Archivo de la etiqueta: anticuerpos

Síndrome de Sjögren

Síndrome de Sjögren

El síndrome de Sjögren es una enfermedad autoinmune caracterizada por la sequedad de la boca y los ojos. Las enfermedades autoinmunes incluyen la producción anormal de anticuerpos adicionales en la sangre que están dirigidos contra diversos tejidos del cuerpo. El sistema inmune en la dirección equivocada tiende a conducir a la inflamación de los tejidos. Esta enfermedad autoinmune en particular cuenta con la inflamación en las glándulas del cuerpo que son responsables de la producción de lágrimas y la saliva
El síndrome de Sjogren, no está asociada con otra enfermedad del tejido conectivo que se conoce como síndrome de Sjögren primario. El síndrome de Sjögren que también está asociada con una enfermedad del tejido conectivo, como artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico o la esclerodermia, se conoce como el síndrome de Sjögren secundario. La sequedad de ojos y la boca, en pacientes con o sin síndrome de Sjögren, se refiere a veces como síndrome seco.

Causas

Aunque la causa exacta del síndrome de Sjögren no se conoce, existe un creciente apoyo científico a factores genético (hereditario). El fondo genético de los pacientes con síndrome de Sjögren es un área activa de investigación. La enfermedad se encuentra a veces en otros miembros de la familia. También se encuentra más comúnmente en familias que tienen miembros con otras enfermedades autoinmunes, tales como sistémicos lupus eritematoso sistémico, autoinmune enfermedad de la tiroides, el tipo de diabetes, etc. Cerca de 90% de los pacientes con síndrome de Sjögren son mujeres.

Diagnóstico

El diagnóstico de síndrome de Sjögren consiste en tomar nota de las características clínicas de la sequedad de los ojos y la boca. La sequedad significativa de los ojos se puede determinar en el consultorio del médico por la prueba de la capacidad del ojo para mojar una tira de prueba del papel pequeño que se coloca debajo del párpado (la prueba de Schirmer con las tiras de prueba de Schirmer lagrimales). Pruebas más sofisticadas se puede hacer por un especialista en ojos (oftalmólogo).
Las glándulas salivales con síndrome de Sjögren pueden llegar a ser más grande, se endurecen o se vuelven sensibles. La inflamación de las glándulas salivales puede ser detectada por análisis radiológicos salivales de medicina nuclear. Además, la disminución de la capacidad de las glándulas salivales que producen la saliva se puede medir con pruebas de flujo salival. El diagnóstico está fuertemente apoyado por los resultados anormales de una biopsia de tejido de glándula salival.
Las glándulas del labio inferior se utilizan en ocasiones para obtener una muestra de la biopsia del tejido de glándula salival en el diagnóstico de síndrome de Sjögren.
Los pacientes con síndrome de Sjögren se caracterizan por producir una variedad de anticuerpos adicionales contra los tejidos del cuerpo (autoanticuerpos). Estos pueden ser detectados mediante análisis de sangre e incluyen anticuerpos antinucleares (ANA), que están presentes en casi todos los pacientes

Síntomas

Los síntomas del síndrome de Sjögren pueden afectar las glándulas, pero también posibles efectos de la enfermedad a otros órganos del cuerpo (manifestaciones extraglandulares).
Cuando la glándula lacrimal (glándula lagrimal) se inflama por efectos de la enfermedad de Sjögren, produce sequedad del ojo y puede dar lugar a irritación de los ojos, disminución de la producción de lágrimas, una sensación “arenosa”, infección, y abrasión seria de la cúpula del ojo (córnea). La Sequedad en los ojos puede causar infecciones en los ojos. La condición de tener los ojos secos es médicamente conocida como xeroftalmia.
La inflamación de las glándulas salivales puede conducir a la sequedad de boca, dificultad para tragar, caries dentales, enfermedad de las encías, úlceras bucales e inflamación, infección de la glándula parótida en el interior de las mejillas. Los labios secos a menudo acompañan a la sequedad de la boca, es médicamente conocido como xerostomía.
Otras glándulas que se inflaman, aunque con menor frecuencia, en el síndrome de Sjögren, se incluyen los de la mucosa de las vías respiratorias (que conduce a infecciones pulmonares) y la vagina (a veces causa dolor durante el coito o infecciones vaginales recurrentes).
Extraglandulares (fuera de las glándulas) problemas en el síndrome de Sjögren se incluyen la fatiga , dolor en las articulaciones o inflamación (artritis ), fenómeno de Raynaud , inflamación pulmonar, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos y los riñones, los nervios y la enfermedad del músculo. Una rara complicación grave del síndrome de Sjögren es la inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis) que pueden dañar los tejidos del cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento de los pacientes con síndrome de Sjögren se dirige a las áreas particulares del cuerpo que están afectados y la prevención de complicaciones como una infección. No hay cura para el síndrome de Sjögren.
La sequedad de los ojos puede ayudar las lágrimas artificiales, lubricantes para los ojos, ungüentos en la noche, y reducir al mínimo el uso de secadores de pelo. Cuando la sequedad se vuelve más intensa, el oftalmólogo puede cerrar el conducto lagrimal, con el fin de que las lágrimas lubriquen el ojo por más tiempo. El Colirio de ciclosporina (Restasis) está aprobado como gotas medicinales ya que pueden reducir la inflamación de las glándulas lacrimales, mejorando así su función. Los signos de infección en los ojos (conjuntivitis), tales como enrojecimiento o pus o dolor excesivo, debe ser evaluado por el médico. También pueden aliviar la sequedad la linaza.
Hay que tomar muchos líquidos para contrarrestar la boca seca, humidificación del aire, y un buen cuidado dental para evitar la caries dental. Las glándulas pueden ser estimuladas para producir saliva chupando caramelos de limón sin azúcar o con un hisopo de glicerina. Los tratamientos adicionales para el síntoma de boca seca son medicamentos recetados que son estimulantes de la saliva, como pilocarpina (Salagen) y cevimelina (Evoxac). Estos medicamentos deben ser evitados por las personas con ciertas enfermedades cardíacas, el asma o el glaucoma. Muchos de estos tratamientos están disponibles como productos de venta libre, incluyendo pasta de dientes, y enjuague bucal (Biotene). Líquido Numoisyn y pastillas están también disponibles para el tratamiento de la sequedad en la boca. La vitamina E se ha utilizado con cierto éxito. Las infecciones de la boca y los dientes deben tratarse tan pronto como sea posible a fin de evitar complicaciones más severas. Se puede dar masajes en las glándulas parótidas con compresas calientes y húmedas para ayudar a aliviar la hinchazón y el dolor.
Agua salada (salina) y aerosoles nasales pueden ayudar a la sequedad en las fosas de la nariz. El lubricante vaginal debe ser considerado durante el coito si hay problema de sequedad vaginal.
La hidroxicloroquina (Plaquenil) ha sido de gran ayuda para algunas manifestaciones de síndrome de Sjögren, en particular, la fatiga, los músculos y dolores en las articulaciones. Las complicaciones graves del síndrome de Sjögren como vasculitis, pueden requerir medicamentos como inmunosupresión, incluyendo la cortisona (prednisona y otros) y / o azatioprina (Imuran) o ciclofosfamida (Cytoxan).
Las infecciones que pueden complicar el síndrome de Sjögren, se tratan con antibióticos apropiados. El cáncer de los ganglios linfáticos (linfoma), una complicación rara del síndrome de Sjögren, se trata de forma independiente.

Prevención

Dado que el síndrome de Sjögren se sospecha que es hereditaria, no hay manera particular para prevenir el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, la prevención de complicaciones del síndrome de Sjögren, tales como infecciones, irritación de los ojos, etc, se puede lograr utilizando los métodos descritos anteriormente

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Lupus Eritematoso Sistémico (LES o lupus)

Lupus Eritematoso Sistémico

El lupus eritematoso sistémico (LES o lupus) es una enfermedad autoinmune crónica que afecta al tejido conjuntivo, caracterizada por inflamación y daño de tejidos mediado por el sistema inmunitario, específicamente debido a la unión de anticuerpos a las células del organismo y al depósito de complejos antígeno-anticuerpo.
El lupus puede afectar cualquier parte del organismo, aunque los sitios más frecuentes son el aparato reproductor, las articulaciones, la piel, los pulmones, los vasos sanguíneos, los riñones, el hígado (el primer órgano que suele atacar) y el sistema nervioso. El curso de la enfermedad es impredecible, con periodos de crisis alternados con remisión.

Causas

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmunitaria, lo que significa que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error al tejido sano. Esto lleva a que se presente inflamación prolongada (crónica).
La causa subyacente de las enfermedades autoinmunitarias no se conoce completamente.
El lupus eritematoso sistémico puede ser leve o tan grave como para causar la muerte.
La enfermedad es mucho más común en mujeres que en hombres y puede presentarse a cualquier edad, pero aparece con mayor frecuencia en personas cuyas edades están comprendidas entre los 10 y 50 años. Las personas de raza negra y las asiáticas resultan afectadas con más frecuencia que las personas de otras razas.
El LES puede también ser causado por ciertos fármacos. Para mayor información sobre esta causa del LES, ver el artículo sobre lupus eritematoso inducido por medicamentos.

Síntomas

Los síntomas varían de una persona a otra y pueden aparecer y desaparecer. Casi todas las personas con LES padecen hinchazón y dolor articular. Algunas desarrollan artritis. Las articulaciones frecuentemente afectadas son los dedos de las manos, las manos, las muñecas y las rodillas.
Otros síntomas comunes abarcan:
  • Dolor torácico al respirar profundamente
  • Fatiga
  • Fiebre sin ninguna causa
  • Malestar general, inquietud, sensación de indisposición (malestar)
  • Pérdida del cabello
  • Úlceras bucales
  • Sensibilidad a la luz solar
  • Erupción cutánea, en forma de “mariposa” en las mejillas y el puente nasal que afecta a aproximadamente la mitad de las personas con LES. La erupción empeora con la luz solar y también puede ser generalizada.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
Otros síntomas dependen de qué parte del cuerpo esté afectada:
  1. Cerebro y sistema nervioso: dolores de cabeza, entumecimiento, hormigueo, convulsiones, problemas de visión, cambios de personalidad.
  2. Tubo digestivo: dolor abdominal, náuseas y vómitos.
  3. Corazón: ritmos cardíacos anormales (arritmias).
  4. Pulmón: expectoración con sangre y dificultad para respirar.
  5. Piel: color desigual de la piel, dedos que cambian de color cuando hace frío (fenómeno de Raynaud).
Algunos pacientes sólo tienen síntomas cutáneos. Esto se denomina lupus eritematoso discoide.

Diagnóstico

A causa de la amplia variedad de síntomas el diagnóstico, a menudo, es difícil y requiere la perspicacia del médico que ve inicialmente al paciente. Entre las manifestaciones típicas del LES se incluyen:
  • Erupción en las mejillas con aspecto de “alas de mariposa”
  • Erupción cutánea en las zonas expuestas al sol
  • Ulceras en el paladar y en las fosas nasales
  • Artritis de una o más articulaciones
  • Inflamación de riñón
  • Afectación del sistema nervioso incluyendo convulsiones, desordenes mentales o accidentes vasculares
  • A menudo pueden verse fiebre, adelgazamiento, pérdida del cabello, problemas circulatorios en los dedos de las manos y de los pies, dolor en el pecho al caminar o con la inspiración profunda o dolor abdominal.
Las pruebas de laboratorio son determinantes para establecer el diagnóstico de LES: un número disminuido de glóbulos blancos, anemia, disminución en el número de plaquetas, anomalías en análisis de orina, disminución de las proteínas del complemento y presencia de anticuerpos que no se encuentran en las personas sanas, son datos importantes. En especial, los anticuerpos antinucleares (ANA) son casi siempre positivos en el LES.
A veces el diagnóstico preciso se retrasa porque la enfermedad puede evolucionar gradualmente.

Tratamiento

El tratamiento del LES depende de las manifestaciones clínicas y de la actividad de la enfermedad en cada momento. Un diagnóstico precoz y preciso, el mejor conocimiento de las anomalías inmunológicas en el LES y diversos ensayos terapéuticos, han contribuido a mejorar el tratamiento de los pacientes con Lupus.
Las revisiones médicas periódicas y los controles analíticos son importantes para monitorizar el LES. El tratamiento medicamentoso debe individualizarse para cada paciente, dependiendo de sus problemas particulares y de la gravedad de su enfermedad.
• Cuando solo existe una discreta inflamación articular, puede ser suficiente      el empleo de los llamados antiinflamatorios no esteroideos.
• Los fármacos más importantes en el tratamiento del LES son los                            corticoesteroides, empleados adecuadamente y bajo un estrecho control        del médico o el reumatólogo.
• Los medicamentos antipalúdicos (empleados contra la malaria o                          paludismo) como la Hidroxicloroquina (Dolquine, Plaquenil ó Plaquinol) o      Difosfato de Cloroquina, reducen la actividad del LES y están especialmente    indicados en las manifestaciones cutáneas y articulares.
• El LES grave puede requerir tratamiento con drogas inmunosupresoras            como Azatioprina y Ciclofosfamida.
A menudo la enfermedad pasa por períodos quiescentes o de escasa o nula actividad, durante los cuales puede reducirse, o incluso suspenderse, la medicación.
El Lupus Eritematoso Sistémico es una enfermedad que origina un amplio espectro de problemas y, a menudo, afecta a órganos internos entre los que se incluyen el riñón, los pulmones y el corazón, y que debe ser manejada por un médico especialista en Reumatología o Medicina Interna, con experiencia en el manejo de las distintas medicaciones disponibles para tratarlo.
Aunque en general es crónica, es importante recordar que el LES es una enfermedad que pasa por períodos de escasa o nula actividad, en los que puede no hacer falta la medicación y en los que se podrá hacer una vida normal.
El Lupus Eritematoso inducido por medicamentos tiene un mejor pronóstico, ya que mejora al retirar la causa.

Prevención

La enfermedad en sí no tiene prevención. Para evitar las reagudizaciones, evite el sol.
Sea consciente de los riesgos de tomar medicamentos que se sabe causan esta reacción. Si los síntomas comienzan a aparecer, consulte con el médico.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: -1 (from 1 vote)

Amigdalitis o anginas

Amigdalitis o anginas

La amigdalitis o anginas es la inflamación de una amígdala palatina o ambas (masas de tejidos ovales, carnosos, grandes que están en la pared lateral de la orofaringe a cada lado de la garganta). Estas agrupaciones de tejido contienen las células que producen anticuerpos útiles en la lucha contra la infección.

Causa

La causa más frecuente de la amigdalitis son las infecciones por virus o bacterias.
Infecciones bacterianas y virales son las principales causas de la amigdalitis. Las amígdalas tienen como función principal de proporcionar inmunidad al organismo mediante la producción de anticuerpos durante una invasión de virus o bacterias en el cuerpo. Las células de glóbulos blancos presentes en las amígdalas ayudan a luchar contra los organismos infecciosos.
Las causas más comunes son las infecciones causadas por:
* Las bacterias de Streptococcus
* Staphylococcus y bacterias
* Los virus.
El grupo A bacterias estreptocócicas es el organismo principal responsable causal para la amigdalitis y puede lleva a la faringitis.
Adenovirus causas de la amigdalitis viral.
La amigdalitis en los niños menores de dos años está causada por virus. En los niños de mayor edad, aunque la mayor parte siguen siendo causadas por virus, comienzan a intervenir también las bacterias.
La amigdalitis puede aparecer en cualquier época del año pero son más frecuentes en los meses de invierno.

Síntomas

*Dificultad para tragar es el principal problema asociado a la amigdalitis.
* Dolor de garganta severo es otro síntoma principal de la amigdalitis.
*Dolor de oído.
*Dolor de cabeza.
*Dolor de garganta que dura más de 48 horas y puede ser fuerte.
*Sensibilidad de la mandíbula y la garganta.
*Cambios y/o pérdida de la voz.
* Fiebre y escalofríos origen en infección de las amígdalas y la inflamación.
* Tos seca, dolor de cabeza, dolor de músculos son los mismos síntomas de la    amigdalitis.
* La amigdalitis bacteriana puede mostrar erupción de la piel en algunas personas.
* Amigdalitis viral pueden tener síntomas tales como secreción nasal y síntomas del resfriado común.

Diagnóstico

El diagnóstico de la amigdalitis es fácil de dar, porque al abrir la boca y explorarla se nota que las amígdalas han crecido y están enrojecidas y en ocasiones se pueden observar también secreción amarillenta o que están cubiertas por una película blancuzca.
Se logran ver bien, cuando el médico presiona la lengua hacia abajo con un palito desechable, llamado “abatelenguas” y con ayuda de una lamparita puede observar el estado de las anginas y determinar el grado de complicación existente.
Si la amigdalitis se presenta con mucha frecuencia o afecta a los demás miembros de la familia, es necesario realizar un examen de laboratorio que consiste en tomar una muestra de la secreción de las anginas, utilizando un palito con algodón en la punta. Este estudio se llama exudado faríngeo y permite detectar el tipo de bacteria o virus que está provocando la enfermedad.

Tratamiento

* Antibióticos
* Si no se trata la amigdalitis puede causar infección del tracto respiratorio superior e inferior de infección de las vías respiratorias.
* Aliviar el dolor de las amígdalas es el objetivo principal del tratamiento.
* Los antibióticos como la eritromicina y claritromicina son ampliamente utilizados. La penicilina y las cefalosporinas son la buena elección de los medicamentos usados para tratar la amigdalitis.
* Amigdalitis crónica puede necesitar la extirpación quirúrgica de las amígdalas y se llama amigdalotomía.
El tratamiento específico será determinado por su médico, o médicos basándose en lo siguiente:
•    La edad del paciente, su estado general de salud y su historia médica.
•    Que tan avanzada está la enfermedad.
•    Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
•    La tolerancia del paciente a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
•    La opinión o preferencia del paciente (o de su familia).
•    La causa de la infección.

Amigdalectomía

La cirugía de las amígdalas es necesaria cuando el tratamiento de la amigdalitis recurrente con medicamentos y otras medidas de soporte no es eficaz. Se suele realizar junto con la adenoidectomía (extirpación de las vegetaciones adenoideas). Las principales indicaciones de amigdalectomía son:
1.    Cuando el gran tamaño de las amígdalas junto con el de las adenoides interfiere con la respiración provocando pausas de apnea durante el sueño.
2.    Cuando hay infecciones recurrentes de garganta. Si en un periodo de 2 años, un niño ha tenido de 3 a 5 brotes de amigdalitis anuales, el especialista ORL podría valorar la posibilidad de una amigdalectomía
3.    Cuando con anterioridad se ha tenido un absceso periamigdalar.
4.    Cuando la amigdalitis es causa de convulsiones febriles.
Procedimientos
Suele aparecer en epidemias, principalmente en niños menores a 18 meses de edad, con incidencia máxima en lactantes menores de 6 meses. La incidencia anual durante el primer año de vida se estima en 11 casos/100 niños.
•    Antes de la intervención se hace un estudio preoperatorio.
•    Las ocho horas anteriores a la intervención el niño debe permanecer en ayunas.
•    La amigdalectomía se hace bajo anestesia general, en un quirófano, con un anestesista que monitoriza en todo momento las constantes vitales del niño. La intervención dura alrededor de unos 20 minutos.
•    El cirujano extrae las amígdalas del niño a través de la boca, sin realizar incisiones en la piel. La operación se realizará con instrumentos específicos, que disecan las amígdalas extrayéndolas del lecho amigdalar. El sitio de donde las amígdalas han sido extraídas cicatriza por sí mismo en 10-14 días.
•    En la mayoría de los casos el tiempo de estancia en el hospital es de 5 a 10 horas. Niños menores de 3 años o con enfermedades crónicas permanecerán en el hospital al menos 24 horas. Al alta el otorrinolaringólogo indicará tratamiento antibiótico y analgésico.
Cuidados
Tras la operación de amígdalas, aparecen en la zona de la intervención unas costras blanquecinas. Estas costras no son signo de infección, sino la evolución normal de la cicatrización de la mucosa faríngea. Se debe tener mucho cuidado en que estas costras no se desprendan bruscamente para evitar el sangrado. Por ello, es conveniente:
•    Reposo relativo tras la amigdalectomía, evitando los ejercicios bruscos.
•    Evitar las maniobras en la boca que puedan llevar al desprendimiento de las costras (higiene dental posterior, colutorios enérgicos, etc.)
•    Seguir una dieta blanda fría durante dos días, que luego se hará tibia hasta pasado el séptimo día en que se comenzará con dieta normal.
•    Hay medicamentos como la aspirina que interfieren con la coagulación, procurar evitarlos antes y después de la intervención.
Riesgos
1.    Riesgo anestésico, igual que cualquier otra operación. Afortunadamente, gracias a las medidas de control y los nuevos fármacos anestésicos, este riesgo es mínimo.
2.    Sangrado del lecho amigdalar. Se puede producir inmediatamente tras la intervención o alrededor del séptimo día de la operación, cuando la escara que cubre la zona operada se cae. Está complicación puede minimizarse siguiendo las recomendaciones de su otorrinolaringólogo para el postoperatorio. Cuando la hemorragia ocurre la mayoría de las veces es escasa y cesa espontáneamente.
3.    Dolor intenso de garganta durante la deglución, a menudo irradiado a oídos. Es pasajero y suele responder al tratamiento analgésico.
4.    La amigdalectomía no parece influir de forma negativa en la respuesta inmune (defensas) del organismo. La función de las amígdalas es suplida íntegramente por el resto de los tejidos linfáticos del organismo.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)