Shock Hipovolémico

Shock hipovolémico

El Shock hipovolémico un síndrome complejo que se desarrolla cuando el volumen sanguíneo circulante baja a tal punto que el corazón se vuelve incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo. Es un estado clínico en el cual la cantidad de sangre que llega a las células es insuficiente para que estas puedan realizar sus funciones. Este tipo de shock puede hacer que muchos órganos dejen de funcionar, por lo tanto, el choque hipovolémico es una urgencia médica.

Causas

La pérdida de aproximadamente una quinta parte o más del volumen normal de sangre en el cuerpo causa un shock hipovolémico.
La pérdida de sangre puede deberse a:
  • Sangrado de las heridas
  • Sangrado de otras lesiones
  • Sangrado interno, como en el caso de una hemorragia del tracto gastrointestinal. La cantidad de sangre circulante en el cuerpo puede disminuir cuando se pierde demasiada cantidad de otros líquidos corporales, lo cual puede suceder con:
  • Quemaduras
  • Diarrea
  • Transpiración excesiva
  • Vómitos

Diagnóstico

El choque circulatorio profundo se evidencia por el colapso hemodinámico con una inadecuada perfusión a la piel, riñones y al sistema nervioso centraly éste es fácil de reconocer. Sin embargo, después de asegurar la vía aérea y una adecuada ventilación, se debe de evaluar el estado circulatorio de los pacientes y es muy importante tratar de identificar las manifestaciones más tempranas del choque, y dentro de las que se encuentran la taquicardia y la vasoconstricción cutánea.
El solo basarnos en la presión sistólica como un indicador de choque, nos da como resultado un retardo en el diagnostico de un estado de choque. Los mecanismos compensatorios pueden compensar hasta en un 30% de pérdida sanguínea sin que exista una caída considerable en la presión sistólica. Se deberá tener especial atención en la frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, circulación de la piel y en la presión del pulso (la diferencia entre la presión sistólica y diastólica). La taquicardia y la vasoconstricción cutánea son la respuesta primera entre los mecanismos de compensación fisiológica a la pérdida sanguínea en los adultos. Ocasionalmente, una frecuencia cardiaca normal o aún bradicardia pueden estar asociadas con una reducción aguda del volumen circulante.
La frecuencia cardiaca varía con la edad. Taquicardia se presenta cuando la frecuencia cardiaca es mayor de 160 en un recién nacido, 140 en preescolares, 120 en escolares hasta la pubertad y 100 en adultos. El paciente anciano frecuentemente no presenta taquicardia, esto debido a una limitada respuesta cardiaca a la estimulación de catecolaminas, o en su defecto al uso de medicamentos, como serían los beta bloqueantes, al uso de marcapasos. Una presión del pulso muy corta sugiere pérdida sanguínea y que los mecanismos compensatorios están presentes

Síntomas

El shock hipovolémico siempre es una emergencia médica; sin embargo, los síntomas y los pronósticos pueden variar dependiendo de:
• La cantidad de volumen sanguíneo perdido
• La tasa de pérdida de sangre
• La enfermedad o lesión causante de la pérdida
• Afecciones crónicas y subyacentes por medicación, como diabetes,                    cardiopatía, neumopatía y nefropatía.
En general, los pacientes con grados de shock más leves tienden a tener un mejor pronóstico que aquellos con uno más grave. En los casos de shock hipovolémico grave, se puede producir la muerte aun con atención médica inmediata. Las personas de edad avanzada corren un riesgo mayor de tener pronósticos desalentadores a causa del shock.

Tratamiento

Por ser el shock un proceso crítico que amenaza la vida del paciente, la actuación terapéutica debe ser inmediata, lo que supone en la mayoría de las ocasiones iniciar un tratamiento empírico tras formular una hipótesis etiológica inicial y mientras se continúa el proceso diagnóstico. La resucitación precoz de los pacientes en shock es fundamental dado que el retraso en su corrección disminuye las posibilidades de recuperación y favorece la aparición de fallo multiorgánico.
Existen determinadas situaciones que requieren un tratamiento específico urgente, sin el que es imposible revertir la situación de shock, como ocurre en caso de un taponamiento cardiaco, un neumotórax a tensión o un TEP masivo, entre otros.
Recomendamos siga estos pasos:
  • Mantenga a la persona caliente y cómoda para evitar la hipotermia.
  • Procure que la persona se acueste horizontalmente y que levante los pies unos 30 cm (12 pulgadas) para incrementar la circulación. Sin embargo, si ésta presenta alguna lesión en la cabeza, el cuello, la espalda o la pierna, no la cambie de posición, a menos que esté en peligro inmediato.
  • No le administre líquidos por vía oral.
  • Si la persona sufre alguna reacción alérgica, trate dicha reacción si se sabe cómo hacerlo.
  • Si hay que trasladar a la persona, trate de mantenerla acostada, la cabeza hacia abajo y los pies elevados. Estabilice la cabeza y el cuello antes de mover a una persona con sospecha de lesión en la columna.

Prevención

Prevenir el shock es más fácil que intentar tratarlo una vez que éste sucede. El tratamiento oportuno de la causa reducirá el riesgo de desarrollo de la forma severa de shock y la administración de los primeros auxilios en forma oportuna puede ayudar a controlarlo.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)
Shock Hipovolémico, 5.0 out of 5 based on 1 rating