Archivo de la categoría: Cáncer

Cáncer de tiroide

Cáncer de tiroide

El cáncer de tiroides se forma en las células de la glándula tiroides. Es una pequeña glándula con forma de mariposa, situada en la parte frontal del cuello, debajo de la caja de voz (laringe). Se divide en dos partes llamadas lóbulos a cada lado de la tráquea. Los lóbulos están conectados entre sí por una delgada pieza de tejido llamado istmo. En principio, es imposible distinguir o palpar a través de la piel.
La tiroides es responsable de producir las hormonas que ayudan al funcionamiento normal del cuerpo.
La tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) son hormonas que ayudan a regular aspectos como la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura corporal y el peso. Para hacer que las hormonas T3 y T4, funcionen, la tiroides necesita yodo, que se encuentra en los alimentos y el agua. La calcitonina ayuda a controlar la concentración de calcio y fosfato en la sangre.
Hay cuatro tipos principales de cáncer de tiroides. Cada uno muestra un aspecto diferente, se comportan y se tratan de manera diferentes.

  • El carcinoma papilar es el tipo más común de cáncer de tiroides. Se desarrolla lentamente.
  • El carcinoma folicular su desarrollo también es lento, aunque más rápido que el carcinoma papilar.
  • Carcinoma medular de la tiroides es un tipo raro de cáncer de tiroides que está cambiando más rápido que los carcinomas papilares o foliculares.
  • Cáncer anaplásico de la tiroides es un tipo raro de cáncer de tiroides. Tiende a crecer y propagarse con gran rapidez.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la mayoría de los tipos de cáncer de tiroides. Pero las investigaciones han avanzado mucho en el conocimiento de cómo ciertos cambios en el ADN de una persona pueden hacer que las células de la glándula tiroides se tornen cancerosas. El ADN es el químico de cada una de nuestras células que conforma nuestros genes (las instrucciones sobre cómo funcionan nuestras células). Por lo general, nos asemejamos a nuestros padres porque de ellos proviene nuestro ADN. Sin embargo, el ADN afecta algo más que nuestra apariencia. También puede influir nuestro riesgo de padecer ciertas enfermedades, como lo son algunos tipos de cáncer.

Síntomas

Si tiene un pequeño nódulo en la base del cuello, si su voz ha cambiado por varias semanas o si tiene un ganglio linfático en el cuello, consulte a su médico para que le dirija a un centro especializado para los exámenes.
En muchos casos, el cáncer de tiroides es clínicamente latente (no muestra ningún signo). A menudo se descubre durante los exámenes realizados por otras razones, como la ecografía cervical, la ecografía Doppler o tomografía computarizada.

Diagnóstico

Para hacer el diagnóstico de cáncer de tiroides , se realizan varias pruebas:

  • Un ultrasonido : permite especificar el tamaño del nódulo para determinar la naturaleza de estado sólido, líquido o mixto.
  • Una punción : Si el fluido de nódulo o quiste, la punción permite la compresión y examinar el líquido.
  •  Un escáner : mediante la inyección de yodo radiactivo, se estudia su fijación por el nódulo. Si la fijación es baja, es un nódulo “frío”. Si, en cambio, el entorno es importante, entonces es un nódulo “caliente”.

Cualquier nódulo sospechoso, que resulte ser sólido en la ecografía y la gammagrafía frío puede ser un cáncer, sino un nódulo benigno.
Es bajo el microscopio (o histología) que  se diagnóstica , y si se trata de un cáncer, es necesario especificar el tipo. Para ello, se  efectúa  un pinchazo de  aguja fina en el nódulo. Es una prueba indolora que se realiza en la consulta.
El pronóstico del cáncer de tiroides es generalmente bueno .
En la presencia de cáncer localizado, bien diferenciado, en un joven, la curación se obtiene a menudo, pero el monitoreo regular que debe mantenerse durante la vida.
En el caso del tamaño del tumor, pobremente diferenciado, que se producen en las personas mayores, existe el riesgo de progresión después del tratamiento inicial . El tratamiento de las recaídas o metástasis proporciona resultados favorables en muchos casos.

Tratamiento

Tratamiento de prioridad es la cirugía: se trata de la eliminación de toda la tiroides (tiroidectomía total), con o sin linfadenectomía (extirpación de los ganglios linfáticos alrededor de la tiroides).
En el caso de la extensión local o metástasis, se realizarán pruebas para ver si las células tumorales  unen yodo, y en este caso se administra de yodo radiactivo (yodo-131). Este tratamiento se usa para destruir las células tiroideas restantes.
La terapia de reemplazo de por vida por la hormona de la tiroides, tiroxina , puede compensar la falta de tiroides.
El uso de la radioterapia y la quimioterapia no es frecuente,  están indicados en casos excepcionales.

Prevención

La mayoría de los cánceres de tiroides son de causa desconocida, que no es posible  prevenir su aparición.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Neuroblastoma

Neuroblastoma

El neuroblastoma es un cáncer que se desarrolla a partir de células nerviosas que se encuentran en varias zonas del cuerpo. Neuroblastoma más comúnmente surge en y alrededor de las glándulas suprarrenales, que tienen orígenes similares a las células nerviosas y se sientan encima de los riñones. Sin embargo, el neuroblastoma puede presentarse también en otras áreas del abdomen y en el pecho, cuello y pelvis, donde los grupos de células nerviosas existen.
El neuroblastoma afecta más comúnmente a niños de 5 años o menos, a pesar de que rara vez puede ocurrir en niños mayores.
Algunas formas de neuroblastoma desaparecen por sí solos, mientras que otros pueden requerir múltiples tratamientos. Las opciones de tratamiento del neuroblastoma dependerán de varios factores.

Causas

No está claro qué causa la mutación genética inicial que conduce al neuroblastoma. Sin embargo, como el neuroblastoma suele afectar a niños muy pequeños, los investigadores creen que la mutación se produce durante el embarazo o poco después del nacimiento.
En general, el cáncer comienza con una mutación genética que permite a las células normales y sanas seguir creciendo sin responder a las señales de parar, como células normales. Las células cancerosas crecen y se multiplican sin control. Las células que se acumulan anormales forman una masa (tumor). Las células cancerosas pueden invadir los tejidos cercanos y pueden desprenderse de un tumor inicial diseminado a otras partes del cuerpo (metástasis).

Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar el neuroblastoma incluyen:

  • Examen físico. Se debe realizar un examen físico para revisar todos los signos y síntomas. El médico le hará preguntas acerca de los hábitos y comportamientos del paciente.
  • Análisis de orina y sangre en los niños. Estos pueden indicar la causa de todos los signos y síntomas que su hijo está experimentando. Los análisis de orina se pueden utilizar para revisar los niveles de ciertas sustancias químicas que se derivan de las células de neuroblastoma y producen catecolaminas.
  • Pruebas de imagen. Pueden revelar una masa que puede indicar un tumor. Las pruebas de imagen pueden incluir rayos X, ultrasonido, tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM), entre otros.
  • Extracción de muestra de tejido para su análisis. Si se encuentra una masa, el médico puede solicitar muestra del tejido para pruebas de laboratorio (biopsia) que puede revelar qué tipos de células están implicadas en las características genéticas del tumor y específicas de las células cancerosas. Esta información ayuda al médico a elaborar un plan de tratamiento individualizado.
  • Extracción de muestra de médula ósea para su análisis. También puede someterse a una biopsia de médula ósea y procedimientos de aspiración de médula ósea para ver si el neuroblastoma se ha propagado a la médula ósea. 
  • Puesta en escena.  Una vez que se diagnostica el neuroblastoma, el médico puede solicitar la realización de pruebas para determinar la extensión del cáncer y si se ha propagado a órganos distantes – un proceso llamado estadificación. Las pruebas de imagen para el cáncer en etapa, puede incluir radiografías, gammagrafías óseas y computarizadas, y resonancias magnéticas, entre otros.

Utilizando la información de los procedimientos, el médico asigna una etapa a la neuroblastoma. Estadios del neuroblastoma incluyen:

Etapa I. El neuroblastoma en esta etapa es localizada, lo que significa que está limitado a una zona y puede ser eliminado completamente con la cirugía. Los ganglios linfáticos relacionados con el tumor puede tener signos de cáncer, pero otros nodos linfáticos no tienen cáncer.

Estadio IIA. Está localizado, pero no puede ser tan fácilmente eliminado mediante cirugía.

Etapa IIB. En esta etapa es localizado. Puede o no ser eliminado fácilmente a través de la cirugía. Tanto los ganglios linfáticos conectados al tumor y los ganglios linfáticos cercanos contienen células cancerosas.

Etapa III. El Neuroblastoma en esta etapa se considera avanzado, y no es posible eliminar el tumor por medio de cirugía. El tumor puede ser de un tamaño más grande en esta etapa. Los ganglios linfáticos pueden o no contener células cancerosas.

Etapa IV. El Neuroblastoma en esta etapa se considera avanzado y se ha diseminado (metástasis) a otras partes del cuerpo.

Etapa IVS. Esta etapa es una categoría especial de neuroblastoma que no se comporta como otras formas de neuroblastoma, aunque no está claro por qué. El Neuroblastoma Etapa IVS se aplica sólo a los niños menores de 1 año de edad. Etapa IVS indica que el neuroblastoma se ha diseminado a otras partes del cuerpo – por lo general hueso, piel, hígado o a la médula. A pesar de la extensión del neuroblastoma, los bebés con esta etapa tienen una buena posibilidad de recuperación. Neuroblastoma en esta etapa a veces desaparece por su cuenta y a menudo no requiere ningún tratamiento.

Síntomas

Los signos y síntomas del neuroblastoma varían dependiendo de qué parte del cuerpo se ve afectado.
Neuroblastoma en el abdomen – la forma más común – puede causar signos y síntomas tales como:

  • Dolor abdominal
  • Una masa debajo de la piel que no es sensible al tacto
  • Cambios en los hábitos intestinales, como diarrea
  • Hinchazón en las piernas

El Neuroblastoma en el pecho puede causar signos y síntomas tales como:

  • Sibilancias
  • Dolor de pecho
  • Cambios en los ojos, incluyendo los párpados caídos y el tamaño desigual de las pupilas

Otros síntomas que pueden indicar neuroblastoma incluyen:

  • Los tumores de tejido debajo de la piel
  • Globos oculares que parecen sobresalir de los conectores hembra (proptosis)
  • Las ojeras
  • Dolor de espalda
  • Fiebre
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Dolor en los huesos

Póngase en contacto con el médico si el niño tiene signos o síntomas que le preocupan. Mencione cualquier cambio en el comportamiento de su hijo o hábitos.

Tratamiento

El médico puede elegir un plan de tratamiento basado en varios factores que afectan el pronóstico de su hijo. Los factores incluyen la edad del niño, el estadio del cáncer, el tipo de células implicadas en el cáncer y si hay anormalidades en los cromosomas y genes. Con esta información, el médico clasifica el cáncer de bajo riesgo, riesgo intermedio o alto riesgo. El tratamiento o combinación de tratamientos a recibir dependerá de la categoría del riesgo.

Cirugía
Los cirujanos utilizan bisturíes y otros instrumentos quirúrgicos para eliminar las células cancerosas. En los niños con neuroblastoma de riesgo bajo, la cirugía para extirpar el tumor puede ser el único tratamiento necesario. Si el tumor se puede extirpar por completo depende de su ubicación y su tamaño. Los tumores que se adjuntan cerca de órganos vitales – tales como los pulmones o la médula espinal – puede ser demasiado arriesgado quitarlos. En el neuroblastoma de riesgo intermedio y alto riesgo, los cirujanos pueden tratar de eliminar la mayor cantidad de tumor posible. Otros tratamientos, como la quimioterapia y la radiación, se pueden utilizar para matar las células cancerosas restantes.

Quimioterapia
La quimioterapia utiliza productos químicos para destruir las células cancerosas. Se dirige a las células que crecen rápidamente en el cuerpo, incluyendo las células cancerosas. Desafortunadamente, la quimioterapia también daña las células sanas que crecen rápidamente, como las células en los folículos del pelo y en el sistema gastrointestinal, que puede provocar efectos secundarios.
Los niños con neuroblastoma de bajo riesgo y que no se puede extirpar quirúrgicamente pueden someterse a quimioterapia. Algunas veces la quimioterapia se administra antes de la cirugía (quimioterapia neoadyuvante) para reducir el tamaño del tumor en un tamaño que es más fácil de quitar. En otros casos, la quimioterapia puede ser el único tratamiento.
Los niños con neuroblastoma de riesgo intermedio reciben a menudo una combinación de medicamentos de quimioterapia antes de la cirugía para aumentar las posibilidades de que el tumor se puede quitar.
Los niños con neuroblastoma de alto riesgo suelen recibir altas dosis de quimioterapia para reducir el tumor y matar las células cancerosas que se han diseminado en otras partes del cuerpo. La quimioterapia se utiliza generalmente antes de la cirugía y antes del trasplante de médula ósea de células madre.

Radioterapia
La radioterapia utiliza altas dosis de partículas de energía para destruir las células cancerosas. La terapia de radiación afecta principalmente la zona en la que está dirigido. Equipo de radioterapia trata de proteger las células sanas cercanas al cáncer, pero algunas células sanas pueden ser dañadas por la radiación. Los efectos secundarios de la radioterapia su hijo depende de dónde la radiación es dirigida y la cantidad de radiación administrada.
Los niños con neuroblastoma de bajo riesgo o riesgo intermedio pueden recibir radioterapia si la cirugía y la quimioterapia no han sido de gran ayuda. Los niños con neuroblastoma de alto riesgo pueden recibir radioterapia después de la quimioterapia y la cirugía, para prevenir que el cáncer reaparezca.

Trasplante de células madre
Los niños con neuroblastoma de alto riesgo pueden recibir un trasplante utilizando sus propias células madre de la sangre (trasplante autólogo de células madre). La médula ósea produce células madre, que maduran y se convierten en los glóbulos rojos y blancos y las plaquetas que forman la sangre.El paciente se somete a un procedimiento que recopila filtros y células madre de su sangre; seguidamente, dosis altas de quimioterapia se utilizan para eliminar cualquier célula cancerosa que haya quedado en el cuerpo. Las células madre se inyectan en el cuerpo, donde pueden formar nuevas células sanguíneas sanas.
A largo plazo y tardíos efectos secundarios del tratamiento del cáncer
Como más y más niños están sobreviviendo al cáncer y viviendo la edad adulta, los médicos son cada vez más conscientes del tratamiento y sus efectos secundarios a largo plazo, los médicos recomiendan a los sobrevivientes de cáncer infantil realizarse un chequeo médico regularmente. Los efectos secundarios varían dependiendo del tratamiento, pero pueden incluir alteraciones del crecimiento, problemas de tiroides, segundos cánceres y la infertilidad, que puede ser causada por medicamentos de quimioterapia. La dificultad para pensar y pensamientos conflictivos de procesamiento pueden ser a largo plazo efectos secundarios de la radiación, la radiación, especialmente del cerebro o de la irradiación corporal total.

Prevención

No hay manera de prevenir la neuroblastoma. Sin embargo, los factores genéticos parecen desempeñar un papel en su desarrollo. Las personas con antecedentes familiares de cáncer, especialmente el cáncer infantil, puede ser de mucha importancia preguntar sobre las pruebas genéticas antes de pensar en tener hijos.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Cáncer nasal

Cáncer nasal

El cáncer de la cavidad nasal y senos paranasales es poco frecuente. Los hombres son más propensos que las mujeres y la mayoría de los pacientes son mayores de 45 años. Puede no haber síntomas al principio, y más tarde los síntomas pueden parecerse a los de las infecciones. Esto significa que el cáncer no puede ser encontrado hasta que está avanzado, por lo que es más difícil de tratar.

Causas

La causa exacta del cáncer de la nariz no se conoce; pero todos los cánceres se producen cuando una mutación genética se realiza en un gen que está implicado en el control de la división celular. Este error puede surgir de forma natural, puede ser hereditaria o puede ser causada por un virus, por la luz solar u otra radiación o por la exposición de algún producto químico, por lo general, a través de comer, beber o respirar. Para los cánceres nasales, todos estos factores se ha demostrado que juegan un papel preponderante, tales como:

Fumar

Si usted fuma, usted está en mayor riesgo de contraer la mayoría de los cánceres de la cabeza y el cuello. El consumo de tabaco de mascar también aumenta su probabilidad de contraer cáncer de la nariz. El humo contiene nitrosaminas y otros productos químicos cancerígenos, que causan cáncer.

Edad y Sexo
De acuerdo con Instituto Nacional del Cáncer, al ser mayor de 40 años es un factor de riesgo. Los hombres son más propensos a desarrollar cáncer de la nariz que las mujeres. Algunos estudios sugieren una etiología viral. El virus del papiloma humano que causa verrugas también se ha implicado en el cáncer de la nariz. También causa un crecimiento no canceroso de la nariz y se llama papiloma invertido. Este crecimiento puede llegar a ser canceroso, pero son raros.

Exposición Ocupacional
La exposición a sustancias irritantes en los lugares de trabajo hace más propensos a tener cáncer de la nariz y los senos. La carpintería, la industria de la madera relacionada con la exposición al polvo de madera es una causa. Un tipo de cáncer denominado adenocarcinoma del seno etmoidal afecta a los trabajadores de la madera. Las personas que trabajan en la fabricación de calzado expuestos a polvo de cuero, la industria de la harina son más propensas a desarrollar cáncer de la cavidad nasal, según la Sociedad Americana del Cáncer. El uso de máscaras en su lugar de trabajo va a disminuir sus posibilidades de adquirirlo.
Los productos químicos como el níquel, el polvo de cromo, aceite de isopropilo, el formaldehido que se usa en compuestos químicos, edificios y productos para el hogar también puede causar cáncer. Estos productos químicos pueden irritar la mucosa de la nariz. El níquel ha sido implicado en el carcinoma de células escamosas de la cavidad nasal. El amianto o el polvo de textiles pueden llevar al cáncer. El asbesto no sólo causa cáncer de pulmón, pero el riesgo de cáncer de la nariz también se incrementa con la exposición.

Otras causas
Los que han tenido la nariz y problemas de sinusitis por un largo tiempo también pueden tener cáncer de la nariz. Las personas con uva-como crecimientos en la nariz, llamados pólipos nasales están en mayor riesgo. Si su inmunidad es baja, usted es propenso a contraer el cáncer.

Diagnóstico

Los médicos utilizan muchas pruebas para diagnosticar el cáncer y determinar si existe metástasis (diseminación). Algunas pruebas también pueden determinar cuál es el tratamiento más eficaz. Para la mayoría de los tipos de cáncer, la biopsia es la única manera de hacer un diagnóstico definitivo de cáncer. Si una biopsia no es posible, el médico puede sugerir otras pruebas que ayuden a hacer un diagnóstico. Las pruebas de imagen se pueden usar para averiguar si el cáncer ha hecho metástasis. Su médico puede considerar estos factores al elegir una prueba de diagnóstico:
• Edad y estado médico
• Tipo de cáncer que se sospecha
• La severidad de los síntomas
• Resultados de pruebas anteriores
Para hacer el diagnóstico, la historia médica completa y un examen físico son necesarios. Los signos de cáncer de la cavidad nasal y senos paranasales son a menudo muy similares a los síntomas de la sinusitis crónica o alérgica. El examen físico es importante y los médicos pueden realizar una o varias de las pruebas para llegar a un diagnóstico. No hay pruebas específicas de sangre y orina que se puedan realizar para ayudar a hacer un diagnóstico precoz de este tipo de cáncer.
Los siguientes exámenes se pueden utilizar para diagnosticar el cáncer de la cavidad nasal y senos paranasales:

El examen físico. El médico siente si hay abultamientos en el cuello, los labios, encías y mejillas. Además, el médico examinará la nariz, la boca, la garganta y la lengua para detectar anomalías, a menudo usando una luz y / o espejo para una visión más clara.

Biopsia. Una biopsia es la extracción de una pequeña cantidad de tejido para examinarlo bajo un microscopio. Otras pruebas pueden sugerir la presencia de cáncer, pero sólo la biopsia permite dar un diagnóstico definitivo. La muestra extraída a través de la biopsia es analizada por un patólogo (un médico que se especializa en interpretar análisis de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos para diagnosticar enfermedades).

Endoscopia. Esta prueba permite al médico observar el interior del cuerpo con un tubo delgado, iluminado y flexible llamado endoscopio. El tubo es insertado a través de la boca o la nariz para examinar las áreas de cabeza y cuello. El examen tiene diferentes nombres dependiendo de la zona del cuerpo que se examina, como la laringoscopia (laringe), faringoscopia (faringe), o nasofaringoscopia (cavidad nasal, la nasofaringe).

Rayos-X. Puede mostrar si los senos se llenan con algo más que aire. Si es así, generalmente no es cáncer, pero podría ser una infección que se puede tratar.
La tomografía computarizada (TC o TAC). Una tomografía computarizada crea una imagen tridimensional del interior del cuerpo con una máquina de rayos x. Luego una computadora combina estas imágenes en una vista detallada, vista en sección transversal que muestra anormalidades o tumores. A veces, un medio de contraste (una tinción especial) se inyecta en una vena del paciente para obtener mejores detalles. Las tomografías computarizadas son muy útiles para identificar el cáncer de la cavidad nasal y senos paranasales.

La resonancia magnética (IRM). La resonancia magnética utiliza campos magnéticos, no rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo, especialmente las imágenes de los tejidos blandos, tales como el ojo en su cuenca y el cerebro adyacente a los senos. Un medio de contraste se puede inyectar en una vena del paciente para crear una imagen más clara.

Gammagrafía ósea. Un centellograma óseo utiliza un marcador radioactivo para observar el interior de los huesos. El marcador se inyecta en una vena del paciente. Se acumula en zonas del hueso y es detectado por una cámara especial. Óseas sanas aparecen de color gris a la cámara, y las áreas de lesiones, tales como las causadas por el cáncer, aparecen de color oscuro. Este examen se puede hacer para ver si el cáncer se ha diseminado a los huesos.

La tomografía por emisión de positrones (PET) . La exploración PET es una forma de crear imágenes de órganos y tejidos del cuerpo. Una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva se inyecta en el cuerpo de un paciente. Esta sustancia es absorbida principalmente por los órganos y tejidos que utilizan más energía. Dado que el cáncer tiende a utilizar la energía activa, que absorbe más de la sustancia radioactiva. Un escáner detecta luego esta sustancia para producir imágenes del interior del cuerpo.

Síntomas

Un cáncer temprano tendrá síntomas poco o nada y puede pasar desapercibido. Los síntomas nasales de cáncer aparecen en el área local y finalmente en las zonas alejadas ya que se propaga. Los primeros síntomas del cáncer nasal con frecuencia pueden ser ignorados como infecciones de los senos. Algunos de los síntomas del cáncer de nariz pueden ser:

  • Cáncer de la cavidad nasal puede producir síntomas que son muy similares a las enfermedades nasales menos graves tales como inflamación de los senos, dolor de cabeza, infecciones crónicas y / o visión borrosa. Sin embargo, es importante no descuidar estos posibles síntomas nasales de cáncer, especialmente si usted ha estado expuesto a los agentes que se sabe aumentan el riesgo.
  • Los principales síntomas de un cáncer de la nariz o la nasofaringe son obstrucción o congestión en la nariz, a menudo con sangrado de nariz o una protuberancia en el cuello. La sordera y la debilidad de una o más de los músculos de la cara, lengua o garganta (que es causada por el tumor a un grupo de nervios llamados nervios craneales) también se puede desarrollar con los cánceres nasofaríngeos. Otros síntomas son secreción nasal, pérdida de olfato y la congestión nasal.
  • Los problemas respiratorios, dolores de cabeza frecuentes, un bulto en la nariz o el oído del cuello, dolor o zumbido en el oído, dificultad para hablar. La ingestión y la alimentación pueden ser mecánicamente obstruido cuando el cáncer crece hacia abajo en la garganta.
  • Si los ganglios linfáticos se ven afectados, puede haber hinchazón en el cuello o la cara. 
  • La obstrucción de la nariz por un lado, sobre todo si se está produciendo pus, un bulto en el cuello que ha estado allí por más de tres semanas, la debilidad en cualquiera de los músculos de la cara, lengua o garganta puede ser causado por daño a uno de los nervios craneales.
  • La nariz tiene conexiones con los nervios de la oreja, la boca y la garganta, por lo que algunos cánceres nasales profundos causan dolor en estas áreas (“dolor referido”).
  •  Problemas de los nervios en los ojos, cara y cuello se producen cuando el cáncer invade el seno cavernoso o en las glándulas linfáticas y comprime los nervios que salen de la base del cráneo
  • En etapas avanzadas, el cáncer nasal provoca anemia, infecciones, desnutrición, deshidratación y debilidad general.

Estos síntomas pueden tener otras causas además del cáncer, pero lo importante es que si usted tiene alguno de estos problemas debe consultar a su médico de cabecera que puede discutir con usted y si es necesario acudir con un especialista u oncólogo.

Tratamiento

A medida que la comprensión del cáncer crece y nuevos enfoques de tratamiento se desarrollan, la complejidad del tratamiento del cáncer también aumenta. Hoy en día, un enfoque multidisciplinario para el tratamiento del cáncer se considera necesario para el cuidado eficaz del paciente. Las personas involucradas en el tratamiento de un cáncer nasal suelen incluir el médico de referencia, un otorrinolaringólogo, un médico oncólogo , un patólogo y una enfermera. Si la terapia de radiación se persigue, un oncólogo de radiación , la radiación terapeuta , enfermera de radiación, radiofísico, un dosimetrista y también participarán.

La estadificación clínica, tratamiento y pronóstico
Cuando un cáncer se desarrolla, el tumor original puede extenderse, por lo general a través de la sangre o del sistema linfático , a otras partes del cuerpo. Dado que el cáncer se propaga a través del sistema linfático, a menudo los ganglios linfáticos en el área del tumor original son los primeros sitios donde otras células cancerosas se pueden encontrar.
Dado que los cánceres de la cavidad nasal y el vestíbulo incluyen muchos tipos diferentes de cáncer, el tratamiento varía en función del tipo, donde se encuentra, y el grado en que ya se ha extendido. Debido a esto, y debido a la complejidad de la anatomía en el área y la multitud de otras estructuras importantes que pueden estar implicados en las etapas posteriores, el tratamiento de los cánceres nasales es muy individualizado, sin guías de práctica y estándar fijos.
En la mayoría de los cánceres nasales, el tratamiento implica la extirpación quirúrgica del tumor seguida de cuatro a cinco semanas de radioterapia. En casos avanzados, la terapia preoperatorio de radiación también puede ser empleado. Sin embargo, dado que la radioterapia ha demostrado ser muy eficaz para los cánceres nasales y porque la radiación tiene mejores resultados estético que la extirpación quirúrgica de un tumor, para muchos tipos de cáncer nasal (especialmente linfomas de células T y esthesioneuroblastomas), la radiación será la opción de tratamiento inicial. Si el médico decide eliminar la mayor cantidad posible del tumor mediante cirugía, la radioterapia (externa) por lo general se usa para cuatro o cinco semanas después de la cirugía para destruir cualquier resto de tejido canceroso.
Las combinaciones de fármacos utilizados en el cáncer nasal varía de acuerdo al tipo de cáncer y pueden incluir una o la totalidad de la droga cisplatino , fluorouracilo ,bleomicina , o metotrexato . Además, los cánceres nasales descritas como estadio III o IV, probablemente serán tratados con radioterapia preventiva de la zona del cuello con el fin de destruir las células cancerosas que pueden haber viajado a los ganglios linfáticos.
Aunque los cánceres nasales se componen de muchos tipos diferentes de cáncer, todos los tipos de cánceres nasales se consideran agresivos. Por esta razón, y porque el tratamiento es difícil debido a la complejidad del área anatómica (menos de la mitad de los pacientes con cáncer nasales sobreviven).
El cáncer nasal es inusual, ya que, a pesar de que muchos pacientes tienen metástasis en los ganglios linfáticos o más allá (por lo general a los pulmones), la metástasis no suele ser el motivo de la muerte de un paciente. La mayoría de los pacientes con cáncer nasal, que sucumben a la enfermedad mueren a causa de la invasión del tumor en las áreas vitales del cerebro.

Terapias alternativas y complementarias
Las terapias alternativas y complementarias son tratamientos que no son tradicionales, de primera línea como la cirugía, quimioterapia y radiación. Las terapias complementarias son aquellas que están destinadas a complementar las terapias tradicionales y por lo general tienen el objetivo de aliviar los síntomas o ayudar a los pacientes de cáncer frente a los tratamientos de enfermedades o tradicional. Las terapias alternativas son los tratamientos no tradicionales que se eligen en lugar de los tratamientos tradicionales en un intento de curar la enfermedad. Las terapias alternativas no han sido típicamente demostradas ser eficaz en la misma forma que las drogas tradicionales se evalúan, en ensayos clínicos .

Lidiando con el tratamiento del cáncer
El tratamiento de los cánceres nasales habitualmente incluye cirugía, radioterapia y quimioterapia. Aunque el uso de la quimioterapia y la radioterapia, además de la cirugía ha mejorado las posibilidades de supervivencia para pacientes con cáncer nasal, estos tratamientos irremediablemente resultan en daño a los tejidos sanos y algunos otros efectos secundarios indeseables.
La mejor manera de lidiar con estos síntomas es reducir las actividades estresantes y tener el tiempo suficiente para permitir que el cuerpo se cure. También es importante tratar de mantener una dieta balanceada, nutritiva, y hacer ejercicios. Los pacientes deben evitar el estrés adicional tanto como sea posible y deben limitar los viajes para no sufrir de cansancio. Al mismo tiempo, también es importante para la salud psicológica de la paciente para alcanzar sus intereses, tiene que tratar de ser lo humanamente positiva tanto como sea posible para evitar sufrir depresiones.
Es importante que los pacientes se mantengan bien hidratados, tomando muchos líquidos y comer muchas proteínas. Si los pacientes no pueden comer lo suficiente para mantener una dieta alta en proteínas y líquidos ricos en proteínas deben ser consumidas a través de las bebidas. Los pacientes pueden ser más susceptibles a las infecciones respiratorias superiores después del tratamiento, por lo que algunos médicos recetan antibióticos preventivos Los pacientes deben estar preparados psicológicamente para el hecho de que los síntomas de la radioterapia pueden persistir por hasta un mes después del último tratamiento.

Ensayos clínicos
Los ensayos clínicos son estudios en los que los nuevos tratamientos para la enfermedad son evaluados en pacientes humanos. Los actuales ensayos clínicos para pacientes con cáncer nasal se están concentrando en la adición de quimioterapia a los tratamientos más comunes de la cirugía y la radioterapia, ya sea antes o después de los tratamientos, a fin de mejorar las tasas de curación o para disminuir los efectos secundarios de la radiación.
Los pacientes con cáncer nasal también están siendo reclutados para un ensayo clínico para evaluar una terapia alternativa conocida como terapia Antineoplaston .

Prevención

Aunque las mutaciones en el material genético se producen con frecuencia, la mayoría de estos no resultan en cáncer. Esto se debe a que el cuerpo sano tiene un sistema inmunológico que repara y destruye cualquier anomalía y evita que se desarrolle un posible cáncer. Por lo tanto, un estilo de vida saludable que incluya ejercicio, dormir sus horas de sueño, una dieta rica en frutas y verduras, exámenes de salud regulares y prevención del estrés, la exposición excesiva al sol, el consumo de tabaco o excesivo consumo de alcohol ayudará a prevenir la mayoría de los cánceres.
Ya que los cánceres nasales, en particular, son causados a menudo por exposición a productos químicos, muchos de estos se pueden prevenir, evitando la excesiva inhalación de polvo de madera o mezclas de productos químicos y evitando el uso de todos los productos del tabaco. (los cánceres nasales resultantes de polvo de madera parecen requerir altas dosis de exposición a largo plazo, sobre todo a las maderas duras.)
Un tipo de cáncer nasal parece estar asociado con el virus y es más frecuente en personas con antecedentes de pólipos nasales. Las personas que son diagnosticadas con pólipos nasales deben asistir médico y ser revisados regularmente para buscar posibles pólipos existentes revisadas para detectar un pólipo maligno lo más rápidamente posible.
Cumplir con las citas periódicas es muy importante, especialmente para los dos primeros años (cuando la mayoría de recurrencias de cáncer nasal puede ocurrir), pero también es importante mantener el seguimiento más allá. Muchos pacientes con cáncer nasal experimentan un segundo tumor en alguna parte del tracto respiratorio superior.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: -2 (from 2 votes)

C áncer de garganta

Cáncer de garganta

Son   tumores cancerosos que se desarrollan en la garganta (faringe, laringe o las amígdalas).
La  garganta es un tubo muscular de 5 centímetros de largo que comienza detrás de la nariz y termina en el cuello. El área de la voz se encuentra justo debajo de la garganta y también es susceptible al cáncer de garganta. La caja de la voz está hecha de cartílago y contiene las cuerdas vocales que vibran para hacer el sonido cuando se  habla. El cáncer de garganta también puede afectar a la porción del cartílago (epiglotis) que actúa como una tapa de la tráquea.

Causas

El cáncer de garganta se produce cuando las células de la garganta desarrollan mutaciones genéticas. Estas mutaciones hacen que las células crezcan y se dividan sin control. No está claro qué causa la mutación del cáncer de garganta, pero los médicos han identificado los factores que pueden aumentar su riesgo.
Tipos de cáncer de garganta
Cáncer de garganta es un término general que se aplica al cáncer que se desarrolla en la garganta (cáncer de faringe) o en la caja de la voz (el cáncer de laringe). La garganta y la laringe están estrechamente relacionadas, con la caja de la voz que se encuentra justo debajo de la garganta.
Los tipos de cáncer de garganta son:
  • El cáncer de nasofaringe se inicia en la parte de la garganta,  detrás de la nariz).
  • Cáncer de la orofaringe se inicia en la  parte de la garganta, detrás de la boca incluye las amígdalas.
  • Cáncer de la hipofaringe (cáncer laringofaríngeo) comienza en la  parte inferior de la garganta, justo por encima de su esófago y la tráquea. El cáncer glótico comienza en las cuerdas vocales.
  • Cáncer supraglótico se inicia en la parte superior de la laringe , en el cartílago que impide que los alimentos se  introduzcan en la  tráquea.
  • El cáncer subglótico se inicia en la parte inferior de las cuerdas vocales.

Diagnóstico

Con el fin de diagnosticar el cáncer de  garganta, el médico puede recomendar:
Endoscopia y Laringoscopia para obtener una mirada más cercana a la garganta. Su médico puede usar un tubo con luz especial (endoscopio) para obtener un vistazo de cerca a la garganta durante un procedimiento llamado endoscopia. Una cámara diminuta en el extremo del endoscopio transmite imágenes a una pantalla de vídeo que su médico observa si hay signos de anomalías en la garganta. Otro tipo de alcance (laringoscopio) se puede insertar en su garganta. Se utiliza una lente de aumento para ayudar al médico a examinar sus cuerdas vocales. Este procedimiento se denomina laringoscopia.
Extracción de una muestra de tejido para su análisis. Si se detectan anomalías durante la endoscopia o laringoscopia, su médico le puede recoger muestra de tejido (biopsia). La muestra se envía a un laboratorio para su análisis.
Las pruebas de imagen. pruebas de imagen, incluyendo rayos X, tomografía computarizada (TC), imágenes por resonancia magnética (MRI) y tomografía por emisión de positrones (PET), pueden ayudar al médico a determinar el grado de su cáncer más allá de la superficie de la garganta o cuerdas vocales.
• La estadificación. Una vez que se diagnostica el cáncer de garganta, el siguiente paso es determinar la extensión o etapa del cáncer. El conocimiento del estadio ayuda a determinar sus opciones de tratamiento.
La etapa del cáncer de garganta se caracteriza con los números romanos del I al IV. Cada subtipo de cáncer de garganta tiene sus propios criterios para cada etapa. En general, el estadio I el cáncer de garganta indica un tumor más pequeño limitado a una zona de la garganta. Las etapas posteriores indican un cáncer más avanzado, con el estadio IV que es el más avanzado.

Síntomas

Los signos y síntomas de cáncer de garganta pueden incluir:
• Tos
• Cambios en la voz, como ronquera
• Dificultad para deglutir
• Dolor de oído
• Un bulto o una llaga que no sana
• dolor de garganta
• pérdida de peso
Solicite una cita con su médico si presenta cualquiera de estos  signos o síntomas y si son persistentes.  Su médico probablemente hará investigar las causas más comunes en primer lugar.

Tratamiento

Las opciones en el  tratamiento están basadas en muchos factores, tales como la ubicación y etapa del cáncer, el tipo de células implicadas, el  estado general de salud y  preferencias personales. Discuta los beneficios y riesgos de cada una de las opciones con el  médico. Juntos pueden determinar qué tratamiento será el más apropiado.
  1. Radioterapia
La radioterapia utiliza partículas de alta energía, como rayos X, para administrar radiación a las células cancerosas y eliminarlas. Existen dos maneras:
  • Terapia de Radiación (radioterapia externa) involucra haces de rayos X de alta energía, generados  por una máquina  dirigida hacia el tumor, fuera del cuerpo.
  • Terapia de Radiación  (braquiterapia) involucra la colocación de un material radioactivo directamente dentro o cerca del tumor,  permite al médico usar una dosis total más alta, para tratar a un área más pequeña
Para los cánceres de garganta en etapa temprana, la radioterapia puede              ser el único tratamiento necesario. Cuando el cáncer está más                                  avanzado, la radioterapia puede ser combinado con la quimioterapia o              la cirugía.
2. Cirugía
Las opciones pueden incluir:
  • La cirugía para el cáncer de garganta en etapa temprana.  Cuando el  cáncer  se limita a la superficie de la garganta o las cuerdas vocales pueden ser tratadas quirúrgicamente mediante una endoscopia. El  médico puede insertar un endoscopio  en la garganta o la laringe y después pasar  instrumentos quirúrgicos especiales o de un láser a través del endoscopio. Usando estas herramientas, el médico puede raspar, cortar o, en el caso del láser, vaporizar cánceres muy superficiales.
  • La cirugía para extirpar todo o parte de la laringe (laringectomía). Es un método eficaz consiste en extirpar toda o parte de la laringe dañada por un tumor, realizada bajo anestesia general. El  médico puede conservar las funciones vitales de la laringe, es decir respirar, tragar y hablar.  La mayoría de las veces requiere de la confección de una traqueotomía en forma temporaria/provisoria
  • La cirugía para extirpar todo o parte de la garganta (faringectomía).  pueden  requerir la eliminación de una parte de la garganta durante la cirugía. Las  partes eliminadas pueden ser reconstruidos con el fin de permitir el  consumo  alimentos con normalidad. La cirugía para extirpar toda la garganta por lo general incluye la eliminación las cuerdas vocales también. El médico puede  reconstruir su garganta para que pueda tragar los alimentos.
  • La cirugía para extirpar los ganglios linfáticos cancerosos (disección del cuello). Si el cáncer de garganta se ha extendido en lo profundo de su cuello, el  médico puede recomendarle una cirugía para extirpar parte o la totalidad de los ganglios linfáticos para ver si contienen células cancerosas. La cirugía conlleva un riesgo de sangrado e infección. Otras posibles complicaciones, tales como dificultad para hablar o tragar, todo dependerá del procedimiento específico a someterse.
3. Quimioterapia
La quimioterapia utiliza productos químicos para matar las células                      cancerosas. La quimioterapia se utiliza a menudo junto con la                                  radioterapia en el tratamiento de cánceres de garganta. Algunos                            medicamentos de quimioterapia pueda que sean más  sensibles a la                      radioterapia. Pero en la combinación de quimioterapia y radioterapia                aumenta los efectos secundarios de ambos tratamientos. Hable con el                  médico sobre los efectos secundarios para ver  las probabilidades del                  uso en los tratamientos combinados y qué  beneficios ofrecen para                        compensar  los efectos.
4. Terapia de fármacos dirigida
son medicamentos dirigidos para tratar el cáncer de la garganta                              mediante la alteración de aspectos específicos de las células cancerosas              que impulsan su crecimiento. Cetuximab (Erbitux) es una terapia                          dirigida  aprobada para el tratamiento de cáncer de garganta en                              determinadas situaciones. Cetuximab detiene la acción de una proteína              que se encuentra en muchos tipos de células sanas, pero es más                              frecuente en ciertos tipos de células de cáncer en la garganta.
Otros fármacos dirigidos están siendo estudiados en ensayos clínicos.                  Estos fármacos dirigidos se pueden utilizar en combinación con la                        quimioterapia o la radioterapia.

Prevención

No hay forma comprobada de prevenir el cáncer de garganta. Sin embargo, con el fin de reducir el riesgo, usted puede:
  • Deje de fumar o no empezar a fumar. Si usted fuma, deje de fumar. Si usted no fuma, no comience. Dejar de fumar puede ser muy difícil, así que necesitará un poco de ayuda. El  médico le explicará los beneficios y muchas estrategias para dejar de fumar, tales como medicamentos, productos de reemplazo de nicotina y consejería.
  • Beba alcohol con moderación. Para las mujeres, esto significa una bebida al día. Para los hombres, beber con moderación significa no más de dos bebidas al día.
  • Elija una dieta saludable llena de frutas y verduras. Las vitaminas y los antioxidantes en las frutas y verduras pueden reducir el riesgo de cáncer de garganta. Coma una variedad colorida de frutas y verduras.
  • Tenga cuidado alrededor de los productos químicos. Cuando se trabaja con productos químicos, ya sea en el trabajo o en su casa, siga cuidadosamente las instrucciones. Evite respirar los humos químicos peligrosos. Ventile adecuadamente la habitación en la que está trabajando y lleva una máscara sobre la nariz y la boca.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Cáncer de piel

Cáncer de piel

El cáncer de piel es el más común de todos los cánceres humanos. Los tumores son cancerosos solamente si son malignos. Esto significa que invaden los tejidos vecinos, debido a su crecimiento descontrolado.
Los tumores también pueden viajar a órganos  distantes a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático.
Este proceso de invasión y propagación a otros órganos se denomina metástasis.
Los tumores abruman a los tejidos circundantes al invadir su espacio y tomar el oxígeno y los nutrientes que necesitan para sobrevivir y funcionar.

Causas

Causas más importantes de cáncer de piel incluyen los siguientes:
  • La causa más frecuente es la exposición a la  luz solar (la radiación ultravioleta).
  • El uso de las cabinas de bronceado
  • La inmunosupresión, un trastorno del sistema inmunológico, que protege al cuerpo de las entidades ajenas, como los gérmenes o sustancias que causan una reacción alérgica. Esto puede ocurrir como consecuencia de algunas enfermedades o puede ser debido a los medicamentos prescritos para combatir las enfermedades autoinmunes o prevenir el rechazo de trasplantes de órganos.
  • La exposición a niveles inusualmente altos de rayos X
  • Exponerse al  contacto con ciertas sustancias químicas de arsénico (mineros, esquiladores de ovejas, y los agricultores), los hidrocarburos en el alquitrán, aceites y hollín (puede causar carcinoma de células escamosas)
Las siguientes personas están en mayor riesgo:

  • Las personas con piel clara, especialmente personas que tienen pecas.
  • Las personas con ciertos trastornos genéticos que carecen  pigmento de la piel tales como albinismo , xeroderma pigmentoso.
  • Las personas que ya han sido tratadas por cáncer de piel
  • Las personas con lunares numerosos, lunares inusuales, o lunares grandes que estaban presentes al nacer
  • Las personas con familiares cercanos que han desarrollado cáncer de piel
  • Las personas que han al menos una quemadura severa temprano en la vida
Los carcinomas basocelulares y carcinomas de células escamosas son más comunes en las personas mayores. Los melanomas son más comunes en personas más jóvenes. Por ejemplo, el melanoma es el cáncer más común en personas de 25-29 años de edad.

Diagnóstico

Si  tiene un lunar u otra lesión que le preocupa, consulte al dermatólogo para que examine  y descartar cualquier cáncer..
Una muestra de la piel (biopsia) será tomada de manera que el área sospechosa de la piel puede ser examinada bajo un microscopio. Una biopsia casi siempre se puede hacer en el consultorio del dermatólogo.
Si una biopsia indica que usted tiene un melanoma maligno, es probable que se someta a más pruebas para determinar el grado de propagación de la enfermedad, si los hubiere. Esto puede implicar el análisis de sangre, una radiografía de tórax y otras pruebas según sea necesario.

Síntomas

El carcinoma de células basales (CCB) por lo general se parece a un criado, suave, nacarado protuberancia en la piel expuesta al sol de la cabeza, el cuello o los hombros.
• Los pequeños vasos sanguíneos pueden ser visibles dentro del tumor.
• Una depresión central con formación de costras y el sangrado (ulceración)      con frecuencia se desarrolla.
• Un CCB se confunde a menudo con una llaga que no sana.
• El carcinoma de células escamosas (CCE) es bien definido, comúnmente              rojo, con descamación y engrosamiento de parche sobre la piel expuesta al      sol.
• Pueden ulcerarse y sangrar.
• Si no se trata, puede convertirse en una gran masa.
• La mayoría de los melanomas malignos son lesiones pigmentadas de color        marrón a negro.
• Las señales de advertencia incluyen el cambio de tamaño, forma, color, o la      elevación de un lunar.
• La aparición de un nuevo lunar en la edad adulta, o un nuevo dolor, prurito,    ulceración o el sangrado de un lunar existente, deben ser examinados por        un médico.

Tratamiento

El tratamiento para el carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas es sencillo. Por lo general, la extirpación quirúrgica de la lesión es la adecuada. El melanoma maligno, sin embargo, puede requerir varios métodos de tratamiento, incluyendo la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Debido a la complejidad de las decisiones de tratamiento, las personas con melanoma maligno se pueden beneficiar de la experiencia combinada del dermatólogo, un cirujano de cáncer y un oncólogo.

Prevención

Usted puede reducir su riesgo de contraer cáncer de piel si toma medidas preventivas, tales como:
  • Limite la exposición solar. Hay que evitar los intensos rayos del sol entre las 10 am y 2 pm
  • Aplique el protector solar con frecuencia. Utilice un protector solar con factor de protección solar  durante la exposición al sol. Seleccione los productos que bloquean los rayos UVA y UVB.
  • Usar mangas largas y un sombrero de ala ancha para evitar que  los rayos solares caigan directamente a la piel y resulte con quemaduras.
  • Evitar las cabinas de bronceado artificial.
  • Realizar periódicamente auto-exámenes la piel.
Auto examen de la piel

El Auto-examen mensual mejora sus posibilidades de encontrar un posible  cáncer de piel en etapas tempranas, cuando se ha hecho un mínimo de daño a su piel y se puede tratar fácilmente. Un auto-examen le ayuda a reconocer las características nuevas o cambiantes. He aquí algunas recomendaciones:
  • El mejor momento para hacer un auto-examen es después de una ducha o un baño.
  • En una habitación bien iluminada, use un espejo de cuerpo entero y un espejo de mano.
  • Sepa dónde están sus lunares, marcas de nacimiento, y manchas.
  • Comprobar si estas áreas tienen algún cambio en el tamaño, textura y color, y ulceración. Si usted nota algún cambio, acuda inmediatamente a su médico.
  • Revise todas las áreas de su cuerpo, incluidas las “difíciles de alcanzar”.
  • Doble sus codos y mire cuidadosamente las palmas de las manos, los antebrazos (frente y dorso), y superior de los brazos.
  • Examine la parte posterior y los frentes de sus piernas. Mira las nalgas (incluyendo la zona de las nalgas) y sus órganos genitales (utilizar el espejo de mano para asegurarse de que vea todas las áreas de la piel).
  • Siéntese y examine sus pies cuidadosamente, incluyendo las plantas y entre los dedos de los pies.
  • Examine su cuero cabelludo, cara y cuello. Usted puede usar un peine o un secador para mover el pelo, mientras se efectúa  el examen de su cuero cabelludo.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Hemofilia

Hemofilia

La hemofilia es una enfermedad hereditaria caracterizada por la aparición de hemorragias internas y externas debido a la deficiencia total o parcial de una proteína coagulante denominada globulina antihemofílica (factor de coagulación).
La hemofilia es una enfermedad genética recesiva relacionada con el cromosoma X que consiste en la: la hemofilia A, cuando hay un déficit del factor VIII de coagulación, la hemofilia B, cuando hay un déficit del factor IX de coagulación, y la C, que es el déficit del factor XI. Cuando hay carencia o déficit de algún factor de coagulación, la sangre tarda más tiempo en formar el coágulo y, aunque llegue a formarse, no es consistente y no se forma un buen tapón para detener la hemorragia.
Hay dos variedades de hemofilia:
Hemofilia A: hay un déficit del factor VIII de coagulación.
Hemofilia B: hay un déficit del factor IX de coagulación.

Causas

Deficiencia genética de un factor de coagulación transmitida de forma recesiva ligada al sexo (la madre, que no la padece, transmite la enfermedad a la mitad de sus hijos varones y el estado de portadora a la mitad de sus hijas):
Genes parenterales.
Se heredan uno de cada ascendiente.
Así, si llamamos x al gen defectuoso materno,
X al gen normal materno o paterno
Y al gen sexual masculino del padre, y
Sabemos que con una copia del gen normal, basta para evitar la enfermedad.
Genes maternos: X (normal) x (defectuoso)
Genes paternos: X (normal) Y (normal)
El resultado en los hijos podrá ser:
M P Resultado
X X (hija sana)
x X (hija portadora)
X Y (hijo sano)
x Y (hijo hemofílico)
Sí el padre es hemofílico y la madre sana, este le pasará el estado
de portadora a todas sus hijas, y todos sus hijos serán sanos.
En efecto:
Genes maternos: X (normal) X (normal)
Genes paternos: x (defectuoso) Y (normal)
El resultado en los hijos podrá ser:
M P Resultado
X x (hija portadora)
X Y (hijo sano)

Diagnóstico

El diagnóstico de la hemofilia se centra en la determinación del tipo de hemofilia y en su grado de gravedad. El médico deberá realizar un estudio del historial clínico del paciente, y un análisis de sangre en el que se medirán los niveles de los distintos factores de coagulación.
Actualmente existe la posibilidad de realizar un diagnóstico prenatal para la hemofilia mediante el análisis del líquido amniótico extraído por punción (amniocentesis). Una técnica más novedosa es el diagnóstico preimplantacional. Este se basa en el análisis de la presencia de la mutación en una sola célula, lo  que permite seleccionar el embrión sano para implantarlo en el útero materno.

Síntomas

El síntoma principal de esta enfermedad es la aparición de hemorragias internas y externas, ya sean provocadas o espontáneas. Derivadas de estas hemorragias van a aparecer otras manifestaciones clínicas, que suelen ser comunes a la mayoría de los pacientes.
Hay que tener en cuenta que cualquier accidente que para una persona sana no supondría más que una ligera molestia, para un hemofílico puede significar un problema más o menos grave. Así, cualquier corte, la aparición de un hematoma, etc., deben ser inmediatamente controlados y tratados con las medidas oportunas.
Uno de los problemas más corrientes de esta patología es la aparición de hemartrosis o artropatía hemofílica: deterioro de las articulaciones por hemorragias repetidas. En el punto de unión de los huesos articulares hay un recubrimiento membranoso denominado membrana sinovial. Esta forma el líquido sinovial, que ayuda al desplazamiento de los huesos y evita el rozamiento entre ellos. La membrana sinovial tiene además multitud de capilares, que en ocasiones pueden romperse debido a pequeñas lesiones o al propio rozamiento natural de la articulación. En un individuo sano, la ruptura del capilar es rápidamente reparada mediante la formación de un coágulo, pero en un individuo que padece hemofilia, la ruptura de los capilares dará lugar a una hemorragia continua, que provocará un proceso inflamatorio acompañado de dolor. La persona que sufre este proceso tendrá una sensación inicial de hormigueo y calor en la articulación. A medida que la cápsula articular va llenándose de sangre, se incrementan la inflamación y el dolor, y la capacidad de movimiento va quedando limitada.
Con el paso del tiempo y la repetición de estos episodios, las hemorragias se producirán cada vez con mayor facilidad, y la sangre comenzará a acumularse, provocando daño en el tejido y haciendo que la membrana deje de producir líquido sinovial. La falta de lubricación originará un desgaste de los huesos, y la articulación afectada va a volverse rígida e irá perdiendo estabilidad, más aún cuando el músculo que rodea dicha articulación vaya debilitándose a causa de la inflamación continua y el movimiento anómalo.
Sin el tratamiento adecuado, este proceso degenerativo puede llevar a la pérdida total de función de la articulación, deformaciones y atrofia muscular. Este síndrome se produce principalmente en la rodilla, pero puede aparecer también en codos, tobillos, hombros, cadera y otras zonas del organismo. Además de las articulaciones, hay otras partes del cuerpo que se ven afectadas con mayor frecuencia en los enfermos de hemofilia:
• Ojos.
• Cerebro.
• Garganta.
• Riñones.
• Aparato digestivo.
• Aparato genital.
La hemorragia en los riñones y en el sistema digestivo se manifestará con la aparición de sangre en orina (hematuria) y heces.

Tratamiento

El tratamiento, debe ser inmediato y consiste en al administración del factor coagulante ausente en las primeras señales de sangrado. Es importante considerar que como el factor de coagulación se obtiene de varios donadores de sangre, aunque se trate de una sola transfusión, los hemofílicos enfrentan un alto riesgo de contraer hepatitis, SIDA y otras enfermedades de naturaleza sanguínea, por lo que la sangre donada debe ser certificada y muy bien analizada antes de su administración.
Por ello es importante que todos los hemolíticos sean vacunados contra la hepatitis en los tiempos establecidos por los programas de vacunación y de forma muy especial.
El factor faltante también puede conseguirse por laboratorio, la terapia de reemplazo del factor se debe hacer en el hogar o en hospital, siempre que se sepa cómo hacerlo para no provocar una nueva hemorragia.
Ya que todo sangrado puede convertirse en una situación crítica y emergente, el control de esta enfermedad debe estar a cargo de un profesional especializado en enfermedades de la sangre o sea un médico hematólogo.
En caso de presentar dolor e hinchazón en las articulaciones, se pueden administrar antiinflamatorios, aplicar compresas de hielo, que ayudan además a reducir el sangrado. El hidromasaje puede ayudar a reducir el dolor, pero no debe hacerse con agua caliente o tibia, ya que el calor favorece la hemorragia.
En la nutrición de los enfermos hemolíticos, no deben faltar alimentos y complementos que contengan calcio, niacina y vitaminas C y K, que ayudan en el proceso de coagulación.
Dado que este problema puede ocasionar discapacidad motora, es conveniente que un fisioterapeuta establezca un programa de ejercicios que ayude a mantener la capacidad total de movimientos.

Prevención

La prevención de la hemofilia una vez diagnosticada se basa en evitar los traumatismos por pequeños que sean y acudir al médico inmediatamente en cuanto se presente dolor o haya habido alguna lesión para iniciar el tratamiento lo antes posible, con el objetivo de controlar la hemorragia y de prevenir las complicaciones a largo plazo, en particular en articulaciones y músculos.
Tan pronto como un niño sea diagnosticado de hemofilia, los padres deben tomar precauciones para prevenir o reducir la aparición de hemorragias. La mayoría de las siguientes recomendaciones también pueden aplicarse a los adultos con hemofilia:
– Escoger juguetes blandos con cantos redondeados. La ropa puede ser acolchada si los hematomas son frecuentes cuando el niño aprende a caminar
– Educar a los niños y a sus hermanos, hermanas y amigos sobre la hemofilia desde una edad temprana. Los padres deben estimular el desarrollo normal del niño a través del juego con otros niños
– Seguir el programa de vacunaciones recomendado en su zona, recordando que las inyecciones deben administrarse por vía subcutánea y no intramuscular. Debe aplicarse presión durante 5 minutos tras la inyección
– La vacuna de la hepatitis B es muy recomendable puesto que algunos productos sanguíneos todavía transmiten virus. También se recomienda la vacunación frente a la hepatitis A
– Cepillarse los dientes de forma regular y visitar al dentista periódicamente para prevenir las enfermedades dentales y de las encías. Esto es muy importante puesto que la mala higiene facilita las infecciones y las hemorragias de las encías. Si es posible, elegir un dentista con conocimientos sobre hemofilia. Los suplementos de flúor pueden ser recomendables para prevenir las caries dentales
– Mantener una actividad física regular y activa produce beneficios. Los músculos fuertes soportan mejor las articulaciones y reducen el número de hemorragias. Esto es muy importante en zonas donde los productos sanguíneos no están fácilmente disponibles
– Actividades como la natación, el ciclismo y caminar, que causan relativamente poco estrés sobre las articulaciones son especialmente recomendables, pero se pueden practicar muchos otros deportes. Los deportes de contacto como el boxeo o el rugby no se recomiendan a causa del riesgo de lesión en la cabeza o el cuello
– Pregunte a su médico, fisioterapeuta o enfermera en cuanto a un programa de ejercicios o a consejos para la práctica de un deporte o de actividades para usted y su hijo.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Cáncer Cervicouterino

Cáncer Cervicouterino

El cáncer cervicouterino, una clase común de cáncer en la mujer, es una enfermedad en la cual se encuentra células cancerosas (malignas) en los tejidos del cuello uterino. El cuello uterino es la abertura del útero, el órgano hueco en forma de pera donde se desarrolla el feto, y lo conecta con la vagina (canal de nacimiento).
El cáncer cervicouterino suele crecer lentamente por un período de tiempo. Antes de que se encuentre células cancerosas en el cuello uterino, sus tejidos experimentan cambios y empiezan a aparecer células anormales (proceso conocido como displasia). La prueba de Papanicolaou generalmente encuentra estas células. Posteriormente, las células cancerosas comienzan a crecer y se diseminan con mayor profundidad en el cuello uterino y en las áreas circundantes.

Causas

Los factores de riesgo de cáncer cervical están relacionados con características tanto del virus como del huésped,  incluyen:
  • múltiples compañeros sexuales
  • una pareja masculina con muchas compañeras sexuales presentes o pasados
  • edad temprana en la primera relación sexual
  • elevado número de partos
  • infección persistente con un VPH de alto riesgo (como VPH 16 o 18)
  • infección por VHS tipo II y otras ITSs (como marcadores de promiscuidad sexual)
  • inmunosupresión
  • ciertos subtipos de HLA (antígenos leucocitarios humanos)
  • uso de contraceptivos orales
  • uso de nicotina.
Prácticamente el 100% de los casos de cáncer de cérvix y sus lesiones precursoras  están causadas por la infección  serotipos de alto riesgo del VPH, sobre todo el VPH-16 y el VPH-18. Se trata de un virus de transmisión sexual, y de ahí que la enfermedad sea más frecuente en mujeres promiscuas o que empezaron a tener relaciones sexuales pronto. También explica que sea más frecuente en sujetos inmunodeprimidos, como las mujeres con SIDA. En general, las tasas de progresión de las lesiones precancerosas no son uniformes, y aunque sobre todo VPH 16 está asociado con un riesgo elevado, es difícil predecir la evolución en una persona en particular. El riesgo de desarrollar cáncer depende sólo en parte del subtipo de VPH, ya que también depende del estado inmunológico de la persona y de condiciones ambientales. La progresión hacia carcinoma invasivo, si llega a ocurrir, puede ocurrir en pocos meses o producirse durante más de una década.

Diagnóstico

El diagnóstico de certeza del cáncer de mama requiere el examen microscópico de una muestra del tejido mamario sospechoso (biopsia). La biopsia, sin embargo, es tan sólo el último escalón en una cadena de procedimientos cuyo objetivo en separar los estudios mamarios en dos grupos principales: los que presentan algún grado de sospecha de cáncer y los que no.
La anamnesis (interrogatorio) seguida del examen físico o exploración física de la mama es el primer paso que se da para identificar si hay indicios de enfermedad.
Dentro del interrogatorio es de suma importancia investigar si la paciente tiene familiares directos que han tenido cáncer de mama (madre, hermana), si ha tenido tumores benignos en mama, si su menstruación fue de inicio temprano (12 años o menos) y su menopausia tardía (mayor de 50 años), si ha tomado anticonceptivos, si fuma; ya que todos estos se han identificado de cierta forma como factor de riesgo del cáncer de mama. Después de eso, se debe averiguar si la paciente ha tenido dolor mamario (mastalgia) o ha presentado alguna tumoración.
Posteriormente sigue la exploración física que la paciente la debe autorealizar cada mes. Un médico con experiencia también deberá explorarla al menos cada 6 meses. Se deben buscar tumoraciones, deformidades en piel, en pezones o bien tumoraciones por arriba o abajo de la clavícula o en axila.
A continuación, si ha sido posible obtener algún dato que lo justifique, debe recurrirse a algunas de las siguientes técnicas de diagnóstico por la imagen:
  • Mamografía
  • Ecografía mamaria
  • Resonancia magnética o Imagen de Resonancia Magnética (I.R.M.) o resonancia.
  • Tomografía por emisión de positrones, (T.E.P. o P.E.T.)
De estos procedimientos el más importante, el más específico y el más usado es la mamografía, una radiografía obtenida en un aparato de rayos X que ha sido diseñado especialmente para estudiar las mamas. Otras técnicas, como la galactografía, la neumoquistografía y la neumooncografía, representan variantes de la mamografía en las que se asocian técnicas invasivas para precisar el estudio de determinadas alteraciones.
La ecografía mamaria es un método auxiliar, muy útil en numerosas ocasiones, que en algunas circunstancias puede llegar a ser la principal técnica diagnóstica por la imagen. La principal utilidad consiste en la distinción de la naturaleza sólida o quística de lesiones nodulares identificadas en la mamografía. También es de utilidad en el estudio de mama con un componente glandular importante que condiciona una elevada densidad de la imagen mamogràfica, dificultando la discriminación de posibles lesiones. Permite una medición muy precisa del tamaño de los nódulos mamarios y es de gran utilidad para guiar punciones para obtener material celular o tisular para examen citológico o biópsico que permitan el estudio y diagnóstico histo-patológico.
La resonancia magnética y la T.E.P. (o P.E.T.) tienen importancia en casos concretos y su empleo, en la actualidad, no es rutinario. Sin embargo, las indicaciones de su empleo van ampliándose cada vez más. Las principales indicaciones de la resonancia son el seguimiento de cambios cicatrizales mamarios intensos post quirúrgicos, el estudio de multicecentricidad del cáncer mamario, la valoración de la extensión local para apoyar o contraindicar el tratamiento conservador y el estudio de complicaciones de prótesis mamarias.
Cuando se obtiene una mamografía, el radiólogo examina cuidadosamente las imágenes obtenidas buscando ciertos signos radiológicos que son conocidos como indicadores probables de patología. La imágenes pueden visualizarse de manera analógica, utilizando como soporte una película radiográfica especial para mamografía; o bien de manera digital, utilizando sistemas informáticos.

Síntomas

El cáncer cervicouterino no suele presentar síntomas, hasta que el tumor ha crecido lo suficiente como para provocar un sangrado leve o generar dolor abdominal, inflamación, baja de peso y otras molestias.
Antes de que se encuentren células cancerosas en el cuello uterino o de que se experimenten ciertos síntomas, los tejidos van experimentando cambios y en ellos van apareciendo células anormales en un proceso que se conoce como displasia y las células se detectan generalmente mediante la prueba conocida como Papanicolaou.
Después de invadir el tejido en donde se empiezan a producir, las células cancerosas empiezan a crecer y se diseminan en tejidos más profundos del cuello uterino y órganos cercanos, como la parte superior de la vagina.
Dado que los síntomas se pueden confundir con los de otras enfermedades o irregularidades en el ciclo menstrual, es conveniente realizar el Papanicolaou, para confirmar el diagnóstico, ya que el sangrado también puede ser ocasionado por fibromas u otros tumores uterinos benignos, infecciones o traumatismos.
Los síntomas o señales de alarma pueden ser:
– Hemorragias leves o fuertes.
– Sangrado vaginal anormal entre períodos, después de la relación sexual o después de la menopausia
– Dolor constante en la parte baja del abdomen.
– Irregularidad en los ciclos menstruales, cuando se han manifestado siempre de forma normal.
– Baja de peso.
– inflamación de los ganglios.
– Palpación de bolitas en las ingles, región de los ovarios o parte baja del vientre.
– Flujo vaginal continuo, que puede ser pálido, acuoso, rosado, marrón, con sangre o de olor fétido.
– Malestar general.
Los síntomas del cáncer cervical avanzado pueden ser:
• Dolor de espalda.
• Fracturas óseas.
• Fatiga.
• Sangrado vaginal profuso.
• Fuga o filtración de orina o heces por la vagina.
• Dolor en las piernas.
• Inapetencia.
• Dolor pélvico.
• Inflamación en una sola pierna.
• Pérdida de peso.

Prevención

  1. Un control riguroso periódicamente mediante el examen de Papanicolaou (al menos una vez al año o más frecuente si así lo indica su médico). Para más detalles sobre este examen leer el siguiente artículo: Prueba de Papanicolaou
  2. Evitar los compañeros sexuales promiscuos, especialmente aquellos que frecuentan prostitutas. Estudios han demostrado que el mayor riesgo de contraer cáncer cervicouterino se observa en aquellas comunidades donde los hombres tienen contacto frecuente con prostitutas.
  3. No fumar. El fumado aumenta el riesgo de que las lesiones provocadas por este virus evolucionen hacia cáncer.
  4. Estimular el sistema inmunológico. Para ello es conveniente tener una alimentación muy sana orientada al consumo de sustancias antioxidantes que mejoren su sistema inmunológico. Para ello debe comer mucha fruta y verdura: el tomate, de preferencia cocido es rico en un antioxidante llamado licopeno; brócoli y otros vegetales verdes; frutas y vegetales rojos y amarillos (ricos en betacarotenos). Consumir mucha vitamina C natural (jugo de naranja, limón, tomate, kiwi, fresa, etc.) Consumir alimentos ricos en fibra vegetal. Evitar o comer poco carnes en conserva (jamones y similares) y reducir el consumo de carnes rojas. Consumir alimentos ricos en ácido fólico el cual se encuentra en las hojas verdes (que se deben consumir crudas o poco cocidas). Algunas de las principales fuentes alimentarias de ácido fólico son los vegetales de hojas verdes, el hígado, los granos integrales, los cítricos, las nueces, las legumbres y la levadura de cerveza. También puede consumir el ácido fólico en tabletas. La dosis es de 400 microgramos diarios, para ello puede consumir media tableta de 1mg al día.(lo usual es conseguir tabletas de 1 mg.)
  5. Evitar el estrés dado que éste baja las defensas del organismo. Se pueden utilizar técnicas para ayudar a manejar el estrés tal como el yoga y la meditación.
  6. Hacer ejercicio físico al menos 3 veces por semana (caminar, nadar, etc.). El ejercicio físico estimula el sistema inmunitario de su organismo. Si usted sufre de alguna enfermedad crónica, obesidad o tiene dudas sobre su salud antes de comenzar a hacer ejercicios consulte con su médico. Para mayor información lea el siguiente artículo: Ejercicio: Cómo empezar?
  7. No utilizar anticonceptivos orales como método de planificación. Investigaciones médicas han demostrado que el uso de anticonceptivos orales por más de 5 años puede incrementar el riesgo de carcinoma cervical hasta 4 veces en mujeres infectadas por VPH.
  8. No consuma drogas ni alcohol dado que reducen las defensas de su organismo.
  9. Duerma al menos ocho horas diarias. Si le quita el sueño a su organismo sus defensas bajan.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)

Cáncer de mama

Cáncer de mama

El cáncer de mama es el crecimiento desenfrenado de células malignas en el tejido mamario. Existen dos tipos principales de cáncer de mama, el carcinoma ductal—la más frecuente—que comienza en los conductos que llevan leche desde la mama hasta el pezón y el carcinoma lobulillar que comienza en partes de las mamas, llamadas lobulillos, que producen la leche materna.

Causas

No se conoce exactamente el origen del cáncer de mama. Los factores que pueden aumentar el riesgo de una mujer incluyen herencia, pubertad temprana, embarazo tardío, obesidad y factores relacionados con el estilo de vida como consumo excesivo de alcohol y tabaquismo. El factor de riesgo más grande del cáncer de mama es la edad, simplemente el envejecimiento. La mayoría de los cánceres de mama ocurren en mujeres de más de 50 años y las mujeres de más de 60 años son las que tienen el riesgo más alto.
El riesgo de que una mujer desarrolle cáncer de mama aumenta si su madre, hermana, hija o dos o más parientes cercanos, como primas, tienen antecedentes de cáncer de mama, especialmente en la juventud. Sin embargo, el 85% de las mujeres que desarrollan cáncer de mama NO tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

Diagnóstico

El diagnóstico de certeza del cáncer de mama requiere el examen microscópico de una muestra del tejido mamario sospechoso (biopsia). La biopsia, sin embargo, es tan sólo el último escalón en una cadena de procedimientos cuyo objetivo en separar los estudios mamarios en dos grupos principales: los que presentan algún grado de sospecha de cáncer y los que no.
La anamnesis (interrogatorio) seguida del examen físico o exploración física de la mama es el primer paso que se da para identificar si hay indicios de enfermedad.
Dentro del interrogatorio es de suma importancia investigar si la paciente tiene familiares directos que han tenido cáncer de mama (madre, hermana), si ha tenido tumores benignos en mama, si su menstruación fue de inicio temprano (12 años o menos) y su menopausia tardía (mayor de 50 años), si ha tomado anticonceptivos, si fuma; ya que todos estos se han identificado de cierta forma como factor de riesgo del cáncer de mama. Después de eso, se debe averiguar si la paciente ha tenido dolor mamario (mastalgia) o ha presentado alguna tumoración.
Posteriormente sigue la exploración física que la paciente la debe auto realizar cada mes. Un médico con experiencia también deberá explorarla al menos cada 6 meses. Se deben buscar tumoraciones, deformidades en piel, en pezones o bien tumoraciones por arriba o abajo de la clavícula o en axila.
Seguidamente,  si ha sido posible obtener algún dato que lo justifique, debe recurrirse a algunas de las siguientes técnicas de diagnóstico por la imagen:
  • Mamografía
  • Ecografía mamaria
  • Resonancia magnética o Imagen de Resonancia Magnética (I.R.M.) o resonancia.
  • Tomografía por emisión de positrones, (T.E.P. o P.E.T.)
De estos procedimientos el más importante, el más específico y el más usado es la mamografía, una radiografía obtenida en un aparato de rayos que ha sido diseñado especialmente para estudiar las mamas. Otras técnicas, como la galactografía, la neumoquistografía y la neumooncografía, representan variantes de la mamografía en las que se asocian técnicas invasivas para precisar el estudio de determinadas alteraciones.
La ecografía mamaria es un método auxiliar, muy útil en numerosas ocasiones, que en algunas circunstancias puede llegar a ser la principal técnica diagnóstica por la imagen. La principal utilidad consiste en la distinción de la naturaleza sólida o quística de lesiones nodulares identificadas en la mamografía. También es de utilidad en el estudio de mama con un componente glandular importante que condiciona una elevada densidad de la imagen mamogràfica, dificultando la discriminación de posibles lesiones. Permite una medición muy precisa del tamaño de los nódulos mamarios y es de gran utilidad para guiar punciones para obtener material celular o tisular para examen citológico o biópsico que permitan el estudio y diagnóstico histo-patológico.
La resonancia magnética y la T.E.P. (o P.E.T.) tienen importancia en casos concretos y su empleo, en la actualidad, no es rutinario. Sin embargo, las indicaciones de su empleo van ampliándose cada vez más. Las principales indicaciones de la resonancia son el seguimiento de cambios cicatrizales mamarios intensos post quirúrgicos, el estudio de multicecentricidad del cáncer mamario, la valoración de la extensión local para apoyar o contraindicar el tratamiento conservador y el estudio de complicaciones de prótesis mamarias.
Cuando se obtiene una mamografía, el radiólogo examina cuidadosamente las imágenes obtenidas buscando ciertos signos radiológicos que son conocidos como indicadores probables de patología. Las imágenes pueden visualizarse de manera analógica, utilizando como soporte una película radiográfica especial para mamografía; o bien de manera digital, utilizando sistemas informáticos.
Bandanas Solidarias Proyecto de Bandanas Solidarias: símbolo de la lucha contra el cáncer de mama

Síntomas

Diversas investigaciones han encontrado un grupo de factores de riesgo, o circunstancias, que hacen a una persona más propensa para desarrollar el tumor.
Edad: el riesgo aumenta con la edad. La mayoría de cánceres de mama se produce sobre los 50 años; a los 60 el riesgo es más elevado y resulta muy poco frecuente por debajo de los 35 años, aunque también es posible.
Sexo: las mujeres son las más propensas a desarrollar cáncer de mama. Los hombres también pueden sufrirlo, pero la probabilidad es de uno por cada cien mujeres.
Antecedentes familiares: las posibilidades aumentan si una hermana, madre o hija ha sufrido esta enfermedad. Además este riesgo se eleva si el familiar que ha padecido cáncer lo ha hecho antes de la menopausia, o si ha afectado a los dos senos.
Haber sufrido otro cáncer: el riesgo de cáncer de mama aumenta si se ha sufrido previamente otro cáncer, especialmente de ovario o de colon, o un carcinoma lobular o ductal in situ (dos tipos de tumor maligno que aparecen en los lóbulos o en los conductos galactóforos de los senos, o conductos mamarios). Otro posible factor de riesgo es una hiperplasia benigna, una especie de tumor no maligno, que altera el tejido del seno.
Menopausia tardía (posterior a los 55 años)
No haber tenido hijos, o el primer parto a partir de los 30 años.
Factores medioambientales: se está investigando la posible influencia de pesticidas, campos electromagnéticos o contaminantes en agua y comida.
Estilo de vida: algunas investigaciones han hallado un posible vínculo entre el consumo de alcohol y el desarrollo de cáncer de mama.
Obesidad : A pesar de no tener ninguna constatación científica definitiva, muchos investigadores indican que seguir una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras, así como practicar ejercicio físico de forma regular pueden ayudar a prevenir la aparición del cáncer de mama.
Estrés: Una vida activa hasta límites excesivos no es conveniente ni beneficiosa. Llevar una vida estresante es nocivo para la salud y, en consecuencia, puede favorecer la aparición de enfermedades
THS: Ciertos investigadores indican que a partir de los 10 años con terapia hormonal sustitutiva (THS) puede aumentar el riesgo de cáncer, mientras que otros destacan que no importa durante cuánto tiempo se ha tomado en el pasado, puesto que el riesgo de cáncer existe entre las que siguen la terapia hormonal, no entre las que la siguieron en un pasado.

Tratamiento

Hay diferentes tratamientos disponibles para los pacientes con cáncer de mama. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento actualmente usado) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de tratamientos consiste en un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre nuevos tratamientos para pacientes de cáncer. Cuando los ensayos clínicos muestran que un nuevo tratamiento es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar. Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo para pacientes que no han comenzado un tratamiento.
Se usan cuatro tipos de tratamiento estándar.
1. Cirugía
La mayoría de los pacientes con cáncer de mama se someten a cirugía a fin de extirpar el cáncer de la mama. Generalmente se extirpan algunos de los ganglios linfáticos de abajo del brazo y se observan bajo un microscopio para verificar si contienen células cancerosas.
Cirugía conservadora de la mama, una operación para extirpar el cáncer, pero no la mama misma. Incluye los siguientes procedimientos:
Lumpectomía: cirugía para extirpar el tumor (masa) y una pequeña cantidad de tejido normal alrededor del mismo.
Mastectomía parcial: cirugía para extirpar la parte de la mama que tiene cáncer y algo del tejido normal que la rodea. Este procedimiento también se llama mastectomía segmentaria.
A las pacientes tratados con cirugía conservadora de la mama, también se les puede extirpar algunos de ganglios linfáticos de abajo del brazo para someterlos a biopsia. Este procedimiento se llama disección de ganglio linfático. Se puede realizarse al mismo tiempo que la cirugía conservadora de la mama o después. La disección de ganglio linfático se realiza a través de una incisión separada.
Otros tipos de cirugía incluyen los siguientes procedimientos:
Mastectomía total: cirugía para extirpar toda la mama que contiene cáncer. También se pueden extraer algunos de los ganglios linfáticos de abajo del brazo para observarlos bajo un microscopio y verificar si hay signos de cáncer. Este procedimiento también se llama mastectomía simple. Esto se realiza a través de una incisión separada.
Mastectomía radical modificada: cirugía para extirpar toda la mama que tiene cáncer, la mayoría de los ganglios linfáticos de abajo del brazo, el revestimiento de los músculos pectorales y, a veces, parte de los músculos de la pared del pecho.
Mastectomía radical: cirugía para extirpar la mama que contiene cáncer, los músculos de la pared del pecho de abajo de la mama y todos los ganglios linfáticos de abajo del brazo. Este procedimiento a veces se llama mastectomía radical de Halsted.
Incluso si el médico extirpa todo el cáncer que se puede ver en el momento de la cirugía, algunos pacientes pueden recibir radioterapia, quimioterapia o terapia hormonal después de la cirugía para destruir todas las células cancerosas que queden. El tratamiento administrado después de la cirugía para aumentar las posibilidades de curación se llama terapia adyuvante.
Si la paciente va a tener una mastectomía, se puede considerar la reconstrucción de la mama (cirugía para reconstruir la forma de una mama después de la mastectomía). La reconstrucción de mama puede hacerse en el momento de la mastectomía o después. La reconstrucción puede realizarse con el propio tejido (no de la mama) de la paciente o mediante el uso de implantes rellenos con un gel salino o de silicona.
2. Radioterapia
La radioterapia es un tratamiento para el cáncer en el que se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa usa una máquina fuera del cuerpo que envía radiación al área donde se encuentra el cáncer. La radioterapia interna usa una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente dentro del cáncer o cerca del mismo. La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que está siendo tratado.
3. Quimioterapia
La quimioterapia es un tratamiento del cáncer en el que se usan medicamentos para interrumpir el crecimiento de las células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o impidiendo su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra por boca o se inyecta en una vena o músculo, los medicamentos ingresan a la corriente sanguínea y afectan a células cancerosas de todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en la columna vertebral, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente las células cancerosas de esas áreas (quimioterapia regional). La forma en que se administre la quimioterapia depende del tipo y el estadio del cáncer que se está tratando.
4. Terapia hormonal
La terapia hormonal es un tratamiento del cáncer por el que se extraen las hormonas o se bloquea su acción, y se impide el crecimiento de las células cancerosas. Las hormonas son sustancias elaboradas por las glándulas del cuerpo que circulan por la corriente sanguínea. Algunas hormonas pueden hacer crecer ciertos cánceres. Si las pruebas muestran que las células cancerosas ofrecen sitios donde pueden adherirse las hormonas (receptores) se utilizan medicamentos, cirugía o radioterapia para reducir la producción de hormonas o impedir que funcionen. La hormona estrógeno, que hace crecer algunos cánceres de mama, es elaborada en su mayor parte por los ovarios. El tratamiento para impedir que los ovarios elaboren estrógeno se llama ablación ovárica.
La terapia hormonal con tamoxifeno a menudo se suministra a pacientes con estadios tempranos de cáncer de mama y a pacientes con cáncer metastático de mama (cáncer que se ha diseminado hasta otras partes del cuerpo). La terapia hormonal con tamoxifeno o estrógenos puede actuar sobre las células de todo el cuerpo y puede aumentar la posibilidad de padecer cáncer del endometrio. Las mujeres que toman tamoxifeno deben someterse a un examen pélvico todos los años para verificar si hay signos de cáncer. Todo sangrado vaginal que no sea sangrado menstrual debe comunicarse a un médico tan pronto como sea posible.
La terapia hormonal con un inhibidor de la aromatasa se administra a algunas mujeres posmenopáusicas que padecen de cáncer de mama hormonodependiente. El cáncer de mama hormonodependiente necesita de la hormona estrógeno para crecer. Los inhibidores de la aromatasa disminuyen el estrógeno en el cuerpo porque impiden que una enzima llamada aromatasa convierta el andrógeno en estrógeno.
Ciertos inhibidores de la aromatasa pueden usarse para el tratamiento del cáncer de mama en un estadio temprano como terapia adyuvante o después de dos años o más de tamoxifeno. Los inhibidores de la aromatasa se están probando en ensayos clínicos para compararlos con la terapia hormonal con tamoxifeno en el tratamiento del cáncer de mama metastásico.
Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.
En la presente sección del sumario se hace referencia a tratamientos en evaluación en ensayos clínicos, pero tal vez no se mencionen todos los tratamientos nuevos que se están considerando. Para mayor información en inglés sobre ensayos clínicos, consultar el portal de Internet del NCI.
Biopsia del ganglio linfático centinela seguida de cirugía.
La biopsia del ganglio linfático centinela es un procedimiento para extraer el ganglio linfático centinela durante una cirugía. El ganglio linfático centinela es el primer ganglio que recibe el drenaje linfático de un tumor y es el primer ganglio linfático donde es posible que el cáncer se disemine desde el tumor. Se inyecta una sustancia radioactiva o un tinte azul cerca del tumor. La sustancia o el tinte fluye a través de los conductos linfáticos hasta los ganglios linfáticos. Se extrae el primer ganglio que recibe la sustancia o el tinte. Un patólogo observa el tejido bajo un microscopio para verificar si hay células cancerosas. Cuando no se detectan células cancerosas, puede no ser necesario extraer más ganglios linfáticos. Después de la biopsia del ganglio linfático centinela, el cirujano extirpa el tumor (cirugía conservadora de la mama o mastectomía).
Dosis alta de quimioterapia con trasplante de células madre.
La dosis alta dosis de quimioterapia con trasplante de células madre es una forma de administrar dosis de altas de quimioterapia y reemplazar las células generadoras de sangre destruidas por el tratamiento del cáncer. Las células madre (células sanguíneas inmaduras) se extraen de la sangre o la médula ósea del mismo paciente o un donante, y se congelan y almacenan. Después de finalizar la quimioterapia, las células madre guardadas se descongelan y se reinyectan al paciente mediante una infusión. Estas células madre reinyectadas crecen (y restauran) las células sanguíneas en el cuerpo.
Algunos estudios han mostrado que con las dosis altas de quimioterapia seguidas de un trasplante de células madre no se obtienen mejores resultados que con la quimioterapia estándar en el tratamiento del cáncer de mama. Los médicos han decidido que, por ahora, las dosis altas de quimioterapia solo deben probarse en los ensayos clínicos. Antes de participar en un estudio de este tipo, las mujeres deben consultar con sus médicos sobre los efectos secundarios graves, incluso la muerte, que pueden causar las dosis altas de quimioterapia.
Anticuerpos monoclonales como terapia adyuvante
La terapia con anticuerpos monoclonales es un tratamiento para el cáncer que usa anticuerpos producidos en el laboratorio a partir de un tipo único de células del sistema inmunitario. Estos anticuerpos pueden identificar sustancias en las células cancerosas o sustancias normales del cuerpo que pueden ayudar a crecer las células cancerosas. Los anticuerpos se adhieren a las sustancias y destruyen las células cancerosas, impiden su crecimiento o previenen que se diseminen. Los anticuerpos monoclonales se administran por infusión. Pueden usarse solos o para llevar medicamentos, toxinas o material radiactivo directamente hasta las células cancerosas. Los anticuerpos monoclonales también se pueden usar en combinación con la quimioterapia como terapia adyuvante.
El trastuzumab (Herceptina) es un anticuerpo monoclonal que bloquea los efectos del factor de crecimiento de la proteína HER2, la cual transmite señales de crecimiento a las células cancerosas de la mama. Cerca de un cuarto de los pacientes con cáncer de mama tienen tumores que pueden ser tratados con trastuzumab combinado con quimioterapia.
Inhibidores de la tirosina cinasa como terapia adyuvante
Los inhibidores de la tirosina cinasa son medicamentos de terapia dirigida que bloquean las señales que los tumores necesitan para crecer. Se pueden usar inhibidores de la tirosina cinasa combinados con otros medicamentos como terapia adyuvante.
El lapatinib es un inhibidor de la tirosina cinasa que bloquea los efectos de la proteína HER2 y otras proteínas del interior de las células tumorales. Se puede usar para tratar a las pacientes con cáncer de mama positivo al HER2 que ha empeorado después del tratamiento con trastuzumab.
Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico.
Para algunos pacientes, quizás la mejor elección de tratamiento sea participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.
Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.
Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.
Los pacientes pueden entrar a formar parte de los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.
Algunos ensayos clínicos sólo incluyen a pacientes que todavía no recibieron tratamiento. Otros ensayos prueban los tratamientos para los pacientes cuyo cáncer no ha mejorado. También hay ensayos clínicos que prueban nuevas maneras de impedir que el cáncer recurra (vuelva) o de reducir los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.
Los ensayos clínicos tienen lugar en muchas partes del país. Consultar la sección sobre Opciones de Tratamiento para encontrar enlaces en inglés a los ensayos clínicos que se realizan actualmente. Estos se han recuperado de la base de datos de ensayos clínicos del NCI.
Pueden necesitarse pruebas de seguimiento.
Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer pueden repetirse. Algunas pruebas se repiten para asegurarse de que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento pueden basarse en los resultados de estas pruebas. Esto a veces se llama reestadificicación.
Algunas de las pruebas seguirán repitiéndose esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si su afección ha cambiado o si el cáncer ha recurrido (volvió). Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos.
Opciones de tratamiento para cáncer de seno (mama) recidivante
El tratamiento del cáncer de mama recidivante (cáncer que volvió después de terminar el tratamiento) en la mama o la pared del pecho puede incluir los siguientes procedimientos:
• Cirugía (mastectomía radical o radical modificada), radioterapia o ambas.
• Quimioterapia sistémica o terapia hormonal.
• Participación en un ensayo clínico de trastuzumab (Herceptina) combinado con quimioterapia sistémica.
Opciones de tratamiento para el cáncer del seno (mama) inflamatorio
El tratamiento del cáncer de mama inflamatorio puede incluir los siguientes procedimientos:
• Quimioterapia sistémica.
• Quimioterapia sistémica seguida de cirugía (cirugía conservadora de la mama o mastectomía total), con disección de ganglio linfático seguida por radioterapia. Puede administrarse terapia sistémica adicional (quimioterapia, terapias hormonales o ambas).
• Participación en ensayos clínicos que evalúan medicamentos nuevos contra el cáncer, combinaciones nuevas de medicamentos y formas nuevas de administrar tratamientos.

Prevención

• Cuida tu salud. Es esencial.
Términos médicos explicados de forma sencilla:
Las células grasa producen una hormona denominada estrógenos. Antes de la menopausia, la mayor parte de los estrógenos son secretadas (eliminadas) por los ovarios. Pero después de la menopausia, los ovarios dejan de ejercer dicha función por lo que es más fácil llegar a tener un exceso de estrógeno después de la menopausia. Lógicamente a mayor nivel de grasas que tenemos en el cuerpo, mayor será la posibilidad de que tengamos exceso de estrógenos. El exceso de estrógeno (producido por el exceso de células grasa) aumenta considerablemente el riesgo de cáncer de mama.
El exceso de grasa del vientre representa un mayor riesgo de cáncer de mama en comparación con la de las caderas o extremidades.
Por lo tanto:
o Intentar estar delgada, pero sin pasarse, nunca con una delgadez por debajo de lo normal.
o Evitar la vida sedentaria. La vida sedentaria aumenta el riesgo de cáncer de mama. Para reducir el riesgo de cáncer son necesarios, diariamente, durante al menos 5 días a la semana, entre 35 minutos y una hora de actividad física.
o Que no falte la vitamina D. La deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de cáncer de mama. Para prevenir el cáncer de mama comer alimentos ricos en vitamina D y exponerse al sol unos minutos diarios, preferiblemente por la mañana. Cuidado, la sobreexposición al sol puede ser peor.
o Comer alimentos con menos grasas. Al hablar de grasas nos referimos a las grasas animal (carnes rojas, huevos, manteca, lechón, leche cremosa, embutidos, pescados grasos, etc.) Los alimentos grasos no deben exceder del 25 al 30% de calorías de nuestra dieta. Los alimentos ricos en fibras ayudan a protegernos. Las vitaminas A, C y E también ayudan.
• Evitar tomar más de una bebida alcohólica al día.
Si toma, que no sea más de una bebida (una copa). El riesgo aumenta cuando toma más.
• Cuidado con los anticonceptivos orales.
Estudios sugieren que los anticonceptivos orales podrían aumentar el riesgo de cáncer de mama. Igualmente, una vez cesa el uso de píldoras anticonceptivas el riesgo disminuye. Pueden considerarse otros métodos anticonceptivos, especialmente si está en mayor riesgo conocido.
• La lactancia materna ayuda.
Amamante a sus bebés durante por lo menos seis meses, y muy recomendablemente al menos un año. Los estudios parecen bastante convincentes en el hecho de que las madres que amamantan reducen su riesgo de cáncer de mama.
• Cuidado con los tratamientos de reemplazo hormonal (TRH), cada vez más comunes para evitar los síntomas de la menopausia, pueden aumentar su riesgo de cáncer de seno.
• Sométase periódicamente a exámenes médicos preventivos. Suele haber un largo período “silencioso” entre la etapa de iniciación del cáncer de mama y la aparición de síntomas, los exámenes preventivos intentan encontrar el cáncer en esta etapa, cuando es más fácil tratarla con éxito. Una vez al año haz una mamografía, y aprenda a hacerse un autoexamen mensual.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Cáncer de testículo

Cáncer de testículo

El cáncer de testículo es una enfermedad en la que las células se hacen malignas (cancerosas) en uno o en ambos testículos.
Los testículos (también llamados testes o gónadas) son un par de glándulas sexuales masculinas. Ellos producen y almacenan los espermatozoides y son también la fuente principal de testosterona (las hormonas masculinas) en los hombres. Estas hormonas controlan el desarrollo de los órganos reproductores y de otras características físicas masculinas. Los testículos están situados bajo el pene en una bolsa, una especie de saco, llamada escroto.
Dadas las características de las células del tumor, el cáncer de testículo puede clasificarse generalmente en dos tipos: seminoma y no seminoma. Otros tipos de cáncer de testículo son poco comunes y no se abarcan en este documento. Los seminomas pueden ser uno de tres tipos: clásico, anaplásico o espermatocítico. Los tipos de tumores no seminomatosos incluyen el coriocarcinoma, carcinoma embrionario, teratoma y tumores de saco vitelino. Los tumores testiculares pueden contener células de seminoma y de no seminoma.

Causas

• La criptorquidia: En condiciones normales los testículos formados en el abdomen, emigran hasta el escroto. Pero en el caso de sufrir criptorquidia los testículos del feto no descienden hasta el escroto desde el abdomen. En otros casos, el testículo comienza el descenso, pero queda trabado en el área de la ingle.
Una historia familiar de cáncer testicular: Es un tipo de cáncer que se suele presentar en varios casos de la familia, casi nunca sólo en un individuo de la misma.
La profesión puede ser un factor de riesgo, si es que el individuo se ve expuesto continuamente a ciertos productos químicos (carbón, petróleo, gas, curtidos, licores, etc.) o si se expone de forma prolongada a temperaturas de frió o calor extremas.
El riesgo de padecer este tipo de cáncer es mayor entre los infectados por el HIV, o que han desarrollado el sida. Otras infecciones no se han podido relacionar, como tampoco el hecho de haber padecido lesiones testiculares.
El carcinoma in situ no produce masa ni provoca síntomas, pero casi siempre deriva hacia un cáncer. Asimismo, el hecho de haber desarrollado cáncer en un testículo es un factor de riesgo alto de desarrollarlo en el otro testículo.

Diagnóstico

Una autoexploración puede detectar la presencia de un posible crecimiento o tumor dentro del escroto. El descuido en la rapidez de acudir al médico para ver si el dolor está o no asociado al crecimiento es muy desaconsejable. Por lo tanto si se descubre un bulto visite a su médico sin esperar. Para confirmar el diagnóstico se le realizará un examen con ultrasonidos.
Un tumor en un testículo es casi siempre maligno (cancerígeno), pero se requiere el examen de un médico para determinar o asegurar que el tumor es tal. Otros problemas que afectan a los testículos y escroto pueden producir un bulto que parece similar a los tumores pero que no tienen importancia (ver Epididimitis, Masas escrotales, Hidrocele, Varicocele, Orquitis).
Si tiene un tumor en un testículo será necesaria una extirpación quirúrgica. Si el tumor es maligno, será necesario realizar pruebas de sangre, rayos X, y otros

Síntomas

Muchos tipos de cáncer de testículo no manifiestan síntomas claros hasta llegar a las etapas en que ya se ha producido la propagación del mismo a otros órganos; e incluso en otros casos la sintomatología puede llevar a confusión con otras enfermedades diferentes.
  • El síntoma más claro es la aparición en un testículo de una masa o abultamiento que no suele causar dolor ni incomodidad; o un estiramiento o hinchazón en la zona testicular. Otra sintomatología es la sensación de pesadez o dolor en el abdomen inferior, o en el escroto.
  • El crecimiento de las mamas (ginecomastia) es un síntoma que muy pocas veces se suele encontrar. Tal crecimiento se debe a que ciertos tipos de tumores segregan altos niveles de la hormona gonadotropina coriónica, que afecta al desarrollo de las mamas.
  • A veces no se presenta ninguna sintomatología, detectándose la enfermedad tan sólo como consecuencia de las exploraciones motivadas por otra patología.
También existen muchas patologías muy diferentes de las cancerosas que pueden producir sintomatologías parecidas a las del cáncer testicular. La inflamación de los testículos (orquitis) puede resultar dolorosísima. Esta enfermedad está causada, entre otras, por infecciones bacterianas o virales; un factor de riesgo puede ser la contracción de una parotiditis durante la etapa adulta.

Tratamiento

Casi todos los hombres con cáncer de testículo comienzan el tratamiento con una cirugía para extraer el testículo que tiene cáncer. Esta cirugía se llama Orquidectomía inguinal radical. La extracción del testículo le permite a su médico determinar el tipo de células cancerosas que tiene. También le ayuda a planificar cualquier otro tratamiento que usted podría necesitar.
El tratamiento después de la cirugía podría incluir:
  1. Espera vigilante. Es posible que pueda esperar y prestar atención para ver qué sucede. Durante la espera vigilante, usted se realizará chequeos regulares con su médico para asegurarse de que el cáncer haya desaparecido.
  2. Quimioterapia. Consiste en recibir medicamentos potentes que destruyen cualquier célula cancerosa que quede después de la cirugía.
  3. Radioterapia. Esta es una dosis alta de rayos X utilizada para destruir las células cancerosas. Se utiliza, principalmente, para tratar un tipo de cáncer que se llama seminoma pero, a veces, se la utiliza después de la cirugía para destruir las células cancerosas restantes. La radioterapia también puede utilizarse para tratar el cáncer que se propaga más allá de los testes.
  4. Cirugía adicional para extraer los ganglios linfáticos. Esta cirugía se llama disección de los ganglios linfáticos retro peritoneales (RPLND, por sus siglas en inglés).
A menudo, se utiliza la quimioterapia para el cáncer que se ha propagado a otras partes del cuerpo. En algunos casos, se utiliza la cirugía para extraer ese tipo de cáncer.
El cáncer de testículo tiene altas probabilidades de curarse cuando se lo detecta en forma temprana. Incluso cuando se lo detecta en una etapa avanzada, se lo considera muy curable.

Prevención

– No descuidar las enfermedades testiculares

– Alimentación balanceada (no exceso de grasa y mas frutas y vegetales)

– Tomar 8 vasos de agua pura

– Hacer ejercicio

– Hacerse la autoexploración por lo menos una vez por mes, mejor si es después de un baño de agua caliente (ya que el escroto esta relajado). Con el objetivo de ver si no hay masas extrañas y que estén del mismo tamaño.

Prevención

– No descuidar las enfermedades testiculares
– Alimentación balanceada (no exceso de grasa y mas frutas y vegetales)
– Tomar 8 vasos de agua pura
– Hacer ejercicio
– Hacerse la autoexploración por lo menos una vez por mes, mejor si es después de un baño de agua caliente (ya que el escroto esta relajado). Con el objetivo de ver si no hay masas extrañas y que estén del mismo tamaño.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)

Cáncer de próstata

Cáncer de próstata

Es un tumor maligno que se desarrolla a nivel de la próstata. Se denomina cáncer de próstata al que se desarrolla en uno de los órganos glandulares del sistema llamado próstata. El cáncer se produce cuando algunas células prostáticas mutan y comienzan a multiplicarse descontroladamente. Éstas también podrían propagarse desde la próstata a otras partes del cuerpo, especialmente los huesos y los ganglios linfáticos originando una metástasis. Su frecuencia está aumentando.

Causas

Sobre la base de las observaciones epidemiológicas se han sugerido cuatro causas principales del cáncer prostático:
  • Factores genéticos: Aunque existen indicios que involucran a los factores genéticos en la causa del cáncer prostático, es difícil separar estos factores de los factores ambientales. Estudios genéticos han mostrado que existe un gen específico del cromosoma 1 ó gen HPC-1 que aumenta la probabilidad de contraer cáncer de próstata.
  • Factores hormonales: Varias estudios han sugerido que los factores hormonales pueden tener importancia en el desarrollo del cáncer de próstata. Éstos incluyen:
  1. La dependencia de las hormonas andrógenos (masculinas) de la mayoría de los cánceres de próstata.
  2. El hecho de que el cáncer prostático no aparece en los eunucos.
  3. El hecho de que el cáncer prostático puede ser inducido en ratas mediante la administración crónica de estrógenos y andrógenos (hormonas femeninas y masculinas).
  4. La frecuente asociación de cáncer prostático con áreas de atrofia prostática esclerótica.
  • Factores ambientales: Quienes emigran de regiones de baja incidencia a regiones de alta incidencia mantienen una baja incidencia de cáncer prostático durante una generación y luego adoptan una incidencia intermedia. También se han identificado varios factores ambientales que podrían ser promotores del cáncer de próstata. Éstos incluyen:
– Dieta alta en grasas animales.
– La exposición al humo del escape de los automóviles.
– La polución del aire, cadmio, fertilizantes y sustancias químicas en las                 industrias de la goma, imprenta, pintura y naval.
  • Agentes infecciosos: Se ha considerado que los agentes infecciosos transmitidos por vía sexual podrían causar cáncer prostático, sin embargo, los estudios epidemiológicos, virológicos e inmunológicos han brindado resultados contradictorios. Los estudios epidemiológicos han sugerido un aumento en el riesgo de cáncer prostático asociado con un mayor número de compañeros sexuales, una historia previa de enfermedad de transmisión sexual, frecuencia del acto sexual, relación con prostitutas y edad temprana de comienzo de la actividad sexual.
En contraste, otros estudios han sugerido que existe un mayor riesgo de cáncer prostático asociado con la represión de la actividad sexual, como un comienzo en edad más tardía, un pico más temprano y una cesación prematura de la actividad sexual. Por otra parte, algunos trabajos han mostrado un mayor riesgo entre los pacientes que nunca estuvieron casados y un riesgo aún mayor entre aquellos que tuvieron niños, pero otros estudios no han mostrado una correlación significativa con el estado marital o con el número de hijos. De forma similar, los estudios de potenciales agentes infecciosos no han brindado resultados concluyentes, como tampoco proporcionan pruebas concretas para una causa infecciosa de cáncer prostático.

Diagnóstico

Algunas pruebas para examinar la próstata y la sangre se emplean para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de la próstata.
Las siguientes pruebas y procedimientos pueden ayudar a detectar el cáncer de la próstata:
  1. Examen digital rectal (EDR): Consiste en un examen del recto mediante el cual el médico o la enfermera inserta un dedo enguantado y lubricado dentro del recto y palpa la próstata a través de la pared rectal en busca de nódulos o áreas anormales.
  2. Antígeno prostático específico (APE): Es una prueba de laboratorio que mide las concentraciones del APE en una muestra de sangre. El APE es una sustancia producida por la próstata que se puede encontrar en mayor cantidad en la sangre de varones que tienen cáncer de la próstata. La concentración de APE también puede encontrarse elevada en varones que sufren una infección o una inflamación de la próstata, o que tienen un HPB (un aumento de tamaño de la próstata de origen no canceroso).
  3. Ecografía transrectal: Es un procedimiento mediante el cual se inserta una sonda que tiene el tamaño de un dedo para examinar la próstata. La sonda se utiliza para hacer rebotar las ondas de sonido contra los tejidos internos de la próstata (ecografía). Estas ondas de sonido crean ecos, los cuales son usados por una computadora para generar una imagen denominada ecograma. La ecografía transrectal también se puede usar durante una biopsia.
  4. Biopsia: Un patólogo examina la muestra en busca de células cancerosas y determina la puntuación de Gleason. Esta puntuación de Gleason va desde 2 hasta 10 y describe la posibilidad que tiene el tumor para diseminarse. Cuanto más baja la puntuación, menor la probabilidad de diseminación del tumor. Existen dos tipos de procedimientos de biopsia que se emplean para diagnosticar el cáncer de la próstata.
o Biopsia transrectal: Consiste en la extracción de tejido de la                               próstata durante la cual se inserta una aguja fina a través del recto                         hasta la próstata y se extrae una muestra del tejido prostático. Este                       procedimiento se suele practicar con ecografía transrectal para                             ayudar a guiar la aguja. Un patólogo examina el tejido al                                             microscopio en busca de células cancerosas.
o Biopsia transperineal: Se extrae una muestra de tejido prostático                   al insertar una aguja fina a través de la piel entre el escroto y el recto                   hasta la próstata. Un patólogo examina el tejido al microscopio en                         busca de células cancerosas.
Ciertos factores afectan el pronóstico (la probabilidad de                                           recuperación) y las opciones de tratamiento.
El pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de lo siguiente:
• El estadio del cáncer (ya sea que afecte parte de la próstata, que involucre toda la glándula o que se haya extendido a otras partes del organismo).
• La edad y la salud general del paciente.
• Si el cáncer ha sido recién diagnosticado o ha regresado.
El pronóstico depende también de la puntuación de Gleason y el índice de APE.

Síntomas

En las primeras etapas del cáncer de próstata no suelen darse muchos síntomas.
Los síntomas más frecuentes son:
– Necesidad de orinar frecuentemente y, sobre todo, por la noche.
– Dificultad para comenzar la micción o detenerla.
– Incapacidad para orinar.
– Interrupción del flujo de orina o débil.
– Micción dolorosa o sensación de quemazón.
– Dificultad para tener una erección.
– Eyaculación dolorosa.
– Sangre en orina o semen.
– Dolor frecuente o sensación de tensión en la parte inferior del abdomen, en caderas o en la parte superior de los muslos.
Cualquiera de estos síntomas pueden presentarse cuando existe cáncer pero también con cualquier otro problema menos serio. En realidad, es mucho más frecuente que cualquiera de estas molestias esté relacionada con la prostática benigna  hipertrofia que con el cáncer, por lo que no debe cundir el pánico si se presentan, pero es conveniente consultar con su médico.
La próstata está situada justo por delante del recto, de modo que la manera más fácil de observarla con detalle consiste en introducir una sonda de ultrasonidos en los primeros centímetros del recto, a través del ano. La ecografía transrectal informa del volumen, forma y contenido de la próstata. Si se aprecia algo con posibilidades de ser un tumor, se practica una biopsia mediante la inserción de una aguja, también a través del ano.

Tratamiento

Si se ha diagnosticado cáncer de próstata, se  debe conocer las diferentes opciones de tratamientos. La selección del tratamiento dependerá del tipo de cáncer  y de su extensión, y principalmente de las prioridades personales después de considerar los beneficios y los inconvenientes, la edad y estado de salud, pues cuanto mejor el estado de salud, menos tratamientos extremos se requieren, incluso es probable que no se requiera ningún tratamiento.
Las conductas agresivas como la biopsia pueden paradójicamente ocasionar metástasis y es prudente evitarlas. También hay que recordar que los tratamientos extremos deterioran la calidad de vida y pueden además deteriorar también la salud del paciente, afectando su resistencia.
Actualmente la velocidad del PSADI (PSADI velocity índex) permite tener una idea aproximada de la velocidad de crecimiento del cáncer por lo cual la medición del PSADI hace parte del C.M.P. -Próstata.
Los tratamientos para cáncer de próstata más recientes son:
  • Observación: Consiste en la observación del paciente sin suministrar tratamiento alguno hasta que aparezcan o se acentúen los síntomas. Está indicada en  casos incipientes, en pacientes muy sanos cuya calidad de vida se afectaría considerablemente con los tratamientos, en ancianos cuyas expectativas de vida sean muy reducidas,  y naturalmente, si los deseos del paciente así lo exigen.
  • CirugíaLinfadenectomía pélvica: Consiste en remover los nódulos linfáticos en la pelvis, los cuales son examinados con microscopio inmediatamente. Si los nódulos contienen cáncer, no se remueve la próstata y se recomienda otro tratamiento.
  • Prostatectomía radical: Se extrae la próstata junto con los tejidos y linfáticos vecinos. Produce impotencia e incontinencia urinaria y fecal
  • Prostatectomía  transuretral: Se extrae parte del tejido prostático a través de la uretra, mediante un cistoscopio. Se emplea para aliviar la obstrucción, especialmente en ancianos o personas que podrían no tolerar la operación radical, o sus consecuencias
  • Radioterapia: Consiste en la irradiación para matar las células cancerosas. La irradiación externa se hace mediante una máquina que irradia el cuerpo y la irradiación interna (braquiterapia) mediante semillas, alambres o catéteres radioactivos. La radioterapia suele producir problemas urinarios.
  • Hormonoterapia: Consiste en el bloqueo de la acción hormonal para impedir el crecimiento tumoral. Esta terapia suele producir oleadas de calor, alteraciones de la función sexual, pérdida del deseo sexual, impotencia y alteraciones óseas. Los tratamientos de hormonoterapia incluyen:
* Antagonistas del factor liberador de  la hormona latinizante que                              impiden la producción de testosterona por parte del testículo                                  (luproide acetato, goselerin y buserelin)
* Antiandrógenos como el flutamide y bicalutamide, que contrarrestan                  la testosterona.
Medicamentos que impiden que las adrenales produzcan andrógenos como el ketoconazol y la aminoglutamida
Orquidectomía o remoción de los testículos que son la principal fuente de producción de testosterona
Estrógenos, que promueven las características sexuales femeninas impidiendo que los testículos produzcan testosterona. Son poco usados por sus graves efectos adversos
  • Criocirugía: Se destruye el tejido canceroso con temperaturas muy bajas
  • Quimioterapia: Se emplean medicamentos para matar o impedir el crecimiento de las células malignas. Se administra por vía oral o inyectada
  • Inmunoterapia o Terapia Biológica: Consiste en la estimulación activa o pasiva del sistema inmunológico que es el encargado de impedir el crecimiento de las células cancerosas
  • Ultrasonido focalizado de alta intensidad: Es la aplicación de ultrasonido de alta intensidad mediante una sonda intrarrectal para destruir las células cancerosas

Prevención

No hay forma de garantizar que usted no desarrollará cáncer a la próstata. Las tres recomendaciones son: coma bien, manténgase físicamente activo y vea a su doctor en forma regular.
– Limite el consumo de alimentos ricos en grasas. Prefiera frutas, vegetales y fibras para disminuir su riesgo. Alimentos tales como tomates, uvas y melones contienen un antioxidante (lycopenes) que disminuye el riesgo de este cáncer. También ajo, brócoli, bruselas, repollo y coliflor.
– El té verde contiene un químico EGCC que también ayuda a evitar esta dolencia. Así como la vitamina E que promete reducir este riesgo entre los fumadores.
– Ejercicio regular, aunque no está muy claro, ayudaría a reducir los riesgos de cáncer, incluyendo el cáncer a la próstata.
Estrategias para enfrentar esta enfermedad
– Prepárese. Infórmese acerca de este cáncer.
– Mantenga su rutina en forma normal. Vuelva al trabajo, a viajar, reúnase con sus amigos, sus nietos. Tenga un propósito en su vida.
– No se sumerja en la tristeza. Busque formas de disfrutar todos los días.
– Haga mucho ejercicio. Esto combate la depresión y alivia la tensión.
– Ábrase a un amigo, consejero, pariente, etc. Algunas veces ayuda el hablar con otra persona acerca de sus más profundos sentimientos y miedos.
– Busque contactos afectivos. Su reacción natural a la impotencia es evitar un contacto sexual. Tocar, acariciar, puede ser más importante para usted y su pareja. Esta cercanía produce gran intimidad.
– Busque lo positivo. Crezca espiritualmente a los aspectos significativos de la vida, identifique lo importante y comparta con las personas importantes.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)