Edema Pulmonar

Edema Pulmonar

El edema, en general, significa inflamación. Esto normalmente ocurre cuando el líquido desde el interior de los vasos sanguíneos se filtra a los tejidos circundantes causando inflamación. Esto puede ocurrir ya sea por demasiada presión en los vasos sanguíneos o porque no hay suficientes proteínas en el torrente sanguíneo para retener el líquido en el plasma (la parte de la sangre que no contiene ninguna células de la sangre).

Causas

El edema pulmonar a menudo es causado por insuficiencia cardíaca congestiva. Cuando el corazón no es capaz de bombear sangre al cuerpo de manera eficiente, ésta se puede represar en las venas que llevan sangre a través de los pulmones hasta el lado izquierdo del corazón.
También puede ser causado por:
• Ciertos medicamentos
• Exposición a grandes alturas
• Insuficiencia renal
• Arterias estrechas que llevan sangre a los riñones
• Daño al pulmón causado por gas tóxico o infección grave
• Lesión mayor

Síntomas

El síntoma más común de un edema pulmonar es la falta de aliento o dificultad para respirar. Esto puede ser gradual al inicio si el proceso se desarrolla lentamente o puede tener una aparición súbita en el caso de edema pulmonar agudo.
Otros síntomas comunes pueden incluir fatiga, falta desarrollo en la respiración (más rápidamente de lo normal) con cualquier actividad habitual (disnea de esfuerzo), respiración rápida (taquipnea), mareos o debilidad.
El bajo nivel de oxígeno en la sangre (hipoxia) puede ser detectada en pacientes con edema pulmonar. Por otra parte, en el examen de los pulmones el médico puede escuchar con un estetoscopio los sonidos pulmonares anormales, como estertores o crepitantes (burbujeo corto, discontinuo que corresponden a las salpicaduras del líquido en los alvéolos durante la respiración).

Diagnóstico

El edema pulmonar se diagnostica por una radiografía de tórax.
Un torácico típico de rayos X con edema pulmonar puede mostrar un aspecto más blanco que de costumbre sobre ambos campos pulmonares. Los casos más graves de edema pulmonar pueden demostrar opacidad significativa (blanqueamiento) a través de los pulmones con una visualización mínima de los campos pulmonares normales. Este blanqueamiento representa el llenado de los alvéolos como resultado de edema pulmonar, pero puede dar una información mínima sobre la causa subyacente posible.
Para identificar la causa de un edema pulmonar, una evaluación completa del cuadro clínico del paciente es esencial. Una cuidadosa historia clínica y examen físico a menudo proporcionan una valiosa información sobre la causa.
Otras herramientas de diagnóstico utilizados en la evaluación de la causa subyacente del edema pulmonar incluyen la medición de plasma de péptido natriurético tipo B (BNP) o N-terminal pro-BNP. Este es un marcador de la proteína (una hormona) que se levantará en la sangre debido a la extensión de las cámaras del corazón. La elevación del BNP nanogramos (mil millonésima de un gramo) por litro más que unos pocos cientos (300 o más) es altamente sugestivo de edema pulmonar cardíaca. Por otro lado, los valores inferiores a 100 esencialmente descartar la insuficiencia cardíaca como la causa.

Métodos más invasivos son, en ocasiones, necesarios distinguir entre edema pulmonar cardíaca y no cardíaca en situaciones más complicadas y críticas. Un catéter de arteria pulmonar (Swan-Ganz) se inserta en las venas grandes del pecho o el cuello y avanza a través de las cámaras del lado derecho del corazón y se aloja en los capilares pulmonares (pequeñas ramas de los vasos sanguíneos de los pulmones). Este dispositivo tiene la capacidad de medir directamente la presión en los vasos pulmonares, llamada la presión de la arteria pulmonar.

Tratamiento

La atención médica debe ser buscada para cualquier persona que es diagnosticada con edema pulmonar de cualquier causa. Muchas causas de edema pulmonar requieren hospitalización, especialmente si se producen de forma aguda. En algunos casos de enfermedades crónicas (largo plazo), edema pulmonar, por ejemplo, con insuficiencia cardíaca congestiva, rutinarias visitas de seguimiento con el médico tratante puede ser recomendada.
La mayoría de los casos de edema pulmonar son tratados por médicos de medicina interna (internistas), los especialistas del corazón (cardiólogos), o los médicos de pulmón (neumólogo).
El edema pulmonar casi siempre se trata en una sala de urgencias o en la unidad de cuidados intensivos de un hospital (UCI).

  • El oxígeno se administra por medio de una mascarilla o de diminutos tubos plásticos (cánulas) colocados en la nariz.
  • Se puede poner un tubo de respiración en la tráquea.
  • Es posible que se necesite un respirador (ventilador).

Se debe identificar y tratar rápidamente la causa del edema. Por ejemplo, si un ataque cardíaco ha causado la afección, se debe tratar y estabilizar el corazón.
Los medicamentos que se pueden recetar abarcan:

  • Diuréticos, los cuales eliminan el exceso de líquido del cuerpo.
  • Medicamentos para fortalecer el miocardio, controlar el ritmo cardíaco o aliviar la presión sobre el corazón.

Prevención

Si usted padece una enfermedad que puede llevar a un edema pulmonar o a debilidad del miocardio, tome todos los medicamentos recetados de acuerdo con las instrucciones. El hecho de seguir una dieta saludable, baja en sal y grasa, puede disminuir significativamente el riesgo de desarrollar esta afección.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0 (from 0 votes)