Ictericia infantil

Ictericia infantil

Es una decoloración amarillenta de la piel y los ojos del bebé recién nacido; ésta  se produce debido a que la sangre del bebé contiene un exceso de bilirrubina que es  un pigmento de color amarillo de las células rojas de la sangre.

La Ictericia infantil es una condición común, especialmente en los bebés que nacen antes de las 38 semanas de gestación (bebés prematuros) y los bebés alimentados con leche materna. Generalmente se debe a que el hígado del bebé no es lo suficientemente maduro como para deshacerse de la bilirrubina en la sangre. En algunos casos, una enfermedad subyacente puede causar ictericia.

Causas

La principal causa de la ictericia es el exceso de bilirrubina (hiperbilirrubinemia), es la sustancia que hace  el color amarillo de la ictericia. Es en parte normal por los residuos producidos al “utilizar” los glóbulos rojos. Normalmente  el hígado filtra la bilirrubina de la sangre y la libera en el tracto intestinal. Antes del nacimiento, el hígado de la madre elimina la bilirrubina de la sangre del bebé. El hígado de un recién nacido es inmaduro y, a menudo, no puede eliminar la bilirrubina con la suficiente rapidez, provocando un exceso de bilirrubina. La ictericia debido a estas condiciones normales del recién nacidos, se llama ictericia fisiológica, y por lo general aparece en el segundo o tercer día de vida.

También existen otras causas que pueden ocasionar trastorno subyacente de ictericia en un bebé. En estos casos, la ictericia suele aparecer mucho antes o mucho después que la ictericia fisiológica. Las enfermedades o afecciones que pueden causar ictericia incluyen:

  • El sangrado interno (hemorragia)
  • Una infección en la sangre del bebé (sepsis)
  • Otras infecciones virales o bacterianas
    • Incompatibilidad entre la sangre de la madre y la sangre del bebé
    • Mal funcionamiento del hígado
    • Deficiencia de la enzima
    • Anormalidad de las células rojas en la sangre de su bebé

Existen  factores de riesgo por ictericia en los bebés  y que pueden causar complicaciones, in
cluyen:

  • El nacimiento prematuro, puede no ser capaz de procesar la bilirrubina tan rápido como lo hacen los bebés a término. Además,  el bebé puede comer poco y por ende, menos evacuaciones intestinales y como resultado de esta condición, en menos bilirrubina eliminada en las heces del bebé.
  • Moretones durante el parto. Algunas veces los bebés se lastima durante el proceso de parto. Si el recién nacido tiene moretones, puede tener un mayor nivel de bilirrubina.
  • El tipo de sangre. Si el tipo de sangre de la madre  es diferente de la del bebé, éste puede haber recibido anticuerpos  a través de la placenta,  causando que sus glóbulos se descompongan más rápidamente.
  • Lactancia. bebés alimentados con leche materna tienen un mayor riesgo de ictericia, particularmente aquellos que están teniendo problemas para mamar o no recibir suficiente nutrición de la lactancia materna. La deshidratación y la baja ingesta de calorías por  mala lactancia puede contribuir a la aparición de  ictericia.

Síntomas

Los signos de ictericia infantil suelen aparecer entre el segundo y cuarto día después del nacimiento e incluyen:

  • Coloración amarillenta de la piel
  • Color amarillo en los ojos

Generalmente se notará la ictericia por primera vez en la cara de su bebé. Si la enfermedad progresa, se puede observar el color amarillo en sus ojos, el pecho, el abdomen, los brazos y las piernas.

La mejor forma de comprobar la ictericia infantil es presionando su dedo suavemente sobre la frente o la nariz del  bebé. Si la piel se ve de color amarillo en el que pulsó, lo más probable es que el bebé tenga ictericia.  Lo mejor es examinar a su bebé en buenas condiciones de iluminación, de preferencia en la luz del día natural.

Diagnóstico

El médico hará el diagnóstico sobre la base de la apariencia del  bebé. Sin embargo, no es posible juzgar la gravedad de la ictericia basada en la mera apariencia. El  médico tendrá que medir el nivel de bilirrubina en la sangre del bebé. El nivel de bilirrubina (severidad de la ictericia) determinará el curso del tratamiento.

Las pruebas que se recomiendan son los siguientes:

  • Un examen físico
  • Prueba de laboratorio de una muestra de sangre de su bebé
  • Prueba de la piel con un dispositivo llamado bilirrubinómetro transcutánea, que mide el reflejo de una luz especial que resplandece a través de la piel,
  • Exámenes de sangre adicionales o pruebas de orina si hay evidencia de que la ictericia del bebé es causada por un trastorno subyacente que necesita ser tratada.

Tratamiento

El tratamiento de la ictericia infantil a menudo no es necesario Suele desaparecer por sí sola en dos o tres semanas. Si el bebé tiene ictericia moderada o severa, deberá permanecer más tiempo en la sala de recién nacidos o ser readmitido en el hospital. y en  la mayoría de los casos que necesiten tratamiento responden bien a la terapia no invasiva. Aunque las complicaciones son poco frecuente, la ictericia infantil grave o ictericia mal tratada puede causar daño cerebral.

Los tratamientos para bajar el nivel de bilirrubina en la sangre del  bebé pueden ser:

  • Terapia con luz (fototerapia). Puede ser colocado bajo una luz especial que emite luz en el espectro azul-verde. La luz cambia la forma y estructura de las moléculas de bilirrubina de tal manera que puedan ser excretados en la orina y las heces. La luz no es  ultravioleta y un escudo de protección de filtros de plástico elimina cualquier luz ultravioleta que puede emitir. Durante el tratamiento, el bebé  usará sólo un pañal y parches en los ojos para su protección. La fototerapia se puede complementar con el uso de una plataforma de emisión de luz o un colchón.
  • La inmunoglobulina intravenosa (IVIG). LA ictericia puede estar relacionada con las diferencias de tipo de sangre entre la madre y el bebé. Esta condición resulta en el bebé que lleva los anticuerpos de la madre que contribuyen a la descomposición de los glóbulos en el bebé. La transfusión intravenosa de inmunoglobulina, una proteína de la sangre que pueden reducir los niveles de anticuerpos, puede disminuir la ictericia y disminuir la necesidad de una transfusión de cambio sangre.
  • Tipo de transfusión de sangre. Rara vez, cuando la ictericia severa no responde a otros tratamientos, un bebé puede necesitar una transfusión de sangre. Esto implica extraer varias veces pequeñas cantidades de sangre, diluyendo la bilirrubina y los anticuerpos maternos, y luego transferir sangre hacia el bebé – un procedimiento que se lleva a cabo en una unidad de cuidados intensivos neonatales.

Prevención

La mejor prevención de la ictericia infantil es una alimentación adecuada. Los bebés amamantados deben tener entre ocho y doce veces al día durante los primeros días de vida. Los bebés alimentados con fórmula usualmente deben tener de 1 a 2 onzas (alrededor de 30 a 60 mililitros) de fórmula cada dos o tres horas durante la primera semana de vida.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)