Archivo de la etiqueta: articulaciones

Fenómeno de Raynaud

Fenómeno de Raynaud

Fenómeno de RaynaudLa Enfermedad de Raynaud hace que algunas zonas del cuerpo (como los dedos de manos y pies) sientan entumecimiento y frío en respuesta a las temperaturas frías o al estrés. La enfermedad de Raynaud estrechando las arterias más pequeñas que suministran sangre a la piel, lo que limita la circulación de la sangre a las zonas afectadas (vasoespasmo).
Las mujeres son más propensas que los hombres a tener enfermedad de Raynaud, también conocido como fenómeno de Raynaud o el síndrome de Raynaud y parece ser más común en las personas que viven en climas más fríos.

Causas

Los médicos no entienden completamente la causa de los ataques de Raynaud, pero los vasos sanguíneos de las manos y los pies parecen reaccionar de forma exagerada a las temperaturas frías o al estrés.
Con el fenómeno de Raynaud, las arterias afectan los dedos de manos y pies cuando se exponen al frío o al estrés, estrechando sus vasos y limitando temporalmente el suministro de sangre. Con el tiempo, estas pequeñas arterias pueden espesar ligeramente, lo que limita aún más el flujo de sangre.

Las bajas temperaturas son más propensas a desencadenar un ataque. La exposición al frío, como poner las manos en agua fría, tomar algo de un congelador o encontrarse con el aire frío, es el desencadenante más probable. Para algunas personas, el estrés emocional puede provocar un episodio de la enfermedad de Raynaud.

Hay dos tipos principales de la enfermedad.
Raynaud primaria. Esta forma más común no es el resultado de una condición médica asociada subyacente que podría provocar el vasoespasmo.
Raynaud secundario. Esta forma es causada por un problema subyacente. Aunque Raynaud secundario es menos común que la forma primaria, tiende a ser más grave. Los signos y síntomas de la enfermedad secundaria de Raynaud suelen aparecer más tarde en la vida (alrededor de 40 años de edad).

Las causas de la enfermedad secundaria de Raynaud incluyen:

  • Enfermedades del tejido conectivo. La mayoría de las personas que tienen una enfermedad rara que conduce al endurecimiento y cicatrización de la piel (esclerodermia) tienen la enfermedad de Raynaud. Otras enfermedades que aumentan el riesgo de la enfermedad de Raynaud incluyen el lupus, la artritis reumatoide y síndrome de Sjogren.
  • Enfermedades de las arterias. El fenómeno de Raynaud puede estar asociado con varias enfermedades que afectan a las arterias, como la acumulación de placas en los vasos sanguíneos que alimentan el corazón (aterosclerosis) o un trastorno en el que los vasos sanguíneos de las manos y los pies se inflaman (Buerger de enfermedad). Un tipo de presión arterial alta que afecta a las arterias de los pulmones (hipertensión pulmonar primaria) puede estar vinculada a la enfermedad de Raynaud.
  • El síndrome del túnel carpiano. Esta condición implica presión sobre un nervio principal de la mano (nervio cubital) que produce entumecimiento y dolor en la mano afectada. La mano puede llegar a ser más susceptibles a las bajas temperaturas y los episodios de la enfermedad de Raynaud.
  • Acción repetitiva o vibración. Mecanografiar, tocar el piano o hacer movimientos similares por períodos largos y operar herramientas que vibran, como martillos, neumáticos, pueden aumentar su riesgo de desarrollar la enfermedad de Raynaud.
  • Fumar. Fumar estrecha los vasos sanguíneos y es una posible causa de la enfermedad de Raynaud.
  • Las lesiones. Las lesiones en las manos o los pies, tales como fractura de muñeca, cirugía o la congelación, pueden dar lugar a fenómeno de Raynaud.
  • Ciertos medicamentos.  Algunos medicamentos (incluyendo los bloqueadores beta, que se utilizan para tratar la presión arterial alta.; medicamentos para la migraña que contengan ergotamina o sumatriptan; por déficit de atención / hiperactividad medicamentos del trastorno; ciertos agentes de quimioterapia; y medicamentos que hacen que los vasos sanguíneos se estrechen, como algunos over-the-counter medicamentos para el resfrío) se han relacionado con el fenómeno de Raynaud.

Diagnóstico

El médico preguntará acerca de los síntomas e historial médico y realizar un examen físico; también puede realizar pruebas para descartar otros problemas médicos que pueden causar signos y síntomas similares.
Para distinguir entre Raynaud primaria y secundaria, el médico puede realizar una prueba llamada pliegue ungueal capilaroscopia. Durante la prueba, el médico examina el pliegue de la uña (la piel en la base de la uña) bajo un microscopio. Diminutos vasos sanguíneos (capilares) cerca del pliegue de la uña que se agrandan o deforman pueden indicar una enfermedad subyacente. Sin embargo, algunas enfermedades secundarias no pueden ser detectadas por este ensayo.

Si el médico sospecha que otra condición, tal como una enfermedad autoinmune del tejido conectivo o subyace al fenómeno de Raynaud, puede ordenar exámenes de sangre, tales como:
Prueba de anticuerpos antinucleares. Una prueba positiva para la presencia de estos anticuerpos, producida por el sistema inmunológico, puede indicar un sistema inmune estimulado y es común en personas que tienen enfermedades del tejido conectivo u otros trastornos autoinmunes.
Velocidad de sedimentación globular. Esta prueba determina la velocidad a la que los glóbulos rojos se asientan en el fondo de un tubo. A qué tasa normal más rápido puede ser señal de una enfermedad inflamatoria o autoinmune subyacente.

No hay ninguna prueba de sangre solo para diagnosticar la enfermedad de Raynaud. El médico puede ordenar otras pruebas, como las que se descartan enfermedades de las arterias para ayudar a identificar una enfermedad o condición que puede estar asociada con la enfermedad de Raynaud.

Síntomas

Los signos y síntomas de la enfermedad de Raynaud dependen de la frecuencia, duración y severidad de los espasmos de los vasos sanguíneos que subyacen a este trastorno. Estos incluyen:
• Dedos fríos de las manos o pies
• Cambios de color en la piel en respuesta al frío o el estrés
• Sensación punzante o dolor punzante

Durante un ataque de Raynaud, las áreas afectadas de la piel por lo general primero se vuelven blancas. Luego, las zonas afectadas a menudo se tornan azules y se siente frío y entumecido. A medida que mejora el calor y la circulación, las áreas afectadas pueden ponerse rojas, palpitantes, hormigueo o hincharse. El orden de los cambios de color no es lo mismo para todos, y no todo el mundo experimenta de igual manera.
Aunque la enfermedad de Raynaud afecta más comúnmente los dedos de manos y pies, la enfermedad también puede afectar otras áreas del cuerpo, como nariz, labios, orejas e incluso los pezones. Tras el calentamiento, puede tardar 15 minutos para que el flujo normal de la sangre volver a la zona.
Acuda al médico de inmediato si tiene un historial grave de esta enfermedad ya que puede desarrollar úlcera o infección en sus dedos o pies afectados.

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de Raynaud depende de la gravedad y si tiene otras condiciones de salud. Para la mayoría de las personas, la enfermedad de Raynaud no es incapacitante, pero puede afectar a la calidad de vida.
Vestirse para el frío de manera apropiada (capas, guantes o calcetines gruesos) generalmente son eficaces en el tratamiento de los síntomas leves de la enfermedad de Raynaud. Hay medicamentos disponibles para tratar las formas más graves de la enfermedad. Los objetivos del tratamiento son:
• Reducir el número y severidad de los ataques
• Prevenir el daño tisular
• Tratar la enfermedad o afección subyacenteDependiendo de la causa de los síntomas, los medicamentos pueden ayudar a tratar la enfermedad. Para dilatar (ensanchar) los vasos sanguíneos y promover la circulación, el médico puede prescribir:

  • Los antagonistas del calcio. Estos medicamentos relajan y abren los vasos sanguíneos pequeños en las manos y los pies, disminuyen la frecuencia y severidad de los ataques en la mayoría de las personas con la enfermedad de Raynaud. Estos medicamentos también pueden ayudar a curar úlceras de la piel en los dedos, ya sea de manos o pies.
  • Los bloqueadores alfa. Algunas personas encuentran alivio con medicamentos llamados bloqueadores alfa, que contrarrestan la acción de la noradrenalina, una hormona que contrae los vasos sanguíneos. Los ejemplos incluyen prazosin (Minipress) y doxazosina (Cardura).
  • Los vasodilatadores. Algunos médicos recetan medicamentos que relajan los vasos sanguíneos (vasodilatadores), tales como crema de nitroglicerina aplicada a la base de los dedos para ayudar a sanar úlceras cutáneas. Algunos vasodilatadores comúnmente utilizados para tratar otras condiciones, incluyendo la presión alta, drogas como losartan (Cozaar), el sildenafil medicamento para la disfunción eréctil (Viagra, Revatio), el medicamento antidepresivo fluoxetina (Prozac, Sarafem, otros) y una clase de medicamentos llamados prostaglandinas , puede aliviar los síntomas de esta enfermedad.
  • Algunos medicamentos pueden agravar la enfermedad, aumentando el espasmo de los vasos sanguíneos. El médico le puede recomendar que evite tomar:
    – Ciertos drogas frías. Los ejemplos incluyen medicamentos que contienen pseudoefedrina (cloro Trimeton, Sudafed, otros).
    – Los bloqueadores beta. Esta clase de medicamentos, que se utiliza para tratar la presión arterial alta y enfermedades del corazón, incluyen metoprolol (Lopressor, Toprol-XL), nadolol (Corgard) y propranolol (Inderal, InnoPran XL).
    Para algunos casos de grave de enfermedad de Raynaud, pueden ser una opción de tratamiento:
    – Cirugía de los nervios. Los nervios llamados nervios simpáticos en las manos y pies controlan la apertura y el estrechamiento de los vasos sanguíneos de la piel. Cortar estos nervios interrumpe su respuesta exagerada.
    A través de pequeñas incisiones en las manos o pies afectados, el médico despoja de estos diminutos nervios alrededor de los vasos sanguíneos. Esta cirugía (simpatectomía) puede reducir la frecuencia y duración de los ataques, pero no es siempre exitoso.
    – Inyección química. Pueden inyectar productos químicos tales como anestésicos locales u onabotulinumtoxin tipo A (Botox) para bloquear los nervios simpáticos en las manos o pies afectados.

Prevención

Para ayudar a prevenir los ataques de Raynaud:
• Abríguese cuando esté al aire libre. Cuando hace frío, ponerse un sombrero, bufanda, calcetines y botas, y dos capas de mitones o guantes antes de salir afuera. Utilice calentadores químicos para mano. Use protectores de oídos y mascarilla si la punta de la nariz y las orejas son sensibles al frío.
• Caliente su coche. Ejecute su calefacción del coche durante unos minutos antes de conducir en clima frío.
.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Espondilosis

Espondilosis

Espondilosis es un desgaste o degeneración de la columna vertebral causada por el desgaste de las articulaciones. El deterioro más frecuentemente implica el cartílago y los huesos, ya sea en la columna cervical (articulaciones del cuello), a veces referido como la espondilosis cervical o en la columna lumbar, a veces referido como la enfermedad degenerativa del disco lumbar. Espondilosis también puede afectar la sección media de la columna vertebral, llamada columna torácica.

Causas

La causa más frecuente de la espondilosis es una degeneración natural del cartílago y los huesos de la columna vertebral, como resultado de un desgaste excesivo, que es casi siempre un resultado natural del envejecimiento. El atletismo extremo pueden exacerbar esta degeneración, pero en casi todos los casos el desgaste por los años es la causa. Con el tiempo, los discos se deshidratan y pierden la capacidad de actuar como amortiguadores entre las vértebras. La rejilla dolorosa de hueso contra hueso a menudo causa que los huesos desarrollen crecimientos llamados espolones óseos para reemplazar el cartílago perdido. Estos espolones óseos pueden ejercer presión sobre la médula espinal, causando compresión dolorosa o debilitante del nervio.

Síntomas

Los síntomas de la espondilosis espinal incluyen dolor y rigidez en la espalda o el cuello que empeora con el tiempo, ocasionales dolores de cabeza , y, en algunos casos, el dolor en los hombros y los brazos. Este dolor a veces puede ser muy grave.
Si el nervio está comprimido, también puede sentir hormigueo u otras sensaciones anormales en los hombros, los brazos o las piernas. También puede experimentar debilidad en los brazos y las piernas, pérdida de sensibilidad, pérdida del equilibrio y la pérdida de control del intestino o la vejiga.

Los síntomas que pueden indicar una enfermedad grave. Busque atención médica inmediata si presenta alguno de estos síntomas graves de la compresión de los nervios, incluyendo:

• Sensaciones anormales, adormecimiento o debilidad en un lado del cuerpo
• Alteración del equilibrio y la coordinación
• Pérdida del control del intestino o la vejiga
• Pérdida de sensibilidad en los brazos, hombros o piernas
• Debilidad muscular en los brazos o las piernas

Diagnóstico

Durante el examen, el médico comprobará el rango de movimiento del cuello. Para saber si hay presión sobre los nervios espinales o médula espinal, el médico pondrá a prueba sus reflejos y comprobará la fuerza de sus músculos. Puede hacerle una prueba para cerciorarse si la compresión espinal está afectando la forma de andar.

Una variedad de pruebas de imagen pueden proporcionar información para guiar el diagnóstico y el tratamiento. Los ejemplos incluyen:

  • Radiografía de cuello. Una radiografía puede mostrar anomalías, tales como espolones óseos, que indican la espondilosis cervical. Se solicita principalmente como prueba de detección para buscar las causas poco frecuentes y graves para el dolor de cuello y rigidez – tales como tumores, infecciones o fracturas.
  • Tomografía computarizada (TC). Esta prueba se realiza en rayos X desde diferentes direcciones, luego los combina en una vista en sección transversal de las estructuras en el cuello.

Puede proporcionar muchos detalles más finos que una radiografía simple, especialmente de los huesos.

  • Resonancia magnética (RMI). utiliza un campo magnético y ondas de radio, puede producir, de manera detallada, imágenes transversales de los huesos y tejidos blandos.
  • Mielograma. Consiste en imágenes de generación que utilicen rayos X o tomografía computarizada después de inyectar un líquido en el canal espinal. El medio de contraste hace que las áreas de la columna vertebral sean más visibles.

Pruebas de la función nerviosa
Las pruebas de la función nerviosa, en algunos casos, puede ser útil para determinar si las señales nerviosas viajan correctamente a los músculos, éstas incluyen:

  • Electromiografía (EMG). Este examen mide la actividad eléctrica de los nervios que transmiten mensajes a los músculos cuando los músculos se contraen y cuando están en reposo. El propósito de un EMG es evaluar la salud de los músculos y los nervios que los controlan.
  • Estudio de conducción nerviosa. Para esta prueba, se colocan electrodos en la piel por encima del nervio a estudiar. Una pequeña descarga se hace pasar a través del nervio para medir la fuerza y la velocidad de las señales nerviosas.

Tratamiento

Espondilosis no es curable, pero en muchos casos los síntomas pueden disminuir o estabilizar por sí solos. El tratamiento está dirigido a aliviar el dolor que le ayudarán a participar en el mayor número de sus actividades normales como sea posible, y en ocasiones el tratamiento quirúrgico puede ser necesario para evitar daños permanentes en los nervios o la médula espinal.
Se le puede recetar una ronda de terapia física o un curso corto de un analgésico o relajante muscular. La cirugía sólo es necesaria si el tratamiento falla o si empeoran los signos de compresión nerviosa.

Medicamentos tradicionales de corta duración para el dolor de la espondilosis

Los más comunes de corta duración para el dolor de la espondilosis son:
• El celecoxib (Celebrex)
• Diclofenac (Voltaren)
• La hidrocodona ( Vicodin , Lortab)
• El ibuprofeno (Advil, Motrin)
• La indometacina (Indocin, Indocin SR)
• El naproxeno (Aleve, Naprosyn)
• La oxicodona ( Percocet , Roxicet)

Los relajantes musculares. El médico le puede recetar un relajante muscular en vez de medicamento para aliviar el dolor tradicional. Estos incluyen:
• Carisoprodol (Soma, Vanadom)
• Cyclobenzaprine (Fexmid, Flexeril)
• Metocarbamol (Robaxin)

Medicamentos para el dolor nervioso
Algunos medicamentos se centran específicamente en el dolor nervioso e incluyen:
• La duloxetina (Cymbalta)
• La gabapentina (Neurontin)
• La pregabalina (Lyrica)

Otros fármacos para el dolor crónico. Además de los AINE y relajantes musculares, se han encontrado varios fármacos específicos particularmente eficaz para el dolor crónico, los que incluyen:
• Carbamazepina (Carbatrol, Equetro, Tegretol)
• La fenitoína (Dilantin, Phenytek, Di-Phen)

Las intervenciones no quirúrgicas. En los casos de dolor no controlado, los procedimientos de esteroides y anestésico pueden ayudar a aliviar el dolor crónico sin necesidad de cirugía. Estos procedimientos incluyen:
• Inyección de corticosteroides, por lo general cortisona (Celestone, Kenalog)
• Cuello corsé o dispositivo ortopédico lumbar
• Fisioterapia
• Tracción (en casos graves)

Las intervenciones quirúrgicas
En los casos de dolor incontrolable, pérdida de movimiento, pérdida de sensación o la pérdida de control de la vejiga o el intestino, la cirugía para aliviar la presión sobre los nervios espinales o la médula espinal puede ser inmediatamente necesaria.

Además de seguir su régimen de tratamiento prescrito por su médico, usted también puede ayudar a reducir el dolor y aumentar la movilidad a través de:
• Aplicar hielo o calor
• Asistir a la fisioterapia como se recomienda
• La práctica de ejercicios según las indicaciones de su médico
• El uso de un collarín cervical (en algunos casos)

Tratamientos complementarios
Algunos tratamientos complementarios pueden ayudar a algunas personas a lidiar mejor con la espondilosis. Estos tratamientos, a veces referido como terapias alternativas, se utilizan en combinación con los tratamientos médicos tradicionales. Estos tratamientos complementarios no pretenden sustituir la atención médica completa.

Los tratamientos complementarios pueden incluir:
• Acupuntura
• Terapia de masajes
• Yoga

Prevención

No se puede evitar que su cuerpo envejezca, pero se puede hacer mucho para mejorar la salud de su columna vertebral. Siguiendo los consejos que aparecen a continuación, usted puede disfrutar de los beneficios de una columna vertebral sana a cualquier edad.
• Siga el plan de tratamiento de su médico y sega su plan de ejercicio en el hogar (si usted estaba en terapia física).
• Sentarse y pararse correctamente.
• Aprenda a levantar correctamente.
• Haga ejercicio con regularidad. (Ejercicio aeróbico es especialmente bueno.)
• Alcanzar y mantener un peso corporal saludable.
• Comer sano (una dieta bien balanceada, baja en grasas y rica en frutas y verduras).
• Deje de fumar.
• Evite el consumo excesivo de alcohol.
• Descanse lo suficiente.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

El ácido úrico “Gota”

El ácido úrico “Gota”

El ácido úrico son sustancias que se forman principalmente en el hígado a partir de los núcleos celulares animales como la carne o el pescado, y que se eliminan a través de la orina. Es una sustancia que circula por la sangre, de absolutamente todas las personas, que aparece como producto de la metabolización, de la degradación de las proteínas.  Por tanto es normal tener ácido úrico.  Las preocupaciones sobrevienen cuando este ácido úrico sobrepasa unos límites, cuando está más elevado de lo normal.

Causas

La gota se origina por un exceso de ácido úrico en el organismo. Este exceso puede deberse a un aumento en su producción, o a una eliminación insuficiente del ácido úrico por el riñón.
Exceso de ingesta de alimentos ricos en purinas que son metabolizadas por el organismo a ácido úrico.
El exceso de ácido úrico puede ocasionar la formación de cristales de ácido úrico en forma de aguja, que si se depositan en las articulaciones ocasionan los ataques de gota.
Alimentos que lo pueden aumentar
  • Vísceras animales, ternera, cordero, embutidos, pescado azul, mariscos, garbanzos, lentejas y leguminosas.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Otro factor importante es el sobrepeso.

Síntomas

Generalmente la parte más afectada es la del dedo gordo del pie, la articulación se hincha, está enrojecida, caliente y es sumamente dolorosa.
Con menos frecuencia afecta al tobillo, otros dedos de los pies o de las manos, la muñeca, la rodilla, el hombro, la cadera o el codo.
Factores de riesgo
  • Es más frecuente en hombres que en mujeres.
  • Obesidad
  • Hipertensión
  • Hiperlipemia (aumento de la grasa de la sangre)
  • Diabetes
Si tienes dolores articulares en especial en el dedo gordo del pie, es muy importante acudas con tu médico para una evaluación de tu estado de salud.
La gota es controlable con una dieta balanceada que debe darte tu médico y medicamentos que disminuirán el dolor.

Síntomas

Desde un punto de vista clínico se manifiesta en forma de artritis úrica aguda (gota aguda) cuya característica más o menos frecuente son los accesos gotosos agudos, consistentes en artritis dolorosas que afectan a una o más articulaciones; y artritis úrica crónica (gota crónica) cuya característica principal es el depósito de los llamados tofos (concreciones de ácido úrico precipitado en el torrente sanguíneo) en los tejidos articulares y periarticulares y deformación de las articulaciones afectadas más o menos.
Síntomas de ácido úrico:
artritis úrica aguda
La llamada gota aguda es típicamente accesional, ya que consiste en accesos gotosos agudos más o menos frecuentes con intervalos libres de bienestar general.
Síntomas premonitorios de un ataque de gota
• Cierto malestar
• Sensación de cansancio
• Molestias digestivas
• Ligera fiebre
• Cierta molestia en la articulación que sufrirá el ataque
Síntomas de ácido úrico: ataque de artritis úrica aguda (gota aguda)
• Aparición brusca
• Afectación de la articulación metatarso falángica del dedo gordo del pie
• Dolor lancinante (violento y agudo)
• Enrojecimiento y tumefacción del dedo
• Fiebre y escalofríos
• Cefalea
• Inapetencia
• La orina suele ser escasa y oscura al inicio y durante el ataque
• La orina se hace más abundante durante la fase de resolución del ataque
• Agitación neuropsíquica
• Duración de pocas horas
• Repetición del ataque a las siguientes noches con parecida sintomatología
Síntomas de ácido úrico: ataque de artritis úrica crónica (gota crónica)
• Los tofos son masas de ácido úrico precipitado de la sangre, que pueden llegar a tener el tamaño de hasta una nuez
• Se forman cerca de las articulaciones (sobre todo de la mano a lo largo de los ligamentos y tendones musculares)
• Al principio son blandos y dolorosos
• Posteriormente se transforman en indoloros y muy duros (llegan a calcificarse)
• Si el tofo es muy grande puede ulcerarse
• Los tofos abiertos al exterior pueden infectarse con facilidad y supurar
• Si la enfermedad avanza la articulación se deforma hasta adquirir grados muy avanzados (dedos retorcidos y encogidos)
• Se puede llegar a rigidez completa de la articulación

Diagnóstico

El diagnóstico, se establece con la historia clínica y la revisión médica, complementada con análisis de sangre en ayunas.
Para realizar adecuadamente este análisis, se sugiere al enfermo que tres días antes, haga una dieta a base de vegetales y con pocos alimentos animales, conservas y embutidos.
Para establecer el diagnóstico definitivo, el médico general, internista o urólogo, examina, bajo un microscopio con lentes polarizados, una muestra del líquido sinovial, que se extrae de la articulación, ya que durante un ataque agudo de gota, los cristales de ácido úrico pueden observarse en el líquido, rodeados de glóbulos blancos.
Las radiografías o rayos X de la articulación, pueden mostrar lostofos gotosos en una artritis cronificada.
Es muy importante establecer un buen diagnóstico, ya que otras enfermedades pueden ocasionar síntomas similares, entre ellas están: la seudogota, que presenta ataques menos intensos y los cristales están compuestos de pirofosfato de calcio dihidratado.

Tratamiento

Para el tratamiento, que tiene como finalidad disminuir el dolor, mejorar las lesiones y evitar nuevos eventos, generalmente se recomienda la colchicina para contrarrestar un ataque agudo de gota. Este medicamento, se inyecta en la vena o se toma oralmente cada tres o cuatro horas, durante uno o dos días. Sin embargo, tiene efectos secundarios como diarrea o molestias intestinales, por lo que su administración debe estar muy vigilada por el médico.
Otra alternativa, son ciertos fármacos antiinflamatorios no esteroides, pero también tienen efectos desfavorables como la insuficiencia de la médula ósea y los sangrados.
En la mayoría de los pacientes se pueden prevenir los ataques agudos mediante dosis diarias de un agente uricosúrico, como la sulfinpirazona, para estimular la capacidad de eliminación de ácido úrico del organismo. Si estos fármacos no sufren efecto, el médico puede recetar una dosis baja de colchicina tomada diariamente, bajo estricta supervisión por si surgieran efectos secundarios.
Durante las crisis debe guardarse reposo y calor local en la articulación afectada y para prevenirlos se pueden utilizar medicamentos que aumentan la eliminación del ácido úrico por la orina, como el probenecid o si el médico lo cree necesario puede administrar medicamentos que inhiben la producción de ácido úrico como el allopurinol.
Es muy importante mantener y cuidar el peso, ya que la obesidad aumenta las crisis y complica el procedimiento. Los ejercicios moderados son muy recomendados, ya que mejoran la circulación sanguínea, contribuyen para el control de la presión arterial y peso.
También hay que evitar la fatiga intelectual y física, descansando lo más que se pueda y evitando las desveladas.
En caso de fiebre o dolor de cabeza, se debe evitar los medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico, como la aspirina, prefiriendo el paracetamol.

Prevención

La prevención y el control de estos problemas se consigue siguiendo una dieta hipouricémica:
Alimentos que se deben limitar al máximo:
1. Vísceras animales, ternera, cordero, carne de caza, embutidos, pescado azul, marisco, garbanzos, lentejas y guisantes.
2.    Bebidas alcohólicas.
Alimentos recomendables o de consumo preferente:
1.Verduras y frutas en general, arroz, pastas, pan, patatas, lácteos y derivados, carnes blancas, pollo o pavo y pescado blanco.
Puntos Clave
  • Limitar la ingesta de alimentos ricos en proteínas (legumbres, carnes rojas, marisco, pescado azul, vísceras).
  • Aumentar el consumo de aguas bicarbonatadas para alcalinizar la orina.
  • Limitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Mantener el peso ideal.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

LUPUS

LUPUS

Es una enfermedad reumática sistémica y crónica, es decir, además de afectar a las articulaciones y a los músculos, puede dañar la piel y casi todos los órganos. Su base es autoinmune puesto que se produce por la formación de anticuerpos. La evolución de la enfermedad se desarrolla en fases de brote y otras en los que los efectos de la enfermedad remiten. Asimismo, hay lupus muy severos y otros no tan graves como los que se manifiestan con afecciones en la piel. Esta patología afecta principalmente a las mujeres y en una época de la vida en la que se es fértil (entre 20 y 40 años). Se han descrito además casos en niños y ancianos.

Causas:

Las causas biológicas son desconocidas, sin embargo, se dice que al tratarse de una enfermedad autoinmune, pudiese haber factores relacionados a la salud del sistema inmunológico. Las hipótesis que se manejan son:
• La genética.
• La exposición a determinado tipo de ambiente (como la sobreexposición a la luz solar, ya que algunos de los pacientes presentan fotosensibilidad a los rayos ultravioletas).
• Un deficiente funcionamiento de los estrógenos femeninos (se cree que las píldoras anticonceptivas pudiesen acelerar su aparición en mujeres genéticamente predispuestas).
Por otro lado, en medicina energética si existe una causa que pudiese predisponer a este padecimiento: la desilusión, el enojo reprimido, el perder esperanza y ya no querer “defenderse” (o castigarse o exigirse uno mucho) es la raíz, es el factor emocional de dicha afección.  En medicina energética, el cuerpo habla lo que uno siente y piensa. El cuerpo es el reflejo claro de lo que sentimos; basta con ver los síntomas del cuerpo para poder deducir lo que sucede interiormente. Cualquier enfermedad puede irse por donde vino si se erradica la causa emocional que le está dando lugar.
Se aconseja, como punto de partida para tratar y erradicar dicha enfermedad, la auto observación consiente, lo más probable es que haya demasiada insatisfacción y desilusión en la vida, está uno siendo atacado constantemente por ideas y pensamientos negativos, autoexigentes y deprimentes, se pasa el mensaje de “preferible irse a afrontar lo que tengo por delante”, así que habría que empezar a revalorar la forma en cómo estamos no sólo pensando la vida sino actuando en ella, encontrar razones y pensamientos que den nuevas perspectivas para vivir, y atreverse a actuar a partir de convicciones más gozosas y entusiastas, tomando en cuenta que la vida es lo que pensamos.

Síntomas

Al tratarse de una enfermedad multisistémica afecta a varios órganos. Presenta por un lado síntomas generales: El cansancio fácil, la pérdida de peso inexplicable, la fiebre prolongada que no se debe a ningún proceso infeccioso y alteraciones de la temperatura. Además, los síntomas articulares y musculares: Se encuentran dentro de las manifestaciones clínicas más frecuentes. El 90 por ciento de los pacientes con lupus padecen dolor e inflamación en las articulaciones (artritis) en manos, muñecas, codos, rodillas y pies con más frecuencia. También es posible que aparezca rigidez articular por las mañanas. También es frecuente la afección en la piel. La lesión más conocida, aunque no la más frecuente, es la denominada “eritema en alas de mariposa”, que consiste en un enrojecimiento y erupción de la piel en las mejilla y la nariz.
También es frecuente la caída del cabello cuando la enfermedad está activa. Por otro lado, los enfermos de lupus padecen hipersensibilidad a los rayos ultravioletas. Si se exponen sin protección la enfermedad puede reactivarse.
Cuando afecta al corazón y los pulmones: Las capas de revestimiento del corazón (pericardio) y de los pulmones (pleura) se inflaman debido a la enfermedad. Esto origina pericarditis y pleuritis. Ambas tienen síntomas parecidos: dolor torácico y fiebre. En otras ocasiones, el lupus afecta a los pulmones o a las válvulas del corazón ocasionando insuficiencia cardiorrespiratoria.
Cuando afecta al riñón: El lupus siempre afecta a los dos riñones a la vez. La lesión más frecuente es la inflamación (nefritis), que a veces impide que el riñón elimine adecuadamente los residuos del organismo y estos se acumulan en la sangre. Debido a esta inflamación, muchas veces el riñón se ve incapaz de asimilar y retener proteínas. Con lo que se eliminan por la orina y se produce una hinchazón de cara y piernas.
Cuando afecta al cerebro: El lupus puede afectar al sistema nervioso. Aunque en general tiene poca importancia, es un problema que tiene que vigilarse. Se manifiesta con dolores de cabeza, depresiones o situaciones de hiperactividad. Son manifestaciones muy frecuentes en la población general y puede deberse a una leve inflamación cerebral por lupus o por otras muchas circunstancias. Asimismo, es posible que la depresión no se desencadene por la enfermedad, sino porque el paciente se deprime al saber que se enfrenta con esta patología, de origen desconocido y que puede afectar a tantos órganos del cuerpo.

Diagnóstico

El diagnóstico del lupus eritematoso sistémico (LES) se basa en 11 criterios, de los cuales  se requieren 4 o más de estos criterios, ya sea en secuencia o simultáneamente, durante cualquier intervalo de la observación. Estos criterios fueron publicados en 1982 por el comité de criterios diagnósticos y terapéuticos del American College of Rheumatology.
Los criterios son los siguientes:
1- Erupción malar: Eritema fijo, plano o alto, sobre las eminencias malares, que no suele afectar los surcos nasogenianos.
2. Erupción discoide: Placas eritematosas altas, con descamación queratósica,  adherente y tapones foliculares; puede haber cicatrices atróficas en las lesiones más antiguas.
3. Fotosensibilidad: Erupción cutánea a causa de una reacción insólita a la luz solar, referida por el paciente u observada por el médico.
4. Úlceras bucales: Ulceración nasofaríngea, por lo común indolora, observada por un médico.
5. Artritis: Artritis no erosiva que afecta dos o más articulaciones periféricas, caracterizada por dolor a la palpación, tumefacción o derrame.
6. Serositis:
a. Pleuritis: Claro antecedente de dolor pleurítico o frote, o signos de derrame pleural, o bien
b. Pericarditis: comprobada por electrocardiograma o frote o signos de derrame pericárdico.
7. Trastorno renal:
a) Proteinuria persistente mayor a 0,5g/día o mayor de 3+ si no se ha    cuantificado.

b)Cilindros celulares: pueden ser de eritrocitos, hemoglobina, granulares, tubulares o mixtos.
8. Trastorno neurológico:
a) Convulsiones: en ausencia de tratamientos farmacológicos o alteraciones metabólicas conocidas; por ej. Uremia, cetoacidosis, o desequilibrio electrolítico.
b) Psicosis: en ausencia de tratamientos farmacológicos o alteraciones metabólicas conocidas; por ej. Uremia, cetoacidosis, o desequilibrio electrolítico.
9. Trastorno hematológico:
a) Anemia hemolítica: con reticulocitosis.
b)  Leucopenia: menos de 4.000/mm3 en dos o en más ocasiones
c) Linfopenia: menos de 1.500/mm3 en dos o más ocasiones, o bien
d) Trombocitopenia: menos de 100.000/mm3 en ausencia de fármacos que produzcan esta alteración.
10. Trastorno inmunitario:
a)  Anti-DNA: título anormal de anticuerpos contra DNA nativo, o bien
b) Anti-Sm: Presencia de anticuerpos contra antígeno nuclear Sm.
c) Hallazgo positivo de Anticuerpos antifosofolipídicos (AFL) basado en:
1) Nivel sérico anormal de anticuerpos anticardiolopina IgG o IgM,
2)  Resultado positivo para anticoagulante lúpico utilizando un método estándar.
3) Falso positivo en pruebas serológicas de sífilis (VDRL), que persiste por lo menos durante 6 meses y se confirma por pruebas de Treponema pallidum o prueba de absorción de anticuerpo treponémico fluorescente
(FTA-Abs).
11. Anticuerpo antinuclear: Un título anormal de ANA por inmunofluorescencia o análisis equivalente en cualquier momento y en ausencia de medicamentos relacionados con el síndrome de lupus de origen farmacológico.
Los criterios de actividad de la enfermedad en el LES se basan en marcadores serológicos que se realizan mediciones seriadas cada mes, y los cambios en los niveles de anticuerpos anti-DNA aparecen como el mejor predictor de actividad clínica. Los anticuerpos C1q son útiles para el seguimiento de compromiso proliferativo renal. Los niveles de factores del complemento C3 like, C4, y funcionalmente, CH50 remanente son parámetros útiles para el monitoreo de la enfermedad.

Tratamiento

El lupus es una enfermedad crónica que no tiene cura. Hay, sin embargo, algunos medicamentos, como los corticoides y los inmunosupresores que pueden controlar la enfermedad y prevenir brotes. Los brotes se tratan normalmente con esteroides, con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad para contener el proceso de la enfermedad, reduciendo la necesidad de esteroides y prevenir brotes. Los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad actualmente en uso son los antimaláricos (p.e. hidroxicloroquina), la azatioprina y el micofenolato. La ciclofosfamida se usa para nefritis severa u otras complicaciones de órganos dañados. Los pacientes que requieren esteroides frecuentemente pueden desarrollar obesidad, diabetes y osteoporosis. De ahí que los esteroides sean evitados siempre que sea posible. Medidas tales como evitar los rayos solares (para prevenir problemas derivados de la fotosensibilidad) pueden también tener algún efecto. Otros inmunosupresores y trasplantes autólogos de células de la médula ósea están siendo investigados.
En aquellos casos en los que los anteriores tratamientos han fracasado, se recurre al Rituximab. Este medicamento que elimina los linfocitos B, aunque se utiliza principalmente frente a la leucemia, ha ganado mucho peso como al tratamiento del lupus refractario.
El tratamiento de la enfermedad es muy distinto según el órgano al que afecte. Los corticoides se consideran el tratamiento básico puesto que todos los afectados en un momento u otro los toman. Si los órganos dañados son el pulmón, el corazón, el sistema nervioso central o el riñón el tratamiento debe de ser mucho más agresivo y se basa en corticoides en dosis muy altas y tratamientos inmunosupresores. Si la enfermedad presenta síntomas como fiebre, cansancio o afecciones cutáneas, el tratamiento será menos agresivo y con corticoides o antipalúdicos. La alimentación debe de ser completa, sana y equilibrada. No hay ningún alimento perjudicial para el paciente. Por otro lado, cuando la enfermedad afecta al riñón y sobre todo, cuando hay hipertensión arterial los pacientes tienen que saber que no es recomendable que consuman alimentos salados o condimentados.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Bursitis

Bursitis

La bursitis es la inflamación de la Bursa, estructura en forma de bolsa, que se sitúa entre huesos, tendones y músculos, con una función facilitadora del movimiento de dichas estructuras entre sí.

Causas

Las bolsas son cavidades llenas de líquido ubicadas cerca de las articulaciones en donde los tendones o los músculos pasan por encima de las protuberancias óseas. Ellas ayudan con el movimiento y reducen la fricción entre las partes móviles.
La causa de la bursitis puede ser sobrecarga crónica, traumatismo, artritis reumatoidea, gota o infección. Algunas veces, la causa no se puede determinar. La bursitis comúnmente se presenta en el hombro, la rodilla, el codo y la cadera. También puede afectar otras áreas como el tendón de Aquiles y el pie.
Se puede presentar inflamación crónica con los ataques o lesiones repetitivas de bursitis.

Diagnóstico

La realización de un diagnóstico de la bursitis es bastante sencilla. El médico examinará el área afectada y hacerle algunas preguntas al paciente sobre sus actividades recientes. Si el paciente tiene una temperatura alta el médico puede tomar una pequeña muestra de líquido de una bolsa cerca de la parte del cuerpo afectada. Si el paciente no mejora después del tratamiento el médico puede llevar a cabo más pruebas para que él / ella puede eliminar la posibilidad de que los síntomas no puede ser debido a otra cosa. Estos pueden incluir:
* Una radiografía, para asegurarse de que no haya huesos rotos o fracturados
* Exámenes de sangre, para comprobar si la artritis reumatoide
* Una tomografía computarizada o una resonancia magnética para ver si hay un tendón desgarrado

Síntomas

La bursitis se caracteriza por dolor e incapacidad para llevar a cabo ciertos ejercicios o movimientos usuales en la vida diaria. Pero los síntomas dependen de la zona del cuerpo afectada. En todo caso hay una limitación del movimiento y un dolor que difiere si afecta a un hombro o a los dedos de los pies, por ejemplo. Puede aparecer de manera repentina o con un proceso de menos a más dolor, que el paciente lo nota por el movimiento y el tacto, pues la piel que rodea a la Bursa está más sensible. Otro síntoma puede ser la fiebre.

Tratamiento

Una vez identificada la causa, el tratamiento de la bursitis irá encaminado a la reducción del dolor y de la inflamación. Básicamente la bursitis suele remitir con reposo, el uso de antiinflamatorios, la rehabilitación (cambios de frío calor y realizar fisioterapia para mejorar los movimientos de la zona y evitar la atrofia de músculos y tendones), cuando el reposo y la rehabilitación no consiguen sus objetivos el médico puede recomendar la inyección de cortico-esteroides y en los casos crónicos y rara vez se suele necesitar la cirugía para aliviar de líquido la Bursa.
Existen una serie de consejos para reducir la probabilidad de sufrir una bursitis y son:
•    Mantenerse en forma. Así tendremos unos músculos, tendones y articulaciones fuertes.
•    Ser comedido con los esfuerzos y no pasarnos de la raya llevando al límite a las articulaciones.
•    Evita las posturas que recaigan sobre articulaciones durante mucho tiempo seguido, hay que moverse de vez en cuando.
•    El calentamiento y los estiramientos prepararán las articulaciones para el ejercicio, no te olvides nunca.
•    En caso de realizar trabajos repetitivos o de impacto en rodillas usar almohadillas.
•    Mantener una dieta sana y rica en verduras y frutas sin olvidarnos de las proteínas.
Eso es todo. Si padece bursitis de rodilla, bursitis de cadera, bursitis trocanterea, bursitis de hombro, bursitis en el codo, bursitis acromial, bursitis olecraniana, bursitis plantar, o bursitis trocanterica, esperamos que este artículo resulte útil para aliviar su dolencia.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

La Hemofilia

Hemofilia

La hemofilia es un trastorno hereditario poco común en el cual la sangre no coagula normalmente.
Las personas que tienen hemofilia pueden sangrar mucho tiempo después de una lesión o un accidente. También pueden sangrar por las rodillas, tobillos y codos. La hemorragia en las articulaciones provoca dolor y, cuando no se trata, puede conducir a artritis. Las hemorragias cerebrales constituyen una complicación muy seria de la hemofilia y requieren tratamiento de emergencia.

Causas

Las personas que tienen hemofilia hereditaria nacen con este trastorno. La hemofilia se debe a una alteración en uno de los genes que determinan la manera en que el organismo produce el factor VIII o IX de coagulación. Estos genes están situados en los cromosomas X.
Los cromosomas están dispuestos en pares. Las mujeres tienen dos cromosomas X, mientras que los varones tienen un cromosoma X y un cromosoma Y. Sólo el cromosoma X contiene los genes relacionados con los factores de coagulación.
Un varón que tenga el gen anormal en su cromosoma X sufrirá hemofilia. Una mujer debe tener el gen anormal en ambos cromosomas X para tener hemofilia. Esta situación es muy poco común.
La mujer es “portadora” de la hemofilia si tiene el gen anormal en uno de sus cromosomas X. Aunque no sufra la enfermedad, puede transmitir el gen a sus hijos.
Se graficarán dos ejemplos de cómo se hereda el gen de la hemofilia:

Ejemplo 1: herencia de la hemofilia
El diagrama   1 muestra un ejemplo de cómo se hereda el gen de la hemofilia. Aquí,  el padre no tiene hemofilia (es decir, sus cromosomas X y Y son normales). La madre es portadora de la hemofilia (es decir, tiene un cromosoma X anormal y un cromosoma X normal).
Cada una de las hijas tiene una probabilidad del 50 por ciento de heredar el gen anormal de su madre y ser portadora de la enfermedad. Cada uno de los hijos varones tiene una probabilidad del 50 por ciento de heredar el gen anormal de su madre y sufrir hemofilia.

Ejemplo 2: herencia de la hemofilia

El ejemplo 2 muestra  cómo se hereda el gen de la hemofilia. En este ejemplo, el padre tiene hemofilia (es decir, su cromosoma X es anormal). La madre no es portadora de la hemofilia (es decir, tiene dos cromosomas X normales). Cada una de las hijas heredará el gen anormal de su padre y será portadora de la enfermedad. Ninguno de los hijos varones heredará el gen anormal de su padre y, por lo tanto, ninguno tendrá hemofilia.
Por lo general, las mujeres portadoras no tienen problemas de sangrado porque tienen suficientes factores de coagulación debido a la presencia de un cromosoma X normal.
Muy raras veces nace una niña con hemofilia. Esto puede suceder si el padre tiene hemofilia y la madre es portadora de la enfermedad.
Algunos varones que tienen hemofilia nacen de madres que no son portadoras. En estos casos ha ocurrido una mutación (un cambio al azar) en el gen cuando el gen pasó al niño.

Síntomas

La característica principal de la Hemofilia A y B es la hemartrosis y el sangrado prolongado espontáneo. Las hemorragias más graves son las que se producen en articulaciones, cerebro, ojo, lengua, garganta, riñones, hemorragias digestivas, genitales, etc.
La manifestación clínica más frecuente en los hemofílicos es la hemartrosis, sangrado intraarticular que afecta especialmente a las articulaciones de un solo eje como la rodilla, el codo o el tobillo. Si se produce una hemartrosis en repetidas ocasiones en una articulación, se origina una deformidad y atrofia muscular llamada Artropatía hemofílica.

Diagnóstico

El diagnóstico molecular de una enfermedad genética como la hemofilia consiste en la identificación del defecto o mutación en el gen o bien en la identificación del cromosoma que es portador del gen defectuoso.

Esto tiene una repercusión directa ya que posibilita la realización de un adecuado consejo genético y diagnóstico prenatal a los miembros de la familia que así lo soliciten.
La identificación del cromosoma portador del gen mutado se realiza mediante los estudios de ligamiento: se utilizan marcadores polimórficos cercanos a los genes responsables que permiten relacionar un cromosoma determinado de la familia estudiada con la manifestación de la enfermedad.

Estas técnicas, sin embargo, tienen una serie de limitaciones que condicionan su uso, como pueden ser los casos esporádicos, las familias no informativas para los polimorfismos o la ausencia de al menos un familiar hemofílico vivo.

Tratamiento

El tratamiento, debe ser inmediato y consiste en la administración del factor coagulante ausente en las primeras señales de sangrado. Es importante considerar que como el factor de coagulación se obtiene de varios donadores de sangre, aunque se trate de una sola transfusión, los hemofílicos enfrentan un alto riesgo de contraer hepatitis, SIDA y otras enfermedades de naturaleza sanguínea, por lo que la sangre donada debe ser certificada y muy bien analizada antes de su administración.
Por ello es importante que todos los hemolíticos sean vacunados contra la hepatitis en los tiempos establecidos por los programas de vacunación y de forma muy especial.
El factor faltante también puede conseguirse por laboratorio, la terapia de reemplazo del factor se debe hacer en el hogar o en hospital, siempre que se sepa cómo hacerlo para no provocar una nueva hemorragia. Ya que todo sangrado puede convertirse en una situación crítica y emergente, el control de esta enfermedad debe estar a cargo de un profesional especializado en enfermedades de la sangre o sea un médico hematólogo.
En caso de presentar dolor e hinchazón en las articulaciones, se pueden administrar antiinflamatorios, aplicar compresas de hielo, que ayudan además a reducir el sangrado. El hidromasaje puede ayudar a reducir el dolor, pero no debe hacerse con agua caliente o tibia, ya que el calor favorece la hemorragia.
En la nutrición de los enfermos hemolíticos, no deben faltar alimentos y complementos que contengan calcio, niacina y vitaminas C y K, que ayudan en el proceso de coagulación.
Dado que este problema puede ocasionar discapacidad motora, es conveniente que un fisioterapeuta establezca un programa de ejercicios que ayude a mantener la capacidad total de movimientos.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

La artritis juvenil

La artritis juvenil

Artritis Juvenil
Artritis Juvenil

“Artritis” significa inflamación de las articulaciones. Este término se refiere a un grupo de enfermedades que causan dolor, hinchazón, rigidez y pérdida de movimiento en las articulaciones. La artritis también se utiliza en general para describir los más de 100 enfermedades reumáticas que pueden afectar a las articulaciones, pero también puede causar dolor, inflamación y rigidez en otras estructuras de soporte del cuerpo como los músculos, tendones, ligamentos y huesos. Algunas enfermedades reumáticas pueden afectar otras partes del cuerpo, incluyendo varios órganos internos. artritis juvenil (JA) es un término comúnmente utilizado para describir la artritis en los niños. Los niños pueden desarrollar casi todos los tipos de artritis que afectan a los adultos, pero el tipo más común que afecta a los niños es la artritis idiopática juvenil.
Tanto la artritis idiopática juvenil (AIJ) y artritis reumatoide juvenil (ARJ) son sistemas de clasificación para la artritis crónica en los niños. El sistema de clasificación de artritis reumatoidea juvenil se desarrolló alrededor de hace 30 años y tuvo tres subtipos diferentes. Más recientemente, los reumatólogos pediátricos en el mundo desarrollado el sistema de clasificación de la AIJ, que incluye más tipos de artritis crónicas que afectan a los niños. Este sistema de clasificación también proporciona una separación más precisa de los tres subtipos de artritis reumatoidea juvenil.
La artritis idiopática juvenil (AIJ)
La AIJ es actualmente la más aceptada para describir varios tipos de artritis crónica en los niños.
En general, los síntomas de la AIJ incluyen dolor en las articulaciones, hinchazón, sensibilidad, calor, y la rigidez que duran más de 6 semanas contínuas. Se divide en siete subtipos distintos, cada uno con síntomas característicos:
1.    La artritis sistémica (anteriormente conocida como la artritis reumatoide juvenil sistémica). El paciente tiene artritis con o precedida por una fiebre que ha durado por lo menos 2 semanas. Debe ser documentado como una fiebre intermitente, con duración de  por lo menos durante 3 días, y que éste debe estar acompañado por al menos uno o más de los siguientes síntomas:
o    la ampliación generalizada de los ganglios linfáticos
o    agrandamiento del hígado o el bazo
o    inflamación del revestimiento del corazón o los pulmones (pleuritis o pericarditis)
o    la erupción característica reumatoide, que es plano, pálido, rosa, y por lo general no pican. Los puntos individuales de la erupción son generalmente del tamaño de una cuarta parte o más pequeños. Están presentes durante unos minutos a unas pocas horas, y luego desaparecen sin necesidad de cambios en la piel. La erupción puede pasar de una parte del cuerpo a otra.
2.    Oligoartritis (antes conocido como pauciarticular la artritis reumatoide juvenil). El paciente tiene artritis que afecta a uno hasta cuatro articulaciones durante los primeros 6 meses de enfermedad. Dos subcategorías se reconocen:
o    oligoartritis persistente , lo que significa que el niño no tiene más de cuatro articulaciones afectadas en todo el curso de la enfermedad.
o    oligoartritis extendida , lo que significa que más de cuatro articulaciones afectadas después de los primeros 6 meses de la enfermedad.
3.    Poliartritis – factor reumatoide negativo (antes conocida como artritis reumatoidea poliarticular – factor reumatoide negativo). El paciente tiene artritis en cinco o más articulaciones durante los primeros 6 meses de enfermedad, y todas las pruebas para el factor reumatoide es negativo.
4.    Poliartritis – Factor reumatoide positivo (antes conocida como artritis reumatoidea poliarticular – factor reumatoide positivo). El paciente tiene artritis en cinco o más articulaciones durante los primeros 6 meses de la enfermedad. Además, al menos dos pruebas para el factor reumatoide, por lo menos 3 meses de diferencia, son positivos.
5.    . Artritis psoriásica Los pacientes tienen la artritis y la psoriasis (una erupción cutánea), o que tienen artritis y al menos dos de los siguientes:
o    la inflamación y la inflamación de un dedo o dedo del pie entero (esto se llama dactilitis)
o    uñas picaduras o la separación
o    un pariente de primer grado con psoriasis.
6.    Relacionados con la artritis entesitis. La entesis es el punto en el que un ligamento, tendón o cápsula articular se une al hueso. Si este punto se inflama, puede ser sensible, hinchado y doloroso con el uso. Los lugares más comunes son alrededor de la rodilla y en el tendón de Aquiles en la parte posterior del tobillo. Los pacientes son diagnosticados con este subtipo de AIJ, si así lo tanto la artritis y la inflamación de un sitio entesitis, o si tienen o la artritis o entesitis con al menos dos de los siguientes:
o    inflamación de las articulaciones sacroilíacas (en la parte inferior de la espalda) o el dolor y la rigidez en la zona lumbosacra (en la espalda baja)
o    un análisis de sangre positivo para el antígeno leucocitario humano (HLA) B27 gen
o    inicio de la artritis en los hombres después de 6 años de edad
o    un pariente de primer grado diagnosticadas con espondilitis anquilosante, la artritis relacionada con entesitis, inflamación de la articulación sacroilíaca en asociación con la enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome de Reiter, o inflamación aguda del ojo.
7.    artritis no diferenciada. Un niño se dice que este subtipo de AIJ, si las manifestaciones de la artritis no cumplen los criterios de una de las otras seis categorías o si cumplen los criterios para más de una categoría.
¿Qué causa la artritis juvenil?
La mayoría de las formas de artritis juvenil son los trastornos autoinmunes, lo que significa que el sistema inmunológico del cuerpo – que normalmente ayuda a luchar contra las bacterias o virus – ataca por error algunas de sus propias células y tejidos sanos. El resultado es la inflamación, caracterizada por enrojecimiento, calor, dolor e hinchazón. La inflamación puede causar daño en las articulaciones. Los médicos no saben por qué el sistema inmunológico ataca los tejidos sanos en los niños que desarrollan JA. Los científicos sospechan que se trata de un proceso de dos pasos. algo primer lugar, en la composición genética de un niño le da una tendencia a desarrollar JA, y luego un factor ambiental, como un virus, provoca el desarrollo de la enfermedad.
No todos los casos de JA son autoinmunes, sin embargo. Investigaciones recientes han demostrado que algunas personas, como muchos de ellos con artritis sistémica, tienen lo que se llama más precisamente una condición autoinflamatorio. Aunque los dos términos de sonido similar, la enfermedad de los procesos detrás de los trastornos autoinmunes y autoinflamatorio son diferentes.
Cuando el sistema inmunológico está funcionando correctamente, los invasores extraños como las bacterias y los virus provocan al cuerpo a producir proteínas llamadas anticuerpos. Anticuerpos se adhieren a estos invasores para que puedan ser reconocidas y destruidas. En una reacción autoinmune, los anticuerpos se adhieren a los tejidos sanos del propio cuerpo, por error, lo que indica que el cuerpo los ataques. Porque se dirigen a sí mismo, estas proteínas se denominan autoanticuerpos.
Al igual que los trastornos autoinmunes, las condiciones autoinflamatorio también causan la inflamación. Y como los trastornos autoinmunes, que también incluyen un sistema inmunológico hiperactivo. Sin embargo, autoinflammation no es causado por autoanticuerpos. En cambio, autoinflammation implica una parte más primitiva del sistema inmunológico en personas sanas que hace que las células blancas de la sangre para destruir las sustancias nocivas. Cuando este sistema falla, causa la inflamación por razones desconocidas. Además de la inflamación, las enfermedades autoinflamatorio a menudo causan fiebre y erupciones cutáneas
Síntomas y signos.
El síntoma más común de todos los tipos de artritis juvenil es persistente en las articulaciones hinchazón, el dolor y la rigidez que suele ser peor en la mañana o después de una siesta. El dolor puede limitar el movimiento de la articulación afectada, aunque muchos niños, especialmente los más jóvenes, no se quejarán de dolor. JA comúnmente afecta a las rodillas y las articulaciones de las manos y los pies. Uno de los primeros signos de JA puede ser cojo por la mañana debido a una rodilla afectada. Además de síntomas en las articulaciones, los niños con sistémica JA tiene fiebre alta y una erupción cutánea. La erupción y la fiebre pueden aparecer y desaparecer muy rápidamente. Inflamación de los ojos es una complicación potencialmente grave que se presenta comúnmente en niños con oligoartritis, pero también puede ser visto en otros tipos de JA. Todos los niños con JA necesidad de hacerse exámenes regulares de los ojos, incluyendo un examen especial llamado examen con lámpara de hendidura. JA es diferente en cada niño, algunos pueden tener sólo uno o dos crisis y no presentar síntomas de nuevo, mientras que otras experimentan muchas crisis e incluso presentan síntomas que nunca desaparecen.
Algunos niños con JA tienen problemas de crecimiento. Dependiendo de la severidad de la enfermedad y las articulaciones afectadas, el crecimiento del hueso en las articulaciones afectadas puede ser demasiado rápido o demasiado lento, causando que una pierna o brazo para ser más largo que el otro. El crecimiento global también puede estar disminuido. Los médicos están explorando el uso de la hormona del crecimiento para tratar este problema. JA también puede causar juntas para crecer de manera desigual.
Diagnostico.

Generalmente, los médicos sospechan JA, junto con varias otras condiciones posibles, cuando ven a los niños con dolor persistente en las articulaciones o erupciones en la hinchazón, la piel sin explicación, y la fiebre asociada con la inflamación de los ganglios linfáticos o inflamación de los órganos internos. Un diagnóstico de JA también se considera en los niños con una torpeza inexplicable cojera o excesiva.
Ninguna prueba puede ser utilizada para diagnosticar JA. Un médico diagnostica JA examinando cuidadosamente al paciente y teniendo en cuenta su historial médico y los resultados de las pruebas que ayudan a confirmar JA o descartar otras condiciones. Resultados específicos o problemas que se relacionan con las articulaciones son los principales factores que van a hacer un diagnóstico JA.
Las pruebas de laboratorio – exámenes de laboratorio, generalmente análisis de sangre, por sí solo no puede proporcionar al médico un diagnóstico claro. Sin embargo, estas pruebas se pueden utilizar para ayudar a descartar otras condiciones y clasificar el tipo de JA que tiene un paciente. Las muestras de sangre se pueden tomar para detectar anticuerpos anti-CCP, el factor reumatoide y los anticuerpos antinucleares, y para determinar la velocidad de sedimentación globular (VSG), se describe a continuación.
•    péptido cíclico citrulinado Anti (anti-CCP) Anticuerpos – Se puede predecir el eventual desarrollo de la artritis no diferenciada en la artritis reumatoide.
•    El factor reumatoide (FR) – El factor reumatoide, un autoanticuerpo que se produce en grandes cantidades en los adultos con artritis reumatoide, también pueden ser detectados en niños con JA, aunque es raro. La prueba de RF ayuda al médico a diferenciar entre los diferentes tipos de JA.
•    anticuerpos antinucleares (ANA) – Un autoanticuerpos dirigidos contra las sustancias en las células del núcleo, la ANA se encuentra en algunos pacientes JA. Sin embargo, la presencia de ANA en los niños por lo general apunta a algún tipo de enfermedad del tejido conectivo, ayudando al médico para optimizar el diagnóstico. Un resultado positivo en un niño con oligoartritis aumenta considerablemente su riesgo de desarrollar enfermedad de los ojos.
•    Tasa de sedimentación globular (o ESR) – Este examen de sangre que mide la rapidez con la sangre los glóbulos rojos caen hacia el fondo de un tubo de ensayo, puede decirle al médico si la inflamación está presente. La inflamación es una característica de JA y una serie de otras condiciones.
•    rayos X – los rayos X son necesarios si el médico sospecha de lesión en el hueso o el desarrollo de los huesos inusual. A principios de la enfermedad, algunos rayos x pueden mostrar cambios en los tejidos blandos. En general, los rayos X son más útiles más adelante en la enfermedad, cuando los huesos pueden verse afectados.
•    Otras pruebas – Debido a que hay muchas causas de dolor en las articulaciones y la inflamación, el médico debe descartar otras enfermedades antes de diagnosticar JA. Estas incluyen lesiones físicas, infección bacteriana o viral, enfermedad de Lyme, la enfermedad inflamatoria intestinal, lupus, dermatomiositis, y algunas formas de cáncer. El médico puede usar pruebas de laboratorio adicionales para ayudar a descartar estas y otras condiciones.
Tratamiento:
Los principales objetivos del tratamiento son mantener un alto nivel de funcionamiento físico y social y mantener una buena calidad de vida. Para alcanzar estos objetivos, los médicos recomiendan tratamientos para reducir la inflamación, mantener el movimiento completo en las articulaciones afectadas, aliviar el dolor, y prevenir, identificar y tratar las complicaciones. La mayoría de los niños con JA necesitan una combinación de tratamientos con medicamentos y nonmedication para alcanzar estos objetivos.
Los siguientes son algunos de los tratamientos más comúnmente usados.
Los tratamientos con los medicamentos recetados
•    anti-inflamatorios no esteroideos fármacos (AINE) – La aspirina, naproxeno, ibuprofeno y el naproxeno sódico son ejemplos de AINE. A menudo son el primer tipo de medicamento que se utiliza. Todos los AINE funcionan de manera similar: mediante el bloqueo de las sustancias llamadas prostaglandinas que contribuyen a la inflamación y el dolor. Sin embargo, cada AINE es una sustancia química diferente, y cada uno tiene un efecto ligeramente diferentes en el cuerpo.

Algunos de los AINEs están disponibles en el mostrador, mientras que más de una docena de otros, incluyendo a una subclase llamada COX-2 inhibidores, están disponibles sólo con receta médica.

Todos los AINE pueden tener efectos secundarios significativos, por lo que consultar a un médico antes de tomar cualquiera de estos medicamentos. Por razones desconocidas, algunos niños parecen responder mejor a uno que otro AINE. Un médico debe supervisar cualquier niño que toma AINE regularmente para controlar los síntomas JA forma más eficaz posible, a la dosis óptima.
•    -Reumáticos modificadores de medicamentos contra la enfermedad (FARME) – Si los AINE no alivian los síntomas de la JA, el médico pueda prescribir este tipo de medicación. FAME lenta la progresión de la JA, pero debido a que puede llevar semanas o meses para aliviar los síntomas, a menudo se toman con un AINE. Aunque muchos tipos diferentes de FAME están disponibles, los médicos son más propensos a utilizar un particular DMARD, metotrexato, para los niños con JA.

Los investigadores han aprendido que el metotrexato es seguro y eficaz para algunos niños con JA cuyos síntomas no se alivian por otros medicamentos. Debido a que sólo pequeñas dosis de metotrexato se necesitan para aliviar los síntomas de la artritis, los efectos secundarios potencialmente peligrosos rara vez ocurren. La complicación más grave es el daño al hígado, pero puede evitarse con exámenes regulares de sangre de detección y seguimiento médico. monitorización cuidadosa de los efectos secundarios es importante para las personas que toman metotrexato. Cuando los efectos secundarios se notan inicial, el médico puede reducir la dosis y eliminar los efectos secundarios.
•    Los corticosteroides – En los niños con muy grave JA, medicamentos más fuertes pueden ser necesarios para detener los síntomas graves como la inflamación del saco alrededor del corazón (pericarditis). Los corticosteroides como la prednisona se puede agregar al plan de tratamiento para controlar los síntomas graves. Este medicamento se puede administrar por vía intravenosa (directamente en la vena) o por vía oral. Los corticosteroides puede interferir con el normal crecimiento de un niño y puede causar otros efectos secundarios, tales como una cara redonda, debilitamiento de los huesos, y aumento de la susceptibilidad a las infecciones. Una vez que el medicamento controla los síntomas severos, el médico reducirá la dosis gradualmente y, finalmente, detener por completo. Debido a que puede ser peligroso dejar de tomar corticosteroides de repente, es importante que el paciente siga cuidadosamente las instrucciones del médico sobre cómo tomar o reducir la dosis. Para la inflamación en una o sólo unas pocas articulaciones, la inyección de un compuesto de corticosteroides en la articulación o articulaciones afectadas a menudo se puede aliviar rápida sin los efectos secundarios sistémicos de los medicamentos por vía oral o intravenosa.
•    Los agentes biológicos – Los niños con JA que han recibido poco de alivio de otras drogas se puede dar uno de una nueva clase de tratamientos con medicamentos llamados modificadores de respuesta biológica, o los agentes biológicos. Cinco agentes – etanercept, infliximab, adalimumab, abatacept, y anakinra – son útiles para la poliartritis, oligoartritis extendida, y la artritis sistémica. Etanercept, infliximab y adalimumab trabajo mediante el bloqueo de las acciones del factor de necrosis tumoral (TNF), una proteína que ocurre naturalmente en el cuerpo que ayuda a la inflamación causa. Anakinra trabaja bloqueando una proteína inflamatoria diferente llamada interleucina-1. Abatacept actúa bloqueando la activación de ciertas células llamadas células T inflamatorias.
Los tratamientos sin medicamentos
•    Terapia física – A, en general un programa de ejercicio regular es una parte importante del plan de tratamiento de un niño. Puede ayudar a mantener el tono muscular y preservar y recuperar el rango de movimiento de las articulaciones. Un fisiatra (especialista en rehabilitación) o un terapeuta físico puede diseñar un programa de ejercicios apropiado para una persona con JA. El especialista también puede recomendar el uso férulas y otros dispositivos para ayudar a mantener el crecimiento normal de los huesos y las articulaciones.
•    Las terapias complementarias y alternativas – Muchos adultos buscan vías alternativas para el tratamiento de la artritis, tales como dietas especiales, suplementos, acupuntura, masaje, e incluso joyería magnética o los cojines del colchón. La investigación muestra que un número creciente de niños están usando terapias alternativas y complementarias como así.

Aunque hay poca investigación para apoyar tratamientos alternativos, algunas personas parecen beneficiarse de ellos. Si el médico de un niño se siente el enfoque tiene un valor y no es dañino, puede ser incorporado en el plan de tratamiento. Sin embargo, es importante no descuidar la atención de salud regular o tratamiento de síntomas graves.
¿Cómo puede la familia ayudar a un niño vivir bien con la artritis juvenil?
La artritis juvenil afecta a toda la familia, todos los cuales deben hacer frente a los problemas especiales de esta enfermedad. JA puede tensar la participación de un niño en actividades sociales y después de la escuela y hacer las tareas escolares más difícil. Los familiares pueden hacer varias cosas para ayudar al niño física y emocionalmente.
•    Obtener el mejor cuidado posible. Asegúrese de que el niño reciba atención médica adecuada y sigue las instrucciones del médico. Si es posible, un reumatólogo pediátrico administrar el cuidado de su hijo. Si un especialista no está cerca, considerar la posibilidad de que su hijo vea un año o dos veces al año. Un reumatólogo pediátrico puede diseñar un plan de tratamiento y consultar con el médico de su hijo, que te ayudará a llevar a cabo y supervisar el progreso de su hijo.
•    Aprenda todo lo que pueda acerca de su hijo la enfermedad y su tratamiento. (Los recursos enumerados al final de este folleto puede ayudar.) Tratamiento Hay muchas opciones disponibles, y debido a JA es diferente en cada niño, lo que funciona para uno no puede trabajar para otro. Si los medicamentos que el médico le receta no aliviar los síntomas o si causan efectos secundarios desagradables, usted y su hijo deben discutir otras opciones con el médico. Una persona con JA puede ser más activa cuando los síntomas están controlados.
•    que su niño tome el tratamiento. Exija Aunque puede ser difícil de dar a su hijo una inyección semanal o de sabor desagradable medicamento, es importante que lo haga – a favor o en su amor a su. Si el niño realmente tiene un problema con un tipo de medicamento, hable con el médico. Él o ella puede recomendar un medicamento diferente o al menos sugerir maneras de hacer de tomar el medicamento un poco más fácil.
•    Considere unirse a un grupo de apoyo. Trate de encontrar a otros padres y niños que se enfrentan a experiencias similares. Le puede ayudar – y su hijo – para saber que no estás solo. La artritis juvenil Alianza (JAA), una organización de miembros de la Fundación de Artritis, tiene grupos de apoyo para las personas con JA y sus familias. La organización también tiene reuniones nacionales en las que las familias pueden aprender lo último sobre enfermedades reumáticas pediátricas, compartir ideas y amistades. Para ponerte en contacto con las Autoridades Aeronáuticas Conjuntas, vea la Fundación de la Artritis en la entrada “¿Dónde puedo encontrar más información acerca de JA?” En la página 27.
•    Tratar al niño lo más normal posible. No corte a su hijo demasiado floja sólo porque él o ella tiene artritis. Demasiado mimar mucho lo que puede mantener a su hijo de ser responsable e independiente y puede causar resentimiento en sus hermanos.
•    Fomentar el ejercicio y la terapia física para el niño. Para muchos jóvenes, el ejercicio y la terapia física juegan un papel importante en la gestión de JA. Los padres pueden hacer arreglos para que los niños participen en las actividades que el médico le recomienda. Durante períodos sin síntomas-, muchos médicos sugieren jugar deportes de equipo o hacer otras actividades. El objetivo es ayudar a mantener las articulaciones fuertes y flexibles, para dar tiempo a jugar con otros niños, y fomentar el desarrollo social adecuado.
•    Trabajar en estrecha colaboración con la escuela de su hijo. Ayuda de la escuela de su niño para desarrollar un plan de clase adecuada, y educar a la maestra de su hijo y compañeros de clase acerca de JA. Para obtener información acerca de Kids on the Block, Inc., un programa que utiliza marionetas para ilustrar cómo la artritis y otras condiciones pueden afectar a la escuela, los deportes, los amigos y la familia, consulte la sección “¿Dónde puedo encontrar más información sobre la artritis juvenil?” En la página 27 . Para obtener más información acerca de las leyes federales que garanticen el acceso a la educación de estudiantes con necesidades especiales, se refieren a la Ley Pública (PL) 93-112, 94-482 PL y PL 99-457. Algunos niños con JA puede estar ausente de la escuela por períodos prolongados y la necesidad de que el maestro enviar tareas a casa. Algunos cambios menores – como tener un juego extra de libros o salir de clase unos minutos antes de llegar a la siguiente clase en el tiempo – pueden ser de gran ayuda. Con la debida atención, la mayoría de los niños progresan normalmente a través de la escuela.
•    Hable con su hijo. Explíquele que conseguir JA es culpa de nadie. Algunos niños creen que JA es un castigo por algo que hicieron. Deje que su niño sepa que está siempre disponible para escuchar y ayudar a él o ella en cualquier forma que pueda.
•    Trabajar con terapeutas o trabajadores sociales. Pueden ayudarle a usted ya su niño a adaptarse más fácilmente a los cambios de estilo de vida JA pueda traer.
Tienen estos niños para limitar las actividades?
Aunque el dolor a veces limita la actividad física, el ejercicio es importante para reducir los síntomas de la artritis juvenil y el mantenimiento de la función y el rango de movimiento de las articulaciones. La mayoría de los niños con JA pueden participar plenamente en las actividades físicas y deportivas seleccionado cuando los síntomas están bajo control. Durante una exacerbación de la enfermedad, sin embargo, el médico puede aconsejar limitar ciertas actividades, en función de las articulaciones afectadas. Una vez que el brote haya terminado, el niño puede empezar sus actividades regulares otra vez.
La natación es particularmente útil porque utiliza muchas articulaciones y músculos sin poner peso sobre las articulaciones. Un médico o fisioterapeuta puede recomendar ejercicios y actividades.
¿Qué son los investigadores que tratan de aprender acerca de la artritis juvenil?
Los científicos están investigando las posibles causas de la artritis juvenil. Los investigadores sospechan que tanto los factores genéticos y ambientales están implicados en el desarrollo de la enfermedad, y que están estudiando estos factores en detalle. Para ayudar a explorar el papel de la genética, el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS) tiene un registro de investigación para las familias en las que dos o más hermanos han JA.
La artritis reumatoide juvenil afecta Sib-pares del Registro se encuentra en el Hospital Centro Médico Infantil de Cincinnati. Fundada en 1994, el registro continuamente las listas de casos nuevos y se actualiza de manera sistemática. El objetivo del registro es la susceptibilidad genética en las familias cuyos hermanos han JA. La investigación actual NIAMS-financiado está buscando los genes que pueden predisponer a las personas a las enfermedades y tal vez ayudar a predecir su resultado. Finalmente, la terapia génica, o terapia basada en el funcionamiento de los genes, puede ser utilizado para tratar enfermedades reumáticas pediátricas mediante el control de la respuesta de los niños a tratamiento o mediante la predicción de que es más probable que respondan a un régimen de tratamiento en particular.
Los investigadores siguen tratando de mejorar los tratamientos existentes para los niños y encontrar nuevos medicamentos que funcionan mejor con menos efectos secundarios. Ese esfuerzo recibió un importante impulso con la aprobación de la Ley de Igualdad en Pediatric Research de 2003, que obliga a las drogas que podría ser utilizada en niños para ser probado en niños. Como resultado del acto, un número creciente de medicamentos se están probando para la seguridad y la eficacia en niños. En consecuencia, los médicos tienen más información sobre los medicamentos adecuados y las dosis a prescribir a sus pacientes pediátricos. (Para obtener información sobre estudios de fármacos específicos en los niños, visite www.clinicaltrials.gov.)
Otras áreas de investigación apoyados por los Institutos Nacionales de Salud son muy variadas e incluyen estudios de las siguientes:
•    las causas y consecuencias de la interrupción del sueño en niños con JA
•    las causas y posibles tratamientos para la anemia que a menudo se produce en niños con enfermedades inflamatorias crónicas, tales como JA
•    la eficacia de los suplementos de calcio al día para aumentar la densidad mineral ósea en niños con JA. Un ensayo aleatorio y controlado de la suplementación con calcio se llevó a cabo entre los niños con JA. El ensayo encontró que la suplementación resultó en un pequeño, pero estadísticamente significativo, aumento en la densidad mineral ósea corporal total, en comparación con un placebo en niños con JA.
•    la seguridad y la utilidad de la combinación de metilprednisolona por vía intravenosa (un corticosteroide) y ciclofosfamida intravenosa (una droga que suprime el sistema inmunitario) en comparación con el tratamiento con metilprednisolona intravenosa sola para los niños con graves sistémica JA
•    el impacto del dolor crónico y recurrente en los niños
•    maneras de limitar el impacto del dolor sobre el funcionamiento de los niños
•    el papel de una sustancia química inflamatoria llamada interleucina-15 (IL-15) en el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el revestimiento del tejido del tejido de las articulaciones. Este aumento en los vasos sanguíneos contribuye al crecimiento excesivo del tejido (llamado pannus) y daños en JA.
•    un ensayo aleatorio y controlado de la eficacia de una combinación de metotrexato, corticosteroides, y etanercept en comparación con el tratamiento estándar de metotrexato en el mantenimiento de la enfermedad inactiva en los niños con poliartritis de nueva aparición.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)