Category Archives: Nenonato

Intolerancia a la Lactosa

Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la LactosaTambién llamada deficiencia de lactasa, significa que no son capaces de digerir totalmente el azúcar de la leche (lactosa) en los productos lácteos. Por lo general, no es peligroso, pero los síntomas pueden ser incómodos.

Una enzima producida por el revestimiento del intestino delgado es generalmente responsable de la intolerancia a la lactosa. Muchas personas tienen bajos niveles de lactasa, pero sólo aquellos que también tienen asociados signos y síntomas tienen, por definición, intolerancia a la lactosa.
Se puede controlar los síntomas de la intolerancia a la lactosa eligiendo cuidadosamente una dieta que limita los productos lácteos.

Los factores que pueden hacer más propensos a la intolerancia a la lactosa incluyen:

  • El aumento de la edad: La intolerancia a la lactosa se vuelve más común con la edad. la condición es poco común en los bebés y niños pequeños.
  • Etnia: Es más común en personas indias, negras, asiáticas, hispanas y americanas.
  • El nacimiento prematuro: Los bebés nacidos prematuramente pueden haber reducido los niveles de lactasa, porque esta enzima aumenta en el feto al final del tercer trimestre.
  • Las enfermedades que afectan el intestino delgado: Los pequeños problemas intestinales que pueden causar intolerancia a la lactosa incluyen sobre crecimiento bacteriano, enfermedad   celíaca y la enfermedad de Crohn.
  • Ciertos tratamientos para el cáncer: Si se ha recibido radioterapia para el cáncer en el abdomen o tienen complicaciones intestinales de la quimioterapia, que tienen un mayor riesgo de  intolerancia a la lactosa.

Causas

La intolerancia a la lactosa es causada generalmente por los bajos niveles de enzima lactasa en el intestino delgado que llevan a los signos y síntomas.
Normalmente, las células que recubren el intestino delgado producen una enzima llamada lactasa. La enzima lactasa se une a las moléculas de lactosa en los alimentos que consume y los rompe en dos azúcares simples – glucosa y galactosa – que pueden ser absorbidos en el torrente sanguíneo.
Sin suficiente enzima lactasa, la mayor parte de la lactosa en sus alimentos se mueve sin procesar en el colon, donde las bacterias intestinales normales interactúan con él. Esto hace las características de la intolerancia a la lactosa – gases, hinchazón y diarrea.

Hay tres tipos de intolerancia a la lactosa.

  • Intolerancia a la lactosa primaria
    Normalmente, el cuerpo produce grandes cantidades de lactasa en el nacimiento y durante la primera infancia, cuando la leche es la principal fuente de nutrición. Por lo general, la producción de lactasa disminuye a medida que su dieta es más variada y menos dependiente de la leche. Esta disminución gradual puede conducir a síntomas de intolerancia a la lactosa.
  • Intolerancia a la lactosa secundaria
    Esta forma de intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado disminuye la producción de lactasa después de una enfermedad, cirugía o lesión al intestino delgado. Esto puede ocurrir como resultado de enfermedades intestinales, tales como la enfermedad celíaca, gastroenteritis y una enfermedad inflamatoria intestinal como la enfermedad de Crohn. El tratamiento del trastorno subyacente puede restaurar los niveles de lactasa y mejorar los signos y síntomas, aunque puede tomar tiempo.
  • Intolerancia a la lactosa congénita
    Es posible, pero raro, que los bebés nazcan con intolerancia a la lactosa causada por una ausencia completa de actividad de la lactasa. Este trastorno se transmite de generación en generación en un patrón de herencia llamado autosómico recesivo. Esto significa que tanto la madre como el padre tienen que pasar en la forma defectuosa del gen para que un niño se vea afectado. Los lactantes con intolerancia a la lactosa congénita son intolerantes de la lactosa en la leche materna de sus madres y tienen diarrea desde el nacimiento. Estos bebés necesitan fórmulas infantiles sin lactosa. Los bebés prematuros pueden tener intolerancia a la lactosa por ofrecer un nivel insuficiente de lactasa. En los bebés que son por lo demás sanos, esto no conduce a la desnutrición

Síntomas

Los signos y síntomas de la intolerancia a la lactosa por lo general comienzan de 30 minutos a dos horas después de comer o beber alimentos que contienen lactosa, por lo que debe consultar al médico si presentan los siguientes síntomas:
• Diarrea
• Náuseas y en ocasiones, vómitos
• Calambres abdominales
• Distensión
• Gases

Los síntomas son leves, pero a veces pueden ser graves.

Diagnóstico

El médico puede sospechar intolerancia a la lactosa basado en los síntomas y respuesta a la reducción de la cantidad de productos lácteos en su dieta. También el médico puede confirmar el diagnóstico mediante la realización de una o más de las siguientes pruebas:

  • Prueba de tolerancia a la lactosa. Mide la reacción del cuerpo a un líquido que contiene altos niveles de lactosa. Dos horas después de beber el líquido, se le someta a análisis de sangre para medir la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo. Si el nivel de glucosa no sube, significa que su cuerpo no está digiriendo correctamente y absorbe la lactosa completamente.
  • Prueba de hidrógeno. Esta prueba también requiere tomar un líquido que contiene altos niveles de lactosa. Luego, el médico mide la cantidad de hidrógeno en el aliento a intervalos regulares. Normalmente, muy poco hidrógeno es detectable. Sin embargo, si su cuerpo no digiere la lactosa, se fermentará en el colon, liberando hidrógeno y otros gases, que son absorbidos por el intestino y finalmente exhalado.
  • Prueba de acidez. Para los bebés y los niños que no pueden someterse a otras pruebas, se puede utilizar una prueba de la acidez. La fermentación de la lactosa no digerida crea ácido láctico y otros ácidos que pueden ser detectados en una muestra de heces.

Tratamiento

No hay tratamientos que pueden curar la intolerancia a la lactosa. No hay manera de impulsar de enzima lactasa en el cuerpo. Las personas con intolerancia a la lactosa por lo general encuentran alivio al reducir la cantidad de productos lácteos que consumen y el uso de productos especiales realizados para las personas con esta condición.
Los probióticos son organismos vivos presentes en los intestinos que ayudan a mantener un sistema digestivo saludable. Los probióticos también están disponibles como cultivos “vivos” en algunos yogures o como suplementos en forma de cápsulas. A veces se utilizan para condiciones gastrointestinales, como la diarrea y el síndrome del intestino irritable. También pueden ayudar al cuerpo a digerir la lactosa. Los probióticos son generalmente considerados seguros y puede valer la pena probar si otros métodos no ayudan.

Prevención

No hay pautas para prevenir la intolerancia a la lactosa.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Ictericia infantil

Ictericia infantil

Es una decoloración amarillenta de la piel y los ojos del bebé recién nacido; ésta  se produce debido a que la sangre del bebé contiene un exceso de bilirrubina que es  un pigmento de color amarillo de las células rojas de la sangre.

La Ictericia infantil es una condición común, especialmente en los bebés que nacen antes de las 38 semanas de gestación (bebés prematuros) y los bebés alimentados con leche materna. Generalmente se debe a que el hígado del bebé no es lo suficientemente maduro como para deshacerse de la bilirrubina en la sangre. En algunos casos, una enfermedad subyacente puede causar ictericia.

Causas

La principal causa de la ictericia es el exceso de bilirrubina (hiperbilirrubinemia), es la sustancia que hace  el color amarillo de la ictericia. Es en parte normal por los residuos producidos al “utilizar” los glóbulos rojos. Normalmente  el hígado filtra la bilirrubina de la sangre y la libera en el tracto intestinal. Antes del nacimiento, el hígado de la madre elimina la bilirrubina de la sangre del bebé. El hígado de un recién nacido es inmaduro y, a menudo, no puede eliminar la bilirrubina con la suficiente rapidez, provocando un exceso de bilirrubina. La ictericia debido a estas condiciones normales del recién nacidos, se llama ictericia fisiológica, y por lo general aparece en el segundo o tercer día de vida.

También existen otras causas que pueden ocasionar trastorno subyacente de ictericia en un bebé. En estos casos, la ictericia suele aparecer mucho antes o mucho después que la ictericia fisiológica. Las enfermedades o afecciones que pueden causar ictericia incluyen:

  • El sangrado interno (hemorragia)
  • Una infección en la sangre del bebé (sepsis)
  • Otras infecciones virales o bacterianas
    • Incompatibilidad entre la sangre de la madre y la sangre del bebé
    • Mal funcionamiento del hígado
    • Deficiencia de la enzima
    • Anormalidad de las células rojas en la sangre de su bebé

Existen  factores de riesgo por ictericia en los bebés  y que pueden causar complicaciones, in
cluyen:

  • El nacimiento prematuro, puede no ser capaz de procesar la bilirrubina tan rápido como lo hacen los bebés a término. Además,  el bebé puede comer poco y por ende, menos evacuaciones intestinales y como resultado de esta condición, en menos bilirrubina eliminada en las heces del bebé.
  • Moretones durante el parto. Algunas veces los bebés se lastima durante el proceso de parto. Si el recién nacido tiene moretones, puede tener un mayor nivel de bilirrubina.
  • El tipo de sangre. Si el tipo de sangre de la madre  es diferente de la del bebé, éste puede haber recibido anticuerpos  a través de la placenta,  causando que sus glóbulos se descompongan más rápidamente.
  • Lactancia. bebés alimentados con leche materna tienen un mayor riesgo de ictericia, particularmente aquellos que están teniendo problemas para mamar o no recibir suficiente nutrición de la lactancia materna. La deshidratación y la baja ingesta de calorías por  mala lactancia puede contribuir a la aparición de  ictericia.

Síntomas

Los signos de ictericia infantil suelen aparecer entre el segundo y cuarto día después del nacimiento e incluyen:

  • Coloración amarillenta de la piel
  • Color amarillo en los ojos

Generalmente se notará la ictericia por primera vez en la cara de su bebé. Si la enfermedad progresa, se puede observar el color amarillo en sus ojos, el pecho, el abdomen, los brazos y las piernas.

La mejor forma de comprobar la ictericia infantil es presionando su dedo suavemente sobre la frente o la nariz del  bebé. Si la piel se ve de color amarillo en el que pulsó, lo más probable es que el bebé tenga ictericia.  Lo mejor es examinar a su bebé en buenas condiciones de iluminación, de preferencia en la luz del día natural.

Diagnóstico

El médico hará el diagnóstico sobre la base de la apariencia del  bebé. Sin embargo, no es posible juzgar la gravedad de la ictericia basada en la mera apariencia. El  médico tendrá que medir el nivel de bilirrubina en la sangre del bebé. El nivel de bilirrubina (severidad de la ictericia) determinará el curso del tratamiento.

Las pruebas que se recomiendan son los siguientes:

  • Un examen físico
  • Prueba de laboratorio de una muestra de sangre de su bebé
  • Prueba de la piel con un dispositivo llamado bilirrubinómetro transcutánea, que mide el reflejo de una luz especial que resplandece a través de la piel,
  • Exámenes de sangre adicionales o pruebas de orina si hay evidencia de que la ictericia del bebé es causada por un trastorno subyacente que necesita ser tratada.

Tratamiento

El tratamiento de la ictericia infantil a menudo no es necesario Suele desaparecer por sí sola en dos o tres semanas. Si el bebé tiene ictericia moderada o severa, deberá permanecer más tiempo en la sala de recién nacidos o ser readmitido en el hospital. y en  la mayoría de los casos que necesiten tratamiento responden bien a la terapia no invasiva. Aunque las complicaciones son poco frecuente, la ictericia infantil grave o ictericia mal tratada puede causar daño cerebral.

Los tratamientos para bajar el nivel de bilirrubina en la sangre del  bebé pueden ser:

  • Terapia con luz (fototerapia). Puede ser colocado bajo una luz especial que emite luz en el espectro azul-verde. La luz cambia la forma y estructura de las moléculas de bilirrubina de tal manera que puedan ser excretados en la orina y las heces. La luz no es  ultravioleta y un escudo de protección de filtros de plástico elimina cualquier luz ultravioleta que puede emitir. Durante el tratamiento, el bebé  usará sólo un pañal y parches en los ojos para su protección. La fototerapia se puede complementar con el uso de una plataforma de emisión de luz o un colchón.
  • La inmunoglobulina intravenosa (IVIG). LA ictericia puede estar relacionada con las diferencias de tipo de sangre entre la madre y el bebé. Esta condición resulta en el bebé que lleva los anticuerpos de la madre que contribuyen a la descomposición de los glóbulos en el bebé. La transfusión intravenosa de inmunoglobulina, una proteína de la sangre que pueden reducir los niveles de anticuerpos, puede disminuir la ictericia y disminuir la necesidad de una transfusión de cambio sangre.
  • Tipo de transfusión de sangre. Rara vez, cuando la ictericia severa no responde a otros tratamientos, un bebé puede necesitar una transfusión de sangre. Esto implica extraer varias veces pequeñas cantidades de sangre, diluyendo la bilirrubina y los anticuerpos maternos, y luego transferir sangre hacia el bebé – un procedimiento que se lleva a cabo en una unidad de cuidados intensivos neonatales.

Prevención

La mejor prevención de la ictericia infantil es una alimentación adecuada. Los bebés amamantados deben tener entre ocho y doce veces al día durante los primeros días de vida. Los bebés alimentados con fórmula usualmente deben tener de 1 a 2 onzas (alrededor de 30 a 60 mililitros) de fórmula cada dos o tres horas durante la primera semana de vida.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

TETANOS NEONATAL

Tétanos Neonatal

Es una condición médica caracterizada por una contracción prolongada en las fibras de los músculos esqueléticos. La infección generalmente procede de otra persona infectada (por ejemplo, la madre no vacunada) y entra en el cuerpo del bebé a través de una herida, como el muñón umbilical o de la región circuncidada.
El tétanos neonatal evoluciona rápidamente como una severa enfermedad generalizada en los 12 días siguientes al nacimiento.El niño puede morir por espasmo respiratorio (por la toxemia), deshidratación o por una complicación pulmonar (neumonía y/o hemorragia pulmonar), si no se lo trata. En los casos favorables, la mejoría se inicia, entre los 3 y 7 días, con la declinación gradual de la temperatura, la disminución de los accesos y la resolución lenta de la hipertonía. La desaparición completa de los signos de enfermedad puede demorar unas seis semanas.

Causas

El tétanos es causado por la bacteria Clostridium tetani. Por lo general, la enfermedad se produce por la introducción del bacilo a través del cordón umbilical, al manipularse inadecuadamente con materiales no estériles en el momento del parto o por hábitos erróneos de curación con elementos contaminados después de este.

Síntomas

Los síntomas comienzan de 3 a 14 días después del nacimiento después de un período de alimentación normal. El bebé de repente deja de succionar adecuadamente y se vuelve irritable, se producen convulsiones con mayor frecuencia e intensidad. Los síntomas del tétanos incluyen espasmos musculares, inicialmente los músculos de la boca están implicados, causando ‘trismo’, lo que resulta en una expresión característica facial – ‘risus Sardonicus’. El trismo es generalmente seguido por espasmos de otros músculos, como el espasmo sostenido de los principales músculos de la espalda. Por último, leves estímulos externos pueden desencadenar convulsiones generalizadas, lo que contribuye a las complicaciones graves de tétanos (dificultad para tragar y neumonía por aspiración) que conducen a la muerte a menos que el tratamiento de apoyo emergente se inicie rápidamente.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa fundamentalmente en el cuadro clínico y en los antecedentes epidemiológicos.
La presencia de trismus, facies con “risa sardónica”, crisis tónicas y tonicoclónicas y las contracturas generalizadas, como asimismo el antecedente de una vacunación defectuosa, son datos muy importantes para efectuarlo.
El laboratorio no nos ayuda demasiado en el diagnóstico precoz del mismo, a no ser que se encuentre el Clostridium tetani a nivel de la puerta de entrada, lo que no es frecuente.

Estructura Antigénica: el Clostridium Tetani tiene 5 componentes con capacidad inmunogénica. El antígeno somático “O”, que es único y sirve para realizar diagnóstico por inmunofluorescencia. Mediante el antígeno “h” flagelar, podemos clasificar al bacilo en 10 serotipos. El antígeno esporal es termolábil igual al flagelar.

Pruebas de Laboratorio: A pesar de que el diagnóstico es principalmente clínico, la búsqueda del agente etiológico en el material extraído de la puerta de entrada debe realizarse siempre que sea posible. Los estudios generales de laboratorio sirven fundamentalmente para el seguimiento clínico del enfermo, debiendo efectuarse diariamente: hemograma, eritrosedimentación, ionograma plasmático y urinario, estudio de coagulación, creatininemia, azoemia, glucemia, estado ácido base, gasometría sanguínea, periódicamente deben realizarse electrocardiogramas y radiografías de tórax.
El diagnóstico diferencial debe realizarse principalmente con la tetania del recién nacido, la cual se caracteriza por presentar hipocalcemia, signo de Trousseau y suele faltar el trismus. La signo-sintomatología desaparece con la administración endovenosa de calcio.
También debe diferenciarse con el daño intracraneano obstétrico (manifestaciones nerviosas tempranas, presencia de parálisis oculógiras y ausencia de rigidez abdominal), sepsis neonatal y meningoencefalitis.

Tratamiento

Suero antitetánico y la sedación son la base del tratamiento de apoyo una vez que aparecen los síntomas. Sin tratamiento específico, más del 95% de los niños van a morir de tétanos neonatal. Incluso con el tratamiento específico, y dependiendo de la intensidad de la atención de apoyo, las tasas de mortalidad son todavía entre el 25% de 90%

Vacuna contra el tétanos
El tétanos se puede prevenir mediante el uso de toxoide tetánico (TT). El toxoide es una preparación inactivado con formaldehído de toxina químicamente inactivada, absorbida en sales de aluminio para aumentar su antigenicidad. TT es estable y puede soportar la exposición a temperatura ambiente durante meses y a 37 ° C durante unas pocas semanas sin una pérdida significativa de potencia. TT induce la formación de antitoxinas específicas, que neutralizan la toxina. El toxoide tetánico se usa de tres maneras:

  •  como un antígeno triple con toxoide diftérico y la vacuna contra la tos ferina (DTP adsorbida) para proporcionar inmunidad contra el tétanos básico para bebés (tres dosis a los 6,10 y 14 semanas),
  • como DT antígeno doble para niños de hasta 6 años. DT no debe administrarse más allá del sexto año y deben ser reemplazados con Td (con contenido reducido de difteria),
  • como un solo antígeno para inmunizar a las mujeres embarazadas y mujeres en edad reproductiva con el fin de prevenir el tétanos en los recién nacidos. Tras la administración de TT (en cualquier forma) a la madre, los anticuerpos pasan al feto a través de la placenta para proporcionar protección contra el tétanos neonatal.

Prevención

Dada la alta tasa de mortalidad, a pesar de aumentar la cobertura en muchos países las mujeres en edad fértil con al menos 2 dosis de toxoide tetánico, el tétanos neonatal sigue siendo un importante problema mundial de salud pública, con un estimado de 500.000 casos siguen ocurriendo todos los años. El tétanos neonatal sigue siendo grave, ya que las poblaciones con mayor riesgo de tétanos neonatal tienden a vivir en áreas rurales y tienen peor acceso a la atención sanitaria y el registro de nacimientos.
Para proteger al recién nacido, las mujeres deben recibir al menos dos dosis de vacuna de toxoide del tétanos por lo menos cuatro semanas de separación, con la última dosis por lo menos 2 semanas antes del parto. Además, las prácticas de limpieza se debe utilizar durante el parto y el cuidado del cordón umbilical del recién nacido. El programa óptimo para proteger a los recién nacidos contra el tétanos neonatal mediante la inmunización de las madres depende de la historia de inmunización en las mujeres. Cuando la mayoría de las mujeres en edad fértil que no han sido previamente inmunizados con TT en su infancia o en la adolescencia, la implementación de un TT de cinco dosis horario para las mujeres en edad fértil es de suma importancia. Cada país debe definir el grupo de edad que se incluirán en la “edad fértil” categoría (por ejemplo, 15-44 años, 15-35 años, etc) de acuerdo con los patrones de fecundidad locales y los recursos disponibles. En la práctica, este esquema también se utilizará en las zonas donde hay poca o ninguna documentación de la inmunización contra el tétanos pasado con vacunas que contienen, aunque algunas mujeres tienen más probabilidades de haber recibido alguna dosis en la infancia.
años. Cuarta y quinta dosis de TT se dan más adelante para prolongar la duración de la inmunidad de los años 10 y 20, respectivamente.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)