Archivo de la etiqueta: flujo

El priapismo

El priapismo

El priapismo es una erección persistente, normalmente dolorosa, que dura más de cuatro horas y se presenta sin estimulación sexual. La condición se desarrolla cuando la sangre en el pene queda atrapada y no puede drenar. Si la condición no se trata inmediatamente, puede conducir a la cicatrización y la disfunción eréctil permanente.
Puede ocurrir a cualquier edad, incluyendo recién nacidos. Sin embargo, por lo general afecta a los hombres entre las edades de 5 a 10 años y 20 años a 50.
Hay dos categorías de priapismo de bajo flujo y de alto flujo.

Bajo flujo: Este tipo de priapismo es el resultado de la sangre que es atrapado en las cámaras de erección. A menudo ocurre sin una causa conocida en los hombres que tienen buena salud, también afecta a los hombres con enfermedad de células falciformes, leucemia (cáncer de la sangre) o la malaria.

De alto flujo: priapismo de alto flujo es más raro que el bajo flujo y no suele ser doloroso. Es el resultado de una arteria rota de una lesión en el pene o el perineo (área entre el escroto y el ano), que impide que la sangre en el pene circule con normalidad.

Causas

La anemia falciforme: Algunos casos de priapismo en adultos son el resultado de la enfermedad de células falciformes y aproximadamente el 42% de los adultos con anemia con el tiempo desarrollará priapismo.

Medicamentos: Una causa común de priapismo es el uso y / o mal uso de medicamentos, relacionada con las drogas; el priapismo incluye fármacos como Desyrel (utilizado para tratar la depresión) o Thorazine (utilizado para tratar ciertas enfermedades mentales). Para las personas que tienen disfunción eréctil, los medicamentos de terapia de inyección para el tratamiento de la enfermedad también puede causar priapismo.

Existen otras causas, como:
• Los traumatismos de la médula espinal o en el área genital
• Mordeduras de araña viuda negra
• Intoxicación por monóxido de carbono
• Uso de drogas ilícitas, como marihuana y cocaína
En raros casos, el priapismo puede estar relacionado con los cánceres que pueden afectar el pene e impedir el flujo de sangre.

Síntomas

El priapismo generalmente se produce de forma espontánea, a menudo durante el sueño. El pene se pone muy erecto, la orina no suele ser restringido, ya que la sangre llena sólo el tejido cavernoso del pene, la uretra y la cabeza no se ven afectados.
Después de unas horas, la erección suele ir acompañada de sensaciones dolorosas en la base del pene y en la zona del perineo. La erección no es acompañada de la excitación sexual o excitación erótica. El sexo por lo general no ayuda, porque no da lugar a la eyaculación, no exime a la erección y sólo causa más dolor.
El priapismo a veces se manifiesta como una serie de erecciones a corto plazo, dolorosas durante el sueño. En un primer momento, ocurren muy raramente, una vez a la semana, pero poco a poco va aumentando en severidad y frecuencia, se hacen más dolorosos y pueden ocurrir varias veces durante el curso de una sola noche. A diferencia del priapismo de más larga duración la erección “real” disminuye con el despertar y / o necesidad de orinar, defecar o de alguna actividad física como caminar o al tomar medicamentos para dormir o sedantes.

Diagnóstico

Si tiene priapismo, es importante que busque atención médica de inmediato. Dígale a su médico:

  • La cantidad de tiempo que ha tenido la erección
  • Cuánto tiempo suele durar la erección
  • Cualquier medicamento o drogas, legales o ilegales, que ha utilizado. Sea honesto con su médico: el uso de drogas ilegales es particularmente relevante, ya que tanto la marihuana y la cocaína se han relacionado con priapismo.
  • Sea o no priapismo seguido trauma en esa zona del cuerpo.

Su médico revisará su historial médico y le realizará un examen físico para ayudar a determinar la causa del priapismo.
Después de la exploración física completa, el médico tomará una medición de gases en la sangre del pene. Durante esta prueba, una pequeña aguja se coloca en el pene, se extrae la sangre y se envía a laboratorio para su análisis. Esto proporciona una pista sobre el tipo de priapismo, la duración de la enfermedad y cuánto daño se ha producido.

Tratamiento

El objetivo de todo tratamiento es hacer que la erección desaparezca y preservar la función eréctil en el futuro. Si una persona recibe un tratamiento de cuatro a seis horas, la construcción casi siempre se puede reducir con la medicación. Si la erección ha durado menos de cuatro horas, los medicamentos descongestionantes pueden actuar a través del flujo sanguíneo hacia el pene, Otras opciones de tratamiento incluyen:

Bolsas de hielo: hielo aplicado en el pene y el perineo puede reducir la hinchazón.

La ligadura quirúrgica: se utiliza en algunos casos en los que ha sido rota una arteria. El médico liga la arteria que causa el priapismo con el fin de restablecer el flujo sanguíneo normal.

Inyección intracavernosa: Se utiliza para el priapismo de bajo flujo. Durante este tratamiento, los medicamentos conocidos como agonistas alfa se inyectan en el pene, para que la hinchazón se reduzca.

La derivación quirúrgica: Se utiliza también para el priapismo de bajo flujo, es una derivación de un pasillo que se inserta quirúrgicamente en el pene para desviar el flujo sanguíneo y permite la circulación de retorno a la normalidad.

Aspiración: Después de adormecer el pene, los médicos colocan una aguja en el pene para drenar la sangre y reducir la presión y la inflamación.
Si usted sospecha que está experimentando el priapismo, no debe tratarla usted mismo, busque ayuda de emergencia tan pronto como sea posible.

Prevención

Dependiendo de la causa probable del priapismo, los pasos para prevenir el priapismo puede incluir:

  • El tratamiento de la enfermedad que pudo haber causado el priapismo
  • Cambio de medicamentos si un medicamento de prescripción fue la causa probable
  • Evite los desencadenantes, como el alcohol o las drogas ilegales
  • Auto-inyección de fenilefrina para detener erecciones prolongadasEl tratamiento hormonal – sólo para hombres adultos
  • Receta relajante muscular, tales como baclofeno (Lioresal)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Las Várices

Várices

Son dilataciones venosas que se caracterizan por la incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón (Insuficiencia venosa). Las más habituales son las de los miembros inferiores.
Se presenta sobre todo en las mujeres, esto por causas genéticas y hormonales. Las hormonas que produce el ovario relajan las fibras musculares existentes en la pared venosa, favoreciendo así a la aparición de várices.
Pero las varices no son un problema sólo estético ni exclusivamente femenino. Un 35 por ciento de los casos de varices tienen lugar entre hombres, aunque “suele ser una enfermedad ‘tabú’ entre ellos y sólo acuden al especialista cuando el problema está muy avanzado y presenta complicaciones”.

La influencia hormonal hace que las varices sean más frecuentes entre los miembros del sexo femenino, mucho más concienciado con el problema. Por cada nueve mujeres que consultan al médico por trastornos venosos, sólo lo hace un hombre. Difundir el conocimiento de este problema entre la población masculina es uno de los objetivos de la fundación, presidida por el doctor Miguel Ángel Santos, cirujano vascular del Hospital M.A.Z., en Zaragoza, España en la presentación de la Fundación para el Estudio y Prevención de Enfermedades de las Venas (Esprev).

Causas

Se producen por una alteración de las válvulas venosas, dispositivos situados dentro de la luz de la vena en forma de un doble nido de golondrina que permite el flujo unidireccional de la sangre en dirección al retorno cardíaco y, a su vez, impide el reflujo de esta a la periferia (reflujo venoso retrógrado). Las várices se forman cuando las válvulas venosas no cierran bien, entonces la sangre comienza a acumularse en las venas, haciendo que se dilaten.
Los embarazos causan las várices por que aumentan la cantidad de sangre que tienen que manejar las venas y el feto comprime durante largos meses las venas de la pelvis, impidiendo una buena circulación, pero fundamentalmente, por las hormonas que produce la placenta.
Otras causas son:
Las tromboflebitis.
La obesidad.
Utilizar anticonceptivos o tomar hormonas.
Estar de pie o sentado por mucho tiempo.
Vestir con ropa y/o calzado ajustado.
Poner calor directo en las piernas.

Síntomas

•   Dolor: El dolor es uno de los síntomas principales de las varices. El dolor aparece cuando la persona afectada permanece inmóvil durante mucho tiempo, se atenúa cuando la temperatura es elevada, por ejemplo durante el verano. Es más intenso al final del día.
Aparición de un cordón venoso: Por lo general, las varices tienen la apariencia de un cordón venoso de color azulado. Este cordón se puede apreciar a simple vista, sobre todo cuando la persona afectada está de pie.
•  Pesadez y ardor: El dolor provocado por las varices puede presentarse junto con una sensación de pesadez y ardor a nivel de las piernas.
•   Calambres: La persona afectada sufre calambres repentinos durante la noche.
•  Sensación de hormigueo: La sensación de hormigueo en las piernas puede ser insoportable.
•  Hinchazón del tobillo: Un edema o hinchazón del tobillo suele darse por las noches.
•    Sensación de estar hinchado: La sensación de tener las venas hinchadas es permanente.
•   Picazón: Este picor puede provocar lesiones cutáneas sobre las varices o en toda la pierna.
•    Fatiga: Las varices provocan que la persona afectada sienta mucho cansancio al final del día.

Tratamiento

Existen varias formas de tratamiento disponibles tanto para mejorar la apariencia física de sus piernas, como para aliviar los síntomas o molestias asociados con la presencia de varices y evitar las complicaciones que se asocian a las mismas, particularmente cuando son grandes y han estado presentes por mucho tiempo.

Elección del tratamiento

Para elegir el medicamento adecuado para el tratamiento de las várices, se debe tener en cuenta los siguientes datos del paciente:
• Características y diferentes tipos de várices
• Antecedentes familiares.
• Si la paciente se encuentra embarazada y cuántos partos ha tenido, ya que la posibilidad de insuficiencia venosa es mayor.
• Si toma anticonceptivos orales, porque pueden producir agravación de las várices.
• Si presenta hemorroides, hernias o prolapsos, que se relacionan con la debilidad del tejido conjuntivo.
• Actividad laboral.
• Si ingiere bebidas alcohólicas, café o si fuma.
• Si realiza alguna actividad deportiva.
• Considerar la posibilidad de alguna reacción adversa a algún componente del producto elegido para el tratamiento.
• Consumo de otros fármaco

1. Tratamiento farmacológico

La acción farmacológica consiste en mejorar y tonificar las paredes venosas alteradas, estimulando la circulación sanguínea. Sin embargo, estos fármacos son efectivos si se ingieren por períodos largos y regulares y especialmente en las dosis adecuadas.

2. Tratamiento Quirúrgico:
Es el método seguro y eficaz, para el tratamiento de las várices de mediano y gran calibre.
La safenectomía (exéresis de la vena safena interna y/o externa). Es un excelente procedimiento que elimina el reflujo venoso al tratar su causa.  Sin embargo, es un procedimiento traumático, que requiere anestesia general, hospitalización y dos a tres semanas de recuperación, así como la utilización de elastocompresión.  Básicamente el procedimiento consiste en la ligadura de la vena safena en su desembocadura en el sistema venoso profundo, y en su nacimiento, por delante del tobillo interno, efectuándose luego su extracción por medio de un implemento llamado fleboextractor, que en uno de sus extremos posee una campana, la cuál es la responsable de los traumatismos que sufren los tejidos que rodean a la vena (nervio y linfático safeno interno). Dicha técnica requiere incisiones amplias, pudiendo dejar feas e inestéticas cicatrices.

3. Tratamiento conservador o de elastocompresión evita que la vena se distienda conteniéndola, disminuyendo el dolor y edema. Las medias de elastocompresión, también contienen las várices superficiales, ayudando además al retorno venoso a progresar hacia el sistema venoso profundo a través del cual, la sangre retorna al corazón. La elastocompresión es definitivamente importante, cuando la enfermedad no se puede tratar a causa de otra enfermedad (obesidad o embarazo).

4. Tratamiento esclerosante consiste en inyectar una sustancia en el interior de las venas, la que produce la fibrosis de las mismas. Se aplica en las telangiectasias o arañitas, y en venas de pequeño calibre.

Prevención:

Con el objetivo de evitar la formación de várices, especialmente en personas que tienen predisposición heredofamiliar, se recomiendan los siguientes hábitos:
• Evitar el uso de calzado con tacones altos o demasiado planos, o ropa muy ajustada.
• Realizar duchas calientes en las piernas (a 38ºC), seguidas de duchas frías, alternando unos minutos de calor con otros de frío.
• Realizar una dieta balanceada, pobre en calorías y rica en fibras.
• Evitar una permanencia prolongada de pie sin moverse o estar sentado durante mucho tiempo con las piernas cruzadas.
• Hacer breves caminatas.
• Realizar masajes, con las piernas en alto, desde el tobillo hasta la rodilla.
• Evitar los ambientes con altas temperaturas.
• Elevar las piernas al mediodía durante media hora, aproximadamente.
• Practicar ejercicio físico.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

Dismenorrea o Dolores menstruales

Dolor menstrual o Dismenorrea

Son aquellos en los cuales una mujer experimenta dolor en la parte baja del abdomen tipo cólico, dolor agudo e intermitente, dolor sordo y persistente o posiblemente dolor de espalda.
El dolor menstrual afecta a muchas mujeres y, para un pequeño número de ellas, la molestia dificulta el desempeño de actividades diarias académicas, hogareñas y laborales normales por algunos días durante cada ciclo menstrual. Este problema es la causa principal para que las mujeres entre sus años de adolescencia y los 30 años de edad pierdan tiempo en el colegio y el trabajo.
Este dolor se puede presentar unos días antes de la menstruación o justo al comienzo del período y, usualmente, desaparece a medida que el sangrado disminuye.
Es normal que durante el ciclo menstrual se presente un dolor moderado, mas no excesivo. El término médico para los períodos excesivamente dolorosos es dismenorrea y en general existen dos tipos:
•    La dismenorrea primaria es el dolor menstrual que se presenta en mujeres que, a excepción de esto, son sanas. Este tipo de dolor no está relacionado con ningún problema específico en el útero u otros órganos pélvicos.
•    La dismenorrea secundaria es el dolor menstrual atribuido a alguna enfermedad subyacente o a una anomalía estructural bien sea dentro o fuera del útero.
Se cree que la actividad de la hormona prostaglandina, producida en el útero, es uno de los factores causales del dolor en la dismenorrea primaria. Esta hormona causa la contracción del útero y los niveles tienden a ser mucho más altos en las mujeres con dolores menstruales intensos que en las mujeres que experimentan un dolor menstrual leve o no lo presentan.
Hable con su médico si usted tiene cualquiera de los siguientes síntomas:
•    Períodos dolorosos que no le comenzaron temprano en su vida
•    Dolor en otras oportunidades distintas a los primeros días de su período
•    Flujo o sangrado vaginal inusual
•    Dolor que no desaparece cuando usted toma medicamento para aliviarlo
SINTOMAS
Síndrome premenstrual (SPM). El SPM incluye síntomas tanto físicos como psicológicos que experimentan muchas chicas y mujeres justo antes de tener el período menstrual, como:
•    acné
•    hinchazón
•    fatiga
•    dolor de espalda
•    senos sensibles y/o doloridos
•    cefalea
•    estreñimiento
•    diarrea
•    antojos alimentarios
•    depresión o decaimiento
•    irritabilidad
•    problemas de concentración
•    dificultad para afrontar el estrés
Aunque se desconoce la causa exacta del SPM, parece obedecer a fluctuaciones en los niveles hormonales y a sus efectos sobre el cerebro. Durante la segunda mitad del ciclo menstrual, la cantidad de progesterona que hay en el cuerpo aumenta. Luego, aproximadamente siete días antes del inicio del período menstrual, los niveles de progesterona y estrógeno disminuyen drásticamente.
El organismo de algunas mujeres parece ser más sensible a estas fluctuaciones hormonales que el de otras.
Los días anteriores a la menstruación el vientre suele inflamarse y producir dolor y los pechos se tornan mucho más sensibles, esto es un proceso natural del cuerpo, pero no por eso menos molesto.
El dolor menstrual se puede presentar como una simple molestia o como dolores agudos, espasmódicos que se manifiestan en la parte baja de la espalda y del abdomen, calambres en las piernas y otros síntomas como mareos, dolores de cabeza, vómitos y pueden durar algunas horas o varios días.
Como aliviar el dolor menstrual
Las mujeres que sufren de este malestar general, del cual aun no se sabe a ciencia cierta cuál es su origen, no pueden eliminarlos por completo. Pero existen algunos métodos sencillos, caseros y totalmente naturales, que pueden aliviar notablemente los síntomas.
En lo que respecta a la alimentación, hay que evitar el consumo de cafeína y dulces y aumentar el consumo de proteínas.
El calor producido por un baño tibio, una bolsa de agua caliente colocada sobre la zona pélvica o una almohadilla o manta eléctrica ayudarán a aliviar el dolor.
Realizar actividad física moderada ayudará a la circulación sanguínea y por ende a  aliviar el malestar menstrual.
Evitar la ropa ajustada y beber infusiones calientes también nos ayudarán durante este proceso.
Tratamientos convencionales
El ginecólogo suele aconsejar tratamientos a base de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios con paracetamol o ibuprofeno. Suelen ser los más efectivos contra el dolor. Eso sí, suelen ser más eficaces cuando se toman con los primeros síntomas.
Pero si las molestias son muy fuertes, el ginecólogo te puede indicar un tratamiento hormonal que de alguna forma regule esa descarga de hormonas. Es decir, la píldora, inhibidora de la función de ovulación, también es muy efectiva en casos severos.
Muchas mujeres al tener un hijo igualmente notan una notable mejoría. Y con la edad de igual forma se van atenuando los dolores premenstruales y menstruales.
Pero en ningún caso es recomendable la automedicación, especialmente, si el dolor es fuerte e incapacitantes.
Remedios caseros
Infusiones de plantas medicinales son muy efectivas, aquí te enseñamos como prepararlas.

Manzanilla. Se utilizan para esta infusión las flores. Coloca 2 cucharaditas de manzanilla en una taza de agua caliente. Deja reposar 5 minutos, cuela y bébela.

Malva. En este caso se utilizan las hojas y se procede de la misma forma que en el caso anterior.

Salvia, caléndula y verbena: Se caracterizan por su reconocida acción reguladora menstrual y favorecen el equilibrio hormonal. Muy recomendables y aconsejadas en los casos de trastornos de la regla, menstruación irregular y problemas en la menopausia.
Artemisa: Además de ser un gran regulador de la menstruación, tiene un efecto depurativo y estimulante.
Aquilea (o milenrama): Reduce la ansiedad y la irritabilidad. También, como aceite esencial contrarresta los dolores convulsivos en el vientre y la hinchazón, así como los dolores lumbares.
Espliego (o lavanda): Tiene una probada acción sedante sobre el sistema nervioso central y estimulante de la menstruación.
Borraja y Primrose (Onagra): Muy rica en ácido gamma-linolénico, y precursor de las prostaglandinas E1 encargadas de la regulación hormonal y la relajación del útero.
Hinojo: Su aceite esencial activa la menstruación y atenúa las posibles flatulencias y dispepsias que aparecen durante el síndrome premenstrual o la menstruación.
Bolsa de pastor: Muy utilizado en ginecología por su poder hemostático (contra hemorragias) en los casos de menstruación abundante.
Si tienes dolor en los senos o los sientes muy sensibles, el aceite de prímula y los suplementos ricos en vitamina E, como el germen de trigo, alivian el dolor de pecho asociado al síndrome premenstrual.
Muchas mujeres han comprobado que la práctica regular de ejercicio físico no sólo hace que disminuyan sus dolores menstruales sino que, pasado un tiempo, en ocasiones llegan a desaparecer por completo.
Si no padeces dolores excesivamente fuertes, a veces basta una taza de leche caliente para aliviar el dolor.
Cuando estés en casa, aplica calor en el abdomen o riñones con una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente y descansa todo lo que puedas.
Algunos aromas pueden tener efectos analgésicos, es lo que se conoce como aroma terapia. Por ejemplo puedes probar a friccionar tu vientre con una mezcla de aceite de semillas de soja a la que añadirás 3 gotas de aceite esencial de basilisco. También viene muy bien darse un baño de unos 15 minutos con agua caliente, pero vierte antes seis gotas de esencia de comino en la bañera.

Consejos a tener en cuenta para combatir el dolor menstrual:

  1. No consumir cafeína.
  2. Una dieta vegetariana es lo más recomendable para suavizar los dolores
  3. Beber mucha agua y orinar con frecuencia.
  4. Evitar las comidas pesadas o muy abundantes.
  5. Tomar una ducha caliente.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)