La Anemia

Anemia

La anemia es una enfermedad  o  manifestación que se puede encontrar en varios padecimientos.  La anemia (del griego, ‘sin sangre’), es una enfermedad de la sangre caracterizada por una disminución anormal en el número de glóbulos rojos o en su contenido de hemoglobina. Los glóbulos rojos son los encargados de transportar el oxígeno al resto del organismo y recogen bióxido de carbono de cada una de las demás células que conforman nuestro cuerpo, por esto los pacientes anémicos presentan un cuadro clínico causado por el déficit de oxígeno en los tejidos periféricos.
La anemia puede deberse a:
1) defecto en la formación de glóbulos rojos, ocasionado por déficit de nutrientes u hormonas.
2) excesiva destrucción de glóbulos rojos, habitualmente por determinadas enfermedades hereditarias.
3) sangrado excesivo debido a cualquier tipo de trauma.

Causas

Aunque muchas partes del cuerpo ayudan a producir glóbulos rojos, la mayor parte del trabajo se hace en la médula ósea, el tejido blando en el centro de los huesos que ayuda a la formación de las células sanguíneas.
Los glóbulos rojos sanos duran entre 90 y 120 días. Partes del cuerpo eliminan luego las células sanguíneas viejas. Una hormona llamada eritropoyetina producida en los riñones le da la señal a la médula ósea para producir más glóbulos rojos.
La hemoglobina es la proteína que transporta el oxígeno dentro de los glóbulos rojos y les da su color rojo. Las personas con anemia no tienen suficiente hemoglobina.
Las posibles causas de anemia abarcan:
•    Ciertos medicamentos.
•    Enfermedades crónicas como cáncer, colitis ulcerativa o artritis reumatoidea.
•    Genéticas. Algunas formas de anemia, como la talasemia, pueden ser hereditarias.
•    Insuficiencia renal.
•    Pérdida de sangre (por ejemplo, por períodos menstruales abundantes o úlceras estomacales).
•    Dieta deficiente.
•    Embarazo.
•    Problemas con la médula ósea, como el linfoma, la leucemia o el mieloma múltiple.
•    Problemas con el sistema inmunitario que causa destrucción de células sanguíneas (anemia hemolítica).
•    Cirugía del estómago o los intestinos que reduce la absorción del hierro, la vitamina B12 o el ácido fólico.
•    Muy poca hormona tiroidea (tiroides hipoactiva o hipotiroidismo).
•    Deficiencia de testosterona.

Diagnóstico

Es fácil diagnosticar un estado de anemia, pero la labor médica debe orientarse a caracterizarla, para así establecer su causa (etiología). Para ello se deben estudiar a fondo las características de los glóbulos rojos, de los reticulocitos, leucocitos y plaquetas que circulan en la sangre mediante un hemograma o citometría hemática, verificando el hematocrito, y las características de las series hematopoyéticas mediante un mielograma. Generalmente salen moretones en la cadera, también conocida como peltre.

Tratamiento

El tratamiento médico de la anemia es muy variable y depende de la causa y la gravedad de la anemia. Si la anemia es leve y se asocia con ningún síntoma o síntomas mínimos, una investigación exhaustiva por un médico especialista se llevará a cabo en el ámbito ambulatorio (consultorio médico).
También se puede sobrellevar la anemia con remedios caseros recetados por el doctor. Si por cualquier causa se encuentra un síntoma de mayor atención entonces un tratamiento adecuado se pondrá en marcha.
Por ejemplo, si la anemia es leve y se encuentra relacionada con niveles muy bajos de hierro, a continuación, se administrarán los suplementos de hierro correspondientes puede administrarse al mismo tiempo una mayor investigación para determinar la causa de la deficiencia de hierro se lleva a cabo.
Por otro lado, si la anemia se relaciona con la pérdida de sangre repentina de una herida o de una úlcera de estómago donde se produzca rápidamente el sangrado, a continuación se realizará una hospitalización y transfusión de glóbulos rojos, este procedimiento es necesario para aliviar los síntomas y reemplazar la sangre perdida. Nuevas medidas para controlar el sangrado pueden efectuarse al mismo tiempo para detener la pérdida de sangre.
La transfusión de sangre puede ser necesaria en otras circunstancias menos críticas también. Por ejemplo, un individuo que está recibiendo quimioterapia para un cáncer puede ser previsto por el médico respectivo al tener problemas de médula ósea relacionada con la quimioterapia.
Por lo tanto, el médico puede comprobar síntomas de la anemia y los recuentos sanguíneos de rutina, y si los niveles de llegar a un nivel lo suficientemente bajo, él o ella puede ordenar una transfusión de glóbulos rojos para ayudar con los síntomas de la anemia.

Tratamiento natural

Infusión de ortigas, anís verde y pieles de manzana.
Comer berros, alcachofas, manzanas.
Tomar diariamente licuados en ayunas, por la mañana, de una remolacha roja cruda con media manzana, medio limón, una zanahoria y una cucharada sopera de levadura seca de cerveza.

Prevención:

•    Seguir una dieta rica en vegetales verdes y sus zumos.
•    Comer alimentos ricos en hierro como las judías, melaza de caña, orejones de albaricoque, pasas, almendras y marisco. La vitamina C potencia la absorción del hierro.
•    No comer hígado pues es el órgano donde se almacenan las toxinas.
•    Evitar el té pues contiene taninos que pueden reducir la absorción de hierro hasta un 50 % si se toma en las comidas.
•    Tomar la vitamina B12 siempre junto con ácido fólico. El ácido fólico se encuentra en judías de careta, germen de trigo, carne magra, salvado, espárragos, lentejas, nueces, espinacas y berza. La vitamina B12 se encuentra en alga spirulina, almejas. ostras, sardinas, yemas de huevo, truchas, salmón, bonito y carne magra.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: +1 (from 1 vote)