia. Si naufraga, manténgase en lo posible fuera del agua subido en su embarcación. Si cae al agua, adopte la postura fetal, no nade y mantenga la tranquilidad. Si se encuentra en el agua en compañía de otros náufragos, agrúpense con las piernas entrelazadas.
Tras el rescate, y en caso de hipotermia, controle la temperatura corporal, sustituya la ropa mojada por seca. Haga entrar en calor al náufrago de forma gradual. Nunca le ofrezca bebidas alcohólicas, calientes o estimulantes. Consiga asistencia médica inmediata.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: -1 (from 1 vote)