Archivo de la etiqueta: embolia pulmonar

Hemoptisis

Hemoptisis

HemoptisisPuede ser causada por una variedad de condiciones pulmonares. La sangre puede ser de color rojo brillante o rosa y espumoso, o puede ser mezclado con moco. Aunque sea en pequeñas cantidades puede ser alarmante. Está divida por diferentes estados:

La hemoptisis masiva

Se refiere a una forma grave de hemoptisis que se caracteriza por la interrupción de la respiración debido a las altas cantidades de sangre (por lo general alrededor de 1 taza o mL 200-240, en un lapso de 24 horas). Esta es una emergencia médica y puede tener una tasa de mortalidad de hasta el 75%, para los que la sufren. La mayoría de las personas que mueren de esta enfermedad sufren de una deficiencia de oxígeno (asfixia) debido a la presencia de altas cantidades de sangre en los pasajes de aire. Una vez diagnosticada, necesita atención médica inmediata.

La hemoptisis leve

Condición en la que hay solamente un pequeño porcentaje de sangre en el esputo de los pacientes. En los pacientes con 60-70% de este trastorno, la enfermedad subyacente es benigna y desaparece por sí sola sin llevar a daño permanente o problemas serios. Dependiendo de la causa subyacente de la hemorragia, puede causar serios problemas respiratorios. Esta condición tiende a repetirse intermitentemente, debido a esto, es imposible predecir si los pacientes que sufren de hemoptisis leve, están en riesgo de sufrir de hemoptisis masiva. Es importante llevar a cabo un diagnóstico adecuado para evitar una condición más aguda.

La hemoptisis en niños

Aspiración de cuerpos extraños en las vías respiratorias es la principal causa de hemoptisis en los niños. En los niños, la aspiración de cuerpos extraños es la segunda causa más importante de este trastorno. La mayoría de los casos de aspiración se producen en los niños que tienen menos de cuatro años de edad. Las bronquiectasias y fibrosis quística se consideran otras causas importantes. La afección también puede presentarse en niños debido a las lesiones (trauma por objeto contundente) y hemorragia causada por asfixia accidental o deliberada.

Pseudohemoptisis

Pseudohemoptisis se refiere a una condición donde la sangre brota desde fuera del tracto respiratorio. Hematemesis, que es un tipo de Pseudohemoptysis, es el nombre médico para el vómito con sangre.

La hemoptisis en Tuberculosis

La tuberculosis es una infección temida que se transmite por la ingestión o inhalación de tuberclebacilli. Da lugar a fiebre y pequeñas lesiones. Las lesiones generalmente surgen en los pulmones. En las fases agudas, sin embargo, éstas también pueden desarrollar en muchas otras partes del cuerpo humano. La tuberculosis es una causa principal de hemoptisis en todo el mundo. Aproximadamente 2 millones de individuos son reportados a ser infectados con tuberculosis. Alrededor de 5 a 10% de todos los enfermos de tuberculosis son propensos a desarrollar hemoptisis.

Causas

La principal causa de la tos con sangre es la bronquitis crónica o bronquiectasias. Otras posibles causas de tos con sangre incluyen:
• Enfermedad pulmonar obstructiva
• La fibrosis quística
• Consumo de drogas, como la cocaína crack
• Enfisema
• Cuerpo extraño
• Absceso de pulmón
• Cáncer de pulmón
• Estenosis de la válvula mitral
• Infecciones parasitarias
• Neumonía
• embolia pulmonar
• Trauma en el pecho
• Tuberculosis
• granulomatosis de Wegener
Estas causas mencionadas son comúnmente asociadas con este síntoma. Para un diagnóstico preciso se debe tratar con un médico o especialista.

Diagnóstico

La radiografía de tórax junto con una buena exploración física del paciente, así como preguntas adecuadas sobre las enfermedades anteriores y síntomas que tiene el paciente, llevarán a un diagnóstico en el 70 % de los casos.
Para llegar a saber la causa de la hemoptisis es importante preguntar al paciente sobre las enfermedades que ha tenido a lo largo de su vida y qué pueden influir en el origen de la hemoptisis. El interrogatorio debe incluir lo siguiente:
Si es fumador, dado que es la causa más frecuente de bronquitis crónica.
Si ha presentado pérdida de peso y /o apetito que pueda orientar hacia un problema de pulmón de origen tumoral.
Es importante también preguntar por alteraciones de la coagulación de la sangre bien porque tenga una enfermedad previa o bien porque esté tomando algún medicamento que impida la buena coagulación de la sangre.

Otras preguntas que también se deben hacer y que tienen relación con la profesión del paciente, por ejemplo, si es minero, carpintero y todas aquellas profesiones que debido a la inhalación de sustancias tóxicas pueden llegar a dañar el pulmón.
Después de una buena historia clínica, preguntando al paciente sobre sus síntomas y enfermedades, se suele pedir un análisis de sangre, una radiografía de tórax y una gasometría arterial.
En el análisis de sangre se ve si hay alguna alteración de la coagulación sanguínea y, sobre todo, será importante descartar una anemia como consecuencia del sangrado del pulmón.
La gasometría arterial es un análisis especial de sangre que se hace en la muñeca para saber el nivel de oxígeno en la sangre del paciente y es una medida para saber cómo funciona el pulmón.
En la radiografía de tórax se puede ver si en el pulmón hay alguna imagen extraña que sea la causante del proceso.
Si con las anteriores pruebas no se ha llegado al diagnóstico se envía al paciente al especialista de pulmón, el neumólogo, para realizar una broncoscopia (consiste en meter un tubo por la boca o nariz llegando hasta los bronquios) o bien una tomografía axial computadorizada del tórax (TAC torácica).

Síntomas

Algunos de los principales síntomas de esta condición incluyen:

• Pérdida inexplicable de peso
• La disnea (dificultad respiratoria, incluso sin ejercicio)
• La taquipnea (respiración rápida)
• Náusea
• Vómitos
• Fiebre
• Dolor de pecho

Los pacientes pueden expectorar sangre. La visión de la sangre en el esputo puede ser muy desagradable y atemorizante para los pacientes y hacerlos sufrir de ansiedad. Los individuos que sufren se les aconseja escupir en un tazón limpio parcialmente cerrado o cubrir la boca con un pañuelo al toser. Esto les ayudará a evitar la propagación de la enfermedad a las personas cercanas a ellos.

Tratamiento

El tratamiento para la hemoptisis depende de la causa y la cantidad de sangre. La hemoptisis leve por lo general no requiere tratamiento específico e inmediato, pero siempre debe ser investigado a fondo en caso ya que el trastorno subyacente es potencialmente mortal. No hay manera de predecir si un paciente con hemoptisis leve experimentará hemoptisis masiva, por lo que es muy importante que la causa subyacente se determine y se trate.

La hemoptisis masiva es una emergencia médica. Por lo general puede resultar mortal a causa de asfixia (intercambio de gases con problemas en los pulmones, dando lugar a una falta de oxígeno y exceso de dióxido de carbono en el cuerpo). Algunos métodos para controlar el sangrado incluyen: la embolización de la arteria bronquial , la resección quirúrgica y la terapia con láser broncoscopia .

Para la hemoptisis leve o moderada en pacientes con bronquitis crónica, bronquiectasias o tuberculosis, el tratamiento generalmente incluye antibióticos. Para el carcinoma broncogénico, el tratamiento depende del estadio del cáncer.
En el 20% y el 30% de los casos que no tienen una causa subyacente identificable, el tratamiento debe ser bastante conservador y la hemoptisis monitoreado cuidadosamente durante al menos 2 o 3 años después del diagnóstico inicial. En el 90% de los pacientes que tienen una radiografía de tórax normal y la broncoscopia, la hemoptisis suele desaparecer dentro de los 6 meses.

Para hemoptisis crónica, el tratamiento depende de los síntomas y las causas. A veces todo lo que se necesita es cambiar los antibióticos. En otros casos, puede ser necesario un tratamiento más agresivo.

La embolización de arterias bronquiales implica la inyección de sustancias en el torrente sanguíneo para detener el flujo de sangre. Es una técnica probada para detener hemoptisis masiva que amenaza la vida y puede tener efectos beneficiosos a largo plazo, a pesar de que no siempre es exitosa y no está exenta de complicaciones.

La resección quirúrgica es la extirpación quirúrgica del tejido anormal provocado por la hemoptisis. A menudo se recomienda como un tratamiento temprano para la hemoptisis causada por aspergiloma.

La terapia con láser mediante broncoscopia implica el uso para eliminar tumores y lesiones o ampliar las vías respiratorias.
Todas estas técnicas han demostrado ser beneficiosos en el control o cura de la hemoptisis debido a bronquiectasias u otros trastornos inflamatorios. Los pros y los contras de las distintas técnicas dependen de la habilidad del médico que realiza el procedimiento y la disponibilidad de los equipos necesarios. El paciente debe discutir los diversos procedimientos a fondo con su médico de cabecera, cirujano torácico y el radiólogo.

Prevención

El tratamiento oportuno puede prevenir complicaciones, incluso mortales, y salvaguardar la salud de la víctima.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Embolia pulmonar (EP)

Embolia pulmonar (EP)

La embolia pulmonar  es un bloqueo de la principal arteria del pulmón o una de sus ramas por una sustancia que ha viajado desde otras partes del cuerpo por el torrente sanguíneo.

Causas

La embolia pulmonar se produce cuando un grupo de materiales, con mayor frecuencia un coágulo de sangre, queda atrapado entre en una arteria en los pulmones. Estos coágulos de sangre con mayor frecuencia se originan en las venas profundas de las piernas, pero también puede venir de otras partes del cuerpo. Esta condición se conoce como trombosis venosa profunda (TVP). No todos los coágulos de sangre de la TVP son resultados de la embolia pulmonar.
En ocasiones, otras sustancias pueden formar obstrucciones en los vasos sanguíneos en sus pulmones. Éstos incluyen:
• La grasa  dentro de la médula de un hueso roto
• Parte de un tumor
• Las burbujas de aire
Es raro experimentar una embolia pulmonar solitaria. En la mayoría de los casos, están implicados varios coágulos. El tejido pulmonar atendido por cada arteria bloqueada es despojado de combustible y puede morir. Esto hace que sea más difícil para los pulmones  suministrar oxígeno al resto de su cuerpo.
Debido a que la embolia pulmonar se produce casi siempre en relación con la trombosis venosa profunda, la mayoría de los médicos se refieren a las dos condiciones juntas como tromboembolismo venoso (TEV).

Diagnóstico

La embolia pulmonar puede ser difícil de diagnosticar, especialmente en personas que padecen  del corazón o enfermedad pulmonar. Por esa razón, el médico probablemente ordenará una serie de pruebas para ayudar a encontrar la causa de sus síntomas, como:
  • La radiografía de tórax. Esta prueba no invasiva muestra imágenes del corazón y los pulmones en la película. Aunque con los rayos X no se puede diagnosticar una embolia pulmonar e incluso puede parecer normal, cuando existe una embolia pulmonar, que puede descartar condiciones que imitan la enfermedad.
  • Gammagrafía pulmonar. Esta prueba, denominada gammagrafía de ventilación-perfusión (V / Q de exploración), utiliza cantidades muy pequeñas de material radiactivo para estudiar el flujo de aire (ventilación) y el flujo sanguíneo en los pulmones. En primer lugar, usted inhala una pequeña cantidad de material radiactivo, mientras que una cámara especial diseñada para detectar sustancias radiactivas registros de movimiento de aire en sus pulmones. A continuación, una pequeña cantidad de material radioactivo que se inyecta en una vena en su brazo. Las imágenes tomadas después de la inyección mostrar si usted tiene un flujo normal o disminuida de la sangre a los pulmones. Esta prueba es menos confiable si usted es un fumador.
  • Espiral (helicoidal) tomografía computarizada (TC).  TC regulares toma rayos X desde diferentes ángulos y luego combina para formar imágenes que muestran en 2-D “rebanadas” de sus estructuras internas. En una espiral o un TAC helicoidal, el escáner gira alrededor de su cuerpo en forma de espiral  (como la banda en un bastón de caramelo) para crear imágenes en 3-D. Este tipo de tomografía computarizada puede detectar anomalías con mucha mayor precisión, y también es mucho más rápido que los escáneres CT convencionales. Para una posible embolia pulmonar, a menudo una inyección intravenosa de material de contraste se da y la tomografía computarizada espiral se hace inmediatamente.
  • Angiografía pulmonar Durante esta prueba, un tubo flexible (catéter) se inserta en una vena grande (por lo general en la ingle) y pasa a través de la aurícula derecha del corazón y el ventrículo y luego en las arterias pulmonares. Un tinte especial se inyecta en el catéter, y los rayos X se toman cuando  el tinte se desplaza a lo largo de las arterias de sus pulmones. La Angiogiografía pulmonar también puede medir la presión en el lado derecho de su corazón. Sería raro tener lecturas normales en presencia de una embolia pulmonar. Esta prueba requiere un alto grado de habilidad para administrar y conlleva riesgos potencialmente graves, por lo que,  por lo general,  se realiza cuando otros exámenes no logran proporcionar un diagnóstico definitivo.
  • D-dímero análisis de sangre. Tener niveles altos de la sustancia que disuelve coágulos dímero D en la sangre puede sugerir una mayor probabilidad de coágulos de sangre a pesar de los niveles de dímero D pueden ser elevados por otros factores, incluyendo una cirugía reciente.
  • Ultrasonido. Una prueba no invasiva conocido como dúplex de la ecografía venosa (a veces llamado dúplex computarizado o ecografía de compresión) de alta frecuencia utiliza ondas sonoras para detectar coágulos de sangre en las venas de sus muslos. En esta prueba, el médico utiliza un dispositivo en forma de tubo llamado transductor para dirigir las ondas sonoras en las venas que se están probando. Estas ondas son luego reflejadas de vuelta al transductor y se tradujo en una imagen en movimiento por un ordenador. Un ecocardiograma del corazón puede estimar la presión sanguínea en el lado derecho del corazón.
  • La resonancia magnética (IRM). Utiliza ondas de radio y un campo magnético poderoso para producir imágenes detalladas de las estructuras internas. Dado que la RM es cara, se suele reservar para las mujeres embarazadas, para reducir al mínimo la exposición de radiación al bebé en desarrollo, y las personas cuyos riñones pueden ser dañados por los medios de contraste usados en la TC y la angiografía pulmonar.

Síntomas

Los síntomas pueden variar mucho, dependiendo de la cantidad de su pulmón que está involucrado, el tamaño del coágulo y su salud en general, sobre todo la presencia o ausencia de enfermedad pulmonar o enfermedad subyacente del corazón.
Signos y síntomas comunes incluyen:
  • Dificultad para respirar. Este síntoma suele aparecer de repente, y se produce tanto si está activo o en reposo.
  • Dolor en el pecho. Usted puede sentir que usted está teniendo un ataque al corazón. El dolor puede empeorar al respirar profundamente, toser, comer, doblarse o encorvarse. El dolor empeora con el esfuerzo, pero no va a desaparecer cuando reposa.
  • Tos. La tos puede producir esputo con sangre o con sangre.
Otros síntomas de alerta:
• Respirar con dificultad
• Inflamación de las piernas, por lo general en sólo una pierna
• Piel fría y húmeda o de color azulado
• La sudoración excesiva
• Latidos cardíacos rápidos o irregulares
• Pulso débil
• Mareo o desmayo
La embolia pulmonar puede ser mortal. Busque atención médica inmediata si experimenta falta de aliento inexplicable, dolor de pecho o una tos que produce esputo con sangre.

Tratamiento

El tratamiento oportuno de la embolia pulmonar es esencial para prevenir complicaciones graves o la muerte.
Los medicamentos para tratar la embolia pulmonar incluyen:
Anticoagulantes. Las drogas heparina y la warfarina (Coumadin) previenen formación de nuevos coágulos. La heparina actúa rápidamente y normalmente se suministra con una aguja. La warfarina (Coumadin) se presenta en forma de píldora y no empieza a surtir efectos hasta pocos días después de la primera dosis. Los riesgos incluyen sangrado y moretones con facilidad.
Lixiviación de coágulos (trombolíticos). Aunque por lo general se disuelven los coágulos  con estos medicamentos, algunos pueden disolver los coágulos rápidamente. Debido a que estos medicamentos que disuelven los coágulos pueden causar sangrado repentino y severo, por lo general se reservan para situaciones que amenazan la vida.
Los procedimientos quirúrgicos y de otra índole
En algunos casos, su médico puede recomendar un procedimiento para el tratamiento de la embolia pulmonar, tales como:
La eliminación de coágulos. Si usted tiene un coágulo muy grande en el pulmón y que está en estado de shock, el médico puede enroscar un tubo delgado y flexible (catéter) a través de los vasos sanguíneos y succionar el coágulo. Puede ser difícil de retirar un coágulo de esta manera, y este procedimiento no siempre tiene éxito.
Filtro de la vena. Un catéter también se puede utilizar para colocar un filtro en la vena principal, llamada vena cava inferior, que va desde las piernas hacia el lado derecho de su corazón. Este filtro atrapa y deja de coágulos de sangre que se desplazan por el torrente sanguíneo hacia los pulmones. La inserción del filtro es típicamente reservado para las personas que no pueden tomar medicamentos anticoagulantes o cuando los fármacos anticoagulantes no funcionan lo suficientemente bien.
Cirugía. Si usted está en estado de shock y los medicamentos trombolíticos no están funcionando lo suficientemente rápido, su médico podría realizar una cirugía de emergencia. Esto ocurre con poca frecuencia, y el objetivo es eliminar la mayor formación de coágulos sanguíneos como sea posible, especialmente si hay un coágulo grande en su pulmonar.

Prevención

La atención hospitalaria implica a menudo la prevención de la TVP. Hay también las precauciones que usted puede tomar.
Medidas preventivas en el hospital
las estrategias de prevención de coágulos en el hospital pueden incluir:
  • La terapia anticoagulante Un anticoagulante, como una inyección de heparina, se le da a cualquier persona en riesgo de coágulos antes y después de una operación, así como a las personas admitidas en el hospital con un ataque al corazón, derrame cerebral, las complicaciones del cáncer o quemaduras. Usted puede tomar warfarina por vía oral durante algunos días antes de la cirugía mayor electiva para reducir su riesgo de coágulos.
  • Medias de compresión graduada. Las medias de compresión cada vez aprieta las piernas, ayudando a las venas y los músculos de las piernas a que la sangre circule de manera  eficiente. Ofrecen una manera segura, sencilla y  evita que la sangre se estanque después de la cirugía general.
  • El uso de compresión neumática. Este tratamiento utiliza los puños hasta el muslo o la pantorrilla alta que automáticamente se inflan con aire cada pocos minutos para masajear y apretar las venas en las piernas y mejorar el flujo sanguíneo.
  • La actividad física. Moverse tan pronto como sea posible después de la cirugía puede ayudar a prevenir la embolia pulmonar y acelerar su recuperación total.
Las medidas preventivas en casa:
Sentado durante mucho tiempo aumentan su riesgo de desarrollar coágulos de sangre en las venas de las piernas. Para ayudar a prevenir un coágulo de sangre que se formen, tome estas precauciones:
Tome un paseo. Camine un poco entre horas del día para evitar la formación de coágulos.
Haga ejercicio mientras está sentado. Flexionar, estirar y rotar los tobillos o presionar sus pies contra el asiento que está delante suyo, practique mover hacia arriba y abajo los dedos de los pies. Y no se siente con las piernas cruzadas durante largos periodos de tiempo.
Use medias de soporte. La presión firme y uniforme de las medias ejercen ayuda a mantener y evitar quela sangre se estanque en las venas profundas.
Administrar una dosis de heparina, si se lo recomienda su médico. Si usted tiene una historia de trombosis venosa profunda o tromboembolismo venoso, hable con su médico antes de un viaje largo. Su médico le puede decir que se inyecte una dosis de acción prolongada de heparina poco antes de viajar. Su médico también le dirá si es necesario repetir la dosis para su viaje de regreso.
Beba líquidos en abundancia. El agua es el mejor líquido para prevenir la deshidratación, que puede contribuir al desarrollo de coágulos de sangre. Evite el alcohol y la cafeína, que contribuyen a la pérdida de líquidos.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)