Archivo de la etiqueta: estrogeno

Vaginitis

Vaginitis

La vaginitis es una inflamación de la vagina que puede resultar en la descarga, comezón y dolor. Los tipos más comunes de vaginitis son:

  • La vaginosis bacteriana, que resulta de sobrecrecimiento de varios organismos normalmente presentes en la vagina
  • Las infecciones por hongos, que suelen ser causadas por un hongo natural denominado Candida albicans.
  • La tricomoniasis, que es causada por un parásito y se transmite habitualmente por vía sexual.
  • La atrofia vaginal (vaginitis atrófica), que resulta de la reducción de los niveles de estrógeno después de la menopausia.

Causas

La causa depende del tipo de vaginitis que tiene.

  1. La vaginosis bacteriana.  Este tipo de vaginitis pueden propagarse durante las relaciones sexuales, pero también ocurre en personas que no son sexualmente activas. Las mujeres con compañeros sexuales nuevos o múltiples, así como las mujeres que utilizan un dispositivo intrauterino (DIU) para el control de la natalidad, tienen un mayor riesgo de vaginosis bacteriana.
  2. Las infecciones por hongos Las infecciones por hongos se producen cuando el ambiente normal de la vagina se somete a algún cambio que desencadena la proliferación de un hongo – por lo general C. albicans. Una infección por levaduras no se considera una infección de transmisión sexual. 

. Los factores que aumentan el riesgo de infecciones por hongos son:
• Los medicamentos, como antibióticos y esteroides
• La diabetes no controlada
• Los cambios hormonales, tales como los relacionados con el embarazo, las píldoras anticonceptivas o la menopausia
. Los baños de espuma, los anticonceptivos vaginales, ropa húmeda o apretadamente, y productos de higiene femenina, tales como aerosoles y desodorantes, no causan infecciones de la levadura. Sin embargo, estos factores pueden aumentar su susceptibilidad a la infección.

3. La tricomoniasis  La tricomoniasis es una infección común de transmisión sexual causada por un parásito unicelular llamado Trichomonas vaginalis. Este organismo se propaga durante la relación sexual con alguien que ya tiene la infección.

4. La vaginitis no infecciosa  Pulverizaciones o duchas vaginales, jabones perfumados, detergentes perfumados y productos espermicidas pueden causar una reacción alérgica o irritar los tejidos vulvares y vaginales.

Síntomas

Los síntomas de vaginitis pueden incluir:
• Cambio en el color, olor o cantidad de flujo vaginal
• Picazón o irritación vaginal
• Dolor durante el coito
• Dolor al orinar
• El sangrado ligero o manchado vaginal
Las características de la secreción vaginal se pueden indicar el tipo de vaginitis que tiene.

Diagnóstico
Para diagnosticar su condición, su médico puede revisar su historial de infecciones vaginales o infecciones de transmisión sexual y llevar a cabo un examen pélvico. Durante el examen, su médico puede tomar una muestra de secreción del cuello uterino o vaginal para análisis de laboratorio para confirmar qué tipo de vaginitis que tiene.

Tratamiento

Una gran variedad de organismos y condiciones pueden causar vaginitis, así que el tratamiento se dirige a la causa específica.

  • La vaginosis bacteriana. Para este tipo de vaginitis, el médico puede recetar tabletas de metronidazol (Flagyl) que se toman vía oral, gel de metronidazol (MetroGel) que se aplican a la vagina o crema de clindamicina (Cleocin) que se aplican a la vagina. Los medicamentos se utilizan generalmente una o dos veces al día durante cinco a siete días.
  • Las infecciones por levaduras. usualmente se tratan con una crema o supositorio antimicótico, como el miconazol (Monistat), clotrimazol (Gyne-Lotrimin) y tioconazol (Vagistat). Las infecciones por hongos también se pueden tratar con una receta de medicación oral antimicótico, tal como fluconazol (Diflucan). Las ventajas de este tratamiento para una infección por levaduras son la conveniencia, el costo y no tener que esperar para ver a su médico. El problema es que se puede tratar algo que no sea una infección por levaduras. Es posible confundir una infección por levaduras por otros tipos de condiciones de vaginitis o de otra índole que necesitan un tratamiento diferente. El uso de la medicina equivocada puede retrasar un diagnóstico correcto y un tratamiento más adecuado.
  • La tricomoniasis. El médico puede prescribir metronidazol (Flagyl) o las tabletas tinidazol (Tindamax).
  • El adelgazamiento de recubrimiento vaginal (atrofia vaginal). El estrógeno, en forma de cremas vaginales, tabletas o anillos, puede tratar con eficacia la vaginitis atrófica. Este tratamiento está disponible por la prescripción de su médico.
  • La vaginitis no infecciosa. Para tratar este tipo de vaginitis, es necesario identificar la fuente de la irritación y evitarla. Las fuentes posibles incluyen nuevo jabón, detergente para la ropa, toallas sanitarias o tampones.

Prevención

Una buena higiene puede prevenir que algunos tipos de vaginitis se repitan y puede aliviar algunos síntomas:

  • Evite los baños, bañeras de hidromasaje y bañeras de hidromasaje. Enjuague el jabón de su área genital externa después de una ducha, y seque bien la zona para evitar la irritación. No use jabones perfumados o fuertes, tales como aquellos con desodorante o acción antibacteriana.
  • Evite los irritantes. Estos incluyen tampones aromatizados y las almohadillas.
  • Limpiarse de adelante hacia atrás después de usar el inodoro. Si lo hace, evita la propagación de bacterias fecales a la vagina.

Otras cosas que pueden ayudar a prevenir la vaginitis incluyen:

  • No se duche. Su vagina no requiere limpieza que no sea el baño normal. Las duchas vaginales repetitivas interrumpe los organismos normales que residen en la vagina y puede en realidad aumentar el riesgo de infección vaginal
  • Utilice un condón masculino de látex. Esto ayuda a evitar infecciones que se contagian por contacto sexual.
  • Use ropa interior de algodón y pantimedias con entrepiernas de algodón. Si se siente cómodo sin él, vaya a la cama en ropa interior. La levadura prospera en ambientes húmedos.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 3.5/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 3 votes)

Embarazo Ectópico

Embarazo Ectópico

Es un embarazo anormal que ocurre por fuera de la matriz (útero). El bebé (feto) no puede sobrevivir y, con frecuencia, no se desarrolla del todo en este tipo de embarazo.

Causas

El embarazo ectópico se origina por alguna obstrucción durante  el pasaje del óvulo fecundado hacia el útero, y esta obstrucción se puede dar por los siguientes motivos:
  • Infección en las tropas de Falopio, por cirugías o defectos congénitos.
  • El uso constante de dispositivos intrauterinos con progesterona y la fertilización in Vitro.
  • Infertilidad.
  • El uso de hormonas, ya sea como píldora anticonceptiva o por el uso de la píldora del día siguiente. El contenido de estrógenos y progesterona pueden interferir en el desplazamiento del óvulo y ocasionar un embarazo ectópico.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS), estas pueden causar infección y cicatrización de la pelvis.

Diagnóstico

El momento ideal para el diagnóstico de embarazo ectópico es antes de que ocurra alguna complicación. Hoy en día este puede diagnosticarse antes de las 6 semanas de amenorrea. Deben recordarse los factores de riesgo.
Este padecimiento debe sospecharse en todas las mujeres en edad fértil que consulten por molestias abdominales. El embarazo normal no produce dolores.
La no existencia de amenorrea no es un indicador de la presencia de un embarazo ectópico, el dolor y la pérdida sanguínea son síntomas muy frecuentes, el tacto vaginal aparentemente normal no excluye la posibilidad del embarazo ectópico.
Pruebas de Valor Diagnóstico:
  1. Sub-unidad beta de la gonadotropina coriónica humana. La determinación se basa en el ensayo de inmunoabsorbencia ligada a enzimas (ELISA) que detecta concentraciones bajas de esta hormona en la orina y el suero. La gonadotropina que producen las células trofoblásticas en el embarazo normal se duplica cada dos días.
  2. Progesterona sérica. El nivel de progesterona sérica refleja la producción de progesterona en el cuerpo amarillo estimulado por un embarazo viable. Durante las primeras 8-10 semanas de gestación la producción de progesterona muestra pocos cambios, cuando fracasa el embarazo el nivel desciende. La dosificación de progesterona excluye este padecimiento con una sensibilidad del 97.5% cuando las concentraciones son mayores de 25ng/ml (mayor de 79.5 nmol/l). Un solo valor de progesterona menor de 5 ng/ml, en el 100% de los casos nos indica un aborto intrauterino o la presencia de un embarazo ectópico.
  3. Ultrasonografía (Abdominal y transvaginal) En ocasiones su diagnóstico es muy seguro pues detecta un saco con latidos, la ultrasonografía transvaginal es más confiable. Según Estudios realizados en EE UU se encontró que cuando el resultado de esta técnica fue indeterminado, el 24% de los pacientes tenían un embarazo ectópico. Por lo tanto la ultrasonografía solo no puede determinar los embarazos ectópicos y se requieren otras modalidades diagnósticas más.

Síntomas

A pesar de que los embarazos ectópicos son muy poco frecuentes, sus consecuencias son lo suficientemente graves como para que,  si sentimos alguno o varios de estos signos, acudamos de inmediato al especialista para que determine con certeza su causa y actúe en consecuencia. La detección temprana de el embarazo ectópico es fundamental para evitar complicaciones graves.
  • Dolores con cólicos y con sensibilidad extrema, sobre todo en la parte inferior del abdomen (inicialmente en uno de los lados). El dolor podría agravarse al evacuar o toser. Si se produjera una rotura de la trompa, el dolor sería muy agudo y constante durante un breve tiempo y se difundiría por toda la zona de la pelvis.
  • Se pueden presentar pérdidas vaginales de color pardo o ligeras hemorragias varios días o semanas antes que los dolores, aunque estas pérdidas no se darán si no hay rotura de la trompa.
  • Si la trompa de Falopio de rompe, aparte del dolor habría una hemorragia intensa.
  • Un alto porcentaje de mujeres con embarazo ectópico sufren náuseas y mareos, aunque este síntoma es difícil de diferenciar de los mareos matutinos.
  • Algunas mujeres sufren desvanecimientos o debilidad. Si la trompa se rompe, también son habituales el pulso rápido y débil y l apiel fría y húmeda.
  • Dolor de lumbago.
  • Algunas mujeres sienten dolor en los hombros.
  • Algunas mujeres sienten presión en el recto.
Algunos de estos síntomas pueden indicar un problema diferente al embarazo ectópico, por lo que en cualquier caso habrá de ser el especialista el que lo determine.

Tratamiento

Se pueden considerar 2 grandes grupos: el tratamiento médico y el tratamiento quirúrgico.
Si el médico cree que no existe riesgo de ruptura y el embrión es pequeño (menor de 4 centímetros), puede administrar a la mujer metotrexato, que sirve para detener el crecimiento celular; el embrión muere y es absorbido por el cuerpo en unas semanas.
Si la trompa de Falopio no se ha roto (normalmente el embarazo ectópico se diagnostica en las primeras ocho semanas, antes de que la trompa se rompa), también se puede extraer el embrión mediante laparotomía (cirugía para abrir y explorar el abdomen) o laparoscopia (es menos traumática para la paciente y requiere de una estancia menor en el hospital, por lo que suele ser la técnica elegida siempre que sea posible).
Si hay rotura y sangrado interno, la mujer puede presentar un shock hipovolémico acompañado de dolor abdominal agudo. En este caso la intervención quirúrgica es urgente para detener la pérdida de sangre, extirpar el embrión, y reparar los daños causados en los órganos afectados. En ocasiones, el médico tendrá que extraer también la trompa.

Prevención

Es probable que la mayoría de las formas de embarazos ectópicos que ocurren por fuera de las trompas de Falopio no sean prevenibles. Sin embargo, los embarazos tubáricos (el tipo más común de embarazo ectópico) pueden en algunos casos prevenirse, evitando aquellos trastornos que podrían ocasionar cicatrización en las trompas de Falopio. Lo siguiente puede reducir el riesgo de un embarazo tubárico.
  • Evitar los factores de riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) como la promiscuidad, las relaciones sexuales sin preservativos y las enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Acude a la consulta médica con regularidad a la consulta médica que permita detectar con tiempo cualquier cambio, inflamación o enfermedad de transmisión sexual.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

Menopausia

Menopausia

La menopausia (del griego mens, que significa “mensualmente”, y pausi, que significa “cese”) se define como el cese permanente de la menstruación y tiene correlaciones fisiológicas, con la declinación de la secreción de estrógenos por pérdida de la función folicular. Es un paso dentro de un proceso lento y largo de envejecimiento reproductivo.
Existe también la Menopausia temprana o precoz la  que se manifiesta en mujeres entre los 35 a 40 años de edad. Cuando se presenta la menopausia temprana o precoz,  en un estado inicial,  existen  tratamientos capaces de devolver la vitalidad en las mujeres y evitar sus complicaciones como: depresión, osteopenia, enfermedades cardiovasculares, cambios hormonales. Una de las causas para el deterioro o la insuficiencia ovárica precoz, es cuando el mismo sistema inmunológico de la mujer ataca los folículos ováricos, estos folículos son unas estructuras con las que la mujer cuenta desde el nacimiento en un número determinado de óvulos, y cada mes maduran al no ser fecundado por un espermatozoide.
Para la mayoría de las mujeres el proceso de la menopausia natural  comienza a desarrollar sus síntomas en mujeres de edad entre los 50 y 55 años y, al recibir el diagnostico,  muchas veces su auto-estima es baja, pues se mal ve a la menopausia como una etapa de vejez y limitación. La disminución en los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona causa cambios en su menstruación. Estas hormonas son importantes para mantener en buen estado de salud a la vagina y al útero, lo mismo que para los ciclos menstruales normales y para un embarazo exitoso. El estrógeno también ayuda a la buena salud de los huesos y a que las mujeres mantengan un buen nivel de colesterol en la sangre.

Causas

La menopausia se produce debido al cese de la función de los ovarios, cuando en ellos se agotan los óvulos. Este cese de la función ovárica va a conducir a una disminución marcada de los niveles de estrógenos (hormonas producidas por los ovarios).
Esta disminución de los niveles de estrógenos en sangre, va a ser la responsable de la aparición de los síntomas que acompañan al hecho de la menopausia.

Síntomas

Las mujeres pueden tener diferentes señales o síntomas durante la menopausia. Eso sucede porque el estrógeno es usado por muchas partes de nuestro cuerpo. De manera que, a medida que va teniendo menos estrógeno, usted podría tener varios síntomas. Éstos son los cambios más comunes que usted tal vez pueda notar durante la mediana edad. Algunos podrían ser parte del proceso del envejecimiento en lugar de ser parte de la menopausia.

1 – Síntomas vasomotores:-

Las consecuencias más sensibles de la gota en niveles del estrógeno son síntomas vasomotores bajo la forma de rubores calientes y la noche suda. Éstos son comunes y ocurren en por lo menos 70-80% de mujeres.
Su frecuencia varía extensamente de algunos a varios ataques docena por día y la duración puede ser a partir de algunas semanas a muchos años.

2 – Insomnio

El paciente puede experimentar despertar repetido de sueño con la pérdida consiguiente de dormir – cantidad y calidad de la hora.

3 – Síntomas psicológicos:

El incluir oscilaciones, ansiedad, carencia de la concentración, depresión y pérdida del humor,  de memoria a corto plazo.

4 – Sequedad vaginal:

Resultados de la deficiencia del estrógeno en atrophy del tejido fino epitelial y conectivo en la pared vaginal que causa sequedad vaginal y la dispareunia.

5 – Síntomas urinarios:

Resultados de la deficiencia del estrógeno en atrophy en la pared uretral que predispone tensionar incontinencia y atrophy en el área del trigón de la vejiga dando por resultado urgencia e impulsar incontinencia.

6 – Osteoporosis:

En los años menopausal del poste temprano la densidad del hueso en mujeres disminuye en una tarifa más rápida que en cualquier otra hora con la mayor resorción del hueso al cociente de la formación.
En muchas mujeres este proceso da lugar al osteopenia que predispone fuertemente a las fracturas.

Por la edad de 70, el 25% de mujeres tendrán fracturas vertebrales, el 15% desarrollará fracturas de la cadera y el 15% desarrollará las fracturas de la muñeca.
Problemas con su vagina y vejiga. Cambios en los niveles de estrógeno pueden causar que su área genital se reseque y adelgace. Esto podría hacer que las relaciones sexuales resulten incómodas. O, usted podría desarrollar más infecciones vaginales o urinarias. Algunas mujeres encuentran difícil aguantar la orina hasta poder llegar a un baño. Algunas veces hay goteo de orina durante el ejercicio, al estornudar, al toser, al reírse o al correr.
Sueño. Alrededor de la mediana edad algunas mujeres empiezan a tener problemas para lograr una buena noche de sueño tranquilo. Tal vez usted no pueda dormirse fácilmente, o se despierta muy temprano. Los sudores nocturnos la pueden despertar. Es posible que le cueste dormirse nuevamente si se despierta durante la noche.
Sexo. Es posible que usted note que sus sentimientos acerca del sexo están cambiando. Tal vez está menos interesada. O, tal vez se sienta liberada o más sexy después de la menopausia. Después de cerca de un año entero sin su período, usted ya no podrá quedar embarazada. Pero recuerde, podría estar en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS), como la gonorrea o incluso el VIH/SIDA. Usted incrementa el riesgo de una ETS si está teniendo relaciones sexuales con más de una persona o con alguien que está teniendo relaciones sexuales con otras personas. Si es así, asegúrese de que su pareja usa un condón cada vez que tenga relaciones sexuales.
Cambios de humor. Usted podría encontrarse más cambiante o irritable durante el tiempo de la menopausia. Los científicos no saben por qué esto pasa. Es posible que el estrés, cambios en la familia tales como hijos que están creciendo o padres que están envejeciendo, un historial de depresión o sentirse cansada puedan causarle estos cambios de humor.
Su cuerpo se siente diferente. Su cintura se puede ensanchar. Usted puede perder masa muscular y ganar grasa. Su piel se podría poner delgada. Tal vez tenga problemas de memoria, y sus articulaciones y músculos podrían sentirse entumecidos y adoloridos.
Cambio en su periodo. Esto puede ser lo que usted note primero. Sus periodos podrían no ser regulares. Éstos podrían ser más cortos o durar más. Tal vez sangre menos o más que lo usual. Éstos son todos cambios normales, pero para asegurarse que no haya ningún problema, consulte con su doctor si:
•    Sus periodos se hacen muy cercanos entre sí
•    Si usted tiene flujo abundante
•    Sangra un poco o mancha entre periodos
•    Los periodos le duran más de una semana
Calores súbitos. Muchas mujeres tienen calores súbitos durante la etapa de la menopausia. Éstos podrían estar relacionados a cambios en los niveles de estrógeno. Los calores súbitos podrían durar unos cuantos años después de la menopausia. Un calor súbito es una sensación repentina de calor en la parte superior de todo su cuerpo. Su cara y su cuello podrían enrojecerse. Áreas enrojecidas podrían aparecer en su pecho, en su espalda y sus brazos, seguidas por sudor fuerte y escalofríos. Los calores súbitos podrían ser muy leves o suficientemente fuertes como para despertarla (llamados sudores nocturnos). La mayoría de los calores súbitos duran de 30 segundos a 10 minutos.

Diagnóstico

El diagnóstico de la menopausia suele ser retrospectivo aunque debido a los síntomas requiera tratamiento previo. El dato más importante es la amenorrea o el cese de la menstruación desde al menos 6 meses (FIGO – Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia) ó 12 meses (OMS – organización mundial de la Salud). Esta amenorrea suele ir acompañada de los siguientes síntomas:
Sofocos
Sudoración nocturna
Insomnio
Sequedad vaginal
Pueden realizarse determinaciones plasmáticas de hormona FSH y Estradiol. La FSH es una hormona que estimula la producción de óvulos y el Estradiol es la hormona responsable del crecimiento del útero, las trompas de Falopio y de mantener un buen trofismo de la vagina. Niveles mayores de 40U/l de FSH y menores de 25pg/ml de Estradiol sugieren una situación de agotamiento folicular (óvulos agotados). Se pueden realizar exámenes complementarios como:
Citología vaginal
Citología de cérvix
Ecografía vaginal
Mamografía (como cribado para detectar cáncer de mama)

Tratamiento

El tratamiento en la menopausia debe ir dirigido principalmente a la prevención de las complicaciones a largo y medio plazo y al alivio de la sintomatología a corto plazo. Como prácticamente todos los trastornos asociados a la menopausia son debidos a la falta de producción de estrógenos por los ovarios, el tratamiento se basará fundamentalmente en suplir este déficit de hormonas mediante la administración de estrógenos que es el llamado “tratamiento hormonal sustitutivo” (THS); existen también nuevos preparados no hormonales pero con acción similar a los estrógenos y que intentan evitar los efectos indeseados de los mismos. Por otra parte, la terapia debe basarse asimismo en la correcta información sobre hábitos de vida, dieta, suplementos de calcio y tratamientos como ayuda en la prevención de la osteoporosis.

Terapia hormonal sustitutiva (THS)

La administración de estrógenos se emplea con eficacia desde hace tiempo para el tratamiento de los síntomas climatéricos como los calores y sofocaciones. Sin embargo, en los últimos años se ha comprobado la eficacia de este tratamiento para prevenir prácticamente todas las complicaciones asociadas a la menopausia: disminución de los problemas vaginales mejorando las relaciones sexuales, prevención de la pérdida de colágeno mejorando la textura de la piel, mejoría de los síntomas psíquicos y prevención a largo plazo de la pérdida de masa ósea
Actualmente se considera que el THS deberá mantenerse en cada caso de forma individualizada y revisarse cuando las circunstancias personales y los síntomas cambien.
Mucho se ha escrito en los últimos años a raíz de la publicación del estudio WHI (Women´s Health Initiative) desarrollado en 16.608 postmenopaúsicas. En dicho trabajo se llegó a la conclusión que la THS con estrógenos equinos y medroxiprogesterona (exclusivamente) incrementa el riesgo de cáncer de mama, ictus, enfermedad coronaria y tromboembolismo. Todo esto hay que colocarlo en su justo término ya que el ligero aumento de estos riesgos (aumenta sobre todo en pacientes mayores de 60 años y/o con alguna enfermedad asociada como hipertensión, diabetes etc.) puede asumirse dados los beneficios esperados. Según los últimos estudios publicados, la THS prácticamente no tiene inconvenientes si se usa en mujeres con menopausia reciente, en dosis bajas y durante un periodo de alrededor de unos 5 (máximo 10) años.
Existen diferentes vías de administración que podemos resumir de la siguiente manera:
Vía oral:

Los estrógenos son destruidos en parte al atravesar la mucosa intestinal, y por ello, hay que administrar dosis más elevadas. Además tienen el inconveniente de su paso por el hígado.
Vía transdérmica (Parches):

Es un sistema de administración continua de hormonas que evita el paso por el hígado con el consiguiente buen perfil de tolerancia. Existen parches de estrógenos solos y a diferentes dosis, y parches combinados de estrógenos y progesterona. Son cómodos de usar y poseen todas las ventajas sobre síntomas, aparato genitourinario, piel, hueso y sistema cardiovascular. Su principal inconveniente es la aparición de sangrados y que deben asociarse a un gestágeno (progesterona) si la mujer no está histerectomizada (si no se le extirpó el útero) o utilizar en estos casos parches combinados. Existen diferentes pautas terapeúticas para combinar la administración de estrógenos y progesterona siendo la pauta continua una de las más usadas debido a que en un alto porcentaje de casos evita el sangrado.
Vía percutánea:

Consiste en la aplicación sobre la piel de un gel de estrógenos. También evita el paso hepático pero su uso resulta ser algo engorroso.
Vía vaginal:
Geles y cremas de estrógeno cuyo efecto es exclusivamente local.
Preparados no esteroides
•    Tibolona. Es una molécula con acción débil estrogénica, androgénica y progestagénica que resulta eficaz en el tratamiento de la sintomatología climatérica, reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular al mejorar el perfil lipídico y tiene efecto beneficioso sobre el hueso. Una de sus principales ventajas son el no producir prácticamente sangrado uterino.
•    Raloxifeno. Es un modulador selectivo de los receptores de estrógenos con efecto estrogénico (beneficioso) sobre el metabolismo del hueso y los lípidos. Tiene un efecto antiestrogénico sobre el endometrio (ausencia de sangrado) y sobre el tejido mamario (protector sobre el cáncer de mama). No tiene efecto sobre los calores ni las sudoraciones.
•    Fitoestrógenos. Se comportan como estrógenos débiles, actuando beneficiosamente sobre el esqueleto, sistema cardiovascular y sistema nervioso central. También mejoran las sofocaciones y la sequedad vaginal. Son una opción a tener en cuenta para mujeres que no deben o no desean utilizar estrógenos. Los fitoestrógenos se encuentran en forma natural en la soja (alubias y brotes) y en general en todos los cereales, legumbres, verduras, frutas y semillas. Existen preparados comerciales que tienen la ventaja de aportar las dosis exactas recomendadas.
•    Bifosfonatos. Alendronato, Risedronato y Etidronato. Son sustancias que impiden la pérdida de hueso al inhibir la resorción ósea siendo muy eficaces exclusivamente en la prevención de fracturas.
•    Calcitonina. Es una de las hormonas que regulan el metabolismo del hueso reduciendo su pérdida y aumentando la densidad del mismo en osteoporosis establecida. Se utiliza la calcitonina sintética de salmón administrada generalmente vía intranasal.
Aquí también se pueden incluir diferentes preparados como son los ansiolíticos, antidepresivos, calcio y vitamina D.

Precauciones

Debe ser tu ginecólogo el que individualice tu caso en particular y te recomiende el tratamiento más adecuado en tu caso. También te aconsejará sobre la conveniencia de practicar algún estudio del riesgo de osteoporosis (densitometría ósea), mamografías, citología etc. No olvides que como mínimo debes hacerte una revisión ginecológica anual
Es importante que las mujeres, una vez observen irregularidad menstrual o sangrados irregulares, acudan a su médico para  que le ayude a determinar si son esos cambios normales producto de la menopausia  o si existe algo anormal en el revestimiento interno del útero.

Remedios populares

Para aliviar los bochornos, tomar infusión de hierbas que provean estrógeno natural o estimulen la producción natural de esta hormona como la alfalfa, angélica o apio.
Triturar semillas de soya o soja hasta tener una pasta suave que deberá ser hervida en una taza de agua durante 15 minutos.  Puede también tomar leche de soya.
Cocer una cucharada de flores de trébol morado o rojo, dos cucharaditas de anís y dos de semillas de hinojo machacadas, en una taza de agua hirviendo durante 15 minutos.  Luego se cuela y se toma hasta tres tazas por día.
Mezclar 5 g de artemisa, una pizca de flores de espino y una taza de agua.  Dejar hervir todo durante cinco minutos y fíltrelo.   Agregar un poco de miel.
El dong quai es una planta utilizada durante siglos en la medicina tradicional china para aliviar y combatir trastornos ginecológicos, como la menopausia, ya que contiene fitoestrógenos naturales que actúan como reguladores hormonales femeninos. (disponible en nuestra tienda).

Recomendaciones

Algunas recomendaciones para  aliviar y ayudar a las mujeres que se encuentran en esta fase de sus vidas son:
Cuidado con la tensión y el estrés :urante este período de cambios puede también ocurrir situaciones personales o familiares que contribuyen al aumento de tensión prolongando las molestias propias de la menopausia.  Debido a ello, se recomienda  practicar técnicas de relajación lo cual puede ayudar a reducir dichos malestares.
No a la comida copiosa: se debe evitar las comidas copiosas, ya que podrían provocar bochornos.  En su lugar, se debe  consumir, durante el día, de cuatro a seis pequeñas comidas lo cual ayuda a regularizar la temperatura del cuerpo.
Tenga una dieta balanceada: se debe limitar el consumo de los dulces y concentrarse en una dieta rica en frutas, vegetales y granos enteros los cuales estabilizan los niveles de azúcar en la sangre y así ayudan a controlar los altibajos emocionales de la menopausia.   Además,  las mujeres en menopausia no sólo pueden tener mayores riesgos de osteoporosis sino también de enfermedades cardiacas. De allí la necesidad de vigilar lo que se consumir aumentando el calcio (leche, brócoli, etc.) y evitando las grasas.
El agua elemento fundamental: el consumo de líquido (de ocho a diez vasos al día) ayudan a regular el termostato natural del cuerpo.  Sin embargo, se debe evitar las bebidas alcohólicas o con cafeína, ya que interfieren con la absorción de calcio y, en algunas mujeres, produce bochornos.
Vístase para los bochornos : debido a que los niveles hormonales fluctuantes dilatan los vasos sanguíneos, el termostato natural del cuerpo se afecta causando los repentinos calores o bochornos.
Se recomienda usar ropa holgada, de telas frescas, de punto o llevadas en diferentes capas que puedan ser retiradas y vueltas a reemplazar con rapidez en caso de enfriamiento
Formas para refrescarse : para los calores faciales, se recomienda chupar trozos de hielo.  En cuanto a enfriar el cuerpo, existen varios métodos como las duchas frías, remojar los pies en agua fría, ponerse delante de un refrigerador con la puerta abierta o caminar en la zona de alimentos congelados del supermercado.
El ejercicio es importante Los ejercicios como caminar, bailar y los aeróbicos de impacto suave tienen varios beneficios para la mujer en menopausia que incluye no sólo quemar calorías excedentes y alivia la tensión, sino aumentar la masa ósea y mejorar la absorción de calcio.
Busque apoyo: resulta beneficio hablar con otras mujeres que estén viviendo esta etapa de su vida para intercambiar ideas y sentimientos lo cual fuerza su autoestima y la hará sentirse mejor.
Comunique de inmediato al doctor cualquier sangrado vaginal tras 12 meses sin regla.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Osteoporosis

Osteoporosis

osteoporosis

La osteoporosis se produce cuando el interior de los huesos se vuelve poroso por pérdida de calcio. Esto se llama pérdida de masa ósea. Con el tiempo, esto debilita los huesos y los hace más propensos a quebrarse. Una vez que la masa ósea total ha alcanzado su pico – alrededor de 35 años de edad – todos los adultos comienzan a perderla. Sin embargo, las mujeres son más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres. Esto se debe a varios factores. Las mujeres tienen menos masa ósea que los hombres, tienden a vivir más tiempo y absorber menos calcio. En las mujeres, la tasa de pérdida ósea se acelera después de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen, puesto que los ovarios fabrican estrógeno. La pérdida ósea más rápida también puede ocurrir si ambos ovarios son extirpados mediante cirugía.

Factores de riesgo de osteoporosis

Hable con su médico de familia acerca de sus factores de riesgo. Los siguientes factores lo ponen en un mayor riesgo de osteoporosis. Mientras más factors tenga  usted, mayor será su riesgo.
•    Menopausia precoz (antes de los 45)
•    Antecedentes familiares de osteoporosis
•    La cirugía para extirpar los ovarios antes de la menopausia
•    Piel clara (raza caucásica o asiática)
•    Ingesta insuficiente de calcio
•    Sedentarismo (no hacer suficiente ejercicio)
•    Fumar o el uso del tabaco
•    El abuso de alcohol
•    Los trastornos alimenticios como la anorexia nerviosa
•    Cuerpo delgado y estructura ósea pequeña
•    Hipertiroidismo, ya sea de una hiperactividad de la tiroides o de tomar demasiado medicamento para tratar el hipotiroidismo.
•    El uso prolongado de corticoides, que son medicamentos prescritos para tratar la inflamación, el dolor y la crónica como el asma y la artritis reumatoide.

Síntomas de la osteoporosis

Es posible que no sepa que tiene osteoporosis hasta que no tenga señas graves. Los síntomas incluyen frecuentes fracturas de huesos, dolor de espalda o una espalda jorobada. Usted también puede irse encogiendo con el tiempo debido a la osteoporosis puede hacer que sus vértebras (los huesos de la columna) se colapsen. Estos problemas tienden a ocurrir después de que se ha perdido una gran cantidad de calcio en  los huesos.

Diagnóstico de la osteoporosis

Si su médico sospecha que tiene osteoporosis, puede sugerirle que se haga una gammagrafía ósea. Una prueba común que mide la densidad ósea se tratamiento.llama una doble energía absorciómetro de rayos X (DEXA). Esta prueba mide la densidad de los huesos de la cadera, columna vertebral y la muñeca, que son todos los lugares que podrían verse afectados por la osteoporosis. Su médico también podría ordenar un ultrasonido o una tomografía computarizada (TC) para ayudar a comprobar la densidad de sus huesos.
Cómo  tratar la osteoporosis
El tratamiento de la osteoporosis comienza con cambios en su dieta. Usted debe  tomar más calcio. Su médico le sugerirá maneras de obtener más calcio a través de alimentos, bebidas y posiblemente un suplemento de calcio. También puede sugerirle que tome un suplemento de vitamina D, que ayuda al proceso de calcio del cuerpo. Su médico le pedirá que aumente su actividad física, en especial de ejercicios con pesas. Esto ayuda a aumentar la densidad ósea. Algunos ejemplos de ejercicios con pesas son: caminar, correr y subir escalones. Hay medicamentos disponibles para tratar la osteoporosis. Estos incluyen los siguientes:
Los bifosfonatos. Estos medicamentos ayudan a reducir el riesgo de roturas y fracturas, así como aumentar la densidad ósea en las caderas y la columna vertebral. Se pueden tomar en forma oral (en pastillas) o intravenosa (con una inyección). Los efectos secundarios incluyen náuseas, dolor abdominal e irritación del esófago (el tubo que conecta la boca con el estómago). Las personas que no pueden tomar bifosfonatos incluyen a las personas que tienen enfermedad renal, niveles bajos de calcio en la sangre y las mujeres que están embarazadas o en lactancia.
Calcitrón. Esta es una hormona que ayuda a retardar el deterioro de los huesos. Está disponible como una inyección o aerosol nasal. Los efectos secundarios incluyen la irritación de la mucosa de la nariz y dolor de cabeza (con el uso del espray nasal) y la diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos (con el uso de la inyección).
Raloxifeno. Este medicamento se utiliza para prevenir y tratar la osteoporosis en mujeres aumentando la densidad ósea. No es una hormona pero asemeja algunos de los efectos del estrógeno. Los efectos secundarios pueden incluir las calenturas y el riesgo de coágulos sanguíneos.
Teriparatida. Este medicamento es una forma sintética de la hormona paratiroides y ayuda al hueso a crecer nuevo. Se presenta en una forma inyectable, y se inyecta una vez al día en el muslo o el abdomen. Puede ser utilizado tanto en mujeres y hombres para el tratamiento de la osteoporosis. Los efectos secundarios comunes pueden incluir náusea, dolor abdominal, dolor de cabeza, debilidad muscular, fatiga y pérdida de apetito.
Alendronato y el Risedronato. Estos medicamentos se utilizan para ayudar a prevenir y tratar la osteoporosis. Ayudan a reducir el riesgo de fracturas por la disminución de la tasa de pérdida ósea. Se toman por vía oral en forma de píldora. Su efecto secundario más común es el malestar estomacal.
Ibandronato. Este medicamento ayuda a reducir la pérdida ósea y aumenta la densidad ósea. Está disponible como una píldora o una inyección. Si usted toma la píldora, usted tiene dos opciones: una píldora diaria o mensual (la píldora que se toma cada mes tiene una mayor dosis de ibandronato que la píldora que se toma a diario). Si usted opta por la  inyección, su médico o enfermera le dará una inyección cada 3 meses. Algunos de los posibles efectos secundarios son dolor  de la espalda o dolor de costado, dificultad para respirar, opresión en el pecho y orina con sangre o turbia.

Cantidad de  calcio a necesitar

Antes de la menopausia, usted necesita aproximadamente 1.000 mg de calcio por día. Después de la menopausia, usted necesita 1.000 mg de calcio cada día si usted está tomando estrógeno y 1.500 mg de calcio cada día si usted no está tomando estrógeno. Usted también debe apuntar a 800 unidades internacionales (UI) de vitamina D al día para ayudar al cuerpo a absorber el calcio. Por lo general es mejor tratar de obtener el calcio de los alimentos. Productos lácteos descremados o bajos en grasa son buenas fuentes de calcio. Otras fuentes de calcio incluyen granos secos, salmón rosado, la espinaca y el brócoli. Alrededor de 300 mg de calcio se encuentran en cada uno de los siguientes: 1 taza de grasa o yogur bajo en grasa, 1 ½ tazas de frijoles blancos, 5 onzas de salmón, 1 / tasa de espinacas o 2 tazas de brócoli. Si no obtiene suficiente calcio de los alimentos que come, su médico puede sugerirle que tome un suplemento de calcio. Tómelo a la hora de la comida o con  leche.

Consejos para mantener los huesos fuertes

•    Ejercicio.
•    Coma una dieta bien balanceada con al menos 1.000 mg de calcio al día.
•    Dejar de fumar. Fumar hace que la osteoporosis empeore.
•    Hable con su médico sobre la terapia hormonal (TH) u otros medicamentos para prevenir o tratar la osteoporosis.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

El aumento de peso contribuye a los riesgos de cáncer de mama

Si usted hiciera un viaje en el tiempo , de vuelta a  cuando tenía 18, ¿cómo su peso se diferencian de lo que es hoy? Según una investigación realizada por la Sociedad Americana del Cáncer, la cantidad de peso ganancias a una mujer después de la edad de 18 años es un fuerte indicador de si se va a contraer cáncer de mama posteriormente en la vida.

El aumento de peso y la masa corporal se identificaron hace tiempo como factores de riesgo para el cáncer de mama. La Sociedad del Cáncer estima que entre un tercio y la mitad de todas las muertes por cáncer de mama entre las mujeres mayores han contribuido con el peso.

El tejido graso hace que el estrógeno y el estrógeno puede ayudar a crecer el cáncer de mama. Un  jefe de epidemiología de la American Cancer Society, dijo: “El cáncer de mama depende en gran medida el peso corporal. Incluso pequeñas cantidades de plomo aumento de peso a un aumento significativo del riesgo de cáncer de mama. ”

Uno de los mayores estudios de cáncer de mama y el peso incluidos 1.934 casos de cáncer de mama entre 62.756 mujeres que participan en un estudio separado a largo plazo. mujeres de 50 a 74 años, que fueron posteriores a la menopausia, se les pidió su peso en 1992, cuando comenzó el estudio y su peso cuando tenían 18 años de edad. Ellos también fueron enviados cuestionarios a intervalos anuales.

Los investigadores dijeron que las mujeres mayores que ganaron 20 a 30 libras después de graduarse de la secundaria fue de 40 por ciento más de probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que mantuvieron el peso perdido. Si la ganancia de peso fue más de 70 libras, el riesgo se duplicó.  las mujeres posmenopáusicas que no toman terapia de reemplazo hormonal de estrógenos producen muy poco y tenía el menor riesgo de cáncer en el estudio.

Un Profesor asociado de cirugía en la Universidad de Columbia, el Dr. Paul Tartter dijo: “Cuanto más células de grasa que usted tiene en grasas son capaces de sintetizar estrógenos-el más pesado sea, mayor será su nivel de estrógeno. No hay duda de que el estrógeno es el denominador común de la mayoría de nuestros factores de riesgo para el cáncer de mama “.

Un estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine sugiere que el aumento de peso durante la edad adulta está vinculado a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama después de la menopausia para las mujeres que no sean objeto de tratamiento hormonal para la menopausia. Los científicos ya sabían que el sobrepeso u obesidad aumentaron los riesgos de cáncer de mama después de la menopausia, pero la correlación entre el calendario y el importe de la ganancia de peso en la edad adulta no se habían investigado antes.

El estudio demostró la importancia del momento en el que la ganancia de peso ocurrió. Las mujeres que sostuvo su peso  en más de 66 libras entre las edades de 18 y 35 años tenían un riesgo 65 por ciento, pero las que tienen mayor peso en la misma cantidad entre 35 y 50 tenían un riesgo 223 por ciento mayor de desarrollar cáncer de mama después de la menopausia.

Los resultados de estos estudios parecen confirmar que el estrógeno más la puesta en el organismo aumenta el riesgo de cáncer de mama para las mujeres mayores, ya sea el estrógeno viene de la terapia hormonal o de exceso de peso. Las mujeres posmenopáusicas con riesgo más bajo parece ser la que tienen los niveles más bajos de estrógeno, que no usan la terapia hormonal para la menopausia, y que mantenerse delgado.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)