Archivo de la etiqueta: cardiovascular

Hipertensión Arterial Alta

Hipertensión Arterial Alta

La presión arterial alta (hipertensión arterial) o la presión alta (tensión), son vasos sanguíneos que transportan sangre desde el corazón, bombeando a todos los tejidos y órganos del cuerpo. La presión arterial alta no significa que la tensión emocional sea excesiva, aunque la tensión emocional y el estrés pueden aumentar temporalmente la presión arterial. La presión arterial normal está por debajo de 120/80, la presión arterial entre 120/80 y 139/89 se llama “pre-hipertensión”, y una presión arterial de 140/90 o más se considera alta.

Causas

Dos formas de hipertensión arterial se han descrito:- esencial o hipertensión arterial primaria y la hipertensión secundaria. La hipertensión esencial es una condición mucho más común y representa el 95% de la hipertensión. La causa de la hipertensión esencial es multifactorial, es decir, hay varios factores cuyos efectos combinados producen hipertensión. En la hipertensión secundaria, que representa el 5% de la hipertensión, la presión arterial alta es secundaria y causada por una anormalidad específica en uno de los órganos o sistemas del cuerpo.
La hipertensión esencial afecta a aproximadamente 72 millones de estadounidenses, sin embargo, sus causas básicas o los defectos subyacentes no siempre se conocen. Sin embargo, algunas asociaciones han sido reconocidas en las personas con hipertensión esencial. Por ejemplo, la hipertensión esencial se desarrolla sólo en grupos o sociedades que tienen un consumo bastante alto de sal, superior a 5,8 gramos al día. El consumo de sal puede ser un factor particularmente importante en relación con la hipertensión esencial en varias situaciones, y el exceso de sal puede estar implicado en la hipertensión que se asocia con la edad avanzada, antecedentes afro-americana, la obesidad, la susceptibilidad hereditaria (genética) y la insuficiencia renal (insuficiencia del riñón).
Los factores genéticos parecen jugar un papel destacado en el desarrollo de la hipertensión esencial. Sin embargo, los genes para la hipertensión aún no han sido identificados. (Los genes son pequeñas porciones de cromosomas que producen las proteínas y determinan las características de los individuos.) La investigación actual en este ámbito se centra en los factores genéticos que afectan al sistema renina-angiotensina-aldosterona. Este sistema ayuda a regular la presión arterial mediante el control de equilibrio de la sal y el tono (estado de elasticidad) de las arterias.
Aproximadamente el 30% de los casos de hipertensión esencial son atribuibles a factores genéticos. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la incidencia de la hipertensión arterial es mayor entre los afroamericanos que entre los caucásicos o asiáticos. Además, en individuos que tienen uno o dos padres con hipertensión, la presión arterial alta es dos veces más común que en la población general. En raras ocasiones, algunos trastornos genéticos inusuales que afectan a las hormonas de las glándulas suprarrenales puede conducir a la hipertensión. (Estos trastornos genéticos identificados se consideran hipertensión secundaria.)

Diagnóstico

El médico llevará a cabo un examen físico y revisará su presión arterial. Si la medición es alta, su médico puede pensar que usted tiene presión arterial alta. Las mediciones deben ser repetidas en el tiempo, por lo que el diagnóstico puede ser confirmado.
Si usted controla su presión arterial en el hogar, se le puede pedir las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál fue su lectura de presión arterial más reciente?
  •  ¿Cuál fue la lectura de presión arterial anterior?
  • ¿Cuál es el promedio de presión sistólica (número superior) y diastólica (número inferior)?
  •  Ha incrementado su presión arterial recientemente?

Otras pruebas se pueden hacer para buscar sangre en la orina o insuficiencia cardíaca. Su médico buscará signos de complicaciones en su corazón, riñones, ojos y otros órganos en su cuerpo.
Estas pruebas pueden incluir:
• Los análisis de sangre
• Ecocardiograma
• Electrocardiograma
• Un análisis de orina
• Ecografía de los riñones

Síntomas

La presión arterial alta sin complicaciones a menudo ocurre sin ningún síntoma (en silencio), por lo que se ha denominado “el asesino silencioso.” Se llama así porque la hipertensión no complicada puede estar presente, pasando desapercibida por muchos años o incluso décadas pudiendo progresar y desarrollar finalmente una o más de las varias complicaciones potencialmente mortales, como ataques cardíacos o derrames cerebrales. Esto sucede porque no hay síntomas y los afectados no pueden someterse a una revisión periódica su presión arterial.
Si hubiere síntomas, pueden ocurrir incluyen:
• Confusión
• Oído el ruido o zumbido
• Fatiga
• Dolor de cabeza
• Latido del corazón irregular
• Hemorragia nasal
• Cambios en la visión
Si usted tiene dolor de cabeza fuerte o cualquiera de los síntomas mencionados, consulte a su médico de inmediato. Estos pueden ser signos de La una complicación o presión arterial peligrosamente alta, llamada hipertensión maligna.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir la presión arterial para que tenga un menor riesgo de complicaciones. Usted y su médico deben establecer un objetivo de presión arterial para usted.
Existen muchos medicamentos diferentes que se pueden utilizar para tratar la presión arterial alta, incluyendo:
• Los bloqueadores alfa
• Enzima convertidor de angiotensina (IECA)
• Bloqueadores de los receptores de angiotensina (ARA II)
• Los bloqueadores beta
• Los antagonistas del calcio
• Los agonistas alfa centrales
• Los diuréticos
• Inhibidores de la renina, incluyendo Aliskiren (Tekturna)
• Vasodilatadores
El médico también puede recomendar hacer ejercicio, perder peso y seguir una dieta más saludable. Si usted tiene pre-hipertensión, el médico le recomendará los cambios de estilo de vida misma para bajar la presión arterial a un rango normal.
A menudo, una droga de la presión arterial sola puede no ser suficiente para controlar su presión arterial, y puede que tenga que tomar dos o más drogas. Es muy importante que tome los medicamentos que le receten. Si usted tiene efectos secundarios, su médico puede sustituir un medicamento diferente.

Prevención

Los adultos mayores de 18 años deben hacerse revisar su presión arterial de forma rutinaria.
Cambios en la dieta pueden ayudar a controlar la presión arterial:

  • Evite fumar. No consumir más de 1 bebida al día para las mujeres, 2 al día para los hombres.
  •  Coma una dieta rica en frutas, verduras y baja en grasa los productos lácteos, mientras que la reducción de la ingesta de grasa total y saturada (la dieta DASH es una forma de lograr este tipo de plan dietario).
  •  Haga ejercicio con regularidad. Si es posible, hacer ejercicio durante 30 minutos casi todos los días.
  • Si usted tiene diabetes, mantenga su nivel de azúcar en la sangre bajo control.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso. El exceso de peso le agrega tensión al corazón. En algunos casos, la pérdida de peso puede ser el único tratamiento necesario.
  • Trate de manejar su estrés.

Siga las recomendaciones de médic para modificar, tratar o controlar las posibles causas de hipertensión secundaria.

Su médico puede pedirle que lleve un registro de su presión arterial en casa. Asegúrese de obtener dispositivo doméstico buena calidad, bien ajustado. Es probable que tenga un manguito con un estetoscopio o un lector digital. Practique con su proveedor de atención médica o la enfermera para asegurarse de que está tomando la presión arterial correctamente.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Colesterol Alto

Colesterol Alto

El colesterol elevado en sangre es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular.
El colesterol es una sustancia que el cuerpo necesita para su normal funcionamiento. De hecho es esencial para la vida. El colesterol forma parte de la membrana celular (cubierta o envoltorio de las células), de muchas hormonas que regulan el funcionamiento del organismo y de los ácidos biliares que forman parte de la bilis que nos permite digerir las grasas, por mencionar sólo algunos ejemplos. Sin colesterol no podríamos vivir. Pero un exceso de colesterol puede ser perjudicial. El exceso de colesterol en sangre aumenta el riesgo de padecer infarto cardíaco o angina de pecho y otros problemas vasculares.

Causas

A pesar de ser una sustancia necesaria en el organismo, el colesterol se vuelve peligroso, cuando su nivel aumenta de manera considerable en la sangre de un individuo o cuando las arterias del mismo se encuentran enfermas, por lo que puede contribuir a dificultar la circulación de la sangre, y a la larga esto se traduce en enfermedades cardiovasculares muy graves.
Algunas causas de tener el colesterol alto son:
• Dieta alta en grasas saturadas
• Un estilo de vida sedentario
• Entorno que provoca demasiado estrés y por consiguiente su tensión                  arterial puede estar alta
• Malos hábitos como el fumar, beber alcohol, o consumir alguna droga
Factores todos, que endurecen y estrechan las arterias paulatinamente              (arterioesclerosis) y sobrecargan al corazón llevándolo a sufrir infartos al        miocardio, que avece llevan a la muerte prematura en los adultos.

Diagnóstico

Para medir el colesterol sólo es necesaria una prueba de sangre antes de la cual no debe ingerirse ningún alimento o bebida, de modo que se asegure que todos los alimentos ya han sido completamente digeridos y que éstos no afectarán los resultados de la prueba.
La muestra de sangre se utiliza para determinar la cantidad de LDL (colesterol malo), HDL (colesterol bueno) y triglicéridos en la sangre. El colesterol en la sangre se mide en unidades llamadas milimoles por litro de sangre (mmol/ litro). En teoría, lo recomendado es que se tenga un nivel total de colesterol en la sangre de menos de 5mmol/litro, y un nivel de colesterol LDL menor de 3mmol/litro.
Cualquier persona puede hacerse una prueba para descartar el colesterol alto, pero ésta es especialmente importante en los siguientes casos:
  • Personas mayores de 40 años de edad
  • Personas con historia clínica familiar de enfermedades cardiovasculares o enfermedades del corazón
  • Personas con sobrepeso u obesidad
  • Personas con presión arterial alta
Existen otros factores que pueden complicar el estado de salud de una persona con el colesterol alto, como:
• Tabaquismo
• Dieta
• Índice de Masa Corporal
• Factores de riesgo tratables, como la presión arterial elevada y la                         diabetes

Síntomas

En realidad los síntomas de colesterol elevado están emparentados con los síntomas propios de una enfermedad vascular, ya que recordemos que una de las causas del origen de esta enfermedad es la concentración elevada de colesterol LDL en sangre. Los síntomas de enfermedad vascular que pueden aparecer son:
• Adormecimiento de las extremidades.
• Hinchazón de extremidades.
• Mareos.
• Pérdida de equilibrio.
• Visión borrosa.
• Dolor en el pecho.
• Agitación al caminar o realizar las actividades físicas diarias.
Un signo característico de colesterol alto es la presencia de pequeños bultos amarillentos alrededor de los ojos denominados xantomas
Como podrá observar estos síntomas están asociados a afecciones vasculares, ya que el colesterol elevado en sangre por encima de 200 mg/dl, puede ocasionar patologías vasculares, tales como infarto de miocardio, isquemias cardíacas y ataques cerebrales, arteriosclerosis, etc.
Si bien los síntomas de colesterol alto no son específicos y únicos, estar atentos a los síntomas vasculares anteriormente mencionados ayuda a prevenir las consecuencias derivadas de una hipercolesterinemia, para esto es importantísimo realizarte controles periódicos de sangre.

Tratamiento

Antes de iniciar un tratamiento, hay que realizar un diagnóstico completo y exacto de las dislipemias, es decir, determinar si se trata de una dislipemia primaria o secundaria a otras enfermedades o tratamientos.
El primer escalón terapéutico en la hipercolesterinemia es la dieta y el ejercicio. Así, la dieta ideal es la mediterránea que tiene un mayor aporte de ácidos grasos mono y poliinsaturados, de efectos beneficiosos para nuestro organismo. Es pobre en ácidos grasos saturados y colesterol.
La peculiaridad fundamental del aceite de oliva es que tiene, como ácido graso principal, ácido oleico, perteneciente a la familia de los monoinsaturados, y suponiendo un 70-80% de su composición grasa. En menor cantidad también tiene ácido palmítico (10-15%), el principal ácido graso saturado, linoleico (10-15%), que pertenece a los ácidos poliinsaturados, y en mucha menor concentración, ácido linolénico, un poliinsaturado presente en una concentración en torno al 1%. No obstante, a pesar de su escasez, tiene una gran importancia biológica por pertenecer, junto al linoleico, a los ácidos grasos esenciales para la vida.
El segundo escalafón terapéutico sería el ejercicio físico realizado con asiduidad. Favorece al organismo porque descienden los niveles de colesterol, disminuye la tensión arterial y se consigue una sensación subjetiva y real de salud.
Si tras un periodo de entre seis y nueve meses de tratamiento con dieta y ejercicio físico, los niveles de colesterol persisten, habrá que pasar a un tercer escalafón terapéutico: el tratamiento farmacológico. Es importante entender que las medicinas jamás pueden sustituir el estilo de vida saludable y la dieta mediterránea.

Prevención

Algunos cambios en el estilo de vida son importantes para cualquiera que tenga alto el colesterol. Es probable que su médico le recomiende:
  • Seguir una dieta saludable para el corazón que incluya abundante pescado, frutas, vegetales, frijoles (habichuelas), granos y pan ricos en fibra y grasas saludables como el aceite de oliva.
  • Bajar de peso si es necesario. Bajar tan sólo de 5 a 10 libras (2.3 a 4.5 kg) puede reducir el colesterol. Bajar de peso también puede ayudarle a reducir su presión arterial.
  • Hacer ejercicio de forma regular la mayoría, si no todos los días de la semana. Caminar es un excelente ejercicio que la mayoría de las personas pueden hacer. Una buena meta es 30 minutos o más todos los días.
  • Dejar de fumar. Dejar de fumar puede elevar el HDL y mejorar la salud del corazón.
  • Cambiar viejos hábitos puede no ser fácil, pero es muy importante para ayudarle a vivir una vida más larga y más saludable. Tener un plan puede ayudar. Comience con pasos pequeños. Por ejemplo, comience añadiendo una fruta o un vegetal al día por una semana. En lugar de postre, haga una caminata corta.
Si estos cambios en el estilo de vida no reducen su colesterol lo suficiente, o si su riesgo de tener un ataque al corazón es elevado, es posible que también necesite tomar medicamentos para bajar el colesterol, como una estatina. Conocer su riesgo de tener un ataque al corazón es importante, porque le ayuda a usted y a su médico a decidir cómo tratar su colesterol.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)