Hemorragia intracraneal

Hemorragia intracraneal

Una hemorragia cerebral es un tipo de accidente cerebrovascular. Es decir, la rotura de un vaso en el interior del cráneo. Se clasifican en:
• Hemorragias intraparenquimatosas o hematomas cerebrales: por rotura de los vasos que pasan por el interior del encéfalo
• Hemorragia subaracnoidea: sangrado en el espacio subaracnoideo donde normalmente circula líquido cefalorraquídeo (LCR).

Causas

Hay varios factores de riesgo y las causas de las hemorragias cerebrales. Los más comunes incluyen:

  • Trauma en la cabeza. Las lesiones son la causa más común de sangrado en el cerebro de los menores de 50 años.
  • La presión arterial alta. Esta condición crónica puede, durante un largo período de tiempo, debilitar las paredes de los vasos sanguíneos. La presión arterial alta no tratada es una de las principales causas prevenibles de las hemorragias cerebrales.
  • Aneurisma. Se trata de un debilitamiento en la pared de un vaso sanguíneo que se hincha. Se puede romper y sangrar dentro del cerebro, dando lugar a un accidente cerebrovascular.
  • Vasos sanguíneos anormales. Debilidades en los vasos sanguíneos en el cerebro y alrededor puede estar presente en el nacimiento y se diagnostica sólo si se desarrollan síntomas.
  • Angiopatía amiloide. Esta es una anormalidad de las paredes de los vasos sanguíneos que a veces se produce con el envejecimiento. Esto puede causar pequeños sangrados, desapercibidos antes de causar una gran hemorragia.
  • De sangre o trastornos hemorrágicos. La hemofilia y la anemia de células falciformes puede contribuir tanto a niveles bajos de plaquetas en la sangre.
  • La enfermedad hepática. Esta condición se asocia con aumento de la hemorragia en general.

Síntomas

Los síntomas de una hemorragia cerebral pueden variar. Dependen de la localización de la hemorragia, la gravedad de la hemorragia, y la cantidad de tejido afectado. Los síntomas pueden aparecer repentinamente o con el tiempo. Progresivamente, puede empeorar o aparecer de repente.
Si usted presenta alguno de los siguientes síntomas, es posible que tenga una hemorragia cerebral. Esta es una condición que amenaza la vida y usted debe llamar al médico o acudir a una sala de emergencias inmediatamente. Los síntomas incluyen:

  • Un dolor de cabeza intenso y repentino
  • convulsiones sin historia previa de convulsiones
  • debilidad en un brazo o una pierna
  • náuseas o vómitos
  • disminución de la alerta, letargo
  • cambios en la visión
  •  hormigueo o entumecimiento
  • dificultad para hablar o entender el lenguaje
  • dificultad para tragar
  • dificultad para escribir o leer
  •  pérdida de habilidades motoras finas, tales como temblores en las manos
  • pérdida de coordinación.
  • pérdida de equilibrio
  • un sentido anormal del gusto
  • pérdida de consciencia

Tenga en cuenta que muchos de estos síntomas suelen ser causados por otras condiciones distintas a las hemorragias cerebrales.

Diagnóstico

Una vez que vea a un médico, él puede determinar qué parte del cerebro está afectado en función de sus síntomas.
Los médicos pueden realizar una variedad de pruebas de imagen, tales como una tomografía computarizada, que puede revelar una hemorragia interna o la acumulación de sangre, o una resonancia magnética. Un examen neurológico o el examen de la vista, que puede mostrar inflamación del nervio óptico, también se puede realizar. Los análisis de sangre y una punción lumbar (punción raquídea) también pueden ser necesarios.

Tratamiento

El tratamiento de la hemorragia en el cerebro depende de la ubicación, la causa y la magnitud de la hemorragia. La cirugía puede ser necesaria para aliviar la hinchazón y prevenir el sangrado. Ciertos medicamentos también pueden ser prescritos. Estos incluyen analgésicos, corticoides o diuréticos para reducir la hinchazón y los anticonvulsivos para controlar las convulsiones. Productos de sangre o fluidos por vía intravenosa se puede administrar si es necesario.

Prevención

Debido a que la mayoría de las hemorragias cerebrales se asocian con factores de riesgo específicos, se puede minimizar el riesgo de las siguientes maneras:

  • Tratamiento de la presión arterial alta. Los estudios muestran que el 80% de los pacientes con hemorragia cerebral tienen un historial de presión arterial alta. Lo más importante que puede hacer es controlar supresión arterial con dieta, ejercicio y medicamentos.
  • No fume.
  • No use drogas. La cocaína, por ejemplo, puede aumentar el riesgo de sangrado en el cerebro. 
  • Conduzca con cuidado y use el cinturón de seguridad.
  • Si le gusta montar en moto, use siempre casco.
  • Investigar la cirugía correctiva. Si usted sufre de anomalías, tales como aneurismas, la cirugía puede ayudar a prevenir futuras hemorragias. 
  • Tenga cuidado con el medicamento Coumadin. Si usted toma este medicamento, también llamado warfarina, deberá tener un seguimiento regular con su médico para asegurarse de que sus niveles de sangre están en el rango correcto.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)