Archivo de la etiqueta: dengue hemorrágico

Dengue Hemorrágico

Dengue hemorrágico

El dengue hemorrágico es una infección grave y potencialmente mortal transmitida por ciertas especies de mosquitos (Aedes aegypti).

Causas

Cuatro diferentes virus de dengue causan la fiebre hemorrágica del dengue. El dengue hemorrágico se produce cuando una persona contrae un virus de dengue diferente después de ser infectado por otro en algún momento.
A nivel mundial, se da más de 100 millones de casos de fiebre del dengue clásico cada año. Un pequeño número de éstos se convierten en dengue hemorrágico.

Los síntomas

Los primeros síntomas de dengue hemorrágico son similares a los de la fiebre del dengue clásico, pero después de varios días el paciente se vuelve irritable, inquieto y sudoroso. El sangrado puede aparecer como manchas de sangre pequeñas sobre la piel (petequias) y grandes manchas de sangre bajo la piel (equimosis). Las lesiones menores pueden causar sangrado.
El shock puede causar la muerte. Si el paciente sobrevive, la recuperación comienza después de un período de crisis.
Los primeros síntomas incluyen:
• Disminución del apetito
• Fiebre
• Dolor de cabeza
• Dolores en las articulaciones
• Malestar
• Dolores musculares
• Vómitos
Síntomas agudos de fase incluyen:
• Inquietud seguida por:
– Equimosis
– Erupción cutánea generalizada
– Petequias
– Empeoramiento de los síntomas anteriores
• Estado similar al shock
– Extremidades frías y pegajosas
– Sudoración (diaforesis)

Diagnóstico

Un examen físico puede revelar:

  • Agrandamiento del hígado (hepatomegalia)
  • Presión arterial baja
  • Erupción
  • Los ojos rojos
  • Enrojecimiento de la garganta
  • Inflamación de las glándulas
  • Débil, pulso rápido

Las pruebas pueden incluir:

  • Gases arteriales
  • Estudios de coagulación
  • Electrolitos
  • Hematocrito
  • Enzimas del hígado
  • Recuento de plaquetas
  • Estudios serológicos (demostrar anticuerpos al virus del dengue)
  • Estudios séricos de muestras tomadas durante la enfermedad aguda y de convalecencia (aumento en el título de dengue antígeno )
  • Torniquete de prueba (causa formación de petequias por debajo del torniquete)
  • Rayos X del tórax (puede mostrar derrame plural)

Posibles complicaciones

  • Encefalopatía
  • Daño hepático
  • Daño cerebral residual
  • Convulsiones
  • Choque

Se debe buscar asistencia médica si se presentan síntomas de la fiebre del dengue y han estado en un área donde se sabe que la fiebre del dengue, especialmente si usted ha tenido esta fiebre antes.

Tratamiento

Debido a que la fiebre hemorrágica del dengue es causada por un virus para el cual no hay cura ni vacuna, el único tratamiento consiste en tratar los síntomas.

  • Una transfusión de sangre fresca o plaquetas puede corregir problemas de sangrado
  • Por vía intravenosa (IV), los líquidos y electrolitos también se utilizan para corregir los desequilibrios electrolíticos
  • La terapia de oxígeno puede ser necesaria para el tratamiento de oxígeno en la sangre anormalmente baja
  •  La rehidratación con intravenosos (IV) los líquidos a menudo son necesarios para tratar la deshidratación
  • La atención de apoyo en una unidad de terapia intensiva / medio ambiente

Pronóstico

Con el cuidado temprano y agresivo, la mayoría de los pacientes se recuperan de la fiebre hemorrágica del dengue. Sin embargo, la mitad de los pacientes sin tratamiento que entran en shock no sobreviven.

Prevención

No hay vacuna disponible para prevenir el dengue. Use la protección personal tales como ropa de cobertura total, repelente que contenga DEET contra los mosquitos.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Dengue Hemorrágico

DENGUE HEMORRÁGICO

El dengue hemorrágico es una complicación a veces mortal del dengue que se caracteriza por fiebre alta y tendencia a la hemorragia. Al cabo de unos días de fiebre, el estado del paciente puede deteriorarse súbitamente y llegar a la insuficiencia circulatoria. Puede producirse el fallecimiento entre 12 y 24 horas después, en ausencia de una atención hospitalaria  adecuada.

Causas

Se sabe que cuatro diferentes virus de dengue causan la fiebre del dengue hemorrágico. Esta afección ocurre cuando una persona contrae un tipo de virus de dengue diferente, después de haber sido infectado previamente por otro tipo en algún momento. La inmunidad previa a un tipo de virus del dengue diferente juega un papel importante en esta grave enfermedad.

Síntomas  (potencialmente mortal)

• Fiebre repentina alta, que puede durar de 2 a 7 días
• Sangrado en diferentes partes del cuerpo del cuerpo
• Dificultad en la respiración
• Vómito
• Alteraciones de la presión
• Falta de apetito
• Palidez, sudoración y sueño.
Algunos presentan:
• Salpullido en tronco, brazos y piernas
• Sangrado de encías
• Con frecuencia hay vómito y diarrea
Lamentablemente algunas personas presentan síntomas tan leves que no saben que ya sufrieron Dengue clásico, quedando expuestos al Dengue hemorrágico.

Señales de alarma

  • Dolor abdominal.
  • Vómito persistente.
  • Coma
  • Choque
  • Insuficiencia Ventilatoria
  • Hemorragia
  • Cianosis

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en criterios clínicos de duración de la fiebre, dolores musculares y la presencia de exantema. Para el diagnóstico de dengue hemorrágico se requiere la presencia de sangramiento asociado a trombocitopenia, aumento del hematocrito, presencia de derrame pleural, ascitis y/o shock
En el hemograma destaca leucopenia, linfocitosis y disminución del recuento de plaquetas.
La confirmación se hace mediante pruebas serológicas que detectan anticuerpos IgM e IgG los cuales son positivos luego de la primera semana de iniciados los síntomas. Una IgM positiva o el ascenso en al menos 4 veces de los títulos de IgG confirman el diagnóstico.
Es posible cultivar el virus o identificarlo en la sangre a partir de pruebas de amplificación génica como PCR. La positividad de estos exámenes confirma el diagnóstico de dengue.

Tratamiento

A pesar de que no existe un medicamento específico para tratar esta enfermedad, actualmente sí existe un tratamiento basado en las manifestaciones clínicas que ha demostrado reducir la mortalidad. Las nuevas guías de la OMS establecen tres grupos terapéuticos:
  • Grupo A: Pacientes que pueden ser enviados a su casa porque no tienen alteración hemodinámica, no pertenecen a un grupo de riesgo ni tienen signos de alarma. El manejo se basa en el aumento de la ingesta de líquidos orales se recomienda para prevenir la deshidratación. Para aliviar el dolor y la fiebre es muy importante evitar la aspirina y los fármacos antiinflamatorios no esteroides, ya que estos medicamentos pueden agravar la hemorragia asociada con algunas de estas infecciones, por sus efectos anticoagulantes, en su lugar los pacientes deben tomar paracetamol (acetaminofén) para el manejo de la fiebre y el dolor.
  • Grupo B: Pacientes con signos de alarma y/o que pertenecen a un grupo de riesgo. Dichos pacientes requieren hospitalización por al menos 72 horas para hacer reposición de líquidos endovenosos, monitoreo estricto de signos vitales, gasto urinario y medición de hematocrito.
  • Grupo C: Pacientes con diagnóstico de dengue grave, que requieren manejo en Unidades de Cuidado Intensivo.
La búsqueda de tratamientos específicos para la enfermedad ha llevado a académicos a realizar estudios para reducir la replicación del virus, que está relacionada con la gravedad de las manifestaciones clínicas. Existen varios ensayos clínicos en donde se tiene en cuenta la fisiopatología de la enfermedad, que sugiere que los cuadros clínicos graves tienen el antecedente de exposición al virus, que genera una memoria inmunológica. Esta memoria al tener contacto con el virus en una segunda exposición desencadena una respuesta exagerada del sistema inmunológico. Teniendo en cuenta esta explicación de la fisiopatología, se sugiere que medicamentos modularores de la respuesta inmunitaria como esteroides, cloroquina, ácido micofenólico y la ribavirina inhiben la replicación del virus. Sin embargo, estos estudios no son concluyentes y no se recomienda su uso actualmente.

Prevención

No existe vacuna disponible para prevenir la fiebre del dengue. Use protección personal, como ropa que cubra todo el cuerpo, repelente contra mosquitos que contenga DEET, y, de ser posible, viaje durante períodos de mínima actividad de los mosquitos. Los programas de control de mosquitos también pueden reducir el riesgo de infección.

CÓMO EVITARLO

Promoción de conductas preventivas por parte de la población. Educación sobre el dengue y su prevención.
 Eliminación de criaderos de larvas por el mismo sector público. Debido a la falta de éxito en la adopción de estas conductas, usualmente el sector público termina realizándolas.
 Comunicación de riesgos a través de medios masivos. Es imprescindible aumentar el riesgo percibido, la susceptibilidad percibida y el valor percibido de las medidas precautorias por parte de la población para que esta las adopte.
 Eliminar criaderos, tapa cualquier lugar o recipiente en donde se almacene agua.
 Tirar la basura y cacharros de tu casa y alrededores.
 Utilizar mosquiteros en puertas y ventanas, así como pabellones en camas y cunas.
 Usar insecticidas con asesoría del personal de salud.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)