Archivo de la categoría: Salud Vascular

Arteriosclerosis

Arteriosclerosis

ArteriosclerosisLa arteriosclerosis se produce cuando los vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes desde el corazón hasta el resto del cuerpo (arterias) se vuelven gruesas y rígidas, restringiendo el flujo sanguíneo a los órganos y tejidos. Las arterias sanas son flexibles y elásticas pero con el tiempo las paredes de las arterias pueden endurecerse.
La arteriosclerosis es una forma de enfermedad cardiovascular y se confunde a menudo con otro tipo de enfermedad cardiovascular llamada ateroesclerosis. Los principales factores de riesgo para la arteriosclerosis son la edad, el sexo, la presión arterial alta, colesterol alto, tabaquismo y diabetes.

Causas

Por lo general, este problema no se detecta hasta que no se produce el infarto de miocardio o el ictus cerebral. A la hora de diagnosticar esta enfermedad es importante sospechar su existencia cuando el paciente presenta varios factores de riesgo cardiovascular, por ejemplo si se trata de un fumador con el colesterol elevado y sobrepeso.
En relacion a los problemas circulatorios de los miembros inferiores, el diagnóstico suele basarse en una historia clínica bien detallada. Ante la presencia de dolor con el ejercicio, que se alivia con el reposo y que reaparece al retomarse la actividad, es fácil sospechar que el problema de base es la arteriosclerosis. Una forma sencilla de confirmarlo es medir la presión arterial en un brazo, así como en el tobillo del mismo lado; cuando existe una diferencia entre ambos valores, de forma que la presión en el tobillo es menor que la del brazo, esto suele significar que las arterias a nivel de la pierna se encuentran estrechadas por la arteriosclerosis.

Síntomas

Generalmente aparecen primero a nivel de las piernas o los pies. Cuando las arterias principales se estrechan disminuye el riego sanguíneo en estas zonas, y suele manifestarse característicamente como un dolor en las piernas cuando se camina continuadamente unos 100 o 200 metros. Esto se debe a que al iniciar la actividad física los vasos más pequeños asumen el aporte de sangre, pero posterior inmediato se necesita de un aporte mayor, lo que depende de vasos más importantes que, en este caso, se encuentran afectados por la arteriosclerosis, la necesidad no se satisface y se origina el dolor. Cuando se detiene la actividad el dolor desaparece casi al instante para volver a instaurarse si se continúa la actividad. A este conjunto de síntomas, dolor, reposo, y de nuevo dolor, se le conoce como claudicación intermitente, y es una forma muy típica de manifestación de la arteriosclerosis. También se manifiesta cuando algunos de los vasos sanguíneos quedan totalmente ocluidos. Si esta obstrucción se produce de forma paulatina se pueden formar nuevos circuitos vasculares que rieguen esa zona, aunque de manera más precaria. La circulación arterial deficiente reduce la sensibilidad al calor o al frío, incluso a la presión, por lo que los pies se vuelven más vulnerables a los traumatismos menores e infecciones.

Diagnóstico

Entre las pruebas diagnósticas que pueden realizarse para obtener un diagnóstico de la arteriosclerosis más certero destacan la ecografía, el eco-doppler o la angiografía. Con estas pruebas se puede determinar a qué nivel se encuentra la oclusión arterial, y valorar la necesidad o no de tratamiento quirúrgico.

Tratamiento

Está basado en la modificación del estilo de vida. El uso de fármacos e incluso la cirugía solo cuando sea necesario.
En la actualidad no existe ningún tratamiento médico que haya demostrado su efectividad para curar la arteriosclerosis. Los fármacos que el médico receta a los pacientes suelen ir encaminados al tratamiento de alteraciones específicas, como la hipertensión arterial, la hipercolesterolemia, la diabetes.
Si el paciente presenta manifestaciones clínicas a nivel de circulación de las piernas se puede utilizar ácido acetilsalicílico, u otro analgésico con actividad antiinflamatoria similar. Si no se produce ninguna mejora con las modificaciones en el estilo de vida, se pueden prescribir fármacos como la pentoxifilina, que ayudan a mejorar la circulación sanguínea.
Cirugía y otros tratamientos intervencionistas
Cuando una de las arterias principales de la pierna queda ocluida puede ser necesaria la intervención quirúrgica. Entre las técnicas quirúrgicas más empleadas está la denominada angioplastia con balón.
Consiste en la introducción de un catéter que consta de un globo en su extremo, que se hincha una vez localizada la obstrucción, abriéndose de esta forma la luz del vaso ocluido. Otro tipo de técnicas se basa en el uso del láser y otros dispositivos para abrir las arterias obstruidas.
La cirugía propiamente dicha se reserva para aquellos pacientes que tienen dolor, dificultades para caminar, alteraciones en la piel debido a la isquemia o riesgo elevado de amputación. La técnica consiste en abrir la arteria y limpiarla del material ocluyente, o bien realizar un by-pass o puenteo del vaso obstruido al derivar la circulación por un vaso sanguíneo artificial.

Prevención

Evitar todos aquellos factores de riesgo cardiovascular que se pueden controlar, estableciendo un estilo de vida saludable es, además, la mejor forma de prevenir el desarrollo de arteriosclerosis.
Lo mejor es reducir al máximo los factores que puedan suponer un daño a los vasos sanguíneos, para evitar así la aparición de la arteriosclerosis. Para conseguirlo, es importante tener en cuenta:

  • Dieta: Una alimentación saludable, que evite las grasas animales y contribuya a alcanzar y mantener un peso apropiado, es imprescindible para prevenir el depósito de grasas en las paredes vasculares y la consecuente disminución del calibre arterial. Una dieta equilibrada ayudará, además, a combatir la obesidad, que está asociada a otros trastornos como la diabetes, la hipertensión, o la hipercolesterolemia, que son factores de riesgo para desarrollar arteriosclerosis.
  • Actividad física: Es un punto fundamental a la hora de reducir el riesgo cardiovascular y mejorar el estado del sistema circulatorio. Basta con realizar un ejercicio moderado, pero diario, y preferiblemente tipo aeróbico como caminar a paso rápido, nadar o ir en bicicleta.
  • Alcohol y tabaco: Evitar cualquier hábito nocivo como el tabaquismo y el consumo de alcohol. Los fumadores son especialmente propensos a la arteriosclerosis, porque fumar reduce la cantidad de oxígeno que circula por la sangre y favorece el depósito de grasa en las arterias. El abandono de estos hábitos puede frenar e incluso mejorar la circulación en las personas afectadas por este problema.
  • El estrés: Se ha visto que el estrés también influye negativamente en el estado de las arterias. Un estilo de vida sin tensiones y libre de estrés contribuye al buen funcionamiento de los vasos sanguíneos.
  • Hipertensión arterial: Es uno de los factores de riesgo fundamentales que es imprescindible vigilar, ya que la hipertensión arterial produce un daño muy importante en las paredes arteriales que, favorece la aparición de arteriosclerosis. El control estricto de las cifras tensionales es una buena forma de prevenir este trastorno.
  • Cuidado de los pies: En el caso de enfermedad vascular en miembros inferiores hay que tener en cuenta ciertos aspectos en el cuidado diario de los pies. Se usará siempre un calzado del tamaño apropiado, y las pequeñas heridas y rozaduras se tratarán con mucha más atención que en condiciones normales, debido a la lenta cicatrización que tienen estos pacientes y al riesgo aumentado de infección.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Estenosis mitral

Estenosis mitral

La estenosis mitral es una enfermedad valvular cardiaca caracterizada por el estrechamiento del orificio de la válvula mitral del corazón

Causas

Casi todos los casos de estenosis mitral se deben a la enfermedad en el corazón, secundaria a la fiebre reumática y la consiguiente enfermedad reumática del corazón. Causas poco frecuente de la estenosis mitral son la calcificación de las valvas de la válvula mitral y como una forma de cardiopatía congénita; sin embargo, no son las causas principales de la estenosis mitral que emanan de una hendidura de la válvula mitral.
Otras causas son la endocarditis infecciosa en las vegetaciones pueden aumentar el riesgo de estenosis. Es la enfermedad valvular cardiaca más común en el embarazo

Síntomas

Los síntomas de la estenosis mitral incluyen:

  • Insuficiencia cardíaca síntomas, como disnea de esfuerzo , ortopnea y disnea paroxística nocturna (PND)
  • Palpitaciones
  • Dolor en el pecho
  • Hemoptisis
  • Tromboembolismo en etapas posteriores, cuando el volumen de la aurícula izquierda aumenta o se dilata. Este último conduce a aumentar el riesgo de fibrilación auricular que aumenta el riesgo de estancamiento de la sangre, aumentando el riesgo de coagulación.
  • La ascitis, edema y hepatomegalia (si el lado derecho insuficiencia cardiaca se desarrolla)

Los síntomas aumentan con el ejercicio y el embarazo

  • Fatiga
  • Emaciación (debilidad)

Diagnóstico

Examen físico

A la auscultación de un individuo con estenosis mitral, el primer ruido cardíaco es inusualmente fuerte y puede ser palpable (tocando la punta del latido) por causa de fuerza mayor en el cierre de la válvula mitral. El primer sonido del corazón es tomado por el cierre mitral y tricúspide de las válvulas de cierre. Estos son normalmente sincrónicos y los sonidos se denominan M1 y T1 respectivamente. M1 es mayor en la estenosis mitral, puede ser la señal más prominente.
La enfermedad avanzada puede presentar signos de insuficiencia cardíaca derecha, como tirón paraesternal, distensión yugular venosa, hepatomegalia, ascitis y / o hipertensión pulmonar, este último a menudo se presenta con un fuerte P2
Casi todos los signos aumentar con el ejercicio y el embarazo.

Otros signos periféricos incluyen:
• Malar ras – debido a la contrapresión y la acumulación de dióxido de carbono (CO2). El CO2 es un vasodilatador natural.
• Fibrilación auricular – pulso irregular y pérdida de la onda de la presión venosa yugular
• Paraesternal izquierda – presencia de hipertrofia ventricular derecha por hipertensión pulmonar

Ecocardiografía

En la mayoría de los casos, el diagnóstico de la estenosis mitral es más fácil a través de una ecocardiografía, que muestra agrandamiento de la aurícula izquierda, la válvula mitral calcificada de espesor y con un orificio estrecho y “boca de pez” en forma y signos de insuficiencia ventricular derecha en la enfermedad avanzada. Puede también mostrar una disminución en la apertura de las valvas de la válvula mitral, y una mayor velocidad del flujo sanguíneo durante la diástole.

Cateterismo cardíaco cámara
Otro método para medir la gravedad de la estenosis mitral es la cámara de cateterismo simultánea izquierda y derecha. El cateterismo cardíaco derecho (comúnmente conocido como Swan-Ganz) le da al médico la medida de la presión capilar pulmonar, lo cual es un reflejo de la presión de la aurícula izquierda. El cateterismo izquierdo del corazón, por otro lado, da la presión en el ventrículo izquierdo. Tomando simultáneamente estas presiones, es posible determinar el grado entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo durante el diástole ventricular, que es un marcador de la gravedad de la estenosis mitral. Este método de evaluación de la estenosis mitral tiende a sobreestimar el grado de estenosis mitral, debido al intervalo de tiempo en los trazados de presión visto en la cateterización cardiaca derecha y el descenso lento y visto en los trazados de cuña.

Otras técnicas de diagnóstico
La radiografía de tórax también puede ayudar en el diagnóstico que muestra dilatación de la aurícula izquierda.
La electrocardiografía puede mostrar mitrale P, es decir, ondas P anchas, con muescas en las derivaciones varias con un componente prominente tardía negativa a la onda P en la derivación V 1, y también se puede ver en la regurgitación mitral y potencialmente, cualquier causa de sobrecarga de la aurícula izquierda. Por lo tanto, P-sinistrocardiale puede ser un término más apropiado.

Tratamiento

El tratamiento no es necesario en pacientes asintomáticos.
Las opciones de tratamiento para la estenosis mitral incluyen el tratamiento médico, el reemplazo de la válvula mitral mediante cirugía y percutánea valvuloplastia mitral por catéter-balón.
La indicación de tratamiento invasivo, ya sea con un reemplazo de la válvula mitral o valvuloplastia es NYHA clase funcional III o IV de los síntomas.
El tratamiento también se centra en las condiciones concomitantes a menudo visto en la estenosis mitral:
• Cualquier angina se trata con acción corta nitrovasodilatadores , beta-bloqueantes y / o antagonistas del calcio
• Cualquier hipertensión es tratada agresivamente, pero se debe tener cuidado en la administración de bloqueadores beta
• Cualquier insuficiencia cardíaca se trata con digoxina , diuréticos , vasodilatadores nitrados y, si no hay contraindicaciones, administración hospitalaria cauteloso de inhibidores de la ECA

La valvuloplastia mitral
La valvuloplastia mitral es un procedimiento terapéutico mínimamente invasivo para corregir una estenosis mitral sin complicaciones mediante la dilatación de la válvula con un globo. Bajo anestesia local , un catéter con un globo especial se pasa desde la vena derecha , la vena cava inferior y en la aurícula derecha . El tabique interauricular se perfora y el catéter pasa a la aurícula izquierda, usando un “trans-septal técnica.” El globo está sub-dividida en 3 segmentos y se dilata en 3 etapas. La primera porción distal (acostado en el ventrículo izquierdo) se infla y se tira contra las cúspides de la válvula. En segundo lugar la parte proximal dilatada, con el fin de fijar el segmento central en el orificio de la válvula. Por último, la sección central se infla, esto no debe tardar más de 30 segundos ya que la inflación obstruye por completo la válvula y causa congestión, lo que lleva a un paro circulatorio y flash edema pulmonar .

Otras complicaciones graves con PBMV generalmente se refieren a la técnica de punción trans-septal (TSP). El sitio ideal para TSP es la región de la fosa oval en el septo interauricular. Ocasionalmente, sin embargo, el instrumento puntiagudo utilizado para TSP sin darse cuenta puede traumatizar a otras estructuras cardíacas, dando lugar a taponamiento cardíaco o hemorragia grave.
Aunque los resultados inmediatos de PBMV suelen ser muy gratificante, el procedimiento no proporciona alivio permanente de la estenosis mitral. El seguimiento regular es obligatorio, para detectar reestenosis. Seguimiento a largo plazo de los datos de los pacientes sometidos PBMV indica que hasta un 70-75% de los individuos pueden estar libre de reestenosis 10 años después del procedimiento.

Prevención

La mejor manera de prevenir la estenosis de válvula mitral es evitar la causa más común: la fiebre reumática. Puede hacer esto, haciendo que usted y sus niños a visiten al médico si alguno tiene un dolor de garganta. Sin tratar infecciones de la garganta por estreptococos puede convertirse en fiebre reumática. Afortunadamente, la faringitis estreptocócica se trata fácilmente con antibióticos.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Edema Pulmonar

Edema Pulmonar

El edema, en general, significa inflamación. Esto normalmente ocurre cuando el líquido desde el interior de los vasos sanguíneos se filtra a los tejidos circundantes causando inflamación. Esto puede ocurrir ya sea por demasiada presión en los vasos sanguíneos o porque no hay suficientes proteínas en el torrente sanguíneo para retener el líquido en el plasma (la parte de la sangre que no contiene ninguna células de la sangre).

Causas

El edema pulmonar a menudo es causado por insuficiencia cardíaca congestiva. Cuando el corazón no es capaz de bombear sangre al cuerpo de manera eficiente, ésta se puede represar en las venas que llevan sangre a través de los pulmones hasta el lado izquierdo del corazón.
También puede ser causado por:
• Ciertos medicamentos
• Exposición a grandes alturas
• Insuficiencia renal
• Arterias estrechas que llevan sangre a los riñones
• Daño al pulmón causado por gas tóxico o infección grave
• Lesión mayor

Síntomas

El síntoma más común de un edema pulmonar es la falta de aliento o dificultad para respirar. Esto puede ser gradual al inicio si el proceso se desarrolla lentamente o puede tener una aparición súbita en el caso de edema pulmonar agudo.
Otros síntomas comunes pueden incluir fatiga, falta desarrollo en la respiración (más rápidamente de lo normal) con cualquier actividad habitual (disnea de esfuerzo), respiración rápida (taquipnea), mareos o debilidad.
El bajo nivel de oxígeno en la sangre (hipoxia) puede ser detectada en pacientes con edema pulmonar. Por otra parte, en el examen de los pulmones el médico puede escuchar con un estetoscopio los sonidos pulmonares anormales, como estertores o crepitantes (burbujeo corto, discontinuo que corresponden a las salpicaduras del líquido en los alvéolos durante la respiración).

Diagnóstico

El edema pulmonar se diagnostica por una radiografía de tórax.
Un torácico típico de rayos X con edema pulmonar puede mostrar un aspecto más blanco que de costumbre sobre ambos campos pulmonares. Los casos más graves de edema pulmonar pueden demostrar opacidad significativa (blanqueamiento) a través de los pulmones con una visualización mínima de los campos pulmonares normales. Este blanqueamiento representa el llenado de los alvéolos como resultado de edema pulmonar, pero puede dar una información mínima sobre la causa subyacente posible.
Para identificar la causa de un edema pulmonar, una evaluación completa del cuadro clínico del paciente es esencial. Una cuidadosa historia clínica y examen físico a menudo proporcionan una valiosa información sobre la causa.
Otras herramientas de diagnóstico utilizados en la evaluación de la causa subyacente del edema pulmonar incluyen la medición de plasma de péptido natriurético tipo B (BNP) o N-terminal pro-BNP. Este es un marcador de la proteína (una hormona) que se levantará en la sangre debido a la extensión de las cámaras del corazón. La elevación del BNP nanogramos (mil millonésima de un gramo) por litro más que unos pocos cientos (300 o más) es altamente sugestivo de edema pulmonar cardíaca. Por otro lado, los valores inferiores a 100 esencialmente descartar la insuficiencia cardíaca como la causa.

Métodos más invasivos son, en ocasiones, necesarios distinguir entre edema pulmonar cardíaca y no cardíaca en situaciones más complicadas y críticas. Un catéter de arteria pulmonar (Swan-Ganz) se inserta en las venas grandes del pecho o el cuello y avanza a través de las cámaras del lado derecho del corazón y se aloja en los capilares pulmonares (pequeñas ramas de los vasos sanguíneos de los pulmones). Este dispositivo tiene la capacidad de medir directamente la presión en los vasos pulmonares, llamada la presión de la arteria pulmonar.

Tratamiento

La atención médica debe ser buscada para cualquier persona que es diagnosticada con edema pulmonar de cualquier causa. Muchas causas de edema pulmonar requieren hospitalización, especialmente si se producen de forma aguda. En algunos casos de enfermedades crónicas (largo plazo), edema pulmonar, por ejemplo, con insuficiencia cardíaca congestiva, rutinarias visitas de seguimiento con el médico tratante puede ser recomendada.
La mayoría de los casos de edema pulmonar son tratados por médicos de medicina interna (internistas), los especialistas del corazón (cardiólogos), o los médicos de pulmón (neumólogo).
El edema pulmonar casi siempre se trata en una sala de urgencias o en la unidad de cuidados intensivos de un hospital (UCI).

  • El oxígeno se administra por medio de una mascarilla o de diminutos tubos plásticos (cánulas) colocados en la nariz.
  • Se puede poner un tubo de respiración en la tráquea.
  • Es posible que se necesite un respirador (ventilador).

Se debe identificar y tratar rápidamente la causa del edema. Por ejemplo, si un ataque cardíaco ha causado la afección, se debe tratar y estabilizar el corazón.
Los medicamentos que se pueden recetar abarcan:

  • Diuréticos, los cuales eliminan el exceso de líquido del cuerpo.
  • Medicamentos para fortalecer el miocardio, controlar el ritmo cardíaco o aliviar la presión sobre el corazón.

Prevención

Si usted padece una enfermedad que puede llevar a un edema pulmonar o a debilidad del miocardio, tome todos los medicamentos recetados de acuerdo con las instrucciones. El hecho de seguir una dieta saludable, baja en sal y grasa, puede disminuir significativamente el riesgo de desarrollar esta afección.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Hipertensión Arterial Alta

Hipertensión Arterial Alta

La presión arterial alta (hipertensión arterial) o la presión alta (tensión), son vasos sanguíneos que transportan sangre desde el corazón, bombeando a todos los tejidos y órganos del cuerpo. La presión arterial alta no significa que la tensión emocional sea excesiva, aunque la tensión emocional y el estrés pueden aumentar temporalmente la presión arterial. La presión arterial normal está por debajo de 120/80, la presión arterial entre 120/80 y 139/89 se llama “pre-hipertensión”, y una presión arterial de 140/90 o más se considera alta.

Causas

Dos formas de hipertensión arterial se han descrito:- esencial o hipertensión arterial primaria y la hipertensión secundaria. La hipertensión esencial es una condición mucho más común y representa el 95% de la hipertensión. La causa de la hipertensión esencial es multifactorial, es decir, hay varios factores cuyos efectos combinados producen hipertensión. En la hipertensión secundaria, que representa el 5% de la hipertensión, la presión arterial alta es secundaria y causada por una anormalidad específica en uno de los órganos o sistemas del cuerpo.
La hipertensión esencial afecta a aproximadamente 72 millones de estadounidenses, sin embargo, sus causas básicas o los defectos subyacentes no siempre se conocen. Sin embargo, algunas asociaciones han sido reconocidas en las personas con hipertensión esencial. Por ejemplo, la hipertensión esencial se desarrolla sólo en grupos o sociedades que tienen un consumo bastante alto de sal, superior a 5,8 gramos al día. El consumo de sal puede ser un factor particularmente importante en relación con la hipertensión esencial en varias situaciones, y el exceso de sal puede estar implicado en la hipertensión que se asocia con la edad avanzada, antecedentes afro-americana, la obesidad, la susceptibilidad hereditaria (genética) y la insuficiencia renal (insuficiencia del riñón).
Los factores genéticos parecen jugar un papel destacado en el desarrollo de la hipertensión esencial. Sin embargo, los genes para la hipertensión aún no han sido identificados. (Los genes son pequeñas porciones de cromosomas que producen las proteínas y determinan las características de los individuos.) La investigación actual en este ámbito se centra en los factores genéticos que afectan al sistema renina-angiotensina-aldosterona. Este sistema ayuda a regular la presión arterial mediante el control de equilibrio de la sal y el tono (estado de elasticidad) de las arterias.
Aproximadamente el 30% de los casos de hipertensión esencial son atribuibles a factores genéticos. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la incidencia de la hipertensión arterial es mayor entre los afroamericanos que entre los caucásicos o asiáticos. Además, en individuos que tienen uno o dos padres con hipertensión, la presión arterial alta es dos veces más común que en la población general. En raras ocasiones, algunos trastornos genéticos inusuales que afectan a las hormonas de las glándulas suprarrenales puede conducir a la hipertensión. (Estos trastornos genéticos identificados se consideran hipertensión secundaria.)

Diagnóstico

El médico llevará a cabo un examen físico y revisará su presión arterial. Si la medición es alta, su médico puede pensar que usted tiene presión arterial alta. Las mediciones deben ser repetidas en el tiempo, por lo que el diagnóstico puede ser confirmado.
Si usted controla su presión arterial en el hogar, se le puede pedir las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál fue su lectura de presión arterial más reciente?
  •  ¿Cuál fue la lectura de presión arterial anterior?
  • ¿Cuál es el promedio de presión sistólica (número superior) y diastólica (número inferior)?
  •  Ha incrementado su presión arterial recientemente?

Otras pruebas se pueden hacer para buscar sangre en la orina o insuficiencia cardíaca. Su médico buscará signos de complicaciones en su corazón, riñones, ojos y otros órganos en su cuerpo.
Estas pruebas pueden incluir:
• Los análisis de sangre
• Ecocardiograma
• Electrocardiograma
• Un análisis de orina
• Ecografía de los riñones

Síntomas

La presión arterial alta sin complicaciones a menudo ocurre sin ningún síntoma (en silencio), por lo que se ha denominado “el asesino silencioso.” Se llama así porque la hipertensión no complicada puede estar presente, pasando desapercibida por muchos años o incluso décadas pudiendo progresar y desarrollar finalmente una o más de las varias complicaciones potencialmente mortales, como ataques cardíacos o derrames cerebrales. Esto sucede porque no hay síntomas y los afectados no pueden someterse a una revisión periódica su presión arterial.
Si hubiere síntomas, pueden ocurrir incluyen:
• Confusión
• Oído el ruido o zumbido
• Fatiga
• Dolor de cabeza
• Latido del corazón irregular
• Hemorragia nasal
• Cambios en la visión
Si usted tiene dolor de cabeza fuerte o cualquiera de los síntomas mencionados, consulte a su médico de inmediato. Estos pueden ser signos de La una complicación o presión arterial peligrosamente alta, llamada hipertensión maligna.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir la presión arterial para que tenga un menor riesgo de complicaciones. Usted y su médico deben establecer un objetivo de presión arterial para usted.
Existen muchos medicamentos diferentes que se pueden utilizar para tratar la presión arterial alta, incluyendo:
• Los bloqueadores alfa
• Enzima convertidor de angiotensina (IECA)
• Bloqueadores de los receptores de angiotensina (ARA II)
• Los bloqueadores beta
• Los antagonistas del calcio
• Los agonistas alfa centrales
• Los diuréticos
• Inhibidores de la renina, incluyendo Aliskiren (Tekturna)
• Vasodilatadores
El médico también puede recomendar hacer ejercicio, perder peso y seguir una dieta más saludable. Si usted tiene pre-hipertensión, el médico le recomendará los cambios de estilo de vida misma para bajar la presión arterial a un rango normal.
A menudo, una droga de la presión arterial sola puede no ser suficiente para controlar su presión arterial, y puede que tenga que tomar dos o más drogas. Es muy importante que tome los medicamentos que le receten. Si usted tiene efectos secundarios, su médico puede sustituir un medicamento diferente.

Prevención

Los adultos mayores de 18 años deben hacerse revisar su presión arterial de forma rutinaria.
Cambios en la dieta pueden ayudar a controlar la presión arterial:

  • Evite fumar. No consumir más de 1 bebida al día para las mujeres, 2 al día para los hombres.
  •  Coma una dieta rica en frutas, verduras y baja en grasa los productos lácteos, mientras que la reducción de la ingesta de grasa total y saturada (la dieta DASH es una forma de lograr este tipo de plan dietario).
  •  Haga ejercicio con regularidad. Si es posible, hacer ejercicio durante 30 minutos casi todos los días.
  • Si usted tiene diabetes, mantenga su nivel de azúcar en la sangre bajo control.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso. El exceso de peso le agrega tensión al corazón. En algunos casos, la pérdida de peso puede ser el único tratamiento necesario.
  • Trate de manejar su estrés.

Siga las recomendaciones de médic para modificar, tratar o controlar las posibles causas de hipertensión secundaria.

Su médico puede pedirle que lleve un registro de su presión arterial en casa. Asegúrese de obtener dispositivo doméstico buena calidad, bien ajustado. Es probable que tenga un manguito con un estetoscopio o un lector digital. Practique con su proveedor de atención médica o la enfermera para asegurarse de que está tomando la presión arterial correctamente.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Apoplejía

Apoplejía

Es una hemorragia incontrolable en el cerebro debido a un accidente cerebrovascular (ACV), resultando  pérdida súbita de conciencia y parálisis en varias partes del cuerpo. También conocido como un accidente cerebrovascular, la apoplejía ocurre cuando una arteria o vaso sanguíneo en el cerebro se bloquea o se rompe, reduciendo severamente el suministro de sangre que transporta oxígeno y nutrientes al cerebro. Sin oxígeno y nutrientes, las células cerebrales empiezan a morir en pocos minutos. Un delicado equilibrio en la cantidad de suministro de sangre al cerebro es esencial para evitar la apoplejía.
La apoplejía es la principal causa de discapacidad y la tercera causa de muerte en los Estados Unidos. Esta condición es, por lo tanto,  considerada una emergencia médica y requiere tratamiento inmediato para evitar o reducir al mínimo los daños graves. Dependiendo del tipo de accidente cerebrovascular y la parte del cerebro que está involucrada, esta condición puede causar daños irreversibles en el cerebro y  discapacidades posteriores. Ataques graves pueden causar parálisis permanente en un lado del cuerpo o afectar las habilidades como el habla, el movimiento y la memoria. Mientras que algunos pacientes se recuperan por completo, las dos terceras partes de los supervivientes de apoplejía sufren  algún tipo de discapacidad.

Causas

La apoplejía puede ocurrir si hay demasiada sangre en el cerebro. Esto se denomina accidente cerebrovascular hemorrágico. Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos ocurren cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se rompe o fugas debido a la aparición de otras enfermedades, tales como alta presión arterial y aneurisma. Hemorragias intracerebrales y subaracnoidea son dos ejemplos de este tipo de accidente cerebrovascular.
La apoplejía también puede ocurrir si hay muy poca sangre en el cerebro. Se trata de un accidente cerebrovascular isquémico y resulta en la muerte de las células cerebrales irreparables. El ochenta por ciento de los casos de apoplejía caen dentro de este grupo. Los dos tipos más comunes de los accidentes cerebrovasculares isquémicos son los derrames cerebrales trombóticos y embólicos.

Diagnóstico

El médico tomará en cuenta  sus síntomas e historial médico y le realizará un examen físico. Las pruebas pueden incluir lo siguiente:

  • Los análisis de sangre
  • Los análisis de orina.
  • La tomografía computarizada (TC): un tipo de rayos X que usa una computadora para tomar imágenes de estructuras internas del cuerp.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM)-un examen que utiliza ondas magnéticas para tomar imágenes de estructuras internas del cuerpo.
  • Ultrasonido: un examen que utiliza radiación para tomar una imagen de estructuras internas del cuerpo

Síntomas

Los síntomas más de uno de estos síntomas pueden aparecer de repente y rápidamente.
• Cefalea:  dolor de cabeza inusualmente doloroso, seguido por un cuello rígido y dolor en la cara y entre los ojos
• Visión: Disminución de la capacidad de ver, lo que resulta en una visión borrosa o doble
• Afasia: dificultad para hablar o para entender el habla
• Parálisis: entumecimiento, debilidad o inmovilidad en un lado del cuerpo
• Control del motor: Pérdida de la coordinación y el equilibrio
• Náuseas: mareos seguidos de vómitos

• Efectos mentales: Confusión y problemas con la percepción, la memoria y la orientación espacial.
A pesar de que la apoplejía por lo general no da ninguna advertencia, hay una posible indicación de que precipita esta condición – el ataque isquémico transitorio (AIT). TIA es muy parecido a un ataque de apoplejía, según el cual se interrumpe el flujo sanguíneo a ciertas partes del cerebro. Sin embargo, la TIA es una condición temporal, durando entre varios minutos a las 24 horas y no deja secuelas permanentes. Los síntomas de TIA son similares a los de la apoplejía y son una seria advertencia de que un ataque puede sobrevenir en breve.

Tratamiento

El tratamiento de apoplejía puede variar, dependiendo de la gravedad y los síntomas asociados. Algunos médicos prefieren tratar a los pacientes de apoplejía con medicamentos. Los corticosteroides u otros fármacos esteroides se pueden utilizar para reducir la inflamación asociada. También hay formas de terapia de hormona. En algunos casos, la mejor opción sería la cirugía para extirpar una masa.
A diferencia de los métodos tradicionales para el tratamiento de varios tipos de apoplejía, los tratamientos homeopáticos pueden ser una opción para algunas personas. Algunos médicos homeópatas utilizan el opio,  medicamento para tratar  ataques de apoplejía, ya que ha habido incidencia de que este medicamento ayuda a controlar el sangrado dentro del cerebro. Otro remedio homeopático para el tratamiento de la hemorragia asociada es el uso de ipecacuana. Hay que señalar, sin embargo, que estas formas no convencionales de tratamiento deben hacerse estrictamente bajo supervisión médica.

Prevención

No hay manera conocida para prevenir la apoplejía

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Aneurisma Cerebral

Aneurisma Cerebral

Un aneurisma cerebral es una deformación en una zona de debilidad en una arteria cerebral. A menudo se lo describe como un “globo” que sobresale de la pared del vaso y que, por lo general, con el pasaje del tiempo aumenta de tamaño. Los aneurismas cerebrales tienen tamaños, formas y localizaciones diferentes. La forma más común es la sacular o con forma de cereza. El saco de un aneurisma puede medir apenas 1-2 mm, pero también puede crecer y llegar a medir más de 25 mm de diámetro. Los aneurismas se producen con mayor frecuencia en los puntos de ramificación de los vasos cerebrales.

Causas

La mayoría de los aneurismas cerebrales es congénita, debido a una anormalidad innata de una pared arterial.  Los aneurismas cerebrales son más comunes en las personas con ciertas enfermedades genéticas, como trastornos del tejido conjuntivo y enfermedad del riñón poliquístico, y ciertos trastornos circulatorios, como malformaciones arteriovenosas (Una malformación congénita donde una maraña de arterias y venas cerebrales interrumpe el flujo sanguíneo).
Otras causas pueden ser trauma o lesión craneana, alta presión arterial, infección, tumores, aterosclerosis (una enfermedad de los vasos sanguíneos donde las grasas se acumulan dentro de las paredes arteriales) y otras enfermedades del sistema vascular, fumar cigarrillos y el abuso de drogas.  Algunos investigadores han especulado que los anticonceptivos orales pueden aumentar el riesgo de desarrollar aneurismas.
Los aneurismas que son consecuencia de una infección en la pared arterial se llaman aneurismas micóticos.  Los aneurismas relacionados con el cáncer a menudo se asocian con tumores primarios o metastáticos de la cabeza y el cuello.  El abuso de drogas, particularmente el consumo habitual de cocaína, puede inflamar los vasos sanguíneos y llevar al desarrollo de aneurismas cerebrales.

Síntomas

Una persona puede tener un aneurisma sin presentar ningún síntoma. Este tipo de aneurisma se puede encontrar cuando se hace una resonancia magnética o una tomografía computarizada del cerebro por otra razón.
Un aneurisma cerebral puede empezar a “dejar escapar” una pequeña cantidad de sangre, lo cual puede causar un dolor de cabeza muy fuerte que un paciente puede describir como “el peor dolor de cabeza de su vida”. Otra frase usada para describir esto es cefalea centinela. Esto significa que el dolor de cabeza podría ser un signo de advertencia de una ruptura días o semanas después de que el dolor de cabeza sucede por primera vez.
Los síntomas también pueden ocurrir si el aneurisma ejerce presión sobre estructuras cercanas en el cerebro o se abre (se rompe) y causa sangrado intracerebral.
Los síntomas dependen de la localización del aneurisma, si se rompe o no y sobre qué parte del cerebro está ejerciendo presión, pero pueden abarcar:
  • Visión doble
  • Pérdida de la visión
  • Dolores de cabeza
  • Dolor en el ojo
  • Dolor en el cuello
  • Cuello rígido
Un dolor de cabeza intenso y repentino es un síntoma de que un aneurisma se ha roto. Otros síntomas de la ruptura de un aneurisma pueden abarcar:
• Confusión, letargo, somnolencia o estupor
• Párpado caído
• Dolores de cabeza con náuseas o vómitos
• Debilidad muscular o dificultad para mover cualquier parte del cuerpo
• Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en cualquier parte del              cuerpo
• Crisis epiléptica
• Problemas del habla
• Cuello rígido (ocasionalmente)
• Cambios en la visión (visión doble o pérdida de la misma)
Un aneurisma que presente ruptura es una emergencia médica. Busque ayuda médica de inmediato.

Diagnóstico

Un aneurisma cerebral a menudo se descubre después de su ruptura o por azar durante exámenes de diagnóstico como una tomografía computarizada (CT), imágenes por resonancia magnética (MRI) o una angiografía, que se realizan debido a otros trastornos.
Además del examen y la historia clínica completa, los procedimientos para diagnosticar un aneurisma cerebral pueden incluir:
  • Angiografía digital de substracción (DSA) – ofrece una imagen de los vasos sanguíneos del encéfalo para determinar si existe algún problema con el flujo de sangre. Durante el procedimiento se introduce un catéter (un tubo pequeño y delgado) en una arteria de la pierna y se lleva hasta los vasos sanguíneos del encéfalo. Se inyecta un contraste a través del catéter y se toman imágenes de rayos X de los vasos sanguíneos.
  • Tomografía computarizada (CT o CAT) – procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas “rebanadas”) del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Este procedimiento muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X estándar; y se utiliza para detectar anormalidades y para ayudar a identificar la ubicación y el tipo de derrame cerebral.
  • Imágenes por resonancia magnética (MRI) – procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de órganos y estructuras dentro del cuerpo. Una MRI utiliza campos magnéticos para detectar cambios pequeños en el tejido cerebral a fin de ayudar a localizar y diagnosticar un derrame cerebral.
  • Angiografía por resonancia magnética (MRA) –  procedimiento de diagnóstico no invasivo que utiliza la combinación de tecnología de resonancia magnética (MRI) y una solución de contraste intravenosa (IV) para visualizar los vasos sanguíneos. La solución de contraste hace que los vasos sanguíneos aparezcan opacos en la imagen de MRI , lo que permite que el médico visualice los vasos sanguíneos que se están evaluando.

Tratamiento

Antes de la rotura, el tratamiento se enfoca en disminuir el riesgo de rotura. Normalmente un aneurisma cerebral no genera síntomas sino hasta que ha empezado a sangrar (hemorragia), y en ese momento es una urgencia médica. El tratamiento se enfoca entonces en controlar los síntomas para prevenir más sangrado, o la aparición de complicaciones en potencia graves.
El tratamiento primario para aneurisma cerebral es un procedimiento quirúrgico conocido como colocación de clip. Se abre el cráneo, y el área que está entre el vaso sanguíneo normal y el aneurisma (cuello del aneurisma) se identifica. Una vez que se localiza esta área debilitada, el cirujano coloca un clip (o una pinza o un punto de sutura) a través de él para evitar el flujo de sangre por del aneurisma.
Si el individuo no es idóneo para intervención quirúrgica para colocación de clip, puede efectuarse intervención quirúrgica endovascular o de embolización. El cirujano insertará un catéter en la arteria cerebral a través de una arteria en la parte superior del muslo (arteria femoral). Mientras se ve en radiografías, el catéter se introduce hasta el aneurisma. Después se inyecta una sustancia parecida a silicona o endoprótesis pequeñas para llenar el aneurisma, y sellarlo. El revestimiento del vaso sanguíneo a la postre crecerá sobre el cuello del aneurisma. Si la intervención quirúrgica no es factible debido a la localización del aneurisma o el tamaño del mismo, o al padecimiento médico del individuo, el tratamiento consta de medidas conservadoras. Esto incluye reposo completo en cama en una habitación tranquila y oscurecida, con visitas limitadas. Quizá se prescriban un sedante para minimizar el estrés, un analgésico narcótico para alivio del dolor y, si es necesario, un medicamento para prevenir crisis convulsivas (antiepiléptico). Se recomienda al individuo que evite tomar aspirina, café y estimulantes.
En caso de hipertensión, el paciente recibirá un antihipertensivo para disminuir la presión arterial. El prestador de cuidado de la salud puede ordenar un bloqueador de los canales del calcio para controlar espasmos de vasos sanguíneos que podrían precipitar una rotura. Además, se administran corticosteroides, y la ingestión de líquido se restringe para disminuir la hinchazón (edema). Se colocará al individuo a un ángulo de 45 grados, y puede aplicarse una bolsa de hielo para aliviar dolores de cabeza. También pueden instituirse medidas de enfriamiento para disminuir el flujo sanguíneo hacia el cerebro y aminorar el riesgo de rotura del aneurisma.
Las controversias respecto al manejo neuroquirúrgico de aneurisma cerebral comprenden la disputa en lo que se refiere a tratamiento temprano en contraposición con tardío, y el uso del bloqueador de los canales del calcio nimodipina.

Prevención

No hay forma conocida de prevenir la formación de un aneurisma cerebral saculado. El tratamiento de la hipertensión arterial puede reducir la posibilidad de ruptura de un aneurisma existente. Igualmente, el control de factores de riesgo para la ateroesclerosis puede disminuir la probabilidad de algunos tipos de aneurismas.
Si se descubren a tiempo, los aneurismas que no han presentado ruptura se pueden tratar antes de que causen problemas.
La decisión de reparar un aneurisma cerebral que no ha presentado ruptura se basa en el tamaño, el lugar donde se localiza, la edad del paciente y en su estado general de salud. Se deben considerar cuidadosamente los riesgos inherentes tanto de la operación como de la espera atenta.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Aneurisma cerebral o aneurisma del cerebro

Aneurisma cerebral o aneurisma del cerebro

Un aneurisma cerebral o aneurisma del cerebro es una enfermedad cerebrovascular en la cual una “debilidad” en la pared de una arteria o vena ocasiona una dilatación o “abalonamiento” de un segmento localizado en la pared del vaso sanguíneo.

Causas

Los aneurismas cerebrales se producen por una debilidad de la pared de las arterias. Esa debilidad puede deberse a defectos de nacimiento de la pared de la arteria, a defectos producidos por variedades anatómicas de las arterias que hacen que haya un flujo anormalmente alto de sangre por un punto determinado (habitualmente los aneurismas se producen en las bifurcaciones o donde salen ramas del tronco principal) y por algunos tóxicos, entre los cuales destaca el tabaco. Ocasionalmente, pueden deberse a un problema hereditario con trastorno de los tejidos conjuntivos (por ejemplo en la poliquistosis renal o en el síndrome de Ellen-Danlos), a una infección o incluso a un traumatismo (por ejemplo, una herida penetrante en el cerebro que lesiona la pared de una arteria).

Diagnóstico

Para detectar los aneurismas, se utilizan varias pruebas de imagenología, como la angiografía de rayos X, las imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), o la tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés). Los síntomas de un aneurisma dependen de la localización de la anormalidad. Un aneurisma en el cerebro puede causar dolor de cabeza y visión borrosa. Cuanto mayor sea el tamaño del aneurisma, mayor será la probabilidad de ruptura.

Síntomas

Los síntomas asociados al aneurisma cerebral no suelen presentarse hasta que este es muy grande o estalla. Al crecer pueden llegar a comprimir nervios y tejidos, provocando en este caso síntomas como la visión doble u otras alteraciones de la visión, como sensibilidad a la luz, el párpado caído, pupila dilatada, dolor encima o detrás del ojo o adormecimiento en un lado de la cara o el cuerpo.
Cuando se produce la ruptura, los síntomas van desde una cefalea intensa y súbita, la pérdida de conocimiento, náuseas o vómitos. En algunos casos menos frecuentes la persona puede padecer convulsiones o entrar en coma. En cualquiera de estos supuestos es necesario acudir de inmediato al médico, fundamentalmente en el caso de la cefalea, que no se parece en intensidad y gravedad a otro tipo de cefaleas.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo adquiridos,  asociados con la formación del aneurisma incluyen, aunque no de forma excluyente:
1. La edad mayor de 40 añoS
2. El consumo de alcohol (especialmente borracheras)
3. Aterosclerosis: acumulación de placa compuesta de depósitos de                          sustancias grasas, colesterol, productos de desecho de las células, calcio y        fibrina en la pared interna de una arteria.
4. Ser fumador.
5. Consumir drogas ilícitas como cocaína o anfetamina.
6. Hipertensión presión sanguínea alta.
7. Traumatismo lesión en la cabeza.
8. Infección.

Tratamiento

El tratamiento habitual, admite dos fases primordiales: la primera se implementa cuando el paciente es aceptado en un servicio de internación, preferentemente en un servicio de cuidados intensivos, donde se cuidará su estado general y se le administrará medicación específica, a los fines de controlar la hipertensión arterial, evitar el vasoespasmo, la hipoxia etc., con la intención de mitigar el daño provocado por la hemorragia y prevenir la repetición de un nuevo sangrado, además de preparar al paciente para el tratamiento quirúrgico o endovascular.
Una vez efectuado el diagnóstico y compensado el enfermo, toma partido el Neurocirujano, quien decidirá la cirugía convencional a cielo abierto y la colocación de un clip–pequeño brochecito metálico– que cerrará el aneurisma roto para que no vuelva a sangrar, o bien el procedimiento endovascular.
El procedimiento endovascular es un gran avance de los últimos veinte años, que implica el rellenado del aneurisma con partículas metálicas (“coil”) en forma de micro resortes, que provocarán la formación de un coagulo y la oclusión consiguiente de la malformación, mediante la introducción de un catéter hasta el saco aneurismático, evitando la cirugía a cielo abierto.

Prevención

Lamentablemente es hereditario, anormalidades genéticas promueven este evento y en empeoran por cada generación aunque la escala de probabilidades de heredar esa enfermedad ronda dentro de un 10%
Averigüe si sufre de un tipo de trastorno del ritmo cardíaco denominado fibrilación auricular.
  • Si fuma, deje de hacerlo.
  • Si bebe alcohol, hágalo con moderación.
  • Averigüe si tiene elevado el colesterol.
  • Si sufre de diabetes, siga los consejos del médico para controlarla.
  • Incluya ejercicios físicos en sus actividades diarias.
  • Limite su consumo de sodio (sal) y grasa.
  • Pregúntele al médico si tiene problemas circulatorios que pudieran aumentar su riesgo de sufrir un ataque cerebral.
  • Si tiene alguno de los síntomas de un accidente cerebrovascular, consulte inmediatamente al médico
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Las Várices

Várices

Son dilataciones venosas que se caracterizan por la incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón (Insuficiencia venosa). Las más habituales son las de los miembros inferiores.
Se presenta sobre todo en las mujeres, esto por causas genéticas y hormonales. Las hormonas que produce el ovario relajan las fibras musculares existentes en la pared venosa, favoreciendo así a la aparición de várices.
Pero las varices no son un problema sólo estético ni exclusivamente femenino. Un 35 por ciento de los casos de varices tienen lugar entre hombres, aunque “suele ser una enfermedad ‘tabú’ entre ellos y sólo acuden al especialista cuando el problema está muy avanzado y presenta complicaciones”.

La influencia hormonal hace que las varices sean más frecuentes entre los miembros del sexo femenino, mucho más concienciado con el problema. Por cada nueve mujeres que consultan al médico por trastornos venosos, sólo lo hace un hombre. Difundir el conocimiento de este problema entre la población masculina es uno de los objetivos de la fundación, presidida por el doctor Miguel Ángel Santos, cirujano vascular del Hospital M.A.Z., en Zaragoza, España en la presentación de la Fundación para el Estudio y Prevención de Enfermedades de las Venas (Esprev).

Causas

Se producen por una alteración de las válvulas venosas, dispositivos situados dentro de la luz de la vena en forma de un doble nido de golondrina que permite el flujo unidireccional de la sangre en dirección al retorno cardíaco y, a su vez, impide el reflujo de esta a la periferia (reflujo venoso retrógrado). Las várices se forman cuando las válvulas venosas no cierran bien, entonces la sangre comienza a acumularse en las venas, haciendo que se dilaten.
Los embarazos causan las várices por que aumentan la cantidad de sangre que tienen que manejar las venas y el feto comprime durante largos meses las venas de la pelvis, impidiendo una buena circulación, pero fundamentalmente, por las hormonas que produce la placenta.
Otras causas son:
Las tromboflebitis.
La obesidad.
Utilizar anticonceptivos o tomar hormonas.
Estar de pie o sentado por mucho tiempo.
Vestir con ropa y/o calzado ajustado.
Poner calor directo en las piernas.

Síntomas

•   Dolor: El dolor es uno de los síntomas principales de las varices. El dolor aparece cuando la persona afectada permanece inmóvil durante mucho tiempo, se atenúa cuando la temperatura es elevada, por ejemplo durante el verano. Es más intenso al final del día.
Aparición de un cordón venoso: Por lo general, las varices tienen la apariencia de un cordón venoso de color azulado. Este cordón se puede apreciar a simple vista, sobre todo cuando la persona afectada está de pie.
•  Pesadez y ardor: El dolor provocado por las varices puede presentarse junto con una sensación de pesadez y ardor a nivel de las piernas.
•   Calambres: La persona afectada sufre calambres repentinos durante la noche.
•  Sensación de hormigueo: La sensación de hormigueo en las piernas puede ser insoportable.
•  Hinchazón del tobillo: Un edema o hinchazón del tobillo suele darse por las noches.
•    Sensación de estar hinchado: La sensación de tener las venas hinchadas es permanente.
•   Picazón: Este picor puede provocar lesiones cutáneas sobre las varices o en toda la pierna.
•    Fatiga: Las varices provocan que la persona afectada sienta mucho cansancio al final del día.

Tratamiento

Existen varias formas de tratamiento disponibles tanto para mejorar la apariencia física de sus piernas, como para aliviar los síntomas o molestias asociados con la presencia de varices y evitar las complicaciones que se asocian a las mismas, particularmente cuando son grandes y han estado presentes por mucho tiempo.

Elección del tratamiento

Para elegir el medicamento adecuado para el tratamiento de las várices, se debe tener en cuenta los siguientes datos del paciente:
• Características y diferentes tipos de várices
• Antecedentes familiares.
• Si la paciente se encuentra embarazada y cuántos partos ha tenido, ya que la posibilidad de insuficiencia venosa es mayor.
• Si toma anticonceptivos orales, porque pueden producir agravación de las várices.
• Si presenta hemorroides, hernias o prolapsos, que se relacionan con la debilidad del tejido conjuntivo.
• Actividad laboral.
• Si ingiere bebidas alcohólicas, café o si fuma.
• Si realiza alguna actividad deportiva.
• Considerar la posibilidad de alguna reacción adversa a algún componente del producto elegido para el tratamiento.
• Consumo de otros fármaco

1. Tratamiento farmacológico

La acción farmacológica consiste en mejorar y tonificar las paredes venosas alteradas, estimulando la circulación sanguínea. Sin embargo, estos fármacos son efectivos si se ingieren por períodos largos y regulares y especialmente en las dosis adecuadas.

2. Tratamiento Quirúrgico:
Es el método seguro y eficaz, para el tratamiento de las várices de mediano y gran calibre.
La safenectomía (exéresis de la vena safena interna y/o externa). Es un excelente procedimiento que elimina el reflujo venoso al tratar su causa.  Sin embargo, es un procedimiento traumático, que requiere anestesia general, hospitalización y dos a tres semanas de recuperación, así como la utilización de elastocompresión.  Básicamente el procedimiento consiste en la ligadura de la vena safena en su desembocadura en el sistema venoso profundo, y en su nacimiento, por delante del tobillo interno, efectuándose luego su extracción por medio de un implemento llamado fleboextractor, que en uno de sus extremos posee una campana, la cuál es la responsable de los traumatismos que sufren los tejidos que rodean a la vena (nervio y linfático safeno interno). Dicha técnica requiere incisiones amplias, pudiendo dejar feas e inestéticas cicatrices.

3. Tratamiento conservador o de elastocompresión evita que la vena se distienda conteniéndola, disminuyendo el dolor y edema. Las medias de elastocompresión, también contienen las várices superficiales, ayudando además al retorno venoso a progresar hacia el sistema venoso profundo a través del cual, la sangre retorna al corazón. La elastocompresión es definitivamente importante, cuando la enfermedad no se puede tratar a causa de otra enfermedad (obesidad o embarazo).

4. Tratamiento esclerosante consiste en inyectar una sustancia en el interior de las venas, la que produce la fibrosis de las mismas. Se aplica en las telangiectasias o arañitas, y en venas de pequeño calibre.

Prevención:

Con el objetivo de evitar la formación de várices, especialmente en personas que tienen predisposición heredofamiliar, se recomiendan los siguientes hábitos:
• Evitar el uso de calzado con tacones altos o demasiado planos, o ropa muy ajustada.
• Realizar duchas calientes en las piernas (a 38ºC), seguidas de duchas frías, alternando unos minutos de calor con otros de frío.
• Realizar una dieta balanceada, pobre en calorías y rica en fibras.
• Evitar una permanencia prolongada de pie sin moverse o estar sentado durante mucho tiempo con las piernas cruzadas.
• Hacer breves caminatas.
• Realizar masajes, con las piernas en alto, desde el tobillo hasta la rodilla.
• Evitar los ambientes con altas temperaturas.
• Elevar las piernas al mediodía durante media hora, aproximadamente.
• Practicar ejercicio físico.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

Apoplejía o Derrame cerebral

Apoplejía o Derrame cerebral

Apoplejía o derrame cerebralUna apoplejía (comúnmente conocida como “derrame cerebral” o “ataque cerebral”) ocurre cuando uno de los vasos sanguíneos que lleva el oxígeno al cerebro se tapa o revientan.
Cuando esto sucede, las células nerviosas de la parte afectada del cerebro no pueden funcionar. Es por ello que la apoplejía afecta a diferentes personas de diferentes maneras, algunas veces causando problemas en el habla, por ejemplo, algunas veces problemas en el movimiento, en la memoria o a veces  varios de estos problemas a la vez.

Tipos de apoplejía

Derrame isquémico: Ocasionado por una obstrucción arterial, es responsable de alrededor del 85% de los derrames cerebrales. Pese a la evaluación exhaustiva de cada caso, aún se desconoce la etiología de muchos derrames de este tipo. Por fortuna, los tratamientos preventivos son eficaces para todo tipo de derrame isquémico. Los subtipos más comunes son los siguientes:

  • Trombótico: Se forma un trombo  coágulo de sangre en una arteria del cuello o del cerebro, posiblemente debido a una acumulación en arterias de materias grasas llamadas placas.
  • Embólico: Se produce una obstrucción a causa de coágulos sanguíneos que se forman en otras partes del cuerpo (generalmente en el corazón) y se desplazan hacia el cerebro. El problema suele originarse cuando las dos cámaras superiores del corazón (aurículas) laten a un ritmo anormal (fibrilación auricular), lo cual puede ocasionar que se formen coágulos.

Derrame hemorrágico: Este tipo de derrame cerebral se produce por la ruptura de una arteria en el cerebro o en su superficie. Dichas rupturas pueden ser causadas por un aneurisma (presencia de una zona delgada o débil en una pared arterial) o por una malformación del sistema vascular del cerebro. Las hemorragias pueden ocurrir en el cerebro propiamente dicho, o bien en el espacio existente entre éste y su capa protectora externa. Alrededor del 15% de los derrames cerebrales son causados por hemorragias.
Accidente isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés): Los TIA, con frecuencia llamados “mini derrames”, son en realidad breves episodios (suelen durar unos pocos minutos) de síntomas similares a los de un derrame cerebral. Su causa es una disminución temporaria de la irrigación sanguínea en una parte del cerebro, y no dejan secuelas duraderas evidentes. No obstante, los TIA se consideran una advertencia de que existe un mayor riesgo de sufrir un derrame cerebral, de modo que deben ser evaluados de inmediato por un médico.

Causas

A como se dijo anteriormente, la mayoría de los casos de apoplejías se debe a una obstrucción arterial producida por una trombosis o embolismo. La trombosis implica la formación progresiva de sustancias grasas, o placa aterosclerótica, en el interior de una o más de las cuatro arterias principales que irrigan el cerebro. Según se produce el estrechamiento de estas arterias el paciente experimenta a menudo episodios recidivantes de parálisis transitoria, de un brazo o de una pierna, o de un lado de la cara, o presenta alteraciones en el lenguaje, visión, u otras funciones motoras. En esta fase, los depósitos endoteliales en las arterias cerebrales pueden tratarse mediante cirugía, incluyendo cirugía con láser y bypass de la obstrucción mediante microcirugía. También se utilizan fármacos anticoagulantes, cambios en la dieta, e incluso dosis diarias de aspirina. La trombosis se origina cuando una arteria se ha ocluido dando lugar a una lesión cerebral permanente.

Los embolismos se producen cuando una arteria se ve bloqueada de forma brusca por un material que procede de otra parte del torrente sanguíneo. Estas masas sólidas, o émbolos, tienen su origen en los coágulos formados en enfermedades o alteraciones del funcionamiento del corazón, aunque también pueden proceder de fragmentos de placas ateroscleróticas o incluso de burbujas de aire. El tratamiento es sobre todo preventivo, y consiste en el control de la dieta, y si es posible, el empleo de anticoagulantes.

La hemorragia de los vasos cerebrales es una causa menos frecuente de apoplejía, y suele asentar en zonas donde aparecen aneurismas (dilatación de la pared de un vaso) en los lugares de bifurcación de las grandes arterias de la superficie cerebral. La ruptura de los aneurismas produce lesión cerebral debida a la infiltración de los tejidos cerebrales por sangre o a la reducción del aporte sanguíneo a la zona del cerebro más allá del punto de ruptura del vaso.

Diagnóstico

Cuando la persona esté experimentando los síntomas de una apoplejía, se debe hacer un diagnóstico de emergencia lo más pronto posible. El tiempo es crucial para prevenir daño adicional a su cerebro y revertir el daño que ya está hecho. Por esta razón, se deberé acudir a una sala de emergencias lo más rápido posible.
Después de la revisión inicial de sus síntomas e historial médico, una exanimación física se enfocará en identificar el área de su cerebro que está siendo dañada. Su condición se estabilizará con respecto a su presión arterial y cualquier otro problema médico que pudiera tener. Se empezará una línea intravenosa (IV); se recolectarán exámenes de sangre y de orina; y es muy probable que  se someta a una exanimación de su cabeza mediante imagen computarizada; ya sea una  imagen de resonancia magnética (MRI) o una  tomografía computarizada (CT) .

Factores de riesgo

Factores de riesgo que pueden provocar apoplejía como son:
•    Hipertensión arterial.
•    Diabetes.
•    Sedentarismo.
•    Varices.
•    Colesterol.
•    Tabaquismo.
•    Algunas medicaciones (consultar al médico o farmacéutico)
Estos factores de riesgo son los que tienen que ver con que la densidad de la sangre sea más espesa (más posibilidades de trombo) o haya más fragilidad capilar (riesgo de hemorragia).

Prevención

Los expertos médicos están avanzando poco a poco  pero determinadamente en el campo de la prevención de la apoplejía Aunque el número total de muertes por apoplejía continúa elevándose, su índice de mortalidad (muertes por cada 100,000 personas) ha caído por aproximadamente 12.3%. Este éxito parcial se puede atribuir a estilos de vida más sanos y la asistencia médica mejorada. Aquí está un resumen de los progresos recientes que están ayudando a prevenir apoplejías en aquellos que están en mayor riesgo. Los expertos médicos están avanzando tranquila pero determinadamente en el campo de la prevención de la apoplejía Aunque el número total de muertes por apoplejía continúa elevándose, su índice de mortalidad (muertes por cada 100,000 personas) ha caído por aproximadamente 12.3%. Este éxito parcial se puede atribuir a estilos de vida más sanos y la asistencia médica mejorada. Aquí está un resumen de los progresos recientes que están ayudando a prevenir apoplejías en aquellos que están en mayor riesgo.

Tratamiento

Una de las razones por las que es imperioso evaluar cualquier señal de alerta de un derrame cerebral es que los investigadores han descubierto que el daño cerebral que ocasiona puede extenderse más allá de la región afectada y empeorar durante las primeras 24 horas. Si la situación así lo requiere, el personal médico hará lo posible por limitar o prevenir este daño secundario administrándole al paciente medicamentos específicos en las primeras horas posteriores al derrame.
Cuando una persona tiene un derrame cerebral, es preciso hospitalizarla para determinar la causa y el tipo de derrame sufrido, tratarlo y prevenir posibles complicaciones. Es posible que, además de administrarle medicamentos, haya que operar al paciente.
Una vez que el sobreviviente de un derrame cerebral se encuentra estable y el avance de las deficiencias neurológicas se detiene, comienza el proceso de rehabilitación.
La rehabilitación no es una cura, sino que apunta a minimizar el daño permanente y a mejorar la adaptación del paciente. Puede requerir que éste tenga que volver a capacitarse, de manera intensiva, en lo que respecta a la movilidad, el equilibrio, la percepción espacial y corporal, el control de esfínteres, el lenguaje y los nuevos métodos de adaptación psicológica y emocional. Los programas de rehabilitación para personas que sufrieron derrames cerebrales exigen los esfuerzos coordinados de muchos profesionales de la salud.
Alrededor del 80% de los sobrevivientes de derrames cerebrales padecen deficiencias físicas, perceptivas y de lenguaje que se pueden mejorar mediante rehabilitación. En ocasiones, la gente no recibe la atención necesaria porque no se la deriva a los servicios adecuados o porque los seguros de salud no cubren los costos. Es posible que usted deba hacer muchas preguntas y actuar en forma decidida para conseguir la ayuda necesaria. La persona que da de alta a los pacientes en el hospital debe ayudar a derivarlos a centros de rehabilitación. También puede ser necesaria la participación de asistentes sociales en la planificación especial para los cuidados a largo plazo y las derivaciones a centros comunitarios.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)