Category Archives: General

DIABETE TIPO 2

DIABETES TIPO II

Es un desorden metabólico que resulta de la incapacidad del cuerpo para producir suficiente, o de usar apropiadamente la insulina. Antes se le llamaba diabetes mellitus sin dependencia de la insulina (su sigla en inglés es NIDDM).

Sin la producción o la utilización adecuada de la insulina, el cuerpo no puede llevar el azúcar dentro de las células. Es una enfermedad crónica y se desconoce su cura. Es el tipo más común de diabetes.


Alrededor del 95 por ciento de los diabéticos tienen diabetes tipo II, conocida antes como diabetes mellitus no insulinodependiente o diabetes de comienzo en la edad adulta. Muchas personas con diabetes tipo II no responden normalmente a su propia insulina o a la que se les inyecta. Esto se conoce como resistencia a la insulina. La diabetes tipo II se presenta más frecuentemente en personas mayores de 40 años. Muchos de los pacientes que la sufren son obesos. Muchos no saben que tienen diabetes. Algunas personas con diabetes tipo II controlan sus concentraciones sanguíneas de azúcar planeando las comidas y haciendo ejercicio. Otras deben tomar tabletas que estimulan la producción de insulina, disminuyen la resistencia a la misma, disminuyen la salida de glucosa del hígado o reducen la velocidad de absorción de los hidratos de carbono en el tracto gastrointestinal. Otras personas requieren además inyecciones de insulina.

Estadísticas de la diabetes de tipo 2

De los 20,8 millones de estadounidenses que tienen diabetes, del 90 por ciento al 95 por ciento tienen la diabetes de tipo 2. De ellos, la mitad no saben que tienen la enfermedad.

Las personas con la diabetes de tipo 2 frecuentemente desarrollan la enfermedad después de los 45 años de edad, pero no saben que tienen diabetes hasta que los síntomas severos ocurren, o son tratados por una de sus complicaciones serias.

La diabetes de tipo 2 prevalece más entre afroamericanos, hispano-americanos e indígenas americanos.

La diabetes de tipo 2 es casi de proporciones epidémicas, debido al aumento en los ancianos y a una prevalencia mayor de la obesidad y de un estilo de vida sedentario.

Pre diabetes

En la pre diabetes, los niveles de glucosa en la sangre son más altos de lo normal pero no suficientemente altos para incluirse en la definición de diabetes. Sin embargo, muchas personas con pre diabetes desarrollan la diabetes tipo 2 en menos de 10 años, según declaraciones del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales. La pre diabetes también aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y apoplejía. Con una pérdida de peso modesta y una actividad física moderada, las personas con pre diabetes pueden demorar o prevenir la aparición de la diabetes tipo 2.

Causas

La causa exacta de la diabetes de tipo 2 se desconoce; sin embargo parecería existir un factor genético que causa la aparición de esta diabetes en varios miembros de la misma familia. Aunque una persona puede heredar la tendencia a desarrollar la diabetes de tipo 2, por lo general debe existir otro factor como la obesidad para que la enfermedad se desarrolle.

Para prevenir o retrasar el comienzo de la diabetes de tipo 2:

La diabetes de tipo 2 podría prevenirse o retrasarse por medio de un programa para eliminar o reducir los factores de riesgo – particularmente la pérdida de peso y el aumento en el ejercicio. La información recolectada por el Programa de Prevención de la Diabetes, patrocinado por los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health) y la Asociación Americana de la Diabetes, continúa estudiando esta posibilidad.

Síntomas

A continuación, se enumeran los síntomas más frecuentes de la diabetes de tipo 2. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Infecciones frecuentes que no se curan fácilmente.
  • Niveles altos de azúcar en la sangre al examinarlos.
  • Niveles altos de azúcar en la orina al examinarlos.
  • Sed poco común.
  • Orinar frecuentemente.
  • Hambre extrema pero al mismo tiempo pérdida de peso.
  • Visión borrosa.
  • Náusea y vómito.
  • Cansancio y debilidad extremos.
  • Irritabilidad y cambios en el estado de ánimo.
  • Piel reseca, con comezón.
  • Hormigueo o pérdida de sensibilidad en las manos o en los pies.

Algunas personas que sufren de diabetes de tipo 2 no presentan síntomas. Los síntomas pueden ser leves y casi imperceptibles, o fáciles de confundir con las señales del envejecimiento. La mitad de los estadounidenses que tienen diabetes, no lo saben.

Los síntomas de la diabetes de tipo 2 pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Puede ser una actividad como fumar, la dieta, su historia familiar o muchas otras cosas. Distintas enfermedades, incluyendo los cánceres, tienen factores de riesgo diferentes.

Aun cuando estos factores pueden aumentar los riesgos de una persona, éstos no necesariamente causan la enfermedad. Algunas personas con uno o más factores de riesgo nunca contraen la enfermedad, mientras otras la desarrollan sin tener factores de riesgo conocidos.

Pero el saber sus factores de riesgo de cualquier enfermedad puede ayudar a guiarle en las acciones apropiadas, incluyendo el cambio de comportamiento y el ser monitoreado clínicamente para la enfermedad.

Los factores de riesgo de la diabetes de tipo 2 incluyen los siguientes:

  • La edad
    Las personas mayores de 45 años tienen un riesgo mayor para la diabetes.
  • Antecedentes de diabetes en la familia.
  • El exceso de peso.
  • No hacer ejercicio regularmente.
  • Raza y el origen étnico.
    Pertenecer a cierto grupo racial o étnico, como el afroamericano, hispanoamericano y los indígenas americanos aumentan el riesgo de la diabetes de tipo 2.
  • Antecedentes de diabetes gestacional, o dar a luz a un bebé que haya pesado más de 9 libras al nacer.
  • Nivel bajo de la lipoproteína de densidad alta – el “colesterol bueno” (su sigla en inglés es HDL).
  • Nivel alto de triglicéridos.

Tratamiento

El tratamiento específico para la diabetes de tipo 2 será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El objetivo del tratamiento es mantener los niveles de azúcar en la sangre tan cerca de lo normal como sea posible. Se da importancia al control del azúcar en la sangre (glucosa) por medio del monitoreo de los niveles, la actividad física regular, un plan de alimentación y el cuidado de la salud rutinarios. El tratamiento de la diabetes es un proceso constante de control y educación que incluye no solo a la persona que tiene diabetes, sino también a los profesionales de la salud y a los miembros de la familia del paciente.

Con frecuencia, la diabetes de tipo 2 puede controlarse por medio de la pérdida de peso, mejorar la nutrición y el ejercicio únicamente. Sin embargo, en algunos casos, estas medidas no son suficientes y tienen que utilizarse medicamentos orales e insulina. El tratamiento frecuentemente incluye lo siguiente:

  • Una dieta adecuada.
  • Control del peso.
  • Un programa de ejercicio apropiado.
  • Las inspecciones regulares de los pies.
  • Los medicamentos orales, otros medicamentos, y/o la terapia de reemplazo de la insulina, como se lo indique su médico.
    Existen distintos tipos de medicamentos que se pueden usar para tratar la diabetes tipo 2 cuando los cambios en el estilo de vida, como pueden en la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso ya no son efectivos.  Hay distintos tipos de medicamentos orales, cada uno de ellos trabaja de distinta forma para disminuir la glucemia.  Un medicamento se puede combinar con otro para mejorar el control de la glucemia.  Cuando los medicamentos orales ya no son efectivos, puede ser necesaria la insulina.

    Se están desarrollando nuevos medicamentos para tratar la diabetes.  Los agonistas de GLP-1 son uno de los nuevos tipos de medicamentos.
    Los agonistas de GLP-1 trabajan por medio de la producción de insulina por parte del páncreas, la disminución del vaciamiento de alimentos del estómago y la inhibición de la producción de glucagón en el páncreas (el glucagón es una hormona producida por el páncreas que estimula la liberación de glucosa por parte del hígado).  El Byetta®, un agonista de GLP-1 aprobado por la FDA  en  2005,  se administra mediante inyección.

  • Monitorización regular de los niveles de hemoglobina A1c
    La prueba de la hemoglobina A1c (que también se conoce como prueba HbA1c) muestra la cantidad promedio de azúcar en la sangre en los pasados tres meses. El resultado indicará si el nivel de azúcar en la sangre está bajo control. La frecuencia de las pruebas HbA1c será determinada por su médico. Se recomienda que las pruebas se realicen por lo menos dos veces al año si los niveles de azúcar están en el rango deseado y son estables, y con más frecuencia si los niveles de azúcar en la sangre no son estables.

La diabetes sin tratamiento, o con un tratamiento inadecuado puede causarle problemas en los riñones, las piernas, los pies, los ojos, el corazón, los nervios y la circulación sanguínea, lo que puede llevar a la insuficiencia renal, la gangrena, la amputación, la ceguera o el derrame cerebral. Por ello, es importante seguir un plan de tratamiento estricto.

Los avances en las investigaciones de la diabetes han llevado a mejorar los métodos del control de la diabetes y del tratamiento de sus complicaciones. Sin embargo, los científicos continúan explorando las causas de la diabetes y las formas de prevenir y tratar dicha enfermedad. Hoy en día se están estudiando otros métodos de administración de la insulina por medio de los inhaladores y las píldoras. Los científicos están investigando la participación de los genes en la diabetes de tipo 1 y de tipo 2, y algunos marcadores genéticos de la diabetes de tipo 1 ya han sido identificados. El trasplante del páncreas también se está realizando.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

LA DIABETES

LA DIABETES

La diabetes es la incapacidad del cuerpo para controlar el nivel de azúcar en la sangre. El alto nivel de azúcar en la sangre que se conoce como hiperglucemia es controlada por la hormona insulina. La insulina es el factor más importante en este proceso. Durante

la digestión se descomponen los alimentos para crear glucosa, la mayor fuente de combustible para el cuerpo. Esta glucosa pasa a

la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células. (La insulina es una hormona segregada por el páncreas, una glándula grande que se encuentra detrás del estómago).

Así que tener diabetes significa que hay interferencia con la

creación y la secreción de insulina.

Los avances en las investigaciones de la diabetes han llevado a mejorar los métodos del control de la diabetes y del tratamiento de sus complicaciones. Sin embargo, los científicos continúan explorando las causas de la diabetes y las formas de prevenir y tratar dicha enfermedad. Hoy en día se están estudiando otros métodos de administración de la insulina por medio de los inhaladores y las píldoras. Los científicos están investigando la participación de los genes en la diabetes de tipo 1 y de tipo 2, y algunos marcadores genéticos de la diabetes de tipo 1 ya han sido identificados. El trasplante del páncreas también se está realizando.

Especialistas presentaron en los últimos días un tratamiento para pacientes diabéticos en diálisis que ayuda a eliminar líquidos, pudiendo controlar la cantidad de azúcar en la sangre.

El tratamiento consiste en el suministro de la droga genéricamente denominada icodextrina a los pacientes diabéticos con insuficiencia renal crónica; este compuesto cuenta con la particularidad de que está libre de glucosa.

Jorge Schargorodsky, director del Consejo de Diálisis Peritoneal, dijo que “esa nueva opción de tratamiento sirve para mejorar la calidad de vida de los pacientes en diálisis peritoneal y trae menos complicaciones”.

El especialista acotó que “además, permite llegar al trasplante renal en mejores condiciones clínicas”.

La enfermedad renal crónica genera una disminución permanente del filtrado de los riñones, produciendo fallas en estos órganos.

La enfermedad genera un gran impacto en la sociedad debido a que afecta aproximadamente a 500 millones de personas en el mundo.

En personas con diabetes, uno de los dos componentes de este sistema falla:

· El páncreas no produce, o produce poca insulina (Tipo I)

· Las células del cuerpo no responden a la insulina que se produce   (Tipo II)


VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

MAL DE ALZHEIMER

ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Podemos definir la enfermedad de Alzheimer como una situación en la que se producen alteraciones de varias funciones mentales superiores y que produce una incapacidad funcional en el ámbito social, en el trabajo e incluso dentro de la vida familiar. Hasta hace pocos años se creía que la senilidad era la consecuencia natural e inevitable de la edad. Sin embargo, desde 1977 los médicos a través de trabajos realizados, han visto que el 10% de las personas mayores de 65 años sufren lesiones cerebrales orgánicas que se relacionan con la senilidad; de estas lesiones el 75% se diagnosticaron como la enfermedad de Alzheimer y el 25% restante se corresponde con alteraciones cerebrales producidas por infartos múltiples. Sólo en E.E.U.U., hay alrededor de 2 millones de enfermos de Alzheimer. En España, aunque no hay todavía un estudio epidemiológico de la enfermedad, puede calcularse la incidencia de Alzheimer a partir de los porcentajes indicados arriba y el número de personas mayores de 65 años. La persona que padece una enfermedad de Alzheimer se encuentra totalmente indefensa dependiendo de los medios familiares, sociales o médicos con los que cuenta la sociedad en que vive; pues provoca que el enfermo se pierda en lugares conocidos, olvide nombres de familiares cercanos, se olvide de cómo vestirse, cómo leer o cómo abrir una puerta; éstos son algunos de los síntomas más comunes de un drama que cada vez viven más ancianos: el mal de Alzheimer, una enfermedad que devora la memoria hasta quedar vacíos.

El Alzheimer es una enfermedad progresiva y degenerativa del cerebro para la cual no existe recuperación. Es la más común de las demencias. Lentamente, la enfermedad ataca las células nerviosas en todas las partes de la corteza del cerebro, así como algunas estructuras circundantes, deteriorando así las capacidades de la persona de controlar las emociones, reconocer errores y patrones, coordinar el movimiento y recordar. Al final, la persona pierde toda la memoria y funcionamiento mental. Es ahora la cuarta causa principal de muerte en los adultos y, a menos que se desarrollen métodos eficaces para la prevención y el tratamiento, la Enfermedad de Alzheimer alcanzará proporciones epidémicas para mediados del siglo.

El Mal de Alzheimer o Demencia Senil Tipo Alzheimer (DSTA) es una forma de progresión lenta de la demencia que es una alteración adquirida y progresiva de las funciones intelectuales. La alteración de la memoria es una característica necesaria para el diagnóstico. También se debe presentar cambio en una de las siguientes áreas para el diagnóstico de cualquier forma de demencia: lenguaje, capacidad de toma de decisiones, juicio, atención y otras áreas relacionadas de la función cognitiva y la personalidad.

La velocidad de progresión es diferente para cada persona. Si la enfermedad de Alzheimer se desarrolla rápidamente, es probable que continúe progresando de la misma manera, pero si ha sido de desarrollo lento, probablemente seguirá un curso lento.

La enfermedad de Alzheimer produce una disminución de las funciones intelectuales lo suficientemente grave como para interferir con la capacidad para realizar actividades de la vida diaria. Es progresiva, degenerativa del cerebro y provoca deterioro de memoria, de pensamiento y de conducta. La persona que la padece puede experimentar o sentir confusión, desorientación en tiempo y en espacio, cambios en la personalidad y de conducta, alteraciones en el juicio, dificultad para encontrar palabras; finalizar ideas o pensamientos y para seguir instrucciones. Finalmente incapacita a quien la padece a cuidar de sí mismo.

En la 10ª revisión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-10) publicada por la OMS, en 1.992, se definió la Enfermedad de Alzheimer de la siguiente manera:

El trastorno se inicia, por lo general, de manera insidiosa y lenta y evoluciona progresivamente durante un período de años. El período evolutivo puede ser corto, 2 ó 3 años, pero en ocasiones es bastante más largo. Puede comenzar en la edad madura o incluso (EA de inicio presenil), pero la incidencia es mayor hacia el final de la vida (EA de inicio senil).

En casos con inicio antes de los 65/70 años, es posible tener antecedentes familiares de una demencia similar; el curso es más rápido y predominan síntomas de lesión en los lóbulos temporales y parietales, entre ellos disfasias o dyspraxias.

En los casos de inicio más tardío, el curso tiende a ser más lento y a caracterizarse por un deterioro más global de las funciones corticales superiores; sin embargo A través de la información aquí mostrada podremos obtener conocimientos más específicos de cómo actuar frente a esta enfermedad, detectar los síntomas a tiempo y aprender los cuidados básicos de enfermería que requieren los pacientes que sufren de esta enfermedad.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS DEL MAL DE ALZHEIMER.

En una reunión de psiquiatras alemanes celebrada en 1906. Alois Alzheimer describió el caso de una mujer de 51 años con pérdida severa de memoria, desorientación, alteraciones de lenguaje e ideas paranoides, que murió cuatro años después en un estado de severa demencia. En su autopsia se encontraron lesiones cerebrales consistentes, con atrofia cerebral y presencia de cuerpos denominados seniles.

Comenzaba en este momento una apasionante historia, la descripción y preocupación por una enfermedad que ha dado lugar a la mayor investigación sobre el funcionamiento del sistema nervioso humano, y que fue denominada con el nombre de su descubridor, la enfermedad de Alzheimer. Actualmente el diagnóstico de casos de demencia es diez veces superior al detectado a principios de siglo. Diversos estudios en todo el mundo han detectado que el crecimiento de la enfermedad corre en paralelo al envejecimiento de las poblaciones, la mayor longevidad y el consecuente aumento de población mayor de 65 años en un futuro inmediato provocará un importante problema socio-sanitario. Se estima que en muy poco tiempo cada familia tendrá que convivir al menos con un paciente afecto de demencia. El ingreso de pacientes en instituciones adecuadas encarece su atención y los convierte en una carga difícil para la sociedad. Por lo que se deberá adoptar nuevas fórmulas para una nueva aproximación racional a una situación que ya ha sido denominada como auténtica epidemia del Siglo XX.

¿Qué sucede en el cerebro con la Enfermedad de Alzhéimer?

Las neuronas que controlan la memoria y el pensamiento están deterioradas, interrumpiendo el paso de mensajes entre ellas. Estas células desarrollan cambios distintivos: placas seniles y haces neurofibrilares (degeneraciones del tejido cerebral). La corteza del cerebro (principal origen de las funciones intelectuales) se atrofia, se encoge y los espacios en el centro del cerebro se agrandan, reduciendo por lo tanto su superficie.

El cerebro es el órgano principal y más voluminoso de la cabeza, formado por más de 15.000 millones de células nerviosas específicas, llamadas neuronas. La Neurona, morfológicamente. Está formada de 3 partes:

a) Soma: Es el cuerpo estrellado de la célula.

b) Axón: Es la prolongación principal y la que conecta con las otras neuronas.

c) Dendrita: Son las encargadas de recibir las informaciones de los axones de otras neuronas.

Ahora bien, la neurona no puede activarse por sí sola; necesita como cualquier motor su líquido elemento.

La Neurona secreta unos mediadores químicos, que conocemos con el nombre de neurotransmisores. Estos son los que activan la neurona transmitiendo los mensajes y la información de una neurona a otra.

El cerebro, para que funcione bien, no sólo necesita las células nerviosas y un buen funcionamiento de los neurotransmisores, también es necesario que esté bien irrigado por la sangre, que utilice bien el oxígeno y la glucosa y que tenga las enzimas (que son proteínas) necesarias para las reacciones bioquímicas que van a permitir la transmisión de la información interneuronal. (Ver anexos 1 y 2 esquema de un cerebro normal y después la corteza cerebral en la enfermedad de Alzheimer.)

Causas, incidencias y factores de riesgo de la Enfermedad de Alzheimer

La causa de la enfermedad de Alzheimer se desconoce, pero no es parte del proceso de envejecimiento normal. Se han descartado las teorías sobre la acumulación de aluminio, plomo, mercurio y otras sustancias en el organismo.

Factores Biológicos:

Las neuronas que controlan la memoria y el pensamiento están deterioradas, interrumpiendo el paso de mensajes entre ellas. Estas células desarrollan cambios distintivos: placas seniles y haces neurofibrilares (degeneraciones del tejido cerebral).

La corteza del cerebro (principal origen de las funciones intelectuales) se atrofia, se encoge y los espacios en el centro del cerebro se agrandan, reduciendo por lo tanto su superficie. El segundo hallazgo significativo es una concentración alta de la proteína pegajosa conocida como beta amiloideo, que forma parches llamados placas neríticas.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER?

En las etapas tempranas, los síntomas pueden ser muy sutiles. Entre éstos se encuentran:

Repetición frecuente de frases

Ubicación equivocada de cosas con frecuencia

Dificultad para recordar el nombre de objetos conocidos

Perderse en rutas conocidas

Cambios de personalidad

Convertirse en una persona pasiva y sin interés por las cosas que antes disfrutaba

Algunas cosas que el individuo solía hacer bien se tornan difíciles, como llevar el control de uso de la chequera, jugar juegos complejos (como bridge) y aprender rutinas o informaciones nuevas y complejas.

A medida que avanza la enfermedad, los déficits se hacen más evidentes. Algunos de los síntomas son:

Disminución en el conocimiento de los hechos recientes

Olvido de hechos de la vida propia, se pierde esencialmente conciencia de quién se es

Problemas para escoger la ropa

Alucinaciones, discusiones, golpes, vidas y conducta violenta

Desilusión, depresión y agitación

Algunas tareas que probablemente presenten dificultades para una persona en esta etapa son: preparar alimentos, conducir, vestirse, viajar fuera de rutas familiares y manejar las finanzas.

En la enfermedad de Alzheimer severa la persona ya no puede vivir sin ayuda. La mayoría de las personas en esta etapa ya no reconocen el lenguaje, no reconocen a los miembros de la familia y ya no son capaces de desempeñar las actividades básicas de la vida diaria (como comer, vestirse y bañarse).

FASES DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

MEMORIA

COMPORTAMIENTO

LENGUAJE Y COMPRENSIÓN

GESTOS Y MOVIMIENTOS

ACTIVIDADES COTIDIANAS

FASE I

– Olvida sus citas.

-Nombre de personas.

– Cambios de humor.

– Se enfada cuando se da cuenta que pierde el control de lo que le rodea.

– Continúa razonando

-Tiene problema para encontrar las palabras.

– Frases más cortas

– Mezcla ideas sin relación directa.

– En esta fase todavía está bien.

– Es capaz de realizarlas sin demasiados problemas.

FASE II

– Reciente disminuida

– Agresividad.

– Miedos.

– Alucinaciones.

– Deambulación contínua.

– Fatigabilidad.

– Conversación enlentecida.

– No acaba las frases.

– Repite frases.

– Pierde

equilibrio

– Caídas espontáneas.

– Necesita ayuda para deambular.

– Pueden aparecer mioclonías.

– Confusión.

– Se viste mal.

– Se pierde en trayectos habituales.

FASE III

– Reciente perdida

– Remota perdida

– No reconoce a su cónyuge, hijos, etc.

– Memoria emocional conservada.

– Llora.

– Grita.

– Se agita.

– No comprende una explicación.

– Balbucea.

– No controla sus gestos

– Le cuesta tragar.

– Se atraganta.

– No controla esfínteres.

– Desaparecen totalmente

– Encamado.

– Alimentación por sonda.

DIAGNOSIS DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

No se ha creado todavía una prueba definitiva para diagnosticar la Enfermedad de Alzheimer incluso en los pacientes que muestran señales de demencia.

Normalmente, un médico llevará a cabo una serie de exámenes para descartar otros trastornos que pueden ser responsables de los síntomas del paciente entre ellos, depresión severa, enfermedad de Parkinson, accidentes cerebro vasculares múltiples, (demencia multiinfarto) y abuso de drogas.

Otras enfermedades menos comunes que pueden causar síntomas similares a los de la Enfermedad de Alzheimer son la enfermedad de la tiroides, anemia perniciosa, coágulos sanguíneos, hidrocéfalo (acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo en el cerebro), sífilis, enfermedad de Huntington, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y tumores cerebrales.

Además de los exámenes de sangre para descartar anormalidades metabólicas, se recomiendan comúnmente pruebas más extensas. El escáner puede detectar la presencia de coágulos sanguíneos, tumores, hidrocéfalo o accidente cerebro vascular.

Algunos estudios brindan esperanzas en cuanto al diagnóstico de la enfermedad empleando técnicas avanzadas por imágenes, como MRI (imágenes por resonancia magnética) y PET (tomografía de emisión de positrones), exploraciones axiales para detectar cambios en el cerebro

Pero generalmente en países menos desarrollados, el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer se realiza con la base en los síntomas característicos de la enfermedad y luego de excluir otras posibles causas de demencia, pero solo puede confirmarse con estudios microscópicos de una muestra de tejido cerebral después de la muerte.

En el proceso de diagnosis, es posible que se ordenen exámenes para determinar si existe una condición tratable que pueda provocar la demencia o contribuya a empeorar la enfermedad de Alzheimer. Entre estas condiciones se pueden mencionar la enfermedad tiroidea, la deficiencia de vitaminas, los tumores cerebrales, la intoxicación por drogas o medicamentos, las infecciones crónicas y la depresión severa.

Por lo general la enfermedad de Alzheimer tiene un patrón característico de síntomas y los médicos experimentados pueden diagnosticarla teniendo en cuenta los antecedentes y el examen físico. Entre los exámenes que se hacen con frecuencia para evaluar o descartar otras causas de demencia están la tomografía computada (TC), la imagen por resonancia magnética (IRM) y los exámenes de sangre.

En las etapas tempranas de la demencia, la imagen cerebral puede ser normal. En etapas posteriores, la IRM puede mostrar una disminución en el tamaño de la corteza cerebral o del área del cerebro responsable de la memoria (el hipocampo). Aunque estos exámenes no confirman el diagnóstico, excluyen otras causas de demencia como los accidentes cerebro- vascular y los tumores.

Tratamiento

La enfermedad de Alzheimer no se puede curar ni es posible restaurar las funciones deterioradas. Actualmente, es posible retardar su progreso pero no detenerla.

El tratamiento va destinado a retardar la evolución de la enfermedad, a manejar los problemas de conducta, la confusión y la agitación, a modificar el ambiente del hogar y, lo más importante, a ofrecer apoyo a la familia. A medida que la enfermedad evoluciona puede causarle más daño a la familia que al paciente en sí.

1.- Tratamiento con Medicamentos.

Medicamentos que protegen el sistema colinérgico:

En la actualidad existen tres medicamentos disponibles para retardar el progreso de la enfermedad y, posiblemente, mejorar la función cognitiva. Estos son: tacrine (Cognex), donepezil (Aricept) y rivostigmine (Exelon).

Los tres afectan el nivel de acetilcolina (un neurotransmisor) en el cerebro y todos tienen efectos colaterales potenciales como náuseas y vómitos.

El tacrine, primer medicamento de este tipo aprobado, también produce una elevación de las enzimas hepáticas y debe tomarse cuatro veces al día. Hoy en día se usa rara vez.

De las otras dos drogas, el Aricept ha estado disponible por más tiempo. Se toma una vez al día y se ha informado que mejora o estabiliza el funcionamiento cognitivo, además de que se tolera bien. El Exelon, un nuevo medicamento, parece ser igualmente eficaz y se toma dos veces al día. En el futuro cercano se ha programado la aparición de nuevas drogas para tratar esta enfermedad.

Para mejorar la función cognitiva puede ser necesario suspender los medicamentos que empeoran la confusión y que no son esenciales para el cuidado de la persona. Entre estos están los medicamentos anti colinérgicos, analgésicos, cimetidina, depresores del sistema nervioso central, antihistamínicos, pastillas para dormir y otros medicamentos.

Medicamentos Antiinflamatorios:

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides AINES, que incluyen aspirina e ibuprofeno, están bajo investigación. Los cortico esteroides son los medicamentos antiinflamatorios con mayor frecuencia prescritos, pero el uso a largo plazo no es recomendable.

Estrógeno y otras hormonas:

Parece ser que la terapia de reemplazo de estrógenos desacelera la progresión e incluso previene la Enfermedad de Alzheimer, creando así interés en otras posibles terapias hormonales.

Antioxidantes:

Un estudio encontró que las dosis grandes (2000 IU) de vitamina E, selegiline o ambos en combinación pueden retardar levemente la progresión de la enfermedad o sus síntomas.

2.- Problemas de Conducta.

Los problemas subyacentes que contribuyen a la confusión deben identificarse y tratarse. Entre ellos están la insuficiencia cardíaca, niveles bajos de oxígeno (hipoxia), trastornos tiroideos, anemia, trastornos nutricionales, infecciones y condiciones siquiátricas (como la depresión). El tratamiento de estos trastornos médicos y siquiátricos con frecuencia mejora en gran manera la función mental del paciente.

Puede requerirse la administración de medicamentos para controlar conductas agresivas, agitadas o peligrosas. Por lo general, se prescriben en dosis bajas y deben ajustarse a las necesidades del paciente.

Las terapias de modificación de conducta pueden ser útiles para controlar la conducta inaceptable o peligrosa en algunas personas y consisten en recompensar las conductas positivas mientras se ignoran las inapropiadas (dentro de los límites de seguridad).

3.- Modificación del ambiente en el Hogar.

La persona afectada con la enfermedad de Alzheimer necesita apoyo en el hogar a medida que la enfermedad empeora. Los familiares u otras personas encargadas del cuidado pueden ayudar comprendiendo cómo percibe su mundo la persona con enfermedad de Alzheimer. Se deben proporcionar actividades estructuradas que fomenten las habilidades que todavía conserva y reducir los efectos de las habilidades afectadas.

Deben simplificarse los alrededores del paciente y se le deben proporcionar recordatorios frecuentes, notas, listas de tareas de rutina o direcciones para las actividades diarias. A la persona con enfermedad de Alzheimer se le debe dar la posibilidad de hablar sobre sus desafíos y de participar en su propio cuidado.

4.- Otros Pasos Prácticos.

Es necesario evaluar las funciones sensoriales de las personas con enfermedad de Alzheimer y si se detectan déficits, debe ayudarse al paciente con aparatos para aumentar su capacidad de oír, lentes y cirugía de cataratas en la medida que sea adecuado. La buena alimentación y el mantenimiento de la salud son importantes, aunque generalmente no es necesario seguir dietas especiales ni tomar suplementos nutricionales. El ejercicio es importante y se debe estimular.

Con el tiempo puede que el monitoreo y la asistencia durante las 24 horas del día sean necesarios para brindar un ambiente seguro, controlar las conductas agresivas o agitadas y satisfacer las necesidades fisiológicas. Esto puede incluir cuidado casero, hogares de atención, cuidado de adultos en el día u hogares de convalecencia.

5.- Grupos de apoyo

Ver grupos de apoyo para la enfermedad de Alzheimer con el fin de encontrar recursos e información adicional para personas con enfermedad de Alzheimer y para las personas que cuidan de ellos.

7.- Expectativas (pronóstico)

El resultado probable es malo. El trastorno generalmente no es agudo pero avanza de manera estable. Es común que el paciente se vuelva totalmente incapacitado con el tiempo y la muerte normalmente sucede en un lapso de 15 años, por lo general por una infección o una falla de otros sistemas corporales.

8.- Complicaciones

  • Pérdida de la capacidad para funcionar o cuidarse a sí mismo
  • Complicaciones ocasionadas por la inmovilidad
  • Escaras
  • Huesos rotos
  • Contracturas musculares (pérdida de la capacidad para mover articulaciones debido a la pérdida de la función muscular)
  • Pérdida de la capacidad para interactuar
  • Incremento en la incidencia de infecciones en cualquier parte del cuerpo
  • Fallas en los sistemas corporales
  • Disminución de las expectativas de vida
  • Abuso por parte de la persona que cuida al enfermo y que se encuentra muy estresada
  • Efectos secundarios por los medicamentos

MANEJO DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER.

El tiempo que le resta de vida a una víctima de la Enfermedad de Alzheimer es por lo general reducido, aunque un paciente puede vivir entre tres a veinte años después del diagnóstico. La fase final de la enfermedad puede durar desde unos pocos meses hasta varios años, durante cuyo tiempo el paciente se vuelve cada vez más inmóvil y disfuncional.

Tratamiento en casa en Etapas Iníciales.

Decirle al paciente. A menudo los médicos no les dirán a los pacientes que tienen la Enfermedad de Alzheimer. Los estudios indican que la progresión puede desacelerar con esfuerzo intelectual y la mayoría de los medicamentos a nivel de investigación en ensayos se realizan en las etapas iniciales.

Estado de ánimo y comportamiento emocional. Los pacientes de la Enfermedad de Alzheimer muestran oscilaciones abruptas del estado de ánimo y pueden tornarse agresivos y enojados. Parte de este comportamiento errático es causado por cambios químicos en el cerebro.

Muchos pacientes con la Enfermedad de Alzheimer son sumamente sensibles a las emociones implícitas de los familiares y reaccionan negativamente a señales de condescendencia, ira y frustración. Pueden tornarse delusorios a veces por lo que se les deberá volver a tranquilizar y a dirigir a otras actividades.

El manejar y el deambular. Tan pronto se diagnostica la Enfermedad de Alzheimer, al paciente se le deberá prohibir que conduzca. . En el momento en que el paciente comience a deambular, es el momento de buscar hospicios para ancianos u otras instituciones protectoras para sus seres queridos. Para los pacientes que se quedan en la casa, deberán instalarse cerraduras afuera de la puerta. Deberá implementarse un programa de ejercicio diario que ayude a cansar físicamente al paciente y a que duerma tranquilo.

Perturbación del sueño. Los pacientes con la Enfermedad de Alzheimer experimentan comúnmente trastornos en los ciclos del sueño/despertar.

Aunque los familiares tengan los recursos para mantener a los pacientes de la Enfermedad de Alzheimer en la casa durante las etapas posteriores de la enfermedad, la ayuda externa sigue siendo esencial. Es importante que los familiares reciban orientación y apoyo para ellos mismos también. En las etapas finales, los pacientes de la Enfermedad de Alzheimer necesitan 24 horas de atención diaria.

Atención a los Familiares

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad particularmente devastadora, ya que la familia del paciente por lo general deberá resistir dos pérdidas diferentes: en primer lugar, la desaparición de la personalidad que ellos conocen y, finalmente, la muerte de la persona. La pena se experimenta dos veces. Nadie deberá resistir tal agonía solo. Pocas enfermedades afectan tanto a un paciente y a su familia, o por un período de tiempo tan largo como la Enfermedad de Alzheimer.

Tratar con los pacientes de la Enfermedad de Alzheimer durante todo el curso de la enfermedad es agotador. No ha terminado el familiar de lidiar con un grupo de problemas cuando el empeoramiento del paciente crea problemas nuevos y más intratables. A menudo, los mismos familiares empiezan a mostrar señales de trastorno mental o mala salud. La depresión, empatía, agotamiento, culpa y la ira pueden crear caos para el individuo normalmente sano enfrentado con la atención de un ser querido que sufre de la Enfermedad de Alzheimer.

Llegará el momento en que el familiar más dedicado probablemente necesite institucionalizar al paciente con la Enfermedad de Alzheimer. Además de la carga emocional devastadora, los costos financieros de la Enfermedad de Alzheimer pueden ser abrumantes. Afortunadamente, según ha aumentado la proporción de ancianos en la población, las organizaciones en países industrializados se han tornado muy activas en todos los frentes importantes –presión política para lograr investigación farmacéutica y médica y proporción de información financiera y apoyo psicológico.

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si alguien cercano a la persona experimenta síntomas de demencia senil tipo Alzheimer. Asimismo, si una persona con este trastorno experimenta un repentino cambio en su estado mental (un cambio rápido puede indicar que existe otra enfermedad).

Si se está cuidando a una persona con este trastorno y su condición se deteriora a tal punto que ya no se la puede cuidar en casa, se debe hablar sobre la situación con el médico.

Prevención  de la enfermedad de Alzheimer.

En la actualidad no existe una forma demostrada de prevenir la enfermedad de Alzheimer. Se está desarrollando una vacuna y las pruebas iniciales están en marcha.

Varios estudios están en curso para clarificar el papel de algunos medicamentos comunes en la prevención de la enfermedad de Alzheimer, entre estos se encuentran medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs), antioxidantes (como Vitamina E), terapia de sustitución de estrógenos y ginkgo biloba.

En la actualidad no se recomienda ninguno de estos, ya que todos tienen efectos colaterales y pueden interactuar con otros medicamentos. Se debe consultar a un médico antes de considerarlos o consumirlos.

¿Quién puede estar afectado por la Enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer no hace distingos de clase socioeconómica, raza o grupo étnico, afecta por igual a hombres y mujeres, aunque más frecuentemente a personas mayores, aproximadamente 10% en mayores de 65 años y 47% en mayores de 85.

¿Es hereditaria la Enfermedad de Alzheimer?

Existe una mayor predisposición en los hijos y hermanos de pacientes con Alzheimer, para contraer la enfermedad. Ésta mayor predisposición no involucra herencia. Sólo el 10% de las demencias tipo Alzheimer son hereditarias (Alzheimer familiar). Para dicho diagnóstico debe contarse con más de un miembro afectado (generalmente 3 o más miembros) con un diagnóstico de certeza, es decir una confirmación anatomopatológica. Se pide a los familiares que requieran este estudio anatomopatológico del cerebro de su familiar como un derecho propio a conocer el diagnóstico definitivo y como contribución para la investigación genética del Alzheimer, el conocimiento de la enfermedad y el avance de la ciencia para encontrar causas y curas.

¿Cuánto sobreviven las personas con la Enfermedad de Alzheimer?

Las personas diagnosticadas con Alzheimer pueden sobrevivir de 2 a 20 años a partir del inicio de los primeros síntomas (pérdida de memoria). Disminuye la esperanza de vida, pero proporcionando un cuidado apropiado, con énfasis en la higiene y atención médica adecuada a los pacientes, mejoran la calidad de vida y pueden sobrevivir por muchos años, tanto en casa como en instituciones. Normalmente su muerte no puede ser pronosticada sino hasta estados muy avanzados. Es muy común que los pacientes en estados terminales de Alzheimer pierdan peso, tengan dificultad al tragar, al caminar y al hablar, así como incontinencia urinaria y fecal. Acostados pueden adoptar una posición fetal. Sucumben ante frecuentes y repetidas infecciones urinarias o broncopulmonares.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA PARA UN ENFERMO CON ALZHEIMER.

Cuando vayamos a cuidar a un enfermo de Alzheimer, hay que tener en cuenta los consejos siguientes:

A) Conservar la calma, de lo contrario le transmitiremos nuestro nerviosismo.

B) No intervenir sistemáticamente en su manera de vivir.

C) Dejarle tiempo para que realice lo que le hemos pedido hacer.

D) Encontrarle actividades sustitutorias.

E) Organizar su vida de forma rutinaria.

Cuidados en la Fase I

Memoria:

Cuando oculta sus olvidos:

– No intente razonarle.

– Recurra a ejercicios de memoria.

¿Qué se pretende con esta terapéutica?

– Buscar otras áreas cerebrales que no estén deterioradas por la enfermedad.

– Favorecer el interés del enfermo por las cosas.

– Contribuir a mantener los procesos de percepción, atención, aprendizaje, observación, etc.

Tipos de ejercicios:

– Leer revista o periódico, 5 líneas, dos veces seguidas e instarle a que resuma por escrito o de palabra lo que ha leído.

– Hacer puzles simples de organizar.

– Escuchar canciones que él o ella conozca.

– Intentar dibujar de memoria los muebles de una habitación conocida.

– Recordarle sistemáticamente donde están los objetos que se utilizan varias veces al día: libro, bolso, gafas, ropa, etc.; poniéndolos siempre en el mismo sitio

Nombre de personas:

Ayudarle a recordarlos valiéndose de fotografías de su familia, de amistades, compañeros de trabajo; ya que su memoria visual puede tenerla conservada.

Cuidados en la Fase II

En esta fase y con respecto a la Memoria existen una serie de ejercicios que también son aplicables durante la Fase I .

Debemos recordarles, con frecuencia, el día en el que se encuentra (de la semana y del mes). Para ello es aconsejable poner en la casa y a su vista: calendarios, así como relojes. Aprovechando cualquier conversación, es conveniente decirles si es por la mañana, tarde o noche. De este modo le ayudamos a orientarse en el tiempo.

Cuando deambule por la casa, ya en esta fase con ayuda, váyale diciendo: vamos a la cocina. Vamos al salón, vamos al cuarto de baño, vamos al dormitorio. Así le ayudamos a orientarse respecto al espacio.

Cuando decidamos acostarle, debemos recordarle que es de noche y que hay que dormir. Hacer que orine antes de acostarse, así evitamos que lo haga en la cama. Podemos inducirle al sueño, intentando sofronizarle, repitiéndole: está muy cansado, le pesan mucho los párpados, le pesan mucho los brazos, etc.

Se pueden combinar una serie de ejercicios de memoria y de motilidad. La finalidad de éstos es desarrollar la memoria al aprender y recordar una información durante un período de tiempo.

Ejemplos:

1) Ejercicio de memoria:

A) Recuerde el número 33.

B) Recuerde el refrán: A quien madruga Dios le ayuda.

2) Ejercicio de motilidad:

A) Inspirar-espirar.

B) Levantarse-sentarse.

C) Palmada por encima de la cabeza.

D) Levantar alternativamente los pies.

E) Tocar las puntas de los dedos delante de los ojos,

Cada uno de estos movimientos deben repetirlo al menos cinco veces.

3) Le preguntamos: ¿Qué número le he dicho al principio que recuerde?, ¿Qué refrán le he dicho que debe recordar?

En cuanto a sus gestos y movimientos en esta fase (remítanse al cuadro sinóptico de las fases), es necesario que le acompañemos en su de ambulación para evitar sus caídas y ayudarle por si pierde el equilibrio; pudiéndose también ayudar él mismo con un andador.

Como puede perderse en trayectos habituales es conveniente que le pongamos un identificador, bien en una pulsera, un colgante o cadena y para que no pueda sentirse ofendido, lo haremos de modo que parezca un regalo por algún motivo especial.

Cuidados en la Fase III

En relación con su comportamiento: cuando llora, grita, se agita, debemos mostrarnos siempre ante él con una gran tranquilidad y procurar darle cariño y palabras afectuosas.

En este período de la enfermedad tiene sus memorias recientes y remotas abolidas. Su lenguaje se transforma en un simple balbuceo, no controla sus gestos; comienza a tener dificultad para tragar por lo que suele atragantarse hasta con su propia saliva.

Tiene dificultad para controlar sus esfínteres. En esta fase suele instaurarse la alimentación mediante sonda.

Sus actividades cotidianas desaparecen totalmente. Suele estar ya encamado.

Los cuidados de enfermería van encaminados a subsanar todos aquellos problemas que conllevan la inmovilidad del enfermo, la incontinencia urinaria, los fecalomas, las úlceras por decúbito y los problemas respiratorios.

Alimentación:

Con la alimentación se consigue fundamentalmente disminuir la degradación.

Es aconsejable una dieta rica en proteínas y pobre en grasas animales.

Si todavía es capaz de comer por sí solo, dejarle elegir pero sin abusar, ya que el enfermo de Alzheimer es capaz de volver a comer dos veces sin sentirse saciado. En caso de que os ocurra esto, bien porque coma él antes, o bien porque ha terminado de comer antes que los demás, le engañáis sacándole un plato con pastas o galletitas variadas. Para vosotros le habréis dado el postre, sin embargo el está comiendo.

Incontinencia urinaria:

El enfermo de Alzheimer al no controlar sus esfínteres, se orina y por ello es preciso dotarle de pañales y así evitar que se moje.

Estos pañales deben ser cambiados con frecuencia para evitar que se produzcan infecciones urinarias.

Debemos también observar, al quitarle el pañal, el olor y el color de la orina. Si el color fuera oscuro y el olor fuerte, nos debe hacer sospechar que el paciente tiene una infección urinaria. En estos casos debemos consultar con el Geriatra que le atienda. Aparte, le tomaremos la temperatura ya que la aparición de fiebre, es un signo importante a tener en cuenta en el diagnóstico de una infección urinaria.

Fecalomas:

Hay un signo importante a tener en cuenta en la instauración de un fecaloma, y es que el paciente expulsa por el recto un contenido líquido que, equívocamente, nos hace pensar en una diarrea. Antes de decidir por nosotros mismos, debemos consultar con el médico.

Ante esta situación debemos llevar a la práctica la extracción del mismo mediante la aplicación de un enema de limpieza. Se aconseja para esta situación se prepare con los siguientes ingredientes: agua, bicarbonato y micralax (2 envases).

Todo esto se debe hacer con el enfermo encamado y colocándole una cuña debajo para la recogida de heces.

Úlceras por decúbito:

Estas lesiones podemos prevenirlas con los siguientes cuidados:

a) Tener una buena hidratación, procurando darle una ingesta de líquidos aproximada de 2 litros.

b) Aplicación de baño diario, encamado, con jabón neutro. Darle crema hidratante y masajes circulares.

c) Tener una buena alimentación, que aporte proteínas.

En el caso de que se hayan producido, deben curarse de la siguiente manera:

a) Lavar la escara con jabón neutro (lagarto).

b) Aclarar con suero salino (fisiológico)

c) Si hay bordes necrosados, se deben cortar.

d) Existen en la actualidad unos apósitos coloides, de diversos tamaños y formas que se colocan sobre la herida y contribuyen a su cicatrización.

e) Cuando la escara es pequeña y superficial se puede poner en su interior una pequeña cantidad de jabón neutro y en muchas ocasiones esto solo es suficiente para su cicatrización.

Fisioterapia respiratoria:

Hemos hablado anteriormente de la retención de secreciones pulmonares o de vías altas, frecuentes en un enfermo encamado.

Estas secreciones se retienen debido a la inmovilidad y a que el enfermo de Alzheimer se olvida de toser. Por más que intentemos darle la orden de toser, él no nos responderá positivamente, por lo que tendremos que ayudarle aplicándole fisioterapia respiratoria.

¿Cómo hacerla?:

a) Colocarle en posición de decúbito lateral (derecho y después izquierdo)

b) Con las palmas de las manos hacia abajo y en posición hueca, darle golpes acompasados en la espalda durante un período de 10 minutos por cada lado.

c) Es conveniente ayudarnos al hacerlo con alcohol simple o alcanforado.

d) Se repite la opción b) por delante.

Con esta técnica conseguiremos movilizar las secreciones y favorecer que el enfermo tosa y así arranque las secreciones.

En ocasiones deberemos ayudarnos de un aspirador de secreciones eléctrico. El enfermo al no beber líquidos y por consiguiente no hidratar la garganta, las secreciones altas son más densas y puede tener dificultad para tragarlas. Como comentamos en un apartado anterior, tiene dificultad para tragar y corre el peligro de atragantarse con su propia saliva.

CONCLUSIÓN

Como ya estudiamos la demencia senil es un síndrome de carácter crónico y progresivo, asociado a trastornos en múltiples funciones corticales superiores, incluyendo memoria, pensamiento, orientación, comprensión, cálculo, capacidad de aprendizaje, lenguaje y juicio, y con un nivel de conciencia claro. Estos trastornos de la función cognitiva están comúnmente acompañados (y ocasionalmente precedidos) por deterioro del control emocional y social, o de la motivación.

El hecho de que las personas que padecen la Enfermedad de Alzheimer se enfrenten diariamente a la pérdida progresiva de la capacidad para llevar a cabo las actividades habituales de la vida cotidiana, tiene un efecto importante sobre la calidad de vida de los pacientes y de sus familiares. Si bien muchos pacientes con enfermedad de Alzheimer viven en geriátricos la mayoría son cuidados por sus familias en el seno de la comunidad. A medida que los pacientes se hacen menos independientes, recae una mayor responsabilidad sobre el cuidador, quien a su vez está expuesto a un alto riesgo de enfermedades físicas y psicológicas. Estos efectos adversos sobre los cuidadores pueden acelerar la internación de los pacientes en instituciones geriátricas.

A nivel mundial, existen 7–25 millones de personas que tienen enfermedad de Alzheimer. Aproximadamente el 6% de la población mayor de 65 años de edad sufre de enfermedad de Alzheimer lo que aumenta hasta aproximadamente el 30% de las personas mayores de 85 años de edad.

A medida que aumenta la proporción de personas ancianas en la población, aumenta la carga de la enfermedad de Alzheimer sobre los individuos, las familias de los pacientes y la sociedad

Por todos estos motivos es una necesidad real e imperiosa capacitar al personal de enfermería en esta área para poder hacer frente a esta pesadilla a la que cada día se enfrentan nuestros ancianos y lógicamente todos sus familiares.

Esquema de un cerebro normal Corteza cerebral en la enfermedad de Alzheimerimages

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Salud Dental

Lo primero que debes procurar para que tus dientes estén sanos es seguir una correcta alimentación. Y para ello no pueden faltarte las dosis diarias adecuadas de calcio, fósforo, vitaminas D, C, A y B12, Flúor y Niacina. Todos estos elementos son necesarios para que tus dientes permanezcan fuertes, tus encías sanas y tu boca, en general, cuente con su propio ejército dispuesto a vencer a cualquier agente bacteriano que ose colarse
Otras vías para reforzar la salud de nuestros dientes son los besos, cuanto más apasionados mejor, pues la saliva ayuda a limpiar y a reducir la cantidad de ácido que es un gran enemigo de nuestro esmalte, y el masticar chicle (mejor sin azúcar) con xilitol, sustancia que combate las bacterias que suelen rondar por la boca. El chicle, al producir también un aumento de la saliva, realiza una especie de limpieza dental que resulta muy beneficiosa, sobre todo después de haber comido, y además te ayudará a evitar la halitosis o mal aliento.
Pero, por supuesto, ni chicle ni besos pueden ser sustitutivos de una buena limpieza bucal. Y para esto es necesario cepillarse tres veces al día, después de las principales comidas. Los especialistas recomiendan utilizar para ello un cepillo eléctrico, (dicen que elimina hasta casi un 60% más de placa en tres meses de uso que el cepillo de toda la vida).
En cualquier caso, si no te cepillas adecuadamente la suciedad se va acumulando sobre los dientes, en su superficie, causando la llamada placa bacteriana. Esta, si no se elimina, se endurece y crea el sarro, el cual va debilitando al diente de tal manera que produce la inflamación de la encía, (gingivitis), y puede llegar a provocar la caída de la pieza a causa de la aparición de la piorrea.
Por otra parte encontramos las caries, las cuales producen la progresiva destrucción del diente comenzando desde el exterior hasta llegar a la pulpa, hasta su mismo centro. Un buen cepillado y una correcta alimentación desde la infancia son la clave para mantener nuestros dientes sanos.
INSTRUCCIONES PARA EL CUIDADO ESENCIAL

CEPILLADO CORRECTO

El cepillado correcto ayuda a minimizar el riesgo de caries dental y la enfermedad periodontal, las causas principales de la pérdida de los dientes. Use un cepillo de cerdas suaves y una pasta dental con flúor aceptada por la ADA para remover la placa y las partículas de alimentos. Reemplace el cepillo cada tres meses.

diente14En las superficies exteriores e interiores, cepille a un ángulo de 45 grados contra la línea de la encía con movimientos cortos del largo de medio diente.



diente25En la superficies masticatorias, agarre el cepillo en forma plana y cepille para atrás y para adelante.



dienete34En las superficies interiores de los dientes del frente, vire el cepillo verticalmente y mueva cuidadosamente la punta del cepillo hacia arriba y hacia abajo.



diente43Cepille la lengua con un movimiento de atrás para adelante como barriendo para remover las partículas de alimentos y refrescar la boca.



USO CORRECTO DEL HILO DENTAL

El uso diario del hilo dental remueve la placa y las partículas de alimentos de entre los dientes y bajo la línea gingival.

limp15Enrolle un pedazo de 18 pulgadas (46 cm) alrededor de los dedos del medio y aguante una sección de una pulgada (2.5 cm) en tensión.


limp23Introduzca con cuidado el hilo dental entre los dientes. Limpie para arriba y para abajo varias veces curvándolo alrededor de los dientes en la línea gingival



limp34Siempre pase el hilo detrás de la última muela. Vaya soltando hilo limpio a medida que avance



lim42Pase el hilo dental alrededor de los dientes de apoyo de los puentes y debajo de los dientes artificiales usando un enhebrador de hilo dental


limp54Las encías pueden estar doloridas o le pueden sangrar durante los primeros días que use el hilo dental. Si el sangrado continúa después de la primera semana de uso del hilo dental, llame a su profesional dental. Si tiene dificultad en manejar el hilo dental, pregúntele al dentista acerca de un porta hilo, u otras clases de ayudas para la limpieza interdental

limp62


Asegúrese de seguir las instrucciones especiales que le provea el profesional dental para el cuidado de los dientes en el hogar.


VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Miastenia Gravis

miastenia GravisMiastenia gravis: Diagnóstico y Tratamiento

Department de Neurología. Mayo Clinic. Rochester, Minnesota, EEUU.

La miastenia gravis (MG) es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por la presencia de debilidad muscular fluctuante y fatiga de distintos grupos musculares. Los responsables del fallo en la transmisión sináptica que producen las manifestaciones clínicas son los anticuerpos dirigidos contra los receptores nicotínicos de acetilcolina de la membrana pos sináptica en la unión neuromuscular. La prevalecencia de la MG es aproximadamente de 5 casos/100.000 personas.

La MG afecta a individuos de todas las edades, con una predilección por mujeres de 20-40 años y varones entre la sexta y séptima décadas de la vida. La MG neonatal afecta a un 15% de los niños de madres miasténicas.

Los síndromes miasténicos congénitos son un grupo de trastornos no autoinmunes en los cuales el margen de seguridad de la transmisión sináptica está comprometido por distintos mecanismos. Se pueden clasificar en pre sinápticos, sinápticos y pos sinápticos.

Las características clínicas son variadas con cuadros graves en la infancia y formas leves en adultos..

PATOGENIA

Probablemente la MG sea una de las enfermedades autoinmunes mejor estudiadas. El defecto principal es una reducción en el número de receptores de acetilcolina en la unión neuromuscular. Los anticuerpos contra receptores para acetilcolina (ACRA) reducen el número de receptores a través de varios mecanismos: bloqueo del receptor, destrucción del receptor vía activación del complemento y aceleración de la endocitosis del receptor. Existe una simplificación histológica de la membrana postsináptica con separación de la distancia entre las membranas pre y postsinápticas. En la MG la cantidad de acetilcolina liberada por la terminas presináptica es normal. Debido a la reducción en el número de receptores, la amplitud de la potencial miniatura de placa está reducida. Normalmente, la amplitud de los potenciales de placa es suficiente para desencadenar el potencial de acción. Este exceso de amplitud del potencial de placa motora se ha denominado margen de seguridad y se calcula que es tres veces mayor de lo necesario para llegar al umbral de generación del potencial de acción motor. En algunas uniones neuromusculares el potencial miniatura de placa está reducido a tal punto que no llega al umbral para generar un potencial de acción. Si ello sucede en un número suficiente de uniones neuromusculares, el corolario es la debilidad muscular.

Los ACRA se detectan en un 75-85% de pacientes con MG. Los anticuerpos son heterogéneos y pertenecen a la clase de inmunoglobulinas G. Los mecanismos de formación de los anticuerpos no se conocen con certeza, pero existe suficiente evidencia de que el timo, a través de sus linfocitos, desempeña un papel importante en la patogenia de la enfermedad. Una hipótesis explicaría el mecanismo patogénico de la enfermedad [4]. De acuerdo con esta hipótesis, el timo contiene células semejantes a los miocitos que poseen en su superficie receptores para la acetilcolina. Estas células son vulnerables al daño inmunológico y liberarían la proteína sensibilizante de estímulo antigénico.

Los linfocitos del timo (linfocitos T) estimularían a los linfocitos B, los cuales, a su vez, producirían los ACRA.

Características Clínicas

La MG se caracteriza por debilidad y fatiga muscular que afecta a distintos grupos de músculos. La debilidad muscular empeora con la actividad y mejora con el reposo. Los músculos oculares, faciales y bulbares son los más frecuentes afectados por la enfermedad.

Esta predilección por ciertos grupos musculares se ha atribuido a varios factores, uno de los cuales es la diferencia de temperatura entre estos músculos. Los pacientes con MG manifiestan empeoramiento de la debilidad muscular con infecciones intercurrentes, fiebre, agotamiento físico o emocional. La debilidad muscular puede mejorar con el frío y es la base de uno de los métodos de diagnóstico clínico. Ciertos medicamentos como los antibióticos amino glucósidos, tetraciclinas, antiarrítmicos y betabloqueantes pueden empeorar la función muscular en pacientes con MG.

La debilidad muscular puede precipitarse de forma aguda con compromiso muscular generalizado pero afectando especialmente a la musculatura bulbar y la función respiratoria. La crisis miasténica se caracteriza por influencia respiratoria que requiere asistencia respiratoria mecánica, y ocurre en el 15-20% de los pacientes con MG. La infección respiratoria (bacteriana o viral) es la causa más frecuente de provocación.

DIAGNOSTICO

Prueba farmacológica.- La primera prueba diagnóstica se realiza generalmente con el cloruro de edrofonio (prueba de Tensilon) endovenoso. La dosis inicial es de 1mg, seguida de 2,3 y 5 mg, en intervalos de 3 a 5 minutos. Se aconseja realizar la prueba en condiciones de doble ciego con la administración de una solución fisiológica como placebo. Se debe disponer de una jeringa con atropina para controlar los síntomas gastrointestinales o, en casos raros, de bradicardia e hipotensión. La prueba de Tensilon debe realizarse con mucho cuidado en pacientes con asma o arrítmias cardíacas. Esta prueba es de gran utilidad en pacientes con ptosis o debilidad de los músculos extraoculares y tiene una sensibilidad del 80-95% en pacientes con miastenia gravis ocular (MGO). Se han descrito pruebas falsas positivas en pacientes con enfermedad de neuronamotora, síndrome de Guillain-Barré, síndrome miasténico, tumores de la hipófisis y neuropatías oculares diabéticas. Un 20% de los pacientes con MGO tiene una prueba falsa negativa.

Pruebas electro fisiológicas.- La estimulación repetitiva de distintos nervios es el método electro fisiológico más frecuentemente utilizado para detectar una alteración de la transmisión neuromuscular. La temperatura del miembro que se va a estudiar debe ser mayor de 34°C y el paciente debe abstenerse de tomar inhibidores de la colinsterasa 12 horas antes del estudio. Se aplican de cuatro a seis estímulos a una frecuencia de 2 Hz, antes y después de 30 segundos de ejercicio. Se repiten estos estímulos en intervalos de 1 minuto hasta 5 minutos después de finalizado el ejercicio. La prueba se considera positiva cuando existe una diferencia de amplitud de más del 10% entre el primer y quinto potencial evocado. Esta prueba no es específica de la MG ya que puede ser positiva en otras enfermedades neuromusculares. El electromiograma de fibra aislada (EMGFA) es una prueba más sensible para estudiar la transmisión neuromuscular. Aproximadamente un 90% de los pacientes con MG leve presenta un EMGFA anormal. Un 60% de los individuos con MGO muestran anormalidades en el EMGFA de músculos de miembro superior. Este estudio tampoco es específico de la MG y es más difícil de realizar dada su complejidad técnica.

Anticuerpos contra receptores de acetilcolina.- La presencia de ACRA en pacientes con manifestaciones clínicas compatibles o características de la MG confirma el diagnóstico. Existen tres tipos de anticuerpos: bloqueantes, moduladores y de ligadura. El nivel de anticuerpo no se correlaciona con el cuadro clínico. Los ACRA están presentes en un 75-85% de los pacientes con MG generalizada. Aunque los falsos positivos son raros, se han observado en pacientes con lupus eritematoso y con enfermedades hepáticas autoinmunes.

Estudios radiológicos.- Un 10% de los pacientes de MG padecen timomas. La mayoría de estos tumores son benignos pero son localmente invasores. Por esta razón, se recomienda obtener una tomografía computarizada o una resonancia magnética de tórax en todo paciente diagnosticado con MG.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la MG ha avanzado en los últimos años especialmente debido a la disponibilidad de nuevos fármaco; sin embargo, todavía se discute cuál es el tratamiento más eficaz para los pacientes con esta enfermedad. Ningún tratamiento ha demostrado ser eficaz en estudios clínicos rigurosos. En algunos casos, es difícil separar una respuesta terapéutica de la historia natural de la enfermedad, ya que un 22% de los pacientes no tratados experimentan una mejoría espontánea. No existe un régimen terapéutico uniforme para todos los pacientes, de manera que el tratamiento debe ser individualizado. El tratamiento ideal debería ser eficaz, tener efectos secundarios mínimos, ser de fácil administración y de bajo coste.

Fármacos anticolinesterásicos.- Este grupo de sustancia prolonga la acción de la acetilcolina en la unión neuromuscular y mejora la debilidad muscular en cierto grupo de pacientes con MG. Estos fármacos son útiles para el tratamiento sintomático de la MG, pero no influyen en la patogenia de la enfermedad. El bromuro de piridostigmina (Mestinon) se utiliza frecuentemente en dosis de 30-60mg cada 3 a 6 horas. La dosis se debe ajustar a la respuesta del paciente. Los efectos secundarios más comunes se deben a los efectos muscarínicos e incluyen: dolores abdominales, diarrea, aumento de la salivación y secreciones respiratorias. También puede ocurrir bradicardia. Para controlar los efectos secundarios, se puede utilizar la atropina o el glicopirrolatos y, si dichos efectos son graves, debe considerarse un tratamiento alternativo.

Corticosteroides.- Muchos pacientes mejoran con la administración de corticosteroides.
La prednisona en dosis de 1mg /kg/día resulta eficaz en la mejoría de la debilidad muscular. Es importante seguir de cerca al paciente porque en algunos casos una o dos semanas después de comenzar la administración de prednisona los pacientes desarrollan una exacerbación de la debilidad muscular. En la mayoría de casos este empeoramiento se controla con Mestinon o plasmaféresis (PF), pero debe vigilarse la función respiratoria en caso de que el paciente requiera respiración asistida. Una vez obtenida una mejoría máxima, la dosis de prednisona se reduce gradualmente. Algunos pacientes requieren dosis bajas de corticosteroide de forma crónica para evitar remisiones. Los efectos secundarios de los corticosteroides son numerosos e incluyen aumento de peso, cambios en la piel, predisposición al desarrollo de cataratas, úlceras gástricas, infecciones, osteoporosis con necrosis avascular de ciertas articulaciones, cambios psicológicos, etc.. Se debe seguir al paciente para controlar los efectos secundarios.

Plasmaféresis.- La PF es útil y eficaz en pacientes con compromiso respiratorio o bulbar que ponen en riesgo la vida del paciente. También se utiliza para preparar al apaciente previo a la timectomía y acelerar la recuperación en casos de crisis miasténicas. Los beneficios de la PF son transitorios y en general se tolera bien. Los efectos secundarios más comunes son dificultad en el acceso endovenoso, hipotensión transitoria y arritmias.

Inmunoglobulina.- Recientemente se ha utilizado inmunoglobulina endovenosa (Igev) en grandes dosis con buenos resultados en pacientes con MG. Se desconoce el mecanismo de acción. La dosis administrada es de 0.4 g/kg/día durante cinco días consecutivos y los beneficios son transitorios. Los efectos secundarios más frecuentes son cefaleas, fiebre, mialgias y meningitis aséptica. Otros efectos secundarios descritos incluyen reacciones anafilácticas, hipotensión, insuficiencia renal, accidentes tromboembólicos y transmisiones de hepatitis C.

Inmunosupresores.- La azatioprina es efectiva en dosis de 2-3 mg/kg/día. Se puede realizar sola o combinada con los corticosteroides. La mejoría clínica demora de unos tres a seis meses. Los efectos secundarios más comunes son fiebre, náuseas y depresión de la médula ósea. Se debe controlar el hemograma y debe reducirse la dosis si el número de glóbulos blancos disminuye por debajo de 3.500 unidades. Las enzimas hepáticas aumentan levemente pero es rara la insuficiencia hepática. Se desconocen los efectos secundarios a largo plazo, pero puede existir un aumento del riesgo de desarrollar enfermedades neoplasias. Las ciclofosfamida es un potente inmunosupresor que se ha utilizado en aquellos pacientes que no han respondido a otras terapias. Una forma de administración descrita incluye una inducción endovenosa de 200 mg/día durante cinco días seguidos de una dosis oral de 3-5 mg/kg. Los efectos secundarios pueden ser graves e incluyen leucopenia, cistitis hemorrágica, síntomas gastrointestinales y anorexia.

En algunos pacientes con MG se utiliza ciclosporina en dosis total de 3-6 mg/kg/día, dividida en dos dosis. Los niveles sanguíneos de 100-150 mg/l se correlaciona con la mejoría clínica. Los efectos secundarios más frecuentes son nefrotoxicidad, hipertensión, cefalea e hirsutismo.

Timectomía.- La timectomía es más eficaz en adultos jóvenes (<40 años) con MG generalizada, pero también se benefician de ella otros pacientes. En pacientes con MGO los beneficios de la mectomía no son tan obvios, i existe una demora de seis meses a varios años en la observación de los beneficios de ésta. En general, un 85% de los pacientes mejoran con la timectomía; un 35% entran en remisión, sin necesitar tratamiento farmacológico y un 50% reducen los requerimientos de medicación.

No es posible distinguir radiológicamente a los pacientes con timoma o hiperplasia tímica. Por tanto, estos enfermos deben someterse a la cirugía ya que el timoma puede invadir estructuras adyacentes en el mediastino.

Crisis miasténicas.- El tratamiento de la crisis miasténica incluye el tratamiento de la función respiratoria con ventilación asistida si la capacidad vital disminuye por debajo de 15 mg/kg. Una vez que se ha intubado al paciente y estabilizado la función respiratoria, generalmente se comienza el tratamiento con PF o corticosteroides indovenosos (1 mg/kg/día). Los pacientes comienzan a mejorar después del tercer día. Las infecciones respiratorias son una de las causas que frecuentemente desencadenan una crisis miasténica.

La Miastenia Gravis se la suele confundir con estrés, fatiga, depresión o anemia, sin embargo la Miastenia Gravis es una enfermedad neuromuscular que debilita los músculos lentamente. Una institución dedicada a brindar asistencia a los enfermos señala que en Corrientes “hay un número importante sin diagnosticar o mal diagnosticados”. Aunque muchos no lo sepan los medicamentos son gratuitos

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

LA BULIMIA

72557_anorexia4lp2

La bulimia es una enfermedad que se define por comilonas o episodios recurrentes de ingestión excesiva de alimento, acompañados de una sensación de pérdida de control. Luego, la persona utiliza diversos métodos, tales como vomitar o consumir laxantes en exceso, para prevenir el aumento de peso.

Muchas personas con bulimia, aunque no todas, también puede sufrir de anorexia nerviosa, otro trastorno de la alimentación.

Causas, incidencia y factores de riesgo

En la bulimia, pueden presentarse episodios de ingestión excesiva de alimentos con una frecuencia de varias veces al día durante muchos meses. Dichos episodios provocan una sensación de autorrechazo, que lleva a la adopción de comportamientos compensatorios, como el vómito provocado o el ejercicio excesivo. Una persona con bulimia consume también laxantes, diuréticos o enemas en forma excesiva con el fin de evitar el aumento de peso.

Tales comportamientos pueden ser muy peligrosos y llevar a que se presenten complicaciones médicas graves con el tiempo. Por ejemplo, el ácido estomacal que se introduce en el esófago (el tubo que va de la boca al estómago) durante los vómitos frecuentes puede causar daños permanentes en esta área.

Muchas más mujeres que hombres padecen de bulimia y el trastorno es más común en niñas adolescentes. La persona afectada generalmente es consciente de que su patrón de alimentación es anormal y puede experimentar miedo o culpa asociada con los episodios de ingestión excesiva de alimento y purgas. Aunque el comportamiento generalmente es secreto, las claves para descubrir este trastorno incluyen actividad excesiva, hábitos o rituales de alimentación peculiares y verificación frecuente del peso.

El peso corporal usualmente es normal, aunque la persona se puede percibir a sí misma con sobrepeso. Si la bulimia está acompañada de anorexia, el peso corporal puede ser extremadamente bajo.

Se desconoce la causa exacta de la bulimia, pero los factores genéticos, del organismo en su conjunto, psicológicos, traumáticos, familiares, sociales o culturales pueden jugar un papel. Un caso dado probablemente se debe a más de un factor.

Síntomas

  • Apetito desenfrenado
  • Vómito provocado
  • Uso inapropiado de diuréticos y laxantes
  • Comportamiento excesivamente orientado hacia el logro

Signos y exámenes

El examen de lo dientes puede mostrar caries dental o infecciones de la encía (como gingivitis). El esmalte de los dientes puede estar erosionado o picado por la excesiva exposición a los ácidos del vómito.

Un estudio ampliado de química sanguínea (chem-20) puede revelar un desequilibrio electrolítico (como hipocaliemia) o deshidratación.

Tratamiento

El tratamiento se centra en romper el ciclo de ingestión excesiva de alimento y purga. El tratamiento ambulatorio puede incluir técnicas de modificación de la conducta, así como asesoría individual, grupal o familiar.

Igualmente, se pueden utilizar medicamentos antidepresivos en los casos que involucren depresión.

Grupos de apoyo

Los grupos de autoayuda, como Overeaters Anonymous, pueden ayudar a algunas personas con bulimia. La Asociación Estadounidense de Anorexia/Bulimia (American Anorexia/Bulimia Association) es una fuente de información sobre este problema.

Expectativas (pronóstico)

La bulimia es una enfermedad crónica y muchas personas afectadas continúan presentando síntomas a pesar del tratamiento. Las personas con menos complicaciones médicas de bulimia que tienen voluntad y son capaces de involucrarse en una terapia tienden a tener una mejor posibilidad de recuperación.

Complicaciones

  • Pancreatitis
  • Caries dentales
  • Inflamación de la garganta
  • Anomalías electrolíticas
  • Deshidratación
  • Estreñimiento
  • Hemorroides
  • Rupturas esofágicas

Situaciones que requieren asistencia médicaLa persona debe concertar una cita con el médico si ella o su hijo tienen síntomas de un trastorno alimentario.

Prevención

La eliminación del énfasis cultural y social en la perfección física puede finalmente reducir la frecuencia de este trastorno.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Primer transplante de rostro en EEUU

transplanteUna mujer con las facciones muy desfiguradas y que recibió el primer transplante de rostro en Estados Unidos abandonó el jueves por la noche un hospital de Cleveland, pudiendo consumir alimentos sólidos y respirar por su cuenta por primera vez en varios años.

“Me siento muy contenta”, dijo la paciente a los médicos.

Ha aceptado su nuevo rostro“, dijo la doctora María Siemionow, directora de cirugía plástica reconstructiva de la Clínica Cleveland, que encabezó la operación a principios de diciembre.

El hospital no precisó a dónde fue la paciente. Ella y su familia se negaron a formular declaraciones, y no se dio a conocer su identidad.

La mujer padeció lesiones traumáticas hace varios años en la que perdió la nariz, el paladar y la capacidad de comer y respirar normalmente. En una operación de 22 horas, fue reemplazado el 80% de su rostro con huesos, músculos, nervios, piel y vasos sanguíneos de un donante muerto.

Fue el cuarto transplante parcial de rostro en el mundo, aunque los otros no fueron tan extensos.

Su recuperación ha sido asombrosa, dijo Siemionow. No ha sufrido indicios de rechazo de los injertos y puede respirar normalmente en lugar de un orificio en la traquea.

Hace dos semanas, comió pizza por primera vez en varios años.

Puede sentir ahora su nuevo rostro, y no siente la diferencia entre su antigua cara y la nueva“, indicó Siemionow.

“Antes de la operación no percibía los olores”, dijo la cirujana. Ahora “puede reconocer los perfumes, puede comer y oler su hamburguesa … puede tomar café de una taza”.

Los que más sorprendió a los médicos es que “puede guiñar los ojos”, dijo Siemionow.

Incluso puede salir a la calle sin que sea obvio que recibió un transplante de rostro, ya que su cara tiene un aspecto normal, aparte de cierta inflamación, dijo Siemionow.

“Las cicatrices han sido habilidosamente ocultadas debido a la extensión del transplante”, agregó.

La mujer debe volver a la clínica dos veces por semana para recibir atención postoperatoria.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

El uso de medicamentos entre los niños está aumentando

El uso de medicamentos entre los niños está aumentando

El uso de medicamentos entre los niños de Estados Unidos está creciendo dramáticamente a medida que más niños reciben tratamiento para la diabetes, el asma y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), informan los investigadores.

Es posible que el aumento en el número de recetas prescritas se deba en gran parte a una mayor tasa de obesidad entre los niños y las consecuencias de salud de esa tendencia, destacan los investigadores.

“En todas las clases de medicamentos que analizamos, las tasas de uso habían aumentado, en algunos casos de manera dramática”, señaló la coautora del estudio, la Dra. Donna Halloran, profesora asistente de pediatría de la Universidad de San Luis. “Esta situación es realmente preocupante, ya que varios de estos diagnósticos han sido asociados a la obesidad, como la diabetes, la hipertensión, la depresión y el asma”.

El informe aparece en la edición de noviembre de la revista Pediatrics.

Para el estudio, el equipo de Halloran analizó el uso de medicamentos entre 2002 y 2005 de los niños de EE. UU. Gracias el uso de una base de datos que contenía las reclamaciones de recetas de niños con seguro privado pudieron encontrar las recetas prescritas a casi 4 millones de niños.

Los investigadores encontraron que a lo largo de cuatro años, la prescripción de recetas para niños de 5 a 19 años aumentó de manera significativa. El uso de dos medicamentos para tratar la diabetes tipo 2 se duplicó. Esto incremento se debió a un aumento de 166 por ciento en la prevalencia de la enfermedad entre las niñas de 10 a 14 años, y a un aumento de 135 por ciento entre las jovencitas de 15 a 19 años.

Además, el uso de medicamentos para tratar el asma creció en 46.5 por ciento, y el uso de medicamentos para tratar el TDAH en 40.4 por ciento. El número de recetas para medicamentos reductores del colesterol creció en 15 por ciento, hallaron los investigadores.

El grupo de Halloran halló incrementos más modestos en el uso de los medicamentos para la presión arterial y antidepresivos (1.8 por ciento).

El incremento en la tasa de prescripción de recetas fue más alto en las niñas en comparación con los niños. Por ejemplo, el uso de medicamentos para tratar la diabetes tipo 2 aumentó en 147 por ciento entre las niñas, pero sólo en 39 por ciento entre los niños.

El uso de medicamentos para tratar el TDAH aumentó en 63 por ciento entre las niñas y en 33 por ciento entre los niños, y el uso de antidepresivos creció en 7 por ciento entre las niñas en comparación con 4 por ciento entre los niños.

“Sobre si el incremento en el uso de medicamento es bueno depende en realidad de la perspectiva con que se mire”, apuntó la coautora del estudio Emily R. Cox, gerente de investigación de resultados en Express Scripts Inc., en San Luis. “La mayoría de la gente que mire estas cifras pensará que estas tendencias son preocupantes”.

“Necesitamos saber qué es lo que está detrás de este incremento”, dijo Cox. “De hecho, son síntomas de problemas subyacentes”.

A medida que aumenta el número de niños obesos, también crece el número de niños que padece enfermedades crónicas, advirtió Cox. “Saber que están siendo tratados es algo bueno”, dijo. “La preocupación es, ¿son los médicos más propensos a recetar terapias de medicamentos en lugar de dietas y ejercicio?”.

Al Dr. Michael Artman, director del departamento de pediatría de la Universidad de Iowa, le preocupa que los niños con problemas de salud crónicos y seguro privado estén recibiendo mejor atención que los niños con problemas similares que dependen de programas gubernamentales o que no tienen seguro de salud.

“Imagino que la necesidad es tan grande o incluso mayor entre los niños desfavorecidos”, dijo Artman. “Sabemos que la prevalencia de estas afecciones crónicas en las clases socioeconómicas más deprimidas es mayor. Es la punta del iceberg en la prescripción de recetas entre los niños”.

Artman también declaró que hay más datos sobre las recetas de medicamentos entre los niños, lo que hace que los médicos se sientan más confiados para recetar y que los niños reciben una mejor atención.

“Ahora tenemos realmente datos sobre los efectos de los medicamentos, sus efectos secundarios y su eficacia en los niños que no teníamos dos o tres décadas atrás”, destacó. “Éste es un avance importante en la medicina pediátrica”.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)