Archivo de la etiqueta: condiloma acuminado. ETS

CONDILOMA ACUMINADO

CONDILOMA ACUMINADO

Condiloma AcuminadoEl condiloma acuminado, también conocido como verruga genital o cresta de gallo, es una enfermedad de transmisión sexual causada por el virus del papiloma humano (VPH). Actualmente, existen más de 100 tipos de VPH, algunos de los cuales pueden causar cáncer, principalmente en el cuello uterino y en el ano. No obstante, la infección por el VPH es muy común y no siempre provoca cáncer.
No se conoce cuánto tiempo el VPH puede permanecer sin síntomas y qué factores son los responsables del desarrollo de lesiones. Por ese motivo, es recomendable acudir a un centro médico para hacerse consultas periódicas.
Se trata de verrugas que no tienen síntomas, pero que de no ser tratadas producen frecuentes rebrotes.
En el hombre se localiza en frenillo, glande, orillas del prepucio y zona perianal; en la mujer, en la vagina, cuello uterino, zona perianal o vulva.
También tiene otras localizaciones, como lengua, labios y paladar.

Causas

Son causadas por el virus del papiloma humano (VPH), que cuenta con más de 100 variedades diferentes. Subtipos número 6 y 11 causan el 90% de las verrugas genitales y son considerados de bajo riesgo, ya que muy rara vez causan cáncer genital o anal. Por otro lado, los subtipos 16 y 18, por ejemplo, se considera de alto riesgo, ya que, a pesar de que rara vez causan verrugas genitales, pueden conducir a lesiones precancerosas y a cáncer cervical o anal. El VPH se transmite por contacto de piel a piel durante la actividad sexual y no necesariamente a través de relaciones sexuales vaginales o anales.

Síntomas

Las verrugas genitales aparecen como protuberancias redondeadas de color carne y de diferentes tamaños. Pueden ser lisas y planas o en forma de coliflor con un pequeño tallo. Se puede ver en los labios genitales, vagina, pene, escroto, ano, en la piel alrededor del ano y la uretra. Las verrugas generalmente no causan síntomas, aunque las verrugas pueden sangrar y llegar a ser doloroso al momento del coito si se encuentran dentro de la vagina.

Diagnóstico

Cualquier médico puede diagnosticar la infección con sólo observarlas en el paciente. Las mujeres con verrugas genitales deben someterse también a un examen para detectar posibles verrugas en el cuello uterino. Hay evidencia de que la infección por el VPH causa cáncer cérvicouterino.
El médico puede identificar verrugas en el tejido genital, que de otro modo serían invisibles, mediante la aplicación de vinagre (ácido acético) sobre áreas en que se sospeche la presencia de infección. Esta medida provoca que las áreas infectadas se tornen blancuzcas, lo que las hace más visibles, más aún si se realiza un procedimiento llamado colposcopia. Durante la colposcopia, el médico usa una lente de aumento para examinar la vagina y cérvix. En algunos casos, es necesario tomar una muestra de tejido del cuello uterino (biopsia) para examinarla microscopiocamente.
Una prueba de Papanicolaou también puede indicar la posible presencia de una infección cervical por VPH. En este examen se examinan células tomadas del cérvix bajo el microscopio para ver si son cancerosas. Si el papanicolau de una mujer arroja resultados anormales, es probable que esta tenga una infección por VPH. De ocurrir esto, deberán llevarse a cabo exámenes posteriores para detectar y tratar cualquier problema cervical.

Tratamiento

No existe cura para las verrugas genitales. El objetivo del tratamiento es eliminar las verrugas visibles y disminuir el riesgo de propagación del virus. Hay muchos tratamientos diferentes que pero ninguno de los cuales son 100% efectivos, aunque la mayoría de los tipos de tratamiento deshacen las verrugas en el 60-90% de los casos.

Algunos tratamientos que se aplican al paciente incluyen los siguientes:

  • El imiquimod 3,75% en crema. Se indica para fortalecer el sistema inmune, para matar el virus. Se aplica una vez al día durante un máximo de 8 semanas. Este medicamento puede debilitar los condones y se debe evitar la actividad sexual mientras la crema esté en la piel. No use imiquimod durante el embarazo.
  • El imiquimod crema al 5%. Aplicar una vez al día (al acostarse) 3 veces a la semana durante un máximo de 16 semanas.
  • Podofilox 0,5% en gel o solución.- Esto no debe usarse durante el embarazo.

Los tratamientos aplicados por un médico:

Resina de podofilina, solución de 15-25% – Esto no deberá ser usado durante el embarazo.
El ácido tricloroacético
Crioterapia – Se utiliza nitrógeno líquido para congelar las verrugas.
La extirpación quirúrgica. Solo puede realizarse por un especialista con anestesia local; por lo general para grandes cantidades de verrugas.
El tratamiento con láser. Tratamiento láser de dióxido de carbono es útil para una gran cantidad verrugas vaginales o de uretral.

La mayoría de estos tratamientos requieren múltiples aplicaciones. Si no hay mejoría después de 3 ciclos de tratamiento o si las verrugas no desaparecen después de 6 ciclos de tratamiento, el médico generalmente cambia a un medicamento diferente. Los efectos secundarios comunes de todos los tratamientos incluyen irritación de la piel y enrojecimiento. Algunas personas también pueden desarrollar cicatrices en el sitio de las verrugas.

Prevención

Como con todas las enfermedades de transmisión sexual, la abstinencia total es la única manera segura de evitar verrugas venéreas. Una relación monógama sexual con una persona sana conocida (libre de enfermedad) es la manera más práctica de evitar enfermedades de transmisión sexual.
El preservativo previene de la infección por VPH, y cuando se usa correcta y coherentemente, proporciona una buena protección no solamente contra el VPH sino también contra otras ETS.
El examen preventivo del cáncer ginecológico y el papanicolau, puede detectar alteraciones precoces en el cuello uterino y debe hacerse sistemáticamente en todas las mujeres.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)