Problemas circulatorios

Los problemas de circulación de la sangre se pueden deber a muchas causas: la falta de vitamina E, el exceso de Sodio, la falta de Potasio, el abuso de alimentos ácidos, poca fibra en la dieta, tener el Colesterol alto, la falta de otras vitaminas y minerales así como la deshidratación. Uno de los problemas de la mala circulación es, por ejemplo, las venas varicosas, éstas se producen por la acumulación de residuos en sus paredes, la falta de elasticidad y su fragilidad. El componente genético es muy importante también, pero no significa que no podamos atajar el problema a tiempo y ayudar a nuestro organismo a autosanarse.

Si decides cambiar tus hábitos de alimentación o de vida, hazlo poco a poco añadiendo primero aquello más te llame la atención y te resulte más fácil, dándote tiempo para incorporarlo a tu vida y hacerlo parte de esta. Cuando empieces a sentirte mejor puedes empezar a retirar los malos hábitos. Ir poco a poco es la clave, no te agobies si va un poco lento y de vez en cuando reconócete tus logros; mírate al espejo y dite que todo lo que estás haciendo es por tu bien y que tú te lo mereces.

Alimentos que ayudan a mejorar la circulación sanguínea:

Aceite de Oliva Virgen Extra (asegúrate de que es Extra y de que se extrae por presión en frío; de otra manera pierde sus propiedades): Contiene mucha vitamina E, pero si se usa para freir ésta desaparece. Contiene Vitamina K que ayuda en la coagulación de la sangre. No contiene colesterol malo.

Nueces: Contienen aceites esenciales y óxido nítrico que actúa como vaso-dilatador.

Miel: asegurarse de que es de buena calidad y de que está cruda, el calor hace que pierda parte de sus propiedades. La miel de Castaño se recomienda especialmente. La miel es un buen sustitutivo del azúcar blanquilla que es muy mala desde el punto de vista nutritivo(favorece la dilatación anormal de los vasos sanguíneos).

Frutas y Hortalizas: tomarlas sobre todo crudas pues contienen mucha fibra. Las frutas se deben tomar solas, fuera de las comidas para favorecer la absorción de las vitaminas y que la fibra pase por el cuerpo en una acción limpiadora.

Avena con Leche de Soja, nueces, miel… si se tiene el colesterol alto añadir una cucharada de Lecitina de Soja para desayunar, ya que esta ayuda a emulsionar las grasas impidiendo que se depositen en las arterias.

Verduras: se deben tomar crudas o cocidas al vapor todos los días.

Cereales integrales: Hay muchísimas razones por las que deberíamos comer los cereales en su forma original y no refinados, es una forma de adquirir aceites esenciales, vitaminas y minerales y además fibra. Todo esto nos ayuda a estar bien alimentados y a desechar lo que no nos sirve previniendo el estreñimiento y la congestión del aparato digestivo. Si podemos eliminar las toxinas adecuadamente ayudaremos al organismo a autolimpiarse previniendo así el atasco de las arterias, entre otras cosas.

Algas : Las Algas son el alimento del futuro. Contienen Proteínas : entre 10% y 45% dependiendo de cuál sea. Contienen muchos aminoácidos esenciales muy importantes a la hora de “crear” proteínas útiles para el desarrollo de músculos y la salud de éstos (recuerda que el corazón es un músculo). Lípidos y Grasas: Entre 0.3% y 3% Entre ellos Ácido Oleico que ayuda a reducir el colesterol en la sangre. Hidratos de Carbono: entre 30% y 65%. Aunque es un gran porcentaje, no es de preocupar pues este tipo de Hidratos no pueden ser absorbidos por nuestro sistema digestivo, por lo tanto este alimento es bajo en calorías. Las algas retienen mucha agua, por lo que dan sensación de saciedad y ayudan a no comer demasiado, previniendo así las digestiones pesadas, nada recomendables para los problemas de circulación sanguínea. Las algas contienen muchas vitaminas y minerales: B12 (que se encuentra en las bacterias que lo acompañan), K (mejora la circulación de la sangre pues la fluidifica), Calcio, 14 veces más que en la leche. El calcio actúa junto con el Potasio en la eliminación de líquidos.

Bioflavonoides: Protegen la circulación sanguínea, el colágeno y favorece la absorción de vitamina C. Forman parte de complejo P. Ayudan a proteger la permeabilidad capilar y los pequeños vasos sanguineos. Son antihemorrágicos, antivaricosos y antiflebíticos. Están, por estas razones, indicados en los problemas de circulación sanguinea. Se puede tomar esta cantidad diaria sin problemas de intoxicación: 50-3000 miligramos. Hay tres tipos: Hisperidina-Citrina: Se encuentra en el limón, naranja, albaricoque, mora, uva, pomelo. Son buenos además de para la circulación, para las infecciones y las inflamaciones. Rutina: Está en el trigo sarraceno (o algorfón), el rusco (planta esmilácea o lilácea), Quercetina: Se encuentra en la corteza de ciertos frutos y árboles como la dimorphandra y es útil en el tratamiento de migrañas, alergias y artritis. El que más te conviene es Hisperidina, así que añade estos alimentos a tu dieta.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)