Archivo de la etiqueta: diagnostico

ASMA BRONQUIAL

ASMA BRONQUIAL

asma bronquialEl asma es una enfermedad pulmonar con las siguientes características:
•    Obstrucción de la vía aérea total o parcialmente reversible, bien espontáneamente o con tratamiento.
•    Inflamación bronquial y remodelado (fibrosis) de la arquitectura del bronquio, con infiltración de la mucosa por eosinófilos y otras células, y un mayor o menor grado de fibrosis subepitelial permanente, aún en ausencia de síntomas.
•    Hiperreactividad bronquial, o respuesta aumentada de la vía aérea frente a distintos estímulos, pero no específica de esta enfermedad.
De estas características, la inflamación de la mucosa bronquial debe existir siempre para poder hacer un diagnóstico de asma, las demás pueden pasar por periodos de mayor o menor actividad y presencia.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son:
Tos: más intensa en la noche y en la mañana, se desencadena con los cambios de temperatura, la risa o al respirar profundo. Habitualmente es con escasa expectoración, de color blanco, denso y difícil de eliminar.
Pecho apretado: sensación de opresión que impide la entrada y salida fácil de aire a los pulmones.
Falta de aire: sensación de ahogo.
Respiración sibilante: la entrada y salida del aire produce un silbido, más frecuentemente percibido en posición acostada.

Causas

El asma es la respuesta a determinados estímulos que producen alergia: polen, ácaros que están en el polvo, partículas de la piel de gatos y perros, humo, aire frío, ciertas comidas o aditivos alimenticios. El asma también puede ocurrir por el llanto o la risa fuerte, el estrés, ejercicio físico y ansiedad. Se cree que en respuesta a estos estímulos (alérgenos), los basófilos (un tipo de glóbulos blancos) distribuidos en los bronquios liberan sustancias que causan la contracción del músculo liso y atraen otros glóbulos blancos.
En los niños menores de 5 años, los virus son los principales inductores de hiperreactividad bronquial y, para muchos expertos, la existencia de dos episodios de sibilancias asociados a infección respiratoria se considera ya diagnóstico de asma bronquial. Sin embargo, en los niños escolares, aunque los virus pueden comportarse como desencadenantes de una crisis de asma, una base alérgica demostrada es la responsable de la inflamación de la vía aérea y, en consecuencia, del asma en más del 80% de los casos.

Para desarrollar asma bronquial en la infancia, se describen los siguientes factores de riesgo:
•    Historia familiar de alergia.
•    Padecer dermatitis atópica y/o rinitis alérgica.
•    Exposición permanente a alérgenos en el interior de los domicilios, tales como epitelios de mascotas o ácaros del polvo.
•    Abandono precoz de la lactancia materna.
•    Infecciones virales repetidas durante la primera infancia.
•    Exposición pasiva al humo del tabaco, principalmente cuando la madre es la fumadora.
Tradicionalmente el asma se ha clasificado en:
1.    Asma extrínseca: Engloba todos aquellos casos en los que se demuestra la existencia de IgE específica para un alérgeno relevante concordante con la clínica del paciente. Supone aproximadamente entre el 70-85% de los casos, según los estudios. Se denomina también asma alérgica e incluye el asma por inhalantes (pólenes, ácaros, animales, hongos y agentes ocupacionales) y las crisis de asma por alimentos, medicamentos e himenópteros. El asma alérgica puede, a su vez, dividirse en estacional y perenne, en función del ciclo temporal que tengan los inhalantes que lo provocan.
2.    Asma intrínseca: Recoge el resto de los casos en los que no es posible identificar una causa alérgica. Ejemplos típicos son el asma asociada a procesos infecciosos, el asma inducido por la existencia de reflujo gastroesofágico o el asma por inhalación mantenida de vapores irritantes. Incluye también los casos de ASA-tríada en los que el asma se asocia a poliposis nasosinusal y/o a intolerancia a AINES (antiinflamatorios no esteroideos) como la aspirina, que desencadenan crisis de asma.
Existe una serie de agentes que, si bien no son causantes del asma, sí pueden desencadenar una crisis en individuos asmáticos:
•    Contaminantes ambientales, como partículas de motores diesel, ozono, óxido nitroso y compuestos azufrados, pueden propiciar una crisis asmática. En los días de mayor contaminación ambiental se ha comprobado una mayor demanda en los servicios de urgencias por crisis de asma. Además, la contaminación puede aumentar la potencia de algunos alérgenos, como ciertos pólenes (el más estudiado es el abedul).
•    El humo del tabaco tiene un efecto irritante directo sobre la mucosa de los bronquios, lo que perjudica aún más la función respiratoria de los pacientes asmáticos. Por otra parte, parece aumentar la posibilidad de desarrollar asma en los niños expuestos de forma pasiva, posiblemente por un efecto también irritativo de la vía aérea.
•    La inhalación de productos irritantes como la lejía, amoníaco, etc. por su efecto irritativo sobre la mucosa de la vía respiratoria.
•    El ejercicio puede producir una obstrucción de la vía aérea, especialmente si se realiza en un ambiente frío. El aire se debe calentar antes de llegar al alvéolo pulmonar, acción que normalmente se realiza en la mucosa nasal. Cuando hacemos ejercicio, los volúmenes de aire movilizados son mayores y no es posible calentarlos adecuadamente por la mucosa nasal, por lo que es la mucosa bronquial la que realiza parte de dicho cometido. Esto puede originar alteraciones locales en la mucosa, ya afectada previamente, que derivan en crisis de asma.
•    Fármacos: Los betabloqueantes (usados en el tratamiento de la hipertensión arterial, cardiopatía isquémica y glaucoma) pueden provocar una crisis de broncoespasmo en pacientes asmáticos. La toma de aspirina y otros AINES puede desencadenar una crisis en asmáticos con ASA-tríada que padecen intolerancia a antiinflamatorios no esteroideos.
El diagnóstico del asma se basa, fundamentalmente, en la realización de una exhaustiva historia clínica. El paciente tiene tos (con o sin expectoración), sensación de falta de aire, sibilancias y/u opresión torácica (sobre todo con el esfuerzo o por las noches). Con frecuencia se asocia sintomatología nasal y/u ocular. Además, hay que valorar la posible asociación de los síntomas con una mayor concentración de alérgeno en el ambiente.

Los síntomas referidos no siempre están presentes al mismo tiempo. Con frecuencia, sobre todo en la infancia, el único síntoma es la tos. Dependiendo de la intensidad y frecuencia de sus manifestaciones, el asma se clasifica por su intensidad en asma episódica, leve persistente, moderada y grave. La mayor parte de los pacientes tienen los primeros grados de la enfermedad y muchos no piensan que lo que realmente padecen es asma.

Tratamientos y recomendaciones

Un ataque de asma puede prevenirse evitando las causas que lo provocan. En cuanto a los fármacos que se utilizan para aliviar los ataques de asma se pueden mencionar a los broncodilatadores, que se administran en comprimidos, líquidos o aerosoles.
Estos últimos se usan en general como preventivos o, en caso de necesitarlo, para frenar un ataque de asma repentino. La inhalación de la medicación permite que el fármaco actúe directamente en el lugar de la obstrucción.
También se pueden usar nebulizadores (el fármaco se mezcla con una vaporización de agua) para llegar a los pulmones a través de la inhalación. Se aplicará la medicación por inyección cuando no se consiga aliviar los síntomas por otras vías. Los corticoides se utilizan para prevenir y aliviar los síntomas.
Se pueden administrar vía oral, por inyección o vía inhalatoria. Cuando se producen ataques de asma, se usan en general los mismos fármacos pero en dosis más elevadas. Si es necesario, se administran oxígeno y antibióticos. En algunos casos se debe hospitalizar a la persona para mejorar la dificultad respiratoria, incluso recurrir a respiración asistida.

Tratamientos naturales

El asma bronquial generalmente es entendida como una alergia pero es importante considerar que ciertos estados de ansiedad o estrés pueden desencadenar los ataques y/o muchas veces agudizarlos.
Dichos ataques de asma bronquial se presentan en horarios más bien nocturnos y consisten en alteraciones en la respiración (llegando en ocasiones al ahogo) y mucha agitación.
Ambos síntomas van en aumento durante el ataque por eso es necesario brindar cuanto antes alivio a quien padece de asma bronquial. Estos cuadros de alergia severos tienen curación pero en su mayoría es factible evitar que se produzcan teniendo presente una serie de factores que pueden llegar a provocarlos.

Consejos para la prevención del asma bronquial

1. Evitar el contacto con mucho polvo tratando de utilizar algún tipo de barrera en boca y nariz al momento de realizar algún tipo de limpieza;
2. Tratar en lo posible de no permanecer en lugares muy húmedos (como por ejemplo sótanos);
3. Evitar la exposición al frío y/o a cambios bruscos de temperatura; tratar de no consumir tabaco y en caso de hacerlo, disminuir al mínimo posible el consumo;
4. Intentar evitar excederse en el peso en tanto un sobrepeso exige mayor esfuerzo respiratorio.

Medicinas naturales para el asma infantil

Ahora veremos recomendaciones que, si bien son extensivas a todos los asmáticos, no pueden dejarse de lado nunca para el asma infantil. La habitación de una persona con reiterados ataques asmáticos de este tipo debe tratar de ser un lugar ni muy húmedo ni muy seco. Una vez desencadenada la crisis asmática se buscará ayudar al enfermo a encontrar una posición cómoda para poder respirar mejor sin tanto esfuerzo, por ejemplo sentado.

En cuanto a las medicinas naturales para el asma infantil, empezaremos por lo que se ingiere, por la vía oral. La alimentación recomendable para un niño que padece de asma bronquial debe incorporar alimentos como ser yogures,  ajo,  cebolla,  zanahoria. Este tipo de alimentos reducen la aparición y la intensidad de los ataques. Como métodos de curación caseros, se recomiendan baños de orégano (hervir 50 gr. en un litro de agua) o plantas con efectos calmantes como el tilo y la verbena. Estas plantas se utilizan para sedar al paciente al momento de la crisis asmática. Una infusión con muy buenos resultados consiste en la mezcla de  hojas de fárfara, tomillo y eucalipto en cantidades iguales. Tomar dos cucharaditas y realizar una infusión de diez minutos en una taza de agua.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Osteoporosis

Osteoporosis

osteoporosis

La osteoporosis se produce cuando el interior de los huesos se vuelve poroso por pérdida de calcio. Esto se llama pérdida de masa ósea. Con el tiempo, esto debilita los huesos y los hace más propensos a quebrarse. Una vez que la masa ósea total ha alcanzado su pico – alrededor de 35 años de edad – todos los adultos comienzan a perderla. Sin embargo, las mujeres son más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres. Esto se debe a varios factores. Las mujeres tienen menos masa ósea que los hombres, tienden a vivir más tiempo y absorber menos calcio. En las mujeres, la tasa de pérdida ósea se acelera después de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen, puesto que los ovarios fabrican estrógeno. La pérdida ósea más rápida también puede ocurrir si ambos ovarios son extirpados mediante cirugía.

Factores de riesgo de osteoporosis

Hable con su médico de familia acerca de sus factores de riesgo. Los siguientes factores lo ponen en un mayor riesgo de osteoporosis. Mientras más factors tenga  usted, mayor será su riesgo.
•    Menopausia precoz (antes de los 45)
•    Antecedentes familiares de osteoporosis
•    La cirugía para extirpar los ovarios antes de la menopausia
•    Piel clara (raza caucásica o asiática)
•    Ingesta insuficiente de calcio
•    Sedentarismo (no hacer suficiente ejercicio)
•    Fumar o el uso del tabaco
•    El abuso de alcohol
•    Los trastornos alimenticios como la anorexia nerviosa
•    Cuerpo delgado y estructura ósea pequeña
•    Hipertiroidismo, ya sea de una hiperactividad de la tiroides o de tomar demasiado medicamento para tratar el hipotiroidismo.
•    El uso prolongado de corticoides, que son medicamentos prescritos para tratar la inflamación, el dolor y la crónica como el asma y la artritis reumatoide.

Síntomas de la osteoporosis

Es posible que no sepa que tiene osteoporosis hasta que no tenga señas graves. Los síntomas incluyen frecuentes fracturas de huesos, dolor de espalda o una espalda jorobada. Usted también puede irse encogiendo con el tiempo debido a la osteoporosis puede hacer que sus vértebras (los huesos de la columna) se colapsen. Estos problemas tienden a ocurrir después de que se ha perdido una gran cantidad de calcio en  los huesos.

Diagnóstico de la osteoporosis

Si su médico sospecha que tiene osteoporosis, puede sugerirle que se haga una gammagrafía ósea. Una prueba común que mide la densidad ósea se tratamiento.llama una doble energía absorciómetro de rayos X (DEXA). Esta prueba mide la densidad de los huesos de la cadera, columna vertebral y la muñeca, que son todos los lugares que podrían verse afectados por la osteoporosis. Su médico también podría ordenar un ultrasonido o una tomografía computarizada (TC) para ayudar a comprobar la densidad de sus huesos.
Cómo  tratar la osteoporosis
El tratamiento de la osteoporosis comienza con cambios en su dieta. Usted debe  tomar más calcio. Su médico le sugerirá maneras de obtener más calcio a través de alimentos, bebidas y posiblemente un suplemento de calcio. También puede sugerirle que tome un suplemento de vitamina D, que ayuda al proceso de calcio del cuerpo. Su médico le pedirá que aumente su actividad física, en especial de ejercicios con pesas. Esto ayuda a aumentar la densidad ósea. Algunos ejemplos de ejercicios con pesas son: caminar, correr y subir escalones. Hay medicamentos disponibles para tratar la osteoporosis. Estos incluyen los siguientes:
Los bifosfonatos. Estos medicamentos ayudan a reducir el riesgo de roturas y fracturas, así como aumentar la densidad ósea en las caderas y la columna vertebral. Se pueden tomar en forma oral (en pastillas) o intravenosa (con una inyección). Los efectos secundarios incluyen náuseas, dolor abdominal e irritación del esófago (el tubo que conecta la boca con el estómago). Las personas que no pueden tomar bifosfonatos incluyen a las personas que tienen enfermedad renal, niveles bajos de calcio en la sangre y las mujeres que están embarazadas o en lactancia.
Calcitrón. Esta es una hormona que ayuda a retardar el deterioro de los huesos. Está disponible como una inyección o aerosol nasal. Los efectos secundarios incluyen la irritación de la mucosa de la nariz y dolor de cabeza (con el uso del espray nasal) y la diarrea, dolor abdominal, náuseas y vómitos (con el uso de la inyección).
Raloxifeno. Este medicamento se utiliza para prevenir y tratar la osteoporosis en mujeres aumentando la densidad ósea. No es una hormona pero asemeja algunos de los efectos del estrógeno. Los efectos secundarios pueden incluir las calenturas y el riesgo de coágulos sanguíneos.
Teriparatida. Este medicamento es una forma sintética de la hormona paratiroides y ayuda al hueso a crecer nuevo. Se presenta en una forma inyectable, y se inyecta una vez al día en el muslo o el abdomen. Puede ser utilizado tanto en mujeres y hombres para el tratamiento de la osteoporosis. Los efectos secundarios comunes pueden incluir náusea, dolor abdominal, dolor de cabeza, debilidad muscular, fatiga y pérdida de apetito.
Alendronato y el Risedronato. Estos medicamentos se utilizan para ayudar a prevenir y tratar la osteoporosis. Ayudan a reducir el riesgo de fracturas por la disminución de la tasa de pérdida ósea. Se toman por vía oral en forma de píldora. Su efecto secundario más común es el malestar estomacal.
Ibandronato. Este medicamento ayuda a reducir la pérdida ósea y aumenta la densidad ósea. Está disponible como una píldora o una inyección. Si usted toma la píldora, usted tiene dos opciones: una píldora diaria o mensual (la píldora que se toma cada mes tiene una mayor dosis de ibandronato que la píldora que se toma a diario). Si usted opta por la  inyección, su médico o enfermera le dará una inyección cada 3 meses. Algunos de los posibles efectos secundarios son dolor  de la espalda o dolor de costado, dificultad para respirar, opresión en el pecho y orina con sangre o turbia.

Cantidad de  calcio a necesitar

Antes de la menopausia, usted necesita aproximadamente 1.000 mg de calcio por día. Después de la menopausia, usted necesita 1.000 mg de calcio cada día si usted está tomando estrógeno y 1.500 mg de calcio cada día si usted no está tomando estrógeno. Usted también debe apuntar a 800 unidades internacionales (UI) de vitamina D al día para ayudar al cuerpo a absorber el calcio. Por lo general es mejor tratar de obtener el calcio de los alimentos. Productos lácteos descremados o bajos en grasa son buenas fuentes de calcio. Otras fuentes de calcio incluyen granos secos, salmón rosado, la espinaca y el brócoli. Alrededor de 300 mg de calcio se encuentran en cada uno de los siguientes: 1 taza de grasa o yogur bajo en grasa, 1 ½ tazas de frijoles blancos, 5 onzas de salmón, 1 / tasa de espinacas o 2 tazas de brócoli. Si no obtiene suficiente calcio de los alimentos que come, su médico puede sugerirle que tome un suplemento de calcio. Tómelo a la hora de la comida o con  leche.

Consejos para mantener los huesos fuertes

•    Ejercicio.
•    Coma una dieta bien balanceada con al menos 1.000 mg de calcio al día.
•    Dejar de fumar. Fumar hace que la osteoporosis empeore.
•    Hable con su médico sobre la terapia hormonal (TH) u otros medicamentos para prevenir o tratar la osteoporosis.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Como prevenir la osteopirosis

Después de la edad de 30, adelgazamiento de los huesos es un proceso natural y no se puede detener por completo. El que usted desarrolle la osteoporosis no sólo depende del espesor de los huesos a principios de vida, sino también en su salud, dieta y actividad física en el futuro. Cuanto más gruesa que sus huesos, es menos probable que los huesos se vuelven delgados como para romper. Las mujeres jóvenes en particular necesitan ser conscientes de su riesgo de desarrollar osteoporosis y tomar medidas pronto para frenar su progreso y prevenir complicaciones. Abundante actividad física durante la preadolescencia y adolescencia aumenta la masa ósea y reduce el riesgo de osteoporosis en la edad adulta. Si usted come una adecuada en calcio y vitamina D y ejercicio regular temprano en la vida y luego continuar con estos hábitos saludables, puede ser capaz de retrasar o evitar la osteoporosis.

* Coma una dieta nutritiva que incluya cantidades adecuadas de calcio y vitamina D. Ambas cosas son necesarias para formar huesos sanos y fuertes. La ingesta recomendada de calcio al día en adultos de hasta 50 años es de 1.000 mg al día. Los hombres y las mujeres de 50 años o más necesitan 1.200 mg de calcio al día. La ingesta diaria recomendada de vitamina D es de 400 a 800 UI al día para adultos de hasta 50 años. Si usted tiene 50 años o más, la cantidad recomendada es de 800 a 1.000 UI de vitamina D al día. La mejor fuente de vitamina D es la exposición a la luz del sol. La vitamina D es vital para la absorción de calcio en los huesos y para mejorar la fuerza muscular. Un estudio demostró que la vitamina D podría reducir el riesgo de una persona mayor de caer en un 22% 0,9

* Tomar suplementos si usted no está recibiendo suficiente calcio y vitamina D en su dieta. La mayoría de los médicos sugieren suplementos de vitamina D al día para niños y jóvenes, a partir de la edad de 2 meses. Hable con su médico acerca de cuánto y qué fuentes de vitamina D son adecuados para usted y su niño.

* Haga ejercicio regularmente. Los ejercicios con carga, como caminar, trotar, subir escaleras, bailar o levantar pesas, a mantener los huesos sanos, trabajando los músculos y los huesos contra la gravedad.

* No beba más de 2 tragos de alcohol al día si usted es un hombre o una bebida alcohólica por día si es mujer. Beber más de esto lo pone en mayor riesgo de osteoporosis.

* No fume. Fumar lo pone en un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis y aumenta la tasa de adelgazamiento de los huesos después de iniciarse.

Después se desarrolla la osteoporosis, consumir suficiente calcio y vitamina D, junto con otros hábitos saludables, puede retardar el proceso y reducir las posibilidades de romper los huesos. Es común que la dieta de una persona para la oferta sólo la mitad del calcio de los huesos necesitan, así que probablemente necesite tomar suplementos. Sus huesos se necesita vitamina D para absorber el calcio. Un estudio demostró que la vitamina D podría reducir el riesgo de una persona mayor de caer en un 22% 0,9

Los estudios de investigación no están de acuerdo sobre si los suplementos de calcio más vitamina D puede prevenir las fracturas. Algunos estudios muestran que el calcio y vitamina D reducen el riesgo de fractura  Pero otros estudios muestran poco efecto de los suplementos a la rotura riesgos,  El mayor beneficio de los suplementos parece ser para las personas que padecen de osteoporosis. El calcio y los suplementos de vitamina D se recomienda si usted ha sido diagnosticado con osteoporosis.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

3 maneras de identificar el cáncer de mama

La detección temprana del cáncer de mama es la clave (y lo más cercano a la prevención que tenemos), porque un tumor es mucho más fácil de tratar si usted, su médico, o una mamografía puede cogerlo mientras todavía es pequeño.

Las evaluaciones son para cuando no tenga síntomas de la enfermedad, pero quiero estar seguro de que algo no está al acecho de que no ha visto todavía, dice Peter M. Jokich, MD, director de la fiebre del Centro de Imagen de mama en el Rush University Medical Center en Chicago .

Las mujeres que no tienen ningún síntoma del cáncer de mama deberían considerar la posibilidad de comprometerse a tres tipos de exámenes de rutina:

1. el autoexamen de mamas en el hogar
2. exámenes clínicos de mama y cada año después de cumplir 40 años,
3. mamografías-esto es el que no deben ser omitidos, dicen los expertos.

Otras pruebas de cáncer de mama mamografías de diagnóstico, ultrasonidos, resonancias magnéticas y las biopsias son para las mujeres con síntomas que, por ejemplo, “se siente un bulto, tener enrojecimiento en la piel de su pecho, o secreción del pezón,”

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)