Keratitis

Keratitis

QueratitisLa queratitis es una inflamación de la córnea que es el tejido transparente en forma de cúpula en la parte frontal del ojo que cubre la pupila y el iris. Esta enfermedad puede o no estar asociada con una infección. La Queratitis no infecciosa puede ser causada por una lesión relativamente menor, ya sea por usar lentes de contacto demasiado tiempo o por otras enfermedades. Mientras que la infecciosa puede ser causada por bacterias, virus, hongos y parásitos.
Si hay enrojecimiento de los ojos u otros síntomas de queratitis, se deberá hacer cita médica. Con una rápida atención, casos de leve a moderada la queratitis por lo general se puede tratar con eficacia sin pérdida de la visión. Si se deja sin tratamiento o si una infección es severa, la queratitis puede dar lugar a complicaciones graves que pueden dañar permanentemente la visión.

Causas

Las causas de la queratitis incluyen:

  • Lesión. Si un objeto rasca la superficie o penetra en cualquiera de las córneas, puede resultar una infección y causar queratitis.
  • Lentes de contacto contaminadas con bacterias, hongos o parásitos. Especialmente el parásito microscópico Acanthamoeba pueden habitar en la superficie de una lente de contacto, contaminan la córnea, lo que resulta en queratitis infecciosa.
  • Virus. Los virus como el herpes (herpes simple y herpes zoster) y el virus que causa la clamidia puede causar queratitis.
  • Agua. Químicos en el agua contaminada, como los utilizados en las piscinas puede irritar la córnea y causar irritación y un desgaste físico de la superficie del tejido delicado de la córnea (epitelio corneal), resultando en una queratitis química. Este suele ser transitorio y puede durar sólo unos minutos u horas. Las bacterias, hongos y parásitos en el agua – particularmente en los océanos, ríos, lagos y jacuzzis – pueden entrar en los ojos cuando se está nadando o bañándose y causar queratitis. Sin embargo, si está expuesto a estas bacterias, hongos o parásitos, es poco probable que se infecte una córnea sana a menos que haya alguna avería anterior del epitelio corneal. Por ejemplo, la desintegración física del epitelio corneal por usar un lente de contacto demasiado tiempo puede permitir que la córnea se vuelva vulnerable a la infección.

Diagnóstico

El médico deberá revisar la historia clínica y los síntomas del paciente para poder llevar a cabo el examen de los ojos y pruebas para diagnosticar la queratitis.
El diagnóstico de queratitis típicamente involucra lo siguiente:

Examen ocular. Se realizará un examen general del ojo. Aunque puede ser incómodo para abrir los ojos para examinar, es importante que el médico examine para determinar qué tan bien puede ver (agudeza visual).

Examen Penlight. El médico puede examinar el ojo utilizando una linterna de bolsillo, para comprobar la reacción de la pupila, tamaño y otros factores. También puede aplicar un líquido especial en el ojo, para ayudar a identificar el alcance y caracteres de las irregularidades superficiales y úlceras de la córnea.

Examen con lámpara Hendidura. El médico puede examinar los ojos con un instrumento especial llamada lámpara de hendidura, que proporciona una fuente de luz brillante y amplia. Este instrumento utiliza una línea intensa de la luz – un haz de hendidura – para iluminar la córnea, el iris, el cristalino y el espacio entre el iris y la córnea. La luz le permite al médico ver estas estructuras con alta magnificación para detectar el carácter y el alcance de la queratitis, así como el efecto que puede tener sobre otras estructuras del ojo.

Los análisis de laboratorio. El especialista puede tomar una muestra de lágrimas o algunas células de la córnea para análisis de laboratorio y determinar la causa de la queratitis y ayudar a desarrollar un plan de tratamiento para su condición.

Los retrasos en el diagnóstico y el tratamiento de la queratitis pueden conducir a complicaciones graves, incluyendo la ceguera

Síntomas

Los signos y síntomas de la queratitis incluyen:
• Enrojecimiento de los ojos
• Dolor en los ojos
• El exceso de lágrimas o secreción de un ojo
• Dificultad para abrir el párpado debido a dolor o irritación
• Visión borrosa
• Disminución de la visión
• Sensibilidad a la luz (fotofobia)
• Sensación de que se tiene algo en el ojo

Tratamiento

El tratamiento de la queratitis infecciosa varía dependiendo de la causa. Sin embargo, si la queratitis es causada por un rasguño o lentes de contacto, es posible que sólo necesite un parche en el ojo 24 horas y medicamentos por poco tiempo.

  • Queratitis Bacterial. Para queratitis bacteriana leve, los colirios antibacterianos pueden ser todo lo que necesita para tratar con eficacia la infección. Si la infección es de moderada a severa, es posible que tenga que tomar antibióticos orales para deshacerse de la infección.
  • La queratitis micótica. Causada por hongos, requiere típicamente gotas antifúngicas y medicamentos antimicóticos por vía oral.
  • Queratitis viral. Si un virus está causando la infección, las gotas para los ojos antivirales y medicamentos antivirales orales puede ser eficaz. Sin embargo, estos medicamentos pueden no ser capaces de eliminar el virus por completo, y puede reaparecer en el futuro.
  • La queratitis por Acanthamoeba. Causado por el parasito Acanthamoeba puede ser difícil de tratar. Los colirios antibióticos pueden ser útiles, pero algunas infecciones de Acanthamoeba son resistentes a la medicación. Los casos graves de queratitis por Acanthamoeba pueden requerir un trasplante de córnea.
    Si la queratitis no responde a la medicación, o si causa daño permanente a la córnea que entorpezca seriamente la visión, el médico puede recomendar un trasplante de córnea.

Prevención

Si usa lentes de contacto:
El uso apropiado, la limpieza y desinfección puede ayudar a prevenir la queratitis. Siga estos consejos:

  • Lavar, enjuagar y secar bien las manos antes de manipular las lentes de contacto.
  • Siga las instrucciones de su oculista para el cuidado de sus lentes.
  •  Utilice únicamente productos estériles que son comercialmente preparados específicamente para el cuidado de lentes de contacto
  • Frote suavemente las lentes durante la limpieza para mejorar el rendimiento de limpieza de las soluciones para lentes de contacto.
  • Vuelva a colocar las lentes de contacto tal como se recomienda.
  • Reemplace su estuche de lentes de contacto cada tres a seis meses.
  • Desechar la solución cada vez que desinfecte sus lentes.
  • No use lentes de contacto cuando vaya a nadar.

Prevención de brotes virales
Algunas formas de queratitis virales, tales como la queratitis causada por el virus herpes, no pueden ser completamente eliminadas. Sin embargo, los pasos siguientes pueden controlar las recurrencias virales queratitis:

  • Si padece de una úlcera o ampolla causada por el herpes, evite tocarse los ojos, los párpados y la piel alrededor de los ojos a menos que haya lavado bien las manos.
  • No utilizar gotas para ojos de corticosteroides ya que puede aumentar el riesgo de desarrollar queratitis vírica y por consiguiente hacerla más severa.
  • Si usa lentes de contacto y tiene múltiples recurrencias de queratitis viral, interrumpir el uso de lentes de contacto puede disminuir su riesgo de recaídas futuras.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)