Dislipidemia

Dislipidemia

Es un conjunto anormal de lípidos (por ejemplo, colesterol y / o grasa) en la sangre. En los países desarrollados, la mayoría de las dislipidemias son hiperlipidemias , es decir, una elevación de los lípidos en la sangre. Esto es a menudo debido a la dieta y estilo de vida. La elevación prolongada de insulina en los niveles, también puede conducir a la dislipidemia.

Causas

Existen ciertos tipos de dislipidemia cuyo origen puede ser hereditario, aunque buena parte de las causas se asocian con el comportamiento, como ciertos hábitos poco adecuados y dietas nada saludables. Así pues, el sedentarismo, las dietas ricas en grasas o el tabaquismo, son factores de riesgo importantes para acabar desarrollando la enfermedad. De modo secundario también pueden aparecer enfermedades como la diabetes, el hipotiroidismo o la obesidad.

Principales causas:
• La predisposición genética ( tendencia a darse en familia)
• Diabetes
• Obesidad
• Estilos de vida sedentarios
• El consumo de alimentos grasos
• Hipotiroidismo (estado de deficiencia de la glándula tiroides)
• Hiperhomocistinemia (aumento de los niveles de homocisteína en la sangre)
• Fumar y el consumir alcohol.

Síntomas

Personas con más de veinte años de edad en adelante deben tener perfil de lipoproteínas en donde puede evaluarse el nivel de colesterol. El procedimiento se nos da información sobre el resultado de colesterol total, es el colesterol LDL (malo) y el colesterol HDL (bueno) y los triglicéridos después de nueve o doce horas.
Para obtener mediciones precisas, hay que evitar comer y beber algo antes de la muestra de sangre.

A continuación se enumeran los signos y síntomas de la dislipemia:

• Enfermedad asintomática (enfermedad de las arterias coronarias)
• Dolor abdominal – A falta de suministro de sangre a los intestinos
• La pancreatitis aguda (causada por hipertrigliceridemia)
• La confusión y la disnea
• Enfermedad del corazón
• Afasia – dificultad para hablar
• Mareo
• Pérdida de equilibrio
• Dolor en la pantorrilla al caminar
• Derrame cerebral – una disminución del flujo sanguíneo al cerebro
• Dolor en el pecho – debido a un suministro inadecuado de sangre al corazón
• Xantomas tendinosos (codo, rodilla, tendones, etc)

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la medición de un perfil lipídico completo (CT, C-HDL, C-LDL y TG). El examen requiere de una estricta estandarización para minimizar su error. Entre otros, debe haber un ayuno de a lo menos 12 horas con abstención de alcohol el día previo. Idealmente debería considerarse una determinación de lípidos en todo adulto mayor de 20 años, y en los niños mayores de 6 años y jóvenes con antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular prematura. Si existieran limitantes para el estudio, esta evaluación se recomienda al menos en los sujetos con riesgo cardiovascular alto y máximo

Existen causas secundarias de dislipidemias. El hipotiroidismo y las nefropatías aumentan el C-LDL. La obesidad central, intolerancia a la glucosa, diabetes mellitus (DM), reemplazo hormonal con estrógenos vía oral, tiazidas y bloqueadores beta adrenérgicos se asocian a aumento de TG.

Tratamiento

El tratamiento debe ser individualizado, atendiendo a las características del paciente y a la variedad de las consecuencias que puede desencadenar la enfermedad. También, y en virtud de lo expuesto, se hace necesario contar con la intervención de un equipo multidisciplinar formado por nutricionistas y especialistas para los órganos afectados.

Deberán tratarse las causas secundarias si las hubiera. La decisión de tratamiento no farmacológico y farmacológico se basa en una evaluación del riesgo cardiovascular global del paciente. Este puede ser máximo en caso de ya existir enfermedad coronaria, DM o bien otras formas clínicas de enfermedad ateroesclerótica (EA): arteriopatía periférica, aneurisma de la aorta abdominal y enfermedad sintomática de la carótida. En un segundo grupo se encuentran aquellas personas de riesgo alto, las que presentan dos o más factores de riesgo cardiovascular, y en un tercer grupo (riesgo moderado) aquéllas que tienen como máximo un factor de riesgo. En la Tabla 1 se mencionan los principales factores de riesgo global.

El manejo de los trastornos de lípidos en gran medida depende de la edad, los signos / síntomas de las personas afectadas. Los siguientes son remedios / tratamiento puede aplicarse para reducir el nivel de colesterol (grasa) en el cuerpo, incluyendo:

  • Coma una dieta bien balanceada – Casi 15% de colesterol puede disminuir cuando es estrictamente controlada. Comer alimentos que son naturalmente bajos en grasa (granos enteros, frutas, verduras, etc.) una buena fuente de fibra soluble para prevenir otras complicaciones de salud.
  • Control de Peso. Deberá  controlar su peso corporal en relación a su estatura.
  • Haga ejercicio con regularidad  (caminar, yoga, baile, etc.)  El ejercicio por lo menos media hora cada día. Mantenga este hábito y verá el resultado deseado.
  • Dejar de fumar – un tratamiento importante para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.
  • Estilo de vida saludable. Se recomienda que los pacientes deben comer pescado, verduras, con el fin de reducir su nivel de colesterol.
  • Medicamentos / Tratamiento de Drogas. Medicamentos disponibles para reducir el colesterol, las estatinas incluyen ácidos biliares, ácido nicotínico, los inhibidores de la absorción del colesterol. Ayuda en la prevención de la fijación de los depósitos de grasa en las paredes arteriales

Prevención

  • La prevención empieza por llevar los controles adecuados respecto de los valores de colesterol total, c-HDL, c-LDL, los triglicéridos y la relación entre el c-LDL y el c-HDL.
  • Las visitas periódicas al médico con los oportunos controles, junto a un estilo de vida donde se lleve a cabo un ejercicio regular, se prescinda del tabaco y se cuide la dieta, básicamente una dieta hipocalórica –reduciendo el consumo de grasas–, serán los comportamientos preventivos que sin duda revertirán favorablemente en la salud y disminuirán el riesgo de contraer dislipidemia.
  • Es preferible sustituir todo tipo de grasas animales por aceite de oliva, aguacates o almendras como fuente alternativa de grasas.
  • Reducir el consumo de alcohol o prescindir del mismo también favorece la prevención de la dislipidemia.
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)