Archivo de la categoría: Columna Vertebral

Cifosis

Cifosis

La cifosis es una delantera o bulto en la espalda superior. Algunos redondeos son normales, pero el término “cifosis” generalmente se refiere a un redondeo exagerado (a veces llamado joroba). Mientras que la cifosis puede ocurrir a cualquier edad, es más común en las mujeres mayores, conociéndose esta deformidad como joroba de viuda.
La Cifosis relacionada con la edad, a menudo se produce después de la osteoporosis que debilita los huesos de la columna hasta el punto que se agrietan y se comprimen. Existen algunos tipos de cifosis en niños o adolescentes. La Cifosis leve puede causar algunos problemas. Sin embargo, los casos graves pueden afectar a los pulmones, nervios y otros tejidos y órganos, causando dolor y otros problemas.

Causas

Los huesos individuales sanos (vértebras) que forman la columna vertebral tienen forma como cuadrados apilados en una columna. La cifosis se produce cuando las vértebras de la espalda dan la apariencia de cuña. Esta deformidad puede ser causada por una variedad de problemas, como:

Osteoporosis: Este trastorno que debilita los huesos puede “picar” vértebras (fracturas por compresión). La osteoporosis es más común en las mujeres de edad avanzada y en personas que han tomado altas dosis de corticoesteroides por largos períodos de tiempo.

La degeneración del disco. Discos circulares suaves actúan como amortiguadores entre vértebras de la columna. Con la edad, estos discos se secan y se encogen, lo que a menudo empeora la cifosis.

Cáncer y tratamientos para el cáncer. El cáncer en la columna vertebral puede debilitar las vértebras y los hacen más propensos a las fracturas por compresión al igual que tratamientos contra el cáncer como la quimioterapia y la radiación.

La enfermedad de Scheuermann. La cifosis asociada con esta enfermedad (un trastorno hereditario), por lo general comienza durante el estirón que se produce antes de la pubertad. Los niños son más afectados que las niñas.

Los defectos de nacimiento. En casos raros, la columna vertebral de un bebé no se desarrolla adecuadamente en el útero, lo que puede ocasionar cifosis.

Una curva exagerada en la columna vertebral superior también puede ser causada por encorvarse. Se llama cifosis postural, este problema no se trata de cualquier deformidad en la columna vertebral. Es más común en los adolescentes, especialmente las niñas.

Síntomas

Además de la columna vertebral anormalmente curvada, la cifosis también puede causar dolor de espalda y rigidez en algunas personas. Los casos leves de cifosis pueden no producir signos o síntomas perceptibles.

Diagnóstico

Durante el examen físico, el médico comprobará su altura y puede pedir que se incline hacia adelante desde la cintura mientras examina columna lateralmente. Con la cifosis, el redondeo de la espalda superior puede llegar a ser más evidente en esta posición. El médico también podría realizar un examen neurológico para comprobar los reflejos y la fuerza muscular.

Las pruebas de imagen

Las prueba de imagen, dependiendo de los signos y síntomas, es posible realizar:

  • Radiografías simples: Son usadas para determinar el grado de curvatura y pueden detectar deformidades de las vértebras, lo que ayuda a identificar el tipo de cifosis.
  • La tomografía computarizada (TC scan): Si se requiere más detalle, el médico puede ordenar una tomografía computarizada, que toma imágenes de rayos X desde diferentes ángulos y luego las combina para formar imágenes de cortes transversales de las estructuras internas.
  • La resonancia magnética (RMI): Si se sospecha un tumor o una infección, el médico puede solicitar una resonancia magnética de la columna vertebral. MRI utiliza ondas de radio y un imán muy fuerte para producir imágenes detalladas de los huesos y tejidos blandos.
  • Pruebas nerviosas: Si experimenta algún entumecimiento o debilidad muscular, el médico puede recomendar varias pruebas que pueden determinar qué tan bien están los impulsos nerviosos cuando viajan entre la médula espinal y las extremidades.
  • Pruebas de función pulmonar: Si la cifosis es severa, el médico puede comprobar si la curva está interfiriendo con su capacidad para respirar; puede ordenar exámenes que miden la cantidad de aire que sus pulmones puedan tener y qué tan rápido se puede vaciar los pulmones.

Tratamiento

Tratamiento de cifosis depende de la causa de la enfermedad y los signos y síntomas que se presentan.
Medicamentos
El médico puede sugerir:
Medicamentos para el dolor: Medicamentos de venta libre, como acetaminofén (Tylenol), ibuprofeno (Advil, Motrin, ) o el naproxeno (Aleve) no son suficientes, los analgésicos más fuertes están disponibles con receta médica.
Medicamentos para la osteoporosis: En muchas personas, la cifosis es el primer indicio de que tienen osteoporosis. Los medicamentos para fortalecer los huesos pueden ayudar a prevenir las fracturas de columna adicionales lo que podría causar que la cifosis empeore.
Terapia: Algunos tipos de cifosis pueden ser ayudados a través de:

  • Ejercicios: Los ejercicios de estiramiento pueden mejorar la flexibilidad de la columna. Los que fortalecen los músculos abdominales pueden ayudar a mejorar la postura.
  • Refuerzo: Los niños que tienen la enfermedad de Scheuermann pueden ser capaces de detener la progresión de la cifosis con el uso de un corsé del cuerpo mientras que sus huesos todavía estén creciendo.

Los procedimientos quirúrgicos y otros
Si la curva de la cifosis es muy grave, sobre todo si la curva está tocando las raíces nerviosas o la médula espinal, el médico puede indicar la cirugía para reducir el grado de curvatura.
El procedimiento más común, llamado fusión espinal, conecta dos o más vértebras afectadas de forma permanente. Los cirujanos insertan trozos de hueso entre las vértebras y luego sujetan las vértebras entre sí con alambres de metal, placas y tornillos.
La tasa de complicaciones por la cirugía de columna es relativamente alta. Las complicaciones incluyen sangrado, infección, dolor, daño a los nervios, artritis y degeneración del disco. Si la cirugía no corrige el problema, puede ser necesaria una segunda cirugía.

Prevención

Algunas formas anormales de cifosis pueden prevenirse. La cifosis postural, por ejemplo, depende por completo de la postura, por lo que si mantiene una buena postura evitará que este tipo de cifosis se desarrolle. Para desarrollar una buena postura, es necesario estar al tanto de cómo se está de pie o sentado.
La cifosis no se puede evitar en todos los casos. Sin embargo, hay maneras de prevenir su desarrollo.

Siga ciertos hábitos como mantener una buena postura, una buena dieta y ejercicio.

Peso periódico chequeo e ingesta adecuada de calcio en la dieta puede reducir el riesgo de osteoporosis y fracturas de la columna vertebral que puede causar cifosis.

La cifosis presente desde el nacimiento no se puede prevenir, pero es posible detectar y tratar en forma temprana para evitar complicaciones posteriores.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Espondilosis

Espondilosis

Espondilosis es un desgaste o degeneración de la columna vertebral causada por el desgaste de las articulaciones. El deterioro más frecuentemente implica el cartílago y los huesos, ya sea en la columna cervical (articulaciones del cuello), a veces referido como la espondilosis cervical o en la columna lumbar, a veces referido como la enfermedad degenerativa del disco lumbar. Espondilosis también puede afectar la sección media de la columna vertebral, llamada columna torácica.

Causas

La causa más frecuente de la espondilosis es una degeneración natural del cartílago y los huesos de la columna vertebral, como resultado de un desgaste excesivo, que es casi siempre un resultado natural del envejecimiento. El atletismo extremo pueden exacerbar esta degeneración, pero en casi todos los casos el desgaste por los años es la causa. Con el tiempo, los discos se deshidratan y pierden la capacidad de actuar como amortiguadores entre las vértebras. La rejilla dolorosa de hueso contra hueso a menudo causa que los huesos desarrollen crecimientos llamados espolones óseos para reemplazar el cartílago perdido. Estos espolones óseos pueden ejercer presión sobre la médula espinal, causando compresión dolorosa o debilitante del nervio.

Síntomas

Los síntomas de la espondilosis espinal incluyen dolor y rigidez en la espalda o el cuello que empeora con el tiempo, ocasionales dolores de cabeza , y, en algunos casos, el dolor en los hombros y los brazos. Este dolor a veces puede ser muy grave.
Si el nervio está comprimido, también puede sentir hormigueo u otras sensaciones anormales en los hombros, los brazos o las piernas. También puede experimentar debilidad en los brazos y las piernas, pérdida de sensibilidad, pérdida del equilibrio y la pérdida de control del intestino o la vejiga.

Los síntomas que pueden indicar una enfermedad grave. Busque atención médica inmediata si presenta alguno de estos síntomas graves de la compresión de los nervios, incluyendo:

• Sensaciones anormales, adormecimiento o debilidad en un lado del cuerpo
• Alteración del equilibrio y la coordinación
• Pérdida del control del intestino o la vejiga
• Pérdida de sensibilidad en los brazos, hombros o piernas
• Debilidad muscular en los brazos o las piernas

Diagnóstico

Durante el examen, el médico comprobará el rango de movimiento del cuello. Para saber si hay presión sobre los nervios espinales o médula espinal, el médico pondrá a prueba sus reflejos y comprobará la fuerza de sus músculos. Puede hacerle una prueba para cerciorarse si la compresión espinal está afectando la forma de andar.

Una variedad de pruebas de imagen pueden proporcionar información para guiar el diagnóstico y el tratamiento. Los ejemplos incluyen:

  • Radiografía de cuello. Una radiografía puede mostrar anomalías, tales como espolones óseos, que indican la espondilosis cervical. Se solicita principalmente como prueba de detección para buscar las causas poco frecuentes y graves para el dolor de cuello y rigidez – tales como tumores, infecciones o fracturas.
  • Tomografía computarizada (TC). Esta prueba se realiza en rayos X desde diferentes direcciones, luego los combina en una vista en sección transversal de las estructuras en el cuello.

Puede proporcionar muchos detalles más finos que una radiografía simple, especialmente de los huesos.

  • Resonancia magnética (RMI). utiliza un campo magnético y ondas de radio, puede producir, de manera detallada, imágenes transversales de los huesos y tejidos blandos.
  • Mielograma. Consiste en imágenes de generación que utilicen rayos X o tomografía computarizada después de inyectar un líquido en el canal espinal. El medio de contraste hace que las áreas de la columna vertebral sean más visibles.

Pruebas de la función nerviosa
Las pruebas de la función nerviosa, en algunos casos, puede ser útil para determinar si las señales nerviosas viajan correctamente a los músculos, éstas incluyen:

  • Electromiografía (EMG). Este examen mide la actividad eléctrica de los nervios que transmiten mensajes a los músculos cuando los músculos se contraen y cuando están en reposo. El propósito de un EMG es evaluar la salud de los músculos y los nervios que los controlan.
  • Estudio de conducción nerviosa. Para esta prueba, se colocan electrodos en la piel por encima del nervio a estudiar. Una pequeña descarga se hace pasar a través del nervio para medir la fuerza y la velocidad de las señales nerviosas.

Tratamiento

Espondilosis no es curable, pero en muchos casos los síntomas pueden disminuir o estabilizar por sí solos. El tratamiento está dirigido a aliviar el dolor que le ayudarán a participar en el mayor número de sus actividades normales como sea posible, y en ocasiones el tratamiento quirúrgico puede ser necesario para evitar daños permanentes en los nervios o la médula espinal.
Se le puede recetar una ronda de terapia física o un curso corto de un analgésico o relajante muscular. La cirugía sólo es necesaria si el tratamiento falla o si empeoran los signos de compresión nerviosa.

Medicamentos tradicionales de corta duración para el dolor de la espondilosis

Los más comunes de corta duración para el dolor de la espondilosis son:
• El celecoxib (Celebrex)
• Diclofenac (Voltaren)
• La hidrocodona ( Vicodin , Lortab)
• El ibuprofeno (Advil, Motrin)
• La indometacina (Indocin, Indocin SR)
• El naproxeno (Aleve, Naprosyn)
• La oxicodona ( Percocet , Roxicet)

Los relajantes musculares. El médico le puede recetar un relajante muscular en vez de medicamento para aliviar el dolor tradicional. Estos incluyen:
• Carisoprodol (Soma, Vanadom)
• Cyclobenzaprine (Fexmid, Flexeril)
• Metocarbamol (Robaxin)

Medicamentos para el dolor nervioso
Algunos medicamentos se centran específicamente en el dolor nervioso e incluyen:
• La duloxetina (Cymbalta)
• La gabapentina (Neurontin)
• La pregabalina (Lyrica)

Otros fármacos para el dolor crónico. Además de los AINE y relajantes musculares, se han encontrado varios fármacos específicos particularmente eficaz para el dolor crónico, los que incluyen:
• Carbamazepina (Carbatrol, Equetro, Tegretol)
• La fenitoína (Dilantin, Phenytek, Di-Phen)

Las intervenciones no quirúrgicas. En los casos de dolor no controlado, los procedimientos de esteroides y anestésico pueden ayudar a aliviar el dolor crónico sin necesidad de cirugía. Estos procedimientos incluyen:
• Inyección de corticosteroides, por lo general cortisona (Celestone, Kenalog)
• Cuello corsé o dispositivo ortopédico lumbar
• Fisioterapia
• Tracción (en casos graves)

Las intervenciones quirúrgicas
En los casos de dolor incontrolable, pérdida de movimiento, pérdida de sensación o la pérdida de control de la vejiga o el intestino, la cirugía para aliviar la presión sobre los nervios espinales o la médula espinal puede ser inmediatamente necesaria.

Además de seguir su régimen de tratamiento prescrito por su médico, usted también puede ayudar a reducir el dolor y aumentar la movilidad a través de:
• Aplicar hielo o calor
• Asistir a la fisioterapia como se recomienda
• La práctica de ejercicios según las indicaciones de su médico
• El uso de un collarín cervical (en algunos casos)

Tratamientos complementarios
Algunos tratamientos complementarios pueden ayudar a algunas personas a lidiar mejor con la espondilosis. Estos tratamientos, a veces referido como terapias alternativas, se utilizan en combinación con los tratamientos médicos tradicionales. Estos tratamientos complementarios no pretenden sustituir la atención médica completa.

Los tratamientos complementarios pueden incluir:
• Acupuntura
• Terapia de masajes
• Yoga

Prevención

No se puede evitar que su cuerpo envejezca, pero se puede hacer mucho para mejorar la salud de su columna vertebral. Siguiendo los consejos que aparecen a continuación, usted puede disfrutar de los beneficios de una columna vertebral sana a cualquier edad.
• Siga el plan de tratamiento de su médico y sega su plan de ejercicio en el hogar (si usted estaba en terapia física).
• Sentarse y pararse correctamente.
• Aprenda a levantar correctamente.
• Haga ejercicio con regularidad. (Ejercicio aeróbico es especialmente bueno.)
• Alcanzar y mantener un peso corporal saludable.
• Comer sano (una dieta bien balanceada, baja en grasas y rica en frutas y verduras).
• Deje de fumar.
• Evite el consumo excesivo de alcohol.
• Descanse lo suficiente.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

Braquialgia

Braquialgia

El Braquialgias es un síntoma característico o secundario a muchas enfermedades y trastornos, tales como: cambios degenerativos en las articulaciones, intervertebral osteoartritis cervical , hernias discales , osteofitos , la degeneración progresiva del disco, espondilosis , estenosis espinal y tumores de la columna vertebral .

Causas

Es un síntoma que se produce en muchos procesos patológicos:

  •  Degenerativa de la articulación intravertebral
  • Artrosis servical
  • Hernia discal cervical (la causa más común de braquialgia entre los jóvenes)
  • Las enfermedades degenerativas del disco cervical
  • Osteofitos (espolones hueso ): Estos son crecimientos óseos situados en la misma superficie del hueso. El trastorno – articulaciones típicas – es debido a una acumulación excesiva de calcio en el cartílago articular .
  • La degeneración progresiva del disco, a menudo causada por el inexorable proceso de ‘ envejecimiento
  • Prolapso intervertebral
  • Espondilosis
  • La estenosis espinal
  • Los tumores de la columna vertebral

No es poco común que dos o más condiciones médicas enumeradas anteriormente ocurran simultáneamente.
El paciente tiene un riesgo mayor de infección recurrente durante braquialgia de la columna vertebral, de alta resistencia, los deportes de potencia (levantamiento de pesas) y tabaquismo .

Síntomas

Además de dolor de cuello que se irradia hacia el brazo, el paciente se queja de dolor cervical y escapular, debilidad y pérdida de la fuerza muscular del brazo, sensación de hormigueo y la percepción de una descarga eléctrica en mano y brazo. También pueden alterar la sensibilidad de la piel del brazo en el nervio. El paciente percibe una reducción de la sensibilidad en la piel a estímulos mecánicos.

Diagnóstico

El paciente debe someterse a una serie de pruebas de diagnóstico que son útiles para localizar la raíz de la causa.

  • La historia, la observación y palpación médica es importante para su diagnóstico.
  • Los estudios por imágenes de la columna cervical, tales como:
  • Radiografía ( rayos X ): ofrece una visión de los huesos generales y tejidos del cuello
  • Tomografía Computarizada (CT): detecta cualquier alteración estructural de huesos de la columna vertebral cervical (por ejemplo fracturas, agudos / hernias discales aguda ).
  • TC + mielografía: esta combinación de ensayos analíticos es capaz de evaluar la gravedad de una posible lesión de la columna cervical y también localiza la ubicación precisa de la compresión de la médula espinal
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM ): Prueba de elección para detectar posibles trastornos de los tejidos blandos (por ejemplo hernia de disco)
  • Electromiografía: los pacientes que se quejan de braquialgia también pueden recibir electromiografía, pruebas útiles para la detección de anomalías de la raíz nerviosa y excluir otras posibles causas neurológicas

Tratamiento

El fármaco reduce el dolor y temporalmente enmascara el dolor, para este propósito, los AINE, opioides y, a veces anticonvulsivos son los más utilizados en la terapia.
Cuando el dolor es muy fuerte, afecta el trabajo normal y social de la víctima, el médico puede sugerir una inyección anestésico directamente en el nervio involucrado en la enfermedad, y la inyección de drogas se lleva a cabo bajo la guía de rayos X de tomografía computarizada. Después del procedimiento, el dolor se reduce significativamente y la única desventaja de esta terapia es que el efecto anestésico desaparece después de unos pocos días y el dolor se produce con la misma intensidad.
Paralelamente a la medicación, el paciente puede incluir una terapia conservadora adecuada, como fisioterapia, masajes, acupuntura dirigida a osteopatía.

Cuando las terapias descritas anteriormente no son suficientes para aliviar y alienar la Braquialgias, por lo general el paciente se somete a cirugía, con sujeción a la causa subyacente:

  • Discectomía: indica cuándo el braquialgia depende de una hernia de disco cervical. La cirugía implica la eliminación de la hernia de disco a través de una incisión en el cuello. Posteriormente, se reemplaza el disco con un pequeño fragmento óseo extrapolado de la pelvis del paciente mismo.
  • Foraminotomía: intervención diseñado para aliviar la presión ejercida sobre los nervios comprimidos dentro del foramen intervertebral
  •  Laminectomía con o sin fusión: la extirpación quirúrgica de la lámina de una o más vértebras involucradas en la lesión. El resultado es una apertura del canal espinal que puede corregir cualquier enfermedad malformación / responsable traumático.
  • Reemplazo de disco cervical con un compromiso de prótesis.

El neurocirujano debe dirigir un tratamiento más apto para el paciente.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +2 (from 2 votes)