Archivo de la etiqueta: drogas

La Adicción

La Adicción

Es el uso continuado de una sustancia que altera el estado de ánimo o la conducta de una persona, a pesar de las consecuencias adversas, o de un deterioro neurológico que conduce a tales comportamientos.
Las adicciones pueden incluir, (pero no se limitan a) el abuso del alcohol, drogas, ejercicio y los juegos de azar, entre otros. Características clásicas de la adicción son: deterioro del control sobre las sustancias y el comportamiento, la preocupación con la sustancia / el comportamiento, el uso continuo a pesar de las consecuencias y la negación. Los hábitos y los patrones asociados con la adicción se caracterizan típicamente por una gratificación inmediata (recompensa a corto plazo), junto a efectos nocivos a largo plazo (los costos). La dependencia fisiológica ocurre cuando el cuerpo tiene que adaptarse a la sustancia mediante la incorporación para su funcionamiento “normal”. Este estado crea las condiciones de la tolerancia y la abstinencia.

Causas

El abuso de sustancias o cualquier adicción, es una enfermedad cerebral compleja. Durante un deseo, una persona con una adicción a la droga crea un hábito terrible y muchas veces experimenta síntomas de abstinencia.
La evidencia señala que la genética y los rasgos de sensibilidad biológicos desempeñan un papel importante en las adicciones, sin embargo, el desarrollo de una adicción también está conformado por el entorno de una persona (por ejemplo, una persona con alcoholismo no puede convertirse en adicto si no tiene acceso al alcohol). La “adicción” de un medicamento están relacionados con la intensidad con la droga activa, los circuitos de recompensa del cerebro. Por ejemplo, cuando la metanfetamina encontrada en la calle es más pura (lo que significa que estimula más los circuitos de recompensa de dopamina), entonces el número de usuarios de drogas es mayor por primera vez y se convierten en mayores consumidores de drogas.
Las sustancias adictivas o conductas cambian los circuitos de recompensa del cerebro. En otras palabras, el cerebro responde a la sustancia adictiva de la misma manera que responde a experiencias muy placenteras. Esto explica, en un sentido general, por qué las personas con adicciones a veces renuncian a todas las actividades de la vida y obligaciones e incluso a su propia salud en la búsqueda de sustancias adictivas.

Síntomas

De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, el consumo de sustancias se considera abusivo o adictivo, si la persona ha experimentado tres o más de los siguientes síntomas durante un período de 12 meses:
• La tolerancia es evidente cuando:

1) existe una necesidad de mayores cantidades de una sustancia para conseguir la intoxicación o efectos deseados; 2) el efecto de una sustancia es disminuida con el uso continuado de la misma cantidad de la sustancia.
• La retirada se hace evidente cuando :

2) los síntomas característicos e incómodos ocurren con la abstinencia de la sustancia; 2) teniendo la misma (o estrechamente relacionada) sustancia alivia o evita los síntomas de abstinencia.

• La sustancia se utiliza en grandes cantidades o por períodos más largos que los previstos.

• La persona tiene un deseo persistente de reducir el uso de la sustancia o esfuerzos para reducir el uso de la sustancia pero fracasa.

• Se gasta tiempo y esfuerzo considerables para la obtención o uso de la sustancia o recuperarse de sus efectos.

• Se reducen importantes actividades sociales, empleo y recreación a causa de una intensa preocupación por el uso de sustancias.

• Se continúa con el consumo de sustancias a pesar de que cualquier otro problema físico o psicológico persistente y que es probable que haya sido causada o empeorada por sustancias (por ejemplo, una úlcera agravada por el consumo de alcohol o el enfisema causado por el tabaquismo).
Una cuestión clave en la evaluación de la adicción es si una persona es incapaz de dejar de usar la sustancia nociva (la pérdida de control). A menudo las personas que son adictas a una droga no tienen conciencia de su incapacidad para detener el uso de drogas y creen equivocadamente que pueden dejar la droga si “lo desean”. Esto se llama negación.
De muchas maneras, las definiciones actuales de la adicción son limitados y la mayoría incorporan los síntomas conductuales en la definición.

Diagnóstico

Meses o años pueden pasar para que una persona acepte que tiene un problema de drogas o adicción. Del mismo modo, miembros de la familia y amigos no pueden creer que un ser querido tenga problema de abuso de sustancias. Por lo tanto, es vital encontrar un médico que puede interactuar y comunicarse con usted con el fin de iniciar el diagnóstico y tratamiento. Teniendo un diagnóstico oportuno de los médicos, el tratamiento de la adicción a sustancias puede ser la forma más eficaz para comenzar el proceso.

Los exámenes médicos
Para tener un diagnóstico más completo, su médico puede referirlo a un psiquiatra, psicólogo o consejero / terapeuta que se especializa en el diagnóstico de adicción a sustancias adictivas. Una combinación de cuestionarios, hablar con familiares y amigos (si es posible), el examen físico y las pruebas son todas las formas en que los médicos diagnosticarán la adicción.

Pruebas de Drogas
Puede llevarse a cabo para detectar la presencia de los fármacos actualmente en el sistema. Esto puede hacerse a través de sangre, orina o la prueba del pelo. Sin embargo, el uso de una sola vez de un fármaco no es suficiente para hacer un diagnóstico de adicción. Además, el cabello y los análisis de orina no siempre son perfectas (los falsos positivos y falsos negativos ocurren).

Entrevista de Familiares y amigos 
Los miembros de la familia con frecuencia plantean preguntas sobre los cambios erráticos o significativos en el comportamiento y aunque no basta solo el planteamiento para hacer un diagnóstico, el miembro de la familia o de un amigo puede ayudar a crear conciencia Esto le permitirá al médico observar con más cuidado en busca de signos de abuso de sustancias.

Cuestionario
Durante una primera cita, el médico puede solicitar información sobre la cantidad de sustancia en particular que toma, con qué frecuencia, en qué condiciones (por ejemplo, el estrés, la presión de los compañeros, etc), y las consecuencias de tomar esta sustancia (por ejemplo, la detención, la violencia, la disminución de rendimiento en el trabajo, etc.) El médico puede tratar una variedad de técnicas de entrevista o cuestionario por escrito con el fin de obtener esta información. Esta técnica de auto-reporte de la información es quizás el más útil para hacer un diagnóstico. Los exámenes físicos y pruebas pueden no ser suficientes para hacer un diagnóstico. Sin embargo, incluso cuando se enfrenta con un diagnóstico definitivo por un médico, no es raro que un paciente exprese sorpresa o niegue tener problema.

Exámenes físicos
los exámenes físicos no revelan síntomas de diagnóstico a menos que una persona esté en ese momento bajo la influencia, o si hay señales de abuso de sustancias. El olor a alcohol en el aliento daña la mucosa nasal o la exposición de las inyecciones con aguja puede ser útil en el proceso de diagnóstico. Sin embargo, estos síntomas no siempre están presentes, sobre todo en drogas distintas al alcohol o no se inyectan drogas capaces de revelar en un examen.
Hay otros síntomas físicos de adicción a largo plazo, pero estos no suelen estar expuestos durante las primeras etapas del abuso de drogas o la adicción (por ejemplo, la pérdida de peso). Tal vez el síntoma físico más útil esté en el cambios de los ojos (ojos rojos, miosis, etc). Después que se ha hecho el un diagnóstico, el tratamiento puede comenzar.

Tratamiento Médico
La desintoxicación médica (a menudo simplemente conocido como desintoxicación) es necesaria para algunas adicciones como el grave abuso de alcohol. El Detox está indicado sólo para algunos tipos de abuso de sustancias.
La desintoxicación es sólo la primera fase del tratamiento de la adicción y sin ningún otro tratamiento poco se puede hacer para cambiar a largo plazo el consumo de drogas. Durante la desintoxicación médica, los síntomas agudos físicos del síndrome de abstinencia, asociados con la interrupción del consumo de drogas son tratados de forma segura. Esto por sí solo rara vez es suficiente para ayudar a las personas con adicciones en el largo plazo, pero para algunas personas, es un precursor de la eficacia del tratamiento de la drogadicción.

Medicamentos
Los medicamentos son un elemento importante de la terapia para muchos pacientes, especialmente cuando se combina con consejería y otras terapias conductuales. La metadona, buprenorfina (Suboxone) y el levo-alfa-acetilmetadol pueden ser prescritos para las personas adictas a la heroína u otros opiáceos. Naltrexona puede ser prescrito para algunas personas adictas al alcohol y los co-ocurrentes opiáceos y dependencia del alcohol. Acamprosato (Campral) es un agente para ayudar en el mantenimiento de la abstinencia en las personas con dependencia del alcohol. A la nicotina, producto de sustitución (como los parches o chicles) o un medicamento oral (como el bupropión) pueden ser un componente eficaz de la terapia para las personas adictas a la nicotina. Para las personas con trastornos psiquiátricos, tanto en los tratamientos conductuales y los medicamentos pueden ser de importancia crítica.

Cirugía
En el momento actual, no hay ninguna indicación para la cirugía de cualquier tipo de abuso de sustancias de alcohol o adicción.

Prevención

De todas las opciones de tratamiento disponibles, claramente la más idónea es la prevención. La prevención de sí mismo o la participación de sus seres queridos en el control al abuso de drogas es la mejor práctica para asegurar que no habrá un problema de adicción a sustancias. La educación efectiva para prevenir el abuso de sustancias puede comenzar en el hogar, entre padres e hijos. Conversaciones que exploran las consecuencias y los riesgos del abuso de drogas son importantes. Pero, con el fin de tener conversaciones eficaces, la comunicación es la clave: escuchar las preocupaciones del niño son tan importantes como la expresión de las preocupaciones de los padres. Y, por supuesto, un padre establece un claro ejemplo al no abusar del alcohol o las drogas.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Se dispara el consumo de drogas en USA

El uso de drogas ilegales aumentó en Estados Unidos entre 2008 y 2009, informaron el jueves las autoridades federales contra las drogas, citando una creciente aceptación de la marihuana y un crecimiento en el uso de éxtasis y metanfetaminas.

Fomentado en gran parte por el creciente uso de marihuana, el uso de drogas entre las personas a partir de los doce años aumentó de 8 por ciento en 2008 a 8.7 por ciento en 2009, según un informe de la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental. Esto representa el mayor uso en casi una década, señalaron las autoridades.

“Como mínimo, los resultados de la encuesta son muy preocupantes”, aseguró durante una conferencia de prensa matutina el jueves Gil Kerlikowske, director de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca.

“El aumento en el uso de marihuana entre niños de doce a 17 años [es] particularmente preocupante”, añadió. En 2002, 8.3 por ciento de los adolescentes fumaba marihuana, 6.7 por ciento lo hacía en 2006 y en 2008, y 7.3 por ciento lo hacía en 2009, encontró el informe.

Señaló que en la actualidad menos adolescentes consideran a las drogas como peligrosas que en el pasado, sobre todo a la marihuana, “lo que por lo general apunta a un aumento en el abuso de drogas, exactamente lo que hemos visto”.

Kerlikowske se enfocó en los medios de comunicación por influenciar en parte en el cambio en la actitud cultural. “No puedo descartar del todo la discusión constante de la llamada marihuana médica, la legalización de la marihuana y el minimizar los peligros de la marihuana que prevalece en los medios”, comentó.

El informe, que se basa en una encuesta de unas 67,500 personas de todo el país, encontró que el uso no médico de medicamentos recetados aumentó de 2.5 por ciento en 2008 a 2.8 por ciento en 2009.

El uso mensual de éxtasis subió de 555,000 en 2008 a 760,000 en 2009. Las cifras de usuarios de anfetamina también crecieron, de 314,000 a 502,000 durante el año, según el informe.

Otros hallazgos:

* En 2009, el índice de abuso de drogas ente los adolescentes de doce a 17 años seguía por debajo de los niveles de 2002, pero era mayor que los de 2008, encontraron los investigadores. En 2009, diez por ciento de los adolescentes usaban drogas, frente a 9.3 por ciento en 2008 y 11.6 por ciento en 2002.
* Apenas 49.3 por ciento de los adolescentes dijo en 2009 que pensaban que la marihuana era dañina, frente a 54.7 por ciento en 2007. Esta es la primera vez desde 2002 que menos de la mitad de los adolescentes de EE. UU. pensaba que la marihuana era peligrosa, según el informe.

Mike Meno, vocero de la organización que favorece la legalización de la marihuana llamada Marijuana Policy Project, declaró a Associated Press que la encuesta es otra prueba de que la guerra del gobierno contra la marihuana fracasa a pesar de años de esfuerzos por hacer cumplir la ley y arrestos.

“Es hora de detener esta farsa e implementar leyes sensatas que tasen y regulen la marihuana de la misma forma que hacemos con drogas más nocivas, pero legales, como el alcohol y el tabaco”, dijo Meno a AP.

Los índices de uso de tabaco y alcohol entre los adolescentes permanecieron más o menos iguales de 2008 a 2009, anotaron los investigadores.

Entre los adultos jóvenes de 18 a 25 años, el uso de drogas ilegales aumentó de 19.6 por ciento en 2008 a 21.2 por ciento en 2009, una vez más fomentado sobre todo por un mayor uso de marihuana, mostró el informe.

Sin embargo, emergieron algunas señales esperanzadoras.

El uso de tabaco se redujo entre las personas a partir de los doce años a un punto bajo histórico de 23.4 por ciento, y el uso de cocaína a partir de los doce años se ha reducido en treinta por ciento desde 2006, encontraron los investigadores.

El informe también encontró una inmensa disparidad entre el número de personas que necesitan tratamiento por abuso de sustancias (23.5 millones) y el número que lo obtiene (2.6 millones).

Un experto planteó que tal vez la recesión impulse el uso de drogas.

El Dr. David L. Katz, director del Centro de Investigación sobre la Prevención de la Facultad de medicina de la Universidad de Yale, dijo que “aunque un aumento en el uso recreativo de drogas durante los últimos dos años es preocupante, no resulta sorprendente”.

Estas tendencias se corresponden con el revés económico más grave en generaciones, señaló Katz. “Para algunos, el uso de drogas podría representar un escape de la dura realidad; para otros, una diversión de la inactividad; y lo peor, una fuente de ingresos para vendedores para quienes encontrar trabajo legítimo podría resultar difícil”.

La recesión también ha minado los recursos de salud pública, entre ellos los programas educativos y de tratamiento, añadió.

Pero “aunque las dificultades económicas de las que nos recuperamos lentamente podrían ayudar a explicar las preocupantes tendencias en el uso de drogas, ciertamente no las justifican”, sentenció Katz. “La insidiosa amenaza del uso de drogas requiere nuestra vigilancia constante, y también nuestra constante asignación de recursos”.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)