Hepatitis Alcohólica

Hepatitis Alcohólica

Hepatitis AlcohólicaEs la inflamación del hígado causada por el consumo de alcohol. Aunque la hepatitis alcohólica es más probable que ocurra en personas que beben en exceso durante muchos años, la relación entre el consumo y la hepatitis alcohólica es compleja. No todos los grandes bebedores desarrollan hepatitis alcohólica, y la enfermedad puede ocurrir en personas que beben moderadamente.
Si se le ha diagnosticado hepatitis alcohólica, debe dejar de tomar alcohol. Las personas que continúan ingiriendo alcohol se enfrentan a un alto riesgo de daño hepático grave y hasta la muerte.

Causas

La hepatitis alcohólica se produce cuando el hígado está dañado por el alcohol que absorbe. Cómo daña el alcohol al hígado y por qué a una minoría de alcohólicos, todavía no está claro. Lo que se sabe es que el proceso de descomposición de etanol – alcohol en cerveza, vino y licor – produce productos químicos altamente tóxicos, como el acetaldehído. Estos productos químicos causan inflamación que destruye las células del hígado. Con el tiempo, las cicatrices en forma de banda y pequeños nudos de tejido reemplazan el tejido sano del hígado, lo que interfiere con la capacidad del hígado para funcionar. Esta cicatrización irreversible, llamada cirrosis, es la etapa final de la enfermedad hepática alcohólica.

Síntomas

La coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos (ictericia) y el aumento de la circunferencia (debido a la acumulación de líquido) son los signos más comunes de la hepatitis alcohólica que llevan a las personas a buscar atención médica.
Las personas también pueden quejarse de:
• Pérdida del apetito
• Náuseas y vómitos
• Sensibilidad y dolor abdominal
• Pérdida de peso

Casi todo el que tiene hepatitis alcohólica está desnutrido. Beber grandes cantidades de alcohol suprime el apetito, y los alcohólicos obtienen la mayor parte de sus calorías en forma de alcohol.
Los signos y síntomas de la hepatitis alcohólica grave incluyen:

• Retienen grandes cantidades de líquido en la cavidad abdominal (ascitis)
• Confusión y cambios en el comportamiento debido al daño cerebral causado por la acumulación de toxinas (encefalopatía)
Insuficiencia renal y hepática
La hepatitis alcohólica es una enfermedad grave. Hasta un 35 por ciento de los bebedores empedernidos desarrollan hepatitis alcohólica. Y más de un tercio de ellos mueren dentro de los seis meses después que los signos y síntomas comienzan a aparecer.

Diagnostico

La enfermedad hepática alcohólica se Identifica, dependiendo de dos cosas principales:
• Evidencia de consumo excesivo de alcohol
• Evidencia de enfermedad hepática

El consumo de alcohol
El médico deberá conocer su historia de consumo de alcohol. Es importante ser honesto al describir los hábitos de consumo. El médico puede solicitar entrevista a los miembros de la familia sobre su consumo de alcohol. Muchas personas con la enfermedad podrían tener lesiones en la piel conocidas como arañas vasculares.
Las pruebas para detectar la enfermedad hepática alcohólica pueden ser: enfermedad de hígado:
• Pruebas de función hepática (incluyendo relación internacional normalizada, bilirrubina total y albúmina)
• Hemograma completo
• Ultrasonido, tomografía computarizada o resonancia magnética del hígado
• Los análisis de sangre para descartar otras causas de enfermedad hepática

Tratamiento

Si ha sido diagnosticado con hepatitis alcohólica, debe dejar de consuimr alcohol. Es la única manera posiblemente de revertir el daño hepático. Muchas personas que dejan de beber tienen dramática mejoría en los síntomas en tan sólo unos meses. Si continúa consumiendo alcohol, es muy probable que sufra complicaciones graves.
Si es dependiente del alcohol y quiere dejar de beber, el puede recomendar una terapia que se adapte a sus necesidades. Esto podría incluir medicamentos, consejería, Alcohólicos Anónimos, un programa de tratamiento ambulatorio o una hospitalización residencial.

El tratamiento para la desnutrición
El médico puede recomendar una dieta especial para revertir las deficiencias nutricionales que ocurren a menudo en las personas con hepatitis alcohólica. Si se tiene problemas para comer lo suficiente como para obtener las vitaminas y nutrientes que su cuerpo necesita, el médico puede recomendar la alimentación por sonda. Esto puede implicar pasar un tubo por la garganta hasta el estómago. Una dieta especial rica en nutrientes líquido se pasa entonces a través del tubo.

Los medicamentos para reducir la inflamación del hígado
Se podría recomendar medicamentos corticosteroides si tiene hepatitis alcohólica grave. Estos fármacos han mostrado algún beneficio a corto plazo para aumentar la supervivencia. Los esteroides tienen efectos secundarios significativos y no se recomienda si tiene problemas de riñones, hemorragia digestiva o infección. Alrededor del 40 por ciento de las personas no responden a los corticosteroides. También se puede recomendar la pentoxifilina, especialmente si los corticosteroides no trabajan para el afectado.

Trasplante de hígado
Para muchas personas con hepatitis alcohólica grave, el trasplante de hígado es la única esperanza para evitar la muerte. Las tasas de supervivencia en el trasplante de hígado por hepatitis alcohólica son similares a los de las otras formas de hepatitis, superior al 70 por ciento de supervivencia a cinco años.
Sin embargo, la mayoría de los centros médicos son reacios a realizar trasplantes de hígado en personas con enfermedad hepática alcohólica debido al temor a que retome el alcohol después de la cirugía. Para la mayoría de las personas con hepatitis alcohólica, la enfermedad se considera una contraindicación para el trasplante de hígado en la mayoría de centros de trasplante en los EE.UU.

Prevención

Se puede reducir el riesgo de hepatitis alcohólica si se considera los siguientes aspectos:

  • Beber alcohol con moderación, aunque lo ideal sería no consumir. Si decide tomar alcohol, hágalo con moderación. Para los adultos sanos, implica una bebida al día para las mujeres de todas las edades y los hombres mayores de 65 años, y hasta dos bebidas al día para los hombres de 65 años y menores de edad. La única manera segura de evitar la enfermedad es evitar todas las bebidas alcohólicas. Si alguna vez ha sido diagnosticado con hepatitis alcohólica, no debe consumir alcohol.
  • Revise la etiqueta antes de mezclar medicamentos con alcohol. Revise la etiqueta de medicamentos para las advertencias sobre el consumo de alcohol. Consulte al médico si es seguro beber alcohol mientras está tomando medicamentos recetados. No debe tomar alcohol mientras esté tomando medicamentos que advierten complicaciones cuando se combina con alcohol, especialmente para el exceso de analgésicos de venta libre como el acetaminofeno (Tylenol, otros).
  • Protéjase de la hepatitis C. La hepatitis C es una enfermedad del hígado altamente infecciosa causada por un virus. Sin tratamiento, puede conducir a la cirrosis. Si tiene hepatitis C y bebe alcohol, es mucho más propenso a desarrollar cirrosis que alguien que no bebe, porque no hay vacuna para prevenir la hepatitis C, la única manera de protegerse es evitar la exposición al virus. La parafernalia de drogas contaminadas es responsable de la mayoría de los nuevos casos de hepatitis C. No comparta agujas ni demás parafernalia de drogas. La hepatitis C a veces puede transmitirse por vía sexual. Si no está absolutamente seguro del estado de salud de un compañero sexual, use un condón nuevo cada vez que tenga relaciones sexuales. Consulte al médico si tiene o ha tenido hepatitis C o cree que puede haber estado expuesto al virus.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)