Archivo de la categoría: salud mental

Trastorno Obsesivo-Compulsivo (T.O.C.)

Trastorno obsesivo-compulsivo (T.O.C.)

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos no deseados incontrolables y comportamientos rituales repetitivos que se sienten obligados a realizar, incapaz de resistirse a ellos y liberarse.
Como una aguja se queda pegada en un disco viejo, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) hace que el cerebro se queda bloqueado en un pensamiento o deseo particular. Por ejemplo, es posible comprobar la estufa veinte veces para asegurarse de que está realmente apagada, lavarse las manos hasta hacerse daño.
Las obsesiones son pensamientos recurrentes no deseados, impulsos o imágenes que causan una ansiedad significativa. Al principio, la obsesión puede ser experimentada como relativamente benigna. Con el tiempo, la persona lo asocia con el miedo y la ansiedad que incapacita.
Estas obsesiones se dividen en categorías temáticas comunes, tales como:
• Miedo a la contaminación con la suciedad, los gérmenes o sustancias venenosas.
• Miedo de tener una enfermedad grave
• Temor de que las acciones de uno hieren a otras personas o causar que ocurran cosas malas.
• Incapacidad de deshacerse de objetos inútiles (acaparamiento)
• Pensamientos e imágenes sexuales y agresivos inapropiados
• Necesidad de simetría, orden o exactitud
Las personas que temen la contaminación pueden obsesionarse con dar la mano o tocar picaportes públicos.
Los que se obsesionan con las implicaciones de sus acciones a menudo temen a poner en peligro a los demás.
Las obsesiones con la simetría y el orden pueden causar ansiedad significativa sobre disposición de los muebles, los hábitos alimenticios o la ropa.
Impulsos sexuales inapropiados e imágenes pornográficas, a menudo de una naturaleza agresiva, pueden dominar la mente de una persona.
Las obsesiones de agresión también se centran en las emociones violentas, gritar en público o dañar a otros.
Acumular objetos inútiles, es común en el TOC y pueden coincidir con una obsesión por el orden.
Las personas que sufren de TOC se dan cuenta de que ellos crean sus obsesiones. Ellos sienten que el contenido de sus obsesiones está fuera de su control, inadecuado, no es indicativo de su carácter. Por lo tanto, su ansiedad se intensifica no sólo por obsesiones recurrentes, sino también por la extrañeza de las obsesiones.

Causas

La causa del trastorno obsesivo-compulsivo no se entiende completamente, pero dentro de las teorías principales incluyen:
  • Biología: Puede ser el resultado de cambios en las funciones propias de la química del cerebro o naturales de su cuerpo. También puede tener un componente genético, pero los genes específicos aún no han sido identificados.
  • Medio Ambiente: Algunos factores ambientales como las infecciones se sugieren como un disparador para el TOC, pero se necesita más investigación para estar seguro.
Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar el trastorno obsesivo-compulsivo son:
  • La historia familiar. Tener padres u otros miembros de la familia con la enfermedad puede aumentar su riesgo de desarrollar TOC.
  • Eventos estresantes de la vida. Si usted ha experimentado eventos traumáticos o estresantes o que tienden a reaccionar fuertemente a la tensión, el riesgo puede aumentar. Esta reacción puede, por alguna razón, desencadenar pensamientos intrusivos, los rituales y la angustia emocional característica de TOC.
Los individuos con trastorno obsesivo-compulsivo pueden tener problemas adicionales. Algunos de los problemas pueden estar asociadas con el TOC – otros pueden existir además de TOC pero no ser la causa de ello, entre éstos están:
  • La incapacidad para asistir al trabajo, la escuela o las actividades sociales.
  • Relaciones turbulentas.
  • La mala calidad de vida en general.
  • Los trastornos de ansiedad.
  • Depresión.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Pensamientos y conductas suicidas.
  • El alcohol o abuso de otras sustancias.
  • La dermatitis por contacto de lavado de manos frecuente.

Síntomas

Los primeros indicios del TOC se pueden ver en niños y adolescentes. La enfermedad generalmente comienza de manera gradual y empeora con la edad. Los síntomas pueden ser leves o graves. Algunas personas sólo tienen pensamientos obsesivos sin comportamiento compulsivo.
La mayoría de las personas, especialmente los niños, no perciben las obsesiones y comportamientos compulsivos como irracionales o ridículos. Por ejemplo, los niños no les importa evitar grietas en la acera. Y aunque los adultos pueden cavilar sobre sus problemas, por lo general lo hacen porque sus problemas y sus soluciones tienen sentido a la vida adulta. Pero todas las personas con TOC se dan cuenta que estas reacciones suelen ser excesivas y perjudiciales. Esta toma de conciencia es una característica de la enfermedad.
Las personas con TOC suelen sentirse avergonzados de su enfermedad y rara vez revelan sus síntomas, si pueden evitarlo. Muchas personas ocultan sus síntomas a familiares y amigos durante años. Estas personas reconocen lo absurdo de su conducta, pero a menudo aprenden a vivir con ellos.
  1. Los síntomas pueden presentarse días, semanas y a veces hasta años después de ocurrido el hecho.
  2.  Se presentan pesadillas o flashbacks constantes sobre la situación traumática.
  3. El afectado mantiene “la guardia” y cree que el peligro volverá en cualquier momento.
  4. Físicamente puede haber diarrea, dolores musculares, dolor de cabeza, depresión y abuso de drogas, incluyendo analgésicos.

Diagnóstico

Para ayudar a diagnosticar el TOC, un especialista en la materia puede indicar exámenes, tales como:
  • Examen físico. Esto se puede hacer para ayudar a descartar otros problemas que podrían estar causando sus síntomas y para revisar si hay complicaciones relacionadas.
  • Las pruebas de laboratorio. Estos pueden incluir, por ejemplo, un recuento sanguíneo completo, la detección de alcohol y drogas y un chequeo de su función tiroidea.
  • Evaluación psicológica. El especialista de salud mental le preguntará acerca de sus pensamientos, sentimientos, síntomas y pautas de comportamiento; además, podría tener la opción de hablar con familiares y amigos sobre el caso, bajo el consentimiento del paciente.
Los criterios de diagnóstico: Para ser diagnosticado con TOC, debe cumplir con los criterios establecidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Este manual es utilizado por los profesionales de salud mental para diagnosticar las enfermedades mentales y las empresas de seguros de reembolso para el tratamiento, lo cuales son:
• Debe tener obsesiones o compulsiones, o ambas cosas.
• Puede o no darse cuenta de que sus obsesiones y compulsiones son excesivas e irracionales.
• Las obsesiones y compulsiones son significativamente por periodos largos e interfieren con su rutina diaria y el funcionamiento social o laboral.
Sus obsesiones deben cumplir con los siguientes criterios:
• Recurrente, pensamientos, impulsos o imágenes persistentes y no deseadas son intrusivos y provocan malestar.
• Intenta ignorar estos pensamientos, imágenes o impulsos o suprimirlos con conductas compulsivas.
Las compulsiones deben cumplir con los siguientes criterios:
• Comportamiento repetitivo que se siente impulsado a realizar, tales como lavarse las manos o actos mentales repetitivos, como contar en silencio.
• Intenta neutralizar las obsesiones con otro pensamiento o acción.
• Estos comportamientos o actos mentales tienen el propósito de prevenir o reducir la angustia, pero son excesivos o no realistas en relación con el problema que están destinadas a solucionar.
A veces es difícil diagnosticar porque los síntomas del TOC pueden ser similares a los de un trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo, trastornos de ansiedad, depresión, esquizofrenia u otras enfermedades mentales. Alguien con verdaderas obsesiones y compulsiones tiene TOC, aunque es posible tener ambos TOC y trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva. Asegúrese de seguir con el proceso de diagnóstico para que pueda obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo no puede resultar en una cura, pero puede ayudarle a traer síntomas bajo control por lo que no descartan su vida diaria. Algunas personas necesitan tratamiento para el resto de sus vidas.
Los dos tratamientos principales para TOC son la psicoterapia y medicamentos. A menudo, el tratamiento es más eficaz con una combinación de éstos.
Psicoterapia
Es un tipo de terapia llamada exposición y prevención de respuesta (EPR) es el tratamiento más eficaz. Esta terapia consiste en exponer que poco a poco a un objeto o la obsesión temidos, tales como suciedad, el cual tiene que aprender maneras saludables de lidiar con la ansiedad. La terapia de exposición requiere esfuerzo y práctica, pero puede disfrutar de una mejor calidad de vida una vez que aprenda a manejar sus obsesiones y compulsiones.
La terapia puede llevarse a cabo en sesiones individuales, familiares o de grupo.
Medicamentos
Ciertos medicamentos psiquiátricos pueden ayudar a controlar las obsesiones y compulsiones del TOC. Por lo general, los antidepresivos son juzgados primero.
Los antidepresivos que han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar el TOC son:
• Clomipramine (Anafranil)
• La fluvoxamina (Luvox CR)
• La fluoxetina (Prozac)
• La paroxetina (Paxil, Pexeva)
• Sertralina (Zoloft)
Sin embargo, otros antidepresivos y medicamentos psiquiátricos utilizados para otras afecciones se pueden prescribir fuera de la etiqueta para tratar el TOC.
La elección de un medicamento. No es raro tener que probar varios medicamentos antes de encontrar uno que funcione bien para controlar sus síntomas. Puede tomar semanas o meses después de comenzar un medicamento a notar una mejoría en sus síntomas. Su médico también puede recomendar medicamentos de combinación, como los antidepresivos y los medicamentos antipsicóticos, para que sean más eficaces en el control de sus síntomas.
No deje de tomar su medicamento sin consultar a su médico, incluso si se siente mejor (puede tener una recaída de los síntomas del TOC). Los antidepresivos no se consideran adictivos, pero la dependencia física a veces, que es diferente de la adicción, pueden ocurrir. Así que interrumpir el tratamiento bruscamente o desaparecidos varias dosis puede causar síntomas de dependencia, a veces llamado síndrome de la discontinuación. Trabaje con su médico para disminuir gradualmente y con seguridad su dosis.
Efectos secundarios de los medicamentos y los riesgos.
En general, el objetivo del tratamiento con medicamentos es para controlar eficazmente los signos y síntomas en la dosis más baja posible. Se debe tomar en cuenta lo siguiente:
  • Efectos secundarios. Todos los medicamentos psiquiátricos tienen efectos secundarios potenciales que pueden incluir malestar estomacal, trastornos del sueño, sudoración y reducido interés en la actividad sexual. 
  • El riesgo de suicidio. La mayoría de los antidepresivos son generalmente seguros, pero la FDA exige que todos llevan las advertencias más severas para las recetas. En algunos casos, los niños, adolescentes y adultos jóvenes menores de 25 años pueden tener un aumento de pensamientos o conductas suicidas cuando toman antidepresivos, especialmente en las primeras semanas después de iniciar o cuando se cambia la dosis. Si se producen pensamientos suicidas al tomar un antidepresivo, el paciente debe comunicarse inmediatamente con su médico o buscar ayuda de emergencia. Se debe tomar en cuenta que los antidepresivos son más propensos a reducir el riesgo de suicidio en el largo plazo mediante la mejora del estado de ánimo.
  • Interacciones con otras sustancias. Algunos medicamentos pueden tener interacciones peligrosas con otros medicamentos, o alimentos, alcohol u otras sustancias. Por lo que el paciente debe tener la obligación de indicarle al médico que sustancias o medicamentos toma, incluyendo vitaminas, minerales y suplementos de hierbas.

Prevención

No hay manera segura de prevenir el trastorno obsesivo-compulsivo. Sin embargo, obtener el tratamiento tan pronto como sea posible puede ayudar a prevenir el TOC empeore.
El trastorno obsesivo compulsivo es una enfermedad crónica, lo que significa que siempre será parte de su vida. Aunque no se puede tratar el TOC por cuenta propia, puede hacer algunas cosas por si mismo que se basará en el plan de tratamiento:
  • Tome sus medicamentos según las indicaciones. Incluso si usted se siente bien, no se resista a la tentación de saltarse sus medicamentos. Si se detiene, los síntomas del TOC probablemente volverán.
  • Preste atención a las señales de advertencia. Usted y su médico puede haber identificado los problemas que pueden desencadenar los síntomas del TOC. Haga un plan para que sepa qué hacer si los síntomas reaparecen. Comuníquese con su médico o terapeuta si nota cualquier cambio en los síntomas o cómo se siente.
  • Compruebe primero antes de tomar otros medicamentos. Póngase en contacto con el médico que le está tratando antes de tomar los medicamentos prescritos por otro médico o antes de tomar cualquier exceso de medicamentos de venta libre, vitaminas, minerales o suplementos a base de hierbas. Estos pueden interactuar con sus medicamentos con TOC.
Lidiar con el trastorno obsesivo compulsivo puede ser todo un reto. Los medicamentos pueden tener efectos secundarios no deseados y es posible que se sienta avergonzado o enojado por tener una condición que requiere tratamiento a largo plazo. Aquí hay algunas maneras de ayudar a hacer frente al TOC:
  • Aprenda sobre el TOC, edúquese sobre su condición puede empoderarlo, lo que lo motivará a cumplir con su plan de tratamiento.
  •  Unirse a un grupo de apoyo puede ayudar a llegar a otros que enfrentan retos similares.
  • Manténgase enfocado en sus metas. La recuperación es un proceso continuo. Debe manener sus metas de recuperación en mente.
  • Encontrar salidas saludables. Explore maneras saludables para canalizar su energía, como los pasatiempos y actividades recreativas. El ejercicio regular, una dieta saludable y dormir lo suficiente puede tener un efecto positivo en su tratamiento.
  • Aprenda relajación y manejo del estrés. Pruebe las técnicas de manejo del estrés, como la meditación, la relajación muscular, la respiración profunda o el yoga.
  • Seguir con sus actividades regulares. Vaya a trabajar o a la escuela como lo haría normalmente. Pasar tiempo con la familia y amigos. No deje que el TOC se interponga en el camino de su vida.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Mastitis

Mastitis

La mastitis es una infección de los tejidos de la mama que se produce con mayor frecuencia durante el tiempo de la lactancia materna . Esta infección causa dolor , hinchazón, enrojecimiento y aumento de la temperatura de la mama. Esto puede ocurrir cuando las bacterias de la boca del bebé, introduce a través de una grieta del pezón al conducto de la leche. Esto causa una infección dolorosa y la inflamación de la mama.
La Infección de la mama ocurre con más frecuencia de uno a tres meses después del nacimiento del bebé, pero puede ocurrir en mujeres que todavía no han dado a luz , así como en mujeres después de la menopausia. Otras causas de infección son mastitis crónicas y una rara forma de cáncer llamada carcinoma inflamatoria .

Causas

La mastitis (inflamación del tejido mamario) es un problema benigno que causa una masa en la mama. Se presenta con frecuencia en las mujeres después del parto durante la lactancia. Estas masas son a menudo muy dolorosas. Las mujeres que no están amamantando también pueden desarrollar mastitis. En las mujeres sanas, la mastitis es rara. Sin embargo, las mujeres con diabetes, SIDA, o una alteración del sistema inmune pueden ser más susceptibles al desarrollo de la mastitis.

  • Las bacterias que se encuentran normalmente en la boca del bebé o en el pezón puede entrar en los conductos de la leche a través de pequeñas grietas en la piel del pezón y se multiplican rápidamente en la leche materna . Esto puede conducir a un área superficial pequeña de la inflamación (con frecuencia de bacterias estreptocócicas) o una más profunda amurallada infección o absceso (frecuencia de bacterias estafilocócicas).
  • Elevaciones leves de temperatura (anteriormente denominada leche de fiebre ) acompañado por o dolor en el pezón o el seno es generalmente secundaria a la congestión y la deshidratación de inmediato (24-72 horas) después del parto y es tratada mediante la técnica de la lactancia materna mejorada. La temperatura del cuerpo no debe estar por encima de 39 ° C (102,2 ° F), ni la fiebre debe persistir por más de 4-16 horas. Esta condición también puede ocurrir en mujeres que no están amamantando y que no suprime por completo la lactancia todavía. 
  • Alrededor de un tres por ciento de las madres que amamantan, desarrollan mastitis, por lo general, dentro de las primeras semanas después del parto. La mayoría de las infecciones de mama se producen en el primer o segundo mes después del parto o en el momento del destete. Por lo general, la infección es sólo en un seno. La congestión y el vaciado incompleto de mama pueden contribuir al problema y hacer que los síntomas empeoren. 
  • La Mastitis crónica ocurre en mujeres que no están amamantando. En mujeres posmenopáusicas, las infecciones del pecho pueden estar asociadas con la inflamación crónica de los conductos debajo del pezón. Los cambios hormonales en el cuerpo pueden causar que los conductos de la leche se tapen con las células muertas de la piel. Estos conductos obstruidos hacen que el pecho sea más propenso a la infección de bacterias. Este tipo de infección tiende a reaparecer después del tratamiento con antibióticos .

Síntomas

Infecciones: Las infecciones mamarias pueden causar dolor, enrojecimiento y calor de la mama junto con los siguientes síntomas:
• Sensibilidad e hinchazón
• Dolores en el cuerpo
• Fatiga
• Pecho congestionado
• Fiebre y escalofríos
• Temblor o sacudidas

Absceso: A veces un absceso mamario puede complicar la mastitis. Masas inofensivas, no cancerosas tales como abscesos suelen ser más sensibles y con frecuencia se sienten bajo la piel. El borde de la masa es generalmente regular y bien definido. Los indicios de que esta infección sea más grave incluyen los siguientes:

  • Tener bulto en la mama que no disminuye después de amamantar a un recién nacido (Si el absceso es profundo en el pecho, usted no puede ser capaz de sentirlo). La masa puede ser desplazable y / o compresible.
  • Secreción de pus en el pezón 
  • Fiebre persistente y no mejoría de los síntomas al cabo de 48-72 horas de tratamiento

Diagnóstico

El diagnóstico de la mastitis y el absceso mamario por lo general se puede hacer sobre la base de un examen físico.

  • Si no está claro, si una masa es debido a un absceso lleno de líquido o una masa sólida tal como un tumor, se puede realizar un ultrasonido. Una ecografía también puede ser útil para distinguir entre mastitis y abscesos simples o en el diagnóstico de un absceso profundo en el pecho. Esta prueba no invasiva permite al médico visualizar directamente el absceso mediante la colocación de una sonda de ultrasonido por encima de su pecho. Si un absceso se confirma, la aspiración o drenaje quirúrgico y antibióticos por vía intravenosa se requieren a menudo.
  • Los cultivos pueden ser tomados, ya sea de la leche materna o del material aspirado (tomada a través de una jeringa ) a partir de un absceso, para determinar el tipo de microorganismo que provoca la infección. Esta información puede ayudar a su médico a decidir qué tipo de antibiótico a utilizar. 

Tratamiento

Las infecciones mamarias requieren tratamiento de un especialista de la salud.
Después de ver un médico, intente lo siguiente para ayudar a sanar la infección en los senos:

  • Medicamentos para el dolor: Tome acetaminofeno (como Tylenol) o ibuprofeno (como Advil) para el dolor. Estos medicamentos son seguros durante la lactancia materna y no dañará a su bebé
  • La alimentación frecuente: No deje de amamantar en el pecho afectado, a pesar de ser doloroso. El vaciamiento frecuente de la mama evita la congestión y los conductos obstruidos que sólo pueden empeorar la mastitis. 
  • Si es necesario, puede utilizar un sacaleches para vaciar completamente la mama. 
  • La infección no dañará al bebé porque los gérmenes que causaron la infección probablemente vino de la boca del bebé en primer lugar. Una alternativa a esto es la de bombear la mama afectada para aliviar y descartar la leche. Amamantar desde el lado no afectado y el suplemento con fórmula infantil , según sea necesario.
  • El alivio del dolor: compresas calientes aplicando antes y después de las comidas a menudo pueden proporcionar algún alivio. Un baño caliente puede disminuir el dolor. 
  • Si el calor es ineficaz, bolsas de hielo aplicadas después de las comidas puede brindar algún consuelo y alivio. 
  • Evite el uso de bolsas de hielo justo antes de la lactancia materna, ya que puede reducir la velocidad de flujo de leche. 
  • Beba mucha agua, por lo menos 10 vasos al día. Consuma comidas bien balanceadas y añadir 500 calorías adicionales al día durante la lactancia. La deshidratación y la mala nutrición puede disminuir la producción de leche y la harán sentir peor. 
  • Para mastitis simple sin absceso, los antibióticos orales se prescriben. Cefalexina (Keflex) y dicloxacilina (Dycill) son dos de los antibióticos más comunes elegidos, sino una serie de otros están disponibles. eritromicina puede usarse si la mujer es alérgica a los antibióticos. El antibiótico prescrito dependerá de la situación clínica, la preferencia de su médico y sus alergias a medicamentos, si los hubiere. Este medicamento es seguro para usar durante la lactancia y no dañará al bebé. 
  • Mastitis crónica en las mujeres que no están amamantando puede ser complicada; recurrentes episodios de mastitis son comunes. En ocasiones, este tipo de infección no responde bien a los antibióticos, por lo tanto, un seguimiento estrecho con su médico es obligatorio. 
  • Si la infección empeora a pesar de antibióticos por vía oral o si usted tiene un absceso profundo que requiere tratamiento quirúrgico, puede ser admitido en el hospital para tratamiento de antibióticos intravenosos.

Prevención

A veces la mastitis es inevitable. Algunas mujeres son más susceptibles que otras, especialmente aquellas que están amamantando por primera vez. En general, los buenos hábitos para prevenir la mastitis incluyen los siguientes:

  • Amamantar por igual en ambos senos.
  • Pechos vacíos completamente para evitar la congestión y los conductos bloqueados. 
  • Utilice buenas técnicas de amamantamiento para prevenir los pezones adoloridos y agrietados. 
  • Evitar la deshidratación bebiendo suficiente líquido. 
  • Práctica cuidadosa de higiene : lavado de manos, limpieza de los pezones, mantener a su bebé limpio.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Demencia senil

Demencia senil

La demencia senil es el deterioro mental (pérdida de capacidad intelectual) que está asociada con la vejez. Existen dos tipos principales de demencia senil: las debidas a generalizarse “atrofia” (demencia tipo Alzheimer) y los debidos a problemas vasculares (principalmente los accidentes cerebrovasculares). La demencia senil se utiliza a menudo cuando se hace referencia a la enfermedad de Alzheimer.

Causas

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de la senilidad. Esta enfermedad comienza con dificultades para aprender o recordar hechos recientes.
La depresión grave también puede causar senilidad. Por lo tanto, una persona que muestra signos de la enfermedad de Alzheimer debe hacerse la prueba para confirmar el diagnóstico.
Trastornos cerebrales también pueden conducir a la senilidad. Estos trastornos pueden ser causados por trauma, enfermedad o infección. Una variedad de condiciones, tales como la enfermedad de Parkinson, enfermedad de Pick, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, demencia vascular, enfermedad de Huntington, ictus, síndrome de Down, traumatismo craneal, demencia con cuerpos de Lewy, y el SIDA también puede causar senilidad. En cada uno de estos casos, la senilidad generalmente no es reversible.
Otras enfermedades que pueden causar senilidad a veces son tratables. Estos incluyen el hipotiroidismo, pseudodemencia depresiva, tumores, hidrocefalia de presión normal y las deficiencias en vitaminas B1, B12 y A. Personas que abusan de las drogas y el alcohol también corren un mayor riesgo de desarrollar la senilidad. De manera similar, las personas que inhalan pintura u otras sustancias pueden desarrollar senilidad.
El exceso de medicación o deshidratación también puede una persona mostrar signos de senilidad y dar lugar a un falso diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.

Síntomas

Los síntomas de la senilidad son muchos de los cambios físicos asociados con la vejez:
• Postura encorvada
• Piel arrugada
• Disminución de la fuerza muscular
• Cambios en la lente y los músculos del ojo
• Fragilidad del hueso y la rigidez de las articulaciones
• Endurecimiento de las arterias

También hay cambios mentales asociadas con la senilidad:

• Deterioro del juicio
• Pérdida de memoria
• A veces, comportamiento infantil

Los cambios psicológicos reales se cree que está relacionada con el envejecimiento de las células corticales del cerebro. Considerando que los cambios físicos asociados con el envejecimiento en todas las personas, en cierta medida, la evidencia de degeneración psicológica no es universal. En el uso común, la senilidad término se aplica sólo al deterioro mental.

Diagnóstico

Los médicos emplean una serie de estrategias para diagnosticar la demencia. Es importante descartar la existencia de enfermedades tratables, como la depresión, la hidrocefalia de presión normal o deficiencia de vitamina B12, que pueden causar síntomas similares.
El diagnóstico precoz y preciso de la demencia es importante para los pacientes y sus familias, ya que permite el tratamiento precoz de los síntomas. Para las personas con Alzheimer o de otras demencias progresivas, el diagnóstico temprano puede permitir hacer planes para el futuro, mientras que todavía puede ayudar a tomar decisiones. Estas personas también pueden beneficiarse de un tratamiento farmacológico.

Tratamiento

Mientras que los tratamientos para revertir o detener la progresión de la enfermedad no están disponibles para la mayoría de las demencias, los pacientes pueden beneficiarse en cierta medida de un tratamiento con medicamentos disponibles y otras medidas, tales como la formación cognitiva.
Muchas personas con demencia, en particular los de las primeras etapas, pueden beneficiarse de la práctica de tareas diseñadas para mejorar el rendimiento en los aspectos específicos del funcionamiento cognitivo. Por ejemplo, a veces las personas pueden aprender a utilizar las ayudas de memoria, como mnemotécnicos, dispositivos informáticos de recuerdo o tomar notas.
Modificación de la conducta – comportamiento gratificante apropiados o positivos e ignorar comportamientos inapropiados – también puede ayudar a controlar comportamientos inaceptables o peligrosos.

Prevención

La investigación ha revelado una serie de factores que pueden ser capaces de prevenir o retrasar la aparición de la demencia en algunas personas. Por ejemplo, los estudios han demostrado que las personas que mantienen un control estricto sobre sus niveles de glucosa tienden a obtener mejores resultados en las pruebas de la función cognitiva de las personas con diabetes mal controlada. Varios estudios también han sugerido que las personas que se dedican a actividades intelectualmente estimulantes, como las interacciones sociales, ajedrez, crucigramas y tocar un instrumento musical, reducen significativamente el riesgo de desarrollar Alzheimer y otras formas de demencia. Los científicos creen que las actividades mentales pueden estimular el cerebro de una manera que incrementa la persona “reserva cognitiva” – la capacidad para hacer frente o compensar los cambios patológicos asociados con la demencia.
Los científicos están alentados por los resultados de estos primeros estudios y muchos creen que con el tiempo será posible prevenir algunas formas de demencia. Posibles acciones preventivas incluyen:

  • La reducción de la homocisteína. En un estudio, los niveles elevados en sangre de aminoácido homocisteína se asociaron con un riesgo 2,9 veces mayor de AD y un riesgo 4,9 veces mayor de demencia vascular. Un estudio preliminar ha demostrado que altas dosis de tres vitaminas B que ayudan a reducir los niveles de homocisteína – ácido fólico, B12 y B6 – parecen retrasar la progresión de la EA
  • Bajar los niveles de colesterol. Las investigaciones sugieren que las personas con niveles altos de colesterol tienen un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer. El colesterol está implicado en la formación de placas amiloides en el cerebro. Las mutaciones en un gen llamado CYP46 y la apoE E4 variante del gen, ambos de los cuales se han relacionado con un mayor riesgo de AD, también están involucrados en el metabolismo del colesterol. 
  • La reducción de la presión arterial. Varios estudios han demostrado que los medicamentos antihipertensivos reduce las probabilidades de deterioro cognitivo en personas mayores con presión arterial alta. Estas personas tenían un menor riesgo de EA y demencia vascular. 
  • Ejercicio. El ejercicio regular estimula la producción de sustancias químicas llamadas factores de crecimiento que ayudan a las neuronas a sobrevivir y adaptarse a nuevas situaciones. Estas ganancias pueden ayudar a retrasar la aparición de síntomas de demencia. El ejercicio también puede reducir el riesgo de daño cerebral por la aterosclerosis. 
  • Educación. Los investigadores han encontrado pruebas de que la educación formal puede ayudar a proteger a las personas contra los efectos de la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores creen que la educación puede hacer que el cerebro se desarrolle sólidas redes de células nerviosas que pueden ayudar a compensar el daño celular causado por la enfermedad de Alzheimer. 
  • Control de la inflamación. Muchos estudios han sugerido que la inflamación podría contribuir a la AD. Además, las autopsias de personas que murieron con AD han demostrado inflamación generalizada en el cerebro que parecía ser causada por la acumulación de amiloide beta.
  • Medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (AINE) La investigación indica que el uso a largo plazo de los AINE – ibuprofeno , naproxeno , y otros medicamentos similares – pueden prevenir o retrasar la aparición de la EA. Los investigadores no están seguros de cómo estos fármacos puede proteger contra la enfermedad, pero algunos o todos de que el efecto puede ser debido a la reducción de la inflamación.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

El Suicidio

El Suicidio

Es el acto de causar intencionalmente la propia muerte. El suicidio es a menudo comprometida por la desesperación , la causa de lo que puede ser atribuido a un trastorno mental , como depresión , trastorno bipolar, esquizofrenia , alcoholismo o abuso de drogas . Los factores de estrés tales como dificultades financieras o problemas con las relaciones interpersonales juegan a menudo un papel significativo. Se estima que mas de un millón de personas mueren por suicidio cada año.

Causas

Más del 90 por ciento de las personas que mueren por suicidio tienen una enfermedad mental en el momento de su muerte. La enfermedad mental no tratada (incluyendo depresión, trastorno bipolar, esquizofrenia, y otros) es la causa de la gran mayoría de los suicidios.
Además, algunas personas están genéticamente predispuestas a la depresión y por lo tanto es posible que no aparentan estar sometidos a ningún tipo de experiencia vitales negativos y aún así se deprimen, y pueden morir por suicidio.
Por lo tanto, algunas personas mueren por suicidio a causa de una depresión que fue causada por la genética. Usted probablemente ha oído hablar de algunos indivuduos que murieron por suicidio y no mostraron ningún síntoma o no parecían tener ningún problema serio. En estos casos, es posible que la persona tuviera depresión ocurrido debido a este factor genético.
Es muy raro que una persona se suicide debido a una causa. Por lo tanto, suele haber varias causas, y no sólo uno, para el suicidio.
Algunas de las experiencias negativas que pueden causar depresión, y algunas otras causas de la depresión que causen el suicidio, incluyen:

  • La muerte de un ser querido.
  • Un divorcio, separación o ruptura de una relación.
  • La pérdida de la custodia de los hijos o la sensación de que una decisión de custodia de los hijos no es justa.
  • Una pérdida grave, como la pérdida de un trabajo, la casa o el dinero.
  • Una enfermedad grave.
  • Una enfermedad terminal.
  • Un grave accidente.
  • Dolor físico crónico.
  • Dolor emocional intenso.
  • La pérdida de la esperanza.
  • Ser víctimas (violencia doméstica, la violación, asalto, etc.)
  • Un ser querido es víctima (asesinato de niños, abuso de menores, el secuestro, el asesinato, la violación, asalto, etc.)
  • El abuso físico.
  • El abuso verbal.
  • El abuso sexual.
  • No resuelve el abuso (de cualquier tipo) en el pasado.
  • Sentimientos “atrapados” en una situación percibida como negativa.
  • Sentir que las cosas nunca van “a mejorar”.
  • Sentirse impotente.
  • Graves problemas legales, como delito o la encarcelación.
  • Sentirse “aprovechado”.
  • La incapacidad para hacer frente a una percepción de “humillante” situación.
  • La incapacidad para hacer frente a una percepción de “fracaso”.
  • El abuso de alcohol.
  • El abuso de drogas.
  • Una sensación de no ser aceptado por la familia, los amigos o la sociedad.
  • Una decepción horrible.
  • Sentir que uno no ha cumplido con sus expectativas o las de otro.
  • Bullying. (Adultos, así como los niños, pueden ser intimidados.)
  • Baja auto-estima.

Una vez más, las causas anteriores pueden desencadenar la depresión, y la depresión no tratada es la principal causa de suicidio.

Diagnóstico

Su médico puede realizar un examen físico, las pruebas y el interrogatorio a fondo acerca de su salud física y mental para ayudar a determinar lo que puede ser la causa de su pensamiento suicida y determinar el mejor tratamiento.

Síntomas

Una persona que está en riesgo de cometer suicidio por lo general muestra signos (consciente o inconscientemente) de que algo anda mal. Mantengase en alerta si la persona tiene:

  • Signos de depresión clínica
  • Alejamiento de amigos y familiares
  • Tristeza y desesperanza
  • Falta de interés en actividades anteriores o de lo que está sucediendo a su alrededor
  • Cambios físicos, como la falta de energía, patrones diferentes de sueño, cambios en el peso o el apetito
  • Pérdida de la autoestima, los comentarios negativos sobre la autoestima
  • Hablar de muerte o suicidio en las discusiones o por escrito
  • Intentos previos de suicidio
  • Consiguiendo asuntos personales en orden, tal como regalar posesiones, o que tenga un interés apremiante en voluntades personales o seguros de vida

Aunque muchas personas consideran que el potencial suicida parece triste, a veces enmascaran un poco sus sentimientos con agitación excesiva de energía. Hiperactividad e inquietud puede indicar una depresión subyacente que se está ocultando.
Hablar sobre el suicidio significa que existe la posibilidad de atentar contra su propia vida, aunque en realidad no lo hacen, la negación no hará que la amenaza de suicidio desaparezca y sólo se puede hacer que se sientas más solo y angustiado. Si tiene pensamientos de suicidio, consulte con su médico o con un consejero.

Tratamiento

Los individuos que consideran el suicidio deben tener una evaluación profesional de un médico de cabecera o especialista en salud mental para resolver cualquiera de los siguientes tratamientos:

  • Asesoramiento psicológico continuo (Por ejemplo, la psicoterapia, la terapia marital)
  • Intervención médica (Por ejemplo, tratamiento, más agresivo de un síndrome de dolor)
  • Tratamiento psiquiátrico (por ejemplo, el tratamiento de un trastorno del estado de ánimo, abuso de sustancias o esquizofrenia)

Prevención

No hay sustituto para la ayuda profesional cuando se trata de pensamientos suicidas y prevenir el suicidio. Sin embargo, hay algunas cosas que pueden reducir el riesgo:

  • Evite las drogas y el alcohol. El alcohol y las drogas ilegales pueden empeorar los pensamientos suicidas. También pueden hacer sentirse menos inhibidos, lo que significa que es más probable que actúe en sus pensamientos.
  • Formar una red de apoyo fuerte. Eso puede incluir a la familia, amigos o miembros de su iglesia, sinagoga u otro lugar de culto. La práctica religiosa se ha demostrado que ayuda a reducir el riesgo de suicidio.
  • Actívese. Actividad física y el ejercicio han demostrado reducir los síntomas de depresión. Considere caminar, trotar, nadar, jardinería o tomar otro tipo de actividad física que le guste.

Nota: Este artículo no pretende ser un sustituto de asesoramiento suicidio. Si usted o alguien que usted conoce puede estar en riesgo de cometer suicidio, póngase en contacto inmediatamente con los servicios de emergencia en su área para obtener asesoramiento profesional.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Vigorexia

Vigorexia

Este es un problema mental que afecta principalmente a los varones y se caracteriza por la obsesión por la falta de musculatura, lo que lleva a hacer ejercicio compulsivamente, uso de esteroides anabólicos y otros problemas. La Vigorexia no es en realidad un trastorno de la alimentación, en cambio, es deliberado para ser una alternativa de trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia. Sin embargo, las actitudes alimentarias desordenadas se utilizan a menudo por personas que tienen este trastorno.

Causas

Las causas no se conocen, pero dos ideas principales giran en torno a Vigorexia como una forma de comportamiento obsesivo-compulsivo y en segundo lugar, el efecto de los medios de comunicación poniendo el mismo tipo de presión sobre los hombres para adaptarse a una forma ideal como ha sido el caso de las mujeres desde hace años.

Síntomas

Los signos y síntomas del trastorno de Vigorexia son:

  • Pasa una cantidad extrema de tiempo en la elaboración y levantamiento de pesas
  • Se vuelve particularmente ansioso cuando no puede ir al gimnasio
  • La negativa a salir con sus amigos y familiares a fin de hacer ejercicio
  • Come sobre todo proteínas
  • Comer hidratos de carbono muy seguido
  • El consumo de alimentos ampliada a “por mayor”
  • Compara a sí mismo a los demás, especialmente cuando se trata de alguien en lo musculoso
  • Continuamente se comprueba en un espejo o se detiene por cualquier imagen en el espejo
  • Parece vano
  • Pueden eludir totalmente la reflexión, ya que es demasiado molesto para él
  • Cubrirá su cuerpo para que nadie pueda verlo
  • Hace comentarios que su cuerpo no es lo suficientemente musculoso
  • Se percibe a sí mismo como escuálido o pequeño, aunque es muy musculoso
  • Incluso cuando se está enfermo o lesionado, se niega a tomar tiempo libre o reducir los entrenamientos
  • Continuamente se preocupa por la cantidad de grasa corporal
  • La baja autoestima
  • Muy mal humor (esto puede ser un signo de uso de esteroides)
  • El uso de esteroides

Diagnóstico

Preocupación excesiva y falta de músculo del propio cuerpo: el sujeto se dedica a pensar en ello más de una hora diaria.

Dependencia del ejercicio físico:

  • Insistencia de practicar deporte diariamente entre tres y cuatro horas y media
  • Síndrome de abstinencia con cuadro de irritabilidad, ansiedad y depresión si se imposibilita el ejercicio. 
  • Se mantiene el ejercicio físico a pesar de estar contraindicado por motivos sociales o médicos 

Excesiva atención a la dieta, dirigida al desarrollo muscular:

  • Reducir al mínimo el consumo de grasas
  • Incrementar la cantidad de glúcidos para que sirvan como fuente de energía, así como proteína para ganar músculos 
  • Suplementos proteicos compuestos fundamentalmente por proteínas extraídas del suero de la leche o del huevo en forma de polvo, barritas o batidos 
  • Uso de complejos vitamínicos a veces acompañados con minerales y electrolitos para minimizar su déficit por una dieta inadecuada.
  • Consumo de gran cantidad de agua, diuréticos y cafeína 

Aceptación del sufrimiento y del daño físico como camino para conseguir el desarrollo muscular.

 Baja autoestima. La enfermedad deriva en un cuadro obsesivo compulsivo que hace que el vigoréxico se sienta un fracasado.

Control contínuo del peso, incluso varias veces al día.

Medición del grosor de los músculos, en ocasiones todas las mañanas, para determinar si se ha perdido masa muscular por la noche.

Personalidad introvertida e inmadura.

 Consumo de otras sustancias para acelerar el proceso.

  • Sustancias existentes en el propio organismo, como la creatina o la carnitina, que favorecen el aumento del volumen muscular y/o el aprovechamiento energético.
  • Esteroides anabolizantes. Utilizados para aumentar la masa muscular y perder grasa; su comercio y consumo sin control sanitario están prohibidos.

Tratamiento

El tratamiento de la Vigorexia consiste en la atención psicológica a largo plazo, consejería y a veces las drogas psiquiátricas se puede utilizar para controlar la depresión, especialmente en las primeras etapas del tratamiento. El apoyo de amigos y miembros de la familia también es fundamental.
La comunidad de levantamiento de pesas ha sido muy lento en reconocer la vigorexia, pero hay una creciente conciencia de la situación que ha llevado a algunos gimnasios a formar grupos de apoyo y coordinación de amigos con el fin de ayudar a los vigorexicos en las primeras etapas y para apoyar a las personas en recuperación.

Prevención

  • No es malo ni patológico desear tener una imagen corporal atractiva, pero todas aquellas personas que empiecen a obsesionarse con este tema deben estar atentas y solicitar ayuda si ese deseo se empieza a convertir en un problema que interfiere con sus relaciones interpersonales y su bienestar emocional.
  • Practicar ejercicio es muy saludable, pero no se puede invertir todo el tiempo libre en ello. Si se observa una adicción excesiva al gimnasio, hay que reducir progresivamente las horas empleadas en el entrenamiento, sustituyéndolas por otro tipo de actividades.
  • Es muy importante para no caer en este tipo de trastornos cuidar las relaciones personales y compartir el ocio con otras personas.
  • Las personas del entorno del paciente también pueden observar signos que indican que puede padecer el trastorno: se aísla socialmente, dedica demasiadas horas a entrenar, modifica su dieta, se queja de estar delgado y enclenque, y deben intervenir cuanto antes para ayudarle.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +2 (from 2 votes)

La Hipocondría

La Hipocondría

Es una enfermedad por la que el paciente cree de forma infundada que padece alguna enfermedad grave. El origen del término hace referencia a una región anatómica, el hipocondrio, situada bajo las costillas y la apófisis xifoides del esternón, donde según la escuela médica humoral se creía que se acumulaban los vapores causantes de este mal.

Causas

Son varias las causas de la hipocondría. Entre ellas tenemos:
• Interpretación errónea de síntomas.
• Experiencias traumáticas relacionadas directa o indirectamente con el                padecimiento de una enfermedad grave por parte de un familiar o amigo            cercano, sobretodo que haya podido causarle la muerte.
• Haber padecido una enfermedad durante la infancia, sobre todo si fue grave.
Puede comenzar a partir de la recepción de información alarmante sobre          enfermedades pandémicas, como por ejemplo la Gripe A

Síntomas

Uno de los principales síntomas es la ansiedad que siente la persona ante la posibilidad de padecer realmente una enfermedad más o menos grave, sintiendo de hecho una preocupación exagerada por temas relacionados con la salud.
En muchos casos, la persona hipocondríaca puede pasarse horas meditando sobre los síntomas de su cuerpo (ya sean reales o no), llegando incluso a percatarse de signos funcionales totalmente normales que normalmente escapan a la conciencia, relacionándolos precisamente con esa presunta enfermedad.
Estos son los síntomas más frecuentes:
• Ansiedad excesiva por padecer una supuesta enfermedad grave.
• Preocupación excesiva.
• Atención exagerada a signos funcionales del cuerpo y supuestos síntomas        de la enfermedad.
• Miedo a padecer una enfermedad grave.
• Tras visitar a un enfermo, o leer un artículo sobre salud (por poner un                sencillo ejemplo), la persona cree sentir los mismos síntomas.
• Sienten molestias de todo tipo, desde sudoración excesiva a aumento de la        frecuencia cardíaca, pasando por dolores abdominales o calambres                      musculares.
• Las conversaciones con otras personas tienden siempre a girar en torno a la    salud y las enfermedades.
Aunque no sea lógica la preocupación por la enfermedad a pesar de las exploraciones médicas negativas y de las explicaciones apropiadas, tal preocupación debe valorarse siempre en relación con el nivel cultural del enfermo. El diagnóstico de Hipocondría debe hacerse con mucho cuidado si las ideas del paciente sobre la enfermedad se ven reforzadas por curanderos que no están de acuerdo con las explicaciones y las exploraciones médicas.
El trastorno afecta por igual a varones y a mujeres.

Diagnóstico

Los Criterios de Diagnóstico de Hipocondría acorde al Manual Diagnóstico de Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-IV-TR) son los siguientes:
  1. Preocupación y miedo a tener, o la convicción de padecer, una enfermedad grave a partir de la interpretación personal de síntomas somáticos.
  2. La preocupación persiste a pesar de las exploraciones y explicaciones médicas apropiadas.
  3. La creencia expuesta en el criterio 1 no es de tipo delirante (a diferencia del trastorno delirante de tipo somático) y no se limita a preocupaciones sobre el aspecto físico (a diferencia del trastorno dismórfico corporal).
  4. La preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  5. La duración del trastorno es de al menos 6 meses.
  6. La preocupación no se explica mejor por la presencia de trastorno de ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno de angustia, episodio depresivo mayor, ansiedad por separación u otro trastorno Somatomorfo.
Especificar si:
Con poca conciencia de enfermedad: si durante la mayor parte del episodio el individuo no se da cuenta de que la preocupación por padecer una enfermedad grave es excesiva o injustificada.
Diagnóstico Diferencial:
Debe diagnosticarse Hipocondría solo si las preocupaciones sobre la salud no pueden explicarse mejor por la presencia de un Trastorno de Ansiedad Generalizada, Trastorno Obsesivo-compulsivo (TOC), Trastorno de Pánico, Episodio Depresivo Mayor, Trastorno de Ansiedad de Separación u otro Trastorno Somatomorfo.

Tratamiento

La hipocondría es un trastorno psicológico, por lo que el tratamiento principal consiste en una terapia cognitivo-conductual, que tiene el objetivo de hacer que el paciente pierda el miedo a estar enfermo. Lo primero que hay que conseguir es que el paciente abandone las visitas constantes a las consultas médicas y a las urgencias hospitalarias y que la salud y la enfermedad no sean un tema habitual de conversación para él. Para ello, es imprescindible la colaboración de la familia del afectado.
Por último, para eliminar el miedo a la enfermedad, se utiliza la desensibilización en la imaginación del paciente de aquellas situaciones temidas, para conseguir la progresiva aceptación de éstas y evitar que el cuerpo sea únicamente una fuente de dolor y angustia para él. Conjuntamente, en algunos casos, se emplean psicofármacos en la fase inicial de la enfermedad para controlar los síntomas ansiosos de la persona afectada.

Prevención

Únicamente cuando el cuadro clínico no es muy grave y el apoyo familiar es alto se puede tratar al paciente en el propio domicilio.
* Durante el tratamiento se debe impedir que el paciente conduzca, trabaje o tome decisiones de cualquier tipo, sobre todo si son de carácter financiero.
* La familia debe limitar las salidas del paciente fuera de casa y procurar que tenga vigilancia el mayor tiempo posible.
* Los familiares también deben proteger al paciente de ambientes marginales, promiscuos y del consumo de tóxicos.
* Si la enfermedad es grave y/o la familia no puede hacerse cargo, se debe ingresar al paciente. Si éste se opone se puede pedir una orden judicial o solicitarla 24 horas después del ingreso forzado.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Hipocondriasis

Hipocondriasis

La hipocondría es una enfermedad por la que el paciente cree de forma infundada que padece alguna enfermedad grave. El origen del término hace referencia a una región anatómica, el hipocondrio, situada bajo las costillas y el apófisis xifoides del esternón, donde según la escuela médica humoral se creía que se acumulaban los vapores causantes de este mal.
La hipocondría es, en esencia, una actitud que el individuo adopta ante la enfermedad. La persona hipocondríaca está constantemente sometida a un análisis minucioso y preocupado, incluso obsesivo, de sus funciones fisiológicas básicas, pensando en ellas como una fuente de segura enfermedad biológica.
La característica esencial de la hipocondría es la preocupación y el miedo a padecer, o la convicción de tener, una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal u otro signo que aparezca en el cuerpo.

Causas

Son varias las causas de la hipocondría. A continuación exponemos algunas de las más habituales:
• Interpretación errónea de síntomas.
• Experiencias traumáticas relacionadas directa o indirectamente con el padecimiento de una enfermedad grave por parte de un familiar o amigo cercano, sobretodo que haya podido causarle la muerte.
• Haber padecido una enfermedad durante la infancia, sobre todo si fue grave.
A veces que la hipocondría puede comenzar a partir de la recepción de información alarmante sobre enfermedades.

Síntomas

Uno de los principales síntomas de la hipocondría es la ansiedad que siente la persona ante la posibilidad de padecer realmente una enfermedad más o menos grave, sintiendo de hecho una preocupación exagerada por temas relacionados con la salud.
En muchos casos, la persona hipocondríaca puede pasarse horas meditando sobre los síntomas de su cuerpo (ya sean reales o no), llegando incluso a percatarse de signos funcionales totalmente normales que normalmente escapan a la conciencia, relacionándolos precisamente con esa presunta enfermedad.
En cualquier caso, te resumimos la mayoría de los síntomas que aparecen a continuación:
• Ansiedad excesiva por padecer una supuesta enfermedad grave.
• Preocupación excesiva.
• Atención exagerada a signos funcionales del cuerpo y supuestos síntomas de la enfermedad.
• Miedo a padecer una enfermedad grave.
• Tras visitar a un enfermo, o leer un artículo sobre salud (por poner un sencillo ejemplo), la persona cree sentir los mismos síntomas.
• Sienten molestias de todo tipo, desde sudoración excesiva a aumento de la frecuencia cardíaca, pasando por dolores abdominales o calambres musculares.
• Las conversaciones con otras personas tienden siempre a girar en torno a la salud y las enfermedades.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico. Si el examen no muestra una enfermedad, su doctor puede comenzar a sospechar de la presencia de la hipocondría.
La hipocondría hay que distinguirla de ser aprensiva, en la hipocondría el malestar es significativo y afecta la vida laboral, social u otras áreas importantes de la vida de la persona.
Según la clasificación internacional de enfermería de la OMS, para considerar a un paciente como hipocondriaco éste debe estar convencido de padecer como mínimo dos enfermedades graves y debe conocer al menos el nombre y sintomatología de una de ellas.
Igualmente para decretar la enfermedad hay que observar que la duración del trastorno sea de al mes seis meses. Los médicos que tratan a pacientes con un posible caso hipocondríaco debe descartar primero que éste realmente no presente ninguna enfermedad física. Si después de realizar el descarte sigue presentando angustia en una perpetua auscultación, conviene estudiar la posibilidad de un trastorno psicológico.
En psiquiatría, la actitud hipocondriaca aparece como un trastorno en algunas formas de depresión endógena, especialmente en la melancolía involutiva (depresión de los ancianos). También puede adquirir en ciertos casos los rasgos de un desarrollo delirante, de contenido hipocondriaco, en la llamada paranoia hipocondriaca.

Tratamiento

El tratamiento de hipocondriasis es importante que  lo realice  un profesional en salud mental con experiencia en el tratamiento de este trastorno ya que considerará  las técnicas más efectivas para su manejo.
El tratamiento esta dividido de la siguiente manera:
  • Los antidepresivos: Los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), que pueden ayudar a reducir la preocupación experimentada así como los síntomas físicos de este trastorno. Los psicofármacos pueden ser de ayuda para atacar la sintomatología depresiva o de angustia excesiva; sin embargo, una vez que estos desórdenes psicológicos han sido controlados, los fármacos pueden ser suspendidos y seguir con tratamiento psicológico (específicamente con terapia cognitivo conductual.
  • Técnica de reconstrucción cognitiva. Esta terapia promueve la pérdida de la angustia y el miedo a la enfermedad que el hipocondríaco siente al analizar y modificar las creencias personales relacionadas con las enfermedades.
  • Técnica de relajación. Debido a que la ansiedad puede originar manifestaciones que a la final pueden atribuirse a enfermedades graves o incluso generarlas, la relajación ayuda a reducir los temores existentes.
  • Técnica de la inundación imaginaria: Consiste en visualizar los pensamientos y presentimientos negativos de enfermedades y la muerte como si realmente hubieran ocurrido. Este método de intervención sirve para afrontar directamente el miedo a la muerte, el envejecimiento y el posible rechazo de los demás.
  • Técnica paradójica. Se le pide al hipocondríaco que, mediante varias técnicas, se exponga voluntariamente a los síntomas y sensaciones temidas. De esta manera se busca que el paciente, las considere ahora como completamente normales.
  • Técnica de asertividad. Esta técnica se basa en mejorar la autoestima del paciente.
  • Análisis y resolución de áreas conflictivas de la vida personal. Se busca tratar aspectos de la vida del paciente que se han visto afectados por alguna enfermedad o han incidido en la aparición de alguna afección.

Prevención

• Durante el tratamiento se debe impedir que el paciente conduzca, trabaje o tome decisiones de cualquier tipo, sobre todo si son de carácter financiero.
• La familia debe limitar las salidas del paciente fuera de casa y procurar que tenga vigilancia el mayor tiempo posible.
• Los familiares también deben proteger al paciente de ambientes marginales, promiscuos y del consumo de tóxicos.
• Si la enfermedad es grave y/o la familia no puede hacerse cargo, se debe ingresar al paciente. Si éste se opone se puede pedir una orden judicial o solicitarla 24 horas después del ingreso forzado.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Enfermedad de Balo

Enfermedad de Balo

La enfermedad de Baló es una enfermedad rara que se caracteriza por una rápida progresión de esclerosis múltiple (proceso de pérdida de la capa protectora de los axones-mielina- como consecuencia de trastornos inflamatorios severos en el Sistema nervioso Central, dejando lesiones redondeadas características de la enfermedad) en el cerebro.
El tipo, severidad y taza de progresión de la enfermedad va a depender del área del cerebro afectada. Las lesiones desmielinizantes pueden estar en cualquier parte del encéfalo y se caracterizan por placas irregulares desmielinizadas que se extienden en una serie de círculos concéntricos, de donde deriva su nombre la enfermedad.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Balo varían según las áreas del cerebro que se afecten. Las lesiones desmielinizantes cerebrales se pueden localizar en cualquier parte del cerebro (es decir, cerebro, cerebelo, o tronco cerebral). Las lesiones consisten en placas irregulares de desmielinización que se extienden en una serie de círculos concéntricos, se describió por primera vez en adultos, sin embargo es mas prevalente en niños, y los síntomas son ampliamente variados: Cefalea persistente, parálisis progresiva, espasmos musculares involuntarios, convulsiones, y pérdida cognitiva.
Los síntomas de la enfermedad de Balo, pueden amenazar gravemente la vida, al progresar en unas semanas, o evolucionar más lentamente en 2 a 3 años.

Tratamiento

No se ha establecido tratamiento.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

La Esquizofrenia

ESQUIZOFRENIA

EsquizofreniaLa esquizofrenia es una enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo. Se calcula que de cada 100 personas, una padece esquizofrenia. Generalmente aparece en adultos jóvenes.
No es una enfermedad de un determinado perfil de persona, sino que se presenta con una frecuencia similar en los diferentes niveles socioeconómicos,  culturas mundiales y en ambos sexos (generalmente con un inicio más precoz en los varones).
la persona que padece  esquizofrenia no puede explicar lo que le está sucediendo, tiene miedo de hacerlo o de creer que está enfermo y por lo tanto no pedirá ayuda ni se quejará en la mayoría de los casos de lo que le sucede. Por todo esto la mayor parte de ellos y sobre todo al comienzo de la enfermedad no aceptan  medicarse ni acudir al especialista.

Indicios y Síntomas

Los primeros indicios de esquizofrenia probablemente pasan desapercibidos por la familia y los amigos. Las personas que sufren de esquizofrenia muchas veces exhiben uno o más de los siguientes síntomas, durante las primeras etapas de la enfermedad:

  • Prolongada sensación de tensión
  • Falta de sueño
  • Mala concentración
  • Aislamiento social
  • Cambio en la personalidad

A medida que la enfermedad avanza, los síntomas pasan a ser más intensos y extraños.
La persona se comporta en forma peculiar, habla de cosas sin sentido y tiene percepciones inusuales. Estos síntomas más graves son motivos para solicitar tratamiento.

  • Los delirios son creencias inusuales no basadas en la realidad. Por ejemplo, las personas que sufren de esquizofrenia pueden creer que alguien puede escuchar sus pensamientos o controlar sus sentimientos, acciones o impulsos.
  • Las alucinaciones son distorsiones de los sentidos. Las alucinaciones auditivas hacen que las personas escuchen sonidos inexistentes. Las alucinaciones visuales hacen que las personas vean cosas que no están allí. Las alucinaciones táctiles son sensaciones sin causa, como sentir comezón o que le quema la piel. También existen las alucinaciones olfatorias, que son oler olores inexistentes.
  • Las preocupaciones son pensamientos que, en la mente de la persona enferma, son más importantes de lo normal. El mismo pensamiento se repite a menudo y puede convertirse en irreal. Esto puede incluir una preocupación de salud o de “hacer lo correcto”.
  • El pensar desordenadamente interfiere con la planificación, motivación y comunicación. Por ejemplo, una persona puede utilizar palabras sin sentido, o saltar de un pensamiento a otro no relacionado. El aislamiento social hace que la persona esquizofrénica se recluya. Esto puede darse debido a una intolerancia a estar entre multitudes, reuniones pequeñas e inclusive con sólo otra persona.
  • La falta de motivación y emoción, así como también la apatía, son síntomas muy difíciles de aceptar por los miembros de las familias de los enfermos. Muy pocas personas experimentan todos estos síntomas a la vez. Algunos pueden manifestarse durante la fase de remisión y pueden agravarse durante la etapa más activa de la enfermedad.

La mayoría de los síntomas de la esquizofrenia son subjetivos, dependen de lo que el paciente refiera. Hay dos tipos de síntomas en la esquizofrenia: Síntomas Positivos y Síntomas Negativos.

1. Síntomas positivos: son aquellas manifestaciones que el paciente hace o experimenta y que las personas sana no suelen presentar.

Síntomas positivos mentales: (psicóticos)
Alucinaciones: son engaños de los sentidos, percepciones interiores que se producen sin un estimulo externo. No está en condiciones de reconocer que lo percibido surge únicamente de sus vivencias interiores y no está presenta en el mundo externo. , Pueden ser de tipo auditivas, táctiles, visuales, gustativas y olfativas.
Delirio: se trata de una convicción errónea de origen patológico que se manifiesta a pesar de razones contrarias y sensatas. El alcance con la realidad está restringido. El paciente ve el delirio como la única realidad válida. Aunque los propios pensamientos son contrarios a las leyes de la lógica, el enfermo es inaccesible a esta objeción. Cuando se advierte de este estado, a veces no hay que pensar el inicio de un tratamiento o la hospitalización, ya que la desesperanza que puede llegar a producir en el paciente hace que haya intentos de suicidio. tipos: persecución, de culpa, de grandeza, religioso, somático, de referencia…
Trastornos del pensamiento: la manera de hablar suele darnos indicios significativos sobre el pensamiento trastornado. Relatan a menudo que han perdido control sobre sus pensamientos, que estos le han sido sustraídos, impuestos o que son dirigido por extraños poderes o fuerzas relacionados con el lenguaje tenemos: descarrilamiento, tangencialidad, ilogicalidad, presión del habla, distraibilidad.
En las crisis psicóticas, estos síntomas anteriores descritos pueden ir acompañados de:
Síntomas positivos en el ámbito de sentimientos: angustia, excitabilidad
Síntomas positivos vegetativos: insomnio, palpitaciones, sudores, mareos, trastornos gastrointestinales, trastornos respiratorios
Síntomas positivos de la motricidad: comportamiento, agresivo y/o agitado, inquietud corporal, movimientos extraños y absurdos, conducta repetitiva.

2. Síntomas negativos: son aquellas cosas que el paciente deja de hacer y que los individuos sanos pueden realizar cotidianamente, como pensar con fluidez y con lógica, experimentar sentimientos hacia otras personas, tener voluntad para levantarse cada día.

En la esquizofrenia también hay otra serie de síntomas, menos alarmantes pero que se suelen confundir como signos de pereza o de mal comportamiento, son los llamados síntomas negativos como por ejemplo, la apatía, la falta de energía, la falta de placer, insociabilidad, etc., los cuales deben ser tratados en la misma medida que los síntomas activos o positivos.
Todos estos síntomas afectan a todos los ámbitos: social, laboral, familiar. En algunos aspectos el enfermo esquizofrénico tiene menos capacidad de acción que una persona sana. Estas deficiencias las llamamos síntomas negativos.
Pobreza afectiva: Se manifiesta como un empobrecimiento de la expresión de emociones y sentimientos, disminuye la capacidad emocional; se manifiesta en aspectos del comportamiento como: Expresión facial inmutable: la cara parece helada, de madera, mecánica., Movimientos espontáneos disminuidos y escasez de ademanes expresivos: no usa las manos para expresarse, permanece inmóvil y sentado…, Escaso contacto visual: puede rehuir mirar a los demás, permanece con la mirada extraviada, Incongruencia afectiva: el afecto expresado es inapropiado. Sonríe cuando se habla de temas serios. Risa tonta, Ausencia de inflexiones vocales: el habla tiene una calidad monótona y las palabras importantes no están enfatizadas por medio de cambios de tono de voz o volumen.
Alogia: Se refiere al empobrecimiento del pensamiento y de la cognición. Se manifiesta a través de: Pobreza del lenguaje: restricción de la cantidad del lenguaje espontáneo, las respuestas son breves y raramente hay información adicional, Pobreza del contenido del lenguaje: aunque las respuestas son largas, el contenido es pobre. El lenguaje es vago repetitivo y estereotipado, bloqueo: interrupción del lenguaje antes de que un pensamiento o idea haya sido completado. Después de un periodo de silencio que puede durar unos segundos no puede recordar lo que estaba diciendo o lo que quería decir, Latencia de respuesta incrementada: el paciente tarda más tiempo de lo normal en responder a la pregunta.
Abulia –Apatía: La abulia se manifiesta como una falta de energía, de impulso. La apatía es la falta de interés. A diferencia de la falta de energía de la depresión, en la esquizofrenia es relativamente crónica y normalmente no está acompañado de una afectividad triste. Se manifiesta en: Problemas con el aseo y la higiene, Falta de persistencia en el trabajo, escuela o cualquier otra tarea, Sentimiento de cansancio, lentitud, Propensión al agotamiento físico y mental.
Anhedonia – insociabilidad: La Anhedonia es la dificultad para experimentar interés o placer por las cosas que antes le gustaba hacer o por las actividades normalmente consideradas placenteras: tiene pocos o ningún hobbies, tienden a mostrar un decremento de la actividad e interés sexual en función de lo que tendría ser normal según la edad y estado del mismo, puede mostrar incapacidad para crear relaciones próximas e intimas apropiadas para su edad, sexo y estado familiar, Relaciones con amigos y semejantes restringidas. Hacen poco o ningún esfuerzo para desarrollar dichas relaciones.
Problemas cognitivos de la atención: Problemas en la concentración y en la atención, Sólo es capaz de concentrarse esporádicamente, Se distrae en medio de una actividad o conversación: se manifiesta en situaciones sociales; se le va la mirada, no sigue el argumento de una conversación, le interesa poco el tema; Acaba bruscamente una discusión o tarea aparente.

Causas

No se ha descubierto aún la causa de la esquizofrenia. Sin embargo, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que una serie de factores combinados con un riesgo genético contribuyeron al desarrollo de la enfermedad.
Así como se piensa que el riesgo de contraer diabetes o problemas del corazón existe en determinadas familias, se cree que la propensión a la esquizofrenia también tiene una conexión genética. Por ejemplo, si un mellizo gemelo tiene esquizofrenia, el otro mellizo tiene entre un 50 a un 60 por ciento de posibilidades de contraer la enfermedad también.
Todavía no se sabe exactamente qué es lo que desencadena la enfermedad en aquellas personas que tienen una predisposición familiar. Algunas teorías sugieren que debido a que la esquizofrenia generalmente se manifiesta por primera vez durante los cambios hormonales de la pubertad, estos cambios son los que provocan la enfermedad en aquellos con predisposición a la misma. Además, se consideran otros factores externos como infecciones virales, factores de gran estrés como pobreza o violencia y otros factores externos similares como posibles causas del trastorno.

Tratamientos

En la actualidad la esquizofrenia se trata fundamentalmente con determinados medicamentos, denominados neurolépticos o antipsicóticos. Se diferencian dos tipos de antipsicóticos:
•    Los clásicos: la clorpromazina, el haloperidol o la tioridazina.
•    Los neurolépticos atípicos: clozapina, risperidona, olanzapina, ziprasidona o quetiapina
Ambos grupos tienen en común la capacidad de corregir desequilibrios de los neurotransmisores, sobre todo la dopamina, y aliviar los síntomas positivos. Sin embargo, los neurolépticos atípicos tienen especial capacidad de conseguir el desequilibrio del neurotransmisor serotonina. A ello se ha asociado la efectividad de este tipo de neurolépticos sobre los síntomas negativos. Los neurolépticos atípicos tienen además la ventaja de producir menos efectos secundarios.
En casos muy concretos como la escasa respuesta al tratamiento con medicamentos, con grave riesgo de suicidio o agresión hacia otros, en el subtipo de esquizofrenia catatónica puede estar indicado el tratamiento con electroshock. Pese a su mala prensa, las condiciones de aplicación actual del electroshock hacen que sea un procedimiento seguro, además de muy eficaz. Los tratamientos antipsicóticos han permitido que, en la mayor parte de los casos, el paciente con esquizofrenia pueda vivir en la comunidad. Es extraordinariamente importante aprovechar esta posibilidad y combinar el tratamiento farmacológico con una serie de medidas destinadas a que el paciente esté ocupado y activo.
Estas medidas constituyen lo que se denomina terapia psicosocial. Precisa de mecanismos asistenciales como por ejemplo, talleres ocupacionales, centros de día, centros de salud mental y grupos de autoayuda. El diálogo entre paciente con esquizofrenia y el médico puede ser un instrumento terapéutico importante, si tiene como fin que el enfermo conozca su patología, y se le enseñe a convivir con ella y a utilizar sus propios recursos psicológicos y ajenos -familia, amigos, apoyo-, para acercarse más a su entorno.
Por otra parte, es importante que el médico psiquiatra informe tanto al paciente como a los familiares con los que convive sobre las características sintomáticas de la enfermedad y les ayude a distinguir cómo se han manifestado en su caso particular, con vistas a la prevenir o intervenir con prontitud en caso de reagudización. También es importante que el psiquiatra informe sobre los tratamientos antipsicóticos, sus efectos y ventajas, y también los posibles efectos adversos. Además es necesario que el médico psiquiatra ayude al enfermo y allegados a que consigan una comunicación adecuada en el medio familiar. Otras técnicas de psicoterapia individual, por ejemplo las de tipo psicoanalítico, no parece ser eficaces en la esquizofrenia.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

¿Qué es la “personalidad?”

¿Qué es la “personalidad?”

La Personalidad
La Personalidad

Personalidad se refiere a un conjunto de rasgos distintivos, estilos de comportamiento y los patrones que forman nuestro carácter o personalidad. Cómo percibimos el mundo, nuestras actitudes, pensamientos y sentimientos son parte de nuestra personalidad. Las personas con personalidades sanas son capaces de hacer frente a tensiones normales y no tienen problemas para establecer relaciones con la familia, amigos y compañeros de trabajo.
¿Qué es un trastorno de la personalidad?
Aquellos que luchan con un trastorno de la personalidad tienen grandes dificultades para tratar con otras personas. Ellos tienden a ser inflexibles, rígidos e incapaces de responder a los cambios y exigencias de la vida. A pesar de que sienten que sus patrones de conducta son “normales” o “derecho”, las personas con trastornos de la personalidad tienden a tener una visión estrecha del mundo y les resulta difícil participar en actividades sociales.
¿Qué causa un trastorno de la personalidad?
Algunos expertos creen que los acontecimientos que ocurren en la primera infancia ejercen una poderosa influencia sobre el comportamiento en el futuro. Otros indican que las personas están genéticamente predispuestas a trastornos de la personalidad. En algunos casos, sin embargo, los hechos del medio ambiente pueden causar a una persona que ya está genéticamente vulnerable a desarrollar un trastorno de la personalidad.
Tipos de trastornos de la personalidad
Hay muchas identificados formalmente con trastornos de la personalidad, cada uno con su propio patrón de conductas y síntomas. Muchos de estos se dividen en tres diferentes categorías o grupos:
•    Categoría A : Impar o comportamiento excéntrico
•    Categoría B : Dramático, o errático comportamiento emocional
•    Categoría C : comportamiento temeroso Ansioso
Categoría A:
•    Trastorno esquizoide de la personalidad. esquizoide de la personalidad son introvertidos, retraídos, solitaria, fría emocionalmente, y distante. A menudo se absorben con sus propios pensamientos y sentimientos y son temerosas de cercanía e intimidad con otros. Por ejemplo, una persona que sufre de personalidad esquizoide es más bien un soñador que un beneficiario de la acción práctica.
•    Trastorno paranoide de la personalidad. La característica esencial de este tipo de trastorno de la personalidad es la interpretación de las acciones de los demás como deliberadamente amenazante o humillante. Las personas con trastorno paranoide de la personalidad son desconfiados, implacables, y propensos a estallidos de ira o agresividad sin justificación porque perciben a otros como infieles, desleales, condescendiente o engañosa. Este tipo de persona puede ser celoso, reservado, secreto, e intrigante, y puede parecer,  ser emocionalmente “fría” o excesivamente graves.
•    Trastorno de la personalidad esquizotípico. Un patrón de peculiaridades que mejor describe aquellos con trastorno esquizotípico de la personalidad. Las personas pueden tener o excéntricos modales,  extraña su manera de hablar o vestirse, Extravagantes o paranoicos creencias extrañas y pensamientos son comunes. Las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad tienen dificultades para formar relaciones y experiencia,  extrema ansiedad en situaciones sociales. Ellos pueden reaccionar inadecuadamente o no reaccionar en absoluto durante una conversación o pueden hablar con ellos. Ellos también muestran signos de “pensamiento mágico” al decir que se puede ver en el futuro o leer otras mentes de la gente.
Categoría B:
•    Trastorno de la personalidad antisocial. Las personas con trastorno antisocial de la personalidad,  actúan sus conflictos e ignoran  las reglas normales de conducta social. Estos individuos son impulsivos, irresponsables e insensibles. Por lo general, la personalidad antisocial tiene un historial de dificultades de orden jurídico, e irresponsable comportamiento beligerante, agresiva e incluso  relaciones violentas. Ellos no muestran ningún respeto por los demás y no siente ningún remordimiento por los efectos de su comportamiento en otros. Estas personas son de alto riesgo por el  consumo y  abuso de sustancias, especialmente el alcoholismo, ya que les ayuda a aliviar la tensión, la irritabilidad y aburrimiento.

•    Trastorno Límite de Personalidad. Las personas con trastorno límite de la personalidad son inestables en varias áreas, incluyendo las relaciones interpersonales, comportamiento, estado de ánimo, y la propia imagen. Abruptos y cambios de humor extremos, las relaciones interpersonales tormentosas, una inestable y fluctuante auto-imagen y auto-destructivas acciones impredecibles caracterizan a la persona con trastorno límite de personalidad. Estas personas suelen tener grandes dificultades con su propio sentido de identidad. A menudo la experiencia del mundo en los extremos, ven a otros como “todo bien” o “malo.” Una persona con personalidad límite puede formar un intenso apego personal con alguien sólo para que se disuelva rápidamente en un ligero percibido. Los temores de abandono puede dar lugar a una excesiva dependencia de los demás. Auto-mutilación o recurrente gestos suicidas pueden ser utilizados para llamar la atención o manipular a los demás. Las acciones impulsivas, sentimientos crónicos de aburrimiento o el vacío, y ataques de ira inapropiada intensa son otras características de este trastorno, que es más común entre las mujeres.
•    Trastorno de la personalidad narcisista. Las personas con personalidad narcisista tienen un exagerado sentido de auto-importancia, son absorbidos por las fantasías de éxito ilimitado, y búsqueda de  atención constante. La personalidad narcisista es hipersensible al fracaso y, a menudo se queja de múltiples síntomas somáticos. Propenso a cambios de humor extremos entre la auto-admiración y la inseguridad, estas personas tienden a explotar las relaciones interpersonales.
Categoría C:
•    Trastorno de la personalidad por evitación. Suelen ser hipersensibles al rechazo y no están dispuestos a involucrarse con los demás a menos que esté seguro de ser querido.  Malestar  social excesivo, timidez, temor a la crítica, la evitación de trabajo o las actividades sociales que involucren contacto interpersonal son característicos de la personalidad por evitación. Ellos tienen miedo de decir algo que se considera tonto por los demás, se preocupan de  ruborizarse o llorar delante de los demás, y son muy afectados por cualquier desaprobación de los demás. Las personas con trastorno de personalidad por evitación pueden no tener relaciones íntimas fuera de su círculo familiar, aunque les gustaría, y están molestos por su incapacidad de relacionarse bien con otros.
•    Trastorno de Personalidad Dependiente. Las personas con trastorno de personalidad dependiente puede presentar un patrón de conducta dependiente y sumisa, depender de otros para tomar decisiones por ellos. Se requieren garantías excesivas y asesoramiento, y son fácilmente afectados por la crítica o la desaprobación. Se sienten incómodos e indefenso si están solos, y puede ser devastada cuando termina una relación. Ellos tienen un gran temor al rechazo. Por lo general carece de confianza en sí mismo, la personalidad dependiente rara vez se inicia proyectos o hace las cosas de forma independiente. Este trastorno suele comenzar la edad adulta y se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres que en hombres.
•    -Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad. Las  personalidades compulsivas son conscientes y tienen altos niveles de aspiración, pero también tender a la perfección. Nunca están satisfechos con sus logros, las personas con trastorno de la personalidad compulsiva asumen  más y más  responsabilidades y más. Son fiables, confiables, ordenadas y metódicas, pero su falta de flexibilidad a menudo se les hace incapaces de adaptarse a las nuevas circunstancias. Las personas con personalidad compulsiva son muy cautelosos, sopesan todos los aspectos de un problema, y prestan atención a cada detalle, por lo que es difícil para ellos  tomar decisiones y completar tareas. Cuando sus sentimientos no están bajo control estricto, los acontecimientos son imprevisibles, o deben depender de otros, Las personas con personalidades compulsivas  sienten a menudo una sensación de aislamiento e impotencia.
Ayuda Profesional
Cuando estas características se llevan al extremo, cuando perduran en el tiempo y cuando interfieren con el funcionamiento saludable, una evaluación de diagnóstico con un médico o profesional de la salud mental es recomendado.
El tratamiento del trastorno de la personalidad
Hay muchos tipos de ayuda disponible para los diferentes trastornos de personalidad. El tratamiento puede ser  individual, de grupo o la psicoterapia familiar. Medicamentos recetados por el médico de un paciente, también puede ser útil para aliviar algunos de los síntomas de trastornos de la personalidad, incluyendo problemas con la ansiedad y las percepciones.
La psicoterapia para pacientes con trastornos de la personalidad se centra en ayudar a ver los conflictos inconscientes que contribuyen a encontrar sus causas o sus síntomas. También ayuda a las personas a ser más flexibles y tiene como objetivo reducir los patrones de comportamiento que interfieren con la vida cotidiana.
En la psicoterapia, las personas con trastornos de la personalidad pueden reconocer mejor los efectos de su comportamiento en otros. El comportamiento y las terapias cognitivas se centran en la resolución de los síntomas o rasgos que son característicos de la enfermedad, tales como la incapacidad para tomar decisiones importantes para la vida o la incapacidad para iniciar relaciones.
Hay esperanza
Cuanto más se aprenda acerca de los trastornos de personalidad más se entiende qué son las enfermedades, las causas y tratamientos. La gente puede mejorar con el cuidado adecuado. En la búsqueda de información  puede reconocer los signos y síntomas de un trastorno de  personalidad y ayudar a usted o alguien que  conoce,  vivir una vida más sana,  más satisfactoria.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)