Archivo de la etiqueta: ampollas

Pénfigo Vulgar

Pénfigo vulgar

El pénfigo vulgar es una enfermedad dermatológica sistémica grave que afecta las membranas mucosas de la boca y la piel. Se manifiesta como ampollas grandes y frágiles llenas de un fluido claro. Es la forma más común de pénfigo en los Estados Unidos. En la mayoría de los casos, las ampollas aparecen primero en la boca. Estas pueden ser dolorosas pero casi nunca causan picor ni dejan cicatrices.

Causas

El pénfigo vulgar se debe a la unión de inmunoglobulinas de la clase G a antígenos de los desmosomas epidérmicos. La prueba de inmunofluorescencia para IgG es positiva en la gran mayoría de los pacientes. En ocasiones, el pénfigo aparece debido a reacciones a medicamentos, aunque esto es raro. El pénfigo puede ser un efecto secundario de medicamentos para la presión sanguínea (inhibidores ECA) o agentes quelantes (medicamentos como la penicilamina que elimina ciertos materiales de la sangre).
Normalmente, el sistema inmunitario produce anticuerpos que atacan los virus y las bacterias dañinas. En el caso del pénfigo, los anticuerpos atacan las células sanas de la piel y de las mucosas, teniendo omo resultado:
• Las células de la piel se separan unas de otras
• Se acumula líquido entre las capas de la piel
• Aparecen ampollas que pueden cubrir grandes áreas de la piel.
No se conoce la causa de este ataque del sistema inmunitario. El pénfigo no es contagioso. Tampoco parece ser hereditario. Pero los genes de algunas personas los hacen más vulnerables al pénfigo.

Síntomas

En la mayoría de los pacientes el primer signo del pénfigo son lesiones de la cavidad oral. Las lesiones pueden ser bastante grandes y tienen tendencia a esparcirse hacia la periferia, las erosiones tienden a desarrollar exceso de tejido de granulación y costras.
Este padecimiento es muy molesto, el paciente tiene dolor y la imposibilidad de alimentarse adecuadamente.
Aproximadamente, 50 de cada 100 personas con esta afección desarrolla primero ampollas dolorosas y úlceras en la boca, seguidas de ampollas en la piel. Las úlceras cutáneas pueden aparecer y desaparecer.
Estas úlceras cutáneas pueden drenar, supurar, formar costras, se pelan o se desprenden fácilmente. Pueden estar localizadas en la boca, sobre el cuero cabelludo, en el tronco u otras áreas de piel

Diagnóstico

Para confirmar el diagnóstico se pueden utilizar algunos estudios como:

  1. Una biopsia de la lesión cutánea,  muestra separación de las células epiteliales una de otra. La biopsia de piel generalmente se hace para confirmar el diagnóstico.
  2. Un examen del tejido de la biopsia con inmunofluorescencia confirma la presencia del pénfigo.
  3. La piel se separa fácilmente cuando la superficie cutánea no afectada se frota de lado a lado con un hisopo o aplicador de algodón o con el dedo. Esto se denomina signo de Nikolsky positivo.

Tratamiento

Es tratable con medicamentos. Se utilizan dosis altas de medicamentos antiinflamatorios (corticoesteroides) para controlar el sistema inmunitario. Estos medicamentos se pueden tomar por vía oral o se pueden inyectar. También se puede poner crema corticoesteroide en las ampollas.
Se pueden usar otros medicamentos, tales como Inmunodepresores, que se usan para controlar el sistema inmunitario. De igual manera los antibióticos para tratar las infecciones. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios importantes. El médico le podrá explicar cuáles son los efectos secundarios de sus medicamentos. También hágale saber a todos los médicos que lo atienden qué medicamentos está tomando.
Si usted toma corticoesteroides, es posible que necesite llevar una dieta baja en grasas, calorías y sodio (sal); asimismo, dieta rica en potasio y calcio.
Las llagas y las ampollas podrían tardar meses y hasta años en desaparecer. Las llagas en la boca tardan más en sanar, así que debe evitar las comidas duras, picantes o ácidas.

Prevención

El Pénfigo vulgar no se puede prevenir, pero sí se puede dar las siguientes recomendaciones para su control.
Para controlar el pénfigo, es necesario realizar una terapia en todo el cuerpo (sistémica) y ésta debe iniciarse lo más temprano posible. El tratamiento sistémico abarca corticosteroides, medicamentos que contengan oro, un antiinflamatorio llamado dapsona y medicamentos que inhiban el sistema inmunitario (como azatioprina, metotrexato, ciclosporina, ciclofosfamida o mofetil micofenolato). Sin embargo, los efectos secundarios de la terapia sistémica son una complicación mayor.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.5/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Varicela

La varicela una vez era considerado un rito de paso para la mayoría de los niños. Antes de que la vacuna estuviera disponible, aproximadamente 4 millones de niños en los Estados Unidos Estados Estados contraído varicela cada año, y cerca de 11.000 personas fueron hospitalizadas y cerca de 100 personas murieron cada año por infecciones de varicela. Gracias a la vacuna, el número de casos y hospitalizaciones ha disminuido considerablemente.

Sin embargo, cuando se produce la varicela, es muy contagiosa entre las personas que no son inmunes. La mayoría de la gente piensa de la varicela como una enfermedad leve – y, para la mayoría, lo es. Pero, no hay forma de saber qué niño o adulto infectado desarrollará un caso grave.

Afortunadamente, la vacuna contra la varicela es una manera segura y efectiva para prevenir la varicela y sus posibles complicaciones.
Los signos más conocidos de la varicela son:

* Una erupción roja, picante que en un principio puede parecer picaduras de insectos
* Pequeño, ampollas llenas de líquido que se revientan y forman costras

La erupción de la varicela se produce en tres etapas. En primer lugar, hay protuberancias de color rosado o rojo (pápulas). Estas protuberancias se convierten en ampollas llenas de líquido (vesículas). Y, por último, las vesículas se forman costras y la sarna. Es posible que estas tres etapas se puede producir a la vez.

La erupción puede ser precedido o acompañado por:

* Fiebre
* El dolor abdominal o pérdida del apetito
* Leve dolor de cabeza
* Sensación general de malestar y molestia (malestar) o irritabilidad
* Una tos seca
* Dolor de cabeza

Los sitios comunes de este trastorno pueden incluir la cara, cuero cabelludo, el pecho y la espalda. La erupción también puede propagarse a través de su cuerpo entero, incluso dentro de su garganta, los ojos y la vagina. Nueva manchas siguen apareciendo durante varios días. En niños sanos, la enfermedad suele ser leve.

Cuándo consultar a un médico
Si usted sospecha que usted o su hijo tiene varicela, consulte con su médico. Él o ella puede diagnosticar fácilmente una varicela, examinando la erupción característica y al notar la presencia de síntomas que la acompañan. Su médico también puede recetar medicamentos para disminuir la severidad de la enfermedad y tratar las complicaciones, si es necesario. Asegúrese de llamar con anticipación para una cita, para evitar la espera y, posiblemente, infectar a otras personas en una habitación llena de gente esperando.

También, asegúrese de informarle a su médico si presenta cualquiera de estas complicaciones se producen:

* La erupción se extiende a uno o ambos ojos.
* La erupción se pone muy roja, caliente o sensible, lo que indica una posible infección secundaria bacteriana de la piel.
* La erupción se acompaña de mareos, desorientación, palpitaciones, dificultad para respirar, temblores, pérdida de coordinación muscular, empeoramiento de la tos, vómitos, rigidez en el cuello o una fiebre de más de 103 F (39,4 C)

La varicela (varicela) vacuna es la mejor manera de prevenir la varicela. Los expertos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que la vacuna proporciona protección completa contra el virus durante casi 90 por ciento de los niños que la reciben. Cuando la vacuna no ofrece protección completa, significativamente reduce la severidad de la enfermedad.

La vacuna contra la varicela (Varivax) se recomienda para:

* Los niños pequeños. En los Estados Unidos, los niños reciben dos dosis de la vacuna contra la varicela – la primera entre las edades de 12 y 15 meses y la segunda entre los 4 y 6 años – en el marco del programa de inmunización infantil de rutina. La segunda dosis se añadió al calendario de vacunación en 2007.
* No vacunados los niños mayores. Los niños de 7 a 12 años que no han sido vacunados deben recibir dos dosis para ponerse al día de la vacuna contra la varicela, al menos tres meses de diferencia. Los niños mayores de 13 años que no hayan sido vacunados también deben recibir dos dosis para ponerse al día de la vacuna, por lo menos cuatro semanas de diferencia.
* Adultos no vacunados que nunca han tenido varicela, pero tienen un alto riesgo de exposición. Esto incluye a los trabajadores de atención de salud, maestros, empleados de cuidado de niños, viajeros internacionales, el personal militar, los adultos que viven con niños pequeños y todas las mujeres en edad fértil. Los adultos que nunca han tenido varicela o han sido vacunados por lo general reciben dos dosis de la vacuna, de cuatro a ocho semanas de diferencia. Si usted no recuerda si ha tenido varicela o la vacuna, un análisis de sangre puede determinar su inmunidad.

Si usted ha tenido varicela, no necesita la vacuna. Un caso de la varicela por lo general hace que la persona sea inmune al virus de por vida. Es posible contraer una varicela más de una vez, pero esto no es común.

La vacuna no está aprobada para:

* Las mujeres embarazadas
* Las personas con sistema inmunológico debilitado, como aquellas con VIH o personas que reciben medicamentos inmunosupresores
* Las personas alérgicas a la gelatina o al antibiótico neomicina

Hable con su médico si tiene dudas sobre su necesidad de la vacuna. Si usted está pensando en quedarse embarazada, consulte con su médico para asegurarse de que está al día en sus vacunas antes de concebir un niño.

¿Es seguro y eficaz?
Los padres suelen preguntarse si las vacunas son seguras. Desde que llegó a estar disponible, los estudios han continuado demostrando la vacuna es segura y eficaz. Los efectos secundarios son generalmente leves e incluyen enrojecimiento, dolor, hinchazón y, en raras ocasiones, pequeñas protuberancias en el sitio de la inyección

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Herpes en los labios

Mejor conocido como fuego labial, se trata de una infección altamente contagiosa provocada por el virus del herpes simple. Produce pequeñas ampollas en forma de racimos en la boca, a su alrededor o cerca de los orificios de la nariz, las cuales producen dolor, ardor y picazón. Este tipo de virus se adquiere desde la infancia, permanece latente en el organismo y puede activarse como resultado del estrés, fuerte golpe en la boca y quemaduras ocasionadas por los rayos solares.

Causas

* Se contagia a través de secreciones bucales.
* Puede producirse si una persona se golpea la boca, tiene fiebre o sufre quemaduras por los rayos solares.
* Disminución de las defensas del organismo cuando hay resfriado, estrés y fatiga.
* Algunos cosméticos labiales.

Síntomas

* Picazón, ardor y dolor en la parte afectada.
* Aparición de pequeñas ampollas llenas de líquido en los labios, su contorno o cerca de los orificios nasales.

Diagnóstico

* Se realiza de acuerdo con las características de la erupción de ampollas en la boca, las cuales se diferencian claramente de los brotes ocasionados por otro tipo de infecciones o alergias.

Prevención

* No debe besarse a una persona que tenga fuegos labiales. -No deben compartirse objetos personales como pañuelos, toallas o cubiertos.
* No usar cosméticos labiales viejos ni prestados.
* Evitar la exposición solar sin la protección adecuada y controlar el estrés. Puede recurrirse a tranquilizantes naturales e infusiones de hierbas.
* Si se tiene sensación de ardor y picazón en la boca, contorno o cerca de los orificios nasales, y todavía no aparece alguna ampolla, puede prevenirse su surgimiento si se aplican pomadas indicadas para tratar el problema.
* Si el fuego ya está presente no deben reventarse las ampollas ni arrancarse las costras, porque la infección puede extenderse a otras zonas.

Tratamiento

* Debe mantenerse limpia y seca el área afectada.
* Se recomienda la aplicación de cremas y pomadas de venta libre que ayudan a inhibir o acelerar la evolución natural de las ampollas.
* Si se complica la infección y dura más de una o dos semanas, es necesario consultar al dermatólogo.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)